Carlos Villagrán

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Carlos Villagrán
Carlos Villagrán (cropped).jpg
Información personal
Nombre de nacimiento Carlos Villagrán Eslava
Otros nombres Pirolo
Quico/Kiko
Nacimiento 12 de enero de 1944 (75 años)
Bandera de México Ciudad de México, México
Nacionalidad Mexicana Ver y modificar los datos en Wikidata
Familia
Padres Carlos Villagrán (padre)
Eva Eslava
Cónyuge Sylvia Salinas
Graciela Rivera
Rebeca Palacios
Hijos Sylvia Villagrán Salinas
Samantha Villagrán
Paulo Villagrán
Vanessa Villagrán
Edson Villagrán
Gustavo Villagrán
Información profesional
Ocupación Actor y humorista

Carlos Villagrán Eslava (Ciudad de México, 12 de enero de 1944),[1]​ es un actor y humorista mexicano, conocido por interpretar a Quico en El Chavo del 8. En el año 2013 fue designado embajador en Porto Alegre, una de las doce sedes del Mundial de Brasil 2014.[2]

El 12 de enero de 2010 anunció que debido a su avanzada edad dejaría de interpretar este personaje.[3]​ El 11 de mayo de 2013 vistió por última vez el traje de su personaje en Brasil.[4]​ El 8 de agosto de 2014, anunció su regreso a los escenarios en Brasil como Quico en conmemoración a los 30 años de la primera emisión de la serie El Chavo del Ocho en ese país.[5]​ El 1 de junio de 2018 anunció que definitivamente dejaría de interpretar a su personaje (Quico) para trabajar en otros proyectos.[6]

Biografía[editar]

Sus inicios[editar]

Fue el segundo de cuatro hermanos, sus padres, Carlos Villagrán y Eva Eslava, provenían de una familia de escasos recursos, pero a pesar de ello, lograron mantener su hogar con cuatro hijos. Su padre trabajó como fotógrafo de las alamedas con una cámara 5×7 y Villagrán (hijo) lo acompañaba, combinando sus estudios con el trabajo para poder sacar adelante a su familia, debido a esto, Carlos, estuvo hasta segundo grado de secundaria. En 1967 Carlos obtuvo su primer trabajo, como reportero gráfico del periódico El Heraldo de México cubriendo los Juegos Olímpicos de México 1968. Sin embargo, aprovechando su credencial de fotógrafo de prensa, en 1968 comenzó a frecuentar las instalaciones de Telesistema Mexicano (propietaria de los canales 2, 4 y 5).

En dichas visitas, Carlos se fue adentrando a otro ambiente, el cual seria su verdadera vocación: la comicidad y la actuación. Él mismo pedía trabajo a productores y cómicos de la época, como es el caso de Capulina o Los Polivoces; ellos le daban trabajo como extra en sus programas, siempre actuando pero nunca hablando. También formó parte del elenco del programa Bartolo de Enrique Guzmán, cuyas apariciones eran de diversos papeles como banquero, representante artístico, gánster, policía, etcétera. Ese mismo año, muchos actores emigraron a Televisión Independiente de México (Canal 8), Carlos estuvo entre ese grupo; pronto surgió el primer personaje que le daría popularidad, "Pirolo", dentro del programa El Club de los Millonarios (1968). Luego de participar en El Club de los Millonarios, Carlos se unió a Rubén Aguirre, un actor, director y productor recién llegado de Monterrey, Nuevo León, quien comenzó en Canal 8 un programa llamado El Club de Shory, un programa de comedia en el que Villagrán interpretaba a una viejita llamada «Lola Mento».

Sin embargo, no fue «Pirolo» el papel que marcó su carrera. En 1971, Chespirito (Roberto Gómez Bolaños) realizó una fiesta en su casa donde invitó a todos los que trabajaban con él en ese momento. Su amigo Rubén Aguirre llevó a Villagrán a esta fiesta como un invitado. En esta fiesta, Carlos interpretó un pequeño sketch cómico junto con Rubén Aguirre. La creatividad de ambos, más el ingenio, caracterización y naturalidad, hicieron que Chespirito quedara impresionado. Días más tarde, Chespirito llamó a Villagrán para que formara parte del elenco, en el segmento de "Los supergenios de la Mesa Cuadrada" dentro del programa Sábados de la Fortuna, y después en el antiguo programa Chespirito. Para 1973, cuando se canceló dicho programa, él continuó trabajando para Chespirito en El Chavo del 8 y El Chapulín Colorado. En la serie El Chavo del Ocho, Villagrán interpretó el papel que le daría fama mundial: "Quico", un niño mimado, vestido de marinero, con los cachetes inflados y cuya frases favoritas eran: "¡no me simpatizas!", "¡me doy!", "¡ay, ya cállate, cállate, cállate que me desespeeee...ras!", "¡que cosas, no!", "¿qué me habrá querido decir?" y "¡chusma, chusma...prr!". En El Chapulín Colorado trabajó haciendo diversos papeles, como por ejemplo, encarnando el personaje de El Cuajinais así como en ocasiones siendo llamado por su verdadero nombre, "Carlos".

Su personaje más célebre[editar]

Villagrán caracterizado de Quico.

"Quico", luego llamado "Kiko" por problemas legales con Roberto Gómez Bolaños (Chespirito), representa un niño vestido de marinero de 9 años, mimado y envidioso, grosero con sus amigos, pero con un gran corazón cuando la ocasión lo amerita.

Su verdadero nombre es Federico, pero él se ponía muy triste cuando su madre lo llamaba por ese nombre ya que era el nombre de su difunto padre y significaba que ella estaba muy enojada con él. Como la mayoría de personajes creados por Roberto Gómez, se caracteriza por su torpeza e ingenuidad. Es el hijo único de Doña Florinda (Florinda Meza) y perdió a su padre Don Federico, un marino, que murió junto con el resto de la tripulación cuando su barco se hundió en alta mar. A veces Quico bromeaba con que su padre fue comido por una ballena, por eso dice que su padre descansa "en pez" y de un "colapso" (colazo) que un tiburón le dio.

La parte cómica que le impregnó a su personaje, es la cantidad de gestos y expresiones curiosas propias que le valieron un lugar muy destacado en el programa.

La polémica salida de Quico[editar]

De todos los actores que renunciaron, la renuncia de Villagrán fue la más polémica, y nunca esclarecida en su totalidad. Las versiones de la salida de Carlos Villagrán del programa son muchas entre las que se dice que una pudo haber sido celos profesionales de parte de Roberto Gómez Bolaños ya que en su momento el personaje de Quico llegó a ser más popular que el propio Chavo. Otras versiones indican que Carlos Villagrán y Florinda Meza eran pareja en los inicios del show, hasta que Bolaños logró la ruptura de la pareja y ocupar el lugar de Villagrán en la relación (aunque en realidad, según Villagrán, fue Florinda quien estaba enamorada de él primero, pero no fueron pareja en sentido literal ni a Villagrán le interesó serlo, siendo Chespirito (de quien buscó consejos) quien le pidió que explicara a Florinda que no quería una relación con ella[7]​.

Entrevistas realizadas al mismo Villagrán, Rubén Aguirre y Roberto Gómez Bolaños revelan que, tras el último capítulo donde apareció Quico en El Chavo ("Todavía no es hora de clases"), Carlos recibió una oferta de trabajo en Venezuela donde le pagaban 10 veces más que en Televisa.[8]​ Al consultarlo con Chespirito, este le dijo que no había ningún problema pero, según Villagrán, Bolaños le pidió que no usara al personaje Quico, ya que el personaje era de su autoría. Por su parte, Bolaños señala en el programa de TV "Conversaciones con David Estrada" que Villagrán no solo le había pedido permiso para usar al personaje de Quico sino que él sí se lo había permitido, aunque le dijo que no usara solo al personaje de Quico y que hiciera "muchas cosas",[9]​ así como que "no lo hiciera todo con los cachetes" porque el público "se sentiría hostigado".[note 1][8]

El mismo Bolaños señala que Emilio Azcárraga Milmo, presidente de Televisa, lo llamó en una ocasión para hablarle de la intención de Villagrán de hacer una serie sobre Quico y para saber si él le daba la autorización para ello, algo que no solo aceptó sino que señaló que él no quería cobrar nada por los derechos del personaje y que era suficiente con que, en los créditos de las series y películas en las cuales Villagrán interpretara a Quico, se expusiera un agradecimiento a Bolaños por haberle permitido hacer uso del personaje. Sin embargo, Villagrán se negó a ello, señalando que el personaje era suyo ya que él fue quien había creado los caracteres peculiares del personaje (sus mofletes, su llanto, expresiones tales como el "cállate, cállate, que me desesperas" o "chusma, chusma", así como la elección de la vestimenta del personaje;[8]​ a pesar de que Bolaños fue el creador original del mismo); esto ocasionó una disputa por el uso del personaje.[note 2][9]​ Por su parte, Villagrán señala que Azcárraga lo llamó a su despacho, y le solicitó que le hiciera un proyecto para otro programa estando él como protagonista principal pero supervisado por Roberto Gómez Bolaños. Villagrán intentó explicarle las diferencias que existían entre él y Chespirito, pero Azcárraga se concretó a preguntarle si le interesaba o no la propuesta. Villagrán se negó, y tal cosa ocasionó que Azcárraga se molestara y ordenara de inmediato el veto del actor a nivel continental, advirtiendo a las televisoras de América Latina y habla hispana que si llegaban a darle trabajo a Villagrán, él les dejaría de surtir emisiones importantes como El Chavo del 8 y las telenovelas que en ese entonces se producían.[8]

Permanencia en Venezuela 1981-1987[editar]

Luego de intentar otros proyectos cómicos en otros países, Villagrán se fue a Venezuela en 1981, donde produjo tres programas para Radio Caracas Televisión, canal que transmitió en ese país los episodios de El Chavo del 8 y El Chapulín Colorado. El primero de estos programas fue El Niño de Papel (1981 - 1982), que logró mantenerse al aire solo unos pocos meses. Luego de la cancelación de la anterior en 1982 hizo la serie Federrico (1983 - 1984), que fue la más exitosa de su carrera en solitario. Su primera temporada contó con la actuación de Ramón Valdés. La personificación de Villagrán en este programa estaba basada en su conocido personaje de Quico en El Chavo del Ocho, y la trama era una especie de parodia de dicha serie. La segunda temporada y final fue rebautizada como Las Nuevas Aventuras de Federrico (1984-1985). Además de la producción de estas comedias para la televisión venezolana, también fue director de todas ellas y escritor de Federrico.

Villagrán fue protagonista de un espacio televisivo infantil en vivo, llamado El Circo de Monsiueur Cachetón. El actor interpretaba a Monsieur Cachetón, el dueño de un circo. Este programa era una especie de reminiscencia del programa de Bozo, con una gran interacción con el auditorio y llamadas telefónicas de televidentes. Fue emitido por varias cadenas latinoamericanas independientes a partir de 1985 y lo mantuvo de gira por el continente.

Su tercer y última serie, fue Kiko Botones en 1986, donde compartió el escenario con humoristas venezolanos de la talla de Emilio Lovera, entre otros.

Estos programas fueron recibidos tibiamente por la audiencia. Fueron exportados a otros países, entre ellos México, donde fue emitido por la antigua cadena de TV estatal Imevision -hoy llamada TV Azteca- sin mucha resonancia de rating.

Regreso a México en 1987[editar]

Luego de su experiencia en Venezuela tuvo una aventura en el exterior, el actor regresó con su personaje a México en 1987, donde logró un contrato con la pequeña televisora Tele Rey para realizar un nuevo proyecto de comedia, denominado ¡Ah, qué Kiko! en 1988. En un principio contó una vez más con la presencia de Ramón Valdés, siendo sustituido posteriormente por el actor Sergio Ramos «El Comanche» pues la sustitucion de Ramón Valdez se dio a causa de su ya avanzado estado de salud en peligro de muerte por su cáncer de estómago. Sin embargo, la serie se canceló abruptamente con solo unos meses al aire, posiblemente debido a la escasa audiencia que logró.

Uno de los posibles factores para su fracaso,fue que la serie estaba siendo emitida a las 14:30 hs. que si bien podría ser buen horario de audiencia debido a la hora de la comida en muchos lugares públicos de reunión,la gente estaba más enfocada a los noticieros y otros programas estelares de la cadena Televisa,algo que pudiese haber sido opuesto si se hubiese contado con un horario estelar similar al de los programas de su anterior patrón Chespirito,quien tenía en su mando el Horario de las 20:00 hs. por tanto el programa no fue muy visto debido al horario de emisión.

La reconciliación[editar]

El 1 de abril de 2000, durante un especial de El Chavo del Ocho que Televisa organizó como un homenaje a Goméz Bolaños por su larga trayectoria, se logró una supuesta reconciliación entre Carlos Villagrán y Roberto Gómez Bolaños. Esta también fue la primera ocasión que se volvieron a ver tras 22 años de alejamiento. La ocasión fue muy agradable y entrañable para todos los presentes en el evento, entre ellos todos los actores que fueron parte del elenco de Gómez Bolaños a lo largo de sus diferentes programas (menos Ramón Valdés fallecido en 1988, Angelines Fernández y Raúl Padilla fallecidos en 1994, y Horacio Gómez Bolaños fallecido en 1999 a quienes también se les recordó y rindió homenaje). Sin embargo, con el tiempo se demostró que esa supuesta reconciliación fue básicamente un recurso publicitario.

Roberto Gómez estableció batallas legales con los antiguos actores de El Chavo del Ocho para evitar que usaran los personajes del programa sin su consentimiento. Esta fue una de las razones por las que Villagrán se mudó a Argentina, donde puede usar libremente el personaje de Kiko ya que Chespirito no tenía poder de derechos de autor en Argentina y el nombre está registrado en México como "Quico" mientras que Carlos Villagrán lo registró como "Kiko". No se tuvo constancia de reconciliación real, ni de acercamiento entre Gómez Bolaños y Villagrán, ni tampoco con María Antonieta de las Nieves, con quien también mantuvo una lucha legal por el uso del personaje de la Chilindrina. El contacto de amistad fue solo con algunos miembros sobrevivientes del elenco, tales como Édgar Vivar y Rubén Aguirre.

Tras confirmar el fallecimiento de Gómez Bolaños, ocurrido el 28 de noviembre de 2014, Villagrán entregó un mensaje en su página de Facebook lamentando el suceso.[10]​ Días después, llegó hasta el velorio de Chespirito en México, donde pudo abrazar y entregar el pésame a Florinda Meza, dejando atrás años de disputas. A pesar de que para entonces ya se había retirado de interpretar a su personaje más emblemático, como un homenaje en los eventos luctuosos, Villagrán vistió nuevamente a Quico.[11]

Participaciones en concursos[editar]

En 2004 Villagrán es invitado al programa de concursos venezolano La guerra de los sexos, animado por Viviana Gibelli y Daniel Sarcos, donde concursa como su personaje celebre de El Chavo del 8 en diferentes ginkanas como El Striptease Intelectual, La Cámara de la Tortura, Los Chismosos y entre otras ginkanas, al final del programa terminando ganando el equipo masculino dándole la victoria a Kiko (Carlos Villagrán).Para el 2005 Villagrán vuelve a concursar como Kiko participando en las Ginkanas El Piso Fantasma, El Sofá Loco, Los Forzudos y otras más, aunque esta vez termina ganando el equipo femenino al final del programa.

Vida personal y actualidad[editar]

Carlos Villagrán vivió de forma itinerante en diversas ciudades del continente (entre ellas México D.F., Caracas, Buenos Aires, Santiago y Miami), motivado por su trabajo humorístico. Su última residencia se encuentra en el barrio de Palermo Soho de la ciudad de Buenos Aires, Argentina, país donde Kiko es popular. Se casó 3 veces y es padre de siete hijos: Paulo, Sylvia, Ángel, Samantha, Edson, Gustavo y Vanessa. Por varias décadas (en especial entre los 80s y 90s) viajó por Latinoamérica con su circo llamado El circo de Kiko.

En mayo de 2013, hizo sus últimas presentaciones con su típico personaje en Brasil, que culminaron en Río de Janeiro el 11 de mayo frente unas mil personas. Según sus propias palabras: «Quien les habla ahora es Carlos Villagrán. Hace 30 años estamos juntos, pero llega un momento en el que tenemos que parar. Me despido de ustedes aquí en Río de Janeiro. Esta es mi última presentación (…)».

En una entrevista con el diario brasileño O Globo, afirmó: «Estoy con 69 años y por respeto a los admiradores voy a parar de competir contra mi peor enemigo: el Kiko más joven que aparece todos los días en la televisión. No puedo disputar con él porque él no envejecerá y yo no le simpatizo. Voy a sentir falta del público y de las risas. Es algo muy lindo».[12]

En abril del 2016, se presentó con el personaje Kiko en Bolivia.

En 2017, se anuncia la película brasileña Como se Tornar o Pior Aluno da Escola (en traducción literal: ‘cómo convertirse en el peor alumno de la escuela’), cuyo lanzamiento será en octubre y con Carlos Villagrán en el papel de Ademar, el director de la escuela y antagonista de la película. El largometraje es basado en el libro homónimo del humorista y presentador brasileño Danilo Gentili.

Filmografía[editar]

Televisión[editar]

Televisión[13]
Año Título Personaje País
2014 Cantar Villancico Él mismo
2012 Mi sueño es Bailar Él mismo
2001 - 2004 - 2005 La guerra de los sexos Kiko Venezuela
1988 ¡Ah, qué Kiko! Kiko México
1986 Kiko Botones Kiko Venezuela
1985 El circo de Monsieur Cachetón Monsieur Cachetón Chile
1984 - 1985 Las nuevas aventuras de Federrico Federrico (Kiko) Venezuela
1983 - 1984 Federrico Federrico Venezuela
1981 - 1982 El Niño de Papel El Niño de Papel Venezuela
1973 - 1978 El Chapulín Colorado Varios México
1972 - 1978 El Chavo del Ocho Quico, Don Federico México
1970 - 1973 Chespirito Varios México
1968 El club de Shory Lola Mento México
1968 El club de los millonarios Pirolo México

Cine[editar]

Cine[13]
Año Título Personaje
2017 Como se Tornar o Pior Aluno da Escola Ademar
1978 El Chanfle Valentino
1978 La hora del jaguar
1975 El infierno tan temido Voz

Notas[editar]

  1. El permiso que Bolaños dijo haberle dado a Villagrán para que hiciera uso de su personaje coincide con el hecho de que también permitió a otros actores de El Chavo a usar a sus personajes, de forma que sus problemas con María Antonieta de las Nieves solo surgieron a principios del siglo XXI, cuando la actriz puso a La Chilindrina a su nombre, a pesar de que había usado al personaje en circos a lo largo de los 90. Incluso Rubén Aguirre, quien siempre se llevó bien con Bolaños, entre los personajes que interpretó en los circos destacó el del Profesor Jirafales, ya que era su personaje más popular.
  2. No está del todo claro si Villagrán llegó a demandar a Bolaños. Aunque Bolaños menciona que Villagrán lo demandó y que la demanda fue ganada por dicho guionista, Villagrán señala que él nunca lo demandó, ya que sus programas de tv no fueron exitosos y tampoco sus participaciones en circos le permitieron ganar mucho dinero, por lo que no tenía la capacidad adquisitiva suficiente como para hacer frente a Bolaños en un juicio.

Referencias[editar]

Bibliografía[editar]

  • Pérez Medina, Edmundo (2000): Homenaje a Roberto Gómez Bolaños "Chespirito". México: Mina Editores, 2000

Enlaces externos[editar]