Ben-Hur (película de 1959)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Ben-Hur es una película estadounidense de 1959 de los géneros épico y dramático ambientada en la Antigua Roma. Fue dirigida por William Wyler y producida por Sam Zimbalist para Metro-Goldwyn-Mayer. Sus papeles principales los interpretan Charlton Heston, Stephen Boyd, Jack Hawkins, Hugh Griffith y Haya Harareet. Adaptación de la película muda del mismo título de 1925, Ben-Hur se basaba en la novela homónima escrita por Lewis Wallace en 1880. El guion lo firma Karl Tunberg, aunque el libreto incluye aportaciones de Maxwell Anderson, S. N. Behrman, Gore Vidal y Christopher Fry.

Ben-Hur contó con el mayor presupuesto que hasta entonces había tenido una película, superior a los quince millones de dólares estadounidenses, y para su filmación se construyeron los decorados más grandes jamás empleados en un filme. La diseñadora Elizabeth Haffenden supervisó a un equipo de cien costureras para crear el vestuario y en la construcción de los decorados intervinieron doscientos artistas y obreros, necesarios para crear cientos de frisos y estatuas. La filmación comenzó el 18 de mayo de 1958 y duró hasta el 7 de enero de 1959, con jornadas de rodaje de entre doce y catorce horas que se desarrollaron seis días a la semana. La preproducción comenzó en los estudios Cinecittà de Roma en octubre de 1957 y la posproducción se extendió seis meses. Los directivos de MGM encargaron al director de fotografía Robert L. Surtees que filmara la película en formato panorámico, que no era del gusto de Wyler. En el rodaje se emplearon más de doscientos camellos, 2500 caballos y unos 10 000 extras. La batalla naval se filmó con miniaturas en un gran tanque de agua en los estudios de la Metro en Culver City (California). La carrera de carros, de nueve minutos de duración, es una de las secuencias más famosas de la historia del cine, mientras que la banda sonora, compuesta y dirigida por Miklós Rózsa, es la de mayor duración que se ha creado para un filme e influyó profundamente en el cine durante más de quince años.

Tras gastar 14,7 millones de dólares en la promoción, Ben-Hur se estrenó en el Teatro Loew de Nueva York el 18 de noviembre de 1959. Fue la película más taquillera de ese año y llegó a convertirse en el segundo filme más rentable, sólo por detrás de Lo que el viento se llevó. La cinta obtuvo la cifra récord de once premios Óscar, entre ellos mejor película, mejor director (Wyler), mejor actor (Heston), mejor actor de reparto (Griffith) y mejor fotografía (Surtees), un logro inigualado hasta el estreno de Titanic en 1997 y de El Señor de los Anillos: el retorno del Rey en 2003. Ben-Hur también recibió tres premios Globo de Oro —a la mejor película dramática, al mejor director y al mejor actor de reparto (Boyd)—. En la actualidad, Ben-Hur está considerada como una de las mejores películas de la historia del cine, por lo que en el año 2004 la National Film Preservation Board la seleccionó para ser conservada en su National Film Registry por ser un filme «cultural, histórica o estéticamente significativo».

Argumento[editar]

La acción transcurre en Judea, el año 30. El imperio romano, dueño y señor del mundo conocido, gobierna con mano de hierro sus vastos territorios, entre ellos Judea, sometiendo con dureza a sus moradores. Éstos desean con ansia la llegada de un nuevo Mesías que liberará al pueblo judío del yugo romano. Entre ellos Judá Ben-Hur (Charlton Heston), un príncipe rico que comercia con especias de Oriente a Roma, un hombre respetado y creyente en la fe de su pueblo y su Dios.

Charlton Heston, en su papel de Judá Ben-Hur, por el que fue premiado con el Óscar al mejor actor.

Sin embargo, los tiempos están revueltos y se teme un levantamiento violento contra el poder romano, a lo cual éste responde con el envío de dos legiones al mando del jefe militar, Messala (Stephen Boyd), antiguo amigo de la infancia de Ben-Hur.

Judá Ben-Hur ve en Messala a un amigo y también una posibilidad de cambio para su pueblo, una esperanza para el entendimiento y el respeto. Pero por el contrario, Messala ve a su viejo amigo como el hombre que "señalará" a los enemigos judíos de Roma por su pasada amistad. Sin embargo, Ben-Hur se niega al trato y Messala, encolerizado, rompe la relación.

Ben-Hur, temeroso de su amigo el tribuno, sabe que tendrá que tener cuidado de ahora en adelante. Pero vendrá un golpe de mala suerte: su única hermana, Tirzah, se apoya en el borde de la azotea de su casa y una teja se desprende al paso de la comitiva que llevaba al gobernador, provocando que este se golpee al caer junto con su caballo, y este incidente, pese a ser accidental, lo hace prisionero junto con su madre y su hermana de su antiguo amigo, que le acusa de atentar contra el nuevo gobernador de Judea, Valerio Grato. Judá es enviado al puerto de Tiro, sin juicio, como galeote en una galera. Ben-Hur jura vengarse de Messala aunque ello le lleve toda la vida.

En su viaje al puerto, Judá conocerá a Jesús de Nazaret, quien le dará agua. Ya en la galera, Ben-Hur conocerá a Quinto Arrius, primer cónsul de Roma, al que salvará la vida en una batalla naval en la cual la galera se hunde. Como gratitud hacia Judá, Quinto Arrius le adoptará como su hijo, con lo que obtiene riquezas y títulos. Sin embargo, a pesar de las riquezas, del poder y de la gloria de Roma, Ben-Hur sabe que tiene un juramento que cumplir y que no puede esperar más tiempo. Es la hora de la venganza...

Hugh Griffith en su papel del jeque Ilderim, por el que obtuvo el Óscar al mejor actor de reparto.

En su camino a Jerusalén, Ben-Hur conocerá a Baltasar, y al jeque Ilderim, un comerciante árabe. De Baltasar aprenderá que hay alguien en quien creer, un Mesías, hijo de Dios, que liberará a los hombres de su ira y su odio. Por el contrario, del jeque descubrirá que Messala participa en las carreras de cuadrigas y, en la arena del circo, en el que la muerte no es un delito...

Alimentado por su odio, Judá reta a Messala en las carreras y por otro lado, busca a su madre y hermana. Al regresar a Jerusalén, descubre que todo lo que había conocido había quedado reducido a ruinas, que su familia había desaparecido y que la única explicación que tenía era de la hija de un esclavo suyo, llamada Esther, a quien Judá amaba profundamente.

Tras condenar a Judá a las galeras, Messala no sólo había confiscado todos los bienes de Ben-Hur sino que se ensañó con su madre y hermana encerrándolas en los calabozos. Con la nueva llegada de Judá y su reto, Messala, tenso, mandó buscar a la familia de Judá. Para su sorpresa, tantos años en una celda inmunda en los recónditos calabozos habían hecho que enfermaran de lepra...

Judá, lleno de cólera y odio en su interior, se debate interiormente entre su venganza hacía su verdugo y su antigua amistad de la infancia. Pero Judá sabe que Messala no va a cambiar y que su única opción de resarcirse es poder ver su cuerpo mutilado y maltrecho en la arena del circo. Para ello, correrá la carrera de cuadrigas. Ahí vencerá a Messala, quien terminará cayéndose de su carro, y siendo atropellado y pisoteado por otro. Con el cuerpo ensangrentado, estará condenado definitivamente a su muerte. Esta escena de la carrera de cuadrigas es una de las más famosas de la historia del cine. Messala, en un último aliento le comunica que su madre y su hermana están vivas, pero que están en el valle de los leprosos. Por lo tanto, como Judá sabe, están condenadas a una muerte lenta y horrible.

Judá, desolado, recorre las calles de Jerusalén con su madre, su hermana, y Esther. Él accede al requerimiento insistente de ésta para que sean sanadas por el Rabí de Galilea, al que ha escuchado predicar y obrar maravillas, mientras una procesión de gente acompaña a gritos la marcha de los nuevos crucificados, entre ellos un hombre que una vez dio de beber a nuestro héroe. Ben-Hur, como agradecimiento, trata de devolverle su ayuda con agua. Sin embargo, un soldado romano tira el agua antes de que Jesús pueda beber y tener un poco de aliento en su pesada carga.

Este encuentro, y el presenciar después la crucifixión del hombre que un día le salvó de morir, harán que Judá encuentre la paz y mitigue su ira a través del perdón. Regresa aún bajo la catarsis de lo que ha presenciado cuando ve que su hermana y su madre han sanado milagrosamente. ¡Ha ocurrido el milagro! Y fundidos en un gran abrazo, se desborda la alegría.

Reparto y personajes[editar]

  • Charlton Heston como Judá Ben-Hur: protagonista de la película, es un aristócrata judío que es traicionado por su mejor amigo, el tribuno Mesala y enviado a las galeras para luego rescatar al cónsul Arrio y ser adoptado por este, regresa a Judea en busca de su familia perdida y de venganza.
  • Jack Hawkins como Quinto Arrio: cónsul romano, conoce a Ben-Hur en las galeras y se empieza a interesar por sus cualidades, es salvado por este en una batalla naval contra los piratas y Arrio lo adopta como hijo.
  • Stephen Boyd como Mesala: tribuno romano y mejor amigo de Ben-Hur a quien acaba traicionando con el deseo de usarlo para intimidar al pueblo judío y aumentar su poder. Muere a manos de Judá en la carrera de cuadrigas, no sin antes redimirse con este y ayudarle en la búsqueda de su familia.
  • Haya Harareet como Esther: hija de Simónides, al principio es designada como sirvienta de Judá pero ambos acaban enamorándose. Tiene un papel primordial en cuidar a la madre y hermana de Ben-Hur cuando estas sufren de lepra.
  • Sam Jaffe como Simónides: mayordomo de la familia de Ben-Hur quien después de que este fuera arrestado es torturado por órdenes de Mesala quedando lisiado de las piernas dependiendo de un amigo a quien conoció en la cárcel.
  • Hugh Griffith como el Jeque Ilderim: contrata a Ben-Hur como conductor de cuadrigas para sus caballos, así como para proveerle protección temporal.
  • Finlay Currie como Baltasar: es uno de los reyes magos que visitan a Jesús al inicio de la película. Es amigo del Jeque Ilderim, con quien conoce a Ben-Hur, y le explica a este la existencia de un salvador y redentor. Su mensaje influye en el judío hasta el final de la película.
  • Martha Scott como Miriam: madre de Ben-Hur y de Tirzah, quien con esta última es arrestada por los romanos después de ser acusada de atacar al gobernador romano y encerrada en una cárcel en donde contrae junto con Tirzah la lepra, siendo curadas por Jesús en el momento de la crucifixión reecontrándose con Judá al final de la película.
  • Cathy O'Donnell como Tirzah: hermana menor de Ben-Hur. Al igual que su madre es encerrada con ella en una cárcel, donde contrae lepra, pero es curada por Jesús en el momento de la crucifixión.
  • Frank Thring como Poncio Pilatos: gobernador de Judea. Conoce a Ben-Hur en la fiesta del cónsul Arrio y es quien condecora a Judá después de la carrera de cuadrigas. Ben-Hur le recrimina que la transformación de Mesala fue por la maldad de Roma.
  • Terence Longdon como Drusus: asistente de Mesala quien es enviado por este a recabar información sobre la madre y hermana de Ben-Hur. Descubre que son leprosas y ordena echarlas de la celda. Asiste a Mesala en su muerte después de la carrera de cuadrigas.
  • George Relph como Tiberio César.
  • André Morell como Sexto.
  • Claude Heater (no acreditado) como Jesús de Nazareth: personaje secundario en la película, pero que tiene una gran influencia tanto para Ben-Hur como para su familia y amigos. En medio de su crucifixión logra curar a Miriam y Tirzah y transformar el corazón de Judá a la redención. Para conseguir mayor efecto dramático nunca se le ve el rostro.

Doblaje al español[editar]

Personaje Actor de doblaje
España Latinoamérica
Judá Ben-Hur Rafael Navarro García Blas García
Víctor Mares (voz original)
Quinto Arrio Felipe Peña Esteban Siller
Mesala Manuel Cano Agustín López Zavala
Rolando de Castro (voz original)
Esther Irene Gutiérrez Caba Patricia Martínez
Simónides José María Angelat Juan Domingo Méndez
Jeque Ilderim José María Ovies Mario Sauret
Miriam María Victoria Durá Beatriz Aguirre
Tirzah Elvira Jofre Loretta Santini
Baltasar Ramón Martori Carlos Petrel
Poncio Pilatos Arsenio Corsellas Sergio Barrios
Drusus Vicente Vega Eduardo Borja
Narrador (Baltasar) Ramón Martori Carlos Petrel

Producción[editar]

Rodaje de la película, cerca de Jerusalén.

La productora Metro-Goldwyn-Mayer (MGM) anunció originalmente en diciembre de 1952 una nueva versión de la película muda de 1925 Ben-Hur, claramente para dar uso a sus activos monetarios en lira italiana.[nota 1] [3] Se dijo que los actores Stewart Granger y Robert Taylor eran los favoritos para protagonizar la cinta.[3] Nueve meses después, MGM comunicó que rodaría la producción en formato CinemaScope y que el rodaje daría comienzo en el año 1954.[4] En noviembre de 1953 se había asignado al productor Sam Zimbalist al frente del proyecto y contratado al guionista Karl Tunberg para escribir el libreto.[5] Estaba previsto que el director fuera Sidney Franklin y el protagonista Marlon Brando.[6] En septiembre de 1955, Zimbalist, que afirmó que el guion de Tunberg ya estaba completo, anunció que en abril de 1956 daría comienzo en Israel o Egipto un rodaje de seis a siete meses con el nuevo proceso de pantalla ancha de 65 mm de MGM.[7] Sin embargo, la productora MGM suspendió la producción a principios de 1956.[8]

A finales de la década de 1950, las decisiones judiciales estaban forzando a los estudios de cine a deshacerse de sus cadenas de cine[9] y la presión competitiva de la televisión había arrastrado a MGM a importantes dificultades financieras.[10] En una apuesta por salvar al estudio, e inspirado por el éxito de la épica bíblica del filme Los diez mandamientos producido por Paramount Pictures en 1956,[10] el jefe del estudio, Joseph Vogel, comunicó en 1957 que MGM volvería a retomar el proyecto de Ben-Hur.[11] La filmación dio comienzo en mayo de 1958 y duró hasta enero de 1959, mientras que la posproducción se alargó otros seis meses.[12] Aunque el presupuesto inicial era de 7 millones de USD,[12] en febrero de 1958 ya había ascendido a 10 millones[13] y para cuando el rodaje echó a andar ya había superado los 15 millones, lo que la convirtió en la producción cinematográfica más cara rodada hasta entonces.[14]

Un cambio importante en la película se produjo en los créditos de apertura. Preocupado porque el rugido del León de la Metro que es símbolo de la productora creara una mala impresión con la escena inicial de la Natividad, el director William Wyler tuvo permiso para reemplazar el sonoro rugido del felino por su imagen estática y silenciosa.[15]

Desarrollo[editar]

La novela escrita en 1880 por Lewis Wallace, Ben-Hur, tenía 550 páginas. Zimbalist contrató a varios guionistas para acortar la historia y escribir el libreto cinematográfico. Según Gore Vidal, en la primavera de 1958 ya se habían elaborado 12 versiones del guion por parte de varios autores.[16] Al propio Vidal le habían pedido escribir su versión, pero se negó y esa decisión le costó una suspensión.[16] Karl Tunberg fue uno de los últimos guionistas que trabajaron en el guion y eliminó todo lo que narraba la novela después de la crucifixión de Jesús, omitió la subtrama en la que Ben-Hur simula su propia muerte y junta un ejército judío para derrotar a los romanos, además de alterar la manera en que las mujeres se curan de la lepra.[nota 2] [17] A Zimbalist no le gustó este guion de Tunberg, pues lo consideraba «vulgar»[17] e «imposible de rodar».[18]

El proceso de escritura cambió cuando el director asignado, Sidney Franklin, cayó enfermo y abandonó el proyecto. Zimbalist le ofreció la silla de director a William Wyler a principios de 1957,[19] quien décadas atrás había sido uno de los muchos asistentes de dirección en el Ben-Hur de 1925.[20] En principio Wyler rechazó porque consideraba el guion «muy primitivo, elemental».[21] Zimbalist le mostró algunos guiones gráficos para la carrera de cuadrigas y le informó de que MGM estaría dispuesta a gastar hasta 10 millones de dólares, tras lo que Wyler comenzó a expresar su interés en la película.[22] MGM permitió a Wyler comenzar con el casting y en abril de 1957 algunos medios de comunicación informaron que el director estaba haciendo pruebas de pantalla con algunos famosos actores italianos, como Cesare Danova.[23]

Wyler no aceptó formalmente encargarse de la dirección de la película hasta septiembre de 1957[22] y la productora no anunció su contratación hasta el 3 de enero de 1958.[24] A pesar de que todavía no tenía a su protagonista, Wyler aceptó el trabajo por varias razones: le prometieron un sueldo de 350 000 dólares y un 8% de la recaudación en taquilla (o un 3% de los beneficios netos, lo que era todavía más dinero),[25] y además quería volver a rodar en la ciudad de Roma, donde había filmado en 1954 la película Roman Holiday.[10] [12] Su sueldo base era el más generoso que nunca antes se había pagado a un director de cine.[10] Las razones de competitividad profesional también influyeron en su decisión, pues tiempo después Wyler admitió que quiso superar el trabajo de Cecil B. DeMille (director de Los diez mandamientos).[12] Wyler también bromeó con el hecho de que un judío como él hubiera hecho una gran película sobre Jesucristo.[26]

Guion[editar]

Wyler, al igual que Zimbalist, no estaba satisfecho con el guion, pues le parecía que era un juego de moralidad con tintes políticos y que los diálogos sonaban demasiado modernos.[27] Zimbalist contrató a dos dramaturgos para que elaboraran borradores, primero a S. N. Behrman (autor también del guion de Quo Vadis?) y después a Maxwell Anderson.[12] Fred Kaplan, biógrafo de Gore Vidal, afirma que junto a Vidal se contrató al poeta y dramaturgo británico Christopher Fry, aunque el propio Vidal afirma que él entró en el proyecto justo después de Anderson y que Fry no se implicó hasta poco antes de su salida de la película.[28] Vidal llegó a Roma a principios de marzo de 1958 para reunirse con Wyler.[16] Dijo que el director todavía no había leído el guion y que cuando lo hizo por insistencia del escritor, quedó decepcionado por la excesiva modernidad de los diálogos.[16] [29] Vidal aceptó trabajar en el libreto durante tres meses para salir de la suspensión y cumplir su contrato con MGM,[12] [16] aunque Zimbalist le presionó para que se quedara durante toda la producción.[28] Por entonces Vidal se estaba documentando para escribir un libro sobre un emperador romano del siglo IV d. C., Juliano, por lo que era un gran conocedor de la Antigua Roma.[30]

Gore Vidal, uno de los guionistas de Ben-Hur.

El estilo de trabajo de Vidal consistía en terminar una escena y comentarla con Zimbalist. Cuando llegaban a un acuerdo, se la mostraban a Wyler.[28] Vidal dijo que conservó la estructura de lo escrito por Tunberg, Behrman y Anderson, pero que reescribió casi todos los diálogos.[31] En marzo de 1959 Vidal admitió ante William Morris que Fry volvió a escribir casi un tercio del los diálogos que él había añadido a la primera mitad de la película. Sin embargo, Vidal realizó un cambio estructural que no fue revisado. En el guion de Turnberg, Ben-Hur y Messala se reúnen y enemistan en una sola escena, pero Vidal la dividió en dos, por lo que ambos se reúnen en la fortaleza Antonia y después discuten y rompen su amistad en casa de Ben-Hur. Vidal también añadió algunos matices a los personajes, como que Messala le comprara un broche a Tirzah y que Ben-Hur le regalara un caballo al tribuno romano.[31] Gore Vidal afirmó trabajar en la primera mitad del libreto (es decir, todo hasta la carrera de cuadrigas) y que escribió diez versiones de la escena en la que Ben-Hur se enfrenta a Messala y suplica por la libertad de su familia.[26] [32]

La afirmación de Vidal de que existe un subtexto homoerótico es objeto de controversia. El tema surgió por primera vez en una entrevista al guionista en un documental de 1995, El celuloide oculto, en la que afirmó que había convencido a Wyler para que le indicara a Boyd que debía interpretar el rol de un amante homosexual despechado.[33] Al guionista le parecía que el afán vengativo de Messala tan sólo podía estar motivado por un sentimiento de rechazo propio de un amante, aunque a Charlton Heston esto no se le mencionó.[26] Si Vidal escribió así las escenas, o si simplemente tuvo una conversación con Wyler, y en qué medida se trasladó esto a la película, sigue siendo motivo de discusión.[17] [26] [34] El propio William Wyler dijo no recordar ninguna conversación sobre este particular[26] y además descartó el guion de Vidal en favor del de Fry.[12] Sin embargo, Morgan Hudgens, director publicitario de la película, escribió a Vidal en mayo de 1958 sobre esta importante escena y dio a entender que había un contexto homosexual: «… [Charlton Heston] se implicó ayer realmente en tu escena del ‘primer encuentro’. ¡Deberías haber visto abrazarse a esos chicos!».[35] El crítico de cine F. X. Feeney, que comparó los borradores del guion de Ben-Hur, concluyó que Vidal hizo muchas e importantes contribuciones al libreto.[36]

El último guionista de la película fue Christopher Fry. Charlton Heston comentó que Fry fue la primera opción de Wyler como guionista, pero que Zimbalist le obligó a contar con Vidal.[26] Fry llegó a Roma a principios de mayo de 1958 y estuvo seis días a la semana en el set de rodaje, escribiendo y reescribiendo tanto diálogos como escenas enteras, hasta que la película estuvo terminada.[37] En particular, le dio a los diálogos un ligero tono más formal y arcaico, pero sin hacerlos sonar pomposos y medievales.[37] Tiempo después se produjo una disputa muy publicitada sobre la acreditación del guion de la película que implicó a Wyler, Tunberg, Vidal, Fry y al Sindicato de Guionistas estadounidenses.[38]

El guion definitivo tenía 230 páginas[39] y era sustancialmente distinto de la novela de 1880 en que se basaba la película Ben-Hur de 1925. Algunos cambios hicieron la historia más dramática y otros insertaron cierta admiración por el pueblo judío (que por entonces acababa de fundar el estado de Israel) y por la sociedad estadounidense tan diversa de la década de 1950 en lugar de la visión de «superioridad cristiana» que posee la novela de Lewis Wallace.[40]

Casting[editar]

Jack Hawkins in Ben Hur trailer.jpg
Stephen Boyd in Ben Hur trailer.jpg
Haya Harareet in Ben Hur trailer.jpg
Imágenes de algunos actores principales en el trailer de la película
Imágenes de algunos actores principales en el trailer de la película

Metro-Goldwyn-Mayer abrió una oficina de casting en Roma a mediados de 1957 para seleccionar a 50 000 personas que actuarían en roles menores y como extras en la película.[41] Un total de 365 actores tienen diálogos en el filme, aunque solo 45 de ellos fueron considerados intérpretes «principales».[42] A la hora de realizar el casting, Wyler puso énfasis en la caracterización en lugar de en el aspecto de los actores o en su carrera cinematográfica.[43] Seleccionó a actores británicos para interpretar a los romanos y a estadounidenses para los papeles de judíos para así destacar claramente la diferencia entre ambos grupos.[14] [44] Los romanos en Ben-Hur son aristócratas, por lo que Wyler pensó que los espectadores estadounidenses asimilarían el acento del idioma inglés británico como «patricio».[45]

El papel de Judá Ben-Hur se ofreció a varios actores antes de que fuera aceptado por Charlton Heston. Burt Lancaster rechazó el papel porque el guion le resultó aburrido[46] y porque le parecía que menospreciaba a la Cristiandad.[47] Paul Newman tampoco lo aceptó porque pensaba que sus piernas no se veían bien con una túnica.[48] Otros actores a los que se ofreció el rol protagonista fueron Marlon Brando,[48] Rock Hudson,[49] Geoffrey Horne[50] y Leslie Nielsen,[51] además de otros actores italianos musculosos y bien parecidos (aunque la mayoría no hablaban inglés).[52] Kirk Douglas se interesó por el papel, pero lo perdió en favor de Heston,[nota 3] a quien se contrató formalmente el 22 de enero de 1958.[53] Su salario fue de 250 000 dólares por 30 semanas de rodaje.[29]

Stephen Boyd fue elegido el 13 de abril de 1958 para poner cuerpo a Messala, el principal antagonista de la historia.[54] William Wyler quería en un principio que fuera Heston quien interpretara a Messala, pero tuvo que buscar a otro una vez que el norteamericano fue seleccionado para hacer de Ben-Hur.[55] Puesto que ambos actores tenían los ojos azules, Wyler pidió a Boyd que usara lentillas de color castaño para así establecer una diferencia más clara entre los dos personajes.[56] Marie Ney se quedó en un principio con el rol de Miriam, pero fue despedida a los dos días de rodaje porque no era capaz de llorar en el momento apropiado.[45] [57] Heston afirmó que fue él quien sugirió al director la contratación de Martha Scott para este papel, actriz que contrataron el 17 de julio de 1958.[58] [59] Cathy O'Donnell, cuñada de Wyler, fue elegida para el rol de Tirzah.[43]

Para el papel de Esther se barajaron los nombres de más de 30 actrices,[60] aunque finalmente resultó elegida el 16 de mayo de 1958 la israelí Haya Harareet, una intérprete relativamente novata que pasó una prueba de cámara de sólo 30 segundos.[60] Wyler la había conocido en el Festival de Cannes, donde le impresionó su habilidad para la conversación y la fuerza de su personalidad.[61] Sam Jaffe sería Simónides[62] y Finlay Currie sería Baltasar, ambos contratados el mismo día.[62] Wyler tuvo que convencer a Jack Hawkins para aparecer en la película, puesto que el actor no quería actuar en otra película épica después de participar en El puente sobre el río Kwai.[27] Hugh Griffith, que se había ganado cierta reputación en la posguerra con las películas cómicas de los Estudios Ealing, se quedó con el personaje cómico del Jeque Ilderim.[63] El breve papel de Jesús de Nazaret fue interpretado por el cantante estadounidense de ópera Claude Heater, que estaba actuando en Roma con la Ópera Estatal de Viena cuando le propusieron hacer una prueba para la película. Su nombre no aparece en los créditos.[64]

Fotografía[editar]

Robert L. Surtees, que ya había trabajado en varias de las películas épicas más exitosas de la década de 1950, fue seleccionado como director de fotografía.[65] Al comienzo de la producción de Ben-Hur, Zimbalist y otros ejecutivos de MGM tomaron la decisión de rodar la película en un formato de pantalla ancha. A Wyler no le gustaba ese formato, sobre el que comentó: «Nada queda fuera de la imagen, y no puedes rellenarla. O tienes un montón de espacio vacío, o si tienes dos personajes hablando, detrás hay una bandada de personas que los rodean y que no tienen nada que ver con la escena».[66] Las cámaras eran muy grandes y pesadas y se tardaba mucho tiempo en moverlas.[66] Para superar estas dificultades, Surtees y Wyler colaboraron en el uso de las lentes de pantalla ancha, de la película de cine y de las tecnologías de proyección para crear imágenes altamente detalladas para el filme.[67] Wyler era célebre por la composición en profundidad, una técnica visual en la que la gente, los decorados y la arquitectura no sólo están compuestos horizontalmente, sino también en profundidad de campo. También eran de su gusto las tomas largas, durante las cuales los actores se podían mover dentro de ese espacio tan detallado.[67]

La película se filmó con un proceso conocido como «MGM Camera 65», usado por primera vez en la película El árbol de la vida, estrenada por MGM en 1957.[68] Esta cámara usaba una película de cine especial Eastmancolor de 65 mm con una relación de aspecto 2.76:1.[69] La Mitchell Camera Company desarrolló y fabricó unas lentes de cámara anamórficas de 70 mm según las especificaciones enviadas por MGM.[70] La película se pudo adaptar a los requerimientos de cada sala de cine, por lo que no tuvieron que instalar los equipos especiales de proyección de 70 mm, que eran muy caros.[71] A Roma se enviaron seis de estas lentes de 70 mm para usarse en el rodaje, a un precio de 100 000 dólares cada una.[72] [73]

Rodaje[editar]

Pasé noches enteras sin dormir tratando de encontrar la manera de retratar la figura de Cristo. Fue algo espantoso tratar un tema retratado por todos los grandes pintores a lo largo de veinte siglos, eventos de la vida del hombre más conocido que haya existido. Cualquiera tiene ya su propio concepto de él. Quise ser respetuoso, pero también realista. Una crucifixión es algo sangriento, terrible, atroz, y un hombre no pasa por ello con una expresión benigna en el rostro. Tuve que lidiar con eso. Es difícil de hacer y no recibir quejas de nadie.
—Wyler sobre la dificultad de rodar la Crucificxión.[74]

La preproducción comenzó en los estudios Cinecittà de Roma hacia octubre de 1957.[13] El departamento de arte de MGM produjo más de 15 000 bocetos y dibujos de ropas, decorados y atrezo necesarios para la película (8000 de ellos tan sólo para los vestidos). Fotocopiaron cada diseño y lo catalogaron para que lo usara el equipo de diseño de producción y los artesanos.[75] Se construyeron en total más de un millón de elementos de atrezo.[76] La construcción de miniaturas para la entrada de Quinto Arrio en Roma y para la batalla naval ya estaba en marcha a finales de noviembre de 1957.[77] Los técnicos de localizaciones cinematográficas de MGM llegaron a Roma en agosto de 1957 para identificar posibles lugares de rodaje.[78]

Se consideró seriamente rodar en alguna localización norteafricana, tanto que a mediados de enero de 1958 la productora afirmó que la filmación en Libia comenzaría el 1 de marzo de ese mismo año y que ya se habían conseguido 200 camellos y 2500 caballos para su uso en la película.[79] Entonces estaba programado que el rodaje se trasladara a Roma el 1 de abril, donde se había contratado a Andrew Marton como director de segunda unidad y se estaban entrenando 72 caballos para la escena de la carrera de cuadrigas.[79] Sin embargo, el gobierno libio canceló los permisos de filmación por razones religiosas el 11 de marzo de 1958, justo una semana antes del inicio del rodaje en el país.[nota 4] [80] [81] También por razones religiosas el gobierno de Israel prohibió el rodaje en el país cuando ya se habían filmado algunas tomas cerca de Jerusalén, metraje que no aparece en la película.[77]

El rodaje principal dio comienzo en Roma el 18 de mayo de 1958,[82] cuando el guion todavía no estaba terminado y el director William Wyler tan sólo había leído las primeras diez páginas.[83] Las jornadas de filmación duraban 12 o 14 horas, seis días a la semana. Los domingos, Wyler se reunía con el guionista Fry y el productor Zimbalist. El ritmo de rodaje era tan agotador que un médico hubo de desplazarse hasta el set para inyectar un complejo de vitaminas B a todo el que lo pidiera (inyecciones de las que más tarde Wyler y su familia sospecharon que estaban contaminadas con anfetaminas).[84] Para acelerar las cosas, a menudo Wyler mantenía a los actores principales a la espera completamente vestidos y maquillados de sus personajes para rodar rápidamente las escenas si la primera unidad se retrasaba. Las actrices Martha Scott y Cathy O'Donnell pasaron todo el mes de noviembre de 1958 con la indumentaria y el maquillaje de unas leprosas para que Wyler pudiera filmar sus escenas cuando otras tomas avanzaran despacio.[85] El director no estaba satisfecho con la interpretación de Heston, pues pensaba que no hacía de Judá Ben-Hur un personaje verosímil, por lo que el actor tuvo que repetir la frase «Soy un judío» hasta 16 veces.[86] El rodaje duró nueve meses, tres de los cuales se emplearon solo en la compleja carrera de cuadrigas.[87] La filmación terminó el 7 de enero de 1959, con la escena de la crucifixión de Jesús de Nazaret, que tardó cuatro días en rodarse.[88] [74]

Diseño de producción[editar]

Entrada a los estudios Cinecittà de Roma, donde se filmó Ben-Hur.

Italia fue la primera opción de Metro-Goldwyn-Mayer para albergar el rodaje. Sin embargo, se barajó la posibilidad de rodar en otros países como Francia, España, México o Estados Unidos.[89] Una de las primeras decisiones tomadas fue la de rodar en los estudios Cinecittà, unas enormes instalaciones cinematográficas construidas en 1937 a las afueras de Roma.[13] Zimbalist eligió a Henry Henigson, habitual colaborador de Wyler, para supervisar la película. William A. Horning y Edward Carfagno crearon el aspecto general del filme basándose en el trabajo creativo que se había desarrollado para la producción en los últimos cinco años.[90] En el verano de 1956, un reducido grupo de técnicos de la productora llegó a Cinecittà para empezar a preparar las instalaciones de los estudios italianos.[89]

Para la película Ben-Hur se construyeron 300 sets de rodaje que ocupaban 60 hectáreas y nueve estudios de sonido.[91] Algunos decorados que se habían utilizado para el rodaje de Quo Vadis? en 1951 se remodelaron y reutilizaron en Ben-Hur.[91] Para cuando terminó la producción, se habían usado 450 000 kg de yeso y 1100 m³ de madera.[42] [92] En el presupuesto de la película figura el encargo de 100 000 vestidos y 1000 armaduras completas, la contratación de 10 000 extras y la adquisición de cientos de camellos, burros, caballos y ovejas.[14] [39]

Exposición de algunas de las prendas usadas en Ben-Hur

La diseñadora de vestuario Elizabeth Haffenden supervisó a un equipo de 100 costureras que empezaron a elaborar la ropa un año antes del inicio del rodaje. De Tailandia se importó seda especial, las armaduras se fabricaron en Alemania Occidental y las prendas de lana fueron tejidas y bordadas en el Reino Unido y varios países de Sudamérica. También en el Reino Unido se elaboraron diversos artículos y prendas de cuero, mientras que las botas, zapatos y sandalias las fabricaron artesanos italianos. Las telas de encaje para los vestidos vinieron de Francia y la joyería se compró en Suiza.[93] Las mujeres de la región italiana de Piamonte donaron más de 180 kg de pelo para hacer pelucas y barbas postizas.[94] Asimismo, hubo que crear 300 metros de caminos para las plataformas móviles de las pesadas cámaras.[42] De un taller en el que trabajaron 200 artistas y artesanos salieron cientos de frisos y estatuas para los decorados.[39] Un pequeño pueblo en la montaña ubicado a 64 km de Roma, Arcinazzo Romano, fue la localización elegida para simular la antigua Nazaret.[37] También se filmó en las playas de Anzio[76] y unas cuevas ubicadas al sur de esta localidad fueron el set de la colonia de leprosos.[85] En Arizona, Estados Unidos, se rodaron algunas escenas del desierto.[82]

Una de las miniaturas de los trirremes romanos usados en Ben-Hur.

La batalla naval fue una de las primeras escenas rodadas,[95] entre noviembre y diciembre de 1957. Para su recreación se usaron 40 miniaturas de trirremes romanos y varias galeras de tamaño real de 53 m de eslora, todas ellas capaces de navegar.[39] Las miniaturas se filmaron en un enorme tanque de agua que se construyó en los estudios de MGM en Culver City, California.[53] [91] Los barcos de tamaño real se recrearon de la manera más fiel posible tomando como modelo algunos planos de galeras romanas que se conservan en museos italianos.[90] En los estudios Cinecittà se creó un lago artificial, del tamaño suficiente para acomodar a las galeras,[42] con unos mecanismos capaces de generar el movimiento de las olas del mar. Detrás de este lago se colocó un enorme telón de fondo de 61 m de ancho por 15 m de altura que ocultaba la ciudad y las colinas que se veían al fondo.[42] Para hacer la escena más sangrienta, se buscaron extras italianos que tuvieran miembros amputados sobre los que simularon terribles heridas sufridas durante la batalla.[95] Cuando el montador John D. Dunning estaba editando la película, tuvo que recortar la aparición de estos extras en pantalla para no desagradar a los espectadores.[nota 5] [95] Las escenas rodadas en la cubierta de las galeras se integraron con la filmación de las miniaturas de manera convincente con la ayuda de fondos mate durante la posproducción.[96]

Uno de los decorados más suntuosos era la villa de Quinto Arrio, que tenía 45 fuentes perfectamente funcionales y más de 14 km de tuberías.[90] Algunos ricos ciudadanos romanos y nobles quisieron interpretar en la película a sus antepasados patricios y por eso actuaron de extras en las escenas de la villa.[41] [91] Para recrear las calles de la antigua ciudad de Jerusalén se construyó un enorme decorado de 1,3 km² de extensión[10] que incluía una réplica de la Puerta de Jaffa de 23 m de altura.[91] Los decorados eran tan enormes y espectaculares que se convirtieron en atracción turística y varias estrellas del cine los visitaron durante el rodaje.[10] [97] Estas enormes estructuras se podían ver desde las afueras de Roma y MGM estima que se realizaron visitas guiadas a los sets de rodaje para más de 5000 personas.[42]

Desmontar estos monumentales decorados costó 125 000 dólares.[42] Casi todos los equipos de filmación se entregaron al gobierno italiano, que los vendió y exportó. MGM cedió el lago artificial a Cinecittà, aunque conservó el control sobre los vestidos y el enorme telón usado en el lago,[42] que se enviaron a Estados Unidos al igual que los carros de la carrera, que se utilizaron como accesorios promocionales. Las galeras de tamaño real y los barcos piratas se desmontaron para evitar que fueran usados por estudios rivales. Algunos de los caballos fueron adoptados por sus adiestradores y otros se vendieron. Muchos de los camellos, burros y otros animales exóticos se vendieron a zoológicos y circos de toda Europa.[42]

Montaje[editar]

Para Ben-Hur se filmaron 340 000 m de película.[82] Según el editor John D. Dunning, el primer montaje del filme duraba cuatro horas y media,[95] pero el director William Wyler quería recortar la duración a menos de tres horas y media.[98] Las decisiones de montaje más difíciles, según Dunning, tuvieron que ver con las escenas en las que aparecía Jesucristo, pues apenas tenían diálogos y la mayoría de los planos reflejaban únicamente la reacción gestual de los actores.[99] Dunning también opinaba que en el montaje definitivo, la escena de los leprosos era demasiado larga y necesitaba recorte. El montaje del filme también resultó complicado por culpa del celuloide de 70 mm, puesto que entonces no existía equipamiento de edición (se utilizaba la Moviola) que pudiera procesar fotogramas de ese tamaño. Por eso fue necesario reducir el metraje rodado en 70 mm a la película de 35 mm, lo que provocó que se perdiera parte de la imagen.[100] El montaje final de Ben-Hur dura 213 minutos e incluye 5800 m de película,[82] la tercera más larga hasta ese momento, tan solo por detrás de la extensión Lo que el viento se llevó y Los diez mandamientos.[82]

Banda sonora[editar]

La música de la película fue compuesta y dirigida por Miklós Rózsa, autor de varias bandas sonoras para películas épicas de la Metro-Goldwyn-Mayer,[101] aunque el primer candidato del productor Zimbalist había sido William Walton.[102] Rózsa se documentó sobre la música de la antigüedad grecorromana para dar a su partitura una sonoridad arcaica combinada con la modernidad. Él mismo dirigió a la orquesta sinfónica de MGM, compuesta por cien instrumentos, durante doce sesiones de grabación que sumaron una duración de 72 horas. La banda sonora se grabó en estéreo de seis canales.[93] Para Ben-Hur se compusieron más de tres horas de música,[103] de las cuales se emplearon dos horas y media, lo que la convierte en la banda sonora de mayor duración de la historia del cine.[104]

Por su trabajo, Rózsa fue galardonado con el premio Óscar a la mejor banda sonora y hasta hoy sigue siendo la única banda sonora de una película de género épico ambientada en la Antigüedad que ha conseguido este galardón.[104] Al igual que la mayoría de bandas sonoras, fue puesta a la venta en un álbum para su disfrute al margen de la película. La composición musical era tan larga que tuvo que ser estrenada en 1959 en tres discos LP, aunque también apareció una versión de un solo LP con Carlo Savina dirigiendo a la Orquesta Sinfónica de Roma. Además, para que existiera un álbum más fácil de escuchar, Rózsa arregló en 1959 su composición en una «Suite Ben-Hur», estrenada bajo el sello Lion Records, subsidiario de MGM.[103] [105] Desde los años 1960 ha sido regrabada y puesta a la venta en numerosas ocasiones.[106]

La banda sonora de Ben-Hur es considerada la mejor de la carrera de Miklós Rózsa,[107] pues ejerció una evidente influencia en otras composiciones musicales hasta mediados de la década de 1970, cuando la irrupción de John Williams y sus partituras para películas como Tiburón, Star Wars o Raiders of the Lost Ark se popularizaron entre compositores y cinéfilos.[108]

La carrera de cuadrigas[editar]

La escena de la carrera de cuadrigas, carros tirados por cuatro caballos en línea, fue dirigida por Andrew Marton y Yakima Canutt,[109] habituales directores de segunda unidad. Cada uno de ellos tenía un asistente de dirección que filmaba material adicional,[110] entre los cuales estuvo Sergio Leone.[111] Wyler filmó la pomposa procesión previa a la carrera, imágenes de los vítores del público y las escenas de celebración de la victoria al final de la competición.[112] La escena de la procesión inicial está calcada fotograma a fotograma de la misma secuencia en el Ben-Hur de 1925.[113] Wyler añadió el desfile por toda la pista porque sabía que la carrera estaría compuesta principalmente con primeros planos y planos medios. Para impresionar a los espectadores con la enormidad del circo romano, Wyler quiso mostrar a la procesión en formación (aunque esto no es históricamente exacto).[45]

Diseño de los decorados[editar]

La pista de forma oval para la carrera de cuadrigas se construyó en los estudios Cinecittà y recrea el circo histórico de Jerusalén.[91] Con una extensión de 7,3 hectáreas, era el decorado más grande que se había construido hasta entonces para una película.[114] Levantarlo costó 1 millón de dólares y el trabajo de varios miles de obreros durante un año entero para cavar el óvalo en una cantera.[90] [91] La pista tenía 460 m de longitud y las gradas se alzaban cinco pisos.[91] Para levantar las estructuras de los asientos se utilizaron 400 km de tubos de metal.[42] Las gradas de la parte superior y el paisaje montañoso se simularon con fondos pictóricos añadidos en posproducción.[115] Para cubrir la pista de carreras se emplearon 36 000 toneladas de arena traída de playas del Mediterráneo.[116]

Otros elementos del circo romano también eran históricamente exactos, como la spina (el podio central en torno al que dan vueltas los carros) de 3 m de altura, las metae (los extremos de la spina, donde se alzan columnas), los contadores de vueltas con forma de delfines y las carceres, un edificio con columnas situado en uno de los extremos del circo que era donde se preparaban carros y caballos antes de la competición.[115] [117] Las cuatro estatuas colosales situadas sobre la spina medían más de 9 m de altura.[39] Junto al decorado del circo se construyó otra pista de idénticas dimensiones para entrenar con carros y caballos y diseñar los planos de cámara.[117]

Preparación[editar]

La cuadriga de Ben-Hur iba tirada por caballos de Pura Raza Española,[118] como el de la fotografía.

La planificación de la escena de la carrera duró casi un año.[91] En noviembre de 1957 se compraron 72 caballos y se importaron de Yugoslavia y Sicilia, animales en la plenitud de su vida y de su forma física que fueron entrenados por Glenn Randall para tirar de las cuadrigas.[76] [91] Los magníficos caballos árabes de la cuadriga de Judá Ben-Hur eran en realidad caballos de Pura Raza Española, mientras que el resto de caballos eran en su mayoría lipizzanos.[119] Del cuidado de los 72 caballos se encargaron un veterinario, un guarnicionero y 20 mozos de cuadra, que se aseguraban de que los animales estuvieran listos y enjaezados todos los días para las carreras.[76] La firma Danesi Brothers[120] construyó 18 carros[121] de 410 kg cada uno,[14] nueve de los cuales se usaron únicamente para entrenar.[120] Los actores principales y los especialistas dieron 100 vueltas a la pista sobre los carros para preparar la filmación de la escena.[87]

Tanto Charlton Heston como Stephen Boyd tuvieron que aprender a conducir los carros. Heston era un experimentado jinete y practicando tres horas diarias muy pronto aprendió a dominar el vehículo.[37] [122] El actor tuvo que usar unas lentillas cuando montaba para evitar que le entrara arena en los ojos.[122] Los otros seis conductores que compiten contra Ben-Hur y Mesala fueron interpretados por experimentados jinetes de Hollywood, entre los cuales estuvo Giuseppe Tosi, que años atrás había sido guardaespaldas del rey Víctor Manuel III de Italia.[41]

Filmación[editar]

Rodar la escena de la carrera, de nueve minutos de duración, llevó 5 semanas repartidas a los largo de tres meses. Costó en total 1 millón de dólares[123] y se recorrieron 320 km sobre los carros hasta completarla.[114] Marton y Canutt filmaron toda la carrera con especialistas, montaron la secuencia y se la enseñaron a Zimbalist, a Wyler y a Heston para que vieran el aspecto de la escena y decidir donde se insertarían los planos cortos de los dos protagonistas.[123] Como espectadores se contrató a 7000 extras.[10] [114] La difícil situación económica de la Italia de la época provocó que a la selección de los extras se presentaran varios miles de personas más de las necesarias. El rechazo de numerosos extras el día 6 de junio provocó una revuelta a las puertas del estudio en la que se lanzaron piedras y se intentó un asalto que tuvo que ser repelido por la intervención policial.[124]

Accidente durante de la carrera de cuadrigas en la película.

Para simular los daños causados en las ruedas por las púas del carro de Mesala se utilizaron explosiones de pequeñas cargas de dinamita.[115] Para recrear a los conductores atropellados por las cuadrigas se colocaron tres maniquíes muy realistas en lugares estratégicos de la pista de carreras.[125] Las cámaras dieron algunos problemas durante el rodaje. Las lentes de 70 mm tenían una distancia focal mínima de 15 m y para seguir a los carros las cámaras se montaron sobre un coche italiano. Sin embargo, los caballos aceleraban mucho más deprisa que el coche y resultaba muy difícil filmar los carros a la distancia adecuada. La productora tuvo que comprar un coche estadounidense mucho más potente, aunque tampoco era la suficientemente rápido para seguir el veloz trote de los equinos, por lo que los directores Marton y Canutt tenían solo unos pocos segundos para conseguir las tomas que querían. Con el paso de las semanas se acumuló muchísimo material filmado, por lo que una vez realizado el montaje definitivo el ratio de metraje filmado y metraje utilizado resultó ser de 263:1, uno de los más altos de la historia del cine.[125]

Uno de los momentos más intensos de la carrera se produjo cuando el especialista Joe Canutt, hijo de Yakima Canutt, fue lanzado al aire en un salto de la cuadriga y se golpeó e hirió en la barbilla.[126] Marton quiso conservar la escena en contra de la opinión de Zimbalist, para lo que ideó que se mostrara a Ben-Hur saltando sobre su carro y recuperando inmediatamente la posición, sin que los caballos dejaran de correr a galope tendido.[127] La filmación del accidente de Canutt se cortó cuidadosamente y se combinó con un plano de Heston recuperando el control del vehículo, con lo que se creó uno de los lances más memorables de la carrera.[128] Boyd realizó todas sus escenas de riesgo salvo dos.[88] En la secuencia en la que Mesala cae bajo las patas de los caballos, Boyd vestía una armadura de acero bajo la túnica en el plano en que se le ve intentando aferrarse a los arneses de los animales. La imagen de su cuerpo pisoteado por los caballos se hizo con un maniquí.[126]

Hay varias leyendas urbanas sobre la filmación de la carrera de Ben-Hur. Una dice que un especialista murió durante el rodaje, según cuenta el actor Nosher Powell en su autobiografía,[129] y otra afirma que se puede ver un coche Ferrari en uno de los planos. El libro Movie Mistakes demuestra que ambos son simples mitos.[130] Heston menciona en los comentarios de la edición en DVD de la película que supuestamente él lleva un reloj en su muñeca durante la carrera, pero aclara que tan sólo portaba protecciones de cuero hasta el codo.[131]

Estreno[editar]

Haya Harareet promocionando la película en Ámsterdam en octubre de 1960.

Para la promoción de Ben-Hur su puso en marcha una enorme campaña publicitaria que costó 14,7 millones de dólares.[132] MGM creó un departamento especial que se dedicó a hacer encuestas en más de 2000 institutos de 47 ciudades estadounidenses para sondear el interés de los adolescentes en la película.[133] Asimismo, se creó una guía escolar que se distribuyó entre los centros de estudio.[133] Se contrató a la empresa Sindlinger and Company para que encuestara a ciudadanos de todo Estados Unidos y así averiguar el impacto de la campaña de promoción.[134] Entre 1959 y 1960 se vendieron caramelos, triciclos con forma de cuadriga, disfraces, adronos para el cabello, joyas, perfumes, toallas, espadas de juguete, cascos y espadas romanas, paraguas y versiones noveladas de la historia del filme por valor de más de 20 millones de dólares.[87] [101]

El estreno de la película se celebró en el Teatro Loew de Nueva York el 18 de noviembre de 1959. Allí estuvieron presentes, entre otros, William Wyler, Charlton Heston, Stephen Boyd, Haya Harareet, Martha Scott, el mexicano Ramón Novarro (que interpretó a Judá Ben-Hur en la versión muda de 1925), Spyros Skouras (presidente de 20th Century Fox), Barney Balaban (presidente de Paramount Pictures), Jack Warner (presidente de Warner Bros.), Leonard Goldenson (presidente de American Broadcasting Company), Moss Hart (dramaturgo), Robert Kintner (ejecutivo de ABC Television), Sidney Kingsley (dramaturgo) y Adolph Zukor (fundador de Paramount Pictures).[135]

Recaudación[editar]

En su primer estreno en cines la película recaudó 33,6 millones de dólares en las taquillas norteamericanas (la parte del distribuidor en la taquilla), aunque en realidad generó 74,7 millones en ventas de entradas. Fuera de Norteamérica, recaudó otros 32,5 millones, lo que hizo ascender su recaudación total hasta 66,1 millones de dólares.[132] Fue la película que más dinero y más rápido recaudó en taquilla en el año 1959,[10] para situarse finalmente como la segunda película más taquillera de la historia del cine hasta ese momento, sólo por detrás de Lo que el viento se llevó.[136] Ben-Hur salvó a la productora Metro-Goldwyn-Mayer del desastre financiero,[137] pues le dejó unos beneficios de algo más de 20 millones de dólares en su primer estreno[138] y otros 10 millones cuando fue reestrenada en 1969.[10] En el año 1989, Ben-Hur había dejado 90 millones de dólares de beneficios por su exhibición en cines de todo el mundo.[139]

Recepción crítica[editar]

Charlton Heston y Marina Berti en Ben-Hur

Ben-Hur recibió críticas abrumadoramente positivas en su estreno.[140] Bosley Crowther, de The New York Times, escribió que era «un drama humano muy inteligente y apasionante»,[141] al tiempo que elogiaba la labor de Wyler y la impresionante carrera de cuadrigas: «Hay poco en el cine con lo que comparar la carrera de carros. Es un impresionante conjunto de poderosa configuración, acción emocionante con caballos y hombres, vistas panorámicas y un abrumador uso de sonidos dramáticos».[141] Jack Gaver, de United Press International, también tuvo elogios para las actuaciones, que describió como de «genuina calidez y fervor, con escenas íntimas muy bien interpretadas».[142] Philip K. Scheuer, de Los Angeles Times, la definió como «magnífica, inspiradora, impresionante, apasionante y todos los demás adjetivos que has escuchado sobre ella»,[143] aunque también dijo que a veces el montaje era abrupto.[143] Ronald Holloway, escribiendo para Variety, dijo que Ben-Hur era «un logro majestuoso, que representa una excelente mezcla de artes cinematográficas y maestros artesanos», y concluyó que Lo que el viento se llevó, también de MGM, tendría que pasar finalmente a un segundo plano.[144] Sobre la carrera, añadió que «probablemente se conservará en los archivos de cine como el mejor ejemplo del uso de la cámara para filmar una escena de acción. La carrera, dirigida por Andrew Marton y Yakima Canutt, son 40 minutos de la acción más espeluznante que los espectadores hayan visto jamás».[144]

Pero también hubo críticas negativas. A Bosley Crowther le pareció que la película era demasiado larga.[141] Scheuer, aunque en general la alabó, opinó que su mayor defecto era la «exageración». También criticó a Charlton Heston porque le parecía más competente física que emocionalmente.[143] John McCarten, de The New Yorker, fue todavía más crítico con el protagonista por su mala dicción.[145] Incluso el director William Wyler admitió tiempo después en privado que no estaba muy satisfecho con la actuación de Heston.[88] El crítico de cine Dwight Macdonald también fue negativo,[140] pues le pareció una película tan lenta que «me sentí como un motorista atrapado en un cruce de ferrocarril mientras espera que un largo tren de mercancías pase por delante».[146] Al crítico británico John Pym, de Time Out, tampoco le gustó Ben-Hur, a la que llamó «cuatro horas de lección en una escuela dominical».[147] Muchos críticos franceses y estadounidenses que creían en la teoría de autor vieron la película como una confirmación de que William Wyler era simplemente «un artesano comercial» en lugar de un artista serio.[21]

Premios[editar]

Premios Óscar
1. Mejor película, Sam Zimbalist (premio póstumo)
2. Mejor director, William Wyler
3. Mejor actor, Charlton Heston
4. Mejor actor de reparto, Hugh Griffith
5. Mejor diseño de producción, Edward C. Carfagno y William A. Horning (póstumo) (dirección de arte); Hugh Hunt (decoración de set)
6. Mejor fotografía, Color, Robert L. Surtees
7. Mejor diseño de vestuario, Color, Elizabeth Haffenden
8. Mejores efectos visuales, A. Arnold Gillespie, Robert MacDonald y Milo Lory
9. Mejor montaje, John D. Dunning y Ralph E. Winters
10. Mejor banda sonora, Miklós Rózsa
11. Mejor sonido, Franklin Milton, Departamento de sonido de MGM
Premios Globo de Oro
1. Mejor película dramática
2. Mejor director, William Wyler
3. Mejor actor de reparto, Stephen Boyd

Ben-Hur fue nominada a 12 premios Óscar y ganó 11, una cantidad de galardones que ninguna otra película había obtenido antes y un logro inigualado hasta el estreno de Titanic en 1997 y de El Señor de los Anillos: el retorno del Rey en 2003.[148] El único premio al que fue nominada y que no ganó fue el de mejor guion adaptado, que se entregó a Un lugar en la cumbre, algo que algunos achacan a la disputa surgida por la acreditación del libreto.[88] [149] MGM y Panavision compartieron un Óscar técnico especial en marzo de 1960 por el desarrollo del proceso fotográfico de la Cámara 65.[150]

Ben-Hur también ganó tres Premios Globo de Oro (a la mejor película dramática, mejor director y mejor actor de reparto para Stephen Boyd) y Andrew Marton recibió un Premio Especial por dirigir la secuencia de la carrera.[151] Heston fue nominado al Globo de Oro a mejor actor de drama, pero no lo ganó. La película también ganó el premio BAFTA a la mejor película,[152] el del Círculo de Críticos de Nueva York a mejor película[153] y en los Premios del Sindicato de Directores, William Wyler fue galardonado por su «dirección magistral».[154]

Ben-Hur también aparece en varias de las prestigiosas listas que elabora el American Film Institute, una organización independiente sin ánimo de lucro fundada en 1967 por el Fondo Nacional de las Artes de Estados Unidos. La serie AFI 100 Years... fue creada por un jurado compuesto por 1500 artistas, expertos, críticos e historiadores con películas seleccionadas en función de su popularidad a lo largo del tiempo, de su significación histórica o de su impacto cultural. Tanto la película como sus dos protagonistas, Judá Ben-Hur y Mesala, se incluyen en varios de sus prestigiosos listados. En el año 2004, la National Film Preservation Board seleccionó Ben-Hur para su conservación en el National Film Registry por ser una película «cultural, histórica o estéticamente significativa».[155]

Ediciones domésticas[editar]

Ben-Hur se ha editado varias veces en formatos de visionado doméstico, las últimas en DVD y Disco Blu-ray. El 13 de marzo de 2001 se estrenó en Estados Unidos en un disco DVD de doble cara en formato de pantalla ancha que incluía varios extras, como un comentario de Charlton Heston, un documental sobre el rodaje (que se había elaborado para la edición en Laserdisc de la película en 1993), pruebas de pantalla y una galería de fotos.[131] En el año 2002 se puso a la venta en Estados Unidos una edición de lujo en caja que incluía reimpresiones de carteles del film a tamaño postal, fotografías en blanco y negro, reproducciones de autógrafos de miembros del reparto, un fotograma de celuloide de 35 mm y una reproducción del poster original de Ben-Hur de 69 × 102 cm.[156] El 13 de septiembre de 2005 salió otra edición en DVD de la película, en esta ocasión con cuatro discos que incluían, entre otras cosas, imagen y sonido remasterizados y la película muda de 1925.[157]

En el año 2011, Warner Home Video editó una edición 50º Aniversario de Ben-Hur en disco Blu-Ray y DVD en la que por primera vez la película se presentaba para su visionado doméstico con la relación de aspecto original.[158] Para esta ocasión especial, la película fue completamente restaurada fotograma a fotograma a partir de un escaneado a resolución 8K del negativo original de 65 mm. La restauración costó 1 millón de dólares y fue una de las restauraciones a mayor resolución que jamás había hecho Warner Bros.[159]

Notas[editar]

  1. MGM tenía mucho dinero en lira italiana, pero tras la Segunda Guerra Mundial el gobierno italiano había prohibido la salida de la lira fuera del país como medida para estabilizar la inflacionista economía transalpina. Dar salida a este dinero en la propia Italia liberaría recursos para el estudio.
  2. En lugar de sanar mientras Cristo porta la cruz, las mujeres se curan después de mojarse con agua de lluvia manchada con la sangre de Jesús.
  3. Esto inspiró a Douglas para rodar Espartaco un año después.
  4. El gobierno libio supo que estaba planeado que la película también se rodara en Israel. Libia, que estaba en guerra contra el estado hebreo, había promulgado una ley en 1957 que prohibía a cualquier persona o empresa hacer negocios con Israel o los judíos.
  5. Se rodó tanto material de la batalla naval que luego no se usó, que Charlton Heston usó esas escenas para la película Marco Antonio y Cleopatra que él dirigió en 1972.

Referencias[editar]

  1. «Ben-Hur». The American Film Institute Catalog of Motion Pictures. American Film Institute. Consultado el 31 de marzo de 2014. «Production Company: Metro-Goldwyn-Mayer Corp. (Loew's Inc.); Distribution Company: Loew's Inc.» 
  2. Sheldon Hall, Epics, Spectacles, and Blockbusters: A Hollywood History Wayne State University Press, 2010, p. 162.
  3. a b Pryor, Thomas M. "Ben-Hur to Ride for Metro Again." The New York Times. 8 de diciembre de 1952.
  4. Pryor, Thomas M. "Metro to Produce 18 Films in '53-'54." The New York Times. 8 de octubre de 1953.
  5. Pryor, Thomas M. "Bank of America Wins Movie Suit." The New York Times. 4 de noviembre de 1953.
  6. Pryor, Thomas M. "Hollywood Dossier: New Market Analysis Is Set Up." The New York Times. 5 de diciembre de 1954.
  7. "Six Books Bought for Fox Films." The New York Times. 10 de septiembre de 1955.
  8. Pryor, Thomas M. "Sidney Franklin Resigns at M-G-M." The New York Times. 17 de junio de 1958.
  9. United States v. Paramount Pictures, Inc., 334 US 131 (1948)
  10. a b c d e f g h i Block y Wilson, p. 411.
  11. Eagan, p. 558–559.
  12. a b c d e f g Eagen, p. 559.
  13. a b c Hawkins, Robert F. "Viewed on the Bustling Italian Film Scene." The New York Times. 16 de febrero de 1958.
  14. a b c d Solomon, p. 207.
  15. Schumach, Murray. "Metro Stills Leo for the First Time." The New York Times. 26 de noviembre de 1959.
  16. a b c d e Vidal, p. 73.
  17. a b c Morsberger y Morsberger, p. 482.
  18. Kaplan, p. 440.
  19. "Wyler Weighs Offer." The New York Times. 5 de febrero de 1957.
  20. Freiman, p. 24.
  21. a b Herman, p. 394.
  22. a b Herman, p. 395.
  23. Makiewicz, Don. "Tour Around the Lot." The New York Times. 7 de abril de 1957.
  24. Pryor, Thomas M. "Debbie Reynolds Is Cast By M-G-M." The New York Times. 4 de enero de 1958.
  25. Herman, p. 393.
  26. a b c d e f Herman, p. 400.
  27. a b Madsen, p. 342.
  28. a b c Kaplan, p. 442.
  29. a b Herman, p. 396.
  30. Kaplan, p. 441.
  31. a b Kaplan, p. 445.
  32. Giddins, p. 247.
  33. Joshel, Malamud y McGuire, p. 37–38.
  34. "Chuck Roast." The Advocate, 25 de junio de 1996, p. 82.
  35. Citado por Kaplan, p. 444.
  36. Feeney, p. 66–73.
  37. a b c d Herman, p. 401.
  38. "'Ben-Hur' Credit Is Urged for Fry." The New York Times. 29 de octubre de 1959.
  39. a b c d e Hudgins, Morgan. "'Ben-Hur' Rides Again." The New York Times. 10 de agosto de 1958.
  40. Hezser, p. 136–138.
  41. a b c Freiman, p. 25.
  42. a b c d e f g h i j Hawkins, Robert F. "Answer to a Question: Quo Vadis, 'Ben-Hur'?" The New York Times. 11 de enero de 1959.
  43. a b Parish, Mank y Picchiarini, p. 27.
  44. Magill, p. 150.
  45. a b c Herman, p. 402.
  46. Alexander, p. 84–85.
  47. Buford, p. 190.
  48. a b Right, Gordon (Mayo de 2006). «Getting It Right the Second Time». British Lights Film Journal. 
  49. Bret, p. 95; Gates and Thomas, p. 125.
  50. Hofler, p. 320.
  51. Giddins, p. 247–248.
  52. Herman, p. 395–396.
  53. a b Pryor, Thomas M. "Heston Will Star in M-G-M 'Ben-Hur'." The New York Times. 23 de enero de 1958.
  54. Pryor, Thomas M. "Goetz to Produce 3 Columbia Films." The New York Times. 14 de abril de 1958.
  55. McAlister, p. 324, n. 59.
  56. "An Actor to Watch," Coronet, 1 de enero de 1959, p. 22.
  57. Pryor, Thomas M. "Frenke Signs Pact With Seven Arts." The New York Times. 4 de agosto de 1958.
  58. Heston, p. 196.
  59. Pryor, Thomas M. "Seven Arts Unit Joins Paramount." The New York Times. 18 de julio de 1958.
  60. a b Pryor, Thomas M. "Israeli Actress Cast in 'Ben-Hur'." The New York Times. 17 de mayo de 1958.
  61. "An Actor to Watch," Coronet, 1 de enero de 1959, p. 71.
  62. a b Pryor, Thomas M. "Seven Arts Group Teaming With U.A." The New York Times. 4 de abril de 1958.
  63. Monush, p. 296.
  64. Opera News. Metropolitan Opera Guild. 1960. p. 79. 
  65. Sultanik, p. 299.
  66. a b Herman, p. 406.
  67. a b Hall y Neale, p. 145.
  68. Eldridge, p. 57.
  69. Haines, p. 114.
  70. Eyman, p. 351.
  71. Hall y Neale, p. 153.
  72. Cyrino, p. 74.
  73. Freiman, p. 31.
  74. a b Herman, p. 410.
  75. Freiman, p. 26, 30.
  76. a b c d Freiman, p. 27.
  77. a b "Ben-Hur." AFI Catalog of Feature Films. American Film Institute, 2014.
  78. Hawkins, Robert F. "Observations on the Italian Screen Scene." The New York Times. 4 de agosto de 1957.
  79. a b Pryor, Thomas M. "Hollywood's Varied Vistas." The New York Times. 12 de enero de 1958.
  80. Pryor, Thomas M. "Libya Cancels U.S. Film Permit." The New York Times. 12 de marzo de 1958.
  81. "Ben-Hur", AFI Catalog of Feature Films, American Film Institute, 2014; Otman and Karlberg, p. 33.
  82. a b c d e "'Ben-Hur to Race for 213 Minutes." The New York Times. 7 de octubre de 1959.
  83. Kaplan, p. 444.
  84. Herman, p. 403.
  85. a b Herman, p. 409.
  86. Herman, p. 404.
  87. a b c Solomon, p. 213.
  88. a b c d Eagan, p. 560.
  89. a b Freiman, p. 26.
  90. a b c d Freiman, p. 29.
  91. a b c d e f g h i j Cyrino, p. 73.
  92. Eagan, p. 559–560.
  93. a b Freiman, p. 30.
  94. Freiman, p. 7.
  95. a b c d Dunning, p. 253.
  96. Brosnan, p. 28.
  97. Raymond, p. 31.
  98. Pryor, Thomas M. "Extras Negotiate for Pay Increases." The New York Times. 15 de marzo de 1959.
  99. Dunning, p. 253–254.
  100. Dunning, p. 255.
  101. a b Herman, p. 411.
  102. Rózsa en una entrevista en Today (BBC Radio 4). BBC Sound Archives.
  103. a b "On the Sound Track." Billboard. July 20, 1959, p. 19.
  104. a b Winkler, p. 329.
  105. "Discourse." Billboard. November 23, 1959, p. 24.
  106. DeWald, Frank K. (2012). «Ben-Hur. Online Liner Notes.». Film Score Monthly. 
  107. MacDonald, p. 1966.
  108. Winkler, p. 329–330.
  109. Wyler, p. 216.
  110. Dunning, p. 252
  111. Solomon, p. 15.
  112. Dunning, p. 251.
  113. Brownlow, p. 413.
  114. a b c Coughlan, p. 119.
  115. a b c Solomon, p. 210.
  116. Pomerance, p. 9.
  117. a b Herman, p. 398.
  118. Solomon, p. 207, 210.
  119. Solomon, p. 207, 210.
  120. a b Freiman, p. 28.
  121. Ben-Hur Rides a Chariot Again. Life magazine. 19 de enero de 1959. p. 71. 
  122. a b Solomon, p. 129.
  123. a b Herman, p. 405
  124. "Romans in Mob Scene Not in 'Ben Hur' Script." United Press International. 7 de junio de 1958.
  125. a b Didinger, p. 157
  126. a b Raymond, p. 32.
  127. Herman, p. 407
  128. Canutt y Drake, p. 16–19.
  129. Powell, p. 254.
  130. Sandys, p. 5.
  131. a b Nichols, Peter M. "Home Video: All of 'Ben-Hur' and Its Secrets." The New York Times. 16 de marzo de 2001.
  132. a b Block and Wilson, p. 324.
  133. a b Doherty, p. 189.
  134. Dowdy, p. 6.
  135. "Notables at Premiere." The New York Times. 19 de noviembre de 1959.
  136. Thomas, Bob (1 de agosto de 1963). «Movie Finances Are No Longer Hidden From Scrutiny». The Robesonian: 10. 
  137. Malone, p. 23.
  138. The Eddie Mannix Ledger. Los Angeles: Margaret Herrick Library, Center for Motion Picture Study. 
  139. Ross, pp. 278–279.
  140. a b Wreszin y Macdonald, p. 13.
  141. a b c Crowther, Bosley. "The Screen: 'Ben-Hur,' a Blockbuster." The New York Times. 19 de noviembre de 1959.
  142. Gaver, Jack. "Ben-Hur' Grandiose, Gripping Spectacle." United Press International. 20 de noviembre de 1959.
  143. a b c Scheuer, Philip K. "Magnificent 'Ben-Hur' Inspiring in Premiere." Los Angeles Times. 25 de noviembre de 1959.
  144. a b Holloway, Ronald. "Ben-Hur." Variety. 17 de noviembre de 1959.
  145. McCarten, John. "The Children's Hours." The New Yorker. 5 de diciembre de 1959, p. 153.
  146. Wreszin y Macdonald, p. 16.
  147. Pym, p. 91.
  148. Dirks, Tim. «Academy Awards Summaries». Filmsite.org. AMC Networks. 
  149. Herman, p. 412
  150. Clark, p. 151.
  151. "Ben-Hur." Hollywood Foreign Press Association. GoldenGlobes.org.
  152. "Film Nominations 1959." British Academy of Film and Television Arts. BAFTA.org. 2010.
  153. Weiler, A.H. "'Ben-Hur,' Stewart, Audrey Hepburn Cited by Critics." The New York Times. 29 de diciembre de 1959.
  154. Sennett, p. 289.
  155. Van Gelder, Lawrence. "Arts, Briefly." The New York Times. 29 de diciembre de 2004.
  156. Nichols, Peter. "Home Video: Old Favorites in a New Format." The New York Times. 4 de enero de 2002.
  157. Kehr, Dave. "New DVD's." The New York Times. 13 de septiembre de 2005.
  158. Taylor, Charles. "Other New Releases." The New York Times. 18 de septiembre de 2011.
  159. «Ben-Hur (50th Anniversary Ultimate Collector's Edition) [Blu-ray]». Amazon. 

Bibliografía[editar]

  • Alexander, Shana. "Will the Real Burt Please Stand Up?" Life. September 6, 1963.
  • The Alfred I. Du Pont-Columbia University Survey of Broadcast Journalism. New York: Gosset & Dunlap, 1971.
  • Altman, Rick. Sound Theory, Sound Practice. Florence, Ky.: Psychology Press, 1992.
  • "An Actor to Watch." Coronet. January 1, 1959.
  • Belton, John. American Cinema/American Culture. New York: McGraw-Hill, 2008.
  • "Ben-Hur Rides a Chariot Again." Life. January 19, 1959.
  • Block, Alex Ben and Wilson, Lucy Autrey. George Lucas's Blockbusting: A Decade-by-Decade Survey of Timeless Movies, Including Untold Secrets of Their Financial and Cultural Success. New York: HarperCollins, 2010.
  • Bret, David. Rock Hudson. London: Robson, 2004.
  • Brosnan, John. Movie Magic: The Story of Special Effects in the Cinema. London: Abacus, 1977.
  • Brownlow, Kevin. The Parade's Gone By... Berkeley, Calif.: University of California Press, 1968.
  • Buford, Kate. Burt Lancaster: An American Life. New York: Knopf, 2000.
  • Canutt, Yakima and Drake, Oliver. Stunt Man: The Autobiography of Yakima Canutt. Reprint ed. Norman, Okla.: University of Oklahoma Press, 1997
  • Casson, Lionel. Ships and Seamanship in the Ancient World. Princeton, N.J.: Princeton University Press, 1971.
  • Clark, Al. The Film Year Book 1984. New York : Grove Press, 1983.
  • Cole, Clayton. "Fry, Wyler, and the Row Over Ben-Hur in Hollywood." Films and Filming. March 1959.
  • Coughlan, Robert. "Lew Wallace Got Ben-Hur Going—and He's Never Stopped." Life. November 16, 1959.
  • Cowley, Robert. "Introduction." In What Ifs? Of American History: Eminent Historians Imagine What Might Have Been. New York: Penguin, 2004.
  • Cyrino, Monica Silveira. Big Screen Rome. Malden, Mass.: Blackwell, 2005.
  • Didinger, Ray and Macnow, Glen. The Ultimate Book of Sports Movies: Featuring the 100 Greatest Sports Films of All Time. Philadelphia, Pa.: Running Press, 2009.
  • Doherty, Thomas Patrick. Teenagers and Teenpics: The Juvenilization of American Movies in the 1950s. Philadelphia, Pa.: Temple University Press, 2002.
  • Dowdy, Andrew. The Films of the Fifties: The American State of Mind. New York: Morrow, 1973.
  • Dunning, John D. "'Good Stuff' Never Changes: John D. Dunning." In First Cut: Conversations With Film Editors. Gabriella Oldham, ed. Berkeley, Calif.: University of California Press, 1995.
  • Eagan, Daniel. America's Film Legacy: The Authoritative Guide to the Landmark Movies in the National Film Registry. New York: Continuum, 2010.
  • Eldridge, David. Hollywood's History Films. London: Tauris, 2006.
  • Eyman, Scott. The Speed of Sound: Hollywood and the Talkie Revolution, 1926-1930. New York: Simon and Schuster, 1997.
  • Feeney, F.X. "Ben-Gore: Romancing the Word With Gore Vidal." Written By. December 1997-January 1998.
  • Frayling, Christopher. Spaghetti Westerns: Cowboys and Europeans From Karl May to Sergio Leone. London: I.B. Tauris & Co., 2006.
  • Freiman, Ray (1959). The Story of the Making of Ben-Hur: A Tale of the Christ, from Metro-Goldwyn-Mayer. Nueva York: Random House. 
  • Gates, Phyllis and Thomas, Bob. My Husband, Rock Hudson: The Real Story of Rock Hudson's Marriage to Phyllis Gates. New York: Jove Books, 1987.
  • Giddins, Gary. Warning Shadows: Home Alone With Classic Cinema. New York: W.W. Norton & Company, 2010.
  • Haines, Richard W. Technicolor Movies: The History of Dye Transfer Printing. Jefferson, N.C.: McFarland, 1993.
  • Hall, Sheldon and Neale, Stephen. Epics, Spectacles, and Blockbusters: A Hollywood History. Detroit, Mich.: Wayne State University Press, 2010.
  • Heater, Claude. Fatal Flaws of the Most Correct Book on Earth. Maitland, Fla.: Xulon Press, 2008.
  • Herman, Jan. A Talent for Trouble: The Life of Hollywood's Most Acclaimed Director, William Wyler. New York: Da Capo Press, 1997.
  • Heston, Charlton. In the Arena. New York: Simon & Schuster, 1995.
  • Hezser, Catherine. "Ben Hur and Ancient Jewish Slavery." In A Wandering Galilean: Essays in Honour of Sean Freyne. Boston: Brill Academic Publishers, 2008.
  • Hickman, Roger. Miklós Rózsa's Ben-Hur: A Film Score Guide. Lanham, Md.: Scarecrow Press, 2011.
  • Hofler, Robert. The Man Who Invented Rock Hudson: The Pretty Boys and Dirty Deals of Henry Willson. New York: Carroll & Graf, 2005.
  • Joshel, Sandra R.; Malamud, Margaret; and McGuire, Donald T. Imperial Projections: Ancient Rome in Modern Popular Culture. Baltimore, Md.: Johns Hopkins University Press, 2005.
  • Kaplan, Fred. Gore Vidal: A Biography. New York: Doubleday, 1999.
  • Kinn, Gail and Piazza, Jim. The Academy Awards: The Complete Unofficial History. Rev. and updated ed. New York: Black Dog & Leventhal Publishers, 2005.
  • Kramer, Peter. The New Hollywood: From 'Bonnie and Clyde' to 'Star Wars'. London: Wallflower, 2005.
  • Lennox, Doug. Now You Know the Bible. Toronto: Dundurn Press, 2010.
  • MacDonald, Laurence E. The Invisible Art of Film Music: A Comprehensive History. New York: Ardsley House, 1998.
  • Madsen, Axel. William Wyler: The Authorized Biography. New York: Crowell, 1973.
  • Magill, Frank N. Magill's Survey of Cinema. Englewood Cliffs, N.J.: Salem Press, 1980.
  • Malone, Aubrey. Sacred Profanity: Spirituality at the Movies. Santa Barbara, Calif.: Praeger, 2010.
  • McAlister, Melani. Epic Encounters: Culture, Media, and U.S. Interests in the Middle East Since 1945. Berkeley, Calif.: University of California Press, 2005.
  • Monush, Barry. Screen World Presents the Encyclopedia of Hollywood Film Actors. New York: Applause Theatre and Cinema Books, 2003.
  • Morsberger, Robert Eustis and Morsberger, Katharine M. Lew Wallace, Militant Romantic. New York: McGraw-Hill, 1980.
  • Mustazza, Leonard. The Literary Filmography, A-L. Jefferson, N.C.: McFarland, 2006.
  • "On the Sound Track." Billboard. July 20, 1959.
  • Parish, James Robert; Mank, Gregory W.; and Picchiarini, Richard. The Best of MGM: The Golden Years (1928-59). Westport, Conn.: Arlington House, 1981.
  • Pomerance, Murray. "Introduction." In American Cinema of the 1950s: Themes and Variations. New Brunswick, N.J: Berg, 2005.
  • Powell, Nosher. Nosher. London: Blake Publishing, 2001.
  • Pratt, Douglas. Doug Pratt's DVD: Movies, Television, Music, Art, Adult, and More!, Volume 1. New York: UNET 2 Corporation, 2004.
  • Pym, John. Time Out Film Guide. London: Penguin, 2002.
  • Raymond, Emilie. From My Cold, Dead Hands: Charlton Heston and American Politics. Lexington, Ky.: University Press of Kentucky, 2006.
  • Rode, Alan K. Charles McGraw: Biography of a Film Noir Tough Guy. Jefferson, N.C.: McFarland, 2007.
  • Rothwell, Kenneth S. A History of Shakespeare on Screen: A Century of Film and Television. New York: Cambridge University Press, 2004.
  • Sandys, John. Movie Mistakes Take 4. London: Virgin, 2006.
  • Segrave, Kerry. Movies at Home: How Hollywood Came to Television. Jefferson, N.C.: McFarland, 1999.
  • Sennett, Ted. Great Movie Directors. New York: Abrams, 1986.
  • Solomon, Jon. The Ancient World in the Cinema. New Haven, Conn.: Yale University Press, 2001.
  • Steinberg, Cobbett. Film Facts. New York: Facts on File, 1980.
  • Stempel, Tom. American Audiences on Movies and Moviegoing. Lexington, Ky.: University Press of Kentucky, 2001.
  • The Story of the Making of 'Ben-Hur: A Tale of the Christ'. New York: Random House, 1959.
  • Sultanik, Aaron. Film, a Modern Art. New York: Cornwall Books, 1986.
  • Thomas, Gordon. "Getting It Right the Second Time: Adapting Ben-Hur for the Screen." Bright Lights Film Journal. May 2006.
  • Vidal, Gore. "How I Survived the Fifties." The New Yorker. October 2, 1995.
  • Winkler, Martin M. Classical Myth & Culture in the Cinema. New York: Oxford University Press, 2001.
  • Wreszin, Michael and Macdonald, Dwight. Interviews With Dwight Macdonald. Jackson, Miss.: University Press of Mississippi, 2003.
  • Wyler, William. "William Wyler." In Conversations with the Great Moviemakers of Hollywood's Golden Age at the American Film Institute. George Stevens, Jr., ed. New York: Random House, 2007.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]