Tubo de escape

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Tubo de escape unido al silenciador.

El tubo de escape de un motor de explosión es el tubo que sirve para evacuar los gases de combustión (llamados también «de escape») desde el silenciador al medio ambiente, una vez que ya han realizado su trabajo en el motor (por la combustión de la gasolina, gas butano, alcohol o gasoil). Forma parte del sistema de escape en los motores de combustión interna.

Sistema de escape[editar]

Está constituido generalmente por un Múltiple de escape o colector que recoge los gases de escape en las válvulas de salida de los cilindros del motor, los gases se dirigen mediante un tubo o tubos a uno o varios catalizadores para reducir los contaminantes de los mismos y hacia uno o varios silenciadores que reducen la intensidad y la frecuencia armónica del sonido de los gases los cuales pasan al tubo de escape para liberar los mismos a la atmósfera.

El sistema de escape participa en el funcionamiento del motor:

  • Si es demasiado libre, el motor aumenta su potencia (el cilindro se vacía mejor después de cada explosión), pero se calienta aún más y consume más.[1]
  • Si está demasiado obstruido, el motor denota falta de potencia.
  • En los motores de dos tiempos, el tubo de escape permite mejorar a la vez el vaciado del cilindro y la compresión.

Desde finales de los años 1990s, un número creciente de países ha hecho obligatorio el catalizador para los vehículos gasolina y diésel. Su resultado es incuestionable para algunos agentes contaminantes, pero nulo para otros. A veces se equipan también con un filtro de partículas.

Generalmente, los motores tienen una o más salidas de escape por cilindro. Si hay varios cilindros, los tubos resultantes de los distintos cilindros pueden juntarse o no. Al conjunto de colectores de gases a la salida de los cilindros se les conoce de manera informal como "headers" o "araña" (Méx).

Generalmente, se tiene interés en agrupar los escapes de varios cilindros en único por las siguientes razones:

  • Mejor sonoridad.
  • Mejor rendimiento del motor (este ítem y el precedente están vinculados al hecho de que el tiempo de escape sólo representa alrededor de un cuarto del tiempo total para un cilindro (motor de 4 tiempos), y que la evacuación del gas de escape se intercala de una manera armoniosa cuando se conectan varios escapes, dependiendo del número de cilindros y el gusto de la persona que escucha ya que es subjetivo).
  • Costo.
  • Peso.
  • Espacio.
  • Estética.
  • Potencia
  • Par motor

A pesar de las ventajas de los escapes agrupados, los servicios de comercialización a menudo han impuesto escapes múltiples cuando son visibles, como en las motocicletas. En algunos casos, un motor puede tener varios escapes por cilindro, aunque la mayoría de las veces la justificación es solamente estética.

Los motores con turbocompresor tienen generalmente todos sus escapes agrupados en uno con el fin de tener que utilizar un único turbo. Los modelos de gama alta con gran número de cilindros pueden tener varios escapes independientes con varios turbocompresores.[2]

En los motores a dos tiempos, el tubo de escape forma parte integral del funcionamiento del cilindro, lo que impone escapes enteramente separados.

El hacer modificaciones al tubo de escape puede estar reglamentado por la ley o en competencias de vehículos, ya que cuanto mayor sea el diámetro, tanto mayores serán la potencia del motor disminuyendo el par motor que puede afectar el funcionamiento, seguridad y contaminación del vehículo.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Autosonline. «Rendimiento de motor e Inyeccion Diesel». Consultado el 24/11|fechaacceso= y |Añoacceso= redundantes (ayuda). 
  2. Monografias. «Turbocompresores». Consultado el 24 de noviembre de 2014.