Psicomagia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Alejandro Jodorowsky, creador de la psicomagia.

Psicomagia es el nombre que el escritor chileno Alejandro Jodorowsky da a una técnica por él ejercida de supuesta sanación espiritual.[1] Si bien afirma resolver conflictos psicológicos y hasta somáticos, no es una técnica científica ni contrastada. Así mismo, según sostiene el autor, por el momento solamente él y algunos miembros de su familia la pueden ejercer.[2] De acuerdo con éste, hunde sus raíces en el chamanismo, el psicoanálisis y el efecto patético del teatro. La psicomagia no sigue un camino científicamente válido para la construcción y defensa del conocimiento que propone. El mismo Jodorowsky reconoce que no se sitúa “en el terreno científico”.[3]

Principios de la psicomagia[editar]

Jodorowsky tiene un particular concepto del arte, para él «la finalidad del arte es curar, porque si no cura, no es verdadero».[4]

Según Jodorowsky:

  • El único lenguaje que aumenta el nivel de conciencia es el lenguaje del arte y de la poesía.[5]
  • Al inconsciente le es más fácil comprender el lenguaje onírico que el lenguaje racional.[6]
  • Aquello que atemoriza a un sujeto pierde su fuerza en el momento en que este deja de combatirlo.[7]
  • Una enseñanza no se hace operante, no adquiere toda su fuerza transformadora, hasta el momento en que es aplicada.[8] Una toma de conciencia que no es seguida de un acto resulta completamente estéril.[9] Un acto tiene un carácter más concluyente que cualquier palabra.[10] En resumen, un acto vale más que mil palabras.
  • En todas las culturas se encuentra la idea del poder de la palabra, la certeza de que el deseo expresado en la forma adecuada provoca su realización.[11]
  • Para estar en condiciones de ayudar a una persona, no hay que esperar nada de ella y se tiene que entrar en todos los aspectos de su intimidad.[12]
  • La poesía debe ser una constante en la vida para depurar el ego.[13]
  • La realidad no es científica.[14]
  • Todo lo que arrastramos con nosotros tiene que retorcerse hasta sublimarse. Todo lo que hemos recibido es un tesoro. No es necesario eliminar una parte. Hay que fecundar lo que nos viene dado.[15]

Aunque los principios básicos de la psicomagia son simples, y (según Jodorowsky) su efectividad está demostrada por la experiencia, su aplicación práctica es muy difícil y puede ser una técnica muy peligrosa en manos inexpertas.[16] Para su eficacia depende de dos factores fundamentales:

  1. El psicomago debe ser capaz de diagnosticar correctamente el problema.
  2. El consultante debe estar convencido de antemano de la competencia del psicomago (es importante tener fe en el acto para que este tenga un efecto en el inconsciente) y ejecutar sus instrucciones al pie de la letra.

La psicomagia parte de que en toda enfermedad hay:

  • Una prohibición: Al sujeto le prohíben ser lo que él es.
  • Una falta de consciencia: El sujeto no se da cuenta de lo que es.
  • Una falta de belleza: Cuando se pierde la belleza espiritual se enferma.[17]

El acto psicomágico[editar]

Una vez el psicomago detecta cual es la pulsión inconsciente que está entrampando al consultante, le "receta" de manera intuitiva un acto psicomágico, que siempre es una tarea a realizar. Estos actos son performances llevadas a cabo por el consultante y que pueden requerir de la ayuda de otras personas para su ejecución. Lo que se pretende es que el nudo inconsciente que atrapa al consultante se realice en el mundo real metafóricamente.[18] Estos actos pueden resultar chocantes, ridículos,[19] transgresivos, de mal gusto, y a veces incluso humorísticos. Pero con el acto también se pretende romper los círculos viciosos del comportamiento, ya sea mental, emocional, sexual o corporal. Cuando se rompe ese nudo gordiano que ataba al sujeto, aparece una nueva dimensión en su personalidad y con ello comienza el camino de la -curación-.

Psicomagia versus psicoanálisis[editar]

La Psicomagia es lo contrario del psicoanálisis, o lo que Ferud llamaba el psicoanálisis salvaje, en el cual las interpretaciones corren por parte de las asociaciones del terapeuta y no del paciente. En la terapia psicoanalítica, se intentar traducir el lenguaje de los sueños, los lapsus, y los actos fallidos, que pertenecen al inconsciente, a un lenguaje racional y comprensible, pero, según Jodorowsky, «el inconsciente no es traducible, es totalmente caótico». En cambio la psicomagia propugna que la comunicación consciente-inconsciente se haga por el camino inverso: que sea la parte racional de los sujetos la que aprenda el lenguaje del inconsciente. En palabras del psicomago «enseñar a la razón a hablar el lenguaje inconsciente».[20]

Polémica en torno a la psicomagia[editar]

En cualquier caso Jodorowsky nunca ha lanzado sus afirmaciones como definitivas y no se cansa de decir que «la verdad no está en una sola cabeza, lo que yo diga es válido hasta cierto punto y hay riesgo de equivocación».[21]

La psicomagia no sigue el método científico, y se la califica de pseudociencia (conocimientos, metodologías, prácticas o creencias no científicas pero que reclaman dicho carácter). Según Jodorowsky, «la psicomagia no pretende ser una ciencia, sino una forma de arte que posee virtudes terapéuticas».[22]

Cristobal Jodorowsky, hijo de Alejandro Jodorowsky, afirma que la psicomagia no es una ciencia y que, aunque la técnica se puede aprender, no se puede estructurar ni explicar metódicamente. Como en el arte, se pueden enseñar ciertas bases y nociones útiles, «pero al final o eres artista o no lo eres».[23]

En ambientes escépticos la psicomagia es considerada como una superchería.[24]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Cayuela, L. (2004). Jodorowsky de carne y hueso. Athenea Digital, 6. "[La psicomagia] Es ante todo una disciplina artística terapéutica."
  2. Página oficial de Alejandro Jodorowsky "Por el momento [año 2003] solo yo, mi hijo Cristóbal Sol y mi esposa Mariana Costa, podemos ejercer la psicomagia"
  3. Entrevista a Jodorowski “Yo no me sitúo en el terreno científico”.
  4. Artículo diario El Mundo 20/02/2002"la finalidad del arte es curar, porque si no cura, no es verdadero"
  5. Psicomagia. Pág.214
  6. Psicomagia. Pág.9
  7. Psicomagia. Pág.81
  8. Psicomagia. Pág.83
  9. Psicomagia. Pág.145
  10. Psicomagia. Pág.197
  11. Psicomagia. Pág.137
  12. Psicomagia. Pág.154
  13. Psicomagia. Pág.210
  14. Psicomagia. Pág.224
  15. Psicomagia. Pág.233
  16. Página oficial de Jodorowsky "La psicomagia"..."es un útil de terapia en extremo peligroso"
  17. Página oficial de Jodorowsky
  18. Entrevista diario El Mundo 07/11/2003 "En psicomagía"..."hago realizar las pulsiones que dañan al otro pero en forma de metáfora"
  19. Post en portal ipunkrock.com"Los actos psicomágicos"..."a veces pueden parecer ridículos o resultar desagradables, o incluso pueden atentar contra los valores propios de una persona"
  20. Entrevista Magazine diario El Mundo 05/12/2004 "el inconsciente no es traducible, es totalmente caótico"
  21. Artículo diario El Mundo 20/02/2002 «la verdad no está en una sola cabeza, lo que yo diga es válido hasta cierto punto y hay riesgo de equivocación»
  22. Psicomagia. Pág.162
  23. Entrevista a Cristobal Jodorowsky en portal Generación XXI "no creo que la terapia se pueda enseñar. No es una ciencia, no se puede estructurar. Es un arte. Se pueden enseñar ciertas bases pero hay que tener un don. Es como en el arte: puedes darle a la gente ciertas nociones útiles, pero al final o eres artista o no lo eres."
  24. Jodorowsky: los delirios de un artista metido a curandero por Mauricio-José Schwarz

Bibliografía[editar]

  • Jodorowsky, Alejandro (1991). La trampa sagrada. Conversaciones con Gilles Farcet. Editorial Dolmen. ISBN 956-201-155-0. 
  • Jodorowsky, Alejandro (2001). La danza de la realidad. Madrid: Ediciones Siruela, S.A. ISBN 84-7844-735-0. 
  • Jodorowsky, Alejandro (2005). Psicomagia. Madrid: Ediciones Siruela, S.A. ISBN 84-7844-780-6. 
  • Romero Cuadra, José Luis; Álvaro Vázquez, Rafael (2005). Psicópolis: paradigmas actuales y alternativas en la psicología contemporánea. Barcelona: Editorial Kairós, S.A. ISBN 84-7245-588-2. 

Enlaces externos[editar]