Idioma japonés

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
書.svg
Este artículo contiene caracteres especiales. Sin el soporte de traducción apropiado, podrían verse signos de interrogación, recuadros u otros símbolos.
Japonés
日本語 / Nihongo
Hablado en Bandera de Japón Japón
Bandera de Palaos Palaos
Flag of the Marshall Islands.svg Islas Marshall
existen también comunidades de hablantes bilingües en ciertos países de Latinoamérica, fundamentalmente en Brasil, en Perú, en islas del Pacífico como Tarawa/o aunque principalmente Hawái y Estados Unidos.
Hablantes 130 millones
Puesto 9o (Ethnologue, 2013)
Familia Lenguas japónicas
 Japonés
Dialectos Kanto
Kansai
Tokio
Osaka, entre otros.
Escritura ひらがな Hiragana
カタカナ Katakana
漢字 Kanji
Estatus oficial
Oficial en Bandera de Japón Japón
Bandera de Palaos Palaos[1]
Bandera de los Estados Federados de Micronesia Estados Federados de Micronesia
Bandera de las Islas Marianas del Norte Islas Marianas del Norte
Bandera de Corea del Sur Corea del Sur[2]
Regulado por Ministerio de Educación, Cultura, Deportes, Ciencia y Tecnología de Japón
文部科学省
Códigos
ISO 639-1 ja
ISO 639-2 jpn
ISO 639-3 jpn
Idioma japonés.PNG
Extensión del japonés

El idioma japonés o idioma nipón (日本語 Acerca de este sonido Nihongo ?) (AFI:nihõŋŋo) es un idioma de la familia de lenguas japónicas hablado por más de 130 millones de personas, principalmente en las islas de Japón (Kyushu (九州?), Honshū (本州?), Hokkaidō (北海道?), Shikoku (四国?) y muchas islas de menor tamaño, siendo la más importante Honshū).

Origen y clasificación del japonés[editar]

Aunque originario de Asia nororiental, su parentesco filogenético es incierto. Comúnmente se ha clasificado como una lengua aislada,[3] al no haberse podido establecer un parentesco con otras lenguas. Sin embargo desde un punto de vista estricto el japonés estándar moderno no es una lengua aislada sino que es parte de la familia japónica junto a varias lenguas de las islas Ryukyu (antes consideradas dialectos japoneses) todas ellas derivadas del proto-japónico. Aunque fuera de sus descendientes modernos no ha podido demostrarse un parentesco filogenético inequívoco entre el proto-japónico (y sus descendientes modernos) y ninguna otra lengua de Asia. Sin embargo, aunque no se ha podido establecer firmemente ningún parentesco claro, no faltan las propuestas que señalan coincidencias con el coreano y con lenguas altaicas o las lenguas austronesias. Por otro lado, cabe señalar que, el japonés no parece relacionado ni filogenéticamente ni tipológicamente con el chino, si bien gran parte del vocabulario del japonés moderno son préstamos y cultismos tomados del chino clásico. Tampoco parece existir ninguna relación con la lengua ainu (con la que comparte rasgos tipológicos pero no elementos que sugieran origen filogenético común).

Es un hecho comprobado que existen correlaciones sistemáticas entre los fonemas de las lenguas primitivas coreanas y del japonés antiguo.[4] [5] [6] [7] No obstante, aún no está claro si esas correlaciones se deben a un origen común o a préstamos léxicos masivos a lo largo de los siglos, producto del intercambio cultural.[8] Una teoría alternativa adscribe este idioma a la macrofamilia de las lenguas austronesias. Según esta hipótesis la lengua japonesa conforma el extremo norte de un grupo del que forman parte las lenguas aborígenes de Taiwán, el tagalo y otros idiomas de Filipinas y el malayo-indonesio en todas sus variantes. En general la investigación contemporánea oscila entre ambas hipótesis:[8] reconoce una fuerte influencia continental, posiblemente ligado al coreano, y, al mismo tiempo, considera la posibilidad de la existencia de un sustrato austronésico. Dicho sea de paso, gran parte de los investigadores consideran al coreano como una lengua altaica (si bien la existencia de la categoría de "altaico" es en sí motivo de controversia).

Desde que en 2500 a. C. pueblos mongólicos llegados del continente comenzaron a poblar las islas del Japón, se inició el desarrollo de una lengua arcaica (Yamato kotoba - 倭言葉) de estructura polisilábica, así como una cultura propia. No sería hasta el siglo III d. C. cuando los sabios coreanos introducen la cultura china a las islas niponas. Esta invasión cultural duró aproximadamente cuatro siglos, durante los cuales se introdujeron ciencias, artes, y religión, así como el sistema de escritura chino.

Los japoneses comenzaron a utilizar los caracteres chinos (kanji - 漢字) conservando el sonido original chino, (si bien adaptándolo a su propio sistema fonético) y añadiendo además la pronunciación "nativa" a esos símbolos.[9] Por ello hoy día, al estudiar el sistema de kanji es necesario aprender ambas lecturas, la lectura "china" (onyomi 音読み) y la lectura "japonesa" (kunyomi 訓読み), si bien dichos adjetivos no deben prestarse a errores: Ambas pronunciaciones son propias del japonés, y son diferentes a las del chino moderno. Además de los kanji, en el japonés existen dos silabarios para representar todos sus sonidos, creados a partir de la simplificación de ciertos kanji. Los silabarios se denominan hiragana y katakana y son un sistema de escritura único del japonés, ausente en el chino y el coreano. El japonés moderno utiliza los tres sistemas de escritura, kanji, hiragana y katakana, circunscribiendo el uso de cada uno para diferentes funciones, si bien hay ocasiones en que dos de ellos pueden usarse indistintamente.

Debido a la particular historia de Japón, el idioma japonés incluye elementos ausentes en las lenguas indoeuropeas, siendo uno de los más conocidos, un rico sistema de honoríficos (keigo 敬語) que resultan en formas verbales y construcciones gramaticales específicas para indicar la jerarquía relativa entre el emisor y el receptor, así como el nivel de respeto hacia el interlocutor.

Distribución geográfica[editar]

Extensión del idioma japonés.

En Japón lo hablan unos 127 millones de personas, la totalidad de la población; por inmigrantes japoneses en las islas Hawái más de 250.000 (el 30% de la población); en California (EEUU) unas 300.000; en Brasil 400.000 y un número importante en la costa de Perú, así como otras partes del mundo. En las antiguas colonias japonesas como Corea, Manchuria (China), Guam, Taiwán, Islas Marshall y Palaos es conocido también por las personas de edad avanzada que recibieron instrucción escolar en este idioma. No obstante, la mayor parte de ellos prefiere no utilizarlo.

Variantes geográficas dialectales[editar]

Variedades del japonés y lenguas ryukyuenses en las islas al sur del archipiélago.

Tiene una gran variedad dialectal, debido al terreno montañoso y una larga historia de aislamientos tanto internos como externos. Los dialectos difieren principalmente en entonación, inflexión morfológica, vocabulario, uso de partículas y pronunciación. Algunos dialectos, incluso, difieren en la cantidad de fonemas de que disponen, aunque este tipo de diferencias no son comunes.

El japonés estándar (標準語, hyōjungo) se considera el idioma oficial y está fuertemente basado en el dialecto de Kanto (関東, kantō. Tokio y alrededores), el cual es llamado a modo de broma "NHK語" (NHK-go, idioma NHK, por la cadena nacional de televisión NHK).

A pesar de la variedad, los dialectos no varían por cuestiones geográficas. Así, por ejemplo, dialectos geográficamente separados como el 東北弁 (Tōhoku-ben, dialecto de Tohoku) o 対島弁 (tsumashima-ben, dialecto de Tsumashima) son fácilmente comprendidos por nativos de otros dialectos, mientras que el dialecto de Kagoshima (鹿児島) en el sur de Kyūshū (九州) es conocido por ser incomprensible no solo para personas que hablan japonés estándar, sino también para los dialectos cercanos del área de Kyūshū.

Los idiomas hablados en las islas Ryukyu (okinawa y otras), conocidos como lenguas ryukyuenses, se consideran a menudo dialectos del japonés debido a sus similitudes léxicas y gramaticales. Sin embargo, estos idiomas resultan mutuamente incomprensibles con el japonés, por lo que los lingüistas modernos los clasifican como idiomas diferentes pertenecientes también a la familia de lenguas japónicas.

Variantes históricas[editar]

La historia de la lengua japonesa se suele dividir en tres períodos diferenciados.[10]

  • Japonés antiguo, aún esta indefinida una fecha de datación exacta, aunque su final se define alrededor del siglo VIII (convencionalmente se toma el año 794 d.C.), durante este período la escritura china se adaptó para escribir el japonés antiguo a través del man'yōgana y los caracteres chinos
  • Japonés medio, que va desde finales del siglo VIII a finales del siglo XVI, y muestra ciertos cambios fonéticos con respecto al período anterior, como el cambio fonético /p /> /h, ɸ/.Este posee dos etapas:
  • Japonés medio temprano: desde el 794 d.C. al 1185. Dentro de lo más importante de este período cabe destacar la aparición de dos nuevos sistemas silábicos de escritura el hiragana y el katakana que derivan directamente del man'yōgana. Dicha aparición da lugar a un auge en una nueva era de escritura evidenciado por escritos como Genji Monogatari, Taketori Monogatari e Ise Monogatari.
  • Japonés medio tardío: desde el 1185 hasta finales del siglo XVI. En este período el japonés sufrió varios cambios lingüísticos que lo acercaron a la forma que corresponde al japonés moderno. De la misma forma durante este período en Japón se evoluciona de una sociedad aristócrata de nobles a el Período Heian de naturaleza feudal donde se dio el auge de los samuráis. A mediados del siglo XVI misioneros portugueses llegan a Japón. Mientras introducían conceptos orientales y tecnologías compartían su lengua, fruto de esto es que el japonés tomó algunas palabras del portugués.
  • Japonés moderno, del siglo XVII en adelante, caracterizado por la existencia de numerosas palatalizaciones de las consonates coronales:
    • /*si, *zi /> /ɕi, ʑi/ (shi, ji) /*sya, *syo, *syu; *zya, *zyo, *zyu /> [ɕa, ɕo, ɕu, ʑa, ʑo, ʑu] (sha, sho, shu; ja, jo, ju).
    • [*ti, *di ]> [t͡ɕi, d͡ʑi] (chi, ji), [*tya, *tyo, *tyu; *dya, *dyo, *dyu ]> [t͡ɕa, t͡ɕo, t͡ɕu; d͡ʑa, d͡ʑo, d͡ʑu] (cha, cho, chu; ja, jo, ju).

Influencias[editar]

Algunas de las similaridades léxicas entre las lenguas austronesias y el japonés podrían deberse a la influencia adstrato de algunas estas lenguas, aunque la evidencia en favor de dicha influencia prehistórica no es concluyente. A partir del siglo VII sí es notoria la influencia de la cultura china en Japón y la adopción en esta lengua de numerosos préstamos léxicos procedentes del chino para designar conceptos técnicos y culturales asociados a la influencia china. El chino clásico es al japonés, algo similar a lo que las raíces de origen griego son a las lenguas europeas: una fuente de elementos léxicos para formar neologismos. El propio sistema de escritura japonesa es en sí mismo una muestra de la influencia cultural china en el japonés.

A partir del siglo XVI el japonés adoptará algunos términos procedentes del español, del portugués, del neerlandés y de otras lenguas de colonización europea. Y a partir del siglo XX la influencia del inglés como fuente de nuevos préstamos al japonés es hegemónica.

Descripción lingüística[editar]

Fonología[editar]

Vocales

Tiene cinco vocales y dieciséis consonantes[3] y es muy restrictivo en la formación de sílabas. El acento es musical, con dos tonos diferentes: alto y bajo.

El sistema fonológico japonés consta de cinco vocales, que escritas en caracteres latinos son: a, i, u, e, o, según el orden tradicional. Se pronuncian igual que en castellano /a, e, i, o/ salvo la u /ɯ/, que se pronuncia con los labios extendidos, esto es, se trata de una vocal no redondeada. Las vocales pueden ser normales o largas, en cuyo caso poseen una duración doble de la normal y se consideran como sílabas separadas.

Los fonemas consonánticos son dieciséis o quince, dependiendo de si se considera o no que el sokuon corresponde a una consonante geminada o al archifonema /Q/, representado en la escritura por el símbolo sokuon que adopta el mismo sonido de la consonante que le sigue o en ocasiones se pronuncia como una oclusión glotal. La cuenta de sonidos es mucho más alta si se cuentan los alófonos de aparición consistente, representados entre corchetes en la siguiente tabla. Debe considerarse además que los préstamos tomados de otras lenguas a partir del siglo XX, particularmente del inglés, pueden conservar fonemas ajenos al inventario tradicional.

modo de articulación punto de articulación
Labial Dental Alveolar Post-
alveolar
Palatal Velar Uvular Glotal
Oclusivas p    b t    d k    g
Fricativas [ɸ] s    z h
Africadas [ts͡]    [dz͡] [tɕ͡]    [dʑ͡]
Nasales m n N
Aproximantes ɺ̠ j ɰ
  • Las consonantes /t/, /s/, /d/ y /z/ sufren una palatalización ante /i/ y /j/, articulándose respectivamente [t͡ɕ], [ɕ], [d͡ʑ] y [ʑ].[3] A causa de ello, usualmente estos sonidos se transcriben en alfabeto latino como ch, sh y j.
  • Las consonantes /t/ y /d/ ante /ɯ/ se pronuncian respectivamente [t͡s] y [d͡z]. Debido a ello, sus transcripciones latinas en esta posición suelen ser ts y [d]z.
  • Existe un fenómeno llamado yotsugana, por el cual cuatro sílabas en principio distintas (/zi/, /zɯ/, /di/ y /dɯ/), hoy pueden ser homófonas o dos, tres o cuatro sílabas diferentes según la región. Por ejemplo, en Tokio solamente son dos: /zi/ y /di/ se pronuncian indistintamente [ʑi] o [d͡ʑi], mientras /zɯ/ y /dɯ/ pueden ser [zɯ] o [d͡zɯ].
  • El fonema /h/ tiene tres alófonos: ante /a, e, o/ sonaría como [h], mientras que ante /ɯ/ sonaría [ɸ] y ante /i/ y /j/ como [ç].
  • El fonema /p/ no ocurre en posición inicial en palabras nativas ni sino-japonesas,[3] aunque sí en préstamos, neologismos y términos miméticos, ya que en japonés antiguo se dio el cambio /p/ > /ɸ/ > /h/ en las palabras nativas.
  • El archifonema /N/ usualmente suena como [n], pero ante /m/ y /b/ se articula como [m] y ante /g/ y /k/ se vuelve [ŋ], una consonante nasal velar. Algunos hablantes nasalizan las vocales que lo preceden.
  • El fonema /ɺ̠/ se asemeja a una ere castellana, pero a diferencia de esta, también existe en posición inicial. Se considera vulgar o ruda la realización vibrante múltiple, a semejanza de la erre del castellano.
  • En algunas zonas de Japón, /g/ es [ŋ] entre vocales, pero su aparición puede estar condicionada para algunos hablantes por el hecho de que se encuentre dentro de un morfema y no como primer elemento del segundo miembro de una palabra compuesta.

Un fenómeno fonético común en el japonés es el ensordecimiento de las vocales /ɯ/ e /i/ (alteración de la vocal sonora en vocal murmurada debido al contexto) cuando se encuentran en posición no acentuada entre consonates sordas. Es el caso de muchas terminaciones desu y masu en conjugaciones verbales, que se oyen como dess y mass respectivamente.

Otro fenómeno particular, frecuente y muy complejo es el rendaku, que consiste en la sonorización de una consonante sorda en palabras compuestas nativas:

  • 国 /kuni/ más 々(repetición del elemento anterior)

 La /k/ sorda del segundo kuni se convierte en su contraparte sonora /g/. Por lo tanto, no se pronuncia */kunikuni/, como podría esperarse, sino /kuniguni/

En japonés existen unidades de tiempo o moras, cada una de la misma duración,[11] que en el japonés estándar condicionan procesos como la formación de sílabas, de palabras y la acentuación.[11] Una mora puede estar formada por:

  • Una vocal, como e
  • Una consonante y una vocal, como ki o ma
  • Una semiconsonante y una vocal, como ya
  • Una consonante, una semiconsonante y una vocal, como kyu o nya
  • N
  • Q

Las sílabas solamente pueden formarse con una o dos de estas moras[11] y tanto N como Q solo pueden aparecer en final de sílaba, de modo que son posibles sílabas monomoraicas como no, a o myu y bimoraicas como ī (i.i), on (o.N), kyū (kyu.u), pero no es posible una secuencia más larga; así, una palabra como el préstamo rain se convierte en un bisílabo (ra-i.N) porque no se permite la presencia de cuatro moras en una sola sílaba (*ra.i.N).

Gramática[editar]

El japonés es una lengua de estructura aglutinante que combina diversos elementos lingüísticos en palabras simples. Cada uno de estos elementos tiene una significación fija y apta para existir separadamente. El japonés es casi exclusivamente sufijante, con muy pocos prefijos, como por ejemplo, los honoríficos o-(お), go- (御), por lo que los únicos procesos para la formación de palabras son la composición y la derivación mediante sufijos.

La gramática del japonés es muy diferente de la del español. Algunas de sus características son:

  • La estructura gramatical es sujeto-objeto-verbo y se usan postposiciones en lugar de preposiciones.
  • No existen artículos, ni género gramatical (masculino/femenino), ni número obligatorio y el caso es indicado por clíticos.
  • No está muy extendida la noción de pluralidad. En general, no se usan plurales sino que la pluralidad del sujeto o del objeto se deduce por el contexto. Sin embargo, el sufijo -tachi, entre otros, indica la idea de pluralidad (por ejemplo, watashi, 私 (わたし?), [wɑ˩tɑɕi˩] = 'yo'; watashi-tachi (私達 (わたしたち?), [wɑ˩tɑɕi tɑ˥tɕ(i)˩] = 'nosotros'), y en ocasiones puede duplicarse una palabra con el mismo fin (por ejemplo, a partir del antiguo pronombre de primera persona ware, 我 [wɑ˥ɾe˩], se forma por duplicación -mediante el signo llamado kurikaeshi- wareware, 我々 [wɑ˩ɾewɑ˥ɾe˩], otra forma extremadamente formal de decir 'nosotros'). La duplicación de kanji obliga en algunos casos a añadir la marca nigori (濁り [nʲi˩ŋo˥ɾi˩]), por ejemplo hito (人 (ひと?) [ɕ(i)˩to˥]) = 'persona', hitobito (人々 (ひとびと?) [ɕ(i)˩to˥bito˩]) = 'personas'.
  • No existe el tiempo futuro. Los tiempos verbales son el pasado y el presente (este último también empleado para acciones ubicadas en el futuro). El futuro se deduce gracias a la presencia en la oración de palabras como "ashita" (明日 (あした?) [ɑ˥ʃ(i) tɑ˩]) = "el día de mañana".
  • El japonés carece de auténticos pronombres, ya que las formas llamadas "pronombres" siempre tienen contenido léxico.
  • En consonancia con la propiedad anterior, los verbos son básicamente impersonales con formas especiales. Los adjetivos verbales tienen una sola forma.
  • Desde el punto de vista sintáctico el japonés carece de categorías funcionales[12]
  • Para expresar cantidades se emplean auxiliares llamados clasificadores numéricos (contadores), mientras que en castellano basta con emplear el número cardinal seguido del objeto que se pretende contar. Así, por ejemplo, para contar animales de pequeño tamaño se utiliza el contador "-hiki" (匹), para objetos alargados (por ejemplo, un lápiz) se emplea el contador "-hon" (本 [ho˥ŋ]), para máquinas (incluyendo dispositivos electrónicos) se usa "-dai" (台 [dɑ˩i]), etc. Estos clasificadores pueden alterar su pronunciación según la cantidad contada (p.ej. 1 animal pequeño = ippiki [ippi˥ki˩], 2 animales pequeños = nihiki [ni˥ɕiki˩], 3 animales pequeños = sanbiki [sɑm˥biki˩], etc.).
  • Existen dos tipos de adjetivos. El primer tipo es el de los "ikeiyōshi" (い形容詞?) [i˥keː˩joː˥ʃ(i)˩] ('adjetivos en i') que acaban en la vocal i (い), con ciertas excepciones como "kirei" (奇麗 (きれい?) [ki˥ɾeː˩], 'lindo', 'bello'), "kirai" (嫌い (きらい?) [ki˩ɾɑ˥i˩], 'odioso') y ("yūmei" (有名?) [jɯː˩meː˥˩], 'famoso'), que pertenecen al segundo grupo a pesar de su terminación en "i". La conjugación de los い形容詞 modifica la "i" final por una desinencia que determina el tiempo verbal así como su carácter positivo o negativo. Por ejemplo, un adjetivo como ("yasui" (安い?) [jɑ˩sɯ˥i˩], 'es barato'), forma la negación con la desinencia -kunai (くない), quedando como: ("yasukunai" (安くない?) [jɑ˩s(ɯ)kɯnɑ˥i˩], 'no es barato'). De la misma manera, la forma en tiempo pasado reemplaza la desinencia de "yasui" por "yasukatta" (安かった?) [jɑ˩s(ɯ)˥kɑ˩ttɑ], 'era barato' 'fue barato'. En cuanto al negativo de la forma en pasado se reemplaza la i al final de la desinencia kunai por katta, surgiendo kunakatta ("yasukunakatta" (安くなかった?)) [jɑ˩s(ɯ)˥kɯnɑkɑ˩ttɑ], 'no fue barato', 'no era barato'. Se crea así un modelo: yasui - yasukatta - yasukunai - yasukunakatta. Observando la formación del tiempo pasado negativo de estos adjetivos, se encuentra un rasgo del carácter aglutinante del japonés: la desinencia -kunai, al terminar en -i, se convierte con ello en un nuevo adjetivo, que puede ser conjugado al tiempo pasado -kunakatta.
  • El otro tipo de adjetivo es el llamado "nakeiyōshi" (な形容詞?) [nɑ˥keː˩joː˥ʃ(i)˩] ('adjetivos en na'). Para adjuntarlos a un sustantivo se precisa la partícula na (な) (de ahí su nombre), a diferencia de los anteriores que pueden ser utilizados sin ninguna partícula junto a un sustantivo. Los "nakeiyōshi" no suelen terminar en "i" salvo excepciones como las ya mencionadas (kirei, kirai, yūmei, y otras). Al conjugarse se utiliza la terminación que indica si es positivo o negativo así como su temporalidad. Por ejemplo ("shizuka" (静か?) [ʃi˥zɯkɑ˩], 'tranquilo'), para indicar su negativo le adherimos el "ja arimasen" (じゃありません?) [dʑɑ˩ ɑɾi˥mase˩N] en registro informal o "dewa arimasen" (ではありません?) [de˩wɑ ɑɾi˥mase˩N] en registro formal, una especie de 'no es'.

Ejemplos de adjetivos ikeiyōshi y nakeiyōshi:

Positivo

今日は暑日です。
Kyō wa atsui hi desu.
'Hoy es un día caluroso.'
みさえさんはきれい人です。
Misae-san wa kireina hito desu.
'La señora Misae es una bella persona.'

Negativo

この本はそんなに高くないです。
Kono hon wa sonna ni takakunai desu.
'Este libro no es tan caro.'

Escritura[editar]

La escritura japonesa está basada en dos sistemas de ortografía:

  • El primero está compuesto por los ideogramas chinos, o kanji, introducidos en Japón alrededor del siglo IV. Éstos se utilizan como ideogramas y fonogramas. Cada kanji tiene diversas lecturas, tanto nativas como de raíz china (A veces solo tiene un tipo de lectura como también algunos kanjis tienen múltiples lecturas de cada tipo). Generalmente la lectura china se usa cuando se forman palabras compuestas (2 o más kanjis juntos) y la lectura nativa se usa en kanjis 'solitarios'. La lectura China se denomina 音読み(On-yomi) y la lectura nativa o japonesa 訓読み(Kun-yomi).

Por ejemplo: El kanji 水 tiene 2 lecturas: Lectura Kun みず (mizu) y Lectura On スイ (sui) El kanji 犬 tiene 2 lecturas: Lectura Kun いぬ (inu) y Lectura On ケン (ken)

  • El segundo sistema es llamado kana y fue desarrollado unos 500 años después que el kanji. Pertenecen al kana dos formas de escritura que son silabarios propios, el katakana y el hiragana. El primero se usa para escribir interjecciones, "onomatopeyas" y préstamos de entrada reciente a la lengua, tiene su origen en los inicios de la era Heian (平安時代)(794~1185), teniendo como primer uso el ser una ayuda en la lectura de los caracteres de los sutras, los escritos budistas, siendo en su tiempo, más popular que el Hiragana, no volviéndose éste otro de uso común hasta después de la guerra. Por otro lado, actualmente, el Hiragana sirve para escribir todas las demás palabras a falta de kanji y, cuando estos están presentes, se emplea para indicar las desinencias.

En japonés los llamados "sonidos impuros" (b, d, g, z) se forman añadiendo una marca llamada "ten ten" o nigori (濁り) que consiste en unas comillas en el extremo superior derecho, al carácter del "sonido puro" correspondiente (en h, t, k, s, respectivamente). Los caracteres en p ("sonido medio impuro") se forman añadiendo a los caracteres en h una marca similar a un pequeño círculo, llamado maru.

Debido a razones fonéticas, algunas palabras pueden cambiar un sonido puro inicial por un sonido impuro (p. ej. 買い物袋, "kaimonobukuro" ("bolsa de compras") en oposición a kaimonoFukuro). Además, un "chi" o "tsu" final puede hacer que una palabra se junte con la siguiente, doblando el sonido consonántico inicial de ésta. Por ejemplo, ichi + ka --> ikka. La consonante doble, en la escritura, viene precedida de un pequeño carácter tsu.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Lewis, Paul M. (ed) (2009). «Languages of Palau». SIL International. Archivado desde el original el February 17, 2010. Consultado el 17 de febrero de 2010.
  2. «CIA – The World Factbook – Field Listing :: Languages». Central Intelligence Agency. Archivado desde el original el February 17, 2010. Consultado el 17 de febrero de 2010.
  3. a b c d Shibatani, Masayoshi (1990). The languages of Japan. Cambridge University Press. ISBN 0-521-36918-5. 
  4. Whitman, John, The Phonological basis for the comparison of Japanese and Korean, Ph.D. diss., Harvard University, 1985
  5. Bjarke Frellesvig y John Whitman, "The Japanese/Korean Vowel Correspondences"
  6. Barbara E. Riley, Aspects of the Genetic Relationship of the Korean and Japanese Languages.
  7. Frellesvig, Bjarke; Whitman, John (Eds.) Proto-Japanese, John Benjamins, 2008
  8. a b Alexander Vovin, "North East Asian historical-comparative linguistics on the threshold of the third millenium", Diachronica, 2001
  9. * PDF-Material de las clases de la asignatura de Japonés antiguo de Bjarke Frellesvig (Universidad de Oxford) (Inglés)
  10. Martin, Samuel E. (1987). The Japanese Language Through Time. Yale University. ISBN 0-300-03729-5. 
  11. a b c Kubozono, Haruo.Mora and Syllable, en The Handbook of Japanese Linguistics editado por Natsuko Tsujimura. Blackwell. ISBN 0-631-20504-7
  12. Fukui, Naoki y Margaret Spears (1986): "Specifiers and projections", MIT working papers in Linguistics, 8, pp. 128-172.

Enlaces externos[editar]

Wikipedia
Esta lengua tiene su propia Wikipedia. Puedes visitarla y contribuir en Wikipedia en idioma japonés.

Wikilibros

Información general[editar]

Diccionarios[editar]

Programas[editar]