Semanario insólito (programa de televisión)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Semanario insólito fue un programa de televisión argentino y el primer noticiero humorístico de tal país. Emitido en los años 1982 y 1983 por el Canal 7 —llamado ATC en ese período— de Buenos Aires,[1][2][3]​ fue creado por Carlos Alberto Aguilar, también productor ejecutivo —sucedido por Raúl Becerra[4]​ y constituyó el debut como presentadores del propio Becerra, Adolfo Castelo, Raúl Portal y Virginia Hanglin,[5]​ además del inicio de las carreras televisivas de Nicolás Repetto y Norbert Degoas, desempeñándose como reporteros.[6][7][8][9]​ Comenzó a emitirse semanalmente de 20 30 a 21 00hs. —extendiéndose desde las 21 00 a 22 00 desde 1983— el domingo 10 de abril de 1982, a 8 días de haberse iniciado la Guerra de las Malvinas y en el contexto de un país que era gobernado totalitariamente desde el golpe de Estado del 24 de marzo de 1976 por el autodenominado Proceso de Reorganización Nacional, presidido en aquel entonces por la Tercera Junta Militar de Gobierno.[10][11]​ Los medios de comunicación era regulados desde el 15 de septiembre de 1980 por el Comité Federal de Radiodifusión y el canal de transmisión del ciclo estaba intervenido directamente por la Presidencia de la Nación.[12]

Los anfitriones eran periodistas —excepto por Hanglin— de excesiva formalidad con una subjetividad concreta, que ignoraban por ingenuidad o socarronería[i]​ la realidad política y social que la Argentina transitaba desde hacía más de 6 años —la dictadura, el terrorismo de estado, la constante violación de los derechos humanos, la desaparición y muerte de miles de personas, la apropiación sistemática de recién nacidos, la implementación de un plan económico neoliberal, la corrupción, la censura y el espionaje—, abordando temáticas inexploradas y haciendo cualquier tipo de preguntas a los individuos entrevistados, increpando por primera vez en televisión nacional a políticos, funcionarios y empresarios.[3][14]​ La intención era comunicar desesperadamente noticias y primicias que finalmente no eran tales, ya fuera por la falta de experiencia informativa de los naífs presentadores o como consecuencia directa de la censura estatal, la cual ellos no percibían.[15]​ En una de sus emisiones, Castelo apareció frente al Congreso de la Nación anunciando estar a la «espera de que se inicien las sesiones de diputados», cuando el sistema democrático había sido suprimido desde 1976.[16]

El programa tenía una orientación crítica para con la sociedad, la política, la cultura, la farándula y la idiosincrasia argentina de la época, de las cuales pretendía construir subrepticiamente[ii]​ una reflexividad mediante la ironía, el sarcasmo, la sátira, el doble sentido y la alegoría.[18][19]​ La transgresión,[iii]falacia, parodia, autorreferencia[iv]​ e incoherencia eran recursos comunes en el ciclo, a punto tal que los conductores comenzaban a presentar, dar apertura y cierre a elementos incorpóreos, segmentos y hasta a ellos mismos («Adelante estudios centrales/Gracias estudios centrales», «Adelante corte comercial/Gracias corte comercial» y «Adelante yo/Gracias yo»).[26][10]​ A su vez, se hacía una constante autocrítica a la solemnidad y veracidad, como así también a la supuesta objetividad y neutralidad de los programas periodísticos de la década del 70 y contemporáneos, exponiendo frecuentemente clichés del entorno televisivo y cumpliendo con los criterios de la metatelevisión.[v][28]​ Se le daba la trascendencia, infraestructura y producción correspondiente a acontecimientos relevantes, a eventos absurdos y ridículos e incluso a la ausencia de estos («Aquí no está ocurriendo absolutamente nada y somos el único medio presente»).[29]​ Además de ser un programa precursor en amalgamar[vi]​ noticias y humor,[vii]​ contenía diversos skecthes, gags, bloopers y segmentos, entre los cuales se destacaron tanto las primeras encuestas a transeúntes al azar en las calles como Pasando revista, donde se analizaban humorísticamente las notas de prensa.[31][32][33][34][35]​ Estos espacios han sido reiterados en diversas producciones, incluyendo los propios noticieros.[viii]

A pesar de su perfil democrático, Semanario insólito finalizó junto con la dictadura cuando se «levantó del aire misteriosamente» unas semanas antes de las elecciones presidenciales de 1983. Hay discrepancia respecto a este tema, ya que mientras Virginia Hanglin afirma que fue «prohibido por los militares» como una de las últimas decisiones en el canal,[43]​ Raúl Becerra menciona que en 1984 «la gente de Semanario insólito desaparece del mapa», luego de haber sido informados de «manera elíptica» por David Ratto —jefe de la campaña presidencial de Raúl Alfonsín— que estaban prohibidos.[44]​ Recién a partir de 1986 el formato del programa fue continuado por Adolfo Castelo y Becerra junto a Carlos Abrevaya y Jorge Guinzburg en La noticia rebelde —también emitido por ATC—, siendo los 4 sus creadores y conductores. Desde este ciclo, el arquetipo humorístico ideado en Semanario insólito comenzó paulatinamente a convertirse un exitoso género,[ix][45][46][47][48]​ reproduciéndose en múltiples programas, entre ellos Cable a Tierra (1985), Perdona nuestros pecados (1994), Caiga quien Caiga (1995), Televisión Registrada (1999) y Mañanas informales (2005).[49][50][51][52][53]​ Los mencionados, acentuaban individualmente las principales características del ciclo, el periodismo de opinión y la autorreferencia televisiva.

El programa marcó un hito en la historia de la televisión argentina, convirtiéndose en un programa de culto, ya desde sus inicios.[16]​ No obstante, jamás superó los 6 puntos de rating y recibió un solo premio; la Cruz de Plata Esquiú, otorgada en el Centro Cultural General San Martín.[54][55]​ La repercusión e influencia de este fue mayor en el ambiente periodístico–televisivo y sectores progresistas de la sociedad argentina de la década del 80 que en el público en general.[10][56][57][58][59][60]

Historia[editar]

Contexto y antecedentes[editar]

Entrada principal a los estudios del Canal 7 de Buenos Aires, llamado Argentina Televisora Color desde el año 1979 hasta 1999. Están ubicados Av. Figueroa Alcorta 2977, barrio de Recoleta.

Desde sus inicios, Canal 7 se estableció como una señal estatal con una programación comercial respaldada por la propaganda gubernamental.[61]​ En la historia de éste, no existía un proyecto que procurara convertirlo en un canal cultural alternativo a lo mercantil, excepto por las breves gestiones de Marcelo Simonetti y Francisco Petrone en los años 1964 y 1965.[61]​ El 24 de junio de 1975 —aún en el gobierno constitucional de María Estela Martínez de Perón— se sancionó la Ley de Expropiaciones N.º 21 499, devolviéndole al estado las licencias de los canales públicos otorgados en 1958.[61]​ Esta caducidad, ya había sido determinada durante el gobierno dictatorial de Alejandro Agustín Lanusse. Las Fuerzas Armadas, ya en el poder a partir del 24 de marzo de 1976, dividieron la gestión de los canales de Buenos Aires equitativamente: Canal 9 al Ejército Argentino, Canal 11 a la Fuerza Aérea Argentina, Canal 13 a la Armada Argentina y nombraron a un interventor en representación de cada fuerza; Roberto Jesús González (teniente coronel), Adolfo Pietronave (teniente coronel) y Carmelo Astesiano Agote (capitán de fragata), respectivamente.[62]​ El único que permanecería como estatal sería Canal 7 —siempre y cuando el resto fueran privatizados en el mediano plazo— quedando a cargo de la Presidencia de la Nación y nombrando como interventor al capitán de corbeta Humberto Francisco D'Angelo.[61][62]​ En los primeros meses del autodenominado Proceso de Reorganización Nacional la emisora era la principal opción cultural, transmitiendo ballet, ópera, teatro, fútbol y automovilismo. Sin embargo, ante la confirmación —a pesar de que ya existían denuncias internacionales por las violaciones de derechos humanos cometidos en el país— de Argentina como sede de la Copa Mundial de Fútbol de 1978, la Junta Militar concibió al canal como una herramienta de política cultural, siendo una ocasión oportuna para acabar con lo que denunciaban como una «campaña antiargentina» efectuada desde el exterior.[63]​ La inversión en la infraestructura fue de gran magnitud y entre las planificaciones se edificó un «megaestudio» —construido por el estudio de arquitectura MSGMSS y dirigido por Justo Solsona— de televisión en la intersección de las calles Av. Figueroa Alcorta y Tagle, barrio de Recoleta, Buenos Aires. Fue ideado para funcionar como sede del Centro de Producción de A78TV, inaugurado por Jorge Rafael Videla el 19 de mayo de 1978 y dependiente del Ente Autárquico Mundial '78.[61]

Esta central televisiva —que sería posteriormente la nueva sede de Canal 7— poseía además de una estructura edilicia única, tecnología de última generación para la transmisión del mundial; el magnetoscopio, 30 nuevas cámaras, salas para post–producción de audio y cuatro camiones de exteriores completos con usinas eléctricas propias, entre otros. Sin embargo, la dictadura no logró el cometido previsto; transmitir los partidos a color. El retraso en la renovación de los aparatos receptores determinó que los partidos se transmitieran internacionalmente en colores pero en blanco y negro para los televidentes argentinos, excepto por la final entre Argentina y Holanda que fue emitida en color y pudo ser vista por las personas que disponían de televisores con sistema PAL-N.[64]​ Así la renovación de Canal 7 —que respondía a la organización del mundial de fútbol pero también a una tendencia mundial de los medios de comunicación a transmitir en colores— se articuló también con la intención de orientar el uso de la nueva tecnología a construir una grilla de programación con perspectivas comerciales.

Almorzando con Mirtha Legrand es el programa de mayor antigüedad en la historia de la televisión mundial conducido por un mismo anfitrión.[65][66]​ La adquisición de este ciclo —que ya había sido emitido en diversos canales desde 1969— fue el primer objetivo de Carlos Montero para la construcción de una programación comercialmente exitosa.[x]

Para cumplir este objetivo, el estado recurrió al empresario televisivo Carlos Montero, padre del periodista de igual nombre de la CNN en Español. Este había trabajado trabajado en Canal 13 junto al empresario cubano Goar Mestre, considerado como uno de los pioneros de la industria audiovisual de América Latina.[67]​ A pesar de depararle un cargo en la televisión brasileña, Montero aceptó la oferta de dirigir Canal 7, ya con las nuevas instalaciones en Av. Figueroa Alcorta y Tagle. Asumió a principios de 1979 el cargo de gerente artístico y le propuso al Teniente coronel Enrique Santos Paradelo —nuevo interventor nombrado por el Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas— 3 proyectos posibles para el canal; «un canal cultural de bajo costo», «un canal con una inversión limitada» o un «canal con una inversión significativa». Los militares optaron por este último y el 3 de mayo de 1979 cambió su nombre por Argentina Televisora Color (ATC), cuyo título tenía la finalidad de anunciar el esperado comienzo de la televisión en color, pero la recepción de las emisiones aún no estaba resuelta. A pesar del retraso de la transmisión a color, las nuevas instalaciones de ATC permitían una mayor calidad de imagen que el resto de los canales, por lo que Montero decidió formular una nueva programación para el canal, conformando su equipo de trabajo con Enrique "Yuyo" Taboada como gerente de producción y Juan Chotsourian de programación, colegas en su época en Canal 13, mediante quienes conformó el equipo de técnicos y profesionales necesarios para afrontar la generación de nuevos contenidos.[68]​ Entre las incorporaciones, se encontraba el periodista Carlos Alberto Aguilar, conocido del trinomio Montero–Chotsourian–Taboada desde su período en Canal 13, cuando era realizador de la serie documental Argentina en este siglo —en co–producción con Proartel, antigua compañía perteneciente a Goar Mestre— entre los años 1966 y 1967, galardonado con los premios Santa Clara de Asís como Mejor libretista y el Martín Fierro por Mejor programa periodístico.[69][70][71]​ Aguilar también había participado desde 1973 en la conducción de Teleonce Informa[xi]​ hasta poco tiempo después del golpe militar, pero impedido de ejercer su profesión de periodista por su condición de librepensador, fue nombrado como productor de ATC, quedando a cargo del programa infantil El festival de Tom y Jerry. Aguilar conformó su propio equipo de colaboradores, incorporando a los guionistas Jorge Maestro y Sergio Vainman, siendo el debut televisivo de éstos.[77][78]​ El ciclo se presentaba como un magazine pero orientado al público pueril; era emitido con conductores en vivo, información de interés general y las caricaturas creadas por William Hanna y Joseph Barbera.[77]​ Maestro y Vainman, mencionan al respecto:

“En nuestro caso, Carlos Aguilar, un productor del canal cuya frase favorita era: "Yo no soy de la televisión, trabajo en televisión", debe haber visto en algo en nosotros que le llamó la atención. [...] La cuestión es que nos contrató y ahí empezó otra vida, de la cual casi todo lo ignorábamos, como la mayoría de los mortales. [...] Éramos autores, asistentes de producción y che pibe todo terreno de un programa infantil llamado El festival de Tom y Jerry que salía al aire todas las tardes y tenía la estructura de un magazine para niños. [...] Aprendimos a escribir lo posible y a descartar los delirios, porque éramos nosotros mismos los que tendríamos que lidiar con ellos para ponerlos en el aire. No era necesario que ningún productor nos corrigiera los libros "por imposibles", ya que sabíamos de todas las limitaciones antes de sentarnos a escribir. [...] Los conductores del programa usaban una muletilla para pasar de sección: "¿Cómo sigue el festival?". Nosotros nos hacíamos esa misma pregunta todo el tiempo, dado que gracias a nuestra insistencia habíamos ingresado a ese mundo irreal donde todo cambiaba vertiginosamente y el aire "se comía nuestro trabajo a diario y había que empezar de cero nuevamente, sin garantías de nada. Una sensación de pérdida constante que no había tiempo de lamentar porque al día siguiente, si no chocaban los planetas o algún ejecutivo se levantaba cruzado, había programa. Seguramente ese espectáculo infantil no pasó a la historia grande de la televisión argentina, pero sin lugar a dudas ocupa un lugar en la nuestra.”[77]

Al principio, en ATC, a Paradelo lo odiábamos porque se había bajado de un tanque. Y terminó siendo muy buen tipo, entró a saber de televisión. Nunca hubo un ATC como el de esa época y nunca lo volvió a haber.

Montero había logrado minimizar la presencia de programas propagandistas vinculados a los intereses de las Fuerzas Armadas, limitándolos a la franja horaria que comenzaba a las 23 00 horas y teniendo según sus propias palabras «poder de decisión total» para el armado de la grilla, además de un gran presupuesto.[79]​ No obstante, el principal desafío de Montero era la creación de un noticiero, ya que los límites establecidos por la censura directa de la circulación de determinada información hacían muy difícil la creación —en un canal intervenido por la propia dictadura— de un noticiero verosímil.[80]​ La nueva programación del canal no sólo logró que Canal 7 liderase por primera vez en la historia de la televisión argentina los índices de audiencia, sino que ingresó más de USD $8 000 000 de facturación publicitaria en enero de 1980, cuando en marzo de 1979 presentaba menos de USD $70 000.[68]​ A pesar del éxito logrado, la buena relación de Montero con los interventores militares se mantuvo por poco tiempo, renunciando el 31 de diciembre de 1979 a su puesto y llevándose consigo a Taboada y Chotsourian.[68]

Aguilar continuaba dedicándose a la producción de El festival de Tom y Jerry y había comenzado a organizar certámenes literarios, concursos de dibujo sobre Don Quijote de la Mancha —libro que había sido prohibido por la dictadura—,[81]​ entrevistas a escritores, pintores y divulgación sobre la ecología, entre otros contenidos. Estos le permitieron la creación del ATC Club, un sistema de membresía para los infantes mediante el cual se entregaban premios a los socios en torno a La carpa del color, un multiespacio ubicado en las terrazas de Canal 7 donde además de consumir una merienda gratuita y dibujar libremente, el público podía presenciar diferentes eventos especiales con figuras internacionales entre quienes se incluyen Los Payasos de la Tele, Enrique y Ana y Parchís.[82]​ Aguilar también realizó otros programas para la señal en colaboración con Maestro y Vainman; El planeta de Berugo (1981), El show de Quico (1981) y Mujervisión (1982), entre otros.[xii][83][84]

En el año 1979 había sido presentado por Aguilar el capítulo piloto de Microhistorias del mundo llamado La epopeya de mayo.[85][86]​ Este consistía en la narración de los hechos ocurridos el 25 de mayo de 1810, bajo el criterio de la microhistoria y una estética de historieta, con láminas realizadas en tinta china por Alberto y Enrique Breccia.[87]​ El proyecto fue postergado durante la gestión de Montero, ya que las microhistorias debían ser emitidas durante las tandas comerciales de ATC, siendo estas últimas una de las principales fuente de ingresos del canal. Por otra parte, los televisores con sistema PAL-N habían comenzado a extenderse por el país a principios de 1980, por lo que la transmisión a color ya era posible y la programación de la emisora —al igual que las demás señales— debía adaptarse a este suceso, además de que en ese mismo año se cumpliría el 170° aniversario de la Revolución de Mayo. Ante esta serie de proximidades Aguilar le solicitó a los Breccia colorear las láminas, tarea que confeccionaron junto a su hija, Patricia.[88]​ Con estas ya coloreadas, el periodista insistió en la incorporación de Microhistorias del mundo a la nueva programación en color del canal —que comenzaría a emitir desde el 1 de mayo—,[89]​ esta vez siendo aceptado por el nuevo interventor, el Teniente Coronel Jorge Castro.[90]

El 15 de septiembre de 1980 se sancionó la Ley Nacional de Radiodifusión № 22.285 y se determinó que el organismo regulador de los medios de comunicación sería el Comité Federal de Radiodifusión (COMFER), remplazando Consejo Nacional de Radio y Televisión, activo desde 1957. Entre las funciones atribuidas al primero estaban «controlar los servicios de radiodifusión, en sus aspectos culturales, artísticos, legales, comerciales y administrativos», «supervisar la programación y el contenido de las emisiones» y «calificar en forma periódica a las estaciones», entre otros. Dicha ley estableció además que el COMFER estaría a cargo de un directorio integrado por siete miembros —entre ellos los representantes del Ejército Argentino, la Armada Argentina y la Fuerza Aérea Argentina— y bajo el asesoramiento de una comisión constituida por delegados de todos los ministerios del gobierno nacional y de la Secretaría de Inteligencia de Estado (SIDE). Ya a principios de 1982, el canal contaba con una programación adaptada a la cobertura informativa de los sucesos de la guerra en las islas Malvinas, con un tratamiento aparentemente triunfalista del conflicto –recuérdese la frase Estamos ganando en diversidad de periódicos y revistas, además de la censura de imágenes y testimonios de soldados–,[91][92][93][94][95]​ mediante constantes flashes informativos y el noticiero 60 Minutos —que era el de mayor audiencia en esa época—, creado por Horacio Larrosa y conducido por José Gómez Fuentes, María Larreta, Nicolás Kasanszew, Enrique Alejandro Mancini, Silvia Fernández Barrio y Oscar Otranto. Estos dos últimos, renunciaron a la conducción 2 días antes de iniciarse el conflicto de Malvinas.[96][97]​ Por «cuestiones de seguridad», el gobierno de facto había establecido diversas pautas para la difusión de la información bélica, entre ellas que no «reste credibilidad y/o contradiga la información oficial».[98]​ Se impusieron por entonces contenidos que naturalizaban la violencia, los apremios ilegales y el sexismo en todos los canales de televisión; El hombre nuclear, La mujer biónica, Las calles de San Francisco, Kojak, S.W.A.T., Los ángeles de Charlie, entre otros.[96]

Origen[editar]

Puesto que la atención suscitada por la guerra tanto en el gobierno como en los medios de comunicación provocaba descuidos del aparato de censura, Aguilar entendió que podía resultar oportuno editorializar desde el humor y decidió desarrollar un resumen semanal de noticias apócrifo. El periodista ya contaba con un precedente del humorismo como recurso narrativo de acontecimientos, ya que en los años 1963 y 1964 había realizado la telecomedia de sátira política Un Osvaldo al más allá —protagonizada por Osvaldo Terranova y Osvaldo Pacheco— donde los protagonistas viajaban en el tiempo recayendo en variados hitos de la historia de la humanidad.[99][100][101][102]​ Aguilar comenzó añadiendo a Raúl Becerra como productor creativo y a Raúl Portal como conductor.[103][104][105]​ Ambos eran conocidos del productor desde hacía varios años —Aguilar y Becerra habían trabajado juntos en la producción del programa Video show— y ellos por su cuenta habían experimentado combinar actualidad con humor en la prensa escrita y la radio.

Becerra –periodista y creativo publicitario– había sido encargado en 1979 por pedido de Juan Chotsourian de realizar una versión nacional del reality show estadounidense Real People.[3]​ Este consistía en la presentación de sketches y bloopers previamente filmados a la emisión de cada programa sobre «gente real» con oficios inusuales.[106]​ Por cuestiones técnicas sobre el despliegue de producción necesario para este tipo de contenidos, Becerra consideraba que un programa de esas características no podía hacerse en el país, sumándose a esto la retirada de Chotsourian del canal por lo que el proyecto no fue concretado.[3]​ Portal era periodista, exjefe de prensa del Ministerio del Interior entre los años 1968 y 1978[107]​ y en 1982 brindaba asesoramiento en ATC referido a la difusión y divulgación de información sobre la Guerra de Malvinas.[108]

Adolfo Castelo (derecha) con Alejandro Dolina, conduciendo el programa radial Demasiado tarde para lágrimas, 1984. Este último sería la primera persona recomendada por Castelo para conducir Semanario insólito.

Becerra incorporó al proyecto al periodista y locutor Adolfo Castelo,[109]​ quien tenía antecedentes de humor–periodístico en la revista satírica Tía Vicenta,[xiii]​ y había conducido en el año 1968 junto a Anselmo Marini y Jorge Vaccari el primer programa radiofónico argentino de humor absurdo, Las Ventajitas.[111]​ Castelo a su vez propuso en primera instancia al escritor Alejandro Dolina, con quién llegaron a hablar con respecto a la conducción del programa.[16]​ Sin embargo, Becerra y Adolfo consideraron que «el tono del Negro estaba en las antípodas del tono del programa».[16]​ Sin la participación de Dolina, Aguilar hizo hincapié en contar con una presencia femenina, a lo que Castelo propuso a la modelo publicitaria Virgina Hanglin la cual conocía por su hermano Rolando, puesto que habían sido colegas –también con Becerra– en la agencia de publicidad Marín-De Lorenzo, participando en la producción de Supershow infantil, Video Show, entre otros ciclos.[112][16][113]​ La gran cantidad de contenidos realizados, sumándose a la falta de tiempo para ensayos, motivó que Aguilar incorporara a Becerra también como conductor, para garantizar la dinámica prevista. Según las propias palabras de Becerra, ninguno de ellos tenía experiencia televisiva, campo en el cual Aguilar ya era un destacado, por lo que aceptó la conducción.[16][113]

Nosotros no queríamos salir al aire por lo de Malvinas, pero nos insistieron y le dimos para delante.

Ante las circunstancias sociales del país, el equipo se preguntó si era el momento oportuno para comenzar el ciclo, a lo que les fue respondido «este es el mejor momento para un programa de humor».[16][114]​ El domingo 10 de abril a las 20:30, fue emitido de improviso y carente de promoción Semanario insólito.[115]​ El programa se presentó en vivo y en directo con el despliegue de producción de un gran show televisivo, una escenografía similar al noticiero oficial del canal –con una ciudad como fondo– y las tribunas repletas de público, parientes y amigos de los –hasta ese momento– desconocidos conductores, que ingresaban al estudio ovacionados, como si fuesen celebridades. Sobre la secuencia de apertura, aparecían los créditos y se reproducía «Adelante, estudios centrales», la cortina musical del programa, con reminiscencias de la Marcha Radical y la Marcha de las Malvinas.[116][117]​ Luego de ocupar sendos asientos, Virginia Hanglin pronunció una frase que se repetiría como lema del ciclo: «Buenas noches, llegó la televisión. Llegó... Semanario insólito».[16][118][119]

Las temáticas que abordaría el programa, jamás le fueron informadas a las autoridades del canal previamente a su emisión. Al respecto del inicio del ciclo y el marco de este, Castelo y Becerra mencionaban, respectivamente:

Era una época difícil, porque presentar un zapallo de 5 kilos a algún milico le podía parecer subversivo. Arrancamos ante el desconcierto de los funcionarios que nos consideraban anarquistas.[120]

Al principio le dijimos que sí, que íbamos a hacerlo, cuando se dieron cuenta de que no era eso lo que habían pedido, ya estábamos en el aire.[3]

Desarrollo, producción y contenidos[editar]

El programa tenía una ideología. Ni de izquierda ni de derecha, pero sí una ideología. No era el chiste por el chiste en sí, había una crítica, había una segunda lectura, una opinión detrás del humor.

Desde su inicio, el programa fue considerado de culto, contando con gran repercusión y fanatismo entre integrantes del medio televisivo, intelectuales y sectores progresistas de la sociedad que del público masivo en sí.[xiv][10][16]​ Para la confección de los sketches y gags, se destinaba gran cantidad de tiempo a la edición, musicalización y producción del material.[16]

Se realizaban entrevistas, encuestas y móviles en exteriores (que según Becerra, «nadie había salido a la calle» a hacerlas) con «grabadoras que parecían lavarropas», en alusión al enorme tamaño de las cámaras de televisión de aquel entonces.[16]​ El sondeo más recordado –que incluso llegó a ser tapa del periódico La Nación de Buenos Aires– fue «¿En qué se diferencia un diputado de un senador?», a lo cual las personas no sabían qué responder, pues habían vivido en dictadura desde hacía ya 6 años.[16]​ La intención de estos segmentos según Aguilar era demostrar «la falta de información en general de la que era víctima el país [Argentina] durante la dictadura».

La sección llamada Único medio –con un título satírico para con los actos de censura por parte del estado–, se dedicaba a presentar primicias que no eran tales, ya fuera por la inexistencia o imposibilidad de estas. Uno de los comentarios más recordados fue «Aquí no está ocurriendo absolutamente nada y somos el único medio presente»[16]​ y en una de las emisiones de este espacio, se anunció lo siguiente:

Virginia Hanglin:¡Adelante, Castelo!
Adolfo Castelo:Gracias, estudios centrales, estamos acá en la puerta del Congreso de la Nación a la espera de que se inicien las sesiones de diputados.[16]

Ese hipotético evento era completamente inviable en aquella época. El golpe de estado de 1976 había disuelto el Congreso Nacional, derrocado a las autoridades provinciales (gobernadores y legislaturas) y destituido a los miembros de la Corte Suprema de Justicia designando en su lugar a los abogados Adolfo Gabrielli, Horacio Heredia, Abelardo Rossi, Alejandro Caride y Federico Videla Escalada. El Congreso Nacional no volvería a instituirse hasta las elecciones legislativas de 1983, con el retorno de la democracia.

Semanario insólito había ganado mayor popularidad y aumentado su nivel de audiencia, por lo cual las autoridades del canal decidieron continuar el ciclo. Pero el antecedente de las microhistorias sumado al perfil democrático del noticiero–humorístico, compelieron que Aguilar abandonase el programa, delegándole la producción ejecutiva a Raúl Becerra. En relación a las «conductas subersivas» del ciclo para con la dictadura, Castelo expresaba lo siguiente:

O nos perdonaban la vida o ya no les importaba nada.[16]

Él opinaba que poseían un nivel de «ironía que no entienden demasiado los militares» y que «los contactos sólidos de Raúl Portal con el gobierno», tornaban inmutable al programa ante la censura estatal.[16]

No las hacíamos [las entrevistas] en la estación de un tren, o en un barrio humilde, sino donde la gente se podía defender.

Las encuestas callejeras comenzaron a mofarse del propio público, exponiendo el desconocimiento del entrevistado con respecto al tema a tratar.[123]​ Por ejemplo, en notas hechas en una librería de la Avenida Santa Fe y Av. Callao, les preguntaban a los compradores de esta si habían leído un libro apócrifo de Jorge Luis Borges, a lo que respondían que sí.[16]​ O también la pregunta «¿Usted creé en los ómnibus?», a lo que los transeúntes contestaban afirmativamente y si no era el caso, lo hacían con displicencia, confundiendo ómnibus con ovnis.[16]​ Muy recordado es el móvil en exteriores, donde se preguntaba a la gente "qué opina del pase de Cysterpiller al Barcelona", en referencia al pase de Maradona a dicha institución (de quien Jorge Cysterpiller era su mánager y apoderado). Según Becerra, lo que buscaban era «demostrar que la gente no oye, cuando se trata de televisión».[16]​ Este concepto de entrevistas, orientadas a la burla hacia la gente incluso a través de una postproducción que favorecía el escarnio de los actores sociales sería luego adaptado en diversos programas, como Videomatch –el cual incorporó las cámaras ocultas– o Caiga quien caiga.

Otro de los espacios era El guapo, mediante el cual se denunciaban irregularidades urbanísticas (como la basura que llenaba los túneles de Av. Libertador) y el propio Castelo era forzado por sus principios –ya que era «guapo»– a transitar y ser víctima de éstas.[16]​ En el segmento Pasando revista, cuya originalidad le fue atribuida erróneamente a La noticia rebelde,[35]​ se leían las notas de diversos ejemplares –Gente, Siete Días, entre otros– analizándolas humorísticamente y calificando de frívolos e irrelevantes a los contenidos. Como remate, los presentadores se observaban entre ellos y decían «¿A quién le importa ésto?» mientras arrojaban las revistas a cualquier parte del estudio.[11][10]​ Este segmento le valió críticas negativas y falta de difusión al programa por parte de las revistas que eran menospreciadas, las cuales eran en aquella época las de mayor repercusión y lectura del país.[124][125]

De izquierda a derecha: Raúl Portal, Virginia Hanglin y Raúl Becerra conduciendo en una de las emisiones del programa, 1982.

Virginia Hanglin realizaba la sección Los cuentos de la tía Virginia. En uno de ellos narró la historia de cómo una lechuga, nacía en una granja, costando 2 centavos y luego de una extensa cadena de intermediarios, llegaba al hogar costando 10 pesos. Explicando así de una forma sencilla el concepto de plusvalía. Debido a esta emisión, el programa recibió «amenazas anónimas».[3]​ Raúl Portal hacía un personaje denominado El Caco, un periodista alienado y violento, que en nombre de brindar una crónica de sucesos policiales, los repetía, provocando desmanes superiores al hecho original y en algunos casos, llegaba a confundirse la ubicación del evento en sí.[126][127]​ En la realización de uno de esos sketches, hizo su aparición por primera vez Nicolás Repetto,[xv]​ quién trabajaba en aquella época como cronista para la revista Gente. Castelo decidió incorporarlo en la grabación porque «se parecía a Jerry Lewis»[3]​ y fue contratado posteriormente como reportero.[126][128][129][130]​ Interpretaba a un personaje llamado el Torperiodista, un periodista vestido de traje y con maletín, que se dedicaba a realizar deportes de alto riesgo; windsurf, paracaidismo, motocross, entre otros.[131]​ Luego el nombre de esta sección fue cambiada a Deportes para ejecutivos con poco tiempo.[132]

Frecuentemente se hacían entrevistas a celebridades, lo cual no era muy común en los programas de televisión de la época.[35]​ De todas formas, a los invitados no les otorgaban oportunidad para expresarse y les hacían preguntas absurdas e inconexas, que no se relacionaban en ningún aspecto con la trayectoria o el ámbito laboral de este.[35]​ Finalmente, luego de haber sido interrumpido asiduamente en la plática y que sus opiniones explayadas fueran tergiversadas en el acto por el propio anfitrión –al igual que en el sketch Vas a decir lo que necesito que digas de Peter Capusotto y sus videos–, le comunicaban «Bueno, se nos acabó el tiempo, nos vamos al corte, muchas gracias por haber venido» y la figura era rápidamente apartada del estudio.[35]​ En una ocasión, el luchador profesional Martín Karadagian fue víctima del sketch, el cual no comprendió, por lo que respondió agresivamente y tuvieron que apaciguarle durante varios minutos, explicándole el concepto de este.[35]​ Reacciones de esa índole eran comprensibles, pues en la televisión argentina el entrevistador jamás había tenido este tipo de procederes para con el entrevistado.[35]

El nivel de incongruencia y alelamiento de los conductores llegaba al paroxismo, cuando le conferían salvoconducto a elementos intangibles:

El Casino Central ubicado en la rambla homónima –donde se grabó el último episodio de la primera temporada de Semanario insólito– de la ciudad de Mar del Plata fue inaugurado en el año 1939, siendo uno de los establecimientos más extensos del mundo en esa época y actualmente el más grande de Argentina.

Virginia Hanglin:Adelante, corte comercial.” [anunciaba para ir a la tanda publicitaria]
Virginia Hanglin:Gracias, corte comercial.” [al finalizar la misma]

Castelo utilizaba el mismo recurso, pero con él mismo.

Adolfo Castelo:Adelante Adolfo.” [anunciaba desde los estudios]
Adolfo Castelo:Gracias Adolfo.” [respondía el propio conductor desde alguna ubicación de Bs. As.]

La realización de los segmentos y notas en donde los conductores se presentaban a ellos mismos, debían ser inexorablemente grabadas previamente a la emisión del programa para su posterior edición. Además, como separador de cada uno de los bloques, aparecía una celebridad diciendo «esto es insólito».

El 26 de diciembre del año 1982, fue emitido el último programa de la primera temporada –y prólogo a su vez de la segunda– cuya conducción fue llevada a cabo desde la Rambla Casino de la ciudad de Mar del Plata.[133]​ En este especial, fueron presentados los momentos más destacados del ciclo y diversos sketches con las participaciones de grandes celebridades, entre ellos Álvaro Alsogaray, Amadeo Carrizo, Antonio Carrizo, Edmundo Rivero, Enrique Macaya Márquez, Gachi Ferrari, Horacio Acavallo, Irineo Leguisamo, Jorge Asís, Marta Minujín, Nito Mestre, Osvaldo Miranda, Ramón "Palito" Ortega y Susana Rinaldi.[134]

Video externo
Semanario insólito, homenaje a lo mejor de la televisión
Primera parte
Segunda parte
Atención: estos archivos están alojados en un sitio externo, fuera del control de la Fundación Wikimedia.

En la segunda temporada Becerra continuó a cargo de la producción ejecutiva y fueron continuados la totalidad de los segmentos, a excepción de El Caco, puesto que en enero de 1983, tras haberse «peleado a sillazos» con Becerra y Castelo por desacuerdos ideológicos,[43]​ Portal abandonó el ciclo y comenzó a realizar el programa Misteriodismo en Canal 13, el cual era según Castelo una «mala imitación» de Semanario insólito.[135][136][137]​ Nicolás Repetto comenzó a remplazarlo en la conducción y fue incorporado como notero el periodista y locutor marplatense Norbert Degoas, quien fue apodado a partir de allí como El extraterrestre.[138][139][140]

El horario del programa fue extendido a una hora, transmitiéndose desde las 21:00 hasta las 22:00. Los sketches contaron con las participaciones especiales de Amelita Baltar, Berugo Carámbula, Canela, Carmen Yazalde, Cecilia Laratro, Darío Grandinetti, Diana Ingro, Eduardo Rudy, Enrique Llamas de Madariaga, Gerardo Sofovich, Haydée Padilla, Juan Alberto Badía, Marina Magali, Martín Karadagián, Narciso Ibáñez Menta, Rey Charol, Susana Fontana y Víctor Sueiro, entre otros.[141][142]

En una de las emisiones del programa, Castelo apareció nuevamente en una nota en exteriores, diciendo lo siguiente:

Semanario insólito, quiere adelantarles que a mi espalda, está el Congreso. Tengamos paciencia, falta poco.

La supuesta primicia se refería a la «vuelta a la democracia» en 1983. Pero al retomar la emisión en los estudios, Becerra le acercaba un «cable», el cual le informaba que esta se pospondría hasta 1984. A pesar de su perfil democrático, Semanario insólito finalizó junto con la dictadura.[43]​ Algunos de sus integrantes suponen que fue levantado por los militares, como una de las últimas decisiones en el canal.[43]

Legado[editar]

La noticia rebelde[editar]

Jorge Guinzburg y Carlos Abrevaya, respectivamente. Ambos eran amigos desde la secundaria y habían intentado cursar la carrera de abogacía, abandonándola al poco tiempo «ante el aburrimiento que les provocaba».[143]​ Anteriormente a La noticia rebelde se desempeñaron como libretistas en programas radiales y televisivos de Juan Carlos Mareco, Cacho Fontana, Tato Bores y la tira cómica Diógenes y el Linyera, con dibujos de Tabaré.[143]​ Además habían participado en la redacción de las revistas Satiricón y Humor.[143]

En 1986, Becerra, Castelo y Repetto junto a Carlos Abrevaya, Jorge Guinzburg y Nicolás Repetto continuaron el formato establecido en Semanario insólito y realizaron uno de los programas más exitosos e influyentes de la televisión argentina, La noticia rebelde.[144][145][146]​ El nombre parodiaba al título dado en HispanoaméricaLa novicia rebelde– a la película estadounidense de 1965, The Sound of Music, de cuya banda sonora provenía la cortina musical del ciclo.[147]​ Este fue emitido diariamente de 19:00 a 20:00, también por Argentina Televisora Color.[148]​ Pensado originalmente como un programa solo para el verano de 1986, comenzó el 1 de enero de ese mismo año cubriendo el espacio que dejaría vacante la telecomedia Mesa de noticias durante 3 meses, pero la buena repercusión que tuvo en el público consolidó su permanencia.[149]La noticia rebelde competía la franja horaria con dos noticieros tradicionales, Nuevediario (Canal 9) y 100 noticias (Canal 11).

La concepción del programa se debe parcialmente a eventos casuales; Carlos Montero se desempeñaba como productor en ATC y le habían sido presentados dos proyectos periodísticos–humorísticos; uno por parte de Guinzburg y Abrevaya y otro de Castelo y Becerra –aunque estos dos últimos habían hecho la propuesta con anterioridad–.[150]​ Ante esta disyuntiva, Montero les aconsejó «O se pelean para ver quién es el más fuerte o se juntan».[150]​ Los cuatro periodistas ya se conocían por la prensa escrita y la radio, así que no tuvieron inconvenientes en fusionarse, aunque el directorio de la emisora tenía cierta reservas para con Castelo y Becerra por lo que le preguntaron a Guinzburg si no eran «medio fachos», a lo que este respondió «si son amigos míos, no pueden ser fachos».[149]

El contexto político del país –el retorno a la democracia en 1983 y la presidencia de Raúl Alfonsín– favorecieron en gran parte la repercusión y popularidad del producto, permitiéndole abarcar con más libertad temáticas principalmente en el ámbito político, que estaban por su naturaleza vedadas en la dictadura, además del persistente designio de los propios políticos de aquella época de introducirse en la farándula.[151]​ Castelo mencionaba que «la clave del programa fue desmitificar los parámetros de los medios masivos, desnudando imposturas a través del humor». La noticia rebelde heredaba el modelo humorístico de Semanario insólito pero con una orientación crítica menos naíf y más agresiva especialmente para con las políticas neoliberales y los medios de comunicación.[152][153]​ De hecho, el 11 de octubre de 1987 el programa inició con Abrevaya anunciando la siguiente diatriba a estos últimos que según él tenían «dificultad de comunicación».[153]

Todos los argentinos estamos pagando los medios, tanto estatales como privados. Si los medios de difusión de la Argentina no trabajan en favor del proyecto de la mayoría de los argentinos, nuestro futuro será como nuestro pasado: una interminable y sangrienta pelea por espacios de poder, una constante y retardataria lucha por dominar a los otros. Todavía cantamos, quien quiera oír que oiga y el que no, una deuda externa tendrá.[153]

La sección más destacada del programa era La entrevista, ya que tanto la pregunta inicial para «romper el cubito» como todas las posteriores era ciertamente embarazosas; tendiendo a provocar incomodidad y actos fallidos en el invitado.[149]​ Guinzburg mencionaba que «la gente tenía miedo de ir, pero lo vivía como un gran desafío. Era como sacar patente de listo haberse bancado el reportaje de La noticia rebelde. La entrevista era muy agresiva, con una primera pregunta para romper el cubito que era terrible. Hoy me daría vergüenza».[149]​ En este segmento fueron entrevistados personajes destacados de la época; David Hasselhoff, Roberto Gómez Bolaños (más conocido como Chespirito), Carlos Salvador Bilardo y Pappo, entre otros.[151]​ Además, el 9 de julio de 1986 el programa —a pesar de estar desvinculado del ámbito científico— recibió a los investigadores del Conicet Luis Costa, Guillermo Hernández Plata y Carlos Coni Molina para expresar que «trataban exitosamente a pacientes de cáncer con una droga [crotoxina] curativa de muy bajo costo descubierta por el científico argentino Juan Carlos Vidal», denunciando públicamente al director del Conicet, el cual había dispuesto el cese de entregas de crotoxina a los pacientes con cáncer, que hasta ese momento recibían el fármaco gratuitamente.[154][155]​ El anuncio, ya de alcance masivo sumado a las esperanzas de supervivencia de muchos televidentes y a la indignación de estos por las medidas restrictivas del suministro de la droga, provocaron que la noticia sea de interés público y fueran citados posteriormente en diversos programas de televisión. Jorge Guinzburg mencionaba con respecto a ese evento que «al terminar el programa, teníamos a toda la gente en la puerta de ATC».[156][157]

La noticia rebelde se recuerda más porque iba de lunes a viernes, mientras que Semanario... salía al aire sólo los domingos.

Los presentadores originales del programa se mantuvieron hasta diciembre de 1988, cuando Guinzburg y Becerra lo abandonaron para comenzar a emitir Sin Red, el show de los enanos malditos por el Canal 13 de Buenos Aires, junto a Pipo Cipolatti, Los Vergara —un trío humorístico conformado por los hermanos Diego, Adrián y Alejandro Korol—, entre otros.[151]​ Este ciclo competía la franja horaria con La noticia rebelde superándolo en rating, pero fue —con sospechas de censura— retirado a los pocos meses del aire.[143]​ Repetto también decidió separarse en 1989 puesto que fue contratado por el Canal 13 de Paraguay para conducir y producir el programa de entretenimientos Marque el 13.[158][159][160]​ Con la salida de este, incursionaron en el ciclo diversas personalidades, tales como Lalo Mir, Juana Molina, Gachi Ferrari, Claudio Ferrari y Daniel Aráoz.[113][161][151]

De todas formas, la baja audiencia en los últimos meses, sumado a «políticas del nuevo gobierno», referido a la presidencia de Carlos Saúl Menem, motivó que La noticia rebelde fue retirada de la programación, emitiendo su último programa el 15 de julio de 1989.[162]​ El conductor Mario Pergolini, señala a este ciclo como una fuente importante de inspiración para su programa Caiga quien caiga,[163][164][165]​ mientras que el periodista y productor cinematográfico Axel Kuschevatzky lo destaca como uno de los «programas más significativos» de los años 1980.[166]

Los Indomables[editar]

En el año 1994, Becerra y Quique Aguilar –hijo de Carlos Alberto que se desempeñaba como productor en Televisa Argentina–, realizaron un programa piloto llamado Los Indomables –título que sería posteriormente utilizado en el programa de espectáculos Indomables, emitido por América TV–. Contó con Carlos Escalada como director, Miguel Gruskoin como guionista y Fabián "Vön" Quintiero a cargo de la musicalización, realizada por una banda en vivo, integrada también por Marcelo "Gillespi" Rodríguez.[167]

Fue conducido por el propio Becerra, junto a Roberto Pettinato, Jorge Crivelli, Lalo Mir y Daniel Dátola. Este último, había sido a su vez partícipe en la producción de La noticia rebelde y Sin red, el show de los enanos malditos.[168][169][170][171][172]​ El programa se presentaba como un homenaje a Semanario insólito, de hecho, iniciaba con imágenes de este y la leyenda: «En 1982, cuatro jóvenes irrespetuosos cambian la manera de hacer humor en la televisión argentina». Posteriormente se hacía una introducción humorística de los presentadores del ciclo:

  • Raúl Becerra: ya fue un éxito creativo, ya fue un ingenioso conductor. Ya fue.
  • Roberto Pettinato: mientras algunos van de fracaso en fracaso, él eligió uno, y lo siguió a muerte.
    El neologismo Telebasura fue definido por la Real Academia Española como «conjunto de programas televisivos de contenidos zafios y vulgares».​[173]​ Se aplica a una manera de concebir la televisión definida por la utilización de sensacionalismo, los acontecimientos impactantes, cierta excesiva incisión en los quehaceres privados y personales de personajes famosos, y absoluta carencia de contenido cultural.[174][175]
  • Lalo Mir: una auténtica promesa en la televisión argentina, desde hace más de 20 años.
  • Daniel Dátola: en televisión hizo de todo, y nunca nadie se dio cuenta.
  • Jorge Crivelli: un especialista en desaprovechar oportunidades.

Además fueron parodiados hechos controvertidos de personajes de la década del 90 en Argentina; Zulema María Eva Menem (Zulemita), quien había sido descubierta por sus condiscípulas de la Universidad Argentina de la Empresa rindiendo un examen con asistencia externa mediante un equipo inalámbrico oculto, de micrófono y auricular;[176]Alfredo Yabrán, un empresario con una profunda vinculación con los gobiernos de Carlos Saúl Menem, cuyo rostro era desconocido para el público y buscado por la prensa, ya que había declarado «sacarme una foto a mi es como pegarme un tiro en la frente».[177]​ Por entonces, Yabrán había disparado y herido en una pierna a un fotógrafo apostado en la medianera de su residencia en Pinamar, Provincia de Buenos Aires, a la espera de poder fotografiarlo.[177]​ Esto motivó el segmento donde Jorge Crivelli, camuflado, con disparos y explosiones a su alrededor, dice estar a «la espera de una nota exclusiva con Alfredo Yabrán» mientras que en los jardines de su casa «la situación es la habitual». Este acontecimiento quedó minimizado tiempo después, con el asesinato del periodista José Luis Cabezas, primero en lograr fotografiar al empresario.[178][179][180][181]

El capítulo piloto contó con las participaciones especiales de Moisés Ikonicoff –por entonces, Secretario de Planificación de la Nación Argentina– y de la modelo y actriz Verónica Varano. Antes de finalizar, ingresa al set un camión de recolección de residuos para llevarse un aparato de televisión en funcionamiento, descartado en un volquete dentro de la escenografía de los Estudios Pampa, donde fue grabado el programa. Paralelamente la televisión argentina comenzaba a emitir contenidos que posteriormente serían denominados como televisión basura.[182][183][184]​ El programa finalizaba con los conductores suplicando a los posibles compradores que adquieran el ciclo diciendo «hace mucho tiempo que no hacemos un éxito». Sin embargo, no fue adquirido por ningún canal, debido a su alto costo de producción.[185]

Caiga quien caiga[editar]

Nosotros nos criamos con esos programas, como La noticia rebelde, hasta con Semanario insólito, admirando a ese equipo periodístico de Castelo, Guinzburg, Abrevaya, Repetto y Becerra, un dream team que marcó una época.

Desde el 14 de abril de 1995 hasta el 17 de septiembre de 2014 —aunque con interrupciones— fue emitido por las cadenas de América TV, Telefe y El Trece —canales 2, 11 y 13 de Buenos Aires, respectivamente— el noticiero–humorístico Caiga quien caiga, también conocido por sus siglas CQC. Fue producido por Cuatro Cabezas, empresa perteneciente al también conductor y creador original —junto a Eduardo de la Puente y Juan Di Natale— del ciclo, Mario Pergolini. Su última temporada fue conducida por Roberto Pettinato, acompañado por Clemente Cancela y Darian Schijman. Los mismos creadores del ciclo, han mencionado en numerosas ocasiones que CQC estaba inspirado en La noticia rebelde.[187][188]​ El programa tenía las mismas características que sus antecesores periodísticos–humorísticos —excepto por determinados segmentos propios—, pero con una crítica más agresiva y voraz para con el funcionamiento de los medios de comunicación y la política.[189]​ Sin embargo, Santiago Gándara –Licenciado en Comunicación y docente de Ciencias de la Comunicación de la Universidad de Buenos Aires—, menciona:

“Pergolini aparece como un representante estereotípico de la juventud, pero en realidad no presenta juicio alguno al funcionamiento de los medios y al poder político.”[190]

Además se hacía una mayor énfasis en la cantidad de reportajes realizadas por los noteros del ciclo, siendo el ejemplo más destacado Andy Kusnetzoff, que pudo entrevistar a Angelina Jolie, Sandra Bullock, Andie MacDowell, Hugh Grant, Michael Douglas, Gerard Depardieu, Tim Robbins, Susan Sarandon, Sylvester Stallone, Fidel Castro, Roberto Benigni, Bill Clinton, Tony Blair, Alec Baldwin, Dennis Franz, Don Johnson, Jay Leno, Salma Hayek, Magic Johnson y Kim Basinger.[191]​ También fueron reporteros Daniel Tognetti, Nacho Goano, Gonzalo Rodríguez, Guillermo López, Daniel Malnatti, Diego Angeli, Diego Della Sella, Diego Iglesias, Martina Soto Pose, Andrés Kilstein y Nicolás Guthmann.

El programa fue adquirido por la empresa de producción televisiva española Globomedia, para su emisión en España en 1996 e Italia en 1997. Posteriormente el formato fue vendido a cadenas televisivas en Israel, Francia, Chile, Brasil, Paraguay, México, Estados Unidos, Portugal, Uruguay y Holanda, convirtiéndose por su repercusión y exportación internacional en el noticiero–humorístico argentino más comercialmente exitoso. Además, obtuvo en el año 1996 el Premio Martín Fierro al Mejor programa periodístico, otro en 2005 por Mejor programa humorístico y en 2010 le fue otorgado —en su novena nominación consecutiva— el Premio Emmy Internacional al Mejor programa de entretenimiento sin guion, siendo el segundo ciclo de habla hispana en recibir ese galardón, precedido únicamente por la miniserie Televisión por la Identidad.

Semanario, episodio 2[editar]

Lo que yo hago también tiene su germen en Semanario..., porque ellos eran periodistas que pudieron quebrar con el estereotipo, hicieron humor con las noticias. Eso abrió el camino a los que no somos periodistas pero trabajamos con la actualidad.

El 12 de abril del año 2006 (24 años y 2 días después del estreno de Semanario insólito) comenzó a emitirse los miércoles a las 22:00 por América TV el ciclo Semanario, episodio 2.[193][194][195][196]​ Fue realizado por la productora Filmic Televisión, con Esteban Farfán y Adrián D´Amario a cargo de la producción general, Raúl Becerra como director creativo, Demián Adler como productor ejecutivo, Alejandro Marino como productor periodístico, Pablo Leone y Hernán Olivares como realizadores, Carlos Violante como director y guiones escritos por Andrés Maino, Esteban Urcola y Pepe Cazzola.[197][198][199]​ Los conductores fueron Laura Oliva –quién habría tenido sus inicios en la televisión con Nicolás Repetto en Nico–,[200][201]Luis Rubio, Gisela Marziotta y Diego Reinhold,[202][203][204][205][206][207]​ quien ante su convocación para el programa, añadió: «Yo me lo esperaba porque tengo cierto aire a Virginia Hanglin». Becerra quería incorporar al equipo al periodista Gerardo "Tato" Young, pero este se negó.[208][209][210]

A diferencia de Semanario insólito, donde todos los integrantes de la conducción eran periodistas –a excepción de Virginia Hanglin–,[192]​ la única con ese oficio fue justamente una de las 2 presencias femeninas; Gisela Marziotta,[211][212]​ quien ya había participado en otro noticiero–humorístico emitido por Canal 7 en el año 2000; Medios locos, título que homenajeaba al libro homónimo de Carlos Abrevaya publicado en 1989.[213]​ Era conducido por Adolfo Castelo, Mex Urtizberea, Marcelo "Gillespie" Rodríguez y Marcela Pacheco, con la producción general a cargo de Gastón Portal, hijo de Raúl.[214]

Semanario... marcó una bisagra en el periodismo: desde entonces se sucedieron los periodísticos humorísticos, se incorporaron a los noticieros ciertas cosas de humor... Fue un antes y un después en el periodismo televisivo.

La primera emisión de Semanario, episodio 2 contó con testimonios de Víctor Hugo Morales, Lalo Mir, Magdalena Ruiz Guiñazú, Jorge Guinzburg y Carlos Ulanovsky, entre otros, narrando la historia del ciclo original y la herencia que este dejó.[215]​ Luego, se realizó una encuesta callejera con respecto al programa y la apertura del mismo finalizó con imágenes y vídeos de Semanario insólito, intercaladas erróneamente con La noticia rebelde.[212]​ También contó con las participaciones especiales de Nazarena Vélez, Dolli Irigoyen, La Tota Santillán y Charly García.[212]​ Sin embargo, debido a su bajo rating, las malas críticas e insuficiente pauta publicitaria, Semanario, episodio 2 fue retirado de la programación.[216]​ El programa fue emitido 6 veces, posicionándolo en el tercer puesto de los 5 programas de menor duración en el aire de la televisión argentina hasta el año 2006, siendo precedido únicamente por Blef, de Diego Korol, que fue emitido 3 días y A todo culorr, con Alfredo Casero y Leticia Brédice, el cual se emitió por única vez, no siendo un especial.[217]

Variaciones[editar]

El heredero directo de Semanario insólito no fue solo La noticia rebelde. Videomatch, La TV ataca y Caiga quien caiga toman los principales elementos de aquel.

El patrón humorístico del programa fue asimilado y ampliado con diferentes resultados por quienes participaron del ciclo original, al igual que por quienes lo continuaron en La noticia rebelde, dispersando formatos similares en todos los canales argentinos de televisión abierta.[218][219][220][221]

Con el tiempo, se han generado confusiones con respecto a los creadores y conductores del Semanario insólito original, atribuyéndoles desde la prensa, participaciones inexistentes a Ginzburg,[222][223][224][225]​ que formó parte de La noticia rebelde o a Antonio Carrizo, quien participó pero como invitado especial.[226]

Véase también[editar]

Fuentes[editar]

Notas[editar]

  1. Astucia o disimulo acompañados de burla encubierta.[13]
  2. Acción oculta y realizada a escondidas.[17]
  3. Quebrantar, violar un precepto, ley o estatuto.[20]
  4. [...] "Es hacia fines de los 80 cuando puede observarse con más claridad el paulatino descenso de la presencia pública de los medios gráficos, y una mayor presencia de la radio y la televisión.[21]​ Se produce en la televisión el paso de lo que Umberto Eco (1983) denomina la paleotelevisión a la neotelevisión.[22]​ Acordaremos que este proceso puede registrarse en el análisis de publicaciones referidas al mundo del espectáculo sobre todo televisivo y radial. Efectivamente, tal como sostiene Eco, el cambio de la paleo a la neo TV supone el paso (en un sentido más bien general, producto de una modificación en el funcionamiento del entramado cultural de las sociedades modernas) de un medio que busca representar la realidad a uno autorreferencial, es decir, a un medio que se representa a sí mismo.[23][24]​ En la Argentina luego de la derrota en Malvinas aparece un programa tanto paródico como autorreferencial: Semanario Insólito, conducido por Raúl Becerra, Raúl Portal y Virginia Hanglin, entre otros." [...][25]
  5. "La característica principal de la Neo TV es que cada vez habla menos (como hacía o fingía hacer la Paleo TV) del mundo exterior. Habla de sí misma y del contacto que está estableciendo con el público. Poco importa qué diga o de qué hable (porque el público, con el telemando, decide cuándo dejarla hablar y cuándo pasar a otro canal). Para sobrevivir a ese poder de conmutación, trata entonces de retener al espectador diciéndole: «Estoy aquí, yo soy yo y yo soy tú». La máxima noticia que ofrece la Neo TV, ya hable de misiles o de Stan Laurel que hace caer un armario, es ésta: «Te anuncio, oh maravilla, que me estás viendo; si no lo crees, pruébalo, marca este número, llámame y te responderé»."[27]
  6. Unir o mezclar cosas de naturaleza contraria o distinta.[30]
  7. Si bien previamente a Semanario insólito se satirizaban noticias en la prensa gráfica –Caras y caretas, Hortensia, Satiricón, Humor Registrado, como máximos ejemplos–, este fue el primer programa en combinar noticias de actualidad con humor en la televisión argentina.
  8. Perdona nuestros pecados (1994) y Televisión registrada (1999) remplazaron las revistas/artículos por material audiovisual (vídeo, audio, imágenes). Esto generó conflictos y acusaciones de plagio entre los productores de los programas mencionados; Raúl Portal y Diego Gvirtz, respectivamente.[36][37][38][39][40]​ Sin embargo, el procesamiento a este último –dictado por la jueza de instrucción Fabiana Palmaghini– fue revocado por la Sala V de la Cámara Nacional de Apelaciones y sobreseído en la causa por plagio iniciada por Portal y su hijo, Gastón.[41]​ Ambos tuvieron que cumplir la condena por «calumnias e injurias» dictada por la susodicha cámara, retractándose en los medios en los cuales habían vertido su opinión.[42]
  9. En la Argentina el Noticiero humorístico, también denominado Late night show es aquel que combina noticias de actualidad con humor. Podría abarcar desde entrevistas, monólogos, sketches satíricos, parodia o crítica política, entre otros.
  10. En una entrevista otorgada a la revista Gente el 10 de enero de 1980, Carlos Montero menciona: «Mirta Legrand fue mi primera obsesión. Ya tenía firmado un contrato con Canal 13 y lo cambió, por la misma plata, sólo porque creyó en mí».
  11. Teleonce Informa fue un noticiero creado por Luis Clur —también realizador del primer noticiero privado de la televisión argentina— para el Canal 11 de Buenos Aires, llamado Teleonce desde 1970 hasta 1974, bajo la dirección de Héctor Ricardo García.[72][73]​ Aguilar compartía la conducción junto a Santo Biasatti, Enrique Llamas de Madariaga, Mercedes Harris, Jorge Jacobson, Bernardo Neustadt, Lidia Satragno, Magdalena Ruiz Guiñazú y Ulises Barrera, entre otros.[74][75][76]
  12. Según Maestro y Vainman, Mujervisión era «un programa periodístico destinado a la mujer, un intento de tatar de manera inteligente la problemática femenina sin hablar de cocina, moda, ikebana ni decoración como temas centrales».[77]
  13. El inicio de la carrera periodística de Adolfo Castelo comienza en la revista satírica Tía Vicenta donde se desempeñaba como colaborador, intentando incursionar en el humor gráfico. Cuando Juan Carlos Colombres (popularmente conocido por su seudónimo Landrú), creador y fundador de la revista observó sus dibujos dijo que eran pésimos, recomendándole escribir notas de humor político.[110]
  14. En la película argentina basada en el caso policial del Clan Puccio ocurrido a comienzos de los años 80, El Clan (dirigida por Pablo Trapero), pueden observarse en los televisores de las escenas de esta, fragmentos de programas de esa época, tales como Semanario insólito y Mesa de noticias.[121][122]
  15. [...] "Estábamos grabando en un local de venta de jeans de Barracas —recuerda Castelo— y Repetto estaba cubriéndolo como cronista para la revista Gente. Me pareció divertido, en ese entonces se parecía mucho a Jerry Lewis, muy flaco, con el flequillo sobre los ojos, narigón. Entonces lo hice intervenir en el sketch. Y lo retuve en mi memoria." [...][3]

Referencias[editar]

  1. Hortiguera y Rocha, 2007, p. 165
  2. Sirvén, 1998, pp. 105, 277
  3. a b c d e f g h i j «Los padres de muchas criaturas» (Texto). Buenos Aires: Clarín. 6 de octubre de 2002. Consultado el 12 de mayo de 2019. 
    Probablemente hoy, cuando la parodia y la autorreferencia homogenizan desde los noticieros hasta los programas políticos, resulte difícil creer que hubo un tiempo en que el periodismo y el humor no se mezclaban, al menos en televisión. Sí había, en cambio, una larga tradición en la prensa gráfica (de Caras y Caretas en adelante), y en la radio, pero hasta 1982, a nadie se le había ocurrido trasladar esa fórmula a la pantalla. [...]

    [...] Inaugura un modo audaz e irreverente de abordar la actualidad, a través del humor, pero con una mirada crítica. Allí se popularizan las encuestas callejeras que le toman el pelo a la gente [...]

    El programa fue también pionero en poner a los políticos en aprietos delante de una cámara, algo que aún hoy es el caballito de batalla de todos los que heredaron su estilo, desde El show de Videomatch hasta Caiga quien caiga. [...]

    Pero la democracia, al contrario de lo que se hubiera esperado, no fue favorable al programa, que en 1983 se levantó del aire misteriosamente. Tuvieron que pasar tres años para que, en 1986, su espíritu fuera recuperado por La noticia rebelde, también por ATC. [...]
  4. «Boletín Oficial de la República Argentina, Primera sección: Legislación y avisos oficiales» (PDF). Registro 163.143. Buenos Aires: Ministerio de Justicia, Dirección Nacional del Derecho de Autor (publicado el 1 de julio de 1982). 2 de agosto de 1982. p. 3. Archivado desde el original el 28 de marzo de 2013. Consultado el 26 de abril de 2019. 
  5. «Los 5 programas de TV que más se extrañan». Buenos Aires: La Nación. 13 de abril de 2015. Consultado el 10 de mayo de 2019. 
  6. Fernández, Flavia (7 de febrero de 2016). «Nicolás Repetto: "En lo único que creo es en las rachas de la suerte"» (Texto). Buenos Aires: La Nación. Consultado el 10 de mayo de 2019. 
  7. «Ficha técnica de Semanario Insólito». Archivo Prisma. Archivado desde el original el 20 de diciembre de 2015. Consultado el 12 de mayo de 2019. 
    Semanario Insólito fue durante los años de la apertura democrática el precursor del tratamiento en clave humorística de la actualidad en televisión. Conducido por Raúl Portal, Adolfo Castelo, Raúl Becerra y Virginia Hanglin (luego se sumaron Nicolás Repetto y Norberto Degoas, tras la salida de Portal, en diciembre de 1982), el ciclo combinaba noticias, espectáculos y humor, y se emitía semanalmente, los domingos. En este programa vieron la luz secciones que luego se popularizarían en la televisión, como la lectura y comentario de las revistas frívolas de actualidad.
  8. Degoas, Franccesca (Mayo de 2018). «Audio Branding: sonido, arte y cultura en la publicidad» (PDF). Reflexión Académica en Diseño & Comunicación (Buenos Aires: Facultad de Diseño y Comunicación, Universidad de Palermo) 34 (19): 136-138. ISSN 1668-1673. Consultado el 13 de mayo de 2019. 
  9. «Otra vez sopa». Provincia de Mendoza: Diario Uno. Consultado el 29 de mayo de 2019. 
    El debut del presentador fue en 1983 como notero de Semanario insólito, el primer noticiero humorístico local, por la entonces Argentina Televisora Color (ATC).
  10. a b c d e f g h Zuliani, Sergio (22 de octubre de 2002). «Llegó la televisión» (Texto). Provincia de Córdoba: La Voz del Interior. Archivado desde el original el 4 de junio de 2016. Consultado el 11 de mayo de 2019. 
    Ocho días después de que el general Mario Benjamín Menéndez pusiera sus pies en las islas, el 10 de abril de 1982, salía al aire Semanario insólito, el primer ciclo periodístico de humor de la televisión argentina, cuya influencia aún persiste. Desde Caiga quien caiga hacia atrás, la huella de S.I. resulta fácilmente identificable. Aunque no parezca posible nunca antes periodismo y humor habían cruzado sus caminos, al menos en televisión. Y si eventualmente lo hicieron, fue en circunstancias específicas y poco espontáneas.

    Autorreferencias periodístico-televisivas; la impagable sección “Pasando revista” (imitada hasta el infinito a partir de S.I.) en la que terminaban revoleando por los aires ejemplares de Gente, Siete Días y otras; publicidades truchas, móviles inexistentes (“aquí no está ocurriendo absolutamente nada y somos el único medio presente”, informaban Castelo y Becerra desde una esquina cualquiera de Buenos Aires) y otras maravillas tomaron desprevenida a una audiencia que venía sufriendo el accionar de la televisión de la guerra.

    Salvando diferencias tecnológicas, Semanario Insólito mostraba una estética similar a las que hoy exhiben los ciclos del mismo género. Un atril para cuatro conductores, fondo de ciudad y espacios para secciones espaciales. Otro detalle original, los “pases” a exteriores los daban ellos (por lo que el trabajo de los móviles debían ser inexorablemente grabados) y cometían, con absoluta gracia, un pecado televisivo imperdonable: se presentaban a sí mismos: “–Adelante Adolfo”, recitaba Castelo en estudios. “–Gracias Adolfo”, respondía el propio locutor de cabellera blanca en algún punto de la ciudad. El grado de estudiada incoherencia llegaba al paroxismo cuando Hanglin hacía lo propio en el momento del corte: “–Adelante corte comercial”, para ir a tanda y “–Gracias corte comercial”, cuando regresaban de ella.
  11. a b «Insólito, rebelde y medio loco» (Texto). Rosario: La Capital. 24 de noviembre de 2004. Consultado el 11 de mayo de 2019. 
    "Llegó la televisión. Llegó... Semanario Insólito", era la frase que abría los domingos a las 20.30 un programa que marcó la historia de la TV argentina. Raúl Becerra, Raúl Portal y Adolfo Castelo integraban el equipo. Portal se fue pocos meses después para hacer "Misteriodismo", que era, según Castelo, "una mala imitación". En la sección "Pasando revista" (imitada hasta el infinito) revoleaban ejemplares de "Gente" y "Siete Días", entre otras, luego de leer temas y coberturas que ellos consideraban desechables. Ese revoleo era rematado siempre por un estentóreo "¿A quién le importa esto?". Tenían avisos truchos y móviles inexistentes: "Aquí no está ocurriendo absolutamente nada y somos el único medio presente", apostillaban a los televidentes.
  12. La Ley de Radiodifusión 22.285 dice:

    Artículo 95.- El Comité Federal de Radiodifusión tendrá las siguientes funciones:
    a) Controlar los servicios de radiodifusión, en sus aspectos culturales, artísticos, legales, comerciales y administrativos;
    b) Entender en la elaboración, actualización y ejecución del Plan Nacional de Radiodifusión;
    c) Intervenir en el establecimiento de las normas; para el uso equitativo de los medios de transporte de programas cuando estos fuesen de uso común;
    d) Promover el desarrollo de los servicios de radiodifusión;
    e) Entender en los concursos públicos para el otorgamiento de licencias;
    f) Verificar el cumplimiento de las estipulaciones contenidas en los pliegos de condiciones y en las propuestas para la adjudicación;
    g) Aprobar la denominación de las estaciones;
    h) Supervisar la programación y el contenido de las emisiones;
    i) Calificar en forma periódica a las estaciones;
    j) Supervisar los aspectos económicos y financieros de los servicios;
    k) Aplicar las sanciones previstas por esta Ley e intervenir en todo tramite sobre caducidad;
    l) Registrar y habilitar al personal especializado que se desempeñe en los servicios de radiodifusión, proveer a su formación y capacitación con arreglo a las normas de armonización y complementación del sistema educativo nacional;
    m)Recaudar y administrar los fondos provenientes de la percepción del gravamen, de las multas, los intereses y las actualizaciones que resulten de la aplicación de esta Ley;
    n) Adjudicar las licencias para la prestación de los servicios complementarios;
    ñ) Resolver sobre los pedidos y prórrogas de licencias.

    Véase: Ley de Radiodifusión 22.285. Comité Federal de Radiodifusión. 15 de septiembre de 1980. Archivado desde el original el 14 de julio de 2006. Consultado el 22 de mayo de 2019. 
  13. Real Academia Española y Asociación de Academias de la Lengua Española (2014). «socarronería». Diccionario de la lengua española (23.ª edición). Madrid: Espasa. ISBN 978-84-670-4189-7. 
  14. Historia oral de los medios: una experiencia pedagógica de investigación (PDF). Compilado por Daniel Badenes (1ª edición). Quilmes, Provincia de Buenos Aires: Universidad Nacional de Quilmes, Departamento de Ciencias Sociales, Unidad de Publicaciones para la Comunicación Social de la Ciencia. 2018. p. 228. ISBN 978-987-558-516-4. Consultado el 12 de mayo de 2019. 
  15. Gomez, Silvana; Urtiaga, Lorena; Escudero, Natalia (2009). La televisión que mira la televisión (PDF). Provincia de Salta: Facultad de Humanidades, Universidad Nacional de Salta. p. 2. Consultado el 12 de mayo de 2019. 
  16. a b c d e f g h i j k l m n ñ o p q r s Castelo y Castelo, 2012
  17. Real Academia Española y Asociación de Academias de la Lengua Española (2014). «subrepción». Diccionario de la lengua española (23.ª edición). Madrid: Espasa. ISBN 978-84-670-4189-7. 
  18. Kaufman, 2010, p. 112
    Entre 1982 y 1983, se emitió Semanario insólito (canal 7), una parodia humorística de los noticieros y de los programas periodísticos del período [...] El programa incluía encuestas realizadas en la calle, a la manera de los ciclos que vengo mencionando, pero orientadas a la burla hacia la propia gente, incluso a través de una postproducción que favorecía el escarnio de los actores sociales, como posteriormente realizarían Videomatch a través de las cámaras ocultas y Caiga quien Caiga. La reflexividad que construía el programa a través del humor constituyó un desfase respecto de la metatelevisión posterior, a la vez que denunció la cristalización y cierto agotamiento de la modalidad interactiva de esta etapa, sosteniendo una crítica al atractivo que podía revestir la permanente interpelación de los actores sociales (tal vez demasiados cotidianos) investidos a menudo de una idealización no exenta de falso interés y populismo.
  19. En el juicio de «Liliana Belfiore contra Semanario insólito» (consultado el 11 de mayo de 2019) la Sala V de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional el 21 de octubre de 1982 expresó:
    “Quien está comprometido con el éxito, pierde un poco de su derecho a la intimidad; y corre el riesgo -si así lo quiere interpretar- de caer en la deformación humorística, que sólo por excepción podría ser injuria”.
  20. Real Academia Española y Asociación de Academias de la Lengua Española (2014). «transgredir». Diccionario de la lengua española (23.ª edición). Madrid: Espasa. ISBN 978-84-670-4189-7. 
  21. González Requena, 1999
  22. Jauset, 2007
  23. Prado y Delgado, 2010
  24. Wolf, 1984, p. 189–198
  25. Gómez, Rodolfo (2018). «Esfera pública y campo cultural. Estudio preliminar del uso del humor como modo de intervención pública de Bergara Leumann en las publicaciones gráficas de la década del ‘80 en Argentina». Huellas en papel (Buenos Aires) 6 (11). ISSN 2314-0623. Consultado el 11 de mayo de 2019. 
  26. Horvath, 1988, p. 99
  27. Eco, 2012
  28. Tous-Rovirosa, Anna (1 de octubre de 2009). «PaleoTV, NeoTV and MetaTV in US Drama Series» [PaleoTV, NeoTV and MetaTV in US Drama Series] (PDF). Revista Comunicar (Barceloña, España: Revista Científica de Educomunicación) 17 (33): 175-183. ISSN 1134-3478. doi:10.3916/c33-2009-03-009. Archivado desde el original el 2 de diciembre de 2017. Consultado el 5 de junio de 2019. 
  29. Beatriz Flores, Ana (2017). El rumor del humor: Jornadas de Investigación: innovación, rupturas y transformaciones en la cultura humorística argentina (PDF). Córdoba: Universidad Nacional de Córdoba. Consultado el 10 de mayo de 2019. 
    En 1982 aparece Semanario insólito. Se trata de una parodia del noticiero televisivo que eleva eventos ridículos e insignificantes a la categoría de acontecimiento periodístico. Esa mezcla de noticiero y programa cómico se afianza con La noticia rebelde (1986-1989) y continúa reproduciéndose en programas que acentúan el componente periodístico de opinión como Caiga Quien Caiga (1995-2014) o el de lo cómico, manteniendo la entrevista en un lugar central; Sin red (1988), Notishow (1988) y Penúltimo momento (1988-1989) son ejemplos de ello.
    p. 112
  30. Real Academia Española y Asociación de Academias de la Lengua Española (2014). «amalgamar». Diccionario de la lengua española (23.ª edición). Madrid: Espasa. ISBN 978-84-670-4189-7. 
  31. Kaufman, 2010, p. 283
  32. «Una misión imposible» (Texto). Buenos Aires: Clarín. 2002 de abril de 2009. Consultado el 11 de mayo de 2019. 
    [...] No tanto porque hayan pasado 24 años, sino porque Semanario, más que un formato o un programa a recrear, fue un corte, un punto de inflexión, una irrupción, un revulsivo llamado a establecer las bases de buena parte del humor televisivo a futuro (La noticia rebelde, PNP, Caiga quien caiga, TVR). Semanario insólito fue novedad, sorpresa, descubrimiento, originalidad. Fue un insuperable disparador de estímulos capaz de sacudir la parálisis de una sociedad en los tramos finales de un tiempo terrible. Raúl Portal, Virginia Hanglin, Raúl Becerra y Adolfo Castelo, con talento, ideas e ingenio, obraron el milagro de que fuera concebible la idea de volver a pensar en sonreír [...] Siguió con una encuesta callejera (recurso que nació como género en aquel ciclo). [...]
  33. Kaufman, 2010, p. 279
  34. Gándara, Mangone y Warley, 1997, p. 102
  35. a b c d e f g Carlón, Mario (2006). «De lo cinematográfico a lo televisivo - Metatelevisión, lenguaje y temporalidad» (PDF). Publicado por Eva Noriega el 19 de junio de 2015 en el Repositorio Institucional de la Universidad de La Plata. Arkadin (Provincia de Buenos Aires: La Crujía) 4 (2): 29-30. ISSN 1669-1563. Consultado el 12 de mayo de 2019. 
    (extractos de entrevista realizada a Gastón Portal –hijo de Raúl– por Mario Carlón, doctor en Ciencias Sociales por la Universidad de Buenos Aires y Licenciado en Historia del Arte por la Universidad Nacional de Plata)
    Un programa absolutamente revolucionario. La programación de hoy le debe mucho más de lo que se imagina a Semanario insólito. Fue el puntapié inicial para todo un estilo de televisión que sigue con La noticia rebelde, Caiga Quien Caiga, Televisión Registrada y un montón de programas de los nuestros, como Televicio y algunas cosas de Perdona Nuestros Pecados. Era una mirada irónica sobre los medios y la realidad. Fue quizás el programa que empezó a sacarle la naftalina a los medios. Que los medios no eran sagrados.

    En realidad yo no separo mucho a Semanario insólito de La noticia rebelde porque a La noticia rebelde la veo más como una continuidad. La diferencia es que La noticia rebelde duró cuatro años, por lo tanto, se asentó. Pero es la misma semilla. Y CQC es una renovación de Semanario insólito y La noticia rebelde, sin duda, y asumido de alguna manera por ellos mismos.

    [...] Ah, y ojo, porque en Semanario insólito empezó “Pasando revista”, no en La noticia rebelde. “Pasando revista” lo hacía Castelo con mi viejo en Semanario insólito... Y también, por ejemplo, invitaban a un montón de invitados a un living enorme, invitados muy importantes, no sé como hacían, lo que pasa es que no existía la costumbre de invitar a tanta gente y como era raro iban, —me acuerdo que se enojó mucho Karadagian una vez— y entonces durante cinco minutos le preguntaban el nombre, algo así... y entonces decían “Bueno, se nos acabó el tiempo, nos vamos al corte, muchas gracias por haber venido” y nadie había hablado, y Karadagian no entendió el chiste y se volvió loco.
  36. «Jurisprudencia» (PDF). El Derecho (Buenos Aires: Universidad Católica Argentina) 272 (14.159): 10-11. 10 de abril de 2017. ISSN 1666-8987. Consultado el 12 de mayo de 2019. 
    59.438 – CNCiv., sala H, febrero 15-2017. – C. y A. S.R.L. c. América TV S.A. y otros s/propiedad intelectual ley 11.723. (extracto)
    Manifestaron que los cedentes idearon y registraron en 1987, la idea de que dentro de un programa de televisión se inserte un bloque estructurado sobre la base de un comentario satírico que tuviera por objeto criticar humorísticamente e ironizar acerca de diversos programas de televisión, desarrollando ideas esbozadas en programas anteriores de su autoría, como “La Noticia Rebelde” y “Semanario Insólito”. Que, a efectos de plasmar su idea, generaron una metodología de trabajo consistente en la selección de fragmentos de programas donde se hayan cometido errores, furcios, bloopers o situaciones graciosas, centrando la crítica en el tema de los pasajes seleccionados o en las vestimentas, dichos, actitudes, comentarios fuera de lugar, barbaridades o desconceptos que se hayan expresado en ellos, a través de una mecánica integrada por un preámbulo, donde se prepara el efecto humorístico perseguido mediante la presentación del fragmento seleccionado en tono sarcástico, irónico o ficticiamente serio. Luego, se pasaba a la nota, preparación necesaria, ya que el fragmento no es originariamente cómico, ni ha sido extraído de un programa cómico, todo ello seguido de un remate, en donde se expone la conclusión y comentario de lo mismo, en el mismo tono del preámbulo, produciéndose el efecto humorístico a raíz del contraste entre la presentación previa, la exhibición y el remate. La razón social actora adquirió el aspecto patrimonial de sus derechos de autor con fecha 11 de julio de 1996 por medio de dos escrituras públicas que individualizan, entre otras obras editadas e inéditas. Entienden que la obra que les pertenece fue copiada por varios programas mencionados en la demanda, entre ellos “Caiga quien caiga”, “Perdona nuestros pecados”, “Televisión registrada” y “El Ojo Cítrico”.
  37. «Procesan y embargan por presunto plagio al productor de TVR» (Texto). Diario Judicial (Buenos Aires) (5756). 31 de marzo de 2005. ISSN 1667-8486. Consultado el 11 de mayo de 2016. 
  38. Sirvén, Pablo (19 de septiembre de 2002). «Millonario juicio por el formato» (Texto). Buenos Aires: La Nación. 
  39. «Procesan al productor de TVR por plagio» (Texto). Buenos Aires: Infobae.com. 2 de abril de 2005. Consultado el 9 de mayo de 2019. 
    La Justicia determinó ayer que "Televisión Registrada" es una copia del formato e idea del programa televisivo "Perdona Nuestros Pecados" (PNP), por lo que dispuso el procesamiento del productor Diego Gvirtz por el delito de "plagio" y trabó embargo sobre sus bienes por la suma de cien mil pesos, se informó oficialmente en Tribunales. [...]
  40. Emanuel, Resphigi (2 de abril de 2005). «Llega “Televisión Procesada”» (Texto). Página/12. Consultado el 9 de mayo de 2019. 
  41. «Una a favor de TVR» (Texto). Diario Judicial (Buenos Aires) (5756). 8 de junio de 2005. ISSN 1667-8486. Consultado el 9 de mayo de 2019. 
    Los jueces de la Sala V, Guillermo Rafael Navarro, Mario Filozof y Rodolfo Pociello Argerich, mencionaron la declaración de Gerardo Sofovich, uno de los creadores del programa “P.N.P.”, quien refirió expresamente que el programa “Televisión Registrada” no es una copia de “PNP”, por tratarse de dos formatos diferentes, vinculados únicamente por utilizar fragmentos de otros programas de televisión.
  42. «Televisión Sobreseída» (Texto). Página/12. 8 de junio de 2005. Consultado el 9 de mayo de 2019. 
  43. a b c d Massutti Llach, Gustavo (26 de marzo de 2006). «Virginia Hanglin: “Para mí el éxito es poder llenar la heladera.”». Revista Ahora (Buenos Aires: Diario Crónica). Consultado el 8 de junio de 2019. 
    [...] De hecho, “Semanario Insólito” fue prohibido por los militares. Pero Raúl se había ido antes porque se había peleado a sillazos con Raúl Becerra y Adolfo Castelo, por desinteligencias ideológicas. Me acuerdo muy bien porque yo era la única dama del grupo.
  44. Ulanovsky, Sirvén y Itkin, 1999
  45. Blejman, Mariano (1 de diciembre de 2004). «Caiga quien caiga regresa, pero por Canal 13: Nadie ocupó nuestro lugar» (Texto). Página 12. Consultado el 11 de mayo de 2016. 
  46. Emanuelli, Paulina Beatriz (Diciembre de 2001). «Dominante cultural y productos televisivos: géneros que homogeinizan preferencias» (PDF). Revista Latina de Comunicación Social (España, Canarias: Editorial Universidad de La Laguna) 4 (45): 3. ISSN 1138-5820. Consultado el 12 de mayo de 2019. 
    En esta década surgieron algunos géneros que después se consolidarían como ‘Semanario Insólito’ o ’La noticia rebelde’, que fueron iniciadores en el periodismo humorístico.
  47. «La última dictadura militar en Argentina: 24 de marzo de 1976 - 10 de diciembre de 1983». Oberá, Provincia de Misiones: Misiones Líder (diario digital). Consultado el 12 de mayo de 2019. 
  48. Emanuelli, Paulina Beatriz (Marzo de 2001). «Posmodernidad y globalización en los medios masivos de comunicación». Revista Latina de Comunicación Social (DOC) (Tenerife, España: La Laguna) 4 (39). ISSN 1138-5820. 
  49. Lussich, Rodrigo (22 de abril de 2019). «Ante la guerra de los ex "CQC", nace otro reclamo: "Se robaron todo de 'La Noticia Rebelde'"» (Texto). Buenos Aires: Infobae.com. Consultado el 11 de mayo de 2019. 
    Pero para contar la historia completa de los noticieros humorísticos de la televisión nacional, en los que se basó CQC, habría que ir todavía más atrás; a Semanario insólito, programa que se emitió en dos temporadas, en 1982 y 1983, y era conducido por Raúl Becerra, Adolfo Castelo, Raúl Portal y Virginia Hanglin. Ella fue la creadora de la frase que popularizó al ciclo: "Llegó Semanario insólito; llegó la televisión".
  50. Mazziotti, Nora (2007). «Un recorrido por la televisión entre la hiperinflación y el default» (PDF). XI Jornadas Interescuelas/Departamentos de Historia (San Miguel de Tucumán, Provincia de Tucumán: Departamento de Historia, Facultad de Filosofía y Letras. Universidad de Tucumán). 
    Caiga quien caiga, (C.Q.C) un noticiero humorístico, del mismo año y hecho por la misma productora [Cuatro Cabezas], comparte la estética, aunque se nutre también de modelos anteriores. Ya Semanario insólito (1982-1984) y La noticia rebelde (1986–1989) fueron exponentes de una tendencia menos acartonada, más zafada de hacer TV. Y los vincula también la mirada autorreflexiva y parodiante de la propia televisión que se instala en esos años.
    p. 12
  51. Campanario, Sebastián (5 de mayo de 2019). «La polémica de CQC. El daño que hacen los que creen que saben». Buenos Aires: La Nación. Consultado el 13 de mayo de 2019. 
  52. Aguilar, Rocío (2019). «CQC, ¿fue un plagio?». Lo Importante. Archivado desde el original el 13 de mayo de 2019. Consultado el 13 de mayo de 2019. 
  53. «El debut de Andy, Daniel y Freddy». Ciudad Magazine. 22 de julio de 2009. Consultado el 29 de mayo de 2019. 
    La intención de mezclar actualidad y humor es un camino que, históricamente, está plagado de cadáveres televisivos. Tan atractiva como difícil de implementar "bien", la fórmula se ha devorado infinidad de proyectos que hoy yacen en el olvido, afortunadamente para sus impulsores. Por el contrario, un puñado de títulos ha marcado a fuego el género del periodismo humorístico, si es que cabe la expresión, a punto tal de constituir casi un continuo en el tiempo. Así, una línea imaginaria que nace en Semanario insólito (1982), sigue en La noticia rebelde (1986) y continúa con CQC (1995) ha mostrado y demostrado, en diferentes épocas y contextos, la eficacia del "género" cuando se hace con ideas y talento.
  54. Música hoy, Temas 1-22 (Texto). Música Hoy Producciones. 1982 [Digitalizado en la Universidad de Texas el 18 de marzo de 2008]. p. 53. Consultado el 9 de mayo de 2019. 
  55. El Anuario Esquiú (Texto). Editorial Esquiú. 1982 [Digitalizado en la Universidad de Texas el 19 de noviembre de 2008]. Consultado el 9 de mayo de 2019. 
  56. Kuyoudmdjian, N.; Glade, J.I.; Vizioli, T. (6 de octubre de 2016). «Ríe y el mundo reirá contigo». Buenos Aires: Diario Publicable. Archivado desde el original el 13 de mayo de 2019. Consultado el 13 de mayo de 2019. 
  57. «Adiós a la ironía». Buenos Aires: Clarín. 23 de diciembre de 1999. Consultado el 13 de mayo de 2019. 
    [...] Con una idea que se entronca con el pionero Semanario insólito (1982) y se consolida con la no menos exitosa Noticia rebelde (1986) [...] Al igual que los mencionados antecesores (Semanario insólito y La noticia rebelde), no fueron los grandes ratings los que le dieron chapa histórica. [...]
  58. «El padre de “CQC”». General Roca, Provincia de Río Negro: Río Negro. 13 de marzo de 2008. Consultado el 13 de mayo de 2019. 
  59. Heguier, Jonathan (13 de octubre de 2017). «De la Puente: "Hoy no se podría hacer un programa opositor como CQC"». El Destape Web. Consultado el 13 de mayo de 2019. 
  60. Respighi, Emanuel (23 de jluio de 2009). «Furcios, desorden y gritos». Buenos Aires: Página/12. Consultado el 13 de mayo de 2019. 
  61. a b c d e Mindez, 2006
  62. a b «El ejército de ocupación interna». La Fogata Digital. Consultado el 11 de junio de 2019. 
  63. Palermo, Vicente; Novaro, Marcos (2004). «La Dictadura Militar 1976/1983: Del golpe de Estado a la restauración democrática» (PDF). Bicentenario. Revista de Historia de Chile y América (Buenos Aires: Editorial Paidós) 3 (1). ISSN 0717-7747. Consultado el 11 de junio de 2019. 
  64. Badenes, Daniel. «El Mundial 78, en blanco y negro». Papelitos. Consultado el 9 de junio de 2019. 
  65. «En la TV argentina, los clásicos no pasan de moda». Clarín. 16 de abril de 2015. Consultado el 12 de junio de 2019. 
  66. «Para el Guinness: los almuerzos de Mirtha Legrand cumplen 49 años». La Nación. 3 de junio de 2017. Consultado el 12 de junio de 2019. 
  67. Sirvén, Pablo (2013). El rey de la TV. Sudamericana. ISBN 9789500745345. 
  68. a b c d Sticotti, Joaquín (Junio y julio de 2017). «De Canal 7 a ATC: dictadura, renovación tecnológica y apuesta por la televisión comercial (1978-1979)» (PDF). Revista brasileira de hístoria ha mídia (en español, inglés y portugués) (Associação Brasileira de Pesquisadores de História da Mídia) 6 (I). ISSN 2238-5126. Consultado el 6 de junio de 2019. 
  69. Gregorio Santos, 1977, p. 352
  70. «Martín Fierro de Aire» (Texto). APTRA. 1964. Archivado desde el original el 18 de abril de 2019. Consultado el 18 de abril de 2019. 
  71. «Premios Martín Fierro (Edición N°06» (PDF). APTRA. 1964. Archivado desde el original el 21 de septiembre de 2016. Consultado el 8 de julio de 2016. 
  72. Blejman, Mariano (19 de diciembre de 1999). «“Me revuelve las tripas la falta de independencia”». Buenos Aires: Página/12. Consultado el 10 de junio de 2019. 
  73. «Telefé cumplió 45 años». Buenos Aires: La Prensa. 22 de julio de 2006. Consultado el 10 de junio de 2019. 
  74. Buero, 1999, p. 653
  75. Informativo DAIA Temas 65-70. Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas. 1973 [Digitalizado en la Universidad de Texas el 10 de diciembre de 2009]. p. 26. Consultado el 9 de mayo de 2019. 
  76. Pájaro de fuego, Volumen 1, Temas 1-3. Editorial Cromomundo. 1977 [Digitalizado en la Universidad de Texas el 19 de diciembre de 2009]. p. 81. Consultado el 9 de mayo de 2019. 
  77. a b c d Maestro y Vainman, 2016
  78. «Jorge Maestro presenta a otros “maestros”». Provincia de Río Negro: Río Negro. 13 de septiembre de 2004. Consultado el 19 de mayo de 2019. 
  79. Ulanovsky, Sirvén y Itkin, 1999, pp. 397
  80. Varela, 2005
  81. «Biblioteca de libros prohibidos» (PDF). Archivo Provincial de la Memoria (Provincia de Córdoba, Argentina: Ediciones del Pasaje). Marzo de 2012. Consultado el 12 de septiembre de 2019. 
  82. WALAS, 2016
  83. Nielsen y Vega, 2006, p. 296
  84. Buero, 1999, p. 659
  85. «La epopeya de mayo, parte única» (Vídeo). Youtube. 4 de diciembre de 2009. Consultado el 26 de junio de 2016. 
  86. «La epopeya de Mayo - 1979 - animación - Breccia - Especial - Argentina» (Vídeo). Youtube. 29 de septiembre de 2016. Consultado el 1 de mayo de 2019. 
  87. Breccia, Enrique (15 de abril de 2019). «Mi padre, Alberto Breccia, fue un historietista químicamente puro» (Texto). Infobae. Consultado el 1 de mayo de 2019. 
  88. Del Corro, Fernando (15 de abril de 2019). «Alberto Breccia, el dibujante que acompañó a Oesterheld en “El Eternauta”» (Texto). Radio Mitre. Consultado el 1 de mayo de 2019. 
  89. «Se cumplen 34 años de la primera emisión a color en la televisión argentina». Baradero Te Informa. 1 de mayo de 2014. Consultado el 19 de mayo de 2019. 
  90. «Leopoldo Galtieri». El País. 20 de mayo de 1989. Consultado el 11 de junio de 2019. 
  91. Suárez Perín, Emiliano (31 de marzo de 2019). «Faltan más de 100 horas de filmaciones de la guerra de Malvinas». Buenos Aires: Clarín. Consultado el 22 de mayo de 2019. 
  92. Borella, Guillermo (2 de abril de 2019). «Guerra de Malvinas: El rol de los medios, un debate pendiente». Revista Noticias (Buenos Aires: Editorial Perfil). ISSN 0328-4298. Consultado el 13 de mayo de 2019. 
  93. «La cobertura de la Guerra de Malvinas: del “estamos ganando” al “¿tenían frío?”». Provincia de Santa Fe: Aire de Santa Fe. 2 de abril de 2019. Consultado el 13 de mayo de 2019. 
  94. Vazquez, Celeste (14 de junio de 2017). «La guerra de Malvinas y una campaña mediática acorde a los intereses de la Junta Militar». La Izquierda Diario. Consultado el 13 de mayo de 2019. 
  95. «El periodismo argentino y su papel en la Guerra de Malvinas». Minutouno.com. 1 de abril de 2007. Consultado el 13 de mayo de 2019. 
  96. a b Del Carmen Ruggiero, Beatríz. «Mensaje especial» (PDF). Provincia de Buenos Aires, La Plata: Facultad de Periodismo y Comunicación Social, Universidad Nacional de La Plata. pp. 17-18. Consultado el 12 de mayo de 2019. 
  97. Molero, Miriam (1 de abril de 2002). «La televisión fue el vocero de la guerra» (Texto). Buenos Aires: La Nación. Consultado el 11 de mayo de 2016. 
  98. Ulanovsky, Sirvén y Itkin, 1999

    Durante la guerra, por cuestiones de seguridad, la Junta Militar establece pautas para la difusión de información. Las pantallas no quedan afuera de estas normas y restricciones. Ordena que no se dé información que:

    • Produzca pánico.
    • Atente contra la unidad nacional.
    • Reste credibilidad y/o contradiga la información oficial.
    • Socave la convicción respecto a los derechos argentinos.
    • Pueda generar disturbios sociales, alterando con ello el orden interno.
    • Genere sentimientos y/o actitudes agresivas respecto a las personas y/o intereses de la comunidad británica en el país.
    • Procure tendenciosamente afectar la relación en otros países.
    • Procedente del exterior, apunte a facilitar el logro de los objetivos psicológicos del oponente.
    • Se refiera a operaciones militares argentinas sin que provenga de fuente oficial.
    • Exalte el poderío bélico británico o minimice a las fuerzas nacionales.
    • Permita conocer el pronóstico meteorológico del Atlántico sur y/o refleje el movimiento de barcos en el Río de la Plata y litoral marítimo.
    Además, el 30 de abril se publicó en el Boletín Oficial de la República Argentina:

    “Todos los informes y noticias del exterior, cualquiera sea su procedencia y medio utilizado y toda información relacionada con aspectos que hacen al desarrollo de las operaciones militares y de la seguridad nacional, quedan sujetos al control del Estado Mayor Conjunto, previo a su difusión por los medios informativos, sean éstos orales, escritos o televisados.”

  99. Boletín Oficial de la República Argentina. Segunda sección. Ministerio de Educación y Justicia, Registro Nacional de la Propiedad Intelectual. 1 de enero de 1963 [4 de mayo de 2013]. p. 17. «741.664. — Un Osvaldo al más allá — tel. unit. castell. 122 pág. Autor: Carlos Darío y Carlos Aguilar. LS S3 T.V. Canal 9. Cap. Fed. may|jun|62. Arg.». 
  100. Buero, 1999, pp. 108—610
  101. Nielsen y Vega, 2001, p. 116
  102. Nielsen y Vega, 2004, p. 63
  103. «Raúl Portal y Chicha Candela». Buenos Aires: Universidad de Palermo, Facultad de Diseño y Comunicación. 16 de abril y 7 de mayo de 2007. Consultado el 11 de agosto de 2019. 
  104. «Pantallas y Escenarios». Provincia de Santa Fe: El Litoral. 19 de enero de 2003. Consultado el 13 de mayo de 2019. 
  105. Ulanovsky, Sirvén y Itkin, 1999, pp. 414—423
  106. «TV Playbok: "Let's add a kid!"» (en inglés). IGN. 10 de diciembre de 2008. Consultado el 8 de junio de 2019. 
  107. Carnevale, 1999, p. 110
    Recién a las 22,10, el jefe de prensa del Ministerio del Interior, Raúl Portal, confirmó la noticia de la clausura.
  108. Ulanovsky, Carlos (7 de noviembre de 1999). «Nadie perdona los pecados de Portal» (Texto). Buenos Aires: La Nación. Consultado el 11 de mayo de 2016. 
  109. «Recordando a los grandes del espectáculo argentino» (PDF). Recopilación de Osvaldo Béranger. El periódico de la gente (Buenos Aires: Genesis) 22 (251): 3. Marzo de 2015. ISSN 1852-7876. Consultado el 12 de mayo de 2019. 
  110. «Adolfo Castelo». Argentina.ar. Archivado desde el original el 24 de noviembre de 2009. Consultado el 6 de junio de 2019. 
  111. Respighi, Emanuel (24 de noviembre de 2004). «Adolfo Castelo, la ironía como bandera». Buenos Aires: Página/12. Consultado el 6 de junio de 2019. 
  112. «Hombre de peso en los medios». Buenos Aires: Clarín. 3 de enero de 2001. Consultado el 6 de junio de 2019. 
  113. a b c Di Vito y Bernárdez, 2017
  114. Mazziotti, 2002, p. 47
  115. Fabregat, Eduardo (Junio de 2006). «La noticia rebelde, pero del siglo XXI» (Texto). Página 12. Consultado el 20 de junio de 2016. 
  116. «"Semanario insólito”: ansiedad por el retorno de la democracia» (Vídeo y texto). Archivo Prisma. 19 de diciembre de 1982. Archivado desde el original el 7 de julio de 2017. Consultado el 24 de mayo de 2016. 
  117. «“Semanario insólito”: ansiedad por el retorno de la democracia» (Video y texto). Archivo Histórico de Radio y Televisión Argentina. 19 de diciembre de 1982. Consultado el 12 de mayo de 2019. 
  118. Gamboa de Vitelleschi, 2006
  119. Hermida, 1999, pp. 1982, 1986, 2004
  120. Ulanovsky, Sirvén y Itkin, 1999, p. 438
  121. Casero, Analía (21 de agosto de 2015). «Relaciones monstruosas». Provincia de Córdoba: Revista El Sur. Consultado el 13 de mayo de 2019. 
  122. Paz, Pluma (11 de agosto de 2015). «"El Clan": una familia peligrosa». El Espectador Avezado. Archivado desde el original el 13 de mayo de 2019. Consultado el 13 de mayo de 2019. 
  123. Briguet, 1993, p. 82
  124. Blejman, Mariano (15 de agosto de 2000). «Me voy porque ya no doy más». Página/12. Consultado el 15 de mayo de 2019. 
  125. Sabando, Florencia Luján (2015) [Universidad Nacional de General Sarmiento]. Historia de las revistas de interés general en Argentina (RTF). Quilmes, Provincia de Buenos Aires: Universidad Nacional de Quilmes. Consultado el 15 de mayo de 2019. 
  126. a b Sirvén, 1998, p. 276
  127. Ulanovsky, Sirvén y Itkin, 1999, pp. 414, 423
  128. «Otro fracaso para Repetto» (Texto). Provincia de Mendoza: El Sol. 22 de agosto de 2006. Consultado el 10 de mayo de 2019. 
  129. «Nico vuelve a probar con Telefé» (Texto). Provincia de Buenos Aires, La Plata: El Día. 10 de diciembre de 2010. Consultado el 10 de mayo de 2019. 
  130. Moreno, Victoria (27 de octubre de 2017). «Repetto: "En el caso Maldonado hubo una timba de especulaciones y se politizó"». Buenos Aires: El Cronista. Consultado el 12 de mayo de 2019. 
    [...] Su primera aparición fue en 1983, como notero de Semanario insólito, el primer noticiero humorístico argentino. [...]
  131. Sirvén, 1998, p. 451
  132. Castro, Juan (28 de agosto de 2000). «Nicolás Repetto, un "bicho de la televisión"». Buenos Aires: Página/12. Consultado el 13 de mayo de 2019. 
    La primera imagen que recuerdo de Nicolás Repetto pertenece a "Semanario Insólito", un magazine semanal de principios de los 80 en la pantalla del viejo y glorioso Canal 7 conducido por Raúl Portal, Virginia Hanglin, Nicolás Becerra y Adolfo Castelo. En plenas vacaciones de verano, los capos se fueron a Mar del Plata y dejaron a un movilero a cargo de la sucursal B.A., ciudad en la que no pasaba absolutamente nada y en la que este personaje inventó la sección Deportes Para Ejecutivos Con Poco Tiempo. Con paraguas (llovía a cántaros) y micrófono en mano, el muchacho se tiró desde el trampolín más alto de Parque Chacabuco, después puso la imagen en reversa (volvía desde el agua a estar arriba del trampolín) y terminaba dándoles consejos a los yuppies sin tiempo.
  133. «Semanario Insólito, 26-12-1982» (Video y texto). Archivo Prisma. 19 de diciembre de 1982. Archivado desde el original el 12 de noviembre de 2017. Consultado el 24 de mayo de 2016. 
  134. «Lo mejor de Semanario insólito» (Video y texto). Archivo Histórico de Radio y Televisión Argentina. 19 de diciembre de 1982. Consultado el 12 de mayo de 2019. 
  135. Rottman, Diego (17 de octubre de 2011). «11 buenos programas de tv que nadie recuerda» (Texto). Malas Palabras. Consultado el 10 de mayo de 2019. 
  136. Vogel, Javier (4 de septiembre de 2004). «Los herederos de Nico» (Texto). Provincia de Córdoba: La Voz del Interior. Consultado el 10 de mayo de 2019. 
  137. Ulanovsky, Sirvén y Itkin, 1999, p. 422
  138. Socco, Alexis (8 de abril de 2015). Norbert Degoas: el rey sigue vivo (5). Mar del Plata, Provincia de Buenos Aires: Nuez Moscada. Consultado el 12 de mayo de 2019. 
  139. «Murió el locutor Norbert Degoas». Todo Noticias. 9 de septiembre de 2013. Consultado el 13 de mayo de 2019. 
  140. «Profundo pesar por la muerte de Norbert Degoas». Mar del Plata, Provincia de Buenos Aires: 0223.com.ar. 9 de septiembre de 2013. Consultado el 13 de mayo de 2019. 
  141. «"Semanario insólito": lo mejor de la televisión» (Vídeo y texto). Archivo Prisma. 28 de octubre de 2015. Archivado desde el original el 2 de noviembre de 2015. Consultado el 24 de mayo de 2016. 
  142. «“Semanario insólito”: homenaje a “lo mejor” de la televisión argentina» (Video y texto). Archivo Histórico de Radio y Televisión Argentina. 1983. Consultado el 12 de mayo de 2019. 
  143. a b c d Respighi, Emanuel (13 de marzo de 2008). «Mucho más que un bigote célebre». Página/12. Consultado el 9 de junio de 2019. 
  144. «Televisión. Primera parte». Arlequín (Sociedad Argentina de Gestión de Actores Intérpretes) (9). Abril de 2014. Consultado el 7 de junio de 2019. 
  145. «Castelo X 2». Provincia de Santa Fe: El Litoral. 23 de septiembre de 2000. Consultado el 29 de mayo de 2019. 
    "La noticia rebelde" y "Semanario insólito", dos ciclos que al mezclar humor y actualidad marcaron una nueva forma de hacer televisión en Argentina [...]
  146. Alfonso, 2014, p. 140
  147. «La Noticia Rebelde: la historia de humor y muerte en un programa que marcó la televisión argentina». Minutouno.com. 13 de marzo de 2008. Consultado el 15 de mayo de 2019. 
  148. «La ironía y la irreverencia según La noticia rebelde» (Texto). RollingStone. 25 de febrero de 2011. Archivado desde el original el 9 de junio de 2016. Consultado el 11 de mayo de 2016. 
  149. a b c d «Trayectoria». Consultado el 7 de junio de 2019. 
  150. a b Ulanovsky, Sirvén y Itkin, 1999
  151. a b c d «La noticia rebelde, la información irreverente» (Texto). D-Revistas Magazine. 2017. Consultado el 13 de mayo de 2016. 
    El puntapié inicial para que una emisión como La Noticia Rebelde saliera al aire fue el éxito de su antecesor: ‘Semanario Insólito’ (1982) el primer noticiero humorístico dsie la televisión argentina presentado en las pantallas del entonces canal estatal ATC (Argentina Televisora Color). Con una escenografía similar al noticiero de un canal y 4 desconocidos: Adolfo Castelo, Raúl Becerra, Raúl Portal y Virginia Hanglin, ‘Semanario insólito’ creó un nuevo modelo en la televisión.
  152. «"Se va a acabar...", y se acabó». Revista Viva (Diario Clarín). 6 de octubre de 2013. 
  153. a b c Blejman, Mariano (9 de julio de 2004). «Aquel humorista que pensaba las cosas en serio». Página/12. Consultado el 15 de mayo de 2019. 
  154. Albornoz, Kreimer y Glavich, 1996, p. 307
  155. Lagos, Julio (1 de enero de 2019). «El día que la crotoxina reunió al general Camps y a Lidia Papaleo, salvajemente torturada por el ex jefe de la policía de la dictadura». Infobae.com. Consultado el 4 de agosto de 2019. 
  156. Agustina Yasmín, El Idd (Mayo de 2012). «La era del ñandú: ¿Cómo es posible tal “manipulación”?» (PDF). Universidad de San Andrés. Consultado el 4 de agosto de 2019. 
  157. El Porteño, Volumen 5. Artemúltiple. 1986. p. 25. Consultado el 4 de agosto de 2019. 
  158. «Los 60 años de Nicolás Repetto: el conductor que marcó una época en nuestra televisión» (Texto). Buenos Aires: Infobae.com. 11 de marzo de 2017. Consultado el 10 de mayo de 2019. 
  159. «"Se acabó el negocio de los argentinos que van a currar a Paraguay"». Primicias Ya.com. 30 de enero de 2018. Consultado el 7 de junio de 2019. 
  160. Altamirano, Luciano (3 de marzo de 2016). «El humor en los tiempos de Macri». La Plata, Provincia de Buenos Aires: Diario Contexto. Consultado el 29 de mayo de 2019. 
  161. «De “La noticia rebelde” a un aviso de telefonía». Buenos Aires: Clarín. 21 de octubre de 2013. Consultado el 15 de mayo de 2019. 
  162. «Carlos Abrevaya, el primero». Diario sobre Diarios. 29 de julio de 2014. Consultado el 5 de junio de 2019. 
  163. Aguirre Blanco, Roberto (17 de octubre de 2011). «En seis décadas, los 60 ciclos que hicieron historia en la TV». Asteriscos.tv. Consultado el 7 de junio de 2019. 
  164. Diez, Francisco (11 de octubre de 2012). «Un clásico de la TV argentina» (Texto). Diario Publicable. Archivado desde el original el 24 de septiembre de 2016. Consultado el 13 de mayo de 2016. 
  165. «Teresita Ferrari: ‘‘CQC’ copió a ‘La noticia rebelde’’». elnueve. 22 de abril de 2019. Consultado el 15 de mayo de 2019. 
  166. «Jorge Nielsen, autor de minuciosa historia de la TV argentina en varios volúmenes, muy decepcionado». Repórter del Espectáculo. 12 de noviembre de 2002. Consultado el 7 de junio de 2019. 
  167. Chaiana, Patricia (29 de septiembre de 1998). «La industria de los pilotos (Solamente palabras)» (Texto). Página 12. Consultado el 10 de mayo de 2016. 
  168. «Kablan y Szeta llegan a La Plata con una propuesta teatral diferente» (Texto). En 40 líneas. 24 de marzo de 2018. Consultado el 5 de mayo de 2019. 
  169. «Periodistas y medios del pasado: La noticia rebelde» (Texto). Universidad de Palermo: La cocina del periodismo. 7 de noviembre de 2008. Consultado el 5 de mayo de 2019. 
  170. «La noticia rebelde, un programa ingenioso» (Texto). Te Acordás. 6 de diciembre de 2007. Consultado el 5 de mayo de 2019. 
  171. «Divertida visión sobre el mundo femenino» (Texto). La Nueva. 9 de agosto de 2009. Consultado el 5 de mayo de 2019. 
  172. «La comedia ‘¿Por qué será que las queremos tanto?' llega a Posadas» (Texto). El Territorio. 27 de septiembre de 2016. Consultado el 5 de mayo de 2019. 
  173. Real Academia Española y Asociación de Academias de la Lengua Española (2014). «telebasura». Diccionario de la lengua española (23.ª edición). Madrid: Espasa. ISBN 978-84-670-4189-7. 
  174. Valbuena de la Fuente, Felicísimo (2001). «Reseña de "Telebasura y Democracia" de Gustavo Bueno Martínez». En Universidad Complutense de Madrid, ed. CIC. Cuadernos de Información y Comunicación (en español) (Madrid, España) (6). ISSN 1135-7991. Consultado el 5 de junio de 2019. 
  175. Tur Viñes, Victoria (2005). Universidad de Alicante, ed. La calidad del audiovisual infantil, desde el receptor. Propuesta para una comunicación de calidad. Contenidos, Efectos y formación / Carcelén, S.; Rodríguez, C. y Villagra, N. (editoras). Madrid: Edipo. ISBN 84-88365-18-7. Consultado el 5 de junio de 2019. 
  176. Gomez, Belén (20 de abril de 2012). «La hija de». Página/12. Consultado el 15 de mayo de 2019. 
  177. a b Bonino, Bonino (20 de mayo de 2018). «Se cumplen 20 años del suicidio de Yabrán: el dueño del poder en las sombras». Buenos Aires: Editorial Perfil. Consultado el 15 de mayo de 2019. 
  178. Caminos, Mauricio. «La foto que le costó la vida a Cabezas». La Nación (Buenos Aires). Consultado el 15 de mayo de 2019. 
  179. «A veinte años de un crimen que puso de pie al país: José Luis Cabezas». Todo Noticias. 24 de enero de 2017. Consultado el 15 de mayo de 2019. 
  180. Noticias, ed. (1998). José Luis Cabezas Fotografías. Libros Perfil S.A. ISBN 9506391610. 
  181. Álvarez Naranjo, Jorge (Diciembre de 2007). «¿Televisión basura?» (PDF). Creación y Producción en Diseño y Comunicación Nº13 (Buenos Aires: Facultad de Diseño y Comunicación, Universidad de Palermo) 13 (4). ISSN 1668-5229. 
  182. Respighi, Emanuel (18 de diciembre de 2008). «La perversión de la TV basura». Buenos Aires: Página/12. Consultado el 15 de mayo de 2019. 
  183. Respighi, Emanuel (7 de abril de 2018). «La televisión basura». El Esquiú. Consultado el 15 de mayo de 2019. 
  184. «Telebasura en Argentina». Colombia: El Tiempo. 24 de junio de 1944. Consultado el 15 de mayo de 2019. 
  185. «La TV que no vemos» (Texto). Buenos Aires: La Nación. 29 de enero de 1998. Consultado el 10 de mayo de 2016. 
  186. «Kusnetzoff, Tognetti, Villarreal: un trío que busca recuperar el espíritu de ‘La noticia rebelde’». San Carlos de Bolívar, Provincia de Buenos Aires: Diario La Noticia. 18 de julio de 2009. Consultado el 12 de mayo de 2019. 
  187. «¡Imperdible! El día que Mario Pergolini visitó a Jorge Guinzburg en La biblia y el calefón». eltrece. 14 de noviembre de 2015. Consultado el 9 de junio de 2019. «Mario Pergolini siempre reconoció que su programa era ni más ni menos que una vuelta de tuerca de “La Noticia Rebelde” [...]». 
  188. «De la Puente, durísimo con Pergolini: "Siempre fue un empresario"» (Texto). Provincia de Córdoba: La Voz del Interior. 10 de mayo de 2018. Consultado el 9 de junio de 2019. «Además de reconocer que la idea de CQC fue hacer un La noticia rebelde moderna [...]». 
  189. Polimeni, Carlos (21 de diciembre de 1999). «Todo termina, al fin». Buenos Aires: Página/12. Consultado el 9 de junio de 2019. 
  190. «¿Y los medios qué? Un recorrido por símbolos mediáticos y reglamentaciones que definen la gráfica, la radio y la televisión en la Argentina» (PDF). Voces en el Fénix. Consultado el 9 de junio de 2019. 
  191. «Video inédito de Andy Kusnetzoff y sus mejores entrevistas, presentadas para el show de David Letterman». Ciudad Magazine. Consultado el 9 de junio de 2019. 
  192. a b c Respighi, Emanuel (12 de abril de 2006). «El regreso de "Semanario insólito", 24 años después» (Texto). Página/12. Consultado el 5 de mayo de 2019. «[...] el formato de Semanario insólito –el ciclo que cambió la manera de hacer periodismo televisivo a comienzos de la década del 80 a fuerza de ironía y creatividad– [...]». 
  193. Liponetzky, Carolina (26 de marzo de 2006). «Gustavo López va a "Canal 7"» (Texto). Ámbito Financiero. Consultado el 5 de mayo de 2019. 
  194. «La pelea por el rating genera más cambios» (Texto). La Gaceta. 10 de abril de 2006. Consultado el 5 de mayo de 2019. 
  195. «Más cambios para continuar en la lucha por el rating» (Texto). La Nueva. 11 de abril de 2006. Consultado el 5 de mayo de 2019. 
  196. «Noticias tontas inspiradas en los pioneros del humor periodístico» (Texto). Rosario, Provincia de Santa Fe: La Capital. 12 de abril de 2006. Consultado el 5 de mayo de 2019. 
  197. Stiletano, Marcelo (14 de abril de 2006). «"Semanario", en busca de equilibrio» (Texto). Buenos Aires: La Nación. Consultado el 11 de mayo de 2016. 
  198. «Propuesta de Capacitación» (PDF). Nodo Audiovisual Tecnológico Litoral (Polo Centro Este). Abril de 2012. p. 7. Consultado el 5 de mayo de 2019. 
  199. «Entre la ironía y el reality» (Texto). Buenos Aires: Clarín. 12 de abril de 2006. Consultado el 5 de mayo de 2019. 
  200. «El semillero de Nicolás Repetto en la televisión» (Texto). Ciudad Magazine. 19 de marzo de 2019. Consultado el 5 de mayo de 2019. 
  201. Otero, Nieves (27 de agosto de 2016). «¿Cómo están hoy los integrantes de la tribuna de "Nico"?» (Texto). Buenos Aires: Infobae.com. Consultado el 5 de mayo de 2019. 
  202. «El pin» (PDF). Crítica de la Argentina (Buenos Aires: Papel 2.0) 1 (326): 36. 25 de enero de 2009. ISSN 1851-6378. Consultado el 12 de mayo de 2019. 
  203. «Diego Reinhold» (Texto). Alternativa Teatral. Consultado el 5 de mayo de 2019. 
  204. «Diego Reinhold» (Texto). Fundación Konex. Consultado el 5 de mayo de 2019. 
  205. «América sale a competir con "Mujeres asesinas"» (Texto). InfoRegión. 10 de abril de 2006. Consultado el 5 de mayo de 2019. 
  206. «“Mujeres asesinas” y “Telefé Cortos” vuelven a la televisión» (Texto). El Territorio. 9 de abril de 2006. Consultado el 5 de mayo de 2019. 
  207. Guadalupe, Diego (13 de abril de 2006). «Ni Semanario Insólito ni La Noticia Rebelde: llegó Episodio 2» (Texto). Buenos Aires: Clarín. Consultado el 10 de mayo de 2016. 
  208. «Telones y pantallas». Buenos Aires: Clarín. 12 de febrero de 2006. Consultado el 15 de mayo de 2019. 
  209. «Maradona, más cerca de Telefe». La Política Online. 11 de abril de 2006. Consultado el 15 de mayo de 2019. 
  210. «Comenzó la guerra del rating en la TV abierta». La Plata, Provincia de Buenos Aires. 4 de marzo de 2006. Consultado el 15 de mayo de 2019. 
  211. «Segundas partes, ¿serán buenas?» (Texto). Diario Popular. 26 de abril de 2006. Consultado el 5 de mayo de 2019. 
  212. a b c «Parecido, pero bastante diferente» (Texto). Buenos Aires: Clarín. 15 de abril de 2006. Consultado el 5 de mayo de 2019. 
  213. Abrevaya, Carlos (1989). Medios locos. Ediciones de la Urraca. 
  214. Stiletano, Marcelo (22 de junio de 2000). «Medianoche de locos» (Texto). Buenos Aires: La Nación. Consultado el 6 de junio de 2019. «Es un noticiero. Se va a llamar Medios locos en homenaje a Carlos Abrevaya. La idea es dar información que no se ve en ningún lado, con mucha investigación detrás, y usar el archivo enorme que tiene la productora de Gastón Portal, responsable de PNP. Las noticias van a ser reales, producidas por periodistas que tienen mucha experiencia en la tele, y nosotros -Castelo, Gillespi y yo [Mex Urtizberea]- las vamos a comentar desde el humor.» 
  215. Lezama, Dolores (14 de abril de 2006). «Tibio homenaje a un histórico» (Texto). La Prensa. Consultado el 5 de mayo de 2019. «[...] La propuesta midió 3,7 puntos de rating en su envío inicial.» 
  216. «Un rosario de consultas por Lufrano» (Texto). La Política. 20 de mayo de 2006. Consultado el 5 de mayo de 2019. «Chau Semanario. [...] Si bien se pensaba que saliera al aire dos veces por semana, las malas críticas de los especialistas sumado al bajo rating y a la mala pauta publicitaria, habrían acelerado su final. [...]». 
  217. «Pico y pala para Boca» (Texto). Buenos Aires: Infobae.com. 31 de agosto de 2006. Consultado el 5 de mayo de 2019. 
    [...] Los cinco programas que menos duraron en televisión, que estuvo conformado por Chicas de la calle, conducido por Verónica Lozano y Anita Martínez, con quince emisiones al aire; El llamado final con Soledad Pastorutti que duró siete programas; Semanario episodio 2, con seis programas al aire; Blef con Diego Korol y sus tres días en la pantalla de Canal 13 y el récord absoluto: A todo culorr, con Alfredo Casero y Leticia Brédice, quienes permanecieron sólo un día al aire. [...]
  218. Heram, Yamila (2013). «La crítica de televisión en la prensa durante la formación de los multimedios. Modernización del medio, mutación del género e integración académica.» (PDF). Buenos Aires: Facultad de Ciencias Sociales, Universidad de Buenos Aires. p. 138. Consultado el 10 de mayo de 2019. 
  219. «El IAPC en el programa de Virginia Hanglin» (Texto). Instituto Argentino para la Calidad. 2012. Archivado desde el original el 28 de junio de 2014. Consultado el 10 de mayo de 2016. 
  220. Dabrowski, Alejandro (2005). Caiga quien caiga: claves del éxito de un programa con una década de permanencia en el aire y con estilo distinto de hacer las cosas (DOC). Provincia de Buenos Aires: Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales, Universidad de Morón. p. 11. 
  221. «Llegó Zoom, parecido a CQC». La Plata, Provincia de Buenos Aires: El Día. 22 de julio de 2009. Consultado el 13 de mayo de 2019. 
  222. «Jorge Guinzburg, en el recuerdo de todos» (Texto). PrimiciasYa. 3 de febrero de 2011. Archivado desde el original el 13 de mayo de 2016. Consultado el 10 de mayo de 2016. 
  223. «Expresar pesar por el fallecimiento de Jorge Guinzburg». Honorable Cámara de Diputados de la Nación Argentina. 13 de marzo de 2008. Consultado el 10 de mayo de 2019. 
  224. «Se va un pequeño gigante de los medios». ESPN. 13 de marzo de 2013. Consultado el 10 de mayo de 2019. 
  225. «Expresar pesar por el fallecimiento de Jorge Guinzburg» (PDF). Orden del Día Nº 127. Honorable Cámara de Diputados de la Nación Argentina (publicado el 9 de abril de 2008). 21 de mayo de 2008. Consultado el 13 de mayo de 2019. 
  226. «Murió Antonio Carrizo» (Texto). Buenos Aires: Clarín. 1 de enero de 2016. Consultado el 10 de mayo de 2016. 

Bibliografía[editar]

Periódicos y publicaciones[editar]

Enlaces externos[editar]