Operativo Independencia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Operativo Independencia
Terrorismo de Estado en Argentina en las décadas de 1970 y 1980
Collage del Operativo Independencia.png
Fecha 5 de febrero de 1975-28 de septiembre de 1977[1][2]
Lugar Bandera de Tucumán Zonas rurales y montes de la provincia de Tucumán, Bandera de Argentina República Argentina
Conflicto Intento del Ejército Revolucionario del Pueblo de crear un foco revolucionario socialista
Resultado Victoria del Estado argentino
Consecuencias • Desarticulación del Ejército Revolucionario del Pueblo en Tucumán
• Centenares de personas asesinadas y desaparecidas
Beligerantes
Ejército Revolucionario del Pueblo
Respaldado por:
Montoneros
Bandera de Argentina Estado argentino
Bandera de Estados Unidos Estados Unidos (inteligencia)[3]
Figuras políticas
Bandera de Argentina María Estela Martínez de Perón (1975-1976)
Bandera de Argentina Ítalo Luder (1975)
Bandera de Argentina Jorge Rafael Videla (1976-1977)
Comandantes
Mario Roberto Santucho
Juan Carlos Molina  
Luis Mattini
Lionel MacDonald  
Mario Firmenich
Roberto Perdía
Juan Carlos Alsogaray  
Bandera de Argentina Acdel Edgardo Vilas
Bandera de Argentina Antonio Domingo Bussi
Bandera de Argentina Héctor Mario Schwab
Bandera de Argentina Mario Benjamín Menéndez
Bandera de Argentina Héctor Luis Fautario
Unidades militares
Ejército Revolucionario del Pueblo:
• Compañía de Monte «Ramón Rosa Giménez»
• Compañía «Decididos de Córdoba»
Montoneros:
• Fuerza de Monte del Ejército Montonero
Ejército Argentino:
III Cuerpo de Ejército
V Brigada de Infantería
Fuerza Aérea Argentina:
V Brigada Aérea
Fuerzas en combate
Ejército Revolucionario del Pueblo: 300-500 (1975)[4]
Montoneros: 100 (1975)
5000 (1975)[5]
Bajas
~300 muertos[6]
Cientos de desaparecidos
70 muertos (~25 en combate)
55 heridos
1 avión derribado
2 aviones estrellados
1 helicóptero dañado
1 helicóptero estrellado
650-1500 civiles víctimas de desaparición forzada

El Operativo Independencia se refiere a la actuación ordenada por el Decreto N.º 261/75[7][8]​ del gobierno constitucional de María Estela Martínez de Perón, al Ejército Argentino y la Fuerza Aérea Argentina, para «neutralizar y/o aniquilar» el accionar de lo que se definía como «elementos subversivos» en la Provincia de Tucumán. El operativo de contrainsurgencia incluyó combates y actos represivos contra las organizaciones guerrilleras Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP) –que buscaba instalar un «foco revolucionario» en el monte tucumano–[9]​ y Montoneros, partidos políticos, sindicatos, organizaciones estudiantiles y religiosas, y activistas populares en general. En su transcurso, las Fuerzas Armadas instalaron en la provincia un régimen de terrorismo de Estado durante el cual, se produjo una violación masiva de derechos humanos y actos de genocidio,[10]​ incluyendo gran cantidad de desapariciones forzadas y el establecimiento de centros clandestinos de detención.

El Operativo Independencia estuvo inicialmente al mando del general Acdel Vilas y luego del general Antonio Domingo Bussi. Vilas afirmó que la «guerra» que se desarrollaba era «eminentemente cultural» ya que la guerrilla en el monte era «solo la manifestación armada del proceso subversivo y no la más importante».[11]

Varias décadas, la justicia argentina comenzó a investigar los delitos cometidos durante el Operativo Independencia y a procesar a los responsables en los crímenes de lesa humanidad.[10][12]​ En 2013 se dictó la primera condena por delitos cometidos durante el Operativo Independencia contra el general Luciano Benjamín Menéndez.[13]

Establecimiento de la guerrilla[editar]

Liderado por Mario Roberto Santucho, el PRT-ERP impulsó un foco guerrillero en Tucumán a principios de la década de 1970.

Nosotros no queríamos un régimen de democracia liberal en la Argentina. Nos proponíamos un Estado socialista, y estábamos convencidos de que un Estado socialista solo podía ser conquistado por la fuerza de las armas.

Luis Mattini, jefe guerrillero.[14]

Su primera acción armada en la provincia y ampliamente reportada en el país, tuvo lugar el 6 de septiembre de 1971: un pelotón liberó a doce presos de la cárcel de Villa Urquiza, una acción que le costó la vida a cinco guardias de la prisión. Dos policías resultaron gravemente heridos en el enfrentamiento.[15]​ Previo a esto, los montoneros que operaban en la provincia habían asesinado el 20 de octubre de 1970 a un agente de policía.[16]​ Durante los siguientes tres años, las acciones de ambas organizaciones servirían para fortalecer la incipiente guerrilla, además de cobrarse las vidas de otros ocho miembros de las fuerzas de seguridad en la provincia.[17][18][19][20][21]

El 30 de mayo, la Compañía «Ramón Rosa Jiménez» hizo su presentación como estructura en Acheral, simbólicamente copando la ciudad. Tomaron la comisaría —en la que solo había tres policías— y la estación ferroviaria, bloquearon el acceso de la ruta 38. En un par de horas, realizaron pintadas, arengaron contra la policía en un bar y robaron dos camionetas.[22]

Hacia fines de ese año, la Compañía «Ramón Rosa Jiménez» estaba formada por noventa hombres y diez mujeres, organizados en cuatro pelotones.[23]​ Gran parte del ERP fueron entrenados en Cuba.[24]​ El jefe guerrillero Enrique Gorriarán Merlo, confirmó la presencia de argentinos en campos de entrenamiento militar en Cuba, diciendo: «Quedó entonces formalizada la relación (…) del PRT con el Partido Comunista de Cuba. Acordamos los viajes posteriores de nuevos compañeros para realizar distintos cursos, tanto militares como políticos».[25]

Según Paul H. Lewis, hacia fines de 1974, el ERP tenía unos dos mil quinientos simpatizantes esparcidos por toda la provincia.[23]​ En 1975, Montoneros destacó unos treinta observadores al frente rural del ERP en esa provincia.[26]​ Además, existía una Unidad Básica de Combate Logística (UBCL) con la que Montoneros apoyó a la Compañía de Monte «Ramón Rosa Jiménez» ese año. Se estimó que entre los elementos que apoyaban directamente a los guerrilleros en 1975, ascendían a cuatrocientos hombres.[23]

Los militares tampoco se quedaron atrás. Para septiembre, la Policía Federal, la Guardia de Infantería y la Policía Montada realizaban incursiones en los montes, bajo cobertura aérea de helicópteros del Ejército. Si bien no se produjo ningún enfrentamiento armado, unas treinta y siete personas fueron detenidas.[27]

Desarrollo[editar]

Inicio del Operativo[editar]

El 5 de enero de 1975, un avión de transporte militar DHC-6 Twin Otter matriculado AE-259 que efectuaba tareas de reconocimiento se estrelló en la ladera del Cerro Ñuñorco Chico, cerca de Tafí del Valle, debido a condiciones climáticas adversas habituales en esa zona. Las trece personas a bordo murieron carbonizadas durante el posterior incendio, incluyendo los oficiales que iban a estar a cargo del operativo: los comandantes del III Cuerpo de Ejército y de la V Brigada de Infantería, generales Enrique Eugenio Salgado y Ricardo A. Muñoz respectivamente, además de miembros del Estado Mayor de Salgado.[28][27]​ Como consecuencia de este hecho fue designado el general Acdel Vilas —un militar con buena llegada a López Rega y al sindicalismo peronista— al frente de la V Brigada.[29]

Un mes después, la presidenta María Estela Martínez de Perón firmó el decreto que ordenaba al Ejército conducir el plan de ataque contra la guerrilla en Tucumán. El despliegue de mil quinientos soldados se inició a las 06:00 del 9 de febrero y se completó esa misma tarde, estableciendo el Comando Táctico de Vilas en la comisaría de la ciudad de Famaillá, a treinta y cinco kilómetros de la ciudad de San Miguel de Tucumán y a diez de los cerros donde se concentraba la guerrilla. El grueso de los efectivos se instalaron en los poblados a lo largo de la ruta 38 para cortar los lazos de la guerrilla con la población civil y evitar el abastecimiento. De esta manera se extendió el teatro de operaciones a la población civil, buscando desarticular el movimiento social tucumano. Se creó el primer centro clandestino de detención en una escuela de Famaillá, por donde se calcula pasaron un total de mil quinientos detenidos.

El primer enfrentamiento fue el Combate de Río Pueblo Viejo, el día 14: en una emboscada tendida por el ERP, cayó muerto un teniente primero, siendo heridos otros tres militares; perecieron también dos guerrilleros.[30]​ El 24 de febrero, una avioneta Piper PA-18 del Ejército, que apoyaba operaciones de control en un sector selvático cercano al pueblo de Ingenio Santa Lucia, cayó a tierra, causando la muerte de los dos militares que lo tripulaban. Sus restos no serían encontrados hasta agosto de 1977.[31]​ El 28 de febrero, un suboficial murió al inspeccionar un coche bomba en Famaillá.

Durante el mes de marzo se percibió cierto pesimismo en el alto mando del Ejército, debido a la falta de resultados concretos. Mientras tanto, a través de una publicación editada en París, el ERP afirmó que era un éxito haber logrado aferrar a una brigada entera del Ejército de cuatro mil hombres con solo trescientos guerrilleros.[32]

En abril de 1975, el Ejército capturó a un número de guerrilleros. Por su parte, el portavoz del ERP, en una conferencia de prensa realizada en Lisboa, informó sobre la creación de un «Comando Conjunto Operacional» junto con el Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) de Chile, el Movimiento de Liberación Nacional-Tupamaros (MLN) de Uruguay y el Ejército de Liberación Nacional de Bolivia.

En mayo, mientras el Ejército lograba capturar a varios miembros del ERP en la zona de operaciones, Isabel Martínez de Perón, como presidente, visitó la provincia de Tucumán acompañada por el ministro de Bienestar Social, José López Rega. La presidenta reemplazó como comandante general del Ejército al teniente general Leandro Enrique Anaya con el general de división Alberto Numa Laplane, quien fue ascendido a teniente general. El 11 de ese mes, un subteniente murió durante una emboscada en un control en la Ruta 301.[33]

Cambio de curso[editar]

El 28 de mayo se libró el llamado Combate de Manchalá, en el que 117 miembros del ERP, bajo órdenes del Hugo Irurzún, capitán Santiago, fueron derrotados por 23 efectivos del ejército mientras se dirigían a atacar el puesto de comando en la ciudad de Famaillá. Luego de intercambiar disparos por más cuatro horas,dos guerrilleros murieron y tres resultaron heridos. El ejército, por su parte, tuvo cinco heridos.[34][35]​ Los guerrilleros se retiraron dejando atrás vehículos, armamento y documentos. Consecuentemente, el Ejército pasó a tener la iniciativa en la contienda: hacia julio, las compañías de comandos llevaban a cabo misiones de búsqueda y destrucción en los montes.

El 2 de agosto, un teniente y cuatro conscriptos fueron heridos en un enfrentamiento. El 5 de agosto, un teniente murió mientras intentaba desactivar una trampa cazabobos.[36]​ El día 7, murió en otro combate un teniente, y en otra misión de patrulla murió un cabo primero. El 12 de ese mes, la Compañía A del Regimiento de Infantería de Monte 28 entró en acción contra un pelotón del ERP, al que derrotó cerca del pueblo de Los Dulces. El 16 de agosto, murió un cabo primero en un enfrentamiento en la localidad Las Mesadas, acción en la que los guerrilleros tuvieron seis bajas.[37]

El 28 de agosto, en lo que fue la Operación Gardel en apoyo al ERP, Montoneros colocó una bomba de aproximadamente 150 kg en la pista del Aeropuerto Teniente General Benjamín Matienzo, que detonó cuando un C-130 (matrícula TC-62) despegaba,[38]​ transportando 114 miembros de fuerzas especiales de la Gendarmería Nacional, con un resultado de seis soldados muertos y 29 heridos.[39]

El 3 de septiembre, una emboscada en Potrero Negro por parte de la guerrilla se saldó con dos soldados muertos y tres heridos,[40]​ y el 10 de septiembre, un policía fue muerto en un enfrentamiento con el ERP.[41]​ Al día siguiente, el grupo paramilitar «Comando José Rucci» asesinó a un militante montonero.[42]

Durante los días 8 y 9 de octubre tuvieron lugar dos enfrentamientos con la Compañía de Monte del ERP en la zona de El Quincho y Santa Elena, durante los cuales fueron muertos el comandante guerrillero, Juan Carlos Molina (Comandante Pablo), y su segundo, Manuel Negrín.[43]​ El ejército sufrió 5 muertos y 6 heridos graves.

El 10 de octubre, en Acheral, un UH-1H del e Ejército fue alcanzado por fuego hostil mientras realizaba un vuelo de reconocimiento, siendo muerto su ametrallador y dañado su sistema eléctrico. Sin embargo, el aparato logró aterrizar, tras lo cual se desató un feroz combate en tierra, en el que murieron doce combatientes del ERP.[44]​ En una misión de patrullaje, el 17 de octubre, en proximidades de Los Sosas, un pelotón fue emboscado por los guerrilleros, dejando un saldo de cuatro soldados muertos y dos heridos.[45]​ El 24 de octubre, en el arroyo Fronteritas, se produjo un enfrentamiento nocturno entre una patrulla del Ejército y militantes del ERP, donde murieron tres militares. A fines de ese mes, siete guerrilleros fueron abatidos en otra escaramuza.

A pesar de las derrotas sufridas, el ERP continuaba siendo una formación efectiva y en noviembre la Fuerza Aérea entró en acción por primera vez en respaldo del Ejército: cuatro aviones A-4B Skyhawk de la V Brigada Aérea atacaron al asentamiento con bombas de fragmentación y cañones de calibre 20 mm.[46]​ Durante la siguiente semana tuvieron lugar otros dos enfrentamientos, que dejaron tres muertos más en el Ejército. Ese mismo mes y a requerimiento de Vilas, elementos del Regimiento de Infantería 4 llegaron a la zona. Establecida en Monteros, la Compañía B llevó a cabo patrullas de combate y de seguridad con sus pelotones en Lules, Concepción y Famaillá, y sería relevada a principios de febrero de 1976 por la Compañía A.[47]

Para diciembre, el teatro de operaciones tucumano del ERP había quedado reducido a algunos pelotones, ya que las compañías de comandos del Ejército les estaban presionando fuertemente.[48]​ El Operativo Independencia comenzaba a tener éxito: según Paul H. Lewis, entre febrero y diciembre de 1975, murieron 163 miembros de la guerrilla rural y 53 de las fuerzas de seguridad en Tucumán.[49]

Continuación de las operaciones[editar]

Antonio Domingo Bussi se hizo cargo de la operación a fines de 1975.

El 18 de diciembre de 1975, Vilas fue relevado y tomó el mando Antonio Domingo Bussi -en ese momento con el grado de general de brigada y luego destituido del mismo al ser condenado como autor de crímenes de lesa humanidad. Poco después, este le decía a Vilas por teléfono: «Vilas, usted no me ha dejado nada por hacer».[45]​ Durante el gobierno de facto del general Bussi, entre marzo de 1976 y diciembre de 1977, se perpetraron 371 desapariciones forzadas, y luego llegaría a afirmar que las Fuerzas Armadas argentinas llevaron a cabo en Tucumán una verdadera «epopeya contra la agresión marxista-leninista que acosaba al país». Según el profesor de antropología Antonius Robben, la violencia armada en Tucumán provocó la muerte de 164 combatientes durante el tiempo en que la 5.ª Brigada actuó en esa provincia entre 1975 y 1977; 84 pertenecían a las fuerzas armadas o de seguridad y 80 eran guerrilleros.[50]

Bussi trasladó el centro clandestino de detención que su predecesor había instalado en Famaillá al Ingenio Nueva Baviera y ordenó la descentralización de las torturas, multiplicando y profesionalizando los grupos de tortura existentes. El informe de la Comisión Bicameral Investigadora de las violaciones de los Derechos Humanos en la Provincia de Tucumán calificó la gestión de Bussi como un vasto aparato represivo, que orienta su verdadero accionar a arrasar con las dirigencias sindicales, políticas y estudiantiles, que eran totalmente ajenas al accionar de la guerrilla; se emplearon explosivos para atacar la Universidad Nacional de Tucumán, la Legislatura provincial, las sedes de la Unión Cívica Radical, del Partido Comunista, del Partido Socialista y el Colegio de Abogados, varios de cuyos alumnos fueron asesinados. Médicos, sindicalistas y políticos fueron también objeto de secuestro, prisión ilegal, vejaciones y tortura.

El 29 de diciembre de 1975, Bussi había lanzado la Operación La Madrid I contra el ERP. Las unidades de la Brigada de Infantería V se internaron en sus campamentos en el monte por primera vez y se multiplicaron las patrullas de rastrillaje en la selva. Envió también a sus tropas a San Miguel de Tucumán, haciendo desaparecer en los primeros meses de 1976 a 194 militantes montoneros y simpatizantes de la guerrilla.[6]

En la primera semana de enero de 1976, las tropas del ejército descubrieron siete campamentos del ERP, algunos con capacidad hasta para albergar a cuarenta guerrilleros.[51]​ Entre los días 19 y 25 de enero de 1976, se llevó a cabo la Operación La Madrid II. Esta consistió en un rastrillaje de todos los cursos de agua, desde la zona montañosa hasta el río Salí. Como los guerrilleros los utilizaban para orientarse en los movimientos, se buscaba emboscarlos a lo largo de los mismos y sobre sus márgenes.[52]​ Dos días después, se dio inicio a la Operación La Madrid III, que duró hasta el 25 de febrero.[53]

Para este momento, existían catorce centros clandestinos de detención,[54]​ y las operaciones de rastrillaje indicaban un cambio de táctica del Ejército, ahora subían al monte a perseguir al ya debilitado ERP. Con el fin de aliviar la presión que Bussi ejercía sobre Santucho, Montoneros abrió un nuevo frente, destacando a El Cadillal una unidad denominada Fuerza de Monte del Ejército Montonero.[55]​ El 13 de febrero, 65 miembros de la misma emboscaron a una patrulla del Regimiento de Infantería Aerotransportada 14, siendo muertos dos militares y diez guerrilleros, entre ellos Juan Carlos Alsogaray, jefe de la unidad e hijo del que fuera comandante en jefe del Ejército Argentino entre 1966 y 1968, General Julio Alsogaray.

Una vez consumado el golpe de Estado, el nuevo comandante de la Compañía Ramón Rosa Jiménez, Lionel MacDonald, recibió la orden de permanecer en el monte sin presentar combate.[56]​ El 30 de marzo, un sargento de policía fue abatido mientras realizaba un patrullaje en el centro de la capital de Tucumán.[57]

El 10 de abril, los guerrilleros abatieron a un conscripto en una emboscada y a un policía que cumplía funciones de guardia en un hospital de la capital tucumana.[58]​ El 20 de abril, un cabo de la policía fue muerto en un tiroteo con Montoneros.[59]​ El 26 de abril, en otro hecho que se atribuyó a Montoneros, tres autos interceptaron al del inspector general de la Policía provincial, Juan Sirnio, que fue acribillado por los ocupantes de estos.[60][61]

El 5 de mayo, un UH-1H del Ejército que brindaba apoyo aéreo a una fracción terrestre se estrelló a orillas del río Caspichango, unos 4 km al norte de Santa Lucía. El aparato impactó contra el follaje del monte mientras volaba a baja altura. Murieron cinco de sus siete tripulantes.[62]​ Dos días después, en un enfrentamiento contra guerrilleros, perdió la vida un cabo primero.

Entre los días 9 y 17 de mayo, cuatro conscriptos fueron asesinados en hechos fraguados por elementos de inteligencia militar y las muertes atribuidas a la guerrilla.[nota 1]

El 28 de julio, tres combatientes de Montoneros y un policía murieron durante un enfrentamiento en la capital.[65]

Tras varios días de persecución, Lionel MacDonald fue abatido por el Ejército el 19 de octubre, cerca del paraje El Soloco.[66]

Metodología[editar]

Las Fuerzas Armadas se desplegaron en el territorio de la más pequeña de las provincias argentinas para aplicar, en el marco de la doctrina de la seguridad nacional, la metodología de la llamada guerra contrarrevolucionaria, que habían aprendido de los franceses primero y de los estadounidenses después. Sus ejes supuestos fueron la localización de los campamentos de adiestramiento de los guerrilleros y su captura, o bien abatirlos en combate.[67]​ La superioridad logística y operativa del ejército, logró diezmar en menos de un año a los combatientes del ERP.

El general de brigada Acdel Edgardo Vilas, primer jefe militar de la contienda, fue comandante de la V Brigada de Infantería de Monte —con asiento en Tucumán— y precedió del general de brigada Antonio Domingo Bussi en la continuidad de la represión a la guerrilla rural. Vilas estaba convencido de que la clave no era subir con sus tropas a los cerros para desgastarlos en combate con los guerrilleros,[68]​ sino que la mejor forma de combatir a los guerrilleros era buscar a sus simpatizantes dentro la población tucumana. Asimismo, afirmaba los detenidos no debían pasar por los Tribunales.

Es más fácil hacer pasar un camello por el ojo de una aguja, que condenar en sede judicial a un subversivo.

Luis Mattini, integrante del ERP, luego recordaría las discusiones que mantenía con Santucho:

Estábamos frustrados. Nos preguntábamos por qué los militares no subían al monte. Esperábamos para tenderles la emboscada, que es la clásica táctica de guerrilla. Y estábamos convencidos de que no se animaban porque no estaban preparados militarmente para hacerlo. Santucho, que a esa altura pensaba que el golpe era inevitable, decía que el Ejército todavía no tenía la suma del poder, no estaba preparado y tenía miedo de perder los primeros combates.[69]

Se puede resumir el modus operandi de las fuerzas represivas de la siguiente manera:

  • Secuestros: El procedimiento de detención se realizaba con oficiales y suboficiales vestidos de civil, y no de uniforme militar. De esta manera se evitaba tener que entregar a los detenidos a la justicia, y se construía el terror basado en la indeterminación (ocultamiento) de los autores.
  • Cautiverio clandestino: Los detenidos eran generalmente alojados en el primer centro clandestino de detención del país, ubicado en Famaillá, y llamado «La Escuelita» porque el lugar albergaba una escuela primaria. Entre febrero y diciembre de 1975 por allí pasaron, según Vilas, 1507 personas que estuvieron cautivas y sometidas al arbitrio de sus captores y privadas de toda defensa.
  • Tortura: La utilización de la tortura en los interrogatorios fue el método central de la inteligencia militar.
  • Eliminación, ocultamiento de los cuerpos y negación oficial de estas prácticas.[70]

Los militares intentaron justificar su accionar represivo basándose en los decretos de aniquilamiento autorizados por el entonces presidente interino Ítalo Argentino Luder (María Estela Martínez de Perón se encontraba de licencia), disponiendo que «el comando general del Ejército procederá a ejecutar todas las operaciones militares que sean necesarias a efectos de neutralizar y/o aniquilar el accionar de los elementos subversivos que actúan en la provincia de Tucumán.» (decreto del Poder Ejecutivo Nacional 261/1975). Lúder, presidente provisional de la Cámara de Senadores, hizo extensivo el operativo a todo el país durante su breve interludio al frente del PEN —merced a una licencia por razones de salud de la presidente—, mediante los Decretos de aniquilamiento 2770/1975, 2771/1975, y 2772

El exconscripto Domingo Jerez aseguró frente al juez Carlos Jiménez Montilla, el 24 de febrero de 2010, que fue testigo de cómo el general Bussi mató a garrotazos a dos hombres en el campo de concentración ubicado en Timbó Viejo. «Vi cuando pusieron un fusil en la vagina de una mujer embarazada», relató entre varios hechos aberrantes de esa época. Asimismo, también declaró que las muertes de varios soldados habían sido ordenadas por sus propios superiores, especialmente el aparato de inteligencia militar, y luego atribuidas al combate.[63][64]

Desaparecidos[editar]

Entre 1974 y 1979, 656 personas fueron desaparecidas en Tucumán.[71]​ De acuerdo al Informe de la Comisión Bicameral Investigadora de las Violaciones a los Derechos Humanos de Tucumán «la estadística indica que el mayor porcentaje (75 %) de personas secuestradas y desaparecidas desde el Operativo Independencia correspondió a obreros de fábrica y surco de la industria azucarera, peones rurales y obreros de la construcción». Osvaldo Humberto Pérez, sobreviviente del campo de concentración Arsenal Miguel de Azcuénaga —de Tucumán—, declaró que allí en un año fusilaron «entre ochocientas y mil personas». En ese sitio operaba el capellán Jose Mihalchyk, que fue sobreseído de la acusación penal que se le formuló.

Una de las personas que figuran en la lista de desaparecidos en Tucumán es Diana Irene Oesterheld, hija del escritor y guionista Héctor Oesterheld (1919-1978), quien estaba embarazada de seis meses en el momento de su desaparición. Ante los jueces del Tribunal Oral Federal, el testigo Julio César Marini reveló que vio un mes después del secuestro al jefe de la división de la policía provincial, el comisario Roberto «El Tuerto» Albornoz usurpando la casa en la que vivían Diana Oestherheld y su esposo Raúl Araldi, quienes desaparecieron durante la ocupación militar de la provincia de Tucumán.[72]​ Ambos eran militantes montoneros y desaparecieron el 7 de agosto de 1976: Raúl fue asesinado en 1977 y Diana fue asesinada en Campo de Mayo (Buenos Aires). El padre de Diana, Héctor Oesterheld, fue secuestrado en 1977 y asesinado en 1978.

En diciembre de 2009, el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) identificó los restos de dos personas desaparecidas en la provincia de Tucumán en 1976. Estos desaparecidos fueron identificados como Juan Carlos Aguirre y Guillermo José Ernst, quienes fueron asesinados por la Brigada V ese mismo año, en dos supuestos enfrentamientos declarados por el Cuerpo de Ejército III en comunicados oficiales. Se convirtieron así en los primeros desaparecidos en ser reconocidos en esa provincia. Los restos fueron exhumados de una fosa común del Cementerio del Norte, junto con otros 55 esqueletos. Aguirre, acusado de ser un montonero por la Quinta Brigada, fue detenido el 12 de junio de 1976, en pleno centro de la capital tucumana,[73]​ junto a Margarita Azize Weiss, una militante de Montoneros.[74]​ La muerte de Ernest fue anunciada oficialmente el 17 de agosto de 1976. El comunicado militar afirmaba que Ernest estuvo a cargo de la destrucción del avión Hércules C-130 en el aeropuerto local.[9]

Detenidos-desaparecidos en el arsenal Miguel de Azcuénaga entre otros:[75]

  • Julio Cersar Campopiano
  • José Luis Maldonado
  • Humberto Alfredo González
  • Juan Carlos Pastori
  • Rosario Argañaraz
  • Roque Raúl Argañaraz
  • Enrique Gonzalo Díaz Macías
  • Juan de Dios Gómez
  • Néstor Ubaldo Herrera
  • Alfredo Antonio Coronel
  • Luis Alberto Soldati
  • Federico Adolfo Furth
  • María Isabel Jiménez de Soldatti
  • Claudio Reyes Ahumada
  • Segundo Sixto Alderete
  • Francisco Arancibia
  • Segundo Arias
  • Joaquín Ariño
  • Horacio Arrué
  • Pablo Athanasiu
  • Fernando Belizán
  • Ramón Bianchi
  • Eduardo Bulacio
  • Tomás Bulacio
  • Alicia Burdisso
  • Juan Carlos Bustamante
  • Oscar Cabral
  • Edgar Cadima
  • Julio Campopiano
  • José Cano
  • Santiago Cazón
  • Liliana Colombetti
  • Juan Bautista Coronel

Notas[editar]

  1. El 9 de mayo de 1976, el conscripto Carlos Alberto Fricker fue asesinado en la base de Famaillá mediante un disparo de FAL. Su hermana habló con el médico Juan Toledo Pimentel, quien le habría dicho que estaba convencido de que no se trataba de un suicidio. Una semana después, mientras se dirigían a prestar ayuda médica a Caspichango, la ambulancia que conducía Toledo Pimentel voló por los aires al cruzar un puente, matándole a él y a otros dos militares. Jerez declaró ante la Justicia que él había cruzado ese puente pocos minutos antes de la explosión y que vio a varias personas trabajando. Supuso que eran de la Dirección de Vialidad y que estaban arreglando el puente. Sin embargo, unos días después, vio a una de los supuestos obreros en la base militar de Caspinchango y supo que en realidad era un oficial de inteligencia del Ejército.[63][64]

Referencias[editar]

  1. «Operativo Justicia por el Operativo Independencia». Página/12. 29 de diciembre de 2012. Consultado el 5 de octubre de 2014. 
  2. Eckstein, 2001, p. 276.
  3. Ruiz Moreno, 1986, p. 24.
  4. «Examen de las causas de justificación alegadas». Juicio a las Juntas. Consultado el 15 de octubre de 2015. 
  5. «Capítulo XX. El poder real de la guerrilla.». Nunca Más. Consultado el 23 de julio de 2015. 
  6. a b Lewis, 2002, p. 126.
  7. http://www.infojus.gob.ar/index.php?kk_seccion=documento&registro=DECRETOS&docid=DEC%2520C%2520000261%25201975%252002%252005 (enlace roto disponible en Internet Archive; véase el historial y la última versión).
  8. Decreto 261/75 (Argentina)
  9. a b Elsinger, Rubén (11 de diciembre de 2009). «En Tucumán, identifican restos de 2 desaparecidos». Clarín. 
  10. a b «El juez Daniel Bejas consideró que se cometió un genocidio. 'Operativo Independencia': Videla, Mario Menéndez y casi medio centenar de represores procesados». Télam. 28 de diciembre de 2012. 
  11. Ese ardiente Jardín de la República: formación y desarticulación de un campo cultural: Tucumán 1880-1975. 2010. 
  12. «Lesa humanidad: procesan a Videla en la megacausa 'Operativo Independencia'». Centro de Información Jurídica. 28 de diciembre de 2012. 
  13. Procuraduría de Crímenes contra la Humanidad. Causa Toledo de Ygel. «A 40 años del golpe. Dossier de sentencias pronunciadas en juicios de lesa humanidad en Argentina». Fiscales. p. 55. 
  14. Felipe Pigna. Lo pasado pensado. p. 167. 
  15. El 6 de septiembre de 1971, aproximadamente a las 15:40, un numeroso grupo de internos —catorce de ellos subversivos y cuatro comunes– se dio a la fuga de unidad carcelaria, luego de agredir con armas de fuego al personal del penal … murieron cinco agentes y tres resultaron gravemente heridos. (Volver a matar, Juan B. Yofre, p. XLVIII, Grupo Editorial Argentina, 2011)
  16. Crónica de la subversión en la Argentina. Depalma. 1980. p. 135. 
  17. In memoriam, Tomo II. Círculo Militar. 1999. p. 579. 
  18. Ollier, 2005, p. 67.
  19. Rosendo Fraga (1988). Ejército: del escarnio al poder, 1973-1976. Grupo Editorial Planeta Argentina. p. 67. 
  20. In memoriam. Tomo 2. Círculo Militar. 1999. p. 581. 
  21. Yofre, 2011, p. 58.
  22. Larraquy, Marcelo (2013). Los 70. Una historia violenta (Marcados a fuego III, 1973-1983). Aguilar. 
  23. a b c Lewis, 2002, p. 105.
  24. Enrique Díaz-Araujo. La guerrilla en sus libros. p. 98. 
  25. Márquez, 2008, p. 29.
  26. Martha Crenshaw. Terrorism in context (en inglés). p. 230. 
  27. a b «Campaña aérea militar antisubversiva». Aeromilitaria.com.ar. Archivado desde el original el 4 de marzo de 2016. Consultado el 23 de julio de 2015. 
  28. «de Havilland Canada DHC-6 Twin Otter del Ejército Argentino». Amilarg. Consultado el 1 de diciembre de 2017. 
  29. Adel Edgardo Vilas. «Tucumán, Enero a Diciembre de 1975». Nunca Mas. Archivado desde el original el 19 de octubre de 2003. 
  30. González Breard, 1999, p. 191.
  31. Walter A. Martínez (2011). Manual de supervivencia. Editorial Alsina. p. 226. ISBN 978-950-553-203-2. 
  32. Rosendo Fraga (13 de febrero de 2005). «Memoria: sangre sobre el monte». La Nación. Consultado el 8 de mayo de 2010. 
  33. Yofre, 2011, p. 61.
  34. Anguita y Caparrós, 1998, p. 518. La lucha duró algunas horas y fue un revés completo para el ERP. El Ejército no tomó prisioneros: los que habían caído vivos fueron fusilados en el acto.
  35. «Combate de Manchalá: El ataque en primera persona». El Intransigente. 
  36. González Breard, 1999, p. 216.
  37. González Breard, 1999, p. 218.
  38. «Lockheed C-130E/H y KC Hercules». AMILARG. 
  39. Yofre, 2011, p. 102.
  40. 3 de Setiembre: en la Zona Serrana de Santa Lucía, guerrilleros emboscan una columna militar, abatiendo 5 Soldados. (Marka, actualidad y análisis, Volume 1, p. 38, Editoria y Distribuidora Runamarka, 1976)
  41. Gómez, 1996, p. 182.
  42. «Causa: 401015/2004, Operativo Independencia (1975/marzo de 1976) Expte. 401015/04 y 401016/04 y conexas». La Gaceta. 27 de diciembre de 2012. 
  43. El 8/9 de octubre se produjeron dos combates nocturnos en la zona de El Quincho y Santa Elena, cerca del Ingenio Santa Lucía, donde murieron Oscar Asdrúbal Santucho (capitán Anibal) y Manuel Negrín (Roberto), dos integrantes muy importantes. (Con sus propias palabras, Norberto Aurelio López, p. 326, Buenos Aires, 2005)
  44. Departamento de Estudios Históricos Navales (1993). Historia Marítima Argentina. p. 44. 
  45. a b Acdel Edgardo Vilas. «Diario de campaña». Archivado desde el original el 20 de septiembre de 2003. 
  46. «Operativo "Independencia"». Aeromilitaria.com.ar. Archivado desde el original el 4 de marzo de 2016. 
  47. «Regimiento de Infantería 4». Archivado desde el original el 5 de marzo de 2010. 
  48. Lewis, 2002, p. 112.
  49. Lewis, 2002, p. 113.
  50. The PRT-ERP admitted to having lost eighty combatants during Operation Independence, while the army had lost twenty-four men on combat duty during 1975-1976 Operation Independence. The total number of military and police casualties from 1975 to 1977 in Tucumán reached eighty-four. (Political Violence and Trauma in Argentina, Antonius C. G. M. Robben, p. 153, University of Pennsylvania Press, 2010)
  51. Seoane, 2011, p. 384.
  52. González Breard, 2001, p. 234.
  53. «Anexo 16 - Operativo Independencia». La Historia Completa. 
  54. Seoane, María (2002). El burgués maldito: José Ber Gelbard. Buenos Aires: De Bolsillo. 
  55. Seoane, 2011, p. 274.
  56. Gutman, 2012, p. 213.
  57. In memoriam, Tomo 2. Círculo Militar. 1999. p. 584. 
  58. Manfroni y Villarruel, 2014, p. 122.
  59. Manfroni y Villarruel, 2014, p. 220.
  60. «Asesinato del Jefe de Policía de Tucumán». ABC. 30 de abril de 1976. 
  61. «El asesino de Barraza y Uro era hijo de un represor implicado en la Megacausa». El intransigente. 26 de octubre de 2013. Consultado el 26 de julio de 2015. 
  62. «Copia archivada». Archivado desde el original el 28 de marzo de 2010. Consultado el 12 de marzo de 2010. 
  63. a b «El ERP en el monte tucumano y el comienzo de la represión ilegal». Clarín. 25 de julio de 2010. Consultado el 20 de agosto de 2015. 
  64. a b «CAUSA: “Jefatura de Policía de Tucumán s/secuestros y desapariciones”» (PDF). 23 de agosto de 2010. p. 23. Consultado el 20 de agosto de 2015. 
  65. «Ocho guerrilleros y tres policías, muertos en Argentina». El País. 31 de julio de 1976. 
  66. «La música de las armas». Página/12. 11 de enero de 2004. Consultado el 18 de octubre de 2015. 
  67. Famus, ed. (noviembre de 1988). «Capitulo III "El Plan Militar Tucumán"». Operación Independencia. Buenos Aires, Argentina: Cogtal. pp. 88, 89. «El 5 de febrero de 1975 la Presidente de la Nación, en Acuerdo General con Ministros, aprobó el Decreto Secreto Nro. 261 que establecía: Art. I: El Comando General del Ejército procederá a ejecutar las operaciones militares que sean necesarias a efectos de neutralizar y/o aniquilar el accionar de los elementos subversivos que actúan en la provincia de Tucumán. […]». 
  68. Lewis, 2002, p. 109.
  69. Gutman, 2012, «XXXIII».
  70. Ese ardiente Jardín de la República formación y desarticulación de un campo cultural: Tucumán 1880-1975. Primera Edición. 2010. 
  71. «Lista de Desaparecidos en Tucumán». Proyecto Desaparecidos. 
  72. «Argentina, Tucumán. Juicio ex jefatura de policía. Vieron al “El Tuerto” Albornoz usurpando una casa de desaparecidos». Argenpress.info. 28 de mayo de 2010. 
  73. «Por primera vez identifican a desaparecidos en Tucumán». El Tribuno. 10 de diciembre de 2009.  (enlace roto disponible en Internet Archive; véase el historial y la última versión).
  74. «Margarita Susana Azize Weiss». Proyecto Desaparecidos. 
  75. «Desaparecidos en la Provincia de Tucumán». Proyecto Desaparecidos. 

Bibliografía[editar]

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]