Paul está muerto

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

«Paul is dead» («Paul está muerto») es una leyenda urbana que asegura que Paul McCartney ―cantante y compositor de la banda The Beatles― resultó muerto[1] en un accidente automovilístico el día 9 de noviembre de 1966[2] y que fue reemplazado por el ganador del concurso llamado "El Doble de Paul McCartney" llamado William Campbell.[3] [4] Oficialmente, Paul McCartney se encuentra vivo hasta la fecha.

La única «evidencia» de la muerte de McCartney consiste en indicios hallados entre muchas de las grabaciones de The Beatles, algunas de las cuales han sido interpretadas como si hubiesen sido deliberadamente colocadas por ellos mismos u otros, de tal suerte que fuesen un tipo de acertijo o rompecabezas para ser resuelto por el público mismo. Esto se ha visto reforzado con afirmaciones de personas que alegan que al escuchar ciertas canciones en sentido contrario se encuentran mensajes ocultos. Aunado a esto muchos han analizado los diseños gráficos de las portadas originales de todos sus discos para complementar el desciframiento de esta leyenda.

La leyenda urbana[editar]

La leyenda dice que un miércoles 9 de noviembre de 1966, durante grabaciones previas al álbum Sgt. Pepper's Lonely Hearts Club Band, McCartney salió a altas horas de la noche, después de discutir con John Lennon. Paul McCartney, al salir del estudio, se encontró con una chica llamada Rita, a la que ofreció a llevarla a casa y ella accedió. Era una noche lluviosa y McCartney iba a alta velocidad, y se encontró de repente con un camión, frenando fuertemente, el carro dio vueltas de campana, causándole inmediatamente graves heridas que le hicieron perder la vida. Rita salió ilesa. Horas más tarde los otros 3 Beatles estaban exhaustos por las intensas grabaciones del álbum e iban a regresar a sus casas pero al salir los detuvo una furgoneta negra conducida por un agente de la MI5 llamado Maxwell, argumentando que Paul McCartney había sufrido un accidente, obligándolos a abordar la furgoneta. Al llegar a la escena del accidente, se les pidió que identificaran si ese era McCartney, desgraciadamente era el mismo Paul McCartney. Los Beatles fueron llevados a una casa secreta de la MI5 donde Maxwell hizo muchas llamadas informando la muerte de McCartney. Después, se dice que el imperio británico los obligó a quedarse en silencio conforme a la historia, ya que de hacerse público, hubiera habido una gran ola de suicidios al rededor del mundo por parte de sus fanáticas.

Aunque esto podría ser solo una teoría, puesto que en Londres no se encontraban ninguno de los Beatles, además de que las sesiones de Sgt. Pepper comenzarían luego del 20 de noviembre de ese año.

Origen de la leyenda[editar]

Los rumores acerca de la muerte McCartney comenzaron el 12 de octubre de 1969, cuando un sujeto anónimo llamó a Russ Gibb, disc jockey local de la emisora WKNR-FM en Dearborn (estado de Míchigan, en Estados Unidos), que se identificó como Tom, estudiante de la Universidad del Este de Míchigan y anunció que Paul McCartney habría muerto.[5]

El tal Tom sugirió a Russ Gibb que reprodujese el tema «Revolution 9» en sentido inverso. Al hacerlo, Russ Gibb creyó escuchar la frase «Turn me on, dead man» («excítame, hombre muerto»).

Dos días después, el 14 de octubre de 1969, el periódico Michigan Daily publicó el artículo «McCartney está muerto: Nuevas pruebas salen a la luz», escrito por Fred LaBour y John Gray,[6] también estudiantes de la Universidad de Míchigan. Se trataba de una interpretación de lo que se veía en la portada del álbum Abbey Road.[7]

Entonces el disk jockey Russ Gibb, junto a John Small y Dan Carlisle, empezaron a producir Complot Beatle, un programa radial de una hora dedicado al rumor. El programa se transmitió en la WKNR-FM desde finales de 1969 y fue retransmitido durante años en la radio de Detroit.

Hacia agosto de 1968, Terry Knight, un DJ y cantante de Detroit, entonces bajo contrato con Capitol Records, estuvo presente en la sesión de grabación del Álbum blanco el día en que el baterista Ringo Starr se fue del estudio. En mayo de 1969 Terry Knight publicó una canción titulada «Saint Paul», en la que hablaba de una supuesta inminente separación del grupo. A fines de junio la canción alcanzó el puesto 114 en la lista estadounidense de éxitos Bubbling Under Hot 100.[8]

En otoño de 1969, Russ Gibb la difundió por radio como si fuera un tributo al «fallecido» Paul McCartney.

El rumor cobró fuerza cuando Ruby Yonge ―un disc jockey nocturno de la radio emisora de éxitos WABC (ubicada en Nueva York)― comentó la leyenda de la «muerte oculta» de McCartney en la transmisión del 21 de octubre de 1969. Yonge fue despedido inmediatamente y su emisión suspendida. La WABC, con sus 50 000 vatios de potencia de transmisión podía ser escuchada claramente en 38 estados de Estados Unidos, e incluso en la costa atlántica africana. Muy pronto los medios estadounidenses e internacionales retomaron la historia y surgió una nueva beatlemanía, pero esta vez en torno a esta «hipótesis conspirativa.

Desmintiendo los rumores[editar]

El primer desmentido lo publica la agencia de noticias United Press el 22 de octubre de 1969,[9] y el mes siguiente la revista estadounidense LIFE publicó una entrevista con el músico[1] [10] en la que McCartney desmentía las pruebas habidas hasta esa fecha, y lamentaba que las personas que estaban propagando el rumor deberían mirarse a sí mismas en lugar de preocuparse por si él estuviera vivo o muerto.[11]

Véase también[editar]

Referencias[editar]