Mito del 10 % del cerebro

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

| título=Do People Only Use 10 Percent Of Their Brains| editorial=Scientific American| fecha=7 de febrero de 2008| fechaacceso=07-02-2008}}</ref>

  • No hay una relación directa entre el rendimiento del cerebro y su nivel de activación; esta variable ha confundido a los científicos, ya que muchmero de neuronas “locales” en el cerebro, pero sólo conocían aquellas células que eran más pequeñas. Una mala comprensión de la función de las neuronas locales quizá haya dado lugar al mito del 10 % del cerebro.[1]

Refutación[editar]

El neurocientífico Barry Beyerstein establece siete tipos de pruebas que desmienten el mito:[2]

  • Estudios sobre el daño cerebral: Si el 90 % del cerebro no se utiliza, entonces cuando se lesionan ciertas áreas no debe afectar al rendimiento. En cambio, no hay ningún área del cerebro que pueda ser dañada sin que se pierda alguna habilidad. Incluso los daños en las áreas más pequeñas pueden conllevar consecuencias graves.
  • Evolución: El cerebro necesita un enorme gasto energético en comparación con el resto del cuerpo, consume una gran cantidad de oxígeno y nutrientes. Si el 90 % del mismo no fuese necesario los humanos con el cerebro más pequeño tendrían grandes ventajas para sobrevivir, ya que sus cerebros serían más eficientes. Así que el proceso de selección natural debería haber eliminado los cerebros ineficientes.
  • Imágenes cerebrales: Tecnologías como la tomografía por emisión de positrones (PET) y la imagen por resonancia magnética funcional (fMRI) permiten monitorizar la actividad cerebral de personas vivas. Estas técnicas han revelado que, incluso mientras dormimos, todas las partes del cerebro presentan algún nivel de actividad. Sólo cuando el cerebro sufre un daño grave tiene “silenciadas” algunas áreas.
  • Localización de función: En lugar de trabajar como una sola masa, el cerebro tiene regiones distintas para los diferentes tipos de procesamiento de la información. Varias décadas de investigación han permitido mapear las funciones de las áreas del cerebro, y no se han encontrado áreas que no tengan ninguna función.
  • Análisis microestructural: Mediante la técnica de grabación de unidades individuales (single-unit recording), los investigadores han insertado un electrodo diminuto en el cerebro para monitorizar la actividad de una sola célula. Si no se utilizan el 90 % de las células, esta técnica lo debería haber demostrado.
  • Estudios metabólicos: Otra técnica científica implica estudiar la adopción de moléculas de 2-desoxi-D-glucosa etiquetadas radiactivamente en el cerebro. Si el 90 % del cerebro estuviera inactivo, entonces esas células inactivas deberían aparecer como áreas en blanco en una radiografía del cerebro. Una vez más, no hay tal resultado.
  • Enfermedades neuronales: Las células del cerebro que no se utilizan deberían degenerarse. Por lo tanto, si el 90 % del cerebro permaneciera inactivo, las autopsias de cerebros adultos tendrían que revelar una degeneración a gran escala.

Perpetuación[editar]

El mito del 10 % ha sido trasmitido involuntariamente por individuos que simplemente creían en él y deliberadamente por aquellos que podían obtener algún beneficio del mismo.

El mito del 10 % del cerebro aparece con frecuencia en los anuncios.[3]

Algunos partidarios de la nueva era y los fenómenos paranormales propagaron esta creencia para justificar los poderes psíquicos y afirmar que, mediante un entrenamiento apropiado, el 90 % del cerebro humano "inutilizado" serviría para llevar a cabo la telequinesis y la percepción extrasensorial.[4] [2] Además de que los seres humanos utilizan la totalidad de su cerebro, no hay pruebas científicas que apoyen la existencia de poderes psíquicos.

Véase también[editar]

El cerebro es 100% utilizado diariamente por el ser humano (esta referencia) lo que sucede es lo mismo que pasa con el procesador de una computadora, que tiene otros procesos corriendo en segundo plano mientras se enfoca en situaciones, problemas y vida que resolver. Desde que nacemos nos es dada mucha información tanto en religión, costumbres, razonamientos, nos son impuestos para relacionar y resolver según estos la vida. Todas las personas tenemos la misma capacidad pero nuestros intereses y afanes son distintos a los de los otros; por ejemplo los amantes del fútbol son capaces de reconocer, recordar y almacenar gran cantidad de nombres, datos y situaciones de sus equipos de fútbol preferidos (nombres, números, lugares, estadios, etc.) y puede ser que no sean capaces de reconocer ni recordar personalidades propias de su cultura o nacionalidad. Otras personas pueden ser expertas en matemáticas y ecuaciones pero serán incapaces de contar una historia o relacionar dinero físico con el valor de la moneda por el numero de ellas. (0.25 centavos x 20= 5).

Referencias[editar]

  1. Kalat, J.W., Biological Psychology, sixth edition, Pacific Grove: Brooks/Cole Publishing Co., 1998, p. 43.
  2. a b Beyerstein, Barry L. (1999). «Whence Cometh the Myth that We Only Use 100% of our Brains?». En Sergio Della Sala. Mind Myths: Exploring Popular Assumptions About the Mind and Brain. Wiley. pp. 3–24. ISBN 0471983039. 
  3. «Neuroscience For Kids». Eric H. Chudler, Ph.d(University of Washington, Director of Education and Outreach).
  4. Error en la cita: Etiqueta <ref> inválida; no se ha definido el contenido de las referencias llamadas snopes10pct