Tía Vicenta

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Tía Vicenta
País Argentina Ver y modificar los datos en Wikidata
Idioma Castellano
Especialidad Historieta, Humor gráfico
Fundación 1957
Circulación
Frecuencia Semanal
[editar datos en Wikidata]

Tía Vicenta fue una revista satírica de actualidad publicada en Argentina entre 1957 y 1966.

Historia[editar]

La revista tuvo tres épocas bien diferenciadas:

Primera época: Tía Vicenta (1957-1966)[editar]

El caricaturista Juan Carlos Colombres ("Landrú") junto con su compañero ilustrador Oski fundó la revista en 1957.[1]​ El semanario de actualidad ganó fama rápidamente debido a su contenido satírico, en particular acerca de la política argentina, y su tirada inicial de 50.000 ejemplares se duplicó en poco tiempo.[2]

Uno de sus temas recurrente fue la proscripción del peronismo, que fue referido de manera frecuente en sus editoriales, violando el Decreto Ley 4161/56 (este decreto, firmado por el presidente Pedro Aramburu en 1956, prohibía toda mención o referencia al líder Juan Domingo Perón, entonces en el exilio, o al peronismo).[3]​ Otra controversia política cuya cobertura de Tía Vicenta fue memorable fue la disputa entre el presidente Arturo Frondizi y el vicepresidente Alejandro Gómez acerca de la decisión de Frondizi en 1958 de abrir la explotación petrolera a empresas extranjeras (que constituyó un cambio respecto de sus posiciones previas). El vicepresidente no se había opuesto públicamente, pero las tapas de Tía Vicenta presentaron durante varias semanas una foto de Gómez en una esquina con un epígrafe que preguntaba ¿A mi por qué me miran?. Gómez fue forzado a renunciar por el presidente en noviembre de ese año, apenas 6 meses después de su asunción.[4]

Tía Vicenta también se distribuyó como suplemento de un periódico de gran circulación: El Mundo, a partir de 1960, y su tirada alcanzó los 500.000 ejemplares.[5]

Landrú utilizó humor surrealista para satirizar tanto a los políticos como a los temas de actualidad. Se tomó también licencias artísticas en las tapas de la revista, las que mostraban sus caricaturas (dibujadas en estilo naif), cuyo diseño cambiaba frecuentemente: para parodiar la recesión de 1966, por ejemplo, cambió el nombre de la revista a Carestía Vicenta.[6]​ Sus irreverentes retratos del general Juan Carlos Onganía, quien tomó el poder en el golpe de Estado de 1966, caracterizado como una morsa (un sobrenombre con el que sus camaradas militares se referían a Onganía debido a sus grandes bigotes) determinó el cierre de Tía Vicenta por un edicto gubernamental de julio de ese año.[1][6]

Segunda época: Tío Landrú (1967-1969)[editar]

La revista regresó en una versión menos exitosa como Tío Landrú de 1967 a 1969.[7]

Tercera época: Tía Vicenta (1977-1979)[editar]

Regresó, con su nombre original, de 1977 a 1979.[6]

Legado e influencia[editar]

Numerosos ilustradores argentinos de renombre comenzaron su carrera en Tía Vicenta, incluyendo a Quino, Caloi, Faruk y Copi.[2]​ Otros colaboradores notables fueron Conrado Nalé Roxlo, Hermenegildo Sábat y María Elena Walsh, así como su cofundador Oski.[8]​ Landrú continuó ilustrando editoriales en numerosas publicaciones en las décadas siguiente, sobre todo en Clarín.[5]

Edgardo Russo escribió una historia del semanario llamada Historia de Tía Vicenta, publicada por Espasa-Calpe in 1994.

Referencias[editar]

  1. a b «Landrú, la morsa y la familia». La Nación. 
  2. a b «Historia del humor gráfico argentino». Jericles. Archivado desde el original el 25 de noviembre de 2015. 
  3. «Decreto-ley 4161, del 5 de marzo de 1956». El Historiador. 
  4. «Falleció Alejandro Gómez, el vicepresidente de Frondizi». Clarín. 
  5. a b «Landrú, un surrealista del humor». La Nación. 
  6. a b c «Las Joyas de Tía Vicenta». Image and Art. Archivado desde el original el 25 de noviembre de 2015. 
  7. «Landrú...the Gentleman». Osvaldo Laino. 
  8. «Breve historia de las publicaciones humorísticas argentinas». Medios Independientes.