Suicidio asistido

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

El suicidio asistido' — dependiendo de la legislación del país puede ser asimilable al auxilio al suicidio—, en relación con el final de la vida, consiste en la ayuda o asistencia a otra persona que desea terminar con su existencia. En la mayoría de los países la legislación lo contempla como delito punible, en otros son toleradas las conductas de mera cooperación no necesaria o complicidad (Noruega, Dinamarca, Alemania, Austria y España)-[1][2]​ y solamente en algunos es legal (Suiza, Bélgica, Luxemburgo, Holanda y en los estados de California, Oregón, Washington, Vermont y recientemente Hawái de los Estados Unidos).[3][4][5][6]​En Latinoamérica los países que autorizan bajo diferentes causales son Argentina, Uruguay y Colombia.[7][8][9]

Se considera asistencia al suicidio la entrega del material necesario —habitualmente medicamentos— para su realización. La ayuda puede ser facilitada por profesionales médicos, enfermeras u otras personas. Algunos países europeos, como los Países Bajos y Bélgica, han regulado el suicidio asistido como una atribución de los profesionales de la medicina y la enfermería. En cambio, Suiza permite tanto el suicidio médicamente asistido como el auxilio al suicidio, es decir, cualquier persona puede ayudar a otra a suicidarse sin consecuencias jurídicas y no tiene que realizarse necesariamente en un contexto médico o de enfermería.[3]

El auxilio al suicidio no debe confundirse con la eutanasia ni con la inducción al suicidio. A diferencia de la eutanasia, en el suicidio asistido la actuación del profesional médico se limita a proporcionar al paciente los medios necesarios para que sea él mismo quien se produzca la muerte. El elemento distintivo no radica en el medio que se emplea, sino en el sujeto que la lleva a cabo: en la primera —la eutanasia—, otra persona es el agente activo respecto de quien la solicita; en el segundo, el paciente es el sujeto activo, asistido y aconsejado por un médico. Tampoco debe confundirse con la inducción al suicidio, que consiste en quebrar la voluntad de la persona, que no deseaba suicidarse, para que lo haga.[2]

Legislación sobre eutanasia y suicidio asistido en el mundo[editar]

La eutanasia es legal en Bélgica, Luxemburgo, Holanda, Suiza, Colombia y Estados Unidos (en los estados de California, Oregón y Washington), y es tolerada en Noruega, Dinamarca, Alemania, Austria y España. En 2008, en México fue aprobada una ley que permite a los enfermos terminales solicitar legalmente la eutanasia pasiva, la cual incluye una cláusula de conciencia que permite a los médicos negarse a aplicar el procedimiento y transferir el caso a otro médico.[2][3]​En sur América los países que autorizan bajo diferentes causales son Argentina y Uruguay.[7][8][9]

Defensa del suicidio asistido[editar]

En 1997, The New York Review of Books publicó una carta abierta titulada «Assisted Suicide: The Philosopher’s Brief» («Suicidio asistido: una breve explicación filosófica»), en la que se pedía al Tribunal Supremo de Estados Unidos la despenalización del suicidio asistido. Firmaban la carta John Rawls, Ronald Dworkin y Robert Nozick, junto con otros estudiosos de la filosofía moral.[10]

La tesis central del alegato era que si una persona enferma está bien informada y es capaz de tomar decisiones libremente, «negarle la oportunidad [del suicidio asistido] [...] tan solo puede justificarse a partir de una convicción religiosa o ética sobre el valor o significado de la vida». Pero en un Estado democrático las instituciones políticas no pueden favorecer a unas doctrinas comprehensivas (es decir, visiones generales sobre la vida, el bien y el universo) por encima de otras. En democracia, las instituciones son justas si están informadas por unos principios de justicia que cualquier persona razonable podría apoyar en tanto que ciudadano, con independencia de lo que piense sobre la vida, el bien y el universo.[11]

El filósofo canadiense Wayne Sumner sostiene que cuando las circunstancias del paciente son tales que el suicido es éticamente aceptable –como en el caso de las enfermedades terminales–, también es éticamente permisible que el médico facilite el medio para que el paciente lo haga.[12]

La juez canadiense Lynn Smith dictaminó, en 2012, que «las disposiciones del Código Penal que impiden la asistencia médica para morir violan el derecho de las personas discapacitadas no sólo a la igualdad, sino también a la vida, la libertad y la seguridad».[13]

En 2013 el científico Stephen Hawking manifestó su defensa del suicidio asistido para enfermos terminales.[14]

Casos judiciales[editar]

En 1992, el médico estadounidense Jack Kevorkian fue sentenciado a una pena de 10 a 25 años de prisión por haber participado en el suicidio asistido de 130 de sus pacientes supuestamente terminales al haber inventado una máquina que permitía que los pacientes se autoadministraran una sustancia mortal. El argumento de Kevorkian era que la asistencia al suicidio era un servicio médico prestado a pacientes para quienes su sufrimiento les resultaba insoportable y no tenían posibilidades de curarse. Su objetivo no era asesinarlos, sino ayudarlos a terminar con su sufrimiento.[15]

En la cultura popular[editar]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Eutanasia y suicidio asistido, AFDMD
  2. a b c ¿Qué diferencia a la eutanasia y el suicidio asistido?, Muy Interesante
  3. a b c El suicidio asistido revive en Europa, El País, 26/12/2013
  4. Nota periodística en la página 42, sección Sociedad y Justicia del periódico mexicano La Jornada, martes 12 de junio de 2012, acerca del Congreso sobre Suicidio Asistido celebrado en Zúrich, Suiza.
  5. https://as.com/deporteyvida/2018/04/10/portada/1523346958_914704.html
  6. http://internacional.elpais.com/internacional/2015/09/12/actualidad/1442022698_936927.html
  7. a b http://www.lavoz.com.ar/ciudadanos/que-dice-la-ley-de-muerte-digna
  8. a b http://www.infobae.com/2013/09/16/1509133-cuales-son-los-casos-que-preve-la-ley-argentina-muerte-digna
  9. a b http://www.pagina12.com.ar/diario/sociedad/3-121783-2009-03-19.html
  10. «Assisted Suicide: The Philosophers’ Brief». The New York Review of Books (en inglés) (Vol.44.). 27 de marzo de 1997. Consultado el 30 de julio de 2018. 
  11. Vergés Gifra, Joan (2015). Rawls: La justicia es la virtud más importante de una sociedad democrática. RBA. ISBN 978-84-473-8733-5. 
  12. Peter Singer EXPERTO EN BIOETICA, UNIVERSIDAD DE PRINCETON. «¿El suicidio asistido es un delito o una forma de la compasión?». Consultado el 23 de julio de 2012. 
  13. Peter Singer. «¿El suicidio asistido es un delito o una forma de la compasión?». Consultado el 23 de julio de 2012. 
  14. Stephen Hawking defiende el suicidio asistido para enfermos terminales, El Mundo, 17/9/2013
  15. «Kevorkian pushes for euthanasia» (en inglés). Consultado el 23 de julio de 2012. 

Enlaces externos[editar]