Días extraños

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Días extraños es una película estadounidense de 1995, dirigida por Kathryn Bigelow y protagonizada por Ralph Fiennes, con Juliette Lewis, Angela Bassett, Tom Sizemore, Michael Wincott, Vincent D'Onofrio, Josef Sommer y Glenn Plummer en los papeles principales.

Galardonada con el Premio Saturno 1996 a la mejor directora (Kathryn Bigelow) y a la mejor actriz (Angela Bassett).

Sinopsis[editar]

Ambientada en los últimos días de diciembre de 1999, en medio de unos caóticos festejos por el fin del milenio y de un trasfondo de altercados civiles y opresión de las fuerzas del orden, el inoportuno asesinato de «Jerico 1», un rapero que predicaba la rebelión civil, amenaza con llevar las calles al colapso.

Todo el mundo parece haber sucumbido a los febriles festejos del fin del milenio y los que no lo hacen andan enganchados a una tecnología ilegal (SQUID) que permite experimentar como propios los recuerdos y sensaciones grabados por otros. Lenny Nero (Ralph Fiennes), un antiguo policía reconvertido en traficante de estos discos de experiencias, es un fracasado incapaz de superar la relación que mantuvo con su antigua novia Faith (Juliette Lewis), aferrándose a sus propias grabaciones pasadas para huir de la realidad. Sin embargo, Lenny se verá arrastrado de vuelta a esta cuando comienza a recibir una serie de discos grabados por un retorcido asesino que podría andar detrás de su ex novia.

Ayudado por una amiga que trabaja de chófer de limusinas (Mace) y un amigo detective (Max), intentarán dar con el asesino. Mientras tanto, la ciudad explota ante la tremenda represión a la que se ve sometida por la policía.

Reparto[editar]

Recepción y crítica[editar]

Estrenada y promocionada en el Festival de Venecia (Italia) en septiembre de 1995, no fue demasiado bien acogida por la crítica en sus inicios[1] ni tampoco tuvo gran éxito en taquilla.
Hoy en día está considerada como una película de culto,[2] Roger Ebert, en 1995, así lo afirmaba apoyado en tres características: la perspectiva de un futuro convincente; un protagonista humano con sus defectos y errores para nada el arquetipo de héroe, y con un pasado oscuro y complicado; y el uso de un lenguaje o jerga futurible convincente. Además, el filme aporta principalmente un nuevo estilo visual sostenido en su mayor parte por escenas subjetivas en primera persona. Escenas que, aun con el paso del tiempo, poseen un estilo único difícilmente repetible con igual sensación de realismo e inmersión en la acción.

Sitios web de crítica[editar]

La cinta de Bigelow obtiene una puntuación media notable en sitios web de críticas de cine como Rotten Tomatoes, IMDb o FilmAffinity.[3]

A finales de 2012, la película tiene una puntuación del 65% en Rotten Tomatoes; una nota de 7,1 sobre 10 basada en la crítica de 36.000 usuarios en IMDb; y una puntuación de 6,7 sobre 14.000 votos en FilmAffinity.


James Cameron participó en la producción, guion y montaje de la película. Su trabajo junto a Jay Cocks en el guion fue alabado por la crítica y nominado a los Saturn del 95, el cual les fue arrebatado por Se7en.


Al margen de la trama de un thriller futurista y apocalíptico, se revela una crítica a una sociedad de finales del siglo XX de relaciones humanas frías, interesadas y caóticas en medio de la cultura del placebo y las nuevas tecnologías. Quizá, una de las frases que mejor pueden describir el trasfondo apocalíptico de esta película, y característico de la sociedad del cambio de siglo, es la del actor Tom Sizemore en el personaje de Max cuando dice a Lenny Nero:

Lo importante no es estar paranoico, sino si se está lo bastante paranoico.

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]