Tercera Guerra Mundial

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Tercera Guerra Mundial es la denominación utilizada para aludir a un posible conflicto militar a gran escala posterior al final de la Segunda Guerra Mundial en 1945.[1]​ Algunos autores han asociado este nombre a conflictos como la Guerra Fría,[2]​ la Guerra de Corea,[3]​ la crisis de los misiles en Cuba,[4]​ y la guerra contra el terrorismo.[5][6]​ Desde entonces el concepto tercera guerra mundial se introdujo en la cultura popular difundido por medio de libros, películas y series de televisión.[7][8][9]

Contexto[editar]

Al término de la Segunda Guerra Mundial, el Comité Internacional de la Cruz Roja y la Oficina Internacional de Documentación Médico-Militar solicitaron la destrucción y prohibición de las armas de destrucción masiva, tres años después de que el Congreso Internacional de Microbiología de 1947 declarara su rechazo a las armas biológicas. Pese a los esfuerzos de estas instituciones, sumado a los de la Organización de las Naciones Unidas, ciertos países han mantenido hostilidades entre sí, lo cual ha derivado en el surgimiento de conflictos armados que han llevado a algunos autores y a la prensa a hablar de una probable[cita requerida] «tercera guerra mundial».

Una nube-hongo, de una imagen arquetípica de la 3ª G.M. Esta foto es del bombardeo a Nagasaki al final de la Segunda Guerra Mundial.

A continuación se describen algunos de los conflictos armados más notables desde los años 1950, que han sido asociados con la posibilidad de nueva guerra mundial:

  • Guerra Fría (1945-1989): enfrentamiento político, económico, social y militar entre Estados Unidos y la Unión Soviética que sobrevino al término de la Segunda Guerra Mundial. Algunos escritores comenzaron a describirlo como tercera guerra mundial a mediados de la década de 1970.[2]​ De acuerdo al autor e historiador británico Brian Crozier: «por más de veinticinco años los países de la alianza occidental se han estado preparando contra la horrorosa posibilidad de una guerra nuclear con la Unión Soviética. Esta guerra, a la que los estrategas han llamado...la Tercera Guerra Mundial, nunca llegó, y quizá no lo haga. Mientras tanto, la verdadera Tercera Guerra Mundial, está siendo peleada debajo de nuestras narices, y pocos se han dado cuenta de lo que ocurría [...] es una guerra como ninguna otra, sin hostilidades armadas entre superpotencias o alianzas rivales, donde el combate ocurre principalmente en áreas periféricas, como Corea o Vietnam; una guerra unilateral de expansión y agresión de la Unión Soviética». Pese a lo anterior, en esa época había discrepancias en cuanto a si la Guerra Fría podía ser catalogada como una guerra mundial, pues obedecía a asuntos de «geopolítica y de balance del poder» en vez de ideologías.[10]
  • Guerra de Corea (1950-1953): conflicto entre dos facciones en su afán por apoderarse de la Península de Corea. Una facción comunista apoyada por China y la Unión Soviética, y la otra por la ONU y Estados Unidos. Se creyó que el conflicto escalaría a una gran guerra entre los tres países mencionados. En 1951 Bill Downs, corresponsal de guerra de CBS, reportó que «sí, [la Guerra de] Corea es el comienzo de la III Guerra Mundial. Los brillantes aterrizajes en Incheon y los esfuerzos cooperativos de las fuerzas armadas estadounidenses con los aliados de las Naciones Unidas nos han dado una victoria en Corea. Pero es solo la primera batalla en una gran lucha internacional que ahora está involucrando al Lejano Oriente y al mundo entero».[11]​ Downs insistió en sus alusiones a una guerra mundial en ABC Evening News, mientras daba a conocer el incidente del USS Pueblo en 1968.[3]
  • Guerra del Sinaí (1956): también conocida como la crisis de Suez, fue un conflicto militar entre la alianza conformada por Reino Unido, Francia e Israel contra Egipto ante la nacionalización del canal de Suez. De acuerdo al reporte de la embajada estadounidense: «era evidente que el gobierno británico habría tenido que lidiar con el terrible dilema de (A) retirarse de Egipto sin haber conseguido nada... y sin garantizar la libre operación del Canal o siquiera de mantener una posición para clarificarlo, o (B) renovar hostilidades en Egipto e invadir el Canal completo... y evitar el colapso económico de Europa en los siguientes meses. El riesgo en la mente del Gabinete Británico de aceptar la primera alternativa es que la pérdida de prestigio y la humillación habrían sido tan grandes que el gobierno debía renunciar, mientras que la segunda opción habría de conllevar el peligro de involucrar a los rusos y desatar una Tercera Guerra Mundial».[12]
  • Crisis de los misiles en Cuba (1962): una confrontación de trece días ocasionada por el hallazgo de misiles nucleares soviéticos en Cuba. Este hecho es considerado como el que más cercano ha estado de un enfrentamiento nuclear, que a su vez habría derivado en la tercera guerra mundial. La crisis alcanzó su punto máximo el 27 de octubre, cuando un U-2 fue derribado en Cuba y el gobierno estadounidense comenzó los preparativos para un bombardeo sobre la isla. Ese mismo día, no obstante, el presidente John F. Kennedy rechazó una invasión en Cuba y abandonó los preparativos de bombardeo.[13]​ Para el historiador británico Niall Ferguson, «[esta crisis] mostró lo cerca que estaba la posibilidad de que llegara una Tercera Guerra Mundial para Estados Unidos y la Unión Soviética, a pesar del vasto incremento de su capacidad destructiva».[4]

Difusión en la cultura popular[editar]

La tercera guerra mundial es un concepto que ha sido difundido en la cultura popular desde los años 1940, principalmente a través de libros, películas y programas televisivos que comúnmente la relacionan con una guerra nuclear.[9]​ En 1951 la revista Collier's, publicada en EE.UU., publicó un ejemplar completo que detallaba la cronología ficticia de la nueva guerra mundial, bajo el título «Preview of the War We Do Not Want» —«Vistazo de la guerra que no queremos»—. De acuerdo a la publicación, la guerra habría de comenzar cuando el Ejército Rojo invadía Yugoslavia, un hecho al cual Estados Unidos reacciona con una campaña de bombardeos sobre distintos puntos de la Unión Soviética durante tres meses. Al final, los soviéticos atacan Nueva York, Washington D. C., Filadelfia y Detroit.[15]

La ciencia ficción de los años 1950 se caracterizó por que hablaba de la invasión de la Tierra por alienígenas, y el temor de la población a las armas atómicas representado por monstruos irradiados que atacan y destruyen ciudades enteras.[16]​ Algunas obras de este género son The Day the Earth Stood Still (1951), en donde un platillo volador aterriza en Washington para pedirle a la humanidad que viva en paz o de lo contrario habría de ser destruida; La guerra de los mundos (1953) en donde se aprecia una escena en donde todos los países del mundo se unen para hacer frente a los invasores marcianos;[16]The World, the Flesh and the Devil (1959), en donde un hombre, una mujer y un fanático (el demonio) recorren Nueva York después de su devastación por una guerra nuclear; La hora final (1959), basada en la novela del mismo nombre por Nevil Shute, cuya trama aborda las vivencias de un grupo de ciudadanos de Australia mientras afrontan los efectos radiactivos de una guerra nuclear suscitada en el hemisferio norte; y las novelas Niourk (1957) de Stefan Wul y Alas, Babylon (1959) que describen a Nueva York tras la Tercera Guerra Mundial, y los efectos de una guerra nuclear en un pequeño pueblo de Florida, respectivamente.[17]

Bob Dylan compuso el tema «Talkin’ World War III Blues», incluido en el álbum The Freewheelin' Bob Dylan (1963), sobre un personaje que le explica a un doctor sobre un sueño que tuvo en donde visualizó la Tercera Guerra Mundial, evocando «la paranoía de la Guerra Fría en la que el mundo llega a su fin, y lleva a creer erróneamente al protagonista que él podrá sobrevivir de alguna manera [al conflicto bélico]».[18]​ De igual forma, las películas Dr. Strangelove or: How I Learned to Stop Worrying and Love the Bomb, Punto límite y Siete días de mayo, todas ellas estrenadas en 1964, exponen la amenaza de una guerra nuclear.[19]

Impacto[editar]

El temor de la sociedad estadounidense al estallido de una Tercera Guerra Mundial surgió por el desarrollo de armas nucleares en la Unión Soviética, la Guerra Civil China en 1949 y el comienzo de la Guerra de Corea en 1950. Por esta razón el poeta W. H. Auden catalogó esta época como la «era de la ansiedad».[16]​ En 1954 el entonces director de la Administración Federal de Defensa Civil sugirió una nueva estrategia de defensa nacional en base a las «vulnerabilidades emocionales existentes en la infraestructura de protección civil» al considerar que la sociedad estadounidense era «propensa a la histeria». Entre 1955 y 1959 la Administración llevó a cabo simulaciones anuales de bombardeo en 60 ciudades de Estados Unidos con el propósito de «mejorar el entrenamiento de protección civil al mismo tiempo que se evalúan los planes operativos locales para [medir] la preparación, supervivencia y recuperación frente a un ataque». El historiador Guy Oakes describió estos ejercicios militares como «ensayos anuales para la Tercera Guerra Mundial».[20]

De acuerdo a Elisabeth Lasch-Quinn y Elizabeth Fox-Genovese, en su libro Reconstructing History: The Emergence of a New Historical Society:[21]

El siglo XX cambió la tradicional aceptación occidental de que las guerras sirven para preservar a la familia, el hogar y la cultura. La idea clásica de que una paz prolongada a cualquier costo creaba decadencia, afeminación y una ciudadanía más comercial que espiritual no podía sobrevivir a la terrible realidad de los campos de muerte de Somme y Verdún. Sin embargo, entre la antigüedad clásica y la presente era se encuentran las trincheras de la Primera Guerra Mundial, el bombardeo de la Segunda Guerra Mundial, los campos de exterminio, y la amenaza apocalíptica de la Tercera Guerra Mundial.

En una comparativa entre las políticas internacionales de la era moderna y la de los años 1930, el historiador Harold James consideró que varios conflictos armados contemporáneos han sido a causa de la globalización. En su opinión: «los partidos que están en el centro político están a favor de la apertura, el comercio y la migración [como ocurría en la década de 1930, antes del desarrollo de la Segunda Guerra Mundial] pero son exprimidos tanto por la derecha como por la izquierda», por lo que «[una guerra mundial] es absolutamente una seria amenaza».[22]

Otros autores y/o académicos que han hecho alusión a la guerra mundial son Monty G. Marshall,[23]​ el economista Elido Fazi[24]​ y Rafael Navarro-Valls.[25]

Uso extensivo del término[editar]

Guerra Fría[editar]

En 2004, el comentarista neoconservador Norman Podhoretz propuso que la "Guerra Fría" podría llamarse con justicia la Tercera Guerra Mundial.[26]​ En 2011, en Kudlow and Company de CNBC, el presentador Lawrence Kudlow, discutiendo un libro del ex subsecretario de Defensa Jed Babbin, estuvo de acuerdo con Podhoretz y agregó: "La IV Guerra Mundial es la guerra del terror, y la guerra con China será la V Guerra Mundial.”[27]

World Trade Center, CIudad de Nueva York - vista aérea (Marzo de 2001)

Aun así, la mayoría de los historiadores parecen sostener que la Tercera Guerra Mundial tendría que ser necesariamente una "guerra mundial en la que luchen grandes fuerzas de muchos países" y una guerra que "involucra a la mayoría de las principales naciones del mundo". En su libro Armas secretas de la Guerra Fría, Bill Yenne explica que el enfrentamiento militar que ocurrió entre las dos "superpotencias", a saber, los Estados Unidos y la Unión Soviética, desde la década de 1940 hasta 1991, fue solo la Guerra Fría, que finalmente ayudó a la humanidad para evitar la posibilidad de una confrontación nuclear total, y que ciertamente no fue la Tercera Guerra Mundial en sí misma.[28]

Guerra contra el terrorismo[editar]

La denominada "Guerra contra el terrorismo" que comenzó con los ataques del 11 de septiembre ha sido propuesta por algunos como la Tercera Guerra Mundial[29][30]​ o, a veces, como la IV Guerra Mundial, mientras que otros han menospreciado tales afirmaciones. Si bien existe un acuerdo general entre los historiadores sobre las definiciones y el alcance de las dos primeras guerras mundiales, debido a la inconfundible escala mundial de agresión y autodestrucción de estas dos guerras, algunos han afirmado que en la actualidad una "guerra mundial" podría no requerir de tal nivel de agresión y carnicería a nivel mundial. Sin embargo, tales afirmaciones de un nuevo "umbral inferior de agresión" que ahora podría ser suficiente para calificar una guerra como una "Guerra Mundial" no han obtenido tanta aceptación y apoyo como las definiciones de las dos primeras Guerras Mundiales han recibido entre los historiadores.[31]

Guerra contra ISIS[editar]

El 1 de febrero de 2015, el Primer Ministro iraquí declaró que la Guerra contra ISIS era efectivamente la "Tercera Guerra Mundial", debido a la declaración de ISIS de un Califato mundial, su objetivo de conquistar el mundo y su éxito en la difusión del conflicto a múltiples países fuera de la región del Levante Mediterráneo.[32]

 En respuesta a los ataques de París en noviembre de 2015, el rey de Jordania Abdullah II dijo: "Estamos enfrentando una Tercera Guerra Mundial.”[33]

En su discurso del 12 de enero de 2016, el presidente de los Estados Unidos Barack Obama, advirtió que los informes noticiosos que otorgan al ISIS la supuesta capacidad para fomentar la Tercera Guerra Mundial podrían ser excesivos e irresponsables, afirmando que "Al centrarnos en destruir a ISIS, los principales reclamos de que esto es la Tercera Guerra Mundial solo juegan en sus manos. Las masas de combatientes en las partes traseras de camionetas y las almas retorcidas que traman en apartamentos o garajes, representan un enorme peligro para los civiles y deben ser detenidos.

Regiones donde puede estallar la tercera guerra mundial

Pero no amenazan nuestra existencia nacional”.

Opiniones sobre el posible resultado y la definición de la Tercera Guerra Mundial[editar]

En 1949, después del desencadenamiento del armamento nuclear al final de la Segunda Guerra Mundial, el físico Albert Einstein sugirió que cualquier resultado de una posible Tercera Guerra Mundial sería tan grave como para devolver a la humanidad a la Edad de Piedra. Cuando el periodista Alfred Werner le preguntó qué tipos de armas creía que se podría combatir en la Tercera Guerra Mundial, Einstein advirtió: "No sé con qué armas se combatirá la Tercera Guerra Mundial, pero la IV Guerra Mundial se peleará con palos y piedras".[34]

En múltiples entrevistas grabadas bajo circunstancias algo casuales, comparando las conflagraciones de las Guerras Mundiales I y II con las guerras en curso de baja intensidad del siglo XXI, el Papa Francisco ha dicho: "El mundo está en guerra, porque ha perdido la paz" y " quizás uno puede hablar de una tercera guerra, una luchada poco a poco.”[35][36]

En otras opiniones mundiales, se cree que la Tercera Guerra Mundial pueda estallar a causa de las pruebas atómicas y de misiles de Corea del Norte que tiene descontento a los Estados Unidos, Japón y Corea del Sur y que ha provocado tensiones entre estas últimas tres naciones con el régimen norcoreano.No obstante, el regimen de Kim Jong-un ha amenazado con lanzar ataques nucleares contra los Estados Unidos y sus aliados siendo la Isla de Guam la más citada.[37]

Varios ejercicios militares, desplegamiento de escudos antimisiles, entre otras acciones se han presentado en la frontera de Corea del Norte con Corea del Sur, en Japón y en la península coreana lo que ha provocado numerosos rumores hacerca de una próxima Tercera Guerra Mundial Nuclear.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Sabin, 1986, pp. 1-2
  2. a b Sabin, 1986, pp. 17
  3. a b Downs, Bill (25 de enero de 1968). «The USS Pueblo incident». ABC Evening News with Bob Young (en inglés). ABC Evening News. Consultado el 19 de abril de 2017. 
  4. a b Ferguson, 2011
  5. a b «They called the War on Terror a new world war – and then forgot all about it». The Independent (en inglés). Independent.co.uk. Consultado el 19 de abril de 2017. 
  6. Elorza, Antonio (7 de enero de 2015). «La yihad y la Tercera Guerra Mundial». El Mundo. Consultado el 15 de marzo de 2015. 
  7. Sabin, 1986, p. 2
  8. Sabin, 1986, p. 12
  9. a b Biggs, Lindy and Hansen, James (editors), 2004, Readings in Technology and Civilisation, ISBN 0-7593-3869-8.
  10. Sabin, 1986, pp. 18-19
  11. Downs, Bill (Marzo de 1951). «World War III in Asia?». See Magazine. 
  12. «The 1956 Suez Crisis». Press.umich.edu (en inglés). Press.umich.edu. Consultado el 19 de abril de 2017. 
  13. Rabechault, Mathieu (9 de octubre de 2012). «La crisis de los misiles en Cuba: cuando el mundo contuvo el aliento». El Nuevo Herald. Elnuevoherald.com. Consultado el 19 de abril de 2017. 
  14. McMahon y Zeiler, 2012, p. 522
  15. Oakes, Guy (1994). The Imaginary War: Civil Defense and American Cold War Culture. Oxford University Press US. pp. 56-57. ISBN 0-19-509027-6. 
  16. a b c Worland, Rick, 2006, The Horror Film: An Introduction, Blackwell Publishing, ISBN 1-4051-3902-1.
  17. Horn, Pierre L., 1991, Handbook of French Popular Culture, Greenwood, ISBN 0-313-26121-0, page 236.
  18. Varesi, 2002, p. 28
  19. Martin, Andrew, and Petro, Patrice, 2006, Rethinking Global Security: Media, Popular Culture, and the "War on Terror" Rutgers University Press, ISBN 0-8135-3830-0.
  20. Pfohl, 2006, p. 399
  21. Fox-Genovese y Lasch-Quinn, 1999, p. 191
  22. «World War Three is now a 'serious threat', prominent historian warns». Telegraph.co.uk (en inglés). 17 de febrero de 2017. Consultado el 22 de abril de 2017. 
  23. Marshall, Monty G. Marshall, 1999, Third world war: system, process, and conflict dynamics, Rowman & Littlefield Publishers, ISBN 9780847693474.
  24. Fazi, Elido, Third World War?: A Geopolitical Reading of the Financial Crisis, Fazi Editore, ISBN 9788864116372.
  25. Navarro-Valls, Rafael, 2004, Del Poder Y De La Gloria/ The Power and the Glory, Encuentro, ISBN 9788474907285.
  26.  [1]Norman Podhoretz:World War IV: How It Started, What It Means, and Why We Have to Win
  27. [2]Right-wing media divided: Is U.S. now in World War III, IV, or V? | Media Matters for America. Mediamatters.org (14 July 2006). Retrieved on 26 December 2011.
  28. Yenne, Bill. Secret Weapons of the Cold War. Berkly Book, New York. Published 2005
  29. OMelveny, Sean. [3]"Are We Already Fighting World War III?"
  30. Stromme, Lizzie (20 October 2016). [4]"We're ALREADY at war: WW3 started on 9/11 with Twin Towers terror attack, ex-chief blasts"
  31. [5]Is this really World War IV? Los Angeles Times. By Peter Beinart. Dec. 9, 2007. Downloaded April 21, 2017.
  32.  [6]"Fight against Islamic State is World War 3 – Iraqi foreign minister"
  33. [7]"Jordan's King Abdullah: We are facing a Third World War". Jerusalem Post. November 17, 2015. Retrieved February 17, 2016.
  34. The New Quotable Einstein. By Alice Calaprice (2005), p. 173.
  35. [8]Pope Francis warns on 'piecemeal World War III BBC, Sept. 13, 2014. Downloaded Jan. 15, 2017.
  36. http://www.elmundo.es/sociedad/2016/07/27/5798c315268e3e894d8b466e.html
  37. «Corea del Norte podría iniciar la tercera guerra mundial». Gaceta Mexicana. 2017-08-08. Consultado el 2017-11-12. 

Bibliografía[editar]

  • Real Academia Nacional de Medicina (1956), Solemne Sesión Inaugural Curso 1956. La Guerra Biológica. Sus posibilidades, desarrollo y defensa, Real Academia Nacional de Medicina 
  • Organización de las Naciones Unidas (2009), Anuario de las Naciones Unidas sobre Desarme 2006, United Nations Publications, ISBN 9789213421895 
  • Ferguson, Niall (2011), La guerra del mundo: Los conflictos del siglo XX y el declive de Occidente (1904-1953), Penguin Random House Grupo Editorial España, ISBN 9788499921075 
  • Sabin, Philip A. G. (1986), The Third World War Scare in Britain: A Critical Analysis (en inglés), Springer, ISBN 9781349085217 
  • McMahon, Robert J.; Zeiler, Thomas W. (2012), Guide to U.S. Foreign Policy: A Diplomatic History (en inglés), CQ Press, ISBN 9781452235363 
  • Varesi, Anthony (2002), The Bob Dylan Albums: A Critical Study (en inglés), Guernica Editions, ISBN 9781550711394 
  • Pfohl, Stephen J. (2006), Culture, Power And History: Studies in Critical Sociology (en inglés), BRILL, ISBN 9789004146594 
  • Lasch-Quinn, Elisabeth; Fox-Genovese, Elizabeth (1999), Reconstructing History: The Emergence of a New Historical Society (en inglés), Psychology Press, ISBN 9780415922791