Morfema

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El lexema es la parte que no cambia de la palabra. Y el morfema es la parte de la palabra que te dice si es plural, singular, neutro, femenino o masculino.


En morfología, un morfema (gramatical) es un monema dependiente, es decir, el fragmento mínimo capaz de expresar su significado (y además referencia si va unido a un monema no-dependiente o lexema). En muchas lenguas los morfemas generalmente están constituidos por una secuencia de fonemas, aunque en otras lenguas algunos elementos fonéticos suprasegmentales como el tono, el acento o la nasalidad pueden constituir una diferencia fonética que realiza un fonema (en estos casos los morfemas no son un fragmento separable de la palabra).

Tradicionalmente, se ha señalado que el «morfema es la unidad más pequeña con significado de la lengua» aunque dicha definición no es demasiado útil porque no aclara qué debe entenderse por significado, ni establece qué es una unidad relevante. Informalmente los morfemas se clasifican en varios tipos: morfemas léxicos o lexemas, morfemas gramaticales que a su vez se clasifican en derivativos y flexivos. Algunos autores usan el término monema para designar tanto a los lexemas como a los morfemas (gramaticales). Mientras que otros usan el término morfema para designar cualquier tipo de monema, sin importar si se refiere a un monema dependiente o no-dependiente.

En las lenguas flexivas los morfemas constituyen la parte variable de la palabra. El morfema, con valor gramatical, aparece siempre asociado al lexema, con valor semántico. Ambos pueden descomponerse en unidades menores: los fonemas, que no tienen significado gramatical ni semántico, y que son las unidades mínimas de la Fonología.

Clasificación[editar]

Construcción de palabras con dos tipos de monemas, el lexema "gat-" y sus morfemas flexivos.

De acuerdo con el grado de anexión a la palabra, los morfemas pueden dividirse en:

  • Morfemas independientes o clíticos, que admiten cierta independencia fonológica del lexema. Este tipo de morfemas permiten la inserción entre él y el lexema de otros morfemas y palabras, no provocan ciertos cambios fonéticos, evidenciando la presencia de una barrera para dichos cambios, etc. En español, estos morfemas independientes o clíticos están formados por elementos como los determinantes, las preposiciones y las conjunciones. El pronombre personal "se" es un claro ejemplo de morfema clítico, en cuanto a la independencia fonética: el caso {vay-} {-a-} {se} / {vay-} {-a-} {-n-} {se}, muestra claramente la inserción del morfema de número antes del clítico.
  • Morfemas dependientes o ligados, van unidos o fusionados a otro monema para completar su significado. En ciertos casos provocan cambios de acento, cambios fonéticos en los fonemas adyacentes y sólo pueden aparecer en un orden secuencial concreto, no permitiendo la interposición de ciertos elementos entre ellos y la raíz o morfema adyacente. Hay dos tipos:
    • Derivativos, son facultativos. Añaden matices al significado del lexema. Estos matices y significados derivados son sistemáticamente relacionables a partir del significado del lexema si se compara el mismo morfema actuando en diferentes campos semánticos. Generalmente estos morfemas están más cerca de la raíz que los morfemas flexivos.
    • Flexivos, son constitutivos. Marcan relaciones gramaticales y accidentes gramaticales entre los diferentes participantes de una acción verbal o expresión nominal. No comportan un cambio de significado referencial básico, y generalmente se interponen entre ellos y el lexema básico otros morfemas de tipo derivativo. En español, por ejemplo, este tipo de morfemas son los encargados de marcar en el nombre y el adjetivo el género y número y en el verbo indican tiempo gramatical, modo, persona, número, etc.

Morfemas derivativos y flexivos[editar]

Los morfemas derivativos en español pueden clasificarse además en:

  • Prefijos. Cambian el significado de la palabra anteponiéndose al lexema y a menudo tienen origen griego o latino
  • Sufijos. Cambian el significado de la palabra posponiéndose al lexema.
  • Infijos. Son elementos átonos sin contenido semántico (carecen de función gramatical y significativa). Sirven para unir el lexema y el sufijo de algunos derivados de forma que no quede con malformaciones.

Los interfijos por otra parte son alargamientos que en sí mismo no pueden considerarse morfemas con significado gramatical ya que puede argumentarse que todo el significado recae en los afijos a los que alarga. Podemos encontrar dos tipos de interfijos:

  • De carácter antihiático: para evitar la formación de hiatos. Ejemplo: Cafecito para evitar la formación de un hiato en cafeito.
  • De carácter diferencial: para distinguir entre dos palabras de significado distinto. Ejemplo: carnicero (persona) para diferenciarlo de carnero (animal).

No debe confundirse un interfijo con un infijo. Muchos interfijos (los antihiáticos, por ejemplo) no aportan ningún cambio de significado gramatical o referencial, mientras que los infijos siempre lo hacen (al igual que los prefijos y sufijos).

Ejemplos[editar]

Panadería
Pan- Lexema.
-ad- Morfema dependiente derivativo interfijo.
-ería Morfema dependiente derivativo sufijo.


Libr- Lexema, puede anexar morfemas como:
-o-s Morfemas dependientes flexivos de masculino y plural
-eta Morfema dependiente derivativo sufijo.
-ería Morfema dependiente derivativo sufijo.
-ito Morfema dependiente derivativo sufijo.
-eto Morfema dependiente derivativo sufijo.


Gato Gat lexema o morfema.


En el vocablo leonas, el monema león conlleva el significado y es llamado lexema, mientras que los monemas -a y -s son llamados morfemas dependientes de género femenino y morfemas dependientes de número plural, respectivamente, y no significan nada sino en unión del lexema al que acompañan.

En el vocablo aleonado, el morfema a- es un prefijo que sí conlleva un significado.

Morfemas libres, ligados y clíticos[editar]

Es el morfema libre que puede aparecer como una palabra independiente [como los ejemplos en (1a)]. Otros morfemas son ligados y necesitan estar ligados obligatoriamente a otros morfemas [como los morfemas marcados en (1b)]:

(1a) reloj, árbol, pared
(1b) relojero, arboleda, emparedado

Entre estos dos tipos están los clíticos que son morfemas que si bien dependen sintácticamente y fonológicamente de otros morfemas admiten la interposición entre ellos. Entre estos morfemas están por ejemplo los artículos y las preposiciones:

(2a) el perro ladra / el mejor perro ladra / *el Ø ladra
(2b) estoy en casa / estoy en mi casa / estoy en