Liceo de Aplicación

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Liceo de Aplicación
Mens sana in corpore sano
Insignia Liceo de Aplicación a9.png
Insignia del liceo.
Acrónimo LdeA
Nombre original Liceo de Aplicación A-9
Información
Tipo Municipal
7.º y 8.º Básico,
1.º a 4.º Medio
Afiliación religiosa Laico
Fundación 14 de julio de 1892 (122 años)
Fundador (es) Jorge Enrique Schneider
Apertura 28 de marzo de 1893 (121 años)
Estatus Abierto
Género Masculino
Localización
Ubicación Bandera de Chile Santiago, Chile
Dirección Av. Ricardo Cumming 21 y 29
Coordenadas 33°26′44.95″S 70°40′01.02″O / -33.4458194, -70.6669500


Coordenadas: 33°26′44.95″S 70°40′01.02″O / -33.4458194, -70.6669500
Academia
Estudiantes ~ 2.400
Jornada Doble (seis horas)
Colores Amarillo y rojo.
Autoridades
Director/a Antonio Pacheco
Vicedirector/a Jaime Rodríguez
Administrador/a Ilustre Municipalidad de Santiago
Sitio web

El Liceo de Aplicación es un establecimiento educacional municipal de enseñanza secundaria, considerado uno de establecimientos educacionales con más prestigio en Chile.[cita requerida] También, como una de las instituciones más emblemáticas, tradicionales y de excelencia de nuestro país debido al trasfondo educacional y político que ha dejado enmarcado desde su fundación hasta nuestros días, también es reconocido a nivel de país por ser cuna de puntajes nacionales en la prueba de selecciona universitaria [P.S.U].

* Según un estudio de la Universidad Católica de Chile, Los Alumnos del Liceo de Aplicación son los estudiantes con mejor rendimiento universitario.[cita requerida]

Es de carácter público y dependiente de la Municipalidad de Santiago. Exclusivo para hombres entre 7º año de Educación General Básica a 4º año de enseñanza media. Sus dependencias se encuentran ubicadas en la comuna de Santiago, en el centro de la ciudad de Santiago, capital de Chile.

Con aproximadamente 2.200 alumnos, el Liceo de Aplicación ha sido reconocido como uno de los mejores liceos públicos del país.[1] Luego de finalizada su reconstrucción el año 2012, el alcalde y sostenedor del establecimiento de ese entonces, don Pablo Zalaquett, señaló que posee una de las mejores infraestructuras del país. En su interior, se puede encontrar (además de sus aulas) una sala de cine, canchas deportivas profesionales, aula magna (ex gimnasio), laboratorios de última generación y bibliotecas digitales. Todo esto a disposición del alumnado.

Fue fundado en 1892 por el doctor alemán Jorge Enrique Schneider, entre otros profesores del Instituto Pedagógico de la Universidad de Chile como el anexo de aplicación de las técnicas educativas que se desarrollaban en esta misma institución. Con el paso de los años, el Liceo de Aplicación se convirtió en uno de los "colegios tradicionales" o "emblemáticos" de la educación chilena.

El liceo actualmente imparte dos jornadas: De 7.º Básico a 1.º Medio asisten entre las 14:10 y las 19:30 horas y de 2.º a 4.º Medio asisten entre las 7:50 y las 14:00 horas. Adicionalmente, desde 1916, funciona el Liceo Nocturno Federico Hanssen.

Sus dependencias se encuentran en la avenida Ricardo Cumming 21 y 29, a pasos de la estación República del Metro de Santiago, y cuentan con 3.102 m² construidos. Está dividido en dos partes, las cuales están separadas por la calle Romero, bajo la cual existe un túnel que une ambos sectores. El sector de Cumming 29 es la parte más amplia del recinto en el que se encuentra su gimnasio, canchas deportivas, biblioteca, salas de computación y música y previsualización; mientras que en el sector de Cumming 21, previo a las obras de Rehabilitación y Restauración Histórica del Liceo de Aplicación, se hallaba una pérgola, estructura de metal y vidrio, (construida por el famoso ingeniero francés Gustave Eiffel), el cual fue desarmado y trasladado a bodegas municipales. Cumming 21 es más reducido, y en él se ubican la rectoría y algunos laboratorios. Su edificio fue declarado el año 2005 como Monumento Histórico por el Consejo de Monumentos Nacionales de Chile.

El 28 de agosto de 2008, se produjo un derrumbe en la losa que cubre el túnel. Tras el incidente, el Liceo de Aplicación fue trasladado momentáneamente a una de las sedes de la ex-Universidad La República en la calle Huérfanos 1840. Tras 4 años, los alumnos de la institución volvieron a las dependencias originales tras el término de su reparación a mediados de octubre del 2012.

Historia[editar]

Primeros estudiantes del Liceo de Aplicación y sus primeros profesores. En el centro de la fotografía se encuentra Jorge Enrique Schneider, primer rector del Liceo de Aplicación


El doctor Jorge Enrique Schneider, contratado para dictar cátedras de Filosofía y Pedagogía en el Instituto Pedagógico de la Universidad de Chile, consideraba como algo indispensable para el correcto conocimiento de la pedagogía en sí misma, la creación de un liceo de aplicación práctica, anexo al Instituto Pedagógico de la Universidad de Chile. Así lo hizo ver desde la iniciación de las clases de dicho Instituto. Formalizó esta petición en el Consejo de Profesores del 10 de Octubre de 1890 y fue encargado de redactar un proyecto sobre esta materia. El Dr. Federico Johow, director, entonces, del Instituto Pedagógico, acogió la idea con entusiasmo y realizó todos los trámites para llevarla a la práctica. Propuso al Ministro de Instrucción Pública invertir en esa fundación una parte de los fondos que se destinaban para útiles de enseñanza; pero, suprimido ese ítem, en 1891 , no fue posible hacer nada ese año a favor de la idea del Dr. Jorge Enrique Schneider.


Fachada de cumming 29 en el año 1920

Presentadas las ideas al Rector de la Universidad de Chile por el Director del Instituto Pedagógico de la Universidad de Chile fueron ellas sometidas a la consideración del Consejo de Instrucción Pública. Este organismo les prestó su aprobación y en sesión de 14 de Diciembre de 1891 se aprobó la iniciación de un curso de aplicación práctica, anexo al Instituto Pedagógico, que debería iniciar sus actividades en el año 1892.

Finalmente el presidente Jorge Montt y el ministro de Instrucción Pública, Joaquín Rodríguez Rosas, dictaron el decreto supremo N.º 1554 creando el Liceo de Aplicación anexo al Instituto Pedagógico, el cual comenzó a funcionar el 28 de marzo de 1892.

En sus comienzos, comenzó a funcionar con un único curso de tercer año de Preparatorias, compuesto por 16 alumnos cuidadosamente seleccionados, y para su funcionamiento se habilitó un salón en calle Manuel Rodríguez 54, que era arrendada por el Estado para proporcionar habitación a los profesores alemanes solteros contratados para el Instituto Pedagógico. En aquella pieza de 6 metros de largo por 4,50 de ancho se dictaron las primeras clases del liceo. Su primer profesor rentado fue don José Meló Burgos, quien secundaría al doctor Schneider en las labores inspectivas, y se haría cargo de las clases de dibujo, canto y gimnasia (asignaturas que no existían en ese entonces en el Instituto Pedagógico), y más tarde de matemática y como inspector general.

En esa sala considerada pequeña y defectuosa por Schneider y sus colegas, habían de hacer sus primeras armas los alumnos del primer curso del Pedagógico que, al repartirse más tarde, por todos los liceos del país, llevarían consigo las nuevas tendencias, los nuevos métodos y el nuevo espíritu de la enseñanza secundaria chilena.

En 1893 fueron muchos los que solicitaron matrícula para sus sus hijos, por lo que se procedió a un exhaustivo proceso de selección para crear el curso de primer año de humanidades, que contó con 23 alumnos. El ministro de Educación Domingo Amunátegui Solar decidió perfeccionar el decreto supremo N.° 1554, nombrando como primer rector del liceo al doctor Schneider. Ese mismo año fueron contratados dos nuevos maestros recién recibidos.

El traslado del Instituto Pedagógico en 1894 al local que ocupara durante más de medio siglo en la esquina de Alameda y la calle San Miguel -actual Ricardo Cumming- contribuyó al progreso del liceo. El Pedagógico arrendó además un sitio contiguo, donde había una tosca construcción: una barraca que fue habilitada como patio cubierto y gimnasio. A dos años de su inauguración, el Liceo de Aplicación contaba con tres cursos de preparatoria y tres de humanidades. Por el decreto supremo N.° 2731 del 28 de diciembre de 1895, firmado por el presidente Montt y su ministro Jorge Toro, se lo clasificó como liceo de primera clase, pudiendo crear cursos superiores de humanidades, lo que hizo efectivo en 1898, año en que su matrícula general entre primera preparatoria a primer año de humanidades alcanzó a 456 alumnos.


El desarrollo del Liceo había hecho necesario arrendar el edificio y sitio contiguos al Instituto Pedagógico de la Universidad de Chile. En la nueva casa se establecieron nuevas salas y en el sitio, campos de juego. El sitio en cuestión fue comprado en 1902, pero debido a la falta de fondos se postergó la construcción de un nuevo local, hasta que en 1908 se inició la del edificio de San Miguel 21, que se inauguró a mediados de 1910. Pero de inmediato se notaron algunas deficiencias como lo estrecho del gimnasio y su cercanía a las salas de clase. En el nuevo local se instalaron los cursos superiores y las salas de Dibujo y de Ciencias Naturales.

Los cursos inferiores tuvieron que continuar su funcionamiento en la forma defectuosa de antes, hasta que en 1914 se terminó el nuevo cuerpo del edificio, ubicándose los cursos inferiores, mientras duró su construcción, en la casa de Alameda 2577, que fue arrendada para este efecto. Las dependencias anteriormente mencionadas se han mantenido por más de un siglo como la sede del Liceo de Aplicación.

En el año 1916 se funda el primer liceo nocturno para trabajadores. Federico Hanssen viajó a Chile, junto a otros pedagogos alemanes, para enseñar en el Instituto Pedagógico, con el propósito inicial de poner la educación al servicio de los trabajadores; al mismo tiempo creaba una instancia donde los estudiantes de pedagogía podían realizar sus primeras clases asesorados por sus guías y maestros. Se creaba así el primer liceo nocturno de Chile y de Sudamérica. En 1974, el liceo nocturno sufre una profunda crisis y corre el riesgo de desaparecer. Los alumnos estudian entonces la posibilidad de seguir existiendo, para lo cual se fusionan con el Liceo Nocturno Fiscal N.º 12, nacido del Liceo Nocturno N.º 3. De esta unión surge el actual Liceo Nocturno Fiscal Federico Hanssen, con 16 cursos que se mantiene hasta hoy. En 1978, el Liceo Nocturno Federico Hanssen finalmente se une al Liceo de Aplicación.

Con el paso de los años, el Liceo de Aplicación se convirtió en uno de los principales ejemplos de la educación pública chilena junto a otros liceos históricos de Santiago, como el Instituto Nacional. Durante la dictadura militar chilena, los llamados «liceos emblemáticos» lideraron el rechazo a la municipalización de la enseñanza iniciada a comienzos de los años 1980 (que provocaría finalmente el traspaso de la administración del colegio a la Municipalidad de Santiago) y a la represión existente en el país. Una vez vuelta la democracia, el Liceo de Aplicación siguió participando con fuerza en las diversas manifestaciones estudiantiles, siendo uno de los protagonistas en la llamada Revolución de los pingüinos de 2006, la mayor movilización estudiantil en la historia del país. Este recinto, a lo largo del conflicto, sirvió como sede de varios encuentros de dirigentes escolares, reuniones sobre de petitorios nacionales y actos culturales. Alumnos del establecimiento incluso llegaron a ocupar la sede de la Unesco en Chile.


El 28 de agosto de 2008, mientras unos alumnos saltaban, en protesta por las malas condiciones de infraestructura de las dependencias del Liceo, sobre la losa que cubre el túnel que conecta ambos recintos, ésta cedió y dejó a 26 alumnos con heridas leves. El hecho puso en manifiesto el deteriorado estado en que se encontraban las dependencias del colegio, por lo que éste fue clausurado. Los alumnos fueron trasladados a una de las sedes de la quebrada Universidad La República, ubicada en calle Huérfanos, gracias a gestiones de Alumnos y ex-Alumnos. En 2009, los alumnos del establecimiento realizaron movilizaciones contra la Municipalidad de Santiago debido a las malas condiciones del recinto transitorio y los retrasos en el reacondicionamiento del edificio original. Después de más de 2 años, el Ministerio de Educación decidió iniciar la remodelación de los edificios de R.Cumming 21 y 29 para lo cual, a pesar de que inicialmente se habían comprometido más de $14.000 millones, decidieron invertir $4.700 millones de pesos y, como declaró el alcalde de Santiago Pablo Zalaquett, con esto se espera transformar el emblemático liceo en un "super liceo de excelencia".

Durante el año 2011 los estudiantes del Liceo de Aplicacion participaron y lideraron entre los estudiantes secundarios las movilizaciones estudiantiles de dicho año. El 7 de Junio los estudiantes ingresaron al establecimiento y al cabo de 2 horas, después de una asamblea realizada en el patio procedieron a tomarse las dependencias de la Universidad La República, llegando a estar 220 días en toma, pasando vacaciones de Invierno y parte de las de Verano con su establecimiento tomado. Dentro de la toma del emblemático liceo, ocurrieron varias reuniones de los dirigentes estudiantiles y numerosos actos culturales pero también sufriendo numerosos y violentos enfrentamientos entre Carabineros y estudiantes. La toma del Liceo de Aplicación se transformó en uno de los símbolos de la Movilización estudiantil en Chile de 2011.

Por los 220 días sin clases normales dentro del establecimiento, el 42.08% del total de alumnos decidieron repetir voluntariamente transformándose en uno de los liceos con el porcentaje de repitentes más alto de Chile.


El 23 de Diciembre un incendio se declaró en el antiguo edificio del Liceo de Aplicación que estaba en proceso de remodelación, en Ricardo Cumming con Romero, en pleno centro de Santiago, cerca de las 15:00 horas . De acuerdo a la investigación que realizó personal de bomberos, las llamas se habrían originado en un sector que estaba en remodelación. El incendio afectó a un área aproximada de 10 salas en el pabellón sur del edificio de Cumming 29. Debido a esto la fecha de entrega de las obras se aplazan hasta mediados del año 2012 y un aumento del presupuesto para la reconstrucción del liceo por los graves daños ocasionados por el incendio como lo explico el alcalde de Santiago Pablo Zalaquett.

En el año 2012 los estudiantes deciden por votaciones deciden iniciar nuevas movilizaciones continuando con las demandas educacionales del año 2011 pero también por nuevas demandas como frenas el proceso legislativo de la llamada ley Hinzpeter.

El día 22 de Octubre de 2012 los alumnos y toda la comunidad del liceo vuelve a su edificio original con más de 100 años de historia en Av Ricardo Cumming 21 y 29 dejando atrás los más de 4 años en que sus dependencias fueron trasladadas a la sede de la ex Universidad de la República. Durante este periodo el liceo fue remodelado casi por completo cuidando eso si de su estilo arquitectónico y cada uno de sus componente ya que los edificios fueron declarados como parte de los Monumentos nacionales de Chile en el año 2005. El liceo, según autoridades, posterior a su remodelación se transformó en el liceo municipal con mejor infraestructura del país.

El 30 de junio de 2014 es denunciada una serie de rayados, destrozos y daños tanto al establecimiento como a su mobiliario, atribuida en primera instancia a los alumnos que tenían tomado el liceo, aunque éstos atribuyeron el hecho a terceros ajenos al establecimiento.[2] De inmediato la opinión pública exigió a la alcaldesa Carolina Tohá la responsabilidad que le cabe como sostenedora del recinto municipal, quien a su vez anunció acciones judiciales.[3]

Himno[editar]

I[editar]

¡Hurra, muchachos! Noble contento

vibre en las notas de la canción,

donde refleje su sentimiento,

nuestro Liceo de Aplicación

nuestro Liceo de Aplicacion

de Aplicacion

II[editar]

Ya que habitamos un mismo techo,

sea uno mismo nuestro ideal;

seamos todos un solo pecho;

cada uno goce con goce igual.

III[editar]

Aquí pasamos riendo la vida;

nuestros estudios amenos son.

La augusta ciencia guarda escondida

siempre una parte de entretención.

IV[editar]

Y en donde quiera,

¡Oh, compañeros!

los jockeys rojos luzcan al sol;

haya entusiasmo, pechos sinceros

y disciplina y educación.

V[editar]

¡Hurra, gimnastas!

¡Hurra, cantores!

que un día hicisteis de él un campeón;

tejed coronas de nuevas flores,

para el Liceo de Aplicación.

VI[editar]

Y con el pecho de orgullo henchido,

cantemos todos, con franca voz,

por los laureles que han recibido

nuestro Liceo de Aplicación.

[editar]

Deportes[editar]

Dentro del perfil deportivo de las instituciones educativas de Santiago, especialmente de las escuelas emblemáticas como lo son el Liceo de Aplicación, los deportes mayormente practicados siempre han sido el fútbol, el basquetbol, el tenis de mesa, el voleibol entre otros. El basquetbol se ha transformado en el único deporte alentado por el Liceo en el cuál se han realizado varios campeonatos de orden estudiantil entre escuelas, sin considerar aquellos deportes de habilidad como lo han sido los campeonatos de ajedrez y conocimiento, en los cuales ha existido amplia participación de estudiantes del Liceo. Luego del derrumbe de las inmediaciones de Cumming 21 y la posterior clausura del establecimiento, se siguió utilizando el patio de Cumming 29 para la realización de las clases de educación física durante los últimos meses de 2008 y todo el 2009 siendo finalmente clausurado en su totalidad luego del inicio de la reconstrucción. Las autoridades educacionales del Municipio de Santiago, calificaron a las inmediaciones del establecimiento como inhabitables, declarándolas como peligrosas para su uso y de débil resistencia, sin embargo, luego de las vacaciones de verano de tal año se presentó el Terremoto de Chile de 2010. Se pudo comprobar que los daños ocurridos dentro del Liceo fueron mínimos, descartando cualquier presagio establecido anteriormente. Las clases de educación física continuaron realizándose en el patio de cumming 29 durante tal año, sin embargo se prohibió la utilización del gimnasio para cualquier evento deportivo de la escuela. Actualmente cualquier tipo de utilización del establecimiento está prohibido luego que en 2011 se clausurara por completo el recinto educativo con motivo del inicio de la ya tardada reconstrucción, causa por la cual las autoridades del Liceo junto con la Municipalidad de Santiago dispusieron de reubicar las clases de educación física en el Parque de los Reyes.

Resultados en la PSU[editar]

Puntaje promedio obtenido en la PSU
Año rendición Puntaje promedio Ránking E. municipales
2004 561,7[4] 11° lugar
2005 571,2[5] 7° lugar
2006 589,8[6] 7° lugar
2007 597,2[7] 8° lugar
2008 604,7[8] 10° lugar
2009 606,2[9] 10° lugar
2010 588,7[10] 14° lugar
2011 593,1[11] 12° lugar
2012 602,8[12] 11° lugar
2013 584,5[13] 15° lugar

Rectores del Liceo de Aplicación[editar]

Desde 1892 hasta el presente, el Liceo ha sido dirigido por los siguientes rectores

Alumnos destacados[editar]

Premios Nacionales
Gabriel Salazar Uno de los más destacados exponentes de la historiografía social y política contemporánea chilena. PN de Historia 2006, ex alumno.
Políticos
Destacados

Referencias[editar]

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]