Director de escena

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El director de escena es la persona responsable que en el ámbito de las artes escénicas (principalmente teatro y ópera) sea supervisada y dirigida la escenificación de una obra, unificando criterios y conductas de variados esfuerzos y aspectos de la producción, como los decorados, los vestuarios, los efectos especiales, la iluminación, los movimientos de los actores y en ocasiones hasta las coreografías cuando éstas no tienen ya un coreógrafo que se ocupa de ellas.

La función del director es asegurar la calidad y realización del producto teatral. El director trabaja con individuos y con su otro staff, coordinando investigación, tramoya, diseño de ropa, prop, iluminación, actuación, diseño del set, diseño del sonido para la producción. El director puede también trabajar con el dramaturgo mientras se avanza. En el teatro contemporáneo, el director suele ser el visionario, tomando decisiones de los conceptos artísticos e interpretativos del texto.

Diferentes directores han ocupado distintos planos de autoridad y de responsabilidad, dependiendo de la estructura y filosofía de las compañías de teatro. Los directores utilizan una gran variedad de técnicas, filosofías, y niveles de colaboración.

El director, en posición para sí y para los otros, es algo relativamente innovador en la historia del teatro, con los primeros modelos a fines de 1800s, haciéndose cada vez más popular a principios del siglo XX. Antes de esto, los actores o los dramaturgos eran responsables de la presentación de la pieza, y coordinaban los esfuerzos. En cambio, aunque algunas producciones y grupos aún operan sin un director, éste es considerado una figura vital en la creación de una presentación teatral.

Hasta la puesta en escena (con preestrenos antes de las audiencias regulares), el director de escena es generalmente considerado el máximo responsable. Luego, aparece el mánager de escenario, que se pone a cargo de todas las cuestiones esenciales.

El término francés regisseur es a veces usado para abarcar al mánager de escenario, aunque esto es más común en ballet.

Estilos de dirección[editar]

La dirección es la forma artística que crece con el desarrollo de la teoría y la práctica teatral. En su habla, modismos y mímica, el director adopta un estilo de dirección que cae dentro de una o más de las siguientes categorías:

El dictador
En este estilo de dirección, el director asume un rol muy fuerte y dominante en el proceso de creación del trabajo teatral. Los cambios, negociaciones, son más o menos completamente controladas y predictibles, con los actores casi sin voz ni voto.
El negociador
El negociador es un estilo de dirección en donde el director pone el foco en más improvisación y formas de reelaboración y creación, usando las ideas del grupo de producción y de actores para modelar un trabajo teatral cerca de un estilo democrático.
El artista creativo
El director ve consigo mismo o con otros el trabajo creativo artístico con los 'materiales' de la creatividad dramática, junto con actores, diseñadores y equipo de producción. El "artista creativo" desea trabajo de génesis por los actores pero, como artista, tiene la palabra final sobre qué se incluye y como las diferentes ideas son incorporadas.
El confrontador
En este estilo de dirección, el director está en constante diálogo y debate con el elenco y con el grupo de producción acerca de las decisiones creativas e interpretativas. El director busca, contrasta y evalúa en esas situaciones de intercambio. Fuera de ese lugar, donde a veces hay rispideces, se conforma el producto final confrontado.

Véase también[editar]