Leyenda urbana

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Los restos humanos de Walt Disney están guardados en un nicho junto con los de su familia. Jamás fue criogenizado o, como se suele decir, «congelado». Esta afirmación es una de las leyendas urbanas más persistentes.

La leyenda urbana (del inglés urban legend) es un relato perteneciente al folclore contemporáneo; se trata de un tipo de leyenda o tradición popular, a veces emparentable con un tipo de superstición, que, pese a contener elementos sobrenaturales o inverosímiles, es presentado como hechos reales sucedidos en la actualidad. Algunas parten de hechos reales, pero éstos son exagerados, distorsionados o mezclados con datos ficticios, como por ejemplo el Mito del uso de hormonas en la cría de pollos.. Circulan a través del boca a boca, correo electrónico o medios de comunicación como prensa, radio, televisión o Internet. Suelen tener como trasfondo una «moraleja».

Una misma leyenda urbana puede llegar a tener infinidad de versiones, situadas generalmente en el entorno de aquellos que las narran y reciben. Por su adecuación a la sociedad industrial y al mundo moderno reciben el calificativo de «urbanas», que las opone a aquellas leyendas que, habiendo sido objeto de creencia en el pasado, han perdido su vigencia y se identifican con épocas pasadas. A menudo, el narrador afirma que los protagonistas de la leyenda urbana fueron conocidos o parientes de alguna persona cercana. Por este motivo, en inglés se las conoce también como FOAF (friend of a friend tales: ‘historias del amigo de un amigo’).[1]

Origen[editar]

El término fue acuñado en 1968 por el folclorista estadounidense Richard Dorson, quien definía la leyenda urbana como una historia moderna «que nunca ha sucedido, contada como si fuera cierta».[2] También cabe mencionar a Jan Harold Brunvand, que ha contribuido decisivamente a popularizar este término entre el público en general a través de sus libros.[3]

Las historias en cuestión reciben diversas denominaciones por parte de quienes las usan y difunden. Entre los periodistas se habla de bulos, o factoides. En Internet, de hoax. En un principio, cabe distinguirlas claramente de los llamados cuentos chinos o las hipérboles desmedradas, como por ejemplo los Hechos de Chuck Norris, género popular de la llamada literatura de corcho y de Internet emparentable con las mentiras conscientes por diversión cortesana o rodomontadas habituales en los siglos XVI y XVII como juegos de salón, equivalentes a las trolas o bolas o incluso las bernardinas clásicas.

En Cuba se las conoce como «cuentos de camino» o «bolas», en Perú y en Colombia se las llama simplemente «cuentos» o «mitos». Entre los propios estudiosos, no falta quien prefiere catalogarlas como «leyendas» a secas, considerando que su función sigue siendo la propia de este género.

Características[editar]

De Catalina II de Rusia se dice que murió al ser penetrada por un caballo. Según varios autores, la imagen promiscua de Catalina fue divulgada por parte de aquellos que envidiaban que una mujer en aquella época concentrara tanto poder, acompañado de una brillante gestión.

Para que una historia ficticia se convierta en leyenda urbana es preciso que se difunda de forma espontánea como verdadera y que la información alcance cierto reconocimiento popular.

El rasgo más importante de las leyendas urbanas es su carácter internacional. La historia del buzo que es recogido accidentalmente por una avioneta contra incendios y la cual lo deja caer sobre el fuego causando su muerte, se cuenta con mínimas variaciones en su estructura en distintos lugares de Norteamérica, Europa y Australia, por citar sólo algunos sitios por donde circula esta leyenda.

La leyenda urbana puede inspirarse en cualquier fuente, pero incluye a menudo un elemento misterioso, incomprensible o chocante. Rara vez resulta posible localizar el origen preciso de una leyenda urbana. Cuando el investigador se enfrenta a una de ellas, se encuentra con varios relatos extendidos por distintas zonas, construidos a partir de un mismo esquema, pero adornados con detalles muy variados en función de su localización.

Las leyendas urbanas tienen una estructura más compleja (planteamiento, nudo y desenlace) que los chismes, rumores y bulos. No pretenden, como éstos, desacreditar a una persona en concreto, sino que abordan una "problemática" que afecta a muchas personas. Generalmente cuentan historias que nos alertan sobre posibles peligros que nos pueden acechar en nuestra vida diaria. De modo que la trama está urdida en función del desenlace, en el que a menudo se concentra el mensaje o moraleja, tal como sucede en las fábulas o cuento de hadas.

La leyenda urbana se encuentra en el límite de la credibilidad. Todas incluyen hechos falsos pero algunas toman elementos de la realidad o están basadas en algún hecho real. Por eso, la leyenda urbana suele contarse como si fuera un suceso verdadero o, al menos, verosímil. Esto exige que los personajes sean meros arquetipos anónimos, "un hombre", "una mujer", "una pareja" o "un conocido de un amigo", el cual el narrador de la leyenda urbana no conoce personalmente, aunque situados siempre en escenarios concretos (una determinada ciudad, calle, país) que contribuyen a hacerla creíble. A menudo, el protagonista es un "amigo de un amigo", relativamente cercano al oyente, pero no tanto que resulte viable consultarle sobre los hechos. Con el paso del tiempo, los elementos de la narración se transforman para volverla más atractiva e impactante.

Desde finales del siglo XX, Internet ha contribuido notablemente a la difusión de las leyendas urbanas, especialmente a través del correo electrónico. Las adaptaciones de las mismas en la red, además de por lo anteriormente comentado, se caracterizan por: añadir frases con alertas catastróficas, citar fuentes de confianza (medios de comunicación, fuerzas del estado, etc.) y rogar que la información sea difundida para evitar que más personas resulten afectadas. (Véase hoax)

Ejemplos de leyendas urbanas[editar]

Fenómenos paranormales[editar]

Dos de las leyendas urbanas más extendidas son las de Bloody Mary (el fantasma del espejo) y la autoestopista fantasma, las cuales están divulgadas por todo el mundo y se han ido modernizado con el paso del tiempo. Así, la leyenda de la autoestopista fantasma tiene su precedente en historias en las que la chica no se subía a un coche, sino que paraba a los jinetes y se montaba en la grupa de sus caballos (como sucede, por ejemplo, en el Romance de la Infantina).

También son populares en Internet otras leyendas que relatan sucesos siniestros, la mayoría de veces relacionados con la Tecnología. Unos ejemplos son: Slender Man, una entidad con brazos largos y sin rostro que desaparece a la gente; Jeff The Killer, siniestro asesino serial, con un horrible rostro quemado y deformado, producto de una sangrienta pelea, de la cual misteriosamente sobrevivió; o una supuesta criatura apodada "The Rake" de la cual se han reportado algunos supuestos avistamientos.

Salud[editar]

La popularidad de Julio César llevó a la multitud a creer que había nacido mediante cesárea, dando su nombre a esta técnica quirúrgica.

Las leyendas urbanas, especialmente las referentes a temas de salud, no son necesariamente recientes, y son propagadas debido en gran medida a la falta de conocimientos médicos de la población general. Una de las leyendas urbanas más antiguas dice que la cesárea, operación quirúrgica abdominal para extraer el bebé del vientre materno, debe su nombre a que el dictador romano Julio César había nacido mediante este método. Algo improbable teniendo en cuenta que su madre sobrevivió a un parto que tuvo lugar en el año 100 antes de Cristo, mucho antes de la primera cesárea exitosa de la que hay registro, que tuvo lugar en el año 1500 después de Cristo. Ni siquiera hay pruebas de que César naciese de modo. La cesárea recibe su nombre de la Lex Caesarea, una ley promulgada en el año 715 a. C. por el rey romano Numa Pompilio, la cual obligaba a salvar la vida a los fetos de las mujeres que morían durante el embarazo o el parto, mediante un corte en el vientre, precursor de la actual cesárea. El nombre de la ley y la popularidad del personaje de Julio César han deformado la realidad creando una leyenda que perdura hasta nuestros días.[4]

Las leyendas urbanas relacionadas con el tráfico de órganos han tenido mucha difusión. La mayoría tratan de personas que han sido secuestradas con el único fin de extirparles un riñón después de asistir a una fiesta o de consumir alguna droga, generalmente en un lugar poco recomendable. La posible moraleja de esta leyenda urbana es que uno no debe fiarse de los desconocidos.

Otra leyenda urbana de tono claramente moralizante habla de un hombre que viaja a Río de Janeiro de vacaciones y da rienda suelta a todos sus deseos, llegando a tener sexo con una mulata que habría conocido. Cuando despertó en la habitación del hotel se dio cuenta de que su acompañante ya no estaba, y temiendo un eventual robo revisó sus enseres personales encontrando todo en orden. Pero cuando se dirigió al baño encontró un mensaje en el espejo escrito con lápiz labial que decía "Bienvenido al Club del Sida". Este mito tiene varias versiones en las que se cambia al afectado por una mujer a quien un hombre muy atractivo con quien tuvo relaciones sexuales le entregó una caja con un regalo; cuando éste se marchó ella abrió la caja del regalo encontrando una rosa negra y un papel con el mismo mensaje. También se dice que hay quienes han dejado agujas supuestamente infectadas en butacas de los cines y entre la arena de las playas, siempre acompañadas con un papel con el mismo mensaje. Todas esas leyendas surgieron en una época de mayor ignorancia respecto a la prevención y el contagio de esta enfermedad, claramente pretende dejar un mensaje moralizante para persuadir al oyente para no tener sexo con desconocidos. Esto —sumado a que no existe ningún registro de que se trate de un hecho real— lleva a la conclusión de que se trataría de otra de las tantas leyendas urbanas.

A finales del siglo XX apareció una leyenda urbana sobre el Progesterex, un supuesto veneno que causa una esterilización permanente a quien lo toma, y que habría sido administrado por violadores a sus víctimas. A día de hoy no existe ningún fármaco que cause una castración química irreversible.

Hoy en día, lavar concienzudamente las latas de bebidas antes de su consumo es una práctica habitual, aunque hay muchas personas que creen que debe hacerse porque podrían haber sido infectadas por ratas y sus desechos en los almacenes. Una leyenda urbana afirma que en Texas, EEUU, murió una mujer víctima de leptospirosis contagiada por este motivo. En realidad, las latas se almacenan empaquetadas en envoltorios de plástico, lo que impide que un eventual parásito contacte directamente con ellas.[5]

Alimentos[editar]

Existen decenas de leyendas urbanas acerca de esta famosa bebida.

Hay numerosas leyendas acerca de la Coca-Cola y sus propiedades. De este producto se ha dicho que su "fórmula secreta" es capaz de descomponer trozos de carne, que desatasca las tuberías, que sirve para aflojar los tornillos, limpia las manchas de grasa en la ropa y es un poderoso espermicida. Se ha demostrado que todo esto forma parte de la leyenda urbana.[6] [7] También mucha gente cree que en Estados Unidos se realizó una prueba en un cine para comercializar la bebida, a base de mensajes subliminales. El supuesto experimento habría sido realizado por James Vicary en 1957 y consistía en incluir uno o dos fotogramas por minuto con la marca. En 1962 Vicary fue entrevistado por la revista Advertising Age (‘La era del comercial’) y declaró que el experimento en realidad era una mentira que se llevó a cabo debido a que su empresa pasaba por dificultades económicas. Por lo tanto no se puede afirmar con certeza ni la realización de la prueba ni sus resultados.[8]

Famosos[editar]

Vivos o muertos[editar]

Algunas leyendas urbanas, colindantes con el rumor, se refieren a personas famosas. Tal es el caso de la presunta muerte de Paul McCartney (ex bajista de The Beatles) en un accidente de circulación en 1966, tras la cual pasó a sustituirlo un doble. Los fans creyeron haber encontrado pruebas del hecho en las canciones y portadas de los discos posteriores a aquel año. También se ha dicho que Josh Saviano, actor que apareció en la serie Aquellos maravillosos años (1988-1993), era en realidad el cantante Marilyn Manson.[9]

Una leyenda muy común sobre personas célebres muertas es que realmente siguen vivas. Se ha afirmado que la princesa Diana de Gales o músicos como Elvis Presley, Jim Morrison, Jimi Hendrix y Michael Jackson permanecen vivos. También, se dice en Argentina que Alfredo Yabrán (1944-1998), un empresario de ese país, realmente no se habría suicidado como demostraron las autopsias realizadas al cuerpo sino que habría montado un cadáver para que así lo pareciera, argumentando que con el poder y el dinero que poseía debería haberse fugado del país (tenía una grave causa judicial en su contra)[10] Algo similar ocurrió en España a la raíz de la muerte de Jesús Gil, empresario, político y dueño del club de fútbol Atlético de Madrid, en 2004. Se especulaba con que su muerte no había sido real y había huido a Venezuela para escapar de sus responsabilidades penales por corrupción y apropiación indebida, entre otras.[11]

En ocasiones ocurre al contrario y la leyenda urbana afirma que ha muerto una persona que realmente sigue viva, este es el caso de la cantante panameña Lorna. Desde el año 2003, en el que alcanzó el éxito con su reggaeton "Papichulo", se difundió la creencia de que Lorna murió de sobredosis,[12] totalmente infundada y desmentida, puesto que el último álbum de esta cantante fue publicado en 2009.

Una de las más famosas leyendas urbanas sobre personajes famosos es la de la supuesta criogenización de Walt Disney. Muy poco después de su muerte en 1966 (ya en 1969 aparece reflejado en una revista) surgió el rumor de que el cuerpo de Disney había sido criogenizado hasta el momento en que los avances científicos pudieran devolverlo a la vida. Se trata una leyenda completamente falsa, ya que hay constancia tanto de la muerte de Disney como de su posterior incineración. No está claro el origen del rumor. Al menos dos biógrafos de Disney, Leonard Mosley (Disney's World: A Biography, 1985) y Marc Eliot (Walt Disney: Hollywood's Dark Prince: A Biography, 1993) mencionan el interés de Disney por la criónica en los últimos años de su vida, aunque no aportan fuentes concretas. Es imposible saber con certeza si este interés existió, en cuyo caso pudo haber sido lo que originó la leyenda. Por otro lado, el hecho de que la incineración se llevase a cabo en un ámbito estrictamente privado pudo alimentar las especulaciones. Debe tenerse en cuenta también que Disney era conocido, sobre todo en sus últimos años, por su interés por las innovaciones tecnológicas.[13] Otra leyenda urbana afirma que el dictador español Francisco Franco está enterrado boca abajo, mirando al suelo, para que en caso de resucitara y pretendiera salir excavando, lo hiciera hacia el interior de la tierra y no volviera a la superficie.[14]

Apariciones en televisión o entrevistas[editar]

El rumor sobre la aparición de Ricky Martin en el programa Sorpresa, sorpresa es posiblemente la leyenda urbana más conocida en España.

Otra leyenda urbana muy extendida en España es la del supuesto incidente del programa televisivo, presentado por Isabel Gemio, Sorpresa, sorpresa en los años noventa. Se decía que el cantante Ricky Martin, ídolo de una chica a la que pretendía sorprender saliendo del armario de su habitación, se encontró a la niña untada de mermelada, helado u otro alimento realizando un juego erótico con su perro. Dicha situación no sucedió en realidad y por supuesto no existen imágenes, pese a lo cual mucha gente afirmó haber visto dicha escena.[15] Del mismo estilo es una leyenda urbana acerca del grupo musical vasco La Oreja de Van Gogh. Supuestamente esta banda, en una entrevista en un programa de Pedro Ruiz, había reconocido que simpatizaba y apoyaba a la banda terrorista ETA, algo que ha sido desmentido por los propios cantantes.[16]

Lugares[editar]

Algunos lugares, reales o supuestos, que son propiedad de los gobiernos nacionales, han dado pie a leyendas urbanas, por la escasa información o secretismo que existe en torno a ellos. El Área 51, base militar aérea de Nevada en Estados Unidos, es una de ellas. El propósito de esta base es secreto y no se permite el acceso a visitas o la prensa, lo que ha originado la aparición de diversos supuestos para ella, tales como el desarrollo de armas de destrucción masiva y el almacenamiento de naves espaciales y cuerpos de extraterrestres que habrían llegado a la Tierra.

Por su parte, el gobierno ruso nunca ha confirmado ni desmentido la existencia del supuesto Metro-2 de Moscú, un medio de transporte subterráneo secreto que uniría puntos clave de la capital rusa y serviría de comunicación de emergencia para altos cargos políticos y militares.

Competiciones internacionales[editar]

Existe un mito que dice que, en 1907, la bandera de Chile habría ganado un concurso internacional sobre «la bandera patria más hermosa del mundo». Supuestamente, dos familias chilenas (Baehcker y Casas) habrían llegado al balneario de Blankenberghe [sic] (en Bélgica), mientras visitaban algunas localidades de las costas del Mar Báltico como parte de sus vacaciones. Al llegar a dicha ciudad, se encontraron con este concurso y decidieron participar, con la sorpresa de ganar entre una multitud de emblemas. Otra versión dice que fue en el siglo XIX, y otra le da el segundo lugar, tras la bandera de Francia; aún otras variaciones del mito indican al Himno Nacional de Chile como ganador de un concurso análogo, o le otorgan el segundo lugar, tras La Marsellesa. La cantidad de distintas versiones de este mito, la carencia de fuentes independientes, el error de la localidad mencionada (que se encuentra junto al Mar del Norte y no al Mar Báltico) y la similitud de esta leyenda con algunas parecidas en otros países ponen en grave duda el que haya ocurrido en realidad, por ejemplo la leyenda sobre el himno nacional más bello del mundo, también existe en Colombia, Perú y Bolivia, afirmando lo mismo.

Tecnología[editar]

Internet[editar]

Con el uso del Internet se han creado más leyendas, usualmente sobre temas relacionados con la tecnología. Entre las leyendas urbanas más populares relacionadas con la web se encuentran aquellas relacionadas con las nuevas tecnologías. Es el caso de la leyenda sobre la Pandilla sangre, la de una página web Blindmaiden.com que supuesta mente quienes la visitan corren el riesgo de morir siendo arrancados los ojos por un siniestro espectro de una mujer ciega, o la de un viajero del tiempo, John Titor, que supuesta mente se comunicó con alguien por mIRC y reveló acontecimientos del futuro. Otras de las más destacadas son: El suicidio de Calamardo, un video perdido de Bob Esponja en la cuál se supone que Calamardo se suicida después de sus tantos conciertos fallidos, el famoso Herobrine en MineCraft, del cual se dice que es el hermano muerto de Notch y "Suicidemouse.AVI" un video "raro" de Mickey Mouse, donde la imagen se deforma y el sonido es pobre.


Videojuegos[editar]

Una de las leyendas urbanas sobre videojuegos más conocidas es la que afirma la existencia de Polybius. Según la historia, el juego fue lanzado al público en 1981, causando efectos devastadores a los jugadores tales como locura, estrés y horribles pesadillas. Poco tiempo después de su lanzamiento, el juego desapareció sin dejar rastro. Aún no hay pruebas de que este juego haya existido realmente. Algunos creen que el juego fue elaborado por encargo del gobierno de Estados Unidos para que los menores dejaran de jugar a los videojuegos. Otra leyenda muy destacada es Tails Doll, un personaje secreto del videojuego Sonic R, el cual luego de desbloquearlo supuesta mente causa una serie de enfermedades o síntomas, acabando con la muerte (la leyenda más conocida y famosa de EE.UU.) y BEN Drowned, un supuesto cartucho de The Legend of Zelda: Majora's Mask embrujado.

Literatura[editar]

Las leyendas urbanas son comunes en la literatura. Una de ellas sostiene que las obras inéditas de William Shakespeare yacen con él en su tumba, o que sus obras son en realidad de otros autores. Ha adquirido también características de leyenda urbana la atribución errónea al escritor argentino Jorge Luis Borges de un texto titulado Instantes.[17]

Economía[editar]

En la economía también existen leyendas urbanas. En España y otros países occidentales está muy extendida la creencia, errónea, de que en Japón, durante su burbuja inmobiliaria entre 1980 y 1990, los bancos concedían créditos hipotecarios a 90 y 100 años, cuyas responsabilidades pasarían de padres a hijos.[18] También está extendida la creencia de que el rey de España siempre apuesta al número 00.000 de la Lotería de Navidad,[19] o que el monarca cobra una comisión por cada barril de petróleo importado por el país,[20] algo que nunca ha sido confirmado ni desmentido por la Casa Real. Desde hace más de veinte años han corrido rumores de que en España, en tiempos de crisis y momentos en los que el Estado carecía de liquidez, empresas como El Corte Inglés, Mercadona o la ONCE habían pagado las nóminas de los funcionarios a cambio de futuros favores del Gobierno.

Deporte[editar]

En el deporte tienen mucha más repercusión pública la retransmisión de las escenas polémicas o de vandalismo en los estadios, que la resolución y sentencia de los mismos, lo que produce desinformación o lleva a errores a los medios de comunicación y, en última instancia, a los espectadores y aficionados. El FC Barcelona ha tenido que desmentir que tuviera aún pendientes de cumplir algunas sanciones que le fueron impuestas hace años, entre ellas, la prohibición de disputar la Copa del Rey durante un año por negarse a disputar un partido contra el Atlético de Madrid (el club no tenía once jugadores aquel día, pues la mayoría de la plantilla estaba convocada con sus selecciones nacionales), o el cierre del Camp Nou por dos partidos por el lanzamiento de objetos al campo en un duelo contra el Real Madrid, en el que se llamó el partido del cochinillo. En el primer caso el club fue indultado, admitiendo la RFEF su error por fijar el partido en un día que había competiciones de selecciones;[21] en el segundo, el cierre del estadio se sustituyó por una multa de 4.000 euros.[22] [23] Pese a estas aclaraciones, hay periodistas que desde hace años advierten de una conspiración de la RFEF y su presidente Ángel María Villar para favorecer deportivamente al FC Barcelona (véase El villarato).[24]

El paso de los años también provoca que surjan leyendas o historias inventadas sobre hazañas increíbles de deportistas. Por ejemplo, la que afirma que Muggsy Bogues, jugador de baloncesto de los Charlotte Hornets, el más bajo de la historia de la NBA (1,60 m), realizó el único mate de su carrera el 4 de diciembre de 1990, en un partido contra los Washington Bullets.[25] Algo que en realidad no ocurrió, puesto que aquel día estos dos equipos no jugaron ningún partido.[26] Bogues nunca alcanzó el aro, situado a 3,05 m de estatura. El jugador más bajo que consiguó hacer mates fue Spud Webb, que mide 1,67 metros.

Otras[editar]

Otras leyendas urbanas señaladas son que los taiwaneses comen fetos de bebés, que en las alcantarillas de Nueva York viven cocodrilos ciegos, que se puede ver la Gran Muralla China desde el espacio,[27] que los móviles pueden provocar una explosión de un tanque de gasolina, que los cienciólogos comen bebés, entre otras muchas.

Véase también[editar]

Bibliografía[editar]

  • Ortí, A., y J. Sampere: Leyendas Urbanas (Martínez Roca), Madrid, 2006.
  • Harold Brunvand, J.: Tened miedo... mucho miedo: El libro de las leyendas urbanas de terror. Barcelona: Random House Mondadori, 2006.
  • Granados Martínez, Alberto: Leyendas Urbanas. Entre la realidad y la superstición. Madrid: Aguilar, 2007.
  • Cardeñosa Chao, Bruno: Mentiras populares. Leyendas urbanas y otro engaños. Espejo de tinta, 2008; ISBN 84-96280-24-8.
  • Hijo, Tomás: El libro negro de las leyendas urbanas, los bulos y los rumores mailiciosos. Barcelona: Styria, 2009; ISBN 978-84-92520-08-4.

Referencias[editar]

  1. Véase el artículo Friend of a friend de la versión en inglés de Wikipedia.
  2. Straight Dope Science Advisory Board.«What's so urban about urban legends?», en Straight Dope. Consultado el 22 de abril de 2006.
  3. La nave de los locos Nº 34/35. «23 cosas que siempre quiso saber sobre Jan Harold Brunvand y nunca pensó que alguien le respondería». Consultado el 11 de marzo de 2010. «Traducción: Diego Zúñiga».
  4. Breve historia de la cesárea - Bebés y más
  5. Leptospirosis. Las latas de la muerte - Trolas en la red
  6. Coca-Cola España. Corporativa>Centro de Atención>Leyendas Urbanas
  7. Snopes.com. «Cokelore» (en inglés). Consultado el 6 de enero de 2010.
  8. Snopes.com. «Subliminal Advertising» (en inglés).
  9. Snopes.com. «Wondering about Marilyn Manson» (en inglés).
  10. Diario Hoy (ed.): «Claves de la investigación y las dudas alrededor del suicidio» (22 de mayo de 1998). Consultado el 10 de abril de 2010.
  11. Jesús Gil, vivo como Elvis - 20 minutos
  12. Papi Chulo - El País
  13. Snopes.com. «Suspended Animation» (en inglés).
  14. Resultados de búsqueda en Google
  15. El País (ed.): «Antena 3 estudia acciones legales por una denuncia falsa» (17 de febrero de 1999). Consultado el 19 de noviembre de 2009.
  16. Lee todo el encuentro con la Oreja de Van Gogh - 20 minutos
  17. Artículo de Iván Almeida titulado irónicamente Jorge Luis Borges, autor del poema "Instantes"
  18. Nada a 100 - El Mundo
  19. El número del Rey, que no era tal - ABC
  20. El "problema español" - Partido Comunista de Madrid
  21. El día que el Barça no jugó contra el Atlético - MARCA
  22. Freixa: "Si no nos hacen caso, acudiremos a la vía judicial" - Intereconomía
  23. Guardiola, su país y el “no pintamos nada” - Intereconomía
  24. Alfredo Relaño explica los orígenes del 'villarato' - Periodista Digital
  25. [1] - Búsqueda en Google
  26. Calendario NBA 1990-91 - Basketball reference
  27. Véase Objetos visibles desde el espacio

Enlaces externos[editar]