Tinta china

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda



Sobre estas piedras se vierte un poco de agua y sobre éstas se muele la pastilla, deshaciendo poco a poco la tinta, que va mezclándose con el agua que se acumula en la cavidad de la piedra. Este proceso puede continuarse hasta que la tinta adquiera la densidad requerida para su uso, por lo que generalmente suele durar unos minutos.

La tinta líquida ya preparada se seca con facilidad, y es conveniente no dejar que se seque sobre dicha piedra o sobre el pincel.

Actualmente es habitual el uso de frascos de tinta china ya preparada, muy densa, que puede usarse directamente o disolver con un poco de agua.

La naturaleza compositiva de la tinta china es bastante estable químicamente, aunque es frecuente que las obras realizadas con dicha técnica sean susceptibles al desprendimiento de partículas de carbón con el roce. Se debe mencionar que la tinta china no empalidece o desaparece con la exposición prolongada a la luz como hacen las tintas occidentales.