Acceso abierto

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Logo de la iniciativa de Acceso abierto

El Acceso abierto (en inglés, Open access (OA)) es el acceso inmediato, sin requerimientos de registro, suscripción o pago -es decir sin restricciones- a material digital educativo, académico, científico o de cualquier otro tipo, principalmente artículos de investigación científica de revistas especializadas y arbitradas mediante el sistema de revisión por pares o peer review.

Definiciones[editar]

Acceso abierto significa que cualquier usuario individual pueda leer, descargar, copiar, distribuir, imprimir, buscar o enlazar los textos completos de los artículos científicos y usarlos con cualquier otro propósito legítimo,[1]​ como hacer minería de datos de su contenido digital, sin otras barreras económicas, legales o técnicas que las que suponga Internet en sí misma. Es decir, es una manera gratuita y abierta de acceder a la literatura científica. También se extiende a otros contenidos digitales que los autores desean hacer libremente accesible a los usuarios en línea. El acceso libre es una necesidad primaria hecha evidente por el advenimiento de Internet.

Esta corriente promueve eliminar las barreras económicas, legales y tecnológicas, y trata de obtener a cambio, como beneficios, una mayor accesibilidad para los documentos y una mayor visibilidad para los autores. Los documentos que están disponibles libremente son más consultados y tienen más posibilidades de ser citados.[2]​ Por otra parte, otro efecto deseado consiste en que los conocimientos y avances científico-técnicos se distribuyan de la manera más amplia posible, devolviéndole así a la sociedad los frutos de las investigaciones por ella subsidiada. Dicho en otros términos, devolver a la sociedad los beneficios de las inversiones realizadas en investigaciones científicas.[3]

El acceso abierto facilita la disponibilidad de los resultados de investigación y fomenta un aumento de la productividad de la investigación. Los motores de búsqueda de Internet y la publicación de artículos en repositorios de acceso abierto aumentan en gran medida la accesibilidad de las publicaciones.[4]

Son diversas las iniciativas, propuestas y declaraciones sobre acceso abierto para el material científico, que con pequeñas diferencias, sostienen la necesidad de la disponibilidad en Internet de la información científica, para toda la humanidad, sin restricciones. En líneas generales, las coincidencias entre los diversos documentos parten del uso de Internet como sistema de difusión y la disponibilidad sin costos.

La Iniciativa de Acceso Abierto de Budapest detalla la importancia de este enfoque y define el acceso abierto: Por "acceso abierto" nos referimos a la disponibilidad gratuita de literatura en Internet , permitiendo a cualquier usuario leer, descargar, copiar, distribuir, imprimir, buscar o enlazar los textos completos de estos artículos, recorrerlos para indexación, pasarlos como datos para software, o utilizarlos para cualquier otro propósito legal, sin barreras financieras, legales o técnicas distintas de las fundamentales a la propia conexión a Internet. La única limitación en la reproducción y distribución, y la única función de los derechos de autor en este dominio debe ser dar a los autores el control sobre la integridad de su trabajo y el derecho a ser adecuadamente reconocidos y citados.[5]

Las publicaciones en acceso abierto muestran una tendencia creciente. Ante la disminución de trabas, son más los lectores que pueden acceder a ellas y mayor es su impacto. Algunas estimaciones indican que, para el año 2025, el porcentaje de revistas en acceso abierto alcanzaría el 60% del total.[6]

Declaraciones internacionales de Acceso Abierto[editar]

Prácticas de implementación[editar]

Hay varias maneras en que el acceso abierto se puede proporcionar. Los dos métodos más comunes son clasificados generalmente como acceso abierto oro o verde.

Acceso abierto oro: revistas[editar]

Una opción para los autores que desean hacer su trabajo abiertamente accesible es publicar en una revista de acceso abierto ("acceso abierto de oro"). Existen muchos modelos de negocio para revistas de acceso abierto.[7]​ El acceso abierto puede ser proporcionado por los editores tradicionales, que pueden publicar el acceso abierto, así como revistas basadas en suscripción, o los editores de acceso abierto como Public Library of Science (PLOS), que publican sólo revistas de acceso abierto. Una revista de acceso abierto puede o no puede cobrar una cuota de publicación; la publicación de acceso abierto no significa necesariamente que el autor tiene que pagar.

Tradicionalmente, muchas revistas académicas recaudaron cargos, mucho antes de que el acceso abierto fuera una posibilidad. Cuando las revistas de acceso abierto cobran tasas de procesamiento, es el empleador del autor o financiador de la investigación quien normalmente paga la cuota, no el autor individual, y muchas revistas renunciarán a la cuota en casos de dificultades financieras o para autores en países menos desarrollados. Algunas revistas sin costo cuentan con subsidios institucionales. Ejemplos de editoriales de acceso abierto incluyen BioMed Central y PLOS.[8]

Aproximadamente el 30% de las revistas de oro de acceso abierto cuentan con honorarios de autor para cubrir el costo de publicación (por ejemplo, los honorarios de PLoS varían de $ 1,495 a $ 2,900) en lugar de tarifas de suscripción de lector. Los ingresos de publicidad y/o fondos de fundaciones e instituciones también se usan para proveer fondos.[9]​ Las políticas de las revistas en acceso abierto varían ampliamente entre seis aspectos fundamentales: derechos de lectura, derechos de reutilización, derechos de autor, derechos de publicación de autores, publicación automática y legibilidad de máquina.[10]

Acceso abierto verde: autoarchivo[editar]

El autoarchivo, también conocido como acceso abierto verde, se refiere a la práctica de depositar artículos en un repositorio de acceso abierto, esto puede ser un repositorio institucional o disciplinario como arXiv.

Los editores de revistas de acceso abierto verde respaldan el autoarchivo inmediato de acceso abierto de sus autores. El autoarchivado de acceso abierto fue propuesto formalmente por primera vez en 1994 por Stevan Harnad en su "Propuesta Subversiva".[11]​ Sin embargo, el autoarchivo ya estaba siendo realizado por los informáticos en sus archivos FTP locales en los años 80,[12]​ más tarde cosechados en CiteSeer. Lo que se deposita puede ser una preimpresión (preprint) o el postprint revisado por pares, ya sea el arbitrado del autor, el borrador final revisado o la versión del editor del registro.

Para averiguar si un editor o revista ha dado luz verde al autoarchivo del autor, el autor puede consultar la lista de las políticas de derechos de autor de los editores y la lista de autoservicio en el sitio web de SHERPA/RoMEO.[13]​ El sitio EPrints también proporciona una FAQ sobre el autoarchivo.

Con motivo del décimo aniversario de la Iniciativa de Acceso Libre de Budapest en 2012, Peter Suber es entrevistado sobre sus puntos de vista sobre los desarrollos pasados, presentes y futuros en el acceso abierto a las publicaciones académicas.

Modo de distribución[editar]

Al igual que los artículos auto-archivados de acceso abierto verde, la mayoría de los artículos de oro de acceso abierto de la revista se distribuyen a través de la Web,[9]​ debido a los bajos costos de distribución, aumento del alcance, velocidad e importancia creciente para la comunicación académica. A veces se utiliza software de código abierto para repositorios de acceso abierto, sitios web de revistas de acceso abierto, así como otros aspectos de la infraestructura y publicación en acceso abierto.[14]

El acceso a los contenidos en línea requiere acceso a Internet, y esta consideración distributiva presenta barreras físicas y financieras al acceso. Los defensores del acceso abierto sostienen que las barreras de acceso a Internet son relativamente bajas en muchas circunstancias, que deberían hacerse esfuerzos para subsidiar el acceso universal a Internet, mientras que el pago por acceso presenta una barrera adicional relativamente alta por encima del acceso a Internet mismo.

El Directorio de Revistas de Acceso Abierto (DOAJ) lista una serie de revistas de acceso abierto revisadas por pares para navegar y buscar. Los artículos de acceso abierto también se pueden encontrar a menudo con una búsqueda en la web, utilizando cualquier motor de búsqueda general o los especializados para la literatura académica y científica, como OAIster y Google Académico.

Motivaciones para el acceso abierto[editar]

El movimiento de acceso abierto está motivado por los problemas de desigualdad causados por la restricción del acceso a la investigación académica, que favorece a las instituciones grandes y ricas con los medios financieros para acceder a numerosas revistas, así como los desafíos económicos y la insostenibilidad percibida de la publicación académica.[15]​ La premisa detrás de la publicación en acceso abierto es que existen modelos viables de financiación para mantener estándares de calidad de revisión por pares, realizando los siguientes cambios:

  • En lugar de un modelo de suscripción, todas las publicaciones académicas pueden ser leídas y publicadas con algún otro modelo de recuperación de costos, como cargos de publicación, subsidios o cobro de suscripciones sólo para la edición impresa, con edición digital gratuita o "gratis para leer".[15]
  • En lugar de aplicar las nociones tradicionales de derecho de autor a las publicaciones académicas, podrían usarse licencias libres o abiertas.

Autores e investigadores[editar]

La razón principal por la que los autores hacen que sus artículos sean accesibles de manera abierta es maximizar el impacto de su investigación.[16]​ Un estudio en 2001 informó por primera vez una ventaja de impacto de la cita de acceso abierto[17]​. Un número creciente de estudios han confirmado, con diferentes grados de rigor metodológico, que es más probable que se use y se cite un artículo de acceso abierto que uno detrás de barreras de suscripción.[18]

Los académicos son pagados por patrocinadores de investigación y/o universidades para hacer investigación. El artículo publicado es por ello el informe del trabajo realizado, en lugar de un elemento con fines comerciales. Cuanto más se use, cite, aplique y construya el artículo, tanto mejor para la investigación como para la carrera del investigador[19]​. El acceso abierto puede asimismo reducir los retrasos en la publicación, un obstáculo que llevó a algunos campos de investigación como la física de alta energía a adoptar el acceso preimpreso[20]​.

Uno de los principales públicos de los artículos científicos son por lo general otros investigadores. El acceso abierto ayuda así a los investigadores como lectores, al abrir el acceso a los artículos a los que sus bibliotecas no se suscriben. De hecho ninguna biblioteca puede permitirse el lujo de suscribirse a todas las revistas científicas. La mayoría solo puede permitirse una pequeña fracción de ellas, lo que se conoce como la "crisis de los precios de las revistas académicas"[21]​.

Bibliotecas y bibliotecarios[editar]

Como profesionales de la información, los bibliotecarios son defensores activos del acceso abierto. Muchas asociaciones de bibliotecas han firmado declaraciones de acceso abierto o creado las suyas propias. Los bibliotecarios también dirigen iniciativas educativas y de divulgación a docentes, administradores y otros sobre los beneficios del acceso abierto.

En la mayoría de las universidades, la biblioteca administra el repositorio institucional, que proporciona acceso al trabajo académico de la comunidad universitaria. Un número creciente de bibliotecas proporciona asimismo servicios de alojamiento para revistas de acceso abierto.

Público[editar]

Se argumenta que el acceso abierto a la investigación académica es importante para el público por varias razones. Una de ellas es que la mayoría de la investigación es pagada por los contribuyentes, a través de subvenciones del gobierno, quienes por lo tanto tienen derecho a acceder a los resultados de lo que han financiado. Ejemplos de personas que desean leer literatura académica incluyen a individuos con condiciones médicas (o miembros de la familia de dichos individuos) y aficionados serios o eruditos "amateurs" que pueden estar interesados en literatura científica especializada (por ejemplo, astrónomos aficionados). Además, los profesionales en muchos campos pueden estar interesados en la educación continua en la literatura de investigación de su campo.

Incluso aquellos que no leen artículos académicos se benefician indirectamente del acceso abierto.[22]​ Por ejemplo, los pacientes se benefician cuando los profesionales de la salud tienen acceso a las últimas investigaciones. Según lo argumentado por los defensores de acceso abierto, el mismo acelera el progreso de la investigación, la productividad y la traducción del conocimiento.[23]

Países de bajos ingresos[editar]

En los países en desarrollo, el archivo y la publicación de acceso abierto adquieren una importancia especial. Los científicos, profesionales de la salud y las instituciones a menudo no tienen el capital necesario para acceder a la literatura académica, aunque existen regímenes especiales de acceso por poco o ningún costo. Entre los más proyectos destacados está HINARI[24]​, la Iniciativa de acceso a la investigación en salud patrocinada por la Organización Mundial de la Salud.

Muchos proyectos de acceso abierto involucran colaboración internacional. Por ejemplo, SciELO (Scientific Electronic Library Online), es una red para la publicación de revistas de acceso abierto que involucra a varios países latinoamericanos. Bioline International, una organización sin fines de lucro dedicada a ayudar a editores en países en desarrollo, cuyo software internacional de Bioline se utiliza en todo el mundo. Research Papers in Economics (RePEc), es un esfuerzo de colaboración de más de 100 voluntarios en 45 países. El Public Knowledge Project en Canadá desarrolló la plataforma de publicación de código abierto Open Journal Systems (OJS), actualmente en uso en todo el mundo. Esta perspectiva internacional ha resultado en la promoción del desarrollo de tecnología apropiada de código abierto y la necesidad del acceso abierto al conocimiento y la información relevante como un componente del desarrollo sostenible.[25]

Usos ilegítimos[editar]

Con la proliferación de las revistas de acceso abierto han surgido también algunos editores poco escrupulosos, con revistas de nombres sonoros y atractivos, que solicitan artículos para su publicación a través de correo electrónico, de tipo spam. Sin embargo la mayoría no son revisados por pares o el plantel de científicos de los comités editoriales no conoce su participación en los mismos. Su objeto es cobrar las tasas de publicación, independientemente de la calidad o idoneidad de los artículos publicados. Esto no quiere decir que un artículo concreto publicado en alguna de estas revistas no sea fiable, pero sí que hay que tener precaución con los mismos.[26]

Jeffrey Beall, bibliotecario de la Universidad de Colorado en Denver, mantiene una lista de ámbito internacional de estas revistas de dudosa reputación, de los que denomina «editores académicos depredadores» («predatory scholarly open-access publishers»).[27][28]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. «El Acceso Abierto a la literatura científica - Páginas de Ayuda - Dialnet». dialnet.unirioja.es. Consultado el 2 de septiembre de 2016. 
  2. Eysenbach, Gunther (16 de mayo de 2006). «Citation Advantage of Open Access Articles». PLOS Biology 4 (5): e157. ISSN 1545-7885. doi:10.1371/journal.pbio.0040157. Consultado el 9 de octubre de 2017. 
  3. Sala, Hernán Edgardo (2011). «Origen, consolidación, expansión e implicancias del Acceso Abierto (Open Access) en América Latina y el Caribe». Revista Educación Superior y Sociedad (ESS) 16 (2). ISSN 0798-1228. Consultado el 9 de octubre de 2017. 
  4. López, José Manuel Sáez; Ruiz, Jose María Ruiz; González, Maria Luz Cacheiro (10 de diciembre de 2013). «Reviews and practice of college students regarding access to scientific knowledge: A case study in two Spanish universities». The International Review of Research in Open and Distributed Learning (en inglés) 14 (5). ISSN 1492-3831. doi:10.19173/irrodl.v14i5.1609. Consultado el 9 de octubre de 2017. 
  5. «Budapest Open Access Initiative | Spanish Translation». www.budapestopenaccessinitiative.org (en inglés estadounidense). Consultado el 9 de octubre de 2017. 
  6. «Richard Poynder Interview: How Fast Is Open Access Growing? - Open Access Archivangelism». openaccess.eprints.org (en inglés). Consultado el 19 de octubre de 2017. 
  7. «OA journal business models - Open Access Directory». oad.simmons.edu (en inglés). Consultado el 9 de octubre de 2017. 
  8. DOAJ. «Directory of Open Access Journals». doaj.org (en inglés). Consultado el 9 de octubre de 2017. 
  9. a b «Peter Suber, Open Access Overview (definition, introduction)». legacy.earlham.edu. Consultado el 9 de octubre de 2017. 
  10. «HowOpenIsIt? A Guide for Evaluating Open Access Journals». SPARC (en inglés estadounidense). Consultado el 19 de octubre de 2017. 
  11. Scholarly journals at the crossroads :a subversive proposal for electronic publishing /. Washington, D.C. :. c1995. ISBN 0918006260. Consultado el 9 de octubre de 2017. 
  12. (harnad_at_ecs.soton.ac.uk), Stevan Harnad. «Re: when did the Open Access movement "officially" begin from Stevan Harnad on 2007-06-27 (American-Scientist-Open-Access-Forum)». users.ecs.soton.ac.uk (en inglés). Consultado el 9 de octubre de 2017. 
  13. Millington, Peter. «SHERPA/RoMEO - Publisher copyright policies & self-archiving». www.sherpa.ac.uk. Consultado el 9 de octubre de 2017. 
  14. «Budapest Open Access Initiative, FAQ». legacy.earlham.edu. Consultado el 9 de octubre de 2017. 
  15. a b Suber, Peter (20 de julio de 2012). Open Access (en inglés). MIT Press. ISBN 9780262300988. Consultado el 18 de octubre de 2017. 
  16. Elsevier. «Open Access - 1st Edition». www.elsevier.com (en inglés). Consultado el 18 de octubre de 2017. 
  17. «Online or Invisible? [Steve Lawrence; NEC Research Institute]». ivyspring.com. Consultado el 18 de octubre de 2017. 
  18. Hitchcock, Steve. «The effect of open access and downloads ('hits') on citation impact: a bibliography of studies». opcit.eprints.org. Consultado el 18 de octubre de 2017. 
  19. «Maximising the Return on the UK's Public Investment in Research - Open Access Archivangelism». openaccess.eprints.org (en inglés). Consultado el 18 de octubre de 2017. 
  20. Gentil-Beccot, Anne; Mele, Salvatore; Brooks, Travis (30 de junio de 2009). «Citing and Reading Behaviours in High-Energy Physics. How a Community Stopped Worrying about Journals and Learned to Love Repositories». arXiv:0906.5418 [cs]. Consultado el 18 de octubre de 2017. 
  21. «Periodicals Price Survey 2005: Choosing Sides». lj.libraryjournal.com (en inglés estadounidense). Consultado el 18 de octubre de 2017. 
  22. Eysenbach, Gunther (2006). «The Open Access Advantage». Journal of Medical Internet Research (en inglés) 8 (2). doi:10.2196/jmir.8.2.e8. Consultado el 18 de octubre de 2017. 
  23. Eysenbach, Gunther (2006). «The Open Access Advantage». Journal of Medical Internet Research (en inglés) 8 (2). doi:10.2196/jmir.8.2.e8. Consultado el 18 de octubre de 2017. 
  24. «Hinari Programa de Acceso a la Investigación para la Salud». Organización Mundial de la Salud. Consultado el 18 de octubre de 2017. 
  25. Pearce, Joshua M. (1 de junio de 2012). «The case for open source appropriate technology». Environment, Development and Sustainability (en inglés) 14 (3): 425-431. ISSN 1387-585X. doi:10.1007/s10668-012-9337-9. Consultado el 18 de octubre de 2017. 
  26. Butler, D. (2013) «Investigating journals: The dark side of publishing. The explosion in open-access publishing has fuelled the rise of questionable operators». Nature, 495(7442)
  27. Beall, J. «List of standalone journals». Scholary Open Access.
  28. Sinc (2013) «Un falso estudio científico pone en entredicho los filtros de 157 revistas de ‘open access’». Revista Ciencia Joven.

Enlaces externos[editar]

Repositorios y portales[editar]

Directorios de Revistas[editar]

Bibliotecas digitales[editar]

Congresos[editar]

Texto de las declaraciones de Acceso Abierto[editar]