Banda sonora

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Banda Sonora Original»)
Saltar a: navegación, búsqueda

Banda sonora (término también conocido como banda sonora original, abreviado como BSO, del inglés OST original soundtrack) es la parte de sonido completa y el resultado de la edición de diferentes pistas de sonido, ya sean diálogos, sonidos y música de una obra o el acompañamiento paralelo. Normalmente, y con raras excepciones, el término alude solamente a la música de una película o a la comercialización de los temas musicales de una obra como videojuegos, programas de televisión y radio. Desde un punto de vista musical, se entiende como banda sonora aquella música tanto vocal como instrumental compuesta expresamente para una película, cumpliendo con la función de potenciar aquellas emociones que las imágenes por sí solas no son capaces de expresar.

Algunos de los compositores de bandas sonoras para el cine más conocidos son Ennio Morricone, Vangelis, John Williams, James Horner y Hans Zimmer entre otros.

La banda sonora de una película, en su sentido físico, puede ser de dos tipos: magnética u óptica. En el primer caso, una o varias bandas de grabación magnética discurren por los bordes de la tira de película. Al ser leídas estas líneas por un aparato en sincronía con la proyección, se generan los sonidos de manera similar a como lo haría un lector de casetes. En el caso de las bandas sonoras ópticas, se trata de zonas de oscuridad y luz en uno o dos lados de la cinta de la película. Las distintas intensidades de luz, se convierten luego en impulsos eléctricos creando el conjunto de la banda sonora.

También se utilizan, aunque no tan frecuentemente, sistemas de sonido digital, basados en puntos sobre la película que se convierten por diversos métodos, algunos todavía experimentales, en sonido.

Primeros pasos de Austria[editar]

Los primeros intentos de incorporar la banda sonora a las películas se basaban en el funcionamiento a la par, con los problemas consiguientes, del proyector y un fonógrafo. En realidad, en muchas de las mejores salas de proyección ya existía el "acompañamiento musical", normalmente proporcionado por un piano o pianola. También se presentaban las películas o se narraban por alguien del propio local cinematográfico o por alguno de los actores o realizadores, en las proyecciones más destacadas. Si alguna cinta perdía interés por parte del público, se le animaba en ocasiones con números musicales o actuaciones de toda índole, antes, durante o después de la proyección.

Grabación de música.

Más intentos[editar]

Otro avance significativo se dio con la creación del cronófono, con el que se consiguió una mejor sincronía entre las canciones que reproducía el fonógrafo y las imágenes, aunque aún tenía fallos muy apreciables en el sonido hablado. El sistema encarecía notablemente la producción fílmica y la guerra de 1914 paró casi totalmente su utilización.

Investigaciones de las compañías estadounidenses General Electric y Western Electric, crean sistemas para poner sonido en la propia película, destancando en un principio el sistema Vitaphone que hizo que la Warner Bros saliera del bache en el que caía con el cine mudo. Así se crearon las primeras películas sonoras, con música pero sin habla. El propio El cantante de jazz (1927) (también citado como El cantor de jazz) no era hablado, sino "cantado". En el año siguiente se presentó Lights of New York (1928) que sí era totalmente sonora.

La banda sonora en el cine[editar]

Desde un principio los cineastas se propusieron que el cine, tan precario en sus comienzos, se pareciera en lo posible al mundo real. Entre los primeros y principales objetivos de los pioneros, estuvo siempre el de conseguir el sonido y el color.

Orígenes[editar]

En 1896, a menos de un año de la presentación del aparato mudo, Edison patentó ya su Quinetófono, que combinaba la mecánica fílmica con la fonográfica. Desde los primeros momentos, como se relata anteriormente, la música era interpretada en directo ante la pantalla. Personas especializadas, entre ellas «el explicador», contaban lo que sucedía y mediante artilugios hacían los ruidos, viento, tempestades, trinos de pájaros y otros, que eran utilizados para una mejor comprensión del lenguaje de las imágenes mudas. El sonido aumenta la impresión de realidad. Dota al filme de continuidad sonora. Es un mecanismo para conseguir unidad.

De esta manera, y con predominantes de la música y el sonido, las grandes compañías del cine se lanzaron a una producción desenfrenada de películas con canciones, musicales completamente e incluso con baile o sólo de baile. El público se volvía loco por la novedad. Era el music hall para todos, el teatro de variedades para el universo entero.

Pero además existía otra explicación: aunque desde muy pronto se crearon sistemas de doblaje, estos eran caros y laboriosos y Hollywood no se podía permitir perder a los clientes extranjeros con su fuerte inyección de ingresos. Así y para no perder al público que no entendía inglés, en un principio, y hasta que el doblaje se perfeccionó y abarató, las películas musicales fueron las más lucrativas.

Apogeo[editar]

Desde aquí hasta "Cantando bajo la lluvia", en la época de la cumbre de la Comedia musical estadounidense, todo fueron ganancias.

Por otra parte, el hecho de que el cine, prácticamente desde sus comienzos, fuera acompañado por música (pianistas, orquesta o Wurlitzers), significó primero para la llegada del sonido todo un problema pero luego, uno de los aportes más completos a su estética. Las primeras películas sonoras siempre tenían la música en forma de obertura, canciones y de alguna que otra música saliendo de lugares verosímiles (radios, orquestas, etc.). La gran pregunta era: ¿De dónde sale la música, como se van a creer una película donde la música no sale de ninguna parte? Por esto, si una escena romántica necesitaba música de violín, se realizaba la escena en un parque, para que al principio apareciera el violinista en una toma. Este hecho, para algunos caprichoso, duró hasta entrados los años 40, cuando Hitchcock, dirigiendo "Bote Salvavidas", decidió no utilizar música porque: ¿De dónde podría provenir ésta en medio del mar? A lo que David Raksin, el compositor, le respondió: ¿De dónde vienen las cámaras?

La música en el cine comienza realmente con la obra de aquellos europeos exiliados que llegan a Estados Unidos buscando trabajo, y lo consiguen en el naciente cine sonoro. Korngold, Steiner, Waxman, Tiomkin son nombres recordados en la historia del cine. ¿Qué sería de Robin Hood sin las fanfarrias de Korngold, o Scarlett O'Hara sin Steiner? De hecho, fue este último quien, siendo discípulo de Gustav Mahler en Viena, decidió transformar King Kong en una especie de ópera sin cantantes. Esta decisión, en conjunto con el productor, transformó la historia del cine, pues desde allí las BSO fueron de extrema importancia. ¿Qué sería de Tiburón sin la música de Williams?

Decadencia[editar]

Aunque desde los años 60 la música del cine comenzó a funcionar como un fin comercial para vender discos (especialmente tras el éxito de los Beatles), la mayoría de las películas no dejaron de tener bandas sonoras «incidentales» que fueran complemento de la acción dramática. Así lo hicieron compositores que habían alcanzado sus obras maestras en los años anteriores, ahora realizando aportes interesantes, pero quizás menos valorados. Este es el caso de Bernstein, Raksin y sobre todo Bernard Herrmann, probablemente el gran genio de la música cinematográfica.

Resurgir[editar]

En los últimos 30 años algunos compositores de renombre le han dado nuevas valoraciones por parte del público a las bandas sonoras. Ejemplos de esto son John Williams, Jerry Goldsmith, Joe Hisaishi, Hans Zimmer, James Newton Howard, Danny Elfman, Basil Poledouris, James Horner, Vangelis, Nicola Piovani, o Ennio Morricone.
Algunos discos aún siguen vendiéndose por millones, como El Rey Escorpión y la canción de I Stand Alone de Godsmack, Carros de Fuego y Blade Runner de Vangelis, La Pantera Rosa de Henry Mancini, o La Misión de Ennio Morricone.[cita requerida]

Algunos de los compositores más famosos de bandas sonoras para el cine son:

Ennio Morricone
«El bueno, el feo y el malo», «La misión», «Cinema Paradiso», «Érase una vez en América», «Orca, la ballena asesina», «La Cosa».
John Williams
«Tiburón», «Star Wars», «Superman», «Harry Potter», «Indiana Jones», «La lista de Schindler»,«E.T., el extraterrestre», «Jurassic Park».
Vangelis
«Blade Runner», «Carros de fuego», «1492: La conquista del paraíso».
Hans Zimmer
«El rey león», «Gladiator», «Piratas del Caribe», «Origen», «El caballero oscuro».
Joe Hisaishi
«El viaje de Chihiro», «La princesa Mononoke», «Nausicaä del Valle del Viento», «El castillo ambulante», «Kids Return».
Nino Rota
«El Padrino», «Romeo y Julieta», «La dolce vita».
Danny Elfman
«Beetlejuice», «Eduardo Manostijeras», «Pesadilla antes de Navidad», «Sleepy Hollow», «La Novia Cadáver», «Batman» de Tim Burton.
Jerry Goldsmith
«Mulan», «Alien», «NIMH, el mundo secreto de la señora Brisby», «Rambo», «Instinto básico», «Congo», «Gremlins» o «Total Recall».
Howard Shore
El señor de los anillos, «El aviador» o «The Departed».
James Horner
«Avatar», «Una mente maravillosa», «Braveheart», «Titanic», «Apolo 13», «Aliens, el regreso».
Elliot Goldenthal
«Alien 3», «Entrevista con el Vampiro», «Heat», «Esfera», «Final Fantasy», «Batman» de «Joel Schumacher», y «Frida».
Trevor Jones
«El último mohicano», «Notting Hill», «Dark City», «Desde el infierno», «En el nombre del padre».
James Newton Howard
Nominado en 7 ocasiones a los Óscars, autor de «El príncipe de las mareas», «Defiance», «Michael Clayton», «The village», «El fugitivo», y el Batman de Nolan (junto a Zimmer).

Otros compositores quizá algo menos conocidos por componer también para sectores como la televisión, los vídeojuegos o la animación, pueden ser:

Graeme Revell
Autor de una ingente cantidad de obras tanto para el cine («Calma total», «El cuervo», «Días extraños», «Sin City», «Pitch Black», «Planeta Rojo», «Daredevil», «The Insider»... hasta un total de 84 films) como la televisión («CSI: Miami», «Sin identificar», «Dune») y vídeojuegos como «Call of Duty».
Randy Edelman
«Dragonheart», «MacGyver» (TV), «La momia: la tumba del emperador Dragón», «27 vestidos», «xXx», «Dragón: La historia de Bruce Lee».
Michael Giacchino
Premiado con el Óscar, Globo de Oro y Grammy por «Up», autor de «Super 8» y «Los Increíbles» y bandas sonoras para series de televisión como «Alias» o «Lost». También es el autor de la galardonada banda sonora del vídeojuego «Medal of Honor».
Steve Jablonsky
para el cine «La isla», «Transformers», la televisión («Desperate Housewives») y vídeojuegos como «Prince of Persia: Las Arenas Olvidadas» y «Gears of War 2».
John Powell
Sobre todo en películas de animación como «Río» (2011), «How to train your dragon» (2010), «Kung Fu Panda» (2008, junto a Zimmer), «Shrek» (2001), «La ruta hacia El Dorado» (2000), «Antz» (Hormigaz, 1998)... Nominado al Óscar por «How to train your dragon» y ganador de varios Annie (los Óscars de la animación) y ASCAP entre otros.[1]

Otros autores destacados son:

John Barry
«Memorias de África», «Bailando con lobos», «Chaplin».
Klaus Badelt
«Piratas del Caribe: La maldición de la Perla Negra».
Clint Mansell
«Réquiem por un sueño», «Doom».
John Debney
«La Pasión de Cristo», «La isla de las cabezas cortadas».
Alberto Iglesias
«El jardinero fiel», «Cometas en el cielo», «El topo».

Estructura[editar]

Una banda sonora, por lo general, suele tener la siguiente estructura:

  • Tema de Entrada/Inicio/Cabecera. Suele ser el tema o canción que da comienzo a la película o serie para la que ha sido compuesta, también se le conoce como Opening o Main Title, en inglés.
  • Música de fondo/incidental ("background music" o "BGM", en inglés). Son el conjunto de temas que representan el grueso de la composición dentro de una banda sonora. Pueden ser instrumentales o cantados (canciones). También puede haber canciones o temas de autores diferentes al que compuso en origen la obra musical (compositor); a una canción de ese tipo se le llama canción insertada.
  • Tema de Salida/Cierre/Final. Suele ser el tema o canción que suena junto con los créditos finales de la película o serie para la que ha sido compuesta. También se le conoce como Ending o Closing, en inglés.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]