Disolución de la Unión Soviética

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Disolución de la Unión Soviética
1991 coup attempt1.jpg
Tanques en la Plaza Roja durante el intento de golpe de Estado en 1991.
Otros nombres Disolución de la URSS
Suceso Disolución de la Unión Soviética en repúblicas independientes
Ubicación Flag of the Soviet Union.svg Unión Soviética
Fecha 19 de enero de 1990 - 31 de diciembre de 1991
Participantes Repúblicas Socialistas Soviéticas
Repúblicas Autónomas Socialistas Soviéticas
[editar datos en Wikidata]
Bandera oficial de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (1922-1991), también conocida como URSS o Unión Soviética.

La Disolución de la Unión Soviética o la Disolución de la URSS fue la desintegración de las estructuras políticas federales y el gobierno central de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), que culminó en la independencia de las quince Repúblicas de la Unión Soviética entre el 11 de marzo de 1990 y el 25 de diciembre de 1991. El Tratado de Belavezha (en ruso, Беловежские соглашения, en bielorruso, Белавежскія пагадненні, en ucraniano, Біловезькі угоди) fue un acuerdo internacional firmado el 8 de diciembre de 1991 por los presidentes de la RSFS de Rusia, RSS de Ucrania y RSS de Bielorrusia Borís Yeltsin, Leonid Kravchuk y Stanislav Shushkiévich, respectivamente, en la reserva natural de Belavézhskaya Pushcha. La firma del Tratado fue comunicada por teléfono al Presidente de la Unión Soviética Mijaíl Gorbachov por Stanislav Shushkiévich.[1] [2] [3] Estos acuerdos declaran la disolución oficial de la URSS poniendo fin a la vigencia del Tratado de Creación de la URSS y el establecimiento de estados en las antiguas Repúblicas de la Unión Soviética. La disolución del Estado socialista más grande del mundo también marcó el fin de la Guerra Fría.

Con el fin de dejar de lado el estancamiento de la economía soviética, el líder soviético Mijaíl Gorbachov inició un proceso de apertura política (glásnost) y reestructuración económica (perestroika) en el que había sido un Estado totalitario unipartidista. La liberalización llevó al surgimiento de movimientos nacionales y disputas étnicas largamente reprimidos en el interior de diversas repúblicas de la Unión Soviética. Las Revoluciones de 1989 llevaron a la caída de los Estados socialistas aliados a la Unión Soviética, del llamado Bloque del Este, e incrementaron la presión sobre Gorbachov para implementar una mayor democracia y autonomía para las repúblicas constituyentes de la URSS.

Bajo el liderazgo de Gorbachov, el Partido Comunista de la Unión Soviética (PCUS) introdujo elecciones directas, formó una nueva legislatura central y puso fin a la prohibición de partidos políticos. Las legislaturas de las repúblicas soviéticas empezaron a promulgar leyes que disminuyeron el control del gobierno central y ratificaron su soberanía. En 1989 Mijaíl Gorbachov declaró que los países miembros del Pacto de Varsovia podrían  resolver libremente su porvenir.

El 15 de marzo de 1990 Gorbachov es elegido Presidente de la URSS en el III Congreso de los Diputados del Pueblo de la Unión Soviética. Gorbachov propone la firma de un Nuevo Tratado de la Unión para así salvar al país de la crisis. Ucrania y Armenia entre otras repúblicas exigen su independencia, sin embargo el resto de las repúblicas apoyan el Nuevo Tratado de la Unión. El 11 de julio de 1990, durante la celebración del XXVIII Congreso del Partido Comunista de la Unión Soviética, Borís Yeltsin anuncia su baja en el PCUS.[4] En las elecciones presidenciales de junio de 1991 Borís Yeltsin, presentándose como independiente, saldría elegido Presidente de la RSFS de Rusia.

El 12 de junio de 1990, el Congreso de los Diputados del Pueblo de la RSFS de Rusia aprobó la Declaración de Soberanía Estatal de la RSFS de Rusia. El 16 de julio de 1990, la Rada Suprema de la RSS de Ucrania aprobó la Declaración de Soberanía Estatal de Ucrania. En 1991 se reconoció la independencia de Estonia, Letonia y Lituania.

Las crecientes reformas políticas llevaron a un grupo de miembros del gobierno y el Comité de Seguridad del Estado (KGB), encabezado entonces por Vladímir Kryuchkov, intentar un golpe de Estado para derrocar a Gorbachov, el entonces Presidente de la Unión Soviética, y volver a establecer un régimen central autoritario en agosto de 1991. Si bien fue frustrado por las protestas populares recogidas por Borís Yeltsin, el entonces presidente de la República Socialista Federativa Soviética de Rusia (RSFS de Rusia), el intento de golpe aumentó el temor de que las reformas fueran revertidas. La mayoría de repúblicas soviéticas empezó a declarar su independencia absoluta.

El 8 de diciembre de 1991, los presidentes de las repúblicas soviéticas de RSFS de Rusia, RSS de Ucrania y RSS de Bielorrusia se reunieron en secreto firmando el Tratado de Belavezha por el que se disolvía la Unión Soviética y se remplazaba por una forma de unión voluntaria conocida como la Comunidad de Estados Independientes (CEI). Cada vez más impotente frente a los eventos, Gorbachov renunció a su cargo y la Unión Soviética dejó de existir formalmente el 25 de diciembre de 1991.[5] [6] El Soviet Supremo reconocería al día siguiente la extinción de la Unión,[7] disolviéndose y asumiendo Rusia los compromisos y la representación internacional del desaparecido Estado, siendo reconocida como el Estado sucesor de la Unión Soviética en el derecho internacional.[5]

La desintegración de la Unión Soviética está claramente relacionada con el contexto surgido tras el fin de la Guerra Fría y la disolución de otros países del bloque oriental como la disolución de Yugoslavia y la disolución de Checoslovaquia. A diferencia de Checoslovaquia, no fue una disolución totalmente pacífica y prueba de ello es la existencia todavía de conflictos latentes como los de Abjasia, Osetia del Sur, Nagorno Karabaj, Transnistria, Chechenia, o la Crisis en Ucrania de 2013-2015. Pero a diferencia de Yugoslavia, tampoco degeneró en una guerra abierta que en el caso yugoslavo condujo a las Guerras Yugoslavas.

En 1991 la Unión Soviética, que era la superpotencia del bloque socialista, se derrumbó debido a las reformas inaplazables llevadas a cabo por Mijaíl Gorbachov a la vista del colapso económico de la Unión Soviética, a las cuales se oponía la parte más conservadora del Partido Comunista, que era incapaz de recuperar al país de la crisis en la que estaba hundido.

Legado[editar]

Archivo:234 Growth of Russia 1547-1725.png
Expansión territorial de Rusia entre 1547 y 1725

La disolución de la Unión Soviética fue una de las pérdidas territoriales más repentinas y dramáticas que haya acaecido a algún Estado en la historia. Entre 1990 y 1992, el Kremlin perdió el control directo sobre un tercio del territorio soviético (la mayor parte había sido adquirida entre 1547 y 1945) que albergaba alrededor de la mitad de la población soviética al momento de la desintegración.

Vladímir Putin se expresó acerca del desmantelamiento de la URSS de la siguiente manera:

La caída de la Unión Soviética ha sido la mayor catástrofe geopolítica del siglo XX. La epidemia de destrucción se expandió incluso en Rusia. El ahorro de los ciudadanos fue aniquilado y los viejos ideales destruidos.[8] [9] Vladímir Putin

La disolución de la Unión Soviética y la consecuente ruptura de lazos económicos tuvieron como consecuencia una severa crisis económica y una caída catastrófica de los niveles de vida en los años 1990, tanto en las ex repúblicas soviéticas como en todo el Bloque del Este,[10] aun peor que con ocasión de la Gran Depresión.[11] [12] Incluso antes de la crisis financiera rusa de 1998, el producto bruto interno de Rusia era la mitad de lo que había sido a inicios de los años 1990;[12] asimismo, para 2009, algunas poblaciones eran todavía más pobres de lo que fueron en 1989, incluyendo Ucrania, Moldavia, Asia Central y el Cáucaso. Sin embargo, la caída del Estado Socialista más grande del mundo, abriría la puerta a la democracia y la libertad de expresión para que pudieran asentarse en los nuevos estados.

Membresía de las Naciones Unidas[editar]

En una carta fechada el 13 de diciembre de 1992, el presidente de la Federación Rusa, Borís Yeltsin informó al Secretario General de las Naciones Unidas que la membresía de la URSS en el Consejo de Seguridad y todos los demás organismos de la ONU serían continuadas por la Federación Rusa, con el apoyo de los 11 miembros de la Comunidad de Estados Independientes.

Los otros catorce Estados independientes creados a partir de las ex repúblicas soviéticas fueron también admitidos en las Naciones Unidas:

Colapso económico de la URSS[editar]

Contracción de las economías exsocialistas después de 1989.

Durante la última parte de los años 1980 se agudizaron ciertos problemas económicos en la URSS y en un lapso relativamente corto, la economía de la Unión Soviética sufrió drásticos cambios. Tanto en la URSS como en la mayor parte de países independientes, se instauraron políticas de transición al capitalismo relativamente rápida, bajo esas políticas, todos los cuales experimentaron severas contracciones de sus economías.

Este colapso posterior a la disolución de la URSS ha recibido varias interpretaciones. Es cierto que en algunos sectores relacionados con las tecnologías de la información y la comunicación, fuera de aplicaciones militares estaban relativamente poco desarrolladas. Esto afectaba particularmente a las telecomunicaciones y el tratamiento de la información. Muchos países tardarían prácticamente una década en recuperar los niveles previos existentes en los últimos años del régimen socialista.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Entrevista de Mijaíl Gorbachov al periódico LA REPUBBLICA
  2. Entrevista del expresidente de Bielorrusia Stanislav Shushkiévich (en ruso)
  3. Steele, Jonathan. Eternal Russia: Yeltsin, Gorbachev, and the Mirage of Democracy. Harvard University Press, 1998, p. 228. ISBN 978-0-674-26838-8
  4. Borís Yeltsin anuncia su abandono del PCUS (en ruso)
  5. a b Gorbachoy dimite y entrega el 'botón nuclear' El País, 26-12-1991. Accedido el 16-12-2010.
  6. País, Ediciones El (17 de agosto de 2011). «La caída de la URSS». EL PAÍS. Consultado el 11 de diciembre de 2015. 
  7. Penosa autodisolución del Parlamento soviético El País, 27-12-1991. Accedido el 16-12-2010.
  8. «Putin recupera al 'Héroe del Trabajo Socialista'». 10 de diciembre de 2012. 
  9. «Putin: Caída de la URSS fue la catástrofe geopolítica más grande del siglo». Lunes, 25 de abril de 2005, 07:11. 
  10. «Child poverty soars in Eastern Europe». BBC News. 11 de octubre de 2000. Consultado el 16 de octubre de 2011. 
  11. Banco Mundial (enero-febrero de 2002). «What Can Transition Economies Learn from the First Ten Years? A New World Bank Report» (en inglés). 
  12. a b «Who Lost Russia?». The New York Times. 8 de octubre de 2000. Consultado el 16 de octubre de 2011. 

Enlaces externos[editar]