Potencia intermedia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Potencias en 2018
(según el instituto Clingendael[1]​)
Potencias mundiales que cumplen con todos los criterios
Alemania, Estados Unidos, Francia, India, Japón y Reino Unido.
Potencias mundiales con un puntaje Libertad en el mundo insuficiente
China y Rusia.
Potencias intermedias consolidadas
Argentina, Australia, Austria, Bélgica, Brasil, Canadá, Corea del Sur, Chile, Dinamarca, España, Finlandia, Italia, Noruega, Países Bajos, Perú, Suecia y Suiza.
Potencias intermedias emergentes
Argelia, Angola, Arabia Saudita, Bangladés, Colombia, Egipto, Emiratos Árabes Unidos, Filipinas, Grecia, Indonesia, Iraq, Kazajistán, Kuwait, Malasia, Marruecos, México, Nigeria, Pakistán, Polonia, Portugal, República Checa, Rumania, Sri Lanka, Sudáfrica, Tailandia, Turquía, Ucrania y Vietnam

Potencia intermedia se refiere en geopolítica a los Estados que no son superpotencias o hiperpotencias, pero que tienen una gran, reconocida y significativa influencia internacional. No existe una especificación definitoria de cuáles países son potencias intermedias o semiperifericos.

No existe un modelo sobre el cual los teóricos coincidan sobre cuáles estados son potencias intermedias. Algunos estudiosos utilizan el índice del Producto Interno Bruto (PIB) como elemento determinante de dicha clasificación como poder intermedio mundial. Económicamente los poderes intermedios son aquellos que por lo general no pueden ser considerados potencias mundiales, pero tampoco pequeñas economías. Sin embargo, la economía no es siempre un factor determinante en dicho concepto. Desde una perspectiva más original del término, una potencia intermedia es aquella que tiene una cierta influencia global pero no dominante sobre ningún área. Por otro lado, este uso no es universal y algunos definen potencia intermedia como aquellas naciones o estados que tienen un gran poder regional, pero no mundial.

La tabla a la derecha muestra una lista de países que han sido llamados poderes intermedios por académicos y expertos. Algunos estudios piensan que China, Francia y Rusia son superpotencias y no poderes intermedios debido a su posición en el Consejo de Seguridad de la ONU y sus gastos en armamento nuclear.[2]​ Otros incluyen también a Alemania, Brasil, Japón e Italia debido a su gran influencia económica global.[3]​ La brecha entre la lista de poderes intermedios y las superpotencias demuestra que no existe un acuerdo intelectual.

Conceptos[editar]

... las potencias intermedias pueden ser distinguidas de las superpotencias y de los poderes menores de acuerdo al comportamiento de su política exterior. Las potencias intermedias labran un espacio para ellas persiguiendo un rango estrecho que utilizan en sus relaciones diplomáticas, poniéndose al servicio de causas internacionales de paz y estabilidad.
—De acuerdo a algunos estudiosos de las universidades de Leicester y Nottingham[4]
Todos los poderes intermedios muestran un comportamiento de política exterior que establece y legitima el orden global, tipicamente a través de iniciativas multilaterales y cooperativas. Sin embargo, poderes intermedios emergentes y tradicionales pueden ser distinguidos en términos de sus constituciones de mutua influencia y diferentes comportamientos, igualitarismo, democracia social y el nivel de la influencia regional. Comportamentalmente exhiben una debilidad y ambivalencia en su orientación regional, construyendo identidades distintivas de los estados poderosos en sus regiones y ofreciendo concesiones apasibles para presionar por reformas globales.
—Eduard Jordaan Universidad de Stellenbosch[5]
Los poderes intermedios ayudan a mantener el orden internacional a través de la coalición sirviendo como mediadores e intermediarios en el manejo de los conflictos internacionales y actividades de resolución tales como el capítulo de preservación de la paz de las Naciones Unidas... El imperativo es que los poderes intermedios tienen una responsabilidad moral y una habilidad colectiva para proteger el orden internacional de aquellos que la amenazan. Este imperativo fue particularmente intensivo durante los más recientes eventos de la Guerra Fría.

El término "potencia" se aplica a los Estados o agentes de las relaciones internacionales que han alcanzado una situación militar victoriosa o un estado de seguridad nacional que proteja su soberanía o intereses estratégicos de cualquier desafío dentro del sistema internacional. El término "poder", en la esfera internacional, también se usa para describir los recursos económicos y capacidades de un Estado. Este uso tiende a conformar una definición cuantitativa —del tipo de las que usan los geopolíticos y militares— donde las capacidades se entienden en términos tangibles y mensurables.[7]

Independientemente de la "cantidad" de poder, es determinante la posición relativa de una potencia frente a las demás en una “escala de poder” o jerarquía de potencias. Gran parte de la bibliografía sobre el tema se dedica a decidir qué Estados alcanzan determinados niveles dentro de la clasificación de potencias, y al establecimiento de criterios de medición del poder internacional como una variable. Algunos autores hacen principalmente referencia a aspectos ligados a la capacidad de actuación o capacidad de proyección de poder de una determinado país —potencia global, potencia continental, potencia regional, potencia local, potencia o hegemonía en ciertas áreas—, haciendo así alusión a la "dimensión" o "tamaño" o "alcance" del poder en cuestión (hiperpotencia, superpotencia, potencia mundial, potencia regional, potencia intermedia, potencia emergente).[8]

El estatus que de tal manera se atribuye a cada una de las naciones origina numerosas controversias.[9]​ Además, parte de los problemas relacionados con la tipología de potencia, está relacionados con los diferentes criterios y definiciones utilizados para especificar cuales son las características de poder que deben ser consideradas.[10]​ Las controversias sobre los criterios relativos al poder real, involucran definiciones distintas de lo que debe entenderse por poder, sobre cómo mensurar el mismo, y sobre cuáles son los elementos de poder (real e inmediato, o potencial) más relevantes, y además, sobre qué jerarquización de importancia deben ser considerados.[11]​ Simplemente no hay consenso sobre estas cuestiones, y por tanto no puede establecerse una corriente teórica única o principal ni en las relaciones internacionales, ni en cuanto a los estudios de geopolítica, ni respecto de los estudios estratégicos.[12]

Poder nuclear de países intermedios[editar]

Actualmente hay nueve países que han detonado satisfactoriamente armas nucleares. Cinco de ellos están considerados «Estados nuclearmente armados», un estatus reconocido internacionalmente otorgado por el Tratado de No Proliferación Nuclear (NPT por Non-Proliferation Treaty, en inglés). En orden de adquisición de armas nucleares, éstos son: los Estados Unidos de América, la Federación Rusa (la antigua Unión Soviética), el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte, la República Francesa y la República Popular China.

Otros países han tratado de acceder a este club nuclear en el pasado, o se sospecha que lo han hecho, pero por distintos motivos no lo lograron o desistieron. Entre ellos cabe citar a Arabia Saudita, Argentina, Australia, Brasil, Corea del Sur, Egipto, España, Irán, Irak, Libia, Polonia, Rumania, Sudáfrica, Suecia, Suiza, Taiwán y Yugoslavia. Por el contrario, Bielorrusia, Kazajistán y Ucrania heredaron armas nucleares de la Unión Soviética pero se las devolvieron o revendieron a Rusia, normalmente para su desmantelamiento.

Además, algunos países europeos occidentales, así como Canadá, México, Colombia[13]​ y Japón, podrían disponer eventualmente de una fuerza nuclear si se lo propusieran pero no han manifestado su deseo y voluntad política de hacerlo.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Oosterveld, Willem (20 de diciembre de 2018). Instituto Clingendael, ed. «The Role of Middle Powers in Contemporary Diplomacy» [El papel de las potencias intermedias en la diplomacia contemporánea] (en inglés). Consultado el 6 de julio de 2021. «Tabla 7: Middle Power and Great Power Categories». 
  2. Middle Power Statecraft
  3. Encarta - Las grandes potencias
  4. www.geocities.com
  5. www.informaworld.com
  6. www.ciaonet.org
  7. «Orden hegemónico y jerarquía». TeseoPress. Consultado el 22 de julio de 2021. 
  8. Instituto Español de Estudios Estratégicos, ed. (2011). Las potencias emergentes hoy: Hacia un nuevo orden mundial.. ISBN 978-84-9781-645-8. 
  9. Sierra, Rosana (11 de agosto de 2020). «¿Y si recorremos los siglos XVIII, XIX y XX de la mano de las grandes potencias de la comunidad internacional?». Relacionate y punto. Consultado el 22 de julio de 2021. 
  10. «Hegemonía, multipolaridad y multeralismo». Universidad Nacional Autónoma de México. 2012. Consultado el 22 de julio de 2021. 
  11. Molina, Ezequiel (2008). «Polarización Económica, Instituciones y Conflictos». Corporación de Estudios para Latinoamérica. Consultado el 22 de julio de 2021. 
  12. Fagundes, Paulo (2019). «Eixos do poder mundial no seculo siglo XXI». Austral: Revista Brasileira de Estratégia e Relações Internacionais (en portugués) 8 (15): 9-25. ISSN 2238-6262. Consultado el 22 de julio de 2021. 
  13. «Colombia despierta opiniones encontradas por su alianza con la OTAN». El Economista. 30 de diciembre de 2020. 

Enlaces externos[editar]