Fuerza Aérea Argentina

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda


Fuerza Aérea Argentina
Argentine airforce wings emblem (color).svg

Activa 4 de enero de 1945[nota 1]
País Bandera de Argentina Argentina
Tipo Fuerza aérea
Misión Contribución a la defensa nacional a fin de defender los intereses vitales de Argentina
Especialización Guerra aérea
Tamaño 12 907 efectivos[2]
Depende de Ministerio de Defensa
Comandantes
Jefe del Estado Mayor General de la Fuerza Aérea Brigadier general VGM Enrique Víctor Amrein[3]
Subjefe del Estado Mayor General de la Fuerza Aérea Brigadier mayor Gustavo Testoni[3]
Comandante de Adiestramiento y Alistamiento de la Fuerza Aérea Brigadier mayor Alejandro Gabriel Amoros[3]
Insignias
Escarapela Roundel of Argentina.svg Argentina Low Visibility Roundel.png
Distintivo de cola Flag of Argentina.svg
Cultura e historia
Patrona Nuestra Señora de Loreto[4]
Aniversarios 10 de agosto: Día de la Fuerza Aérea Argentina
1 de mayo: Bautismo de fuego de la Fuerza Aérea Argentina
Guerras y batallas
Operativo Independencia
Conflicto del Beagle
Guerra de las Malvinas
Guerra del Golfo

Sitio web: www.argentina.gob.ar/fuerzaaerea

La Fuerza Aérea Argentina (FAA) es el componente militar aéreo de la República Argentina. La consolidación de la misma como arma independiente del Ejército Argentino data del 4 de enero de 1945, cuando se creó la Secretaría de Aeronáutica por medio de un decreto presidencial; y por ende, es la más joven de las fuerzas militares que componen las Fuerzas Armadas de la República Argentina.[1]

Durante el conflicto del Atlántico Sur —único conflicto bélico en el que participó a gran escala— protagonizó numerosas operaciones aéreas, las cuales le granjearon un importante prestigio internacional.

Historia[editar]

Antecedentes[editar]

La aviación militar en la Argentina tuvo sus inicios ya en la segunda mitad del siglo XIX, precisamente el 6 de julio de 1866, durante la guerra de la Triple Alianza, cuando un globo cautivo de origen brasileño y tripulado por un militar argentino sobrevoló las líneas aliadas a fin de observar las posiciones de la artillería paraguaya.[1]

Primera mitad del siglo XX[editar]

La historia de la Fuerza Aérea Argentina comenzó con la creación de la Escuela de Aviación Militar el 10 de agosto de 1912, por medio de un decreto del presidente de la Nación Roque Sáenz Peña, estableciéndose en los terrenos de El Palomar, pero siendo parte integrante del Ejército Argentino.

Entre los pioneros de la aviación argentina estuvieron Aarón de Anchorena y Jorge Newbery, quien el 25 de diciembre de 1907 cruzó el Río de la Plata en el globo aerostático «Pampero», que había sido traído de Francia por Aarón de Anchorena. Esto produjo entusiasmo y llevó a la creación del Aero Club Argentino en 1913, primera entidad aérea del país. Otro precursor de la Fuerza Aérea Argentina fue el soldado conscripto Pablo Teodoro Fels, quien a bordo de su monoplano Blériot XI (idéntico al de Jorge Newbery) cruzó el Río de la Plata en la madrugada del 1 de diciembre de 1912 con rumbo a la ciudad de Montevideo, donde llegó dos horas después, batiendo el récord mundial en vuelo sobre agua. Por esta hazaña, Pablo Teodoro Fels fue felicitado y homenajeado por el Ejército Argentino; pero también fue sancionado por haber contravenido las reglamentaciones militares. Tras cumplir su arresto, fue ascendido a Cabo.[5]

En 1927 se creó la Dirección General de Aeronáutica, para coordinar la aviación militar del país, y en el mismo año se fundó en la Ciudad de Córdoba la Fábrica Militar de Aviones, que se convertiría en el corazón de la industria aeronáutica argentina.[5]

Segunda Guerra Mundial[editar]

El 11 de febrero de 1944, se creó el Comando en Jefe de Aeronáutica, el cual dependía directamente del Ministerio de Guerra y tenía como finalidad dirigir los asuntos aeronáuticos del país, con excepción de la Armada, y el fomento de la actividad aérea civil.[6]​ El paso siguiente fue la creación de la Secretaría de Aeronáutica el 4 de enero de 1945, siendo este día en el cual la Fuerza Aérea Argentina se constituyó como tal.[7]

Al término de la Segunda Guerra Mundial, la Fuerza Aérea Argentina inició un proceso de modernización, por lo cual incorporó aviones de guerra como el Gloster Meteor, siendo la primera fuerza aérea de América Latina equipada con aeronaves de propulsión a reacción. También se adquirieron algunos aviones bombarderos Avro Lincoln y Avro Lancaster, creando así una fuerza poderosa dentro de la región.

En 1947 se adquirieron 100 aviones de caza Gloster Meteor MK.IV, de origen británico. El Reino Unido pagó de esta manera una parte de su deuda con la Argentina por la provisión de materias primas durante la Segunda Guerra Mundial. De este modo, la Fuerza Aérea Argentina se convirtió en la primera fuerza aérea en América Latina en tener aviones de combate con motores de reacción.[8]​ También, el Gobierno Nacional fomentó la industria aeronáutica, mediante lo cual se inició el desarrollo de un propio avión de combate, con la colaboración de técnicos alemanes y obteniendo como resultados el I.Ae. 27 Pulqui I y el I.Ae. 33 Pulqui II. Esto hizo que la Argentina sea el primer país latinoamericano y el quinto país en el mundo en desarrollar tecnología propia de aviones de caza a reacción.

Durante el primer mandato de Juan D. Perón se trazó el plan para motorizar nuevamente la industria aeronáutica y ponerla al tanto de los distintos avances técnicos ocurridos durante la Segunda Guerra Mundial, por lo que se trajeron de Europa a 750 obreros y especialistas, dos equipos de diseñadores alemanes (liderados por Kurt Tank y Reimar Horten, respectivamente), un equipo italiano (a cargo de Pallavecino) y al ingeniero francés Emile Dewoitine. Estos equipos, junto con ingenieros y técnicos argentinos, serían los encargados de proyectar los aviones de combate (propulsión a reacción) Pulqui I y Pulqui II, el avión bimotor I.Ae. 35 Huanquero, alas volantes Horten, etc. Asimismo se gestionó el ingreso al país de un importante grupo de profesores del Politécnico de Turín, con los cuales se creó la Escuela de Ingeniería de la Fuerza Aérea Argentina. Este personal académico también formó parte del claustro de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional de Córdoba.

También se fabricaron los aviones I.Ae. 22 DL (entrenamiento avanzado), el I.Ae. 24 Calquín (bombardeo y ataque), el I.Ae. 23 (entrenamiento primario), el avión bimotor de caza I.Ae. 30 Ñancú, el planeador de asalto I.Ae. 25 Mañque, el motor de aviación «El Gaucho», el cohete teledirigido AM-1 Tábano 5​ y aeronaves de instrucción elemental y de uso civil: el Colibrí, el Chingolo, y el F.M.A. 20 Boyero. La concreción de estos proyectos aeronáuticos motivó la formación de una importante red de proveedores de partes de alta calidad, y como consecuencia, la creación del parque industrial que fue la base del posterior desarrollo y despegue industrial de la ciudad de Córdoba. ​La industria aeronáutica argentina tuvo su máximo esplendor en el transcurso de las décadas de 1940 y de 1950, cuando bajo la orientación y el apoyo del Estado Nacional, el Instituto Aerotécnico y la Fábrica Militar de Aviones (FMA) alcanzaron plena actividad.

El fin de la Segunda Guerra Mundial abrió las puertas a una «edad de oro» (1945-1955) en la que la disponibilidad de divisas en arcas gubernamentales, la abundancia de ingenieros aeronáuticos alemanes, italianos y franceses desempleados, y la disposición británica a proveer motores y accesorios aeronáuticos de última generación, permitieron que la Argentina se embarcara en el sueño de alcanzar la autonomía en el desarrollo y construcción de aeronaves de altas prestaciones y avanzada tecnología, como el I.Ae. DL.22, con 206 unidades aéreas fabricadas en total para fines de la década de 1940. El Pulqui I fue el primer avión de combate a reacción construido en Sudamérica y el octavo en el mundo, habiendo sido diseñado en el Instituto Aerotécnico (Ciudad de Córdoba), de ahí la designación I.Ae. 27, por un equipo liderado por el ingeniero francés Emile Dewoitine. Hizo su primer vuelo el 9 de agosto de 1947.


Segunda mitad del siglo XX[editar]

Guerra Fría[editar]

El año 1952 marcó un hito en la historia de la aviación argentina, ya que en ese año se iniciaron los vuelos antárticos. Anteriormente, el Gobierno Nacional presidido por Juan D. Perón creó la FATA (Fuerza de Tareas Antárticas), destinando a la misma aeronaves Avro Lincoln, Avro Lancaster, Beechkraft AT-11 y Douglas C-47, que tuvieron su asiento en la Base Aérea Militar de Río Gallegos, Provincia de Santa Cruz.[9]

La Fuerza Aérea Argentina abrió fuego por primera vez el 16 de junio de 1955, en defensa del gobierno constitucional (2° mandato de Juan Domingo Perón) y durante el bombardeo de la Plaza de Mayo, cuando aviones de combate Gloster Meteor (leales al Gobierno Nacional) se enfrentaron en combate aéreo a dos aviones North American AT-6 Texan de la Armada Argentina. Uno de ellos, el matriculado I-063 y comandado por el teniente Ernesto Adradas derribó una unidad aérea AT-6 —piloteado por el guardiamarina Arnaldo Román— en tanto su compañero, el primer teniente Osvaldo Rosito, a bordo del matriculado I-090, atacó al aparato aéreo del teniente Máximo Rivero Kelly, que logró huir. Durante el golpe de Estado de septiembre, la Fuerza Aérea (leal al Gobierno Nacional) realizó numerosas operaciones aéreas, como acciones de combate, patrullado y, transporte de tropas y armamento,[10]​ y solo cinco aparatos aéreos desertaron para sumarse al bando rebelde.[11]​ En 1955, el "proyecto Pulqui" perdió el favor del gobierno de facto y la mayoría de los técnicos abandonaron el país, incluso el ingeniero alemán Kurt Tank, quien emigró a trabajar en la industria aeronáutica de la India.

Desde el 4 al 10 de diciembre de 1973, el comandante general de la Fuerza Aérea Argentina, Héctor Luis Fautario participó del primer vuelo transatlántico que involucró tres continentes, partiendo desde América del Sur, en la Ciudad de Buenos Aires, y haciendo escala en la Ciudad de Río Gallegos y luego en la Base Marambio (Antártida), para finalmente llegar a Oceanía aterrizando en la localidad de Christchurch (Nueva Zelanda) y finalmente en la Ciudad de Canberra (Australia).[12][13]​ El 15 de diciembre de ese mismo año, el brigadier general Fautario y los tripulantes recibieron una distinción de parte del entonces Presidente de la Nación Juan Domingo Perón.[14]

El 27 de octubre de 1977, un helicóptero Aérospatiale SA 315B Lama aterrizó en el Cerro Aconcagua tres veces. El piloto de la aeronave fue el teniente Héctor Pereyra. El militar fue felicitado por la empresa Aérospatiale.[1]

Proceso de Reorganización Nacional[editar]

La FAA participó del golpe de Estado de 1976 y de la posterior dictadura autodenominada «Proceso de Reorganización Nacional». El comandante en jefe de la Fuerza Aérea integró la Junta Militar.[15]

La FAA albergó en sus dependencias a centros clandestinos de detención.

Guerra de las Malvinas[editar]

A-4 Skyhawk en museo.

En 1982 se produjo la guerra de las Malvinas, entre Argentina y Reino Unido. Allí lucharon los A-4 Skyhawk, IA-58 Pucará, BMK-62 Canberra, C-130 Hercules, Dagger y Mirage III, junto con el vital soporte de las diversas especialidades de apoyo.[16]​ El gobierno militar argentino instrumentó la Operación Rosario. Las Fuerzas Armadas argentinas recuperaron las islas Malvinas, Georgias y Sandwich del Sur. Las islas estaban en poder del Reino Unido.[17]​ La Fuerza Aérea tomó previsiones por si el Reino Unido respondía militarmente.[18]​ Las previsiones de«recuperar para negociar» de la Junta Militar no se concretaron y empezó la guerra contra el Reino Unido.[19]​ Se constituyó la Fuerza Aérea Sur (FAS). Fue designado comandante el brigadier Ernesto Crespo.[20]

La Fuerza Aérea entraría en combate por primera vez en su historia contra un enemigo externo. La Fuerza Aérea se encontró sin preparación para la guerra aeronaval. Sus aviones se mostraron parcialmente inadecuados para aquel tipo de guerra. Además, se encontraban obsoletos. La flota británica empleó el armamento más moderno de la época.[21]

Se considera oficialmente que el bautismo de fuego de la Fuerza Aérea Argentina ocurrió el 1.º de mayo de 1982, ya que en esa fecha efectuó su primera acción en el conflicto bélico del Atlántico Sur.[22]​ El 16 de junio de 1955, personal de la Fuerza Aérea utilizando aviones de combate, efectuó una acción armada previa cuando abrió fuego en el bombardeo de la Plaza de Mayo,[23]​ y en el posterior golpe de Estado en Argentina de septiembre de 1955.[24]

La Fuerza Aérea Argentina sufrió 55 muertos y 47 heridos, en total 101 bajas.[25][26]

Recuperación de la democracia[editar]

A-4AR Fightinghawk.

En el período comprendido entre 1983 y 2003 la Fuerza Aérea Argentina renovó parcialmente sus filas.[27]

En 1994 el presidente Carlos Menem derogó el servicio militar obligatorio en Argentina. En su lugar habilitó el servicio militar voluntario[28]​ por un plazo de diez años, donde los soldados, ya no son llamados conscriptos ni dragoniantes, cambiando sus jerarquías por las de voluntarios de primera y de segunda. Se los profesionalizó y se permitió la incorporación de mujeres.

La Fuerza Aérea integra el grupo de fuerzas de paz de las Naciones Unidas integrando contingentes de diferentes naciones, entre otros en ChipreFuerza de Tareas Argentina—. El mayor aporte de la Fuerza Aérea en estas intervenciones es su moderno Hospital Militar Reubicable.


Siglo XXI[editar]

En el año 2004, se creó por Decreto 1407 el sistema nacional de vigilancia y control aeroespacial, con las características que hasta hoy se mantienen vigentes y creándose el comando aeroespacial en materia de control del espacio aéreo en la frontera norte.[29]

A principios de 2005, el presidente la Nación Néstor Kirchner despidió a 17 brigadieres de la Fuerza Aérea Argentina, incluido el jefe de la misma, brigadier general Carlos Rohde, tras un escándalo de tráfico de drogas a través de Aeropuerto Internacional de Ezeiza. Kirchner citó fallos en los sistemas de seguridad de los aeropuertos argentinos que fueron supervisados por la Policía Aeronáutica Nacional, una antigua rama de la Fuerza Aérea que dependía del Comando de Regiones Aéreas, dejó de tener naturaleza militar y pasó a ser una fuerza de seguridad civil dependiente en su momento del Ministerio del Interior, pasando a llamarse Policía de Seguridad Aeroportuaria.[30]

En el año 2007 la Fuerza Aérea comenzó a participar del Operativo Fortín, el cual tenía el propósito de suministrar vigilancia del espacio aéreo argentino y brindar información a las Fuerzas de Seguridad en la lucha contra el narcotráfico. También se aportaron medios aéreos en forma constante al Plan Nacional de Manejo del Fuego.

A través de sus unidades, la Fuerza Aérea detecta innumerables vuelos clandestinos del narcotráfico, pero como la FAA no es una fuerza de seguridad interior y no existe en el país una ley de derribos, no puede destruir a las naves invasoras.

A principios del año 2011 la fuerza incorporó para su nueva escuela de vehículo aéreos no tripulados, en la provincia de Córdoba, tres Nostromo Yarará, un vehículo aéreo no tripulado, el primero construido en Argentina para misiones de vigilancia y reconocimiento.[31][32]

Conflictos[editar]

La Fuerza Aérea Argentina ha participado en conflictos y operaciones mediante operaciones aéreas:

Organización[editar]

Estado Mayor General de la Fuerza Aérea[editar]

El Estado Mayor General de la Fuerza Aérea se integra por una Jefatura y una Subjefatura. Un brigadier general ejerce la titularidad de la Jefatura al tiempo que un brigadier mayor ocupa la titularidad de la Subjefatura.[3]

Rangos[editar]

Oficiales[editar]

Los oficiales de la Fuerza Aérea Argentina se forman en la Escuela de Aviación Militar. Allí cursan durante cuatro años para egresar con el grado de alférez.[33]

Los rangos de los oficiales, en orden descendente, a continuación:[34]

Brigadier general Brigadier mayor Brigadier Comodoro mayor Comodoro Vicecomodoro Mayor Capitán Primer teniente Teniente Alférez
OF-9 OF-8 OF-7 OF-6 OF-5 OF-4 OF-3 OF-2 OF-1 OF-D
BG-FAA.png BM-FAA.png BR-FAA.png CO-FAA.png CM-FAA.png VC-FAA.png MY-FAA.png CT-FAA.png PT-FAA.png TT-FAA.png AF-FAA.png

Suboficiales[editar]

Los suboficiales de la FAA se forman en la Escuela de Suboficiales de la Fuerza Aérea (ESFA). Allí cursan para egresar con el grado de cabo.[35]

Los rangos de los suboficiales, en orden descendente, a continuación:[34]

Suboficial mayor Suboficial principal Suboficial ayudante Suboficial auxiliar Cabo principal Cabo primero Cabo
OR-9 OR-8 OR-7 OR-6 OR-5 OR-4 OR-3
SM-FAA.png SP-FAA.png SA-FAA.svg SX-FAA.svg CP-FAA.svg CI-FAA.svg CB-FAA.svg

Soldados[editar]

Los soldados del Ejército Argentino realizan el servicio militar voluntario capacitándose por un año.

Los rangos de los soldados, en orden descendente, a continuación:[34]

Voluntario de primera Voluntario de segunda
OR-2 OR-1
VP-FAA.svg VS-FAA.svg

El personal se divide en: el cuadro de oficiales, compuesto por oficiales superiores, oficiales jefes, oficiales subalternos, oficiales profesionales, cadetes; el cuadro de Suboficiales entre los que hay suboficiales superiores, suboficiales subalternos y aspirantes; el cuadro de tropa de Soldados Voluntarios; el cuadro de personal docente civil; y el cuadro de personal civil en sus diferentes agrupamientos a saber: superior, supervisor, universitario, técnico, administrativo, de producción y de servicios.

Especialidades[editar]

Oficiales[36]
Escalafón aire Piloto de caza
Escalafón aire Piloto de transporte
Escalafón aire Piloto de helicóptero
Escalafón general Comunicaciones
Escalafón general Vigilancia y control aéreo
Escalafón general Defensa antiaérea
Escalafón general Operaciones especiales y defensa
Escalafón general Abastecimiento
Escalafón general Inteligencia
Escalafón general Navegador militar
Escalafón general Exploración y reconocimiento aerospacial
Escalafón general Tránsito aéreo
Escalafón general Meteorología
Escalafón general Administración financiera
Escalafón general Operador de sistemas aéreos no tripulados
Escalafón técnico Ingeniero aeronáutico
Escalafón técnico Ingeniero electrónico
Suboficiales[37]
Escalafón técnico Mecánica aeronáutica
Escalafón técnico Electrónica aeronáutica
Escalafón técnico Armamento
Escalafón general Seguridad y defensa
Escalafón general Sensores de imágenes
Escalafón general Control del espacio aéreo
Escalafón general Telecomunicaciones
Escalafón administrativo Oficinistas, contables
Escalafón servicios Abastecimiento

Equipamiento[editar]

La mujer en la Fuerza Aérea[editar]

Militar de la Fuerza Aérea Argentina

Al organizarse como país independiente en el siglo XIX, Argentina adoptó una estructura patriarcal que marginó a las mujeres de gran parte de las actividades de la vida pública, incluyendo la prohibición de votar y ser votadas —derogada en 1947— y la incapacidad civil —derogada en 1968—. Las Fuerzas Armadas fueron un caso extremo de organización patriarcal, excluyendo por completo a las mujeres hasta la anteúltima década del siglo XX.[38]

El ingreso de mujeres a las Fuerzas Armadas argentinas se inició en 1980, en la Armada y la Fuerza Aérea, en tanto que Ejército lo permitiría en 1981. En el caso puntual de la Fuerza Aérea, en 1980 se habilitó el ingreso de mujeres suboficiales para el Cuerpo Comando y en 1981 se habilitó el ingreso de mujeres oficiales, pero solo en el cuerpo Profesional. Recién en 2001 se permitió el ingreso de mujeres oficiales en el Cuerpo Comando, es decir de las unidades de combate, quedando desde ese momento habilitadas para formar parte de todas las especialidades de la fuerza.[38]

En 2010 la Fuerza Aérea ya registraba un total de 2562 mujeres, equivalentes al 17 % del total, contando los institutos de formación, resultando un porcentaje considerablemente más alto que las otras dos fuerzas, aunque ese porcentaje se reducía al 0,76 % de los oficiales del Cuerpo Comando, el más bajo de las tres fuerzas.[38]​ Hacia ese año, las mujeres participaban en juntas de clasificación para suboficiales, pero no participaban en las juntas para oficiales.[39]​ Asimismo, una gran parte de las funciones de las mujeres en la Fuerza Aérea estaban influenciadas por estereotipos de género, siendo el área de Apoyo Sanitario el que tenía mayor presencia femenina con un 61%, seguido de Enfermería con un 56 %.[39]

En 2006 la ministra de Defensa Nilda Garré creó el Observatorio sobre la Integración de la Mujer en las Fuerzas Armadas y en 2007 creó el Consejo de Políticas de Género, institución única en el mundo debido al hecho de la incorporación al mismo de las mujeres militares.[39][40]​ También se crearon Oficinas de Género en las unidades militares, se derogaron las normas que prohibían el ingreso y permanencia en el Colegio Militar de las alumnas que quedaran embarazadas, así como militares varones que reconocieran su paternidad y la obligación de solicitar autorización al superior para casarse.[41]

A diferencia de las otras dos armas, hasta 2017 ninguna mujer había ascendido en la Fuerza Aérea al grado de brigadier.[cita requerida]

En 2017 la Fuerza Aérea tenía 3482 mujeres, sin contar los institutos de formación, equivalente a un 25 % del total de la fuerza.

Véase también[editar]

Notas[editar]

  1. El 10 de agosto de 1912 se creó la Escuela de Aviación Militar y el 4 de enero de 1945 nació la Secretaría de Aeronáutica, lo que constituyó la fundación de la Fuerza Aérea Argentina como arma independiente del Ejército Argentino.[1]

Referencias[editar]

  1. a b c d «Nuestra historia». Fuerza Aérea Argentina. Consultado el 12 de abril de 2019. 
  2. Libro Blanco de la Defensa 2015 (1.ª edición). 2015. pp. 96-97. ISBN 978-987-3689-22-2. 
  3. a b c d «Fuerza Aérea Argentina Autoridades y estructura orgánica» (PDF). Argentina.gob.ar. Consultado el 9 de febrero de 2020. 
  4. «Nuestra Señora de Loreto». Obispado Castrense de Argentina. Consultado el 18 de abril de 2019. 
  5. a b «Sinopsis Histórica» (html). Fuerza Aérea Argentina. Archivado desde el original el 3 de septiembre de 2018. Consultado el 26 de agosto de 2017. 
  6. «Efemérides - Febrero». Fuerza Aérea Argentina. Archivado desde el original el 24 de octubre de 2008. Consultado el 15 de enero de 2020. 
  7. «Efemérides - Enero». Fuerza Aérea Argentina. Archivado desde el original el 21 de febrero de 2008. Consultado el 15 de enero de 2020. 
  8. «Gloster Meteor F.4». AMILARG. Consultado el 2 de junio de 2019. 
  9. Ignacio San Martín, el desarrollo de las industrias aeronáutica y automotriz en Argentina. Leopoldo Frenkel, Buenos Aires, 1992 ISBN 9504342671. p 41
  10. Isidoro Ruiz Moreno (2013). La revolución del '55. Claridad. 
  11. Daniel E. Cichero (2005). Bombas sobre Buenos Aires: gestación y desarrollo del bombardeo aéreo sobre la Plaza de Mayo del 16 de junio de 1955. Vergara. 
  12. «Tapa Clarín». Clarín. 6 de diciembre de 1973. Consultado el 24 de agosto de 2017. 
  13. «Tapa Clarín». Clarín. 11 de diciembre de 1973. Consultado el 24 de agosto de 2017. 
  14. «Tapa Clarín». Clarín. 16 de diciembre de 1973. Consultado el 24 de agosto de 2017. 
  15. Yofre, 2011, p. 56.
  16. Gambandé, 2018, p. 51.
  17. Historia de la Fuerza Aérea Argentina. VI I. Dirección de Estudios Históricos. 1998. pp. 1-2-65-66. ISBN 987-96654-4-9. 
  18. Historia de la Fuerza Aérea Argentina. VI I. Dirección de Estudios Históricos. 1998. pp. 69-70. ISBN 987-96654-4-9. 
  19. Historia de la Fuerza Aérea Argentina. VI I. Dirección de Estudios Históricos. 1998. p. 103. ISBN 987-96654-4-9. 
  20. Historia de la Fuerza Aérea Argentina. VI I. Dirección de Estudios Históricos. 1998. p. 110. ISBN 987-96654-4-9. 
  21. Historia de la Fuerza Aérea Argentina. VI I. Dirección de Estudios Históricos. 1998. pp. 106-107-108. ISBN 987-96654-4-9. 
  22. «1º de Mayo – Bautismo de fuego de la Fuerza Aérea Argentina». Centro Regional Universitario Córdoba IUA - Universidad de la Defensa Nacional. 26 de abril de 2018. 
  23. Andrés Bufali (2016). «Bronce y barro». Penguin Random House Grupo Editorial Argentina. 
  24. Verbitsky, Horacio (2 de mayo de 2017). «Bautismo de mentira». Página/12. Consultado el 5 de mayo de 2019. 
  25. Historia de la Fuerza Aérea Argentina. VI II. Dirección de Estudios Históricos. 1998. p. 797. ISBN 987-96654-4-9. 
  26. Carballo, 2017, pp. 395-396.
  27. Brea, Esteban G. (18 de abril de 2011). «Los Halcones (I): Génesis». Gaceta Aeronáutica. 
  28. Facundo Miño (2 de septiembre de 2014). «Adiós a la colimba». La Voz. Consultado el 3 de septiembre de 2017. 
  29. «Decreto 1407/2004» (HTM). InfoLEG. Consultado el 31 de marzo de 2019. 
  30. «Kirchner removió al brigadier general Carlos Rodhe». La Nación. 17 de febrero de 2005. Consultado el 26 de agosto de 2017. 
  31. «La Fuerza Aérea argentina compra Nostromo Defensa tres UAV Yarara». infodefensa.com. 15 de marzo de 2011. Consultado el 21 de septiembre de 2016. 
  32. «Nostromo Yarara Unmanned Aerial Vehicle (UAV), Argentina». airforce-technology.com (en inglés). Consultado el 21 de septiembre de 2016. 
  33. «Escuela de Aviación Militar (EAM)». Fuerza Aérea Argentina. Consultado el 30 de diciembre de 2019. 
  34. a b c «Grados Militares». Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas. Consultado el 30 de diciembre de 2019. 
  35. «Escuela de Suboficiales de la Fuerza Aérea (ESFA)». Fuerza Aérea Argentina. Consultado el 30 de diciembre de 2019. 
  36. «Escuela de Aviación Militar». Fuerza Aérea Argentina. Archivado desde el original el 27 de agosto de 2017. Consultado el 23 de septiembre de 2016. 
  37. «Escuela de Suboficiales de la Fuerza Aérea». Fuerza Aérea Argentina. Archivado desde el original el 6 de febrero de 2016. Consultado el 23 de septiembre de 2016. 
  38. a b c «Informe sobre la integración de la mujer en las Fuerzas Armadas» (PDF). Ministerio de Defensa República Argentina. 2010. p. 10. 
  39. a b c «Informe sobre la integración de la mujer en las Fuerzas Armadas» (PDF). Ministerio de Defensa República Argentina. 2010. p. 13. 
  40. «Carolina Urtea ▸ Las mujeres militares pasaron a tener voz». Veinte Manzanas. 17 de enero de 2018. 
  41. «Informe sobre la integración de la mujer en las Fuerzas Armadas» (PDF). Ministerio de Defensa República Argentina. 2010. p. 9. 

Fuentes[editar]

Enlaces externos[editar]