Álvaro Alsogaray

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Álvaro Carlos Alsogaray
Alvaroalsogaray.jpg
Álvaro Alsogaray en 1983

Diputado de la Nación Argentina
por la Capital Federal
10 de diciembre de 1983-10 de diciembre de 1999

Ministro de Economía de Argentina
30 de junio de 1962-10 de diciembre de 1962
Presidente José María Guido
Predecesor Federico Pinedo
Sucesor Eustaquio Méndez Delfino

25 de junio de 1959-26 de abril de 1961
Presidente Arturo Frondizi
Predecesor Emilio Donato del Carril
Sucesor Roberto Alemann

Información personal
Nacimiento 22 de junio de 1913
Esperanza,
provincia de Santa Fe,
Argentina Bandera de Argentina
Fallecimiento 1 de abril de 2005 (91 años) 
ciudad de Buenos Aires,
Argentina Bandera de Argentina
Nacionalidad Argentina
Partido político Unión del Centro Democrático
Familia
Hijos María Julia Alsogaray, Eduardo Alsogaray, Álvaro Alsogaray
Educación
Alma máter Universidad Nacional de Córdoba
Información profesional
Ocupación economista
militar
ingeniero aeronáutico civil
[editar datos en Wikidata]
Capitán.PNG Capitán[1]
Lealtad Flag of Argentina.svg Argentina
Servicio/rama Infantería

Seal of the Argentine Army.svg

Ejército Argentino
[editar datos en Wikidata]

Álvaro Carlos Alsogaray (Esperanza, 22 de junio de 1913-Buenos Aires, 1 de abril de 2005) fue un político, militar y economista argentino que impulsó los principios del liberalismo en la Argentina de la segunda mitad del siglo XX.

Biografía[editar]

Álvaro Alsogaray, luego de egresar del Colegio Militar como subteniente de infantería, obtuvo el título de ingeniero militar en la Escuela Superior Técnica del Ejército, y el de ingeniero aeronáutico civil en la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional de Córdoba.

Retirado del ejército con el grado de capitán, se dedicó a la actividad empresaria. Participó en la creación de empresas como ZONDA (Sociedad Mixta Zonas Oeste y Norte de Aerolíneas Argentinas) y FAMA (Flota Aérea Mercante Argentina), de las que más tarde surgiría Aerolíneas Argentinas al ser nacionalizadas en 1949, y la consultora económica CADESYM SA. Miembro de una familia también polémica, Alsogaray tuvo un hermano que fue jefe del Ejército y un sobrino combatiente de la agrupación Montoneros.[2]

Su vida privada siempre tuvo un correlato con sus posturas públicas: padre de tres hijos (Álvaro, María Julia y Eduardo), casado en primeras nupcias con Edith Ana Gay, le gustaba el champán, la música clásica, jugar al tenis y volar en avioneta.

Desde septiembre de 1955 hasta junio de 1956 fue subsecretario de Comercio y luego ministro de Industria. Miembro fundador del Instituto de la Economía Social de Mercado, fue ministro de Economía y ministro de Trabajo durante el Gobierno de Arturo Frondizi. Nuevamente ministro de Economía, además de presidente del Consejo Interministerial de Trabajo, Economía y Servicios, durante el Gobierno de José María Guido. Luego del golpe de Estado de 1966 ―en el que tuvo participación su hermano, el teniente general Julio Rodolfo Alsogaray―, fue designado embajador en Estados Unidos hasta 1968. Su rígido esquema ideológico le alcanzó para ser convocado por el gobierno de José María Guido, que lo designó ministro de Economía, y por la dictadura de Onganía, que lo nombró embajador en Estados Unidos. Fue candidato en 1958 y 1965 por el Partido Cívico Independiente y en 1973, por el partido Nueva Fuerza. Este partido, encabezó una gigantesca campaña publicitaria, novedosa para la época, que fue mal interpretada por el público y aprovechada por la oposición no pudiendo sobrepasar el 2,07 % de los votos.[3]

Fundó el Partido Cívico Independiente (1956), el partido Nueva Fuerza (1972) y la UCeDé (1982). Este partido lo llevó como candidato a presidente de la Nación en 1983 y 1989. En esta última elección la fórmula que compartió con Alberto Natale (perteneciente al Partido Demócrata Progresista) alcanzó cerca de dos millones de votos, quedando en tercer lugar luego de Carlos Menem (Partido Justicialista) y Eduardo Angeloz (Unión Cívica Radical).

Fue diputado nacional por la ciudad de Buenos Aires durante dieciséis años consecutivos, entre 1983 y 1999 (fue electo en cuatro oportunidades: en 1983, 1987, 1991 y 1995), y luego designado asesor presidencial ad honórem durante el Gobierno de Carlos Menem.

También fundó en 1983 la Confederación Nacional del Centro, que tenía como objeto aglutinar a los partidos de derecha de las distintas provincias, pero solo logró alianzas ocasionales con el Partido Demócrata Progresista (de la provincia de Santa Fe), la Unión Demócrata de Centro (de la provincia de Córdoba) y el Partido Demócrata (de la provincia de Buenos Aires), mientras que otras facciones de similar tendencia le disputaron el liderazgo del sector ideológico (Partido Federal, Pacto Autonomista Liberal de Corrientes, Partido Demócrata de Mendoza, etc.). Su apoyo político en consecuencia se limitó principalmente al electorado de la ciudad de Buenos Aires y suburbios de los sectores medios y altos.

En sus presentaciones públicas o ante los medios cultivaba un estilo particular, ácido y desapasionado, a menudo tildado de pedante. Solía recurrir a numerosas citas y a un cierto tono didáctico, muy poco común en el ámbito político durante las épocas en que se desempeñó. Durante sus pasos por el Ministerio de Economía acompañaba sus discursos con gráficos que eran exhibidos por televisión.

Desde noviembre de 1968 fue miembro de la Academia Nacional de Ciencias Económicas, donde ocupó el sitial número 20.[4] También integró la Sociedad Mont Pelerin. En 1985 la Universidad Francisco Marroquín (de Guatemala) le otorgó un doctorado honoris causa en Ciencias Políticas.[5]

Ideas políticas y económicas[editar]

Álvaro Alsogaray en 1955, como ministro en la dictadura de Aramburu.

Alsogaray se declaraba partidario de la economía social de mercado y frecuentemente citaba en sus escritos y discursos a Ludwig Erhard, Luigi Einaudi, Jacques Rueff, Ludwig von Mises y Friedrich Hayek. Era marcadamente contrario al peronismo, al punto de haberlo comparado a veces con el nazismo, y a todas las formas de socialismo y populismo.

En sus escritos políticos hay una primacía de lo económico, y una clara adhesión a los programas denominados «ortodoxos»: combate contra la inflación, privatización de servicios públicos, reducción de gastos del estado y fomento a la iniciativa privada.

Histórica carta de Alvaro Alsogaray oponiéndose al golpe de estado de 1976[editar]

Buenos Aires, 18/3/1976

Carta abierta, "Llamado a la reflexión" (*)

La destrucción profunda del ordenamiento económico junto con otras causas políticas y morales nos han arrastrado ya a la etapa del las grandes perturbaciones sociales y de los sacudimientos políticos. Los propios ministros del gobierno y los líderes de la caduca e irresponsable oposición hablan ya abiertamente del golpe de Estado. Frívolos intereses mundanos y materiales los alientan.

Nada sería más contrario a los intereses del país que precipitar en estos momentos un golpe. Las fuerzas armadas supieron retirarse en mayo de 1973 de la escena política y no deberían volver a ella sino cuando esté realmente en peligro la supervivencia misma de la libertad. Constituyen la última reserva y no deben ser arriesgadas bajo estas condiciones.

Entregaron el poder a los líderes políticos, incluyendo entre éstos a los dirigentes sindicales y empresarios que actúan en función política, y fueron esos líderes quienes crearon el caos actual. Por lo tanto, son los únicos responsables, los verdaderos y exclusivos culpables de esta gran frustración argentina. Y a ellos incumbe enfrentar las consecuencias y resolver, si pueden, el drama en que han sumido al país.

En los próximos 90 días asistiremos a una vertiginosa alza de precios y a una grave escasez de productos, que han comenzado a manifestarse; al cierre de muchas fuentes de trabajo y al comienzo de la desocupación masiva.

¿Por qué habría un golpe de estado liberar a los dirigentes políticos de su culpabilidad?

¿Por qué transformarlos en mártires incomprendidos de la democracia precisamente en momentos en que se verán obligados a proclamar su gran fracaso?

Dirigentes peronistas y radicales, con abrazos y elogios recíprocos, acaban de ratificar su alianza de la Hora del Pueblo que condujo al país al caos. Hay que permitirles -más hay que exigirles- que gobiernen juntos y resuelvan el problema. Dentro de tres meses el país entero estará clamando para que se vayan, pero no como perseguidos sino como culpables.

No necesitamos un golpe de estado.

La opinión de los técnicos y economistas de gabinete interesados en el golpe no debe inducir a nadie a precipitarse. Tres meses en la vida de un país no significan nada, pero estos próximos servirán para probar el definitivo fracaso de un régimen socio-económico de más de 30 años que ya no se sostiene y cuyo salvataje por ninguna razón debería facilitarse.

Muchos de quienes alimentan hoy el golpe, se congratularon haciendo la V de la victoria el día de las elecciones en que triunfó Perón y pronto volverían a cambiar de frente criticando el golpe. Otros, ingenuamente, creerán que éste les resolverá sus problemas personales cuando lo único que puede prometer es sangre, sudor y lágrimas. El mismo público que hoy protesta unánimemente por el actual estado de cosas, comenzará a vilipendiar a los militares, alentado por los políticos, a quienes habrá salvado in extremis causa.

No hay que caer en la trampa. Hay que saber esperar.

Ningún país queda tan destruido para que no pueda levantarse sobre sus escombros. La Argentina, sin dudas, lo hará.

Álvaro Alsogaray

(*) Publicada en la época, contenida en el libro "Experiencias de 50 años de política y economía argentina", Ed. Planeta, 1993, pp.91/92.-

[1]

Obras publicadas[editar]

Publicó artículos periodísticos en defensa del liberalismo económico y la economía social de mercado, o criticando la situación política del momento. Entre sus libros se encuentran:

  • 1968: Bases para la acción política futura.
  • 1969: Política y economía en Latinoamérica.
  • 1969: Teoría y práctica en la acción económica.
  • 1981: Estructura y política industrial argentina.
  • 1982: Participación e intervención del Estado en la economía.
  • 1989: Bases liberales para un programa de gobierno.
  • 1993: Experiencias de 50 años de política y economía argentina.

Referencias[editar]

  1. Rango
  2. «Murió Álvaro Alsogaray. Tenía 91 años y padecía cáncer de próstata y afecciones respiratorias», artículo del 2 de abril de 2005 en el Diario de Cuyo (Mendoza).
  3. Nátanson, José (2005): «Alsogaray no llegó al invierno: murió el dirigente más simbólico de la derecha argentina. De una familia imbricada con el poder económico y militar, el capitán-ingeniero, reivindicador del terrorismo de Estado, vivió su último momento de gloria con Menem. Falleció de cáncer, a los 92 años, con su hija María Julia en prisión», artículo del 2 de abril de 2005 en el diario Página/12 (Buenos Aires).

    En 1991 presentó un proyecto de ley para que se construyera un monumento a Jorge Rafael Videla.



  4. «Integrantes», lista en el sitio web de la ANCE (Academia Nacional de Ciencias Económicas).
  5. Lista de doctorados honoris causa, en el sitio web de la Universidad Francisco Marroquín (de Guatemala).

Enlaces externos[editar]


Predecesor:
Emilio Donato del Carril
Ministro de Economía de Argentina
25 de junio de 1959 - 26 de abril de 1961
Sucesor:
Roberto Alemann
Predecesor:
Federico Pinedo
Ministro de Economía de Argentina
30 de junio - 10 de diciembre de 1962
Sucesor:
Eustaquio Méndez Delfino