Nueva Guerra Fría

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Nueva Guerra Fría
Second Cold War America-Russia-China Locator.svg
Mapa localizador de las tres superpotencias de la hipotética Segunda Guerra Fría: Estados Unidos de América, Rusia y China.
Lugar Tierra
Era post-Guerra Fría Nueva Guerra Fría

Nueva Guerra Fría, Segunda Guerra Fría o Guerra Fría 2.0[1]​ (en inglés: New Cold War,[2]​ también referida como Cold War II,[3]Cold War Redux [4]​ o Cold War 2.0[5]​)[6][7]​ son términos utilizados —como paralelismo a la Guerra Fría entre 1945 y 1991— para designar lo que se interpreta como un conflicto político, ideológico, informativo, social y militar en el siglo XXI, lo cual terminó la llamada era post-Guerra Fría. Desde esta visión, se verían las tensiones entre potencias como estructuradas dentro de grandes bloques de poder geopolíticos opuestos; en uno se encontraría Occidente y la OTAN (liderado principalmente por Estados Unidos y Reino Unido, en el que la Unión Europea tendría un papel de poder blando) y el otro (Oriente) estaría formado por un lado por China y por otro lado por Rusia (que podrían ocasionalmente tener intereses similares o ir por separado, según el caso). Se incluyen acciones propias de guerra híbrida (como los ciberataques) y guerras subsidiarias (como Libia, Siria, Ucrania o Irán). La rivalidad además de geopolítica también sería de carácter económico, militar, cultural y tecnológico.

El conflicto se evidenció a raíz de la invasión de Irak de 2003, para la cual Estados Unidos desplegó bases militares en los países de Asia Central, anteriormente bajo la influencia rusa, los cuales son ricos en gas y petróleo. Occidente desarrolló a su vez políticas para permitir la ampliación de la OTAN para incluir países ex soviéticos que compartían frontera con Rusia. En respuesta y, para lograr una forma de equilibrio, Rusia hizo una serie de maniobras en las que contribuyó el hecho de que la guerra contra Irak generó un alza en los precios del gas natural y del petróleo, fortaleciendo a Rusia puesto que era una de los más grandes productores de ambos recursos. El país desarrolló lazos de cooperación con China y otros estados de Asia dentro del marco de la Organización de Cooperación de Shanghái, con el objeto de proteger sus intereses energéticos.

En un discurso en febrero de 2007, el presidente ruso Vladímir Putin acusó a los Estados Unidos de «arrojar al mundo en un abismo de conflictos permanentes» e intentar crear un «mundo unipolar» gobernado por Washington.[8]​ Esta declaración fue la respuesta a las medidas tomadas en Washington para instalar un escudo antimisiles que según Estados Unidos no tenía la intención de apuntar a Rusia sino la de defender a Europa de ataques provenientes de Corea del Norte e Irán. Esta explicación no satisfizo a Rusia que vio los intentos estadounidenses de expandir la OTAN como parte de una política para contener y rodear a Rusia.

Tras la adhesión de Crimea a Rusia en 2014, Rusia invadió Ucrania en 2022 con el casus belli de la violación de los Tratados de Minsk, la posible adhesión de Ucrania a la OTAN, la, según Vladímir Putin, "nazificación" de Ucrania y un presunto genocidio en el Dombás.

Entre tanto, Estados Unidos, Reino Unido y Australia formaron una nueva alianza militar diseñado para contrarrestar la influencia de China en la región del Indo-Pacífico: el llamado "AUKUS".[9]​ Por otra parte, la contienda entre los Estados Unidos y China esta encuadrada dentro de una puja para obtener un cierto dominio en el campo tecnológico, lo cual le permitiría a la potencia dominante afianzar su posición estratégica a largo plazo.[10]

Antecedentes[editar]

Guerra Fría[editar]

Guerra Fría
(1947-1991)
De izquierda a derecha y de arriba abajo: Guerra de Corea (1950-1953), Revolución húngara de 1956, crisis de los misiles en Cuba de 1962, Guerra de los Seis Días de 1967, Guerra de Vietnam (1955-1975), Llegada del hombre a la Luna en 1969, guerra afgano-soviética (1978-1992), Accidente de Chernóbil en 1986, caída del Muro de Berlín en 1989 e intento de golpe de Estado en la URSS en 1991
Fecha: 12 de marzo de 1947-26 de diciembre de 1991 (44 años, 10 meses y 14 días)
Mapa del mundo en Guerra Fría en 1980, en tonos de rojo los aliados de la Unión Soviética y otros países comunistas, y en tonos de azul los Estados Unidos y sus aliados capitalistas; los puntos rojos significan guerrillas comunistas y los puntos azules guerrillas anticomunistas.

La Guerra Fría fue un enfrentamiento político, económico, social, ideológico, militar e informativo iniciado al término de la Segunda Guerra Mundial ; entre los bloques Occidental (capitalista) y Oriental (socialista), liderados por Estados Unidos y la Unión Soviética respectivamente.

La primera fase de la Guerra Fría comenzó tras el final de la Segunda Guerra Mundial, en 1945. Estados Unidos creó la alianza militar de la OTAN en 1949, con el objetivo de frenar la influencia soviética en Europa. La Unión Soviética respondió a la creación de esta alianza con el establecimiento del Pacto de Varsovia en 1955. Las principales crisis de esta fase incluyeron el bloqueo de Berlín de 1948-1949, la segunda fase de la guerra civil china (1946-1949), la guerra de Corea (1950-1953), la crisis de Suez de 1956, la crisis de Berlín de 1961 y la crisis de los misiles cubanos de 1962.

La Unión Soviética y los Estados Unidos comenzaron a competir por la influencia en América Latina, Oriente Próximo y los estados recién descolonizados de África y Asia, donde el comunismo tenía una gran fuerza y donde se vivieron conflictos tales como la Emergencia Malaya o la guerra de Indochina.

Después de la crisis de los misiles cubanos, comenzó una nueva fase que vio cómo la ruptura sino-soviética —entre la República Popular China y la URSS— complicaba las relaciones dentro de la esfera comunista, mientras que Francia, aliado de los Estados Unidos, comenzó a exigir una mayor autonomía de acción llegando incluso a abandonar la estructura militar de la OTAN.[11][12]​ La URSS invadió Checoslovaquia para reprimir la Primavera de Praga de 1968, mientras que Estados Unidos experimentó una agitación interna del movimiento de derechos civiles y oposición a la guerra de Vietnam. En las décadas de 1960 y 1970, un movimiento internacional por la paz se arraigó entre los ciudadanos de todo el mundo. Se produjeron movimientos contra las pruebas de armas nucleares y por el desarme nuclear, con grandes protestas contra la guerra. En la década de 1970 ambos comenzaron a hacer concesiones para la paz y la seguridad, marcando el comienzo de un período de distensión (o détente) que vio las conversaciones estratégicas de limitación de armas y las relaciones de apertura de los Estados Unidos con la República Popular China como un contrapeso estratégico para la URSS. Simultáneamente los Estados Unidos desarrolló la Doctrina de la Seguridad Nacional, para promover en América Latina, a través del Plan Cóndor, la instalación de dictaduras militares que reprimieran mediante el terrorismo de Estado, los movimientos políticos, sociales, sindicales y estudiantiles de sus poblaciones.

La fase de estabilidad se derrumbó a finales de la década con el comienzo de la guerra de Afganistán de 1979. La década de 1980 fue otro período de tensión elevada. Estados Unidos aumentó las presiones diplomáticas, militares y económicas contra la Unión Soviética, en un momento en que esta ya sufría un estancamiento económico. A mediados de la década de 1980, el nuevo líder soviético Mikhail Gorbachev introdujo las reformas conocidas como Glásnost (1985) y Perestroika (1987) y puso fin a la participación soviética en Afganistán. Las presiones por la soberanía nacional se fortalecieron en Europa del Este, y Gorbachov se negó a apoyar militarmente a sus gobiernos por más tiempo en la llamada Doctrina Sinatra. El resultado en el año 1989 fue una ola de revoluciones que (con la excepción de Rumanía) derrocó pacíficamente a todos los gobiernos comunistas de Europa Central y Oriental. El propio Partido Comunista de la Unión Soviética perdió el control del territorio y fue prohibido luego de un intento fallido de golpe de Estado en agosto de 1991 contra el gobierno anticomunista de Borís Yeltsin en la RSFS de Rusia. Esto a su vez condujo a la disolución formal de la URSS en diciembre de 1991, la declaración de independencia de sus repúblicas constituyentes y el colapso de los gobiernos comunistas en gran parte de África y Asia.

Era post-Guerra Fría[editar]

Bombardeo de la OTAN sobre Yugoslavia. Un misil de crucero es lanzado desde un buque de guerra estadounidense el 31 de marzo de 1999.

La era posterior a la Guerra Fría (actualmente llamado periodo entre-guerras frias) fue el período posterior al final de la Guerra Fría el 25 de diciembre de 1991 y anterior al comienzo de la Segunda Guerra Fria el 20 de marzo de 2003 (11 años 2 meses y 23 días). Debido a que la Guerra Fría no fue una guerra activa sino más bien un período de tensiones geopolíticas marcadas por guerras indirectas, existe un desacuerdo sobre el final oficial de este conflicto y la subsiguiente existencia de la era posterior a la Guerra Fría. Algunos académicos afirman que la Guerra Fría terminó cuando se firmó el primer tratado mundial sobre desarme nuclear en 1987 o el fin de la Unión Soviética como superpotencia en medio de las Revoluciones de 1989, pero realmente terminó con la disolución de la Unión Soviética en 1991.[13]​ A pesar de esta ambigüedad, el fin de la Guerra Fría simbolizó una victoria de la democracia y el capitalismo, dando un impulso a las potencias mundiales emergentes de Estados Unidos, China e India. La democracia se convirtió en una forma de autovalidación colectiva para los países que esperaban ganarse el respeto internacional: cuando la democracia se consideraba un valor importante, las estructuras políticas comenzaron a adoptar ese valor.[13]

La era ha estado dominada principalmente por el auge de la globalización (así como el nacionalismo y el populismo como reacción) posibilitado por la comercialización de Internet y el crecimiento del sistema de telefonía móvil. La ideología del posmodernismo y el relativismo cultural, según algunos estudiosos, ha reemplazado al modernismo y las nociones de progreso e ideología absolutos.[14]​ La era de la posguerra fría ha permitido que se preste una atención renovada a cuestiones que fueron ignoradas durante la Guerra Fría, la cual ha allanado el camino para los movimientos nacionalistas y el internacionalismo.[13]​ Después de las crisis nucleares de la Guerra Fría, muchas naciones encontraron necesario discutir una nueva forma de orden internacional e internacionalismo, donde los países cooperaban entre sí en lugar de utilizar tácticas de miedo nuclear.

Este período ha visto a Estados Unidos convertirse en el país más poderoso del mundo y el ascenso de China de un país en desarrollo relativamente débil a una superpotencia potencial incipiente. En respuesta al ascenso de China, Estados Unidos ha buscado estratégicamente "reequilibrar" la región de Asia-Pacífico. También ha visto la fusión de la mayor parte de Europa en una sola economía y un cambio de poder de las economías del G7 al más grande G20. Junto con la expansión de la OTAN, se instalaron sistemas de Defensa contra Misiles Balísticos (BMD) en Europa del Este. Estos marcaron pasos importantes en la globalización militar.

El fin de la Guerra Fría intensificó las esperanzas de incrementar la cooperación internacional y fortaleció las organizaciones internacionales enfocadas en abordar problemas globales.[15]​ Esto ha allanado el camino para el establecimiento de acuerdos internacionales como la Organización para la Prohibición de Armas Químicas, la Declaración Universal de Derechos Humanos, la Convención para la Prevención y Sanción del Delito de Genocidio y el Acuerdo Climático de París. El ecologismo también se ha convertido en una preocupación principal en la era posterior a la Guerra Fría tras la circulación de pruebas ampliamente aceptadas de los efectos de la actividad humana en el clima de la Tierra. La misma conciencia elevada es aplicable también al terrorismo, debido en gran parte a los ataques del 11 de septiembre en los Estados Unidos y sus consecuencias globales.

Historia[editar]

Inicio[editar]

Discurso de Vladímir Putin en 2007:
Putin usó el discurso para expresar puntos significativos de la dirección futura de la política, ya que sería dirigida en Rusia por sí misma. En los años siguientes recibió descripciones en la prensa rusa como "histórico"[16]​ y "profético".[17]​ En Occidente se considera el primer hito del enfrentamiento entre Rusia y la OTAN.
La invasión de Irak, que ocurrió entre el 20 de marzo y el 1 de mayo de 2003, fue llevada a cabo por una coalición de países, encabezados por los Estados Unidos junto con el Reino Unido, Australia y Polonia. Otros países estuvieron involucrados en la fase de ocupación. La invasión marcó el inicio de la guerra de Irak. Según Kofi Annan, el entonces secretario general de las Naciones Unidas, dicha invasión fue ilegal según el derecho internacional, ya que violaba la Carta de la ONU.[18]​ Según la página Iraq Body Count, un grupo que se basa en informes de prensa, informes de ONGs y cifras oficiales para medir las bajas civiles, aproximadamente 7.500 civiles murieron durante esta etapa de la guerra.[19]​ Según un informe del Project on Defense Alternatives, se estima que entre 3.200 y 4.300 civiles murieron durante la invasión.[20]

Meses después del inicio de la invasión y ocupación estadounidense de Afganistán, el presidente de Estados Unidos, George W. Bush, situó a Irak como eje del mal,[21]​ un término reminiscente al Eje Roma-Berlín-Tokio o equiparable al Telón de Acero durante la Guerra Fría. Además acusó al gobierno de Sadam Husein de tener armas de destrucción masiva,[22]​ y de tener vínculos con Al Qaeda, vínculos que tampoco se han podido confirmar.[23]

En el 2007 Alan Greenspan, expresidente del banco central estadounidense (la Reserva Federal), aseguró en su libro de memorias que el verdadero motivo para invadir Irak no eran las razones expresadas públicamente, que eran relativas a las supuestas armas de destrucción masiva y acabar con las supuesta relación entre el gobierno baasí iraquí y la organización guerrillera Al Qaeda, sino controlar las reservas de petróleo y evitar que la Unión Europea o potencias emergentes como China e India se acercaran a esas gigantescas reservas de petróleo.[24][25][26]

Tras presionar al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, con la presentación de supuestas pruebas, para que aprobara una resolución apoyando explícitamente la invasión, el presidente de los Estados Unidos, George W. Bush, obtuvo el apoyo de un grupo de países para formar una alianza para invadir Irak con el fin de derrocar al gobierno de Sadam Husein. Esta coalición, que se autodenominó Coalición de la voluntad, estaba formada por los gobiernos de Estados Unidos, el Reino Unido, España, Portugal, Italia, Polonia, Dinamarca, Australia, Hungría y Ucrania.

Francia, Alemania, China y Rusia manifestaron su oposición a medidas de fuerza contra Irak y fueron partidarios de una salida negociada a la crisis. Francia, Rusia y China, miembros permanentes del Consejo de Seguridad, abogaban por la continuidad de la labor de los inspectores y anunciaron su intención de vetar cualquier documento que legitimase explícitamente el ataque. Durante estas demostraciones se produjeron varios roces entre Estados Unidos y los países que se oponían a la invasión. Pero, al final, los que se oponían a la guerra cedieron y se mantuvieron neutrales desde el inicio de la invasión.

Multiplicación de conflictos en Oriente Próximo[editar]

En 2011 daba comienzo la Guerra Civil Siria, en donde las Fuerzas Armadas de Siria del gobierno del presidente sirio, Bashar Al-Asad respaldado por Rusia se enfrentaban contra los grupos armados rebeldes de diversa índole, conocidos en Occidente como la «oposición siria» o «Ejército Libre de Siria» apoyados principalmente por Estados Unidos y Arabia Saudita. El conflicto sigue presente hasta el día de hoy.

En 2015 un nuevo actor se hizo presente: el Estado Islámico, una organización terrorista, que invadió Siria y se enfrentó tanto a las fuerzas gubernamentales de Siria como al Ejército Libre de Siria, logrando tomar en mayo de 2015 el control de la frontera entre Siria e Irak. Ante tal hecho, Rusia se declaró en contra del Estado Islámico.

Entre 2015 y 2019 tanto Rusia como Estados Unidos y sus aliados realizaron bombardeos en los territorios controlados por el Estado Islámico. A principios de febrero de 2019 las fuerzas kurdas sirias respaldadas por la aviación de la coalición extranjera liderada por EE.UU lanzaron un asalto final contra el último reducto del Estado Islámico en Baghuz, en el este de Siria.[27][28][29]​Finalmente el 22 de marzo del mismo año las fuerzas kurdas lograron tomar el reducto y con ello estas fuerzas al igual que la Casa Blanca declararon a Siria libre de la presencia del ISIS y con ello la victoria sobre la organización terrorista en Siria.[30]

No obstante el conflicto en Siria continua y Turquía (miembro de la OTAN) quiere aumentar su influencia en Siria (ver Intervención militar turca en la guerra civil siria) sobre todo por el conflicto turco-kurdo.

En la disputa regional entre Irán y Arabia Saudí, Rusia y China apoyan a Irán, mientras Estados Unidos y Reino Unido apoyan a Arabia Saudita e Israel.

Guerra ruso-ucraniana (2014-actualidad)[editar]

Situación militar dentro de Ucrania tras la invasión rusa el 24 de febrero de 2022.      Territorio controlado por Ucrania      Territorio controlado por el ejército ruso y fuerzas prorrusas

La guerra ruso-ucraniana es un conflicto bélico entre la Federación de Rusia y Ucrania, que se encuentra actualmente en curso y que se acrecentó tras el tenso período de la crisis ruso-ucraniana de 2021-2022, conflicto que el 24 de febrero de 2022 finalmente desembocó en la invasión rusa de Ucrania, si bien esta confrontación se ha desarrollado desde 2014 y ha tenido varias etapas entre las que se destacan la adhesión de Crimea a Rusia y la guerra del Dombás que comenzó ese mismo año y aún sigue en progreso.[31]​ Asimismo, las manifestaciones de Euromaidán que marcan el inicio del conflicto ucraniano comenzaron en noviembre de 2013 en Kiev, la capital ucraniana, debido a la suspensión de la firma del Acuerdo de Asociación entre Ucrania y la Unión Europea.[32]

El 22 de febrero de 2014, tras varios meses de protestas y disturbios y tras el llamado Jueves Negro (20 de febrero) en el que murieron más de 60 manifestantes,[33]​ los opositores tomaron las riendas del país y ocuparon irregularmente las principales instituciones con sede en Kiev.[34]​ Seguidamente, la Rada Suprema tomó el control del país en ausencia de buena parte de sus miembros y Oleksandr Turchínov asumió la coordinación del Gobierno y la presidencia del Parlamento, cayendo así el gobierno de Víktor Yanukóvich.[35]​ La Rada Suprema destituyó del cargo a Yanukóvich y tomó el control del país votando la vuelta a la Constitución de 2004, acordada el día anterior. Rusia no reconoció este gobierno como autoridad legítima de Ucrania y declaró que lo ocurrido fue un «golpe de Estado».[36]​ En consecuencia, el Congreso de diputados y gobernadores regionales del Este y Sur de Ucrania hizo un llamamiento a la resistencia y acusó a la oposición de incumplir el acuerdo de paz que había sido firmado el 21 de febrero con el destituido presidente.[37]​ A partir de entonces, residentes de la mitad suroriental de Ucrania se manifestaron en contra del nuevo gobierno de Kiev.[38]

Por su parte, la crisis de Crimea de 2014 comenzó en febrero de ese año cuando el gobierno regional realizó el referéndum separatista sobre el estatus político de Crimea. Se produjo una intervención militar, donde las Fuerzas Armadas de Rusia se desplegaron en la península de Crimea —incluyendo Sebastopol— con el objetivo de garantizar la integridad de los ucranianos prorrusos habitantes de Crimea y las bases rusas estacionadas allí, hasta que se normalizara la situación socio-política; desoyendo las advertencias de no invadir lanzadas por Estados Unidos y Kiev.[39][40]​ Así, el 17 de mayo, fue proclamada la independencia de la República de Crimea y al día siguiente fue aprobada la adhesión de Crimea a Rusia. Esto fue rechazado por la Unión Europea, Estados Unidos y otros países, mientras fue apoyado por Bielorrusia, Corea del Norte, Siria y Venezuela; la Asamblea General de las Naciones Unidas, mediante su resolución 68/262, rechazó la incorporación de Crimea. En los días posteriores, las tropas militares ucranianas se enfrentaron en contados incidentes con el ejército ruso hasta finalmente replegarse y hacer abandono de la península, aunque el gobierno ucraniano aún considera Crimea como parte de su territorio de iure.

Entre tanto, la guerra del Donbás comenzó el 6 de abril de 2014. El gobierno interino de Ucrania inició un operativo armado contra los grupos separatistas rusófonos del este de Ucrania tras la anexión de Crimea. Las tropas rusas invadieron el territorio del este de Ucrania y las tropas ucranianas lanzaron una operación antiterrorista. En el mes siguiente fueron realizados los referéndums sobre el estatus político de Donetsk y Lugansk por parte de los separatistas regionales. El 20 de mayo de 2015, se anunció que la confederación de Nueva Rusia quedaba disuelta.[41]

Aumento de la tensión sino-estadounidense (desde 2017)[editar]

Reclamaciones territoriales en el Mar de la China Meridional. China defiende la llamada "Línea de los nueve puntos" y ha construido numerosas islas artificiales para defender sus intereses.
El presidente chino Xi Jinping con el presidente de los Estados Unidos Donald Trump en la Cumbre del G-20 de Osaka en agosto de 2019.
La guerra industrial comercial entre China y los Estados Unidos es un conflicto comercial iniciado en marzo de 2018, después de que el expresidente de los Estados Unidos, Donald Trump anunciase la intención de imponer aranceles de 50 000 millones de dólares a los productos chinos bajo el artículo 301 de la Ley de Comercio de 1974, argumentando un historial de «prácticas desleales de comercio», robo de propiedad intelectual y una transferencia forzada de tecnología americana a China.[42][43][44]​ En represalia, el gobierno de la República Popular China impuso aranceles a más de 128 productos estadounidenses, incluyendo en particular la soja, una de las principales exportaciones de Estados Unidos a China.[45]
Crisis de Huawei

La Crisis de Huawei se deriva de un conflicto de carácter político-comercial iniciado a principios de 2018 y actualmente vigente, en el que el gobierno de Estados Unidos acusa a la empresa china Huawei de espionaje y ciberespionaje utilizando su infraestructura y tecnologías para obtener acceso a secretos industriales, datos de los usuarios y otra información confidencial de varios países que serían divulgadas al gobierno chino. Actualmente estos señalamientos no han sido probados por el acusador, no obstante algunas leyes gubernamentales de la República Popular China exigen a las empresas brindar asistencia con el trabajo relacionado con la seguridad del Estado,[46][47]​ lo que podría explicar parcialmente los motivos señalados por el gobierno de Estados Unidos para imponer bloqueos comerciales a la empresa.

Desde 2019, el gobierno de Estados Unidos encabezado en ese entonces por Donald Trump inició un boicot internacional, recomendando, advirtiendo y algunas veces amenazando a diversos países de Europa y Oceanía principalmente, a cortar cualquier vínculo comercial con la empresa china.

Este conflicto tuvo algunas repercusiones de gran alcance, por ejemplo el 1 de diciembre de 2018, cuando Meng Wanzhou, directora ejecutiva y heredera de Huawei fue arrestada en Vancouver, Canadá bajo cargos por presunto fraude, conspiración y usurpación,[48][49]​ y en mayo de 2019 cuando el gobierno de Estados Unidos incluyó en su lista de entidades (Entity List) a la empresa china con el argumento de preservar la seguridad nacional estadounidense, lo que propició principalmente, que empresas norteamericanas como Google y Microsoft se vieran obligadas a cortar vínculos comerciales con Huawei, y a su vez provocando pérdidas económicas para la empresa china.[50][51]

AUKUS[editar]

AUKUS, conocido también como Aukus (Australia-United Kingdom-United States, en inglés), es una alianza estratégica militar entre Australia, Reino Unido y Estados Unidos que se anunció públicamente el 15 de septiembre de 2021 para la región del Indo-Pacífico.[52][53][54][55]

Según el pacto, Estados Unidos y el Reino Unido ayudarán a Australia a adquirir submarinos de propulsión nuclear.[56]​ Aunque el anuncio conjunto del primer ministro australiano Scott Morrison, el primer ministro británico Boris Johnson y el presidente estadounidense Joe Biden no mencionaron ningún otro país por su nombre, fuentes anónimas de la Casa Blanca han alegado que está diseñado para contrarrestar la influencia de China en la región del Indo-Pacífico.[57][54]​ Sin embargo, Johnson dijo más tarde al parlamento que la medida no tenía la intención de ser contradictoria con China.[58]

El 17 de septiembre de 2021, Francia, aliada de los tres países, retiró a sus embajadores de Australia y Estados Unidos; el ministro de Relaciones Exteriores francés, Jean-Yves Le Drian, calificó el pacto como una «puñalada por la espalda»[59]​ tras la cancelación por parte de Australia de un acuerdo de submarinos franco-australiano por valor de 56.000 millones de euros (90 000 millones de dólares australianos) sin previo aviso,[60][61]​ poner fin a los esfuerzos para desarrollar una asociación estratégica más profunda entre Francia y Australia.[62][63][64]

Respuesta de la Unión Europea[editar]

Queremos reforzar la soberanía estratégica de la UE, orientando nuestra política exterior, de seguridad, de desarrollo y comercial sobre la base de valores e intereses europeos.
Gobierno Scholz (2021)[65]​ Extracto del contrato de la coalición.
La UE es un herbívoro geopolítico en un mundo de carnívoros geopolíticos.
Sigmar Gabriel (2018)[66]

En medio del creciente desafío al orden europeo por parte del gobierno ruso de Vladímir Putin, y mientras la rivalidad entre China y Estados Unidos se intensificaba, la UE comenzó a debatir la noción de autonomía estratégica, que exige a la organización defender su soberanía y promover sus intereses de manera independientemente.[67]​ Dicha autonomía de la UE suele vincularse a la defensa, pero esta podría ir más allá, teniedo en cuenta que a nivel internacional las capacidades económicas y tecnológicas han ganado relevancia.[68]​ Sin embargo, varios líderes de la UE aspiran a dotarla de las capacidades militares que consideran necesarias para garantizar su defensa.[69]​ En este sentido, el argumento principal en el relanzamiento de la defensa de la UE es el de conseguir la autonomía estratégica.[70]

Entre tanto el gobierno estadounidense de Donald Trump (2017-2021), así con el de su sucesor Joe Biden, asumieron una postura de relativa ruptura respecto a la UE y los Estados miembros de la organización, lo que ha generado una “pérdida de confianza” en la relación bilateral dentro de la clase política y la opinión pública en la UE.[67]​ Paralelamente, tras el referéndum sobre la permanencia del Reino Unido en la UE —que luego de varios años de incertidumbre condujo a la salida de dicho país de la UE en 2020—, la puesta en marcha de las nuevas relaciones eurobritánicas se han desarrollado en medio de un reforzamiento de la angloesfera que ha chocado con algunos intereses de la UE.[71]

El contexto de las potencias[editar]

Potencias en 2018
(según el instituto Clingendael[72]​)
Potencias mundiales que cumplen con todos los criterios
Alemania, Estados Unidos, Francia, India, Japón y Reino Unido.
Potencias mundiales con un puntaje Libertad en el mundo insuficiente
China y Rusia.
Potencias intermedias consolidadas
Argentina, Australia, Austria, Bélgica, Brasil, Canadá, Corea del Sur, Chile, Dinamarca, España, Finlandia, Italia, Noruega, Países Bajos, Perú, Suecia y Suiza.
Potencias intermedias emergentes
Argelia, Angola, Arabia Saudita, Bangladés, Colombia, Egipto, Emiratos Árabes Unidos, Filipinas, Grecia, Indonesia, Irak, Kazajistán, Kuwait, Malasia, Marruecos, México, Nigeria, Pakistán, Polonia, Portugal, República Checa, Rumania, Sri Lanka, Sudáfrica, Tailandia, Turquía, Ucrania y Vietnam

Potencia es un concepto de las relaciones internacionales que designa al Estado que actúa en ellas con protagonismo propio y que dispone de los recursos y de las capacidades necesarias para movilizarlos en defensa de reglas establecidas por sí mismo.[73]​ No obstante, para referirse a este concepto, la ciencia política utiliza los términos "potencia" y "poder" (idénticos en lengua inglesa -power-).[74]

Otra conceptualización que intenta avanzar más allá de la dimensión del poder propia de los criterios tradicionales, es la referente al denominado “poder blando”. Este término hace referencia a la habilidad para influir en el comportamiento de otros Estados mediante la cooptación y la atracción, en lugar de recurrir a la coerción o a la implementación compensaciones, que son mecanismos propios del “poder duro”.[75]​ Si se considera que la geopolítica tiene un componente geoeconómico sustancial, algunos actores tienen la oportunidad de desempeñar un papel en cuestiones clave como el comercio internacional, la regulación y el derecho de la competencia. Así por ejemplo, instrumentos tradicionales de la Unión Europea, considerados como "poder blando", podrían ser explotados como "poder duro".[76]​ En cuanto al “poder potencial” (recursos), paradójicamente es posible encontrar situaciones en que Estados con vastas capacidades en este sentido no logran alcanzar sus objetivos de poder.[75]

Atendiendo a su dimensión geoestratégica se habla de superpotencias, potencias mundiales (grandes potencias), potencias regionales, potencias intermedias, etc, aunque otros agentes no identificados como Estados también participan en las relaciones internacionales y son tenidos en cuenta en el equilibrio de potencias.[77]​ Tales serían las organizaciones internacionales —formadas por Estados que no ceden soberanía, sino que se coordinan en ellas, como en la ONU, o forman alianzas, como en la OTAN— y las organizaciones supranacionales —en las que los Estados ceden soberanía, como en la Unión Europea[78]​—. Otras son corporaciones multinacionales de naturaleza privada,[79]​ o organizaciones no gubernamentales (ONG). Distintas instituciones, desde religiosas hasta terroristas tienen o han tenido históricamente papel de potencias internacionales.[80]

Unipolar, bipolar y multipolar[editar]

Tras el colapso de la Unión Soviética... Estados Unidos trató de hacer algo que ningún imperio había hecho jamás: ejercer una hegemonía completa por sí solo. Falló. Así que ahora tiene que lidiar con las realidades de un imperio chino que ayudó a empoderar a principios de la década de 1970.
John Keane (2021)[81]
El coronavirus ha desequilibrado el mundo, hay un desorden multipolar dominado por la rivalidad EE.UU.-China.
Josep Borrell (2020)[82]

Diferentes visiones y enfoques han sido propuestos por diferentes autores, a efectos de definir y caracterizar el poder en este periodo. Uno de los primeros en abordar esta temática fue el politólogo estadounidense Zbigniew Brzezinski, quien consideró que el mundo de la era post-Guerra Fría constaba de dos categorías de estados: “los vasallos y los tributarios de Estados Unidos”.[83]​ En su libro titulado El gran tablero de ajedrez: América y el resto del mundo (1997), describe a su país como la única potencia que tiene una supremacía incuestionable y simultánea en los cuatro más importantes dominios (militar, económico, tecnológico, y cultural), ya que luego de disolución de la Unión Soviética, Rusia no logró cubrir la laguna dejada por el gigante socialista desaparecido.[84]​ Sin embargo, ya en los años 2010, Brzezinski pasó ha mostrarse partidario del orden tripolar con Estados Unidos, Rusia y China como solución a la supuesta anarquía en relaciones internacionales, como consecuencia de la decadencia de los Estados Unidos. Los tres principales poderes dominantes podrían de esta forma cooperar para lograr la estabilidad global.[85]​ Según esta visión, Estados Unidos ya no tiene las condiciones que tuvo antes de imponer fácilmente su unilateralismo mundial.[85]

Todos los organismos internacionales surgidos de la Segunda Guerra Mundial están en una encrucijada por los nuevos centros de poder, y Estados Unidos puede tener resistencias a aceptar ese nuevo orden.[85]​ En este sentido, el autor estadounidense Michael Klare ha estimado que el nuevo orden mundial rompe con el paradigma de la Guerra Fría, porque las tres potencias pueden cooperar para hacer valer sus respectivas esferas de influencia, aunque como posibles riesgos señala el de la militarización.[86]​ Así mismo, el politólogo estadounidense Graham Allison ha señalado que el siglo XXI será de un equilibrio de poderes como Estados Unidos no había conocido, China ahora es el principal motor de la economía mundial, con grandes proyectos de alto impacto como la Nueva Ruta de la Seda y del Collar de Perlas (geopolítica), y con varias de las principales empresas de tecnología en el mundo, por esto Allison asegura que muchos de los compromisos de Estados Unidos para con sus aliados no son sostenibles, tomando en cuenta su propia seguridad, para Allison seguir compromisos irrealizables es lo que ha causado los fracasos de la política exterior de Estados Unidos en Medio Oriente.[87]​ Además, cada vez es mayor el número de observadores que consideran a China como una superpotencia internacional, a la par que ven en los Estados Unidos indicios de deterioro y de retroceso.[88][89]​ Tal es el caso del analista Timothy Garton Ash quien en 2020 aseguro que los Estados Unidos solamente podían aspirar a ser “un país líder en una red poshegemónica de democracias... he dicho un, no el país líder”. Garton Ash resaltó la “diferencia importante con el principio de este siglo, cuando la hiperpotencia estadounidense parecía dominar el planeta como un coloso”.[90]

Sylvain Allemand y Jean-Claude Ruano-Borbalan por su parte, opinaban en 2008 que Estados Unidos no buscaba ni busca dominar intencionalmente al mundo, sino simplemente lo que por encima de todo quiere es proteger sus intereses y preservar su seguridad.[91]​ Y dentro de esta lógica, los atentados del 11 de septiembre de 2001 lo que provocaron fue un reforzamiento de las intervenciones americanas en el mundo, con la finalidad casi exclusiva de mejorar la seguridad dentro de fronteras, llevando conflictos y fricciones a otras partes. Y es que la degradación del bloque comunista y la incapacidad de la Unión Europea para organizar su autonomía estratégica, de una u otra forma favorecieron la supremacía estadounidense hegemónica posterior a 1990.

Por su parte, el periodista británico Martin Jacques señaló en 2016 que las economías occidentales se encuentran en una fase de estancamiento, parecida a una “década perdida” que no tiene un punto de fin claro, por ello el reorden geoestratégico y geoeconómico sigue a las relaciones que se desarrollan entre las grandes potencias. La globalización, al inicio promovida por occidente, era a su juicio aprovechada por China mientras Estados Unidos y Europa resienten sus efectos negativos con consecuencias (Por ejemplo el Brexit). Por último, el autor consideraba que desde China también se promovía el multilateralismo como solución a los problemas de la gobernanza global.[92]

Jean-François Revel por su parte, enfatizó sobre lo inútil y lo superfluo del concepto de hiperpotencia, forjado en 1999 por el entonces ministerio de Asuntos Exteriores francés Hubert Védrine, ya que el término « superpotencia » ya existía con anterioridad y se encontraba bien caracterizado, y ya que el prefijo griego « hyper » significa exactamente lo mismo que el prefijo latino « super ».[93]

Entre tanto Rusia y China han aumentado su cooperación militar y económica en los últimos años, buscando su espacio de cooperación y alianzas regionales, esto a juicio de analistas, como Alfredo Jalife, se debe a la intención de promover un frente estabilizador que se contraponga a Estados Unidos, para pasar de la hegemonía estadounidense a un sistema multipolar, o de equilibrio de poderes, específicamente tripolar. Este sería el realineamiento geopolítico de las superpotencias más importante desde el acercamiento de Nixon a China en los años 70.[94]

Choque de civilizaciones[editar]

Relaciones durante 2022.

El choque de civilizaciones es el nombre que recibe una teoría acerca de las relaciones internacionales propuesta por Samuel P. Huntington como respuesta al libro El fin de la historia y el último hombre de Fukuyama y con fundamento en la distribución de las grandes religiones. Esta teoría describe la existencia actual de nueve civilizaciones: subsahariana, latinoamericana, sínica, hindú, budista, nipona, occidental, ortodoxa e islámica. Según este autor, durante la guerra fría los países se relacionaban con las dos superpotencias como aliados, satélites, clientes, neutrales o no alineados; sin embargo, al acabar la primera guerra fría los países se relacionarían como estados miembro de cada civilización, como estados centrales, países aislados, países escindidos o países desgarrados. Para Huntington las relaciones entre estas variarán normalmente de lo distante a lo violento, situándose la mayoría de las veces entre ambos extremos, siendo la confianza y la amistad raras.[95]

Ante la emergencia económica de China, India y un eventual retorno del poderío militar de Rusia y otras naciones como Turquía Huntington vislumbraba una nueva guerra fría fundamentada en el concepto del choque de civilizaciones. Este autor consideraba que históricamente ya han existido guerras frías entre civilizaciones desde la antigüedad e, incluso, Huntington llega a catalogar a la Primera Guerra Fría como un conflicto de choque de civilizaciones más entre la civilización Occidental y la civilización eslavo-ortodoxa usando en ese entonces la ideología del comunismo de manera instrumental en contra del capitalismo de occidente.[95]

Huntington auguraba conflictos durante el siglo XXI en líneas de fractura o conflictos entre estados centrales de cada civilización en graduaciones que van desde guerras regionales, guerra fría y hasta la guerra mundial.[95]​ En el caso Ucraniano Huntington desde 1996 lo clasificaba como un país escindido conteniendo una línea de fractura dentro de su territorio entre la civilización Occidental y la civilización eslavo ortodoxa,[95]​ los llamados proocidentales contra los prorrusos desde los inicios de la década del 2010.

En un artículo de Fernanda Paúl para la BBC el profesor de teología ecuménica Thomas Bremer el patriarca ruso Cirilo I de Moscú «ve la guerra con Ucrania como una especie de guerra cultural entre una concepción occidental de la vida y una concepción oriental de la vida». Para el sacerdote ortodoxo ucraniano Cyril Hovorun «Kirill le ha proporcionado a Putin ideas, ideología». Cirilo I de Moscú, al igual que Putin, comparten la visión de un «Russkiy Mir o Mundo Ruso» donde los ucranianos y rusos son «un mismo pueblo» y que «sin el aporte de la Iglesia ortodoxa rusa, la guerra hubiera sido imposible porque de esta forma se justifica».[96]

Así mismo, ya desde 1996 Huntington preveía que cuando China tuviese el suficiente poder económico y militar frente a Occidente este se vería tentada de anexarse Taiwán.[95]

Como solución parcial para los conflictos del Siglo XIX Huntington proponía disolver el esquema del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas para reconformarlo con nueve sillas con poder de veto en representación de cada una de las civilizaciones.[95]

La Nueva Guerra Fría y la Tercera Guerra Mundial[editar]

Estados con bases militares estadounidenses (rojo) o rusas (azul).
Un gráfico circular que muestra los gastos militares mundiales por país para 2019, en miles de millones de dólares estadounidenses, según el SIPRI.

En 2004, el comentarista neoconservador Norman Podhoretz propuso que la "Guerra Fría" podría llamarse con justicia la Tercera Guerra Mundial.[97]​ En 2011, en Kudlow and Company de CNBC, el presentador Lawrence Kudlow, discutiendo un libro del ex subsecretario de Defensa Jed Babbin, estuvo de acuerdo con Podhoretz y agregó: "La IV Guerra Mundial es la guerra del terror, y la guerra con China será la V Guerra Mundial.”[98]

Aun así, la mayoría de los historiadores parecen sostener que la Tercera Guerra Mundial tendría que ser necesariamente una "guerra mundial en la que luchen grandes fuerzas de muchos países" y una guerra que "involucra a la mayoría de las principales naciones del mundo". En su libro Armas secretas de la Guerra Fría, Bill Yenne explica que el enfrentamiento militar que ocurrió entre las dos "superpotencias", a saber, los Estados Unidos y la Unión Soviética, desde la década de 1940 hasta 1991, fue solo la Guerra Fría, que finalmente ayudó a la humanidad para evitar la posibilidad de una confrontación nuclear total, y que ciertamente no fue la Tercera Guerra Mundial en sí misma.[99]

La denominada "Guerra contra el terrorismo" que comenzó con los ataques del 11 de septiembre ha sido propuesta por algunos como la Tercera Guerra Mundial[100][101]​ o, a veces, como la IV Guerra Mundial, mientras que otros han menospreciado tales afirmaciones. Si bien existe un acuerdo general entre los historiadores sobre las definiciones y el alcance de las dos primeras guerras mundiales, debido a la inconfundible escala mundial de agresión y autodestrucción de estas dos guerras, algunos han afirmado que en la actualidad una "guerra mundial" podría no requerir de tal nivel de agresión y carnicería a nivel mundial. Sin embargo, tales afirmaciones de un nuevo "umbral inferior de agresión" que ahora podría ser suficiente para calificar una guerra como una "Guerra Mundial" no han obtenido tanta aceptación y apoyo como las definiciones de las dos primeras Guerras Mundiales han recibido entre los historiadores.[102]

En una entrevista en 2006, el presidente George W. Bush se refirió a su declarara Guerra contra el terrorismo como la "Tercera guerra mundial".[103]

El 1 de febrero de 2015, el primer ministro iraquí declaró que la Guerra contra Estado Islámico era efectivamente la "Tercera Guerra Mundial", debido a la declaración de ISIS de un Califato mundial, su objetivo de conquistar el mundo y su éxito en la difusión del conflicto a múltiples países fuera de la región del Levante Mediterráneo.[104]

En respuesta a los ataques de París en noviembre de 2015, el rey Abdalá II de Jordania dijo: "Estamos enfrentando una Tercera Guerra Mundial.”[105]

En su discurso del 12 de enero de 2016, el presidente de los Estados Unidos Barack Obama, advirtió que los informes noticiosos que otorgan al ISIS la supuesta capacidad para fomentar la Tercera Guerra Mundial podrían ser excesivos e irresponsables, afirmando que: «Al centrarnos en destruir a ISIS, los principales reclamos de que esto es la Tercera Guerra Mundial solo juegan en sus manos. Las masas de combatientes en las partes traseras de camionetas y las almas retorcidas que traman en apartamentos o garajes, representan un enorme peligro para los civiles y deben ser detenidos. Pero no amenazan nuestra existencia nacional.»

En múltiples entrevistas grabadas bajo circunstancias algo casuales, comparando las conflagraciones de las Guerras Mundiales I y II con las guerras en curso de baja intensidad del siglo XXI, el papa Francisco ha dicho: "El mundo está en guerra, porque ha perdido la paz" y " quizás uno puede hablar de una tercera guerra, una luchada poco a poco.”[106][107]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Lucas de la Cal (25 de octubre de 2021). «Guerra Fría 2.0: China y Rusia surcan juntos el Pacífico con buques de guerra». elmundo.es. El Mundo. Consultado el 26 de febrero de 2022. 
  2. Simon Tisdall (19 de noviembre de 2014). «The new cold war: are we going back to the bad old days?». The Guardian. Guardian News and Media Limited. Consultado el 4 de febrero de 2015. 
  3. Dmitri Trenin (4 de marzo de 2014). «Welcome to Cold War II». Foreign Policy. Graham Holdings. Consultado el 4 de febrero de 2015. 
  4. Laudicina, Paul (15 de mayo de 2014). «Ukraine: Cold War Redux Or New Global Challenge?». Forbes. Consultado el 9 de enero de 2015. 
  5. Eve Conant (12 de septiembre de 2014). «Is the Cold War Back?». National Geographic. National Geographic Society. Consultado el 4 de febrero de 2015. 
  6. Mauldin, John (29 de octubre de 2014). «The Colder War Has Begun». Forbes. Consultado el 22 de diciembre de 2014. 
  7. «Ukraine and the 'Little Cold War'». Stratfor. Consultado el 13 de febrero de 2022. 
  8. «Speech at the 43rd Munich Conference on Security Policy» (en inglés). Archivado desde el original el 22 de febrero de 2007. Consultado el 23 de marzo de 2007. 
  9. «Aukus, la nueva alianza anti China». El Mundo. 16 de septiembre de 2021. Consultado el 17 de septiembre de 2021. 
  10. Lewkowicz, Nicolas (2020). Auge y Ocaso de la Era Liberal-Una Pequeña Historia del Siglo XXI. Buenos Aires: Biblos. p. 135. ISBN 978-987-691-881-7. 
  11. Christian Nuenlist; Anna Locher; Garret Martin (2010). Globalizing de Gaulle: International Perspectives on French Foreign Policies, 1958–1969. Lexington Books. pp. 99-102. 
  12. Garret Martin, "The 1967 withdrawal from NATO–a cornerstone of de Gaulle's grand strategy?." Journal of Transatlantic Studies 9.3 (2011): 232-243.
  13. a b c Goldmann, Kjell; Hannerz, Ulf; Westin, Charles, eds. (2000). Nationalism and Internationalism in the Post-Cold War Era (en inglés). Londres y Nueva York: Routledge. ISBN 0-415-23890-0. Consultado el 28 de diciembre de 2020. 
  14. Duignan, Brian. «Postmodernism» (en inglés). Encyclopædia Britannica. Consultado el 28 de diciembre de 2020. 
  15. Mohapatra, J.K.; Panigrahi, P.K. (Enero de 1998). «The Post-Cold War Period: New Configurations». India Quarterly (en inglés) (Nueva Delhi: Indian Council of World Affairs (ICWA)) 54 (1): 1-6. ISSN 0974-9284. Consultado el 28 de diciembre de 2020. 
  16. «Diez años del discurso que marcó el comienzo de un mundo multipolar». Moscú: RT. 10 de febrero de 2017. Consultado el 28 de diciembre de 2019. 
  17. «Las advertencias proféticas de Putin: una década después del discurso histórico en Múnich». Sputnik. Moscú: Rossiya Segodnya. 10 de febrero de 2017. Consultado el 28 de diciembre de 2019. 
  18. «Iraq war illegal, says Annan» (en inglés británico). 16 de septiembre de 2004. Consultado el 20 de abril de 2022. 
  19. «Iraq Body Count Press Release 12 (19 Jul 2005) :: Iraq Body Count». www.iraqbodycount.org. Consultado el 20 de abril de 2022. 
  20. «The Wages of War: Iraqi Combatant and Noncombatant Fatalities in the 2003 Conflict. PDA Research Monograph 8, 20 October 2003. Carl Conetta». www.comw.org. Consultado el 20 de abril de 2022. 
  21. «Estados Unidos amplía el Eje del Mal.» BBC.
  22. «President Discusses Beginning of Operation Iraqi Freedom». 
  23. «No hay vínculo entre Husein y al-Qaeda.» BBC.
  24. «Greenspan, expresidente de la Reserva Federal: 'La guerra de Irak fue por el petróleo'». El Mundo 16.09.2007. 2007. Consultado el 10 de julio de 2008. 
  25. «Guerra en Irak fue por crudo: Greenspan». CNN expansión 16.09.2007. 2007. Archivado desde el original el 6 de mayo de 2008. Consultado el 10 de julio de 2008. 
  26. «Greenspan afirma que Bush fue a la guerra sólo por el petróleo». ABC 17.09.2007. 2007. Consultado el 10 de julio de 2008. 
  27. Las fuerzas sirias y EE.UU libran la última batalla contra EI AFP - 12 de febrero de 2019
  28. Combatientes de EI se niegan a rendirse; piden salida El Nuevo Herald - 18 de febrero de 2019
  29. [1] Telemetro - AFP - 16 mar 2019
  30. "Eliminado al 100%": Trump anunció que ya no hay territorios bajo control de ISIS en Siria Infobae - 22 de marzo de 2019
  31. de Pedro, Nicolás (9 de abril de 2021). «“¿Qué es Ucrania?” Sobre la posible (nueva) escalada en la guerra ruso-ucraniana». Estudios de Política Exterior. Consultado el 20 de febrero de 2022. 
  32. «Ucranianos recuerdan a caídos en el estallido del Euromaidán». Deutsche Welle. 21 de noviembre de 2021. Consultado el 20 de febrero de 2022. 
  33. «Ucrania vive día más violento». El Universal. 21 de febrero de 2014. 
  34. «Los rebeldes toman el Parlamento y la sede de la Presidencia de Ucrania». Público. 
  35. El Mundo (22 de febrero de 2014). «Los opositores ucranianos toman el control ante el vacío de poder». 
  36. «¿Cuán cerca está Ucrania de la guerra?». BBC. 3 de marzo de 2014. Consultado el 20 de febrero de 2022. 
  37. «Diputados del Este rusófilo y de Crimea llaman a la resistencia al Maidán» (html). Faro de Vigo. 23 de febrero de 2014. Consultado el 23 de febrero de 2014. 
  38. «BBC News - Ukraine Crimea: Rival rallies confront one another». BBC. Consultado el 3 de marzo de 2014. 
  39. «Rusia autoriza enviar su ejército a todo el territorio ucraniano». El Mundo. 1 de marzo de 2014. 
  40. «Lavrov: "Los que ahora hablan de 'agresión' son los que polarizaron la sociedad ucraniana"». RT en español. 3 de marzo de 2013. Consultado el 4 de marzo de 2014. 
  41. «The Inner Workings of Russia’s Hybrid War in Ukraine» [El funcionamiento interno de la guerra híbrida de Rusia en Ucrania]. The Surkov LeaksThe I (en inglés): 31. 2019. ISSN 2397-0286. Consultado el 22 de enero de 2022. 
  42. «Statement from President Donald J. Trump on Additional Proposed Section 301 Remedies». WhiteHouse.gov. Consultado el 7 de abril de 2018. 
  43. Jeremy Diamond. «Trump hits China with tariffs, heightening concerns of global trade war». CNN. Consultado el 22 de marzo de 2018. 
  44. «Findings of the Investigation into China's Acts, Policies, and Practices Related to Technology Transfer, Intellectual Property, and Innovation Under Section 301 of the Trade Act of 1974». Oficina del Representante Comercial de Estados Unidos. 22 de marzo de 2018. 
  45. «These Are the 128 U.S. Products China Is Enacting Tariffs On». Fortune (en inglés). Consultado el 28 de mayo de 2018. 
  46. «Una nueva ley del régimen chino obligará a empleados de empresas a capacitarse en espionaje y a informar sus viajes al extranjero». infobae. Consultado el 25 de octubre de 2021. 
  47. «Huawei reconoce que ley china obliga a empresas a trabajar con el gobierno pero nunca se lo han solicitado». DPL News. Consultado el 25 de octubre de 2021. 
  48. «Arresto de ejecutiva de Huawei empaña tregua comercial entre Estados Unidos y China». Economía Hoy. 10 de diciembre de 2018. 
  49. «Arrestan en Canadá a jefa de Finanzas de Huawei». Forbes. 5 de diciembre de 2018. 
  50. «Google rompe con Huawei, cuyos móviles se quedarían sin sus ‘apps’ y actualizaciones». El País. 20 de mayo de 2019. 
  51. «Google rompe relaciones con Huawei: sus smartphones Android no recibirán actualizaciones, ni acceso a Google Play, según Reuters». Xataka. 19 de mayo de 2019. 
  52. «Aukus, la nueva alianza anti China». El Mundo (en español). 16 de septiembre de 2021. Consultado el 17 de septiembre de 2021. 
  53. «Acuerdo Aukus: por qué la creciente influencia de China en el Indopacífico preocupa a Australia, Estados Unidos y Reino Unido». BBC News Mundo (en español). 17 de septiembre de 2021. Consultado el 17 de septiembre de 2021. 
  54. a b Prime Minister of Australia Scott Morrison; Prime Minister of the United Kingdom Boris Johnson; President of the United States of America Joseph R. Biden (16 September 2021). «Joint Leaders Statement on AUKUS». Prime Minister of Australia. Archivado desde el original el 27 September 2021. Consultado el 25 September 2021. 
  55. Ward, Alexander; McLeary, Paul. «Biden announces joint deal with U.K. and Australia to counter China». Politico. Archivado desde el original el 27 September 2021. Consultado el 25 September 2021. 
  56. Prime Minister; Minister for Defence; Minister for Foreign Affairs; Minister for Women (16 September 2021). «Australia to pursue Nuclear-powered Submarines through new Trilateral Enhanced Security Partnership». Prime Minister of Australia. Archivado desde el original el 27 September 2021. Consultado el 25 September 2021. CC-BY icon.svg This article contains quotations from this source, which is available under a Creative Commons Attribution 4.0 International Licence.
  57. «Pact with U.S., Britain, will see Australia scrap French sub deal-media». Reuters (en inglés). 16 September 2021. Archivado desde el original el 15 September 2021. Consultado el 16 September 2021. 
  58. PA Media (16 September 2021). «Prime Minister: Aukus is not intended to be adversarial towards China». Yahoo! News. Archivado desde el original el 21 September 2021. Consultado el 19 September 2021. 
  59. «Aukus: UK, US and Australia launch pact to counter China». BBC News. 16 September 2021. Archivado desde el original el 16 September 2021. Consultado el 16 September 2021. 
  60. Marlowe, Lara (17 September 2021). «France recalls ambassadors from US, Australia over submarine deal». The Irish Times. Archivado desde el original el 18 September 2021. Consultado el 20 September 2021. 
  61. Shields, Bevan (18 September 2021). «France recalls its ambassadors to Australia and United States amid submarine fury». The Sydney Morning Herald. Archivado desde el original el 17 September 2021. Consultado el 18 September 2021. 
  62. Minister for Europe and Foreign Affairs of France Jean-Yves Le Drian; Minister for the Armed Forces of France Florence Parly; Minister for Foreign Affairs and Minister for Women of Australia Marise Payne; Minister for Defence of Australia Peter Dutton (30 August 2021). «Inaugural Australia-France 2+2 Ministerial Consultations». Department of Defence Ministers. Archivado desde el original el 25 September 2021. Consultado el 25 September 2021. 
  63. Prime Minister of Australia; President of France (2 de mayo de 2018). «Vision Statement on the Australia-France Relationship by the Honourable Malcolm Turnbull, Prime Minister Of The Commonwealth Of Australia and His Excellency Emmanuel Macron, President of the French Republic». Prime Minister of Australia. Archivado desde el original el 23 de agosto de 2018. Consultado el 25 September 2021. 
  64. Willsher, Kim (18 September 2021). «Aukus: France's ambassador recall is 'tip of the iceberg', say analysts». the Guardian (en inglés). Archivado desde el original el 23 September 2021. Consultado el 25 September 2021. 
  65. Mennerat, Pierre (2021). «Doctrina de la nueva era en Alemania». El Grand Continent. Consultado el 6 de diciembre de 2021. 
  66. Gabriel, Sigmar (17 de febrero de 2018). «Europa als Vegetarier unter Fleischfressern». FAZ (en alemán). Consultado el 9 de mayo de 2021. 
  67. a b Jun, Ai (16 de septiembre de 2021). «EU eyes geopolitical power in 2021 SOUA, loses faith in US». Global Times (en inglés). Consultado el 29 de noviembre de 2021. 
  68. Hannah, Abdullah (julio de 2021). «El Pacto Verde Europeo: integrando la acción climática en la política interior y exterior de la UE». Fundación CIDOB. Consultado el 29 de noviembre de 2021. 
  69. López-Jacoiste Díaz, María Eugenia (2020). «Hacia la autonomía estratégica de la UE». Universidad de La Rioja. Consultado el 14 de diciembre de 2020. 
  70. Arteaga, Félix (11 de octubre de 2017). «La autonomía estratégica y la defensa europea». Fundación Real Instituto Elcano. Consultado el 14 de diciembre de 2020. 
  71. «El quebradizo eje París-Londres». El País. 8 de noviembre de 2021. Consultado el 3 de diciembre de 2021. 
  72. Oosterveld, Willem (20 de diciembre de 2018). Instituto Clingendael, ed. «The Role of Middle Powers in Contemporary Diplomacy» [El papel de las potencias intermedias en la diplomacia contemporánea] (en inglés). Consultado el 6 de julio de 2021. «Tabla 7: Middle Power and Great Power Categories». 
  73. Pérez Gil, Luis (1999). «El concepto de potencia en las relaciones internacionales». Estudios Internacionales 32 (127). doi:10.5354/0719-3769.2011.14967. Consultado el 5 de diciembre de 2021. 
  74. Colomer, Pablo (10 de junio de 2016). «Joseph Nye: ‘El poder duro nunca pasó de moda’». Política Exterior. Consultado el 22 de julio de 2021. 
  75. a b Creus, Nicolás (2013). «El concepto de poder en las relaciones internacionales y la necesidad de incorporar nuevos enfoques». Estudios Internacionales 45 (175). ISSN 0719-3769. doi:10.5354/0719-3769.2013.27372. Consultado el 5 de diciembre de 2021. 
  76. Castaldi, Roberto (16 de septiembre de 2020). «Alexander Stubb: «Il est temps que l’UE fasse preuve d’autonomie stratégique»». Euractiv (en francés). Consultado el 5 de diciembre de 2021. 
  77. Instituto Español de Estudios Estratégicos, ed. (2011). Las potencias emergentes hoy: Hacia un nuevo orden mundial.. ISBN 978-84-9781-645-8. 
  78. Fischer, Joschka (30 de enero de 2020). «¿Qué clase de gran potencia puede ser Europa?». Project Syndicate. Consultado el 22 de julio de 2021. 
  79. Useem, Jerry (3 de marzo de 2003). «One Nation Under Wal-Mart How retailing's superpower--and our biggest Most Admired company--is changing the rules for corporate America». CNN (en inglés). Consultado el 22 de mayo de 2010. 
  80. Gullo, Marcelo (2018). Biblos, ed. Relaciones internacionales: Una teoría crítica desde la periferia sudamericana. ISBN 9876916637. 
  81. «China’s galaxy empire». Eurozine (en inglés). 17 de marzo de 2021. Consultado el 9 de mayo de 2021. 
  82. «El coronavirus ha desequilibrado el mundo, hay un desorden multipolar dominado por la rivalidad EEUU-China». El Diario. 7 de mayo de 2020. Consultado el 9 de mayo de 2020. 
  83. Bidwai, Praful (1 de mayo de 2006). «The US as a Hyperpower». Transnational Institute (en inglés). Consultado el 23 de marzo de 2021. 
  84. Mercedes Samaniego Boneu. «Los nuevos desequilibrios socio-económicos: Enfrentamientos "fin de siglo XX" a "principios siglo XXI"». 
  85. a b c «Orden tripolar (EUA/China/Rusia) Vs. caos global: Brzezinski y la 'doctrina Trump'». El Horizonte. Opinión editorial. 23 de febrero de 2017. Consultado el 6 de mayo de 2020. 
  86. «El polvorín tripolar de EU/Rusia/China, según Michael Klare». Bajo la lupa. La Jornada. 11 de noviembre de 2018. Consultado el 6 de mayo de 2020. 
  87. «"Nuevas esferas de influencia" para que EEUU "comparta el planeta" con China y Rusia». SputnikNews. 6 de marzo de 2020. Consultado el 6 de mayo de 2020. 
  88. Gjelten, Tom (19 de enero de 2011). «With Eye On Domestic Politics, Superpowers Meet». NPR (en inglés). Consultado el 23 de marzo de 2021. 
  89. «Yes, China Has Fully Arrived As A Superpower». Forbes (en inglés). 15 de diciembre de 2009. Consultado el 23 de marzo de 2021. 
  90. Garton Ash, Timothy (9 de noviembre de 2020). «¿Cómo será Europa y el mundo con Joe Biden?». Voxeurop. Consultado el 23 de marzo de 2021. 
  91. Allemand, Sylvain; Ruano-Borbalan, Jean-Claude (2008). Le Cavalier Bleu, ed. La Mondialisation (en francés). p. 73. ISBN 2846701989. 
  92. «Tendencia global: nuevo orden mundial 'tripolar' con desglobalización ?y regionalismos». El Horizonte. Opinión editorial. 27 de octubre de 2016. Consultado el 6 de mayo de 2020. 
  93. Revel, Jean-François (2002). Plon, ed. L'obsession anti-américaine: son fonctionnement, ses causes, ses inconséquences (en francés). p. 40. ISBN 2259194494. 
  94. «Se asienta el mundo multipolar: acuerdo histórico de Rusia y China en Shanghai». Bajo la lupa. La Jornada. 24 de mayo de 2014. Consultado el 6 de mayo de 2020. 
  95. a b c d e f The Clash of Civilizations and the Remaking of World Order, New York: Simon & Schuster, 1996
  96. Fernanda Paúl (3 abril 2022) La rebelión religiosa que se esconde detrás de la guerra entre Rusia y Ucrania BBC News Mundo. Consultado el 7 de abril de 2022
  97. [2]Norman Podhoretz:World War IV: How It Started, What It Means, and Why We Have to Win
  98. [3]Right-wing media divided: Is U.S. now in World War III, IV, or V? | Media Matters for America. Mediamatters.org (14 July 2006). Retrieved on 26 December 2011.
  99. Yenne, Bill. Secret Weapons of the Cold War. Berkly Book, New York, 2005.
  100. OMelveny, Sean. [4]"Are We Already Fighting World War III?"
  101. Stromme, Lizzie (20 October 2016). [5]"We're ALREADY at war: WW3 started on 9/11 with Twin Towers terror attack, ex-chief blasts"
  102. Beinart, Peter (en inglés). [6]«Is this really World War IV?» 9 de diciembre de 2007. Los Angeles Times. Consultado el 21 de abril de 2017.
  103. «Bush likens 'war on terror' to WWIII.». Archivado desde el original el 8 de mayo de 2006. Consultado el 9 de setiembre de 2012.  (enlace roto disponible en Internet Archive; véase el historial, la primera versión y la última).
  104. [7]"Fight against Islamic State is World War 3 – Iraqi foreign minister"
  105. [8]"Jordan's King Abdullah: We are facing a Third World War". Jerusalem Post. November 17, 2015. Retrieved February 17, 2016.
  106. «Pope Francis warns on 'piecemeal World War III'». BBC News (en inglés). 13 de septiembre de 2014. Consultado el 15 de enero de 2017. 
  107. Bernabé, Mónica (27 de julio de 2016). «El Papa Francisco: "El mundo está en guerra, pero no es una guerra de religiones"». El País. 

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]