Préstamo lingüístico

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Un préstamo lingüístico se refiere a una palabra o morfema de un idioma que fue tomada o prestada con poca o ninguna adaptación de otro idioma, por la influencia cultural de los hablantes de dicho idioma. Cuando el elemento prestado es una palabra léxica, normalmente un adjetivo, un nombre o un verbo, hablamos de préstamo léxico. El préstamo léxico es de lejos el más frecuente de todos, pero también existe el préstamo gramatical, cuando un número importante de hablantes bilingües de las dos lenguas usan partículas, morfemas y elementos no léxicos de una lengua cuando se habla la otra.

Préstamo léxico[editar]

El préstamo léxico es lingüísticamente diferente de otro fenómeno de lenguas “en contacto” llamado calco léxico. En el primer caso, la forma fonética original es simplemente amoldada a la fonología de la lengua receptora sin interpretación o traducción. En el segundo caso existe una cierta adaptación semántica, interpretación o traducción de los morfemas que componían la forma original. Igualmente el término préstamo está relacionado con el término extranjerismo: un préstamo es un extranjerismo incorporado al sistema lingüístico de una lengua determinada.

También podemos hablar de préstamo para referirnos a palabras que dentro de una misma lengua pasan de una jerga especializada al registro estándar o viceversa.

Clasificación de los préstamos léxicos[editar]

En los préstamos lingüísticos se pueden distinguir cuatro tipos, según el grado de adaptación y necesidad de la palabra:

  • Extranjerismos. Son palabras originales de otras lenguas que se pronuncian en la lengua receptora con algunas adaptaciones fonéticas propias de la misma. Con la introducción de la escritura, algunas palabras más que adaptarse a la pronunciación original se adaptan a como la ortografía original es leída en la lengua receptora; aunque desde un punto de vista lingüístico esa distinción es intrascedente a la hora de clasificar un término como extranjerismo. Los extranjerismos pueden dividirse además convencionalmente en:
    • Extranjerismos no adaptados. Son palabras originarias de otras lenguas que no se han adaptado a la ortografía de la lengua receptora. En cuanto a su pronunciación, depende del conocimiento de la lengua de origen que tenga el hablante. Algunos ejemplos de extranjerismos no adaptados en español son: hardware, eau de toilette, pizza, holding.
    • Extranjerismos adaptados. Extranjerismos que se han adaptado a las reglas de la lengua receptora. Algunos ejemplos en castellano son: chalé < chalet, gol < goal, aparcar < park, yogur < yoghurt.
    • Xenismo es un extranjerismo que hace referencia a una realidad ajena a la lengua y a la comunidad receptora que es incapaz de encontrar un equivalente. Algunos ejemplos en español son: lord, samurái/samuray, sir, burka, ayatolá, talibán, yihad, sari, troika.
  • Calcos semánticos, se copian palabras de origen extranjero con el léxico de nuestra propia lengua. Algunos ejemplos en español son jardín de infancia, que es un calco del alemán Kindergarten; hora feliz, calco de happy hour; asesino en serie, calco de serial killer.

Extranjerismos[editar]

Las comunidades idiomáticas toman formas léxicas de otras lenguas, para describir realidades que en una cultura aparecen por primera vez, pero en la otra son frecuentes y ya poseen un término forjado, términos prestados o préstamos léxicos. Así, por ejemplo, los españoles entraron en contacto en América con fenómenos que bautizaron utilizando palabras indígenas como hamaca, patata, maíz, huracán, cacique, hule o tabaco. La costumbre inglesa de desnudarse con gracia, que no tiene equivalente en las costumbres españolas, exigió el crudo anglicismo strip-tease e inversamente, los franceses usaron el calco semántico o traducción de la palabra española olla podrida para describir el plato de cocina de ese origen que llaman ellos pot-pourri, y que volvió a España como término popular para denominar lo que es variopinto y multiforme, popurrí.

Préstamo gramatical[editar]

Suele producirse en comunidades lingüísticas con un alto grado de bilingüismo. Por ejemplo, muchos de los rasgos comunes de las áreas lingüísticas serían producto del préstamo gramatical. Verbigracia, en el área lingüística balcánica varias lenguas de subfamilias diferentes e ininteligibles entre sí crearon artículos pospuestos y oraciones subordinadas con complementador.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  • (De las secciones “Tipos” y “génesis”): Apuntes UCM.
  • (De la sección “Categorías”): Appel, R. & Muysken, P., Bilingüismo y contacto de lenguas, Ariel, Barcelona, 1996.