Elecciones presidenciales de Argentina de 1983

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
← 1973 • Bandera de Argentina • 1989 →
Elecciones presidenciales de 1983
600 electores para elegir al Presidente de la Nación
301 electores necesarios para ganar
Domingo 30 de octubre de 1983
Tipo Presidencial
Período 10 de diciembre de 1983 - 10 de diciembre de 1989[1]

Demografía electoral
Población 29,454,738
Hab. inscritos 17,929,591
Votantes 15,350,186
Participación
  
85.61 % Green Arrow Up.svg 1.3 %
Votos válidos 14,927,512 (97 25%)
Votos en blanco 334,946 (2 18%)
Votos nulos 87,728 (0 57%)

Resultados
Alfonsin.jpg
Raúl Alfonsín – UCR
Votos 7 724 559 Green Arrow Up.svg 165.8 %
Votos electorales 317  
  
51.75 %
Ítalo Argentino Luder.jpg
Ítalo Luder – PJ
Votos 5 995 402 Red Arrow Down.svg 18.5 %
Votos electorales 259  
  
40.16 %
Oscar Alende -circa 1973.jpg
Oscar Alende – PI
Votos 347 654  
Votos electorales 2  
  
2.33 %
Rogelio Frigerio - Gente 734 AG 1979.jpg
Rogelio Frigerio – MID
Votos 177 426  
Votos electorales 2  
  
1.19 %
Francisco Manrique.gif
Francisco Manrique – PF
Votos 104 114 Red Arrow Down.svg 92.8 %
Votos electorales 0  
  
0.70 %
HSSamarbete.svg
Otros partidos
Votos 578 357  
Votos electorales 20  
  
3.87 %

Mapa del resultado de la elección presidencial
Elecciones presidenciales de Argentina de 1983

Coat of arms of Argentina.svg
Presidente de Argentina
Titular
Reynaldo Bignone
Militar

Las elecciones presidenciales de Argentina de 1983 se llevaron a cabo el domingo 30 de octubre de dicho año con el objetivo de volver a la democracia tras la dictadura instalada en 1976, conocida como el Proceso de Reorganización Nacional y la Guerra de Malvinas del año anterior.

Los comicios se realizaron bajo el texto constitucional impuesto durante la dictadura militar autodenominada Revolución Libertadora, que establecía el sufragio indirecto y un mandato presidencial de seis años sin posibilidad de reelección inmediata.

Triunfó el candidato radical Raúl Alfonsín con un 51.75% del voto popular y 317 votos de los 600 miembros del Colegio Electoral. En segundo lugar resultó el candidato peronista Ítalo Luder, que obtuvo el 40.16% del voto popular y 259 electores. Los otros dos candidatos más votados fueron Oscar Alende, del Partido Intransigente, con el 2.33% de los votos, y Rogelio Frigerio, del Movimiento de Integración y Desarrollo, con el 1.19%, obteniendo ambos 2 electores cada uno. Los 20 electores restantes fueron a parar a partidos sin fórmula, que ocuparon el 2.23% todos juntos. El restante 2.34% fue a parar a otras candidaturas, que no obtuvieron electores. De todas las elecciones realizadas desde entonces hasta la fecha, estas tuvieron el nivel de polarización más alto entre dos candidatos, con Alfonsín y Lúder acaparando juntos el 91.91% de los sufragios válidamente emitidos.

Las elecciones de 1983 iniciaron el período más largo de continuidad democrática de la historia argentina, no interrumpido desde entonces. Simultáneamente se eligieron la totalidad de los miembros del Congreso Nacional y al asumir el presidente Alfonsín, se renovaron la totalidad de los miembros de la Corte Suprema. Fue la primera victoria presidencial obtenida hasta entonces por la Unión Cívica Radical desde 1928 y la primera derrota del Partido Justicialista en elecciones libres.

Alfonsín no finalizó el mandato constitucional debido a que "resignó" su cargo cinco meses antes, el 8 de julio de 1989. Alfonsín no fue sucedido por el vicepresidente Víctor Martínez, sino por el presidente sucesor ya electo Carlos Menem, quien completó el mandato de seis años iniciado el 10 de diciembre de 1983, antes de dar inicio el suyo el 10 de diciembre de 1989.

Antecedentes[editar]

Golpe de Estado de 1976 y dictadura militar[editar]

El 24 de marzo de 1976, en medio de la crisis social, política y económica que envolvía al gobierno constitucional de María Estela "Isabel" Martínez de Perón, se produjo un golpe de estado militar (el sexto realizado con éxito desde el golpe de 1930) que depuso a la Presidenta, disolvió el Congreso y lo reemplazó con una Junta Militar. Si bien desde 1930 los golpes de estado ocurrían regularmente en la Argentina del Siglo XX, a partir de la década del 60 los golpes de Estado en Argentina formaron parte de un cuadro subregional y regional más amplio, de golpes militares generalizados en Sudamérica y América Latina, en la mayoría de los casos apoyados o promovidos por Estados Unidos, a partir de las operaciones de la Escuela de las Américas con base en Panamá y la Doctrina de la Seguridad Nacional.[2]​ Legitimada por la doctrina de los gobiernos de facto de 1930, la nueva dictadura se autodenominó Proceso de Reorganización Nacional e impuso a Jorge Rafael Videla, quien también era miembro de la Junta, como Presidente de facto de la Nación. Durante el Proceso se cometieron masivas violaciones a los derechos humanos, con un estimado de 30.000 desapariciones forzadas, según el propio Videla.[3]

Por otro lado, el gobierno militar se caracterizó por la continuidad de la debilitación económica iniciada durante el gobierno peronista. Los militares dejaron el manejo de la economía en manos de José Alfredo Martínez de Hoz, quien mantendría el puesto hasta el fin del gobierno de Videla, el 29 de marzo de 1981.[4]​ Martínez de Hoz siguió los, en ese momento, nuevos lineamientos económicos de la Escuela de Chicago (genéricamente incluida en el concepto de neoliberalismo), que habían sido implementados por primera vez por la dictadura de Augusto Pinochet en Chile, instalada en 1973. El resultado combinado de las políticas económicas internas y la situación financiera internacional de abundantes capitales buscando plazas de inversión, impulsó un nivel de endeudamiento récord. La deuda externa, que fue producto, incluso, de la estatización de deuda externa privada,[5]​ se elevó de 7.875 millones de dólares al finalizar 1975, a 45.087 millones de dólares al finalizar 1983.[6]

Guerra de las Malvinas[editar]

El 2 de abril de 1982,[7]​ el gobierno militar, en ese entonces encabezado por Leopoldo Galtieri, inició la Guerra de las Malvinas contra el Reino Unido, que tenía como finalidad recuperar para la Argentina los territorios del Atlántico Sur sobre los cuales reclamaba su soberanía desde su ocupación por el Reino Unido en 1833. El resultado de la guerra, que duró más de dos meses, fue la muerte de unos 649 militares argentinos, 255 británicos y 3 civiles isleños, y terminó con la rendición Argentina el 14 de junio y el retorno de las islas al control del Reino Unido.[8]​ El 18 de junio de 1982, tan solo cuatro días después, la Junta exigió la dimisión de Galtieri tras el fracaso bélico,[9]​ prácticamente haciendo colapsar al régimen militar. En contra de los deseos de gran parte de la cúpula militar, Reynaldo Bignone fue nombrado sucesor de Galtieri, siendo el único Presidente de facto del Proceso que no integró la Junta que lo designó. Bignone anunció entonces que llevaría a cabo una transición democrática, con elecciones programadas para finales de 1983, y que esta culminaría con un traspaso de poder organizado en marzo de 1984.[9]

Gobierno de Bignone y final del Proceso[editar]

Heredando una economía que luchaba bajo aplastantes tasas de interés impuestas por la Circular 1050 del Banco Central, el nuevo presidente de la institución, Domingo Cavallo, rescindió la política en julio, iniciándose un movimiento hacia la liberalización económica, que fue complementado por Bignone restaurando un derecho limitado de reunión y libertad de expresión. Esto se realizó como consecuencia de la enorme presión que ejercían la gran cantidad de partidos políticos para una rápida transición, agrupados en la Multipartidaria establecida por Ricardo Balbín, líder de la Unión Cívica Radical, en 1981.[9]​ Seis años de congelación intermitente de salarios, políticas adversas a la industria y medidas restrictivas como la Circular 1050 habían dejado el PIB per cápita en su nivel más bajo desde 1968 y los salarios reales en torno al 40%. Ante estas condiciones, el retorno de algunas libertades condujo rápidamente a una ola de huelgas, incluyendo dos paros generales dirigidos por Saúl Ubaldini de la federación sindical CGT (la más grande de América del Sur). La reacción de los sectores más duros del régimen llevaron al General Jorge Anaya a anunciar que presentaría su candidatura a la Presidencia, en medio de las burlas hacia su persona por medio del cántico Anaya canalla, idea que fue rápidamente frustrada por Bignone.[9]

Las manifestaciones exigiendo el adelantamiento de las elecciones no se hicieron esperar, y la policía reprimió severamente una protesta en la Plaza de Mayo el 16 de diciembre de 1982, lo que resultó en la muerte de un manifestante y las esperanzas de Bignone de posponer indefinidamente los comicios. El régimen empezó a prepararse para la transición triturando evidencias la desaparición del estimado de 30.000 disidentes (la mayoría de los cuales eran estudiantes, académicos y sindicalistas no involucrados en la violencia que sufrió Argentina entre 1973 y 1976). Sin embargo, en febrero de 1983, el jefe de la policía de Buenos Aires, Ramón Camps, reconoció públicamente los crímenes y afirmó que los "desaparecidos" estaban, de hecho, muertos. La entrevista de Camps, que provocó la indignación general, obligó a Bignone a dejar de negar la tragedia y, el 28 de abril, decretó la ley de autoamnistía N.º 22.924 para todos los implicados (incluido él mismo).[10]

Reglas electorales[editar]

Las reglas electorales fundamentales que rigieron la elección presidencial fueron establecidas en el texto constitucional entonces vigente (Reforma constitucional 1957) y la Ley Nº 22.847 de 1983, sancionada por el dictador Reynaldo Bignone "en uso de las atribuciones conferidas el Estatuto para el Proceso de Reorganización Nacional".[11]​ En las elecciones de 1983 no se utilizaron las normas electorales de rango constitucional que habían sido aplicadas en las elecciones de marzo de 1973 y septiembre de 1973, establecidas en el Estatuto Fundamental Temporario de 1972 (voto directo y balotaje), debido a que el mismo había caducado en 1981.

Las principales reglas electorales para la elección presidencial fueron:

  • Una vuelta electoral
  • Sufragio indirecto
  • Colegios electorales por cada provincia, Capital Federal y Tierra del Fuego. La Ley 22.847 amplió la Constitución Nacional disponiendo por primera vez, en una elección presidencial por sufragio indirecto, que los ciudadanos de un territorio nacional, como lo era en ese momento Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur, eligieran presidente mediante un colegio electoral propio.
  • La Ley 22.847 modificó la Constitución estableciendo una distribución diferente de la cantidad de electores que debía tener cada colegio electoral.
  • Mandato presidencial de seis años sin posibilidad de reelección inmediata.

Candidatos[editar]

Unión Cívica Radical[editar]

Escudo de la UCR.svg
Candidatura de la Unión Cívica Radical de 1983
Raúl Alfonsín Víctor Martínez
para presidente para vicepresidente
Alfonsín en campaña.jpg Victor Martinez.jpg
Ex-Diputado Nacional por Buenos Aires
(1973-1976)
Ex-Intendente de Córdoba
(1963-1966)

Tras la muerte de Ricardo Balbín, en septiembre de 1981, la Línea Nacional, sector interno del partido que este lideraba, perdió peso ante otra corriente interna, el Movimiento de Renovación y Cambio, liderado por Raúl Alfonsín. Con un discurso progresista y socialdemócrata, Alfonsín estaba entre las primeras figuras políticas prominentes que condenaron la autoamnistía presentada por el gobierno militar.[10]

Ante el llamado a elecciones, se realizaría una elección primaria entre Alfonsín, representante del sector renovador, y Fernando de la Rúa, quien fuera compañero de fórmula de Balbín en las elecciones de septiembre de 1973, en representación del balbinismo. Sin embargo, ante el apoyo que estaba recibiendo el país, De la Rúa declinó presentarse a la interna, por lo que Alfonsín accedió a la candidatura presidencial automáticamente. Su compañero de fórmula sería Víctor Hipólito Martínez, una figura ligeramente más conservadora que en había sido candidato a gobernador de Córdoba en 1973, siendo uno de los candidatos radicales más exitosos en las elecciones provinciales de ese año.[10]

Partido Justicialista[editar]

PJ-logo.png
Candidatura del Partido Justicialista de 1983
Ítalo Lúder Deolindo Bittel
para presidente para vicepresidente
Ítalo Argentino Luder.jpg Deolindobittel.jpg
Ex-Presidente provisional
del Senado

(1975-1976)
Ex-Gobernador del Chaco
(1973-1976)
Candidatura apoyada por:

El partido gobernante antes del golpe y principal rival de la UCR, el Partido Justicialista (PJ), no había perdido una elección libre desde su fundación en 1947, pero se encontraba muy debilitado y sufría una crisis de popularidad por el gobierno de María Estela Martínez de Perón. Además de esto debió sortear una crisis interna a la hora de buscar candidatos no solo en las elecciones presidenciales, sino también para las elecciones provinciales y legislativas.

Tras las conferencias que duraron dos meses después de que la UCR designara a Alfonsín, el ala izquierda de los Justicialistas (el blanco de gran parte de la represión antes y después del golpe de 1976) resultó poco compatible con la influencia de la CGT dentro del partido. Ante la declinación de Antonio Cafiero por la derrota en las internas ante Herminio Iglesias en la populosa provincia de Buenos Aires, se escogió a los contrarios ideológicos Ítalo Lúder, que había sido presidente interino durante la licencia por enfermedad de Isabel Perón en septiembre de 1975, como candidato a presidente, y al ex gobernador de la provincia de Chaco, Deolindo Bittel, como su compañero de fórmula; mientras que Lúder había autorizado la represión violenta contra la izquierda por parte de la Triple A en 1975, Bittel era un populista famoso por su defensa del Habeas Corpus durante la dictadura subsiguiente.[10]

Pese a la diferencia entre ambos candidatos, la candidatura justicialista fue apoyada por varios grupos de izquierda, que presentaron solo candidaturas gubernatoriales y legislativas, apoyando a Lúder en la elección presidencial, siendo el más destacado el Partido Comunista, seguido por la coalición Convergencia para la Liberación Nacional (COLINA),[12]​, y posteriormente por el Partido del Trabajo y del Pueblo y el Partido Comunista Revolucionario, estos dos últimos considerados de carácter maoísta.[12]

Otras candidaturas[editar]

Emblema Partido Intransigente.svg MID logo.png Alianza Federal Ucede logo (cropped).jpg Partido Socialista Democratico Argentina.pngEscudo del PDP.svg
Oscar Alende Lisandro Viale Rogelio Frigerio Antonio Salonia Francisco Manrique Guillermo Rawson Álvaro Alsogaray Jorge Oría Rafael Martínez Raymonda René Balestra
para presidente para vicepresidente para presidente para vicepresidente para presidente para vicepresidente para presidente para vicepresidente para presidente para vicepresidente
Oscar Alende -circa 1973.jpg
Replace this image male.svg
Rogelio Frigerio en los años 50.jpg
Replace this image male.svg
Francisco Manrique.gif
Replace this image male.svg
Alvaroalsogaray.jpg
Replace this image male.svg
Rafael Martínez Raymonda.png
Replace this image male.svg
Logo PDC Argentino.png
NuevoMAS logo.png
Partido Socialista Popular Argentina.png Frente de Izquierda Popular 1983.png Logo del Partido Obrero.png
Francisco Cerro Arturo Ponsati Luis Zamora Silvia Díaz Guillermo E. Boero Edgardo Rossi Jorge A. Ramos Elisa Colombo Gregorio Flores Catalina Guagnini
para presidente para vicepresidente para presidente para vicepresidente para presidente para vicepresidente para presidente para vicepresidente para presidente para vicepresidente
Replace this image male.svg
Replace this image male.svg
Luis Zamora.JPG
Replace this image female.svg
GEB 1987.jpg
Replace this image male.svg
Abelardo Ramos7.jpg
Replace this image female.svg
Replace this image male.svg
Replace this image female.svg

Candidaturas desestimadas[editar]

Emilio Eduardo Massera, ex-miembro de la primera junta militar, trató de presentarse a la contienda a través de su Partido para la Democracia Social pero fue imposibilitado debido su detención por el Juez Federal Oscar Mario Salvi por la presunta participación en la desaparición del empresario Fernando Branca.[13]

Campaña[editar]

Afiche de campaña de Raúl Alfonsín, con la sigla RA (aplicable a Raúl Alfonsín y a República Argentina).

La campaña electoral de Alfonsín se caracterizó por renovar los canales de la comunicación política en la Argentina. Ocho meses antes de la elección, Alfonsín contrató al publicista David Ratto para dirigir su campaña. Por entonces los partidos políticos argentinos solían restar importancia a la publicidad como método para lograr adhesión electoral y solía ser realizada por los propios dirigentes políticos. Contrarrestado por el tiempo, Alfonsín centró su estrategia de campaña en acusar a los justicialistas, que se habían negado a condenar la amnistía militar de Bignone, de disfrutar del apoyo tácito del dictador. Alfonsín disfrutó del valioso apoyo de varios intelectuales y artistas argentinos, entre ellos el dramaturgo Carlos Gorostiza, que ideó el lema del candidato de la UCR, «Ahora, Alfonsín».[14]​ El equipo publicitario decidió personalizar la campaña, centrándola en la imagen del candidato y resaltando sus cualidades naturales. Destacaron, además del «Ahora, Alfonsín», otros lemas como «Juntos para que Argentina gane» o la imagen de un escudo con los colores de la bandera argentina y las iniciales «RA», correspondientes tanto a Raúl Alfonsín como a República Argentina. También fue importante el «saludo de Alfonsín», con la forma de un «abrazo a la distancia», que surgió del gesto que el propio Alfonsín tuvo en un acto en el Luna Park el 7 de diciembre de 1982, al juntar ambas manos junto a su cabeza.[15]

El dirigente justicialista Herminio Iglesias quema un ataúd con las siglas "UCR" en su cierre de campaña el 28 de octubre de 1983. Durante un largo tiempo se consideró esta acción violenta como un detonante para la aplastante victoria de Alfonsín.

Lúder, por su parte, consciente de las tensiones intrapartidarias, limitó sus anuncios de campaña y retórica en gran parte a una evocación del fundador del Partido Justicialista, el fallecido Juan Domingo Perón. Su campaña fue considerada por historiadores como Luis Alberto Romero como "falta de convicción", destacando un incidente en el que el candidato a vicepresidente, Deolindo Bittel, durante un discurso público en el que hacía referencias a elegir entre "dependencia o liberación", se confundió y afirmó que el justicialismo optaría por la dependencia.[16][17]​ Las encuestas no dieron a nadie una ventaja inicial para las elecciones, y la mayoría de los dirigentes justicialistas daban por sentada una victoria aplastante.[10]

El candidato del Partido Intransigente, Oscar Alende, fue el único líder partidario que rechazó el diálogo entre los partidos políticos y la dictadura.[18]​ Fuerte opositor a la autoamnistía militar, Alende se comprometió a enjuiciar a todos los militares que habían cometido violaciones a los derechos humanos, sin adjudicar niveles de responsabilidad. Al mismo tiempo, sus discursos se basaban en un rechazo casi absoluto a la deuda externa contraída por el régimen de facto, declarando fervientemente que dicha deuda era ilegal y que el gobierno electo no debía pagarla.[19]

El conservador Francisco Manrique, que había sido el tercer candidato más votado en las elecciones presidenciales de marzo y septiembre de 1973, y que de hecho había sido el tercer candidato (no peronista ni radical) más exitoso hasta el momento,[20]​ se presentaba nuevamente como candidato de la Alianza Federal, sucesora de su anterior coalición, la Alianza Popular Federalista. Entre sus propuestas, muy similares a las que había presentado en 1973, se encontraba liberalizar la economía y otorgar mayor autonomía a las provincias.[21]​ Sin embargo, la popularidad de dicha alianza se veía minada por su apoyo a la dictadura, con la figura más grande de la Alianza, la Fuerza Federalista Popular (FUFEPO), habiendo afirmado en 1981 que su propósito era servir como partido del régimen militar.[22]​ Las fracturas que sufrió la FUFEPO como consecuencia de sus alianzas distritales con otros partidos también fue un problema para la Alianza Federal, y para el propio candidato.[23]

Otro candidato conservador destacado fue Álvaro Alsogaray, de la Unión del Centro Democrático, que había conformado una coalición conocida como Confederación Nacional de Centro, solo pudo realizar pequeñas alianzas a nivel distrital, y como consecuencia el conservadurismo se vio dividido en estas elecciones, además de estar muy deslegitimado debido a que varios de sus principales dirigentes habían sido funcionarios o aliados de los sucesivos gobiernos militares.[24][25]

Acto de cierre de campaña de Alfonsín en la Avenida 9 de Julio.

El 26 de octubre de 1983, tan solo cuatro días antes de las elecciones, la Unión Cívica Radical convocó a un masivo acto de cierre de campaña en la Avenida 9 de Julio, la calle más ancha de Buenos Aires. Al momento de la convocatoria, seguía extendida en los medios y en la población la idea de que el justicialismo ganaría las elecciones,[26]​ pero el acto de cierre del radicalismo fue considerado sorpresivamente exitoso por el altísimo número de asistentes. A día de hoy, las cifras varían según los medios y las fuentes, pero se estima que asistieron entre 500.000 y 1.500.000 personas, siendo esta última la cifra estimada por los propios organizadores.[26]​ Alfonsín dio un discurso llamando a la tolerancia, la no violencia y resaltando los valores de la libertad y la democracia, finalizándolo al recitar parte del Preámbulo de la Constitución de la Nación Argentina, que el candidato describió como una suerte de "rezo laico".[26]

En contraste con la campaña pacífica impulsada por Alfonsín, dos días antes de los comicios y en respuesta al concurrido acto radical, el Partido Justicialista realizó otro acto masivo para el cierre de su campaña, en el que Lúder estuvo presente, y donde Herminio Iglesias, candidato por dicho partido a Gobernador de la importante provincia de Buenos Aires (que era la más poblada del país y albergaba al 38% del electorado), prendió fuego un ataúd con las siglas de la UCR y una corona mortuoria en presencia de aproximadamente medio millón de asistentes y ante la mirada de millones de personas que lo veían por televisión. Esto, sumado a las sospechas de un apoyo no declarado de Lúder a la autoamnistía militar, generó en gran parte de la población recuerdos amargos del gobierno de Isabel Perón y la violencia contra la izquierda, y fue considerado posteriormente como un posible aliciente para la victoria de la UCR en las elecciones nacionales.[10]​ Sin embargo, a día de hoy, la mayoría de los analistas políticos consideran que Alfonsín habría triunfado de todas formas, aunque se cree que las acciones de Iglesias contribuyeron a lo aplastante de su triunfo.[27][28]

La noche del 29 de octubre, durante la veda electoral y pocas horas antes a los comicios, el presidente de facto Bignone emitió un último mensaje en Cadena Nacional en el que declaró: "Las elecciones generales que se llevarán a cabo en pocas horas más entrañan un verdadero desafío cívico que la Historia nos plantea a todos los argentinos. Que las raíces de la democracia sean cada vez más sólidas y profundas en nuestra sociedad" y afirmó que los comicios se realizarían alejadas de "toda sospecha de parcialidad o favoritismo hacia los protagonistas de nuestro futuro institucional, los partidos políticos".[29]

Resultados[editar]

A pesar de que la UCR ganó las elecciones, el justicialismo obtuvo la primera minoría en el Senado y gobernó doce de las veintidós provincias de Argentina. Sin embargo, en la Provincia de Buenos Aires, en ese momento depositaria de gran parte de la población, triunfó el radicalismo con Alejandro Armendáriz como candidato. Alfonsín obtuvo el 51.75% de los votos, ganando la presidencia con 317 electores.[14]​ La sólida victoria llevó a Alfonsín a convencer a Bignone de adelantar la sucesión presidencial al 10 de diciembre de 1983, sellando la transición.[14]

Candidato a presidente Candidato a vicepresidente Partido o alianza Voto popular Voto electoral
Votos % Votos %
Raúl Alfonsín Víctor Hipólito Martínez Unión Cívica Radical 7.724.559 51,75 317 52,83
Ítalo Lúder Deolindo Bittel Partido Justicialista 5.995.402 40,16 259 43,17
Agrupaciones sin fórmula definida Pacto Autonomista - Liberal 104.052 0,70 6 1,00
Partido Bloquista de San Juan 58.038 0,39 4 0,67
Movimiento Popular Neuquino 30.546 0,20 4 0,67
Oscar Alende Mirto Lisandro Viale Partido Intransigente 347.654 2,33 2 0,33
Rogelio Julio Frigerio Antonio Salonia Movimiento de Integración y Desarrollo 177.426 1,19 2 0,33
Agrupaciones sin fórmula definida Movimiento Popular Jujeño 22.303 0,15 2 0,33
Movimiento Federalista Pampeano 15.298 0,10 2 0,33
Tres Banderas 22.583 0,15 1 0,17
Partido Renovador de Salta 18.844 0,13 1 0,17
Francisco Manrique Guillermo Belgrano Rawson Alianza Federal 104.114 0,70
Álvaro Alsogaray Jorge Oría Confederación Nacional de Centro 60.271 0,40
Rafael Martínez Raymonda René Balestra Alianza Demócrata Socialista 48.258 0,32
Francisco Eduardo Cerro Arturo Ponsati Partido Demócrata Cristiano 46.544 0,31
Luis Zamora Silvia Díaz Movimiento al Socialismo 42.500 0,28
Guillermo Estévez Boero Edgardo Rossi Partido Socialista Popular 21.011 0,14
Jorge Abelardo Ramos Elisa Colombo Frente de Izquierda Popular 14.259 0,10
Gregorio Flores Catalina Guagnini Partido Obrero 13.067 0,09
Agrupaciones sin fórmula definida Vanguardia Federal 12.373 0,08
Cruzada Renovadora 5.539 0,04
Movimiento Popular Catamarqueño 4.464 0,03
Línea Popular 4.044 0,03
Movimiento Popular Salteño 3.197 0,02
Alianza Salteña 3.089 0,02
Movimiento Línea Popular 3.074 0,02
Conservador Principista 3.000 0,02
Movimiento de Unidad Chaqueña 2.853 0,02
La Voz del Pueblo 2.753 0,02
Partido Acción Chubutense 2.640 0,02
Alianza Popular 2.568 0,02
Partido Socialista 2.289 0,02
Partido Demócrata Progresista 1.926 0,01
Partido del Centro 1.592 0,01
Partido Provincial Rionegrino 1.113 0,01
Confederación Nacional de Centro 991 0,01
Unión Popular 934 0,01
Partido Socialista Auténtico 585 0,00
Partido Renovador de la Provincia 448 0,00
Partido Democráta de Catamarca 401 0,00
Movimiento Nacionalista 394 0,00
Defensa Provincial - Bandera Blanca 264 0,00
Partido Para la Democracia Social 257 0,00
Partido Conservador Popular 13 0,00
Votos positivos 14.927.512 97,25
Votos en blanco 334.946 2,18
Votos anulados 87.728 0,57
Participación 15.350.186 85,61 600 100
Abstenciones 2.579.765 14,39 0 0,00
Electores registrados 17.929.951 100 600 100
Dirección Nacional Electoral - Recorriendo las Elecciones de 1983 a 2013

Resultado por provincia[editar]

Alfonsín/Martínez
(UCR)
Lúder/Bittel
(PJ)
Otros
Lista completa
Blancos/Nulos Total Participación
Provincia # % Electores # % Electores # % Electores # %
Buenos Aires 144 2.878.858 51.41% 79 2.364.585 42.23% 65 356.099 6.36% 159.673 2.77% 5.759.215 87.69%
Capital Federal 54 1.269.352 64.26% 37 540.389 27.36% 15 165.516 8.38% 2[30] 33.422 1.67% 2.008.679 85.78%
Catamarca 14 48.595 46.79% 7 45.329 43.65% 7 9.933 9.57% 3.762 3.50% 107.619 81.34%
Chaco 18 153.971 46.55% 9 158.721 47.98% 9 18.088 5.47% 10.656 3.12% 341.436 75.90%
Chubut 14 56.912 50.85% 8 46.400 41.46% 6 8.600 7.70% 5.167 4.41% 117.079 80.63%
Córdoba 40 791.470 56.22% 23 561.954 39.92% 17 54.412 3.87% 33.381 2.32% 1.441.217 88.35%
Corrientes 18 112.216 33.84% 7 94.105 28.38% 5 125.246 37.76% 6[31] 8.232 2.42% 339.799 77.26%
Entre Ríos 22 251.811 49.53% 12 224.778 44.21% 10 31.808 6.25% 11.769 2.26% 520.166 83.70%
Formosa 14 45.065 37.20% 5 54.660 45.12% 7 21.428 17.69% 2[32] 5.369 4.24% 126.522 75.92%
Jujuy 16 61.173 35.46% 6 84.051 48.72% 8 27.277 15.81% 2[33] 8.852 4.88% 181.353 84.32%
La Pampa 14 50.753 41.38% 6 50.138 40.88% 6 21.756 17.74% 2[34] 5.350 4.18% 127.997 89.52%
La Rioja 14 35.534 41.04% 6 48.073 55.52% 8 2.975 3.44% 9.285 9.68% 95.867 89.31%
Mendoza 24 368.484 57.81% 15 233.035 36.56% 9 35.872 5.62% 11.680 1.80% 649.071 86.63%
Misiones 18 118.676 49.56% 9 114.454 47.79% 9 6.340 2.64% 11.359 4.53 % 250.829 80.15%
Neuquén 14 48.279 45.31% 7 23.653 22.20% 3 34.612 32.48% 4[35] 6.006 5.33% 112.550 86.80%
Río Negro 14 84.226 53.57% 8 62.801 39.94% 6 10.209 6.48% 10.447 6.23% 167.683 85.84%
Salta 18 135.398 44.62% 8 137.369 45.27% 9 30.651 10.10% 1[36] 7.677 2.46% 311.095 80.07%
San Juan 16 98.916 40.23% 7 75.368 30.65% 5 71.597 29.12% 4[37] 4.724 1.89% 250.605 86.40%
San Luis 14 58.723 48.58% 8 50.095 41.44% 6 12.058 9.98% 4.138 3.31% 125.014 84.99%
Santa Cruz 14 19.077 44.01% 7 22.324 51.50% 7 1.949 4.50% 1.850 4.09% 45.200 82.22%
Santa Fe 42 719.186 50.21% 23 615.007 42.94% 19 98.026 6.84% 47.401 3.20% 1.479.620 88.28%
Santiago del Estero 18 109.012 40.57% 8 130.411 48.53% 9 29.282 10.90% 1[38] 8.794 3.17% 277.499 69.89%
Tierra del Fuego 4 5.410 50.40% 2 4.180 38.94% 2 1.144 10.66% 3.166 22.78% 13.900 90.56%
Tucumán 22 203.462 41.55% 10 253.522 51.78% 12 32673 6.68% 10.514 2.11% 500.171 81.67%
Total 600 7.724.559 51.75% 317 5.995.402 40.16% 259 1.207.551 5.34% 24 422.674 2.75% 15.350.186 85.61%

Elecciones para Gobernadores de Provincia[editar]

El peronismo tomó la gobernación de doce provincias contra ocho del radicalismo. El Movimiento Popular Neuquino superó la polarización bipartidista a nivel nacional al lograr conservar la gobernación de Neuquén por aplastante margen; en San Juan se impuso el Partido Bloquista, fuerza provincial con lazos históricos tanto con el radicalismo como con el peronismo; y en Corrientes el Partido Autonomista, a través del Pacto Autonomista - Liberal.[39]​ La UCR además obtuvo mayoría absoluta en el Concejo Deliberante de Capital Federal y la mayoría simple en el Poder Legislativo del Territorio Nacional de Tierra del Fuego, teniendo el control ejecutivo y legislativo de los dos únicos territorios no autónomos del país.

Elección de Gobernadores de provincia
Cargos a elegir: 22
Distrito Gobernador electo Partido Mapa
Buenos Aires Alejandro Armendáriz Unión Cívica Radical Elecciones provinciales de Argentina de 1983.png
Catamarca Ramón Saadi Justicialista
Chaco Florencio Tenev Justicialista
Chubut Atilio Viglione Unión Cívica Radical
Córdoba Eduardo Angeloz Unión Cívica Radical
Corrientes José Antonio Romero Feris Autonomista
Entre Ríos Sergio Montiel Unión Cívica Radical
Formosa Floro Bogado Justicialista
Jujuy Carlos Snopek Justicialista
La Pampa Rubén Marín Justicialista
La Rioja Carlos Menem Justicialista
Mendoza Santiago Llaver Unión Cívica Radical
Misiones Ricardo Barrios Arrechea Unión Cívica Radical
Neuquén Felipe Sapag Movimiento Popular Neuquino
Río Negro Osvaldo Álvarez Guerrero Unión Cívica Radical
Salta Roberto Romero Justicialista
San Juan Leopoldo Bravo Bloquista
San Luis Adolfo Rodríguez Saá Justicialista
Santa Cruz Arturo Puricelli Justicialista
Santa Fe José María Vernet Justicialista
Santiago del Estero Carlos Juárez Justicialista
Tucumán Fernando Riera Justicialista

Reacciones internacionales[editar]

La mayoría de los gobiernos latinoamericanos aclamaron la restauración democrática en Argentina, y felicitaron a Alfonsín por su victoria, mientras que los países aún gobernados por dictaduras militares guardaron silencio. El presidente de Brasil, Joao Baptista da Oliveira Figueiredo, quien dirigía la transición hacia un gobierno civil en su propio país, declaró: "la amistad entre el pueblo brasileño y argentino será aún más fuerte y la cooperación entre nuestros países se intensificará".[40]​ El régimen militar de Augusto Pinochet, en Chile, que mantenía una disputa territorial con Argentina por el Canal Beagle, no se pronunció con respecto a los comicios, pero la Alianza Democrática opositora al régimen felicitó a Alfonsín, afirmando "la felicidad de los amigos demócratas en Chile por el regreso de Argentina a la democracia".[40]​ El régimen de Alfredo Stroessner en Paraguay también guardó silencio.[40]​ El presidente colombiano Belisario Betancur dijo que "la elección de Alfonsín acercó a América Latina al gran propósito de nuestros libertadores, en el sentido de afirmar la soberanía y el progreso material e intelectual de nuestras naciones".[40]​ El presidente de Venezuela, Luis Herrera Campins, afirmó su deseo de que las elecciones argentinas fueran un buen augurio para la democracia en la región. Fernando Belaúnde Terry, presidente de Perú, dijo que esperaba que Argentina se recuperara "económica y democráticamente".[40]​ El vicepresidente de los Estados Unidos, George H. W. Bush, que envió una delegación a presenciar la asunción de Alfonsín el 10 de diciembre, aclamó al presidente como "un líder capaz y campeón del estado de derecho" y afirmó que su delegación se sintió conmovida por la efusividad del pueblo argentino hacia la restauración democrática.[41]

Galería[editar]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Nota: Concluido El 8 de julio de 1989 con la asunción anticipada de Carlos Saúl Menem.
  2. Comblin, Joseph (1978 (2ª ed.)). A ideologia da Segurança Nacional. O Poder Militar na América Latina. Rio de Janeiro: Civilização Brasileira. 
  3. Seoane, Maria; Muleiro, Vicente (2001). El dictador. Buenos Aires: Sudamericana. p. 215. ISBN 9789500754743. 
  4. http://www.ceid.edu.ar/serie/2010/ceid_serie_dt_17_marcelo_javier_de_los_reyes_argentina_la_aplicacion_de_las_politicas.pdf"|"La aplicación de las políticas Neoliberales en la Argentina a partir de 1970 - Marcelo De los Reyes - Presidente del Centro de Estudios Internacionales para el desarrollo - pág. 6, "El Retorno del liberalismo", párr. 2 y 3
  5. Mason, Alfredo. Universidad Nacional de La Plata, ed. «GOLPE DE ESTADO S.A. Un buen negocio». La Plata. Archivado desde el original el 29 de abril de 2008. Consultado el 28 de enero de 2010. 
  6. Banco Central: Memoria 1985, pag. 147
  7. Max Altman. «Hoje na História: Forças armadas argentinas invadem as ilhas Malvinas» (HTML). Opera Mundi (en portugués). Consultado el 3 de mayo de 2014. 
  8. Max Altman (14 de junio de 2012). «Hoje na História: 1982 - Argentinos se rendem e encerram Guerra das Malvinas» (HTML). Opera Mundi (en portugués). Consultado el 3 de mayo de 2014. 
  9. a b c d Todo Argentina: 1982
  10. a b c d e f Todo Argentina: 1983
  11. Reynaldo Bignone (12 de julio de 1983). «Ley 22.847 de Convocatoria Electoral». Infoleg. 
  12. a b c Desde la Izquierda dan su apoyo a la fórmula Lúder-Bittel, Ié, 2 de septiembre de 1983
  13. Partido Político
  14. a b c Página/12: El marketing que acompañó al candidato
  15. 1983: Lúder o Alfonsín; viaje en el tiempo a una campaña histórica [1]
  16. Breve historia contemporánea de la Argentina, Luis Alberto Romero, 1994, p. 241
  17. Por favor, rebobinar, Página 12, 29 de marzo de 2009
  18. Bignone promete elecciones sin proscripciones en Argentina, El País, 24 de febrero de 1983
  19. Historia íntima de los derechos humanos en la Argentina, Graciela Fernández Meijide, 2009
  20. Del Corro, Fernando (12 de marzo de 2013). «Cómo se llegó al proceso electoral del 11 de marzo de 1973». La Pista Noticias. 
  21. Ameringer, Charles D. (1992). Political Parties of the Americas, 1980s to 1990s: Canada, Latin America, and the West Indies (en inglés). Greenwood Publishing Group. Consultado el 28 de noviembre de 2016. 
  22. Mansilla, César L. (1983). Las fuerzas de centro. Buenos Aires: Centro Editor de América Latina. ISBN 950250030. 
  23. Se pudo haber evitado el golpe militar de 1976, Los Andes, 27 de marzo de 2006
  24. http://www.lanacion.com.ar/62837-alsogaray-ve-focos-de-corrupcion-y-de-desorden-en-la-ucede
  25. Lista de proyectos parlamentarios del diputado Álvaro Alsogaray, 1990-1999, página en el sitio web de la Cámara de Diputados de la Nación.
  26. a b c En el cierre de campaña de la UCR, a Alfonsín todavía lo daban perdedor, Clarín, 28 de octubre de 2008
  27. [Mario Wainfeld (17 de febrero de 2007). «¿Y si no lo quemaba?». Buenos Aires: Página 12. Consultado el 20 de abril de 2009. 
  28. [Carlos Eichelbaum (17 de febrero de 2007). «Murió Herminio Iglesias, el peronista que quemó aquel ataúd de la UCR». Buenos Aires: Clarín. Consultado el 20 de abril de 2009. 
  29. Vídeo: El mensaje de Bignone antes de las elecciones que pusieron fin a la dictadura, La Nación, 7 de marzo de 2018
  30. Correspondientes a la fórmula Alende-Viale (Partido Intransigente)
  31. Correspondientes al Pacto Autonomista - Liberal, que no presentó una fórmula presidencial.
  32. Correspondientes a la fórmula Frigerio-Salonia (Movimiento de Integración y Desarrollo)
  33. Correspondientes al Movimiento Popular Jujeño, que no presentó una fórmula presidencial.
  34. Correspondientes al Movimiento Federalista Pampeano, que no presentó una fórmula presidencial.
  35. Correspondientes al Movimiento Popular Neuquino, que no presentó una fórmula presidencial.
  36. Correspondiente al Partido Renovador de Salta, que no presentó una fórmula presidencial.
  37. Correspondientes al Partido Bloquista de San Juan, que no presentó una fórmula presidencial.
  38. Correspondiente al Partido Tres Banderas, que no presentó una fórmula presidencial.
  39. La Unión Cívica Radical Bloquista fue una escisión de la Unión Cívica Radical original en 1918. En 1947 se disolvió para formar parte del Partido Peronista, pero volvió a fundarse tras el golpe de estado de 1955 y en 1973 adquirió el nombre de Partido Bloquista. Desde entonces continúa existiendo como un partido provincial.
  40. a b c d e Aclamado el vencedor Argentino, The New York Times, 2 de noviembre de 1983 (en inglés)
  41. Bush acuerda con el líder argentino, The New York Times, 11 de diciembre de 1983 (en inglés)

Enlaces externos[editar]