Potencia regional

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
     Potencias regionales en Norte América (Estados Unidos)      Potencias regionales en América Latina (México, Brasil y Argentina)      Potencias regionales en Europa (Francia, Alemania, Italia y el Reino Unido)      Potencias regionales en el Norte de Asia y Este de Europa (Rusia)      Potencias regionales en el sureste europeo (Turquía)      Potencias regionales en el Norte de África (Egipto)      Potencias regionales en África (Nigeria y Sudáfrica)      Potencias regionales en el Medio Oriente (Israel, Iran y Arabia Saudita)      Potencias regionales en el Sudeste Asiático (Indonesia)      Potencias regionales en el Este de Asia (China, Japón y Corea del Sur)      Potencias regionales en el Sur de Asia (India y Pakistan)      Potencias regionales en Oceanía (Australia)

En el ámbito de las relaciones internacionales, una potencia regional es un Estado que posee poder en una región geográfica.[1]​ Estas potencias definen la polaridad de todo complejo de seguridad regional.[2]​ Los Estados que ostentan un poder e influencia por encima del de sus vecinos en una región del mundo poseen hegemonía regional.

Características[editar]

Las potencias regionales definen y conforman la polaridad de una región. Generalmente, las potencias regionales poseen capacidades que son relevantes e importantes en la región pero no poseen capacidades a escala global. Existen diversas definiciones ligeramente diferentes sobre cuales son las características que definen a una potencia regional. El European Consortium for Political Research define a una potencia regional de la siguiente manera: "Un Estado que pertenece a una región geográfica definida, que domina la región desde un punto de vista económico y militar, capaz de ejercer una influencia hegemónica en la región y una influencia considerable a escala mundial, deseoso de hacer uso de los recursos del poder y ser reconocido y hasta ser aceptado como un líder regional por sus vecinos".[3]

El Instituto Alemán de Estudios Globales y Regionales establece que un Estado con poder regional es aquel que satisface los siguientes criterios:

  • es parte de una región definida con una identidad propia
  • proclama que es una potencia regional (imagen propia como potencia regional)
  • ejerce una influencia decisiva en la extensión geográfica de la región como también en cuanto a su construcción ideológica
  • dispone de capacidades comparativamente desarrolladas en cuanto a lo militar, económico, demográfico, política e ideológico
  • se encuentra integrado en la región
  • define en gran medida la agenda de seguridad de la región
  • es considerado una potencia regional por las otras potencias de la región y en otras latitudes, especialmente por otras potencias regionales
  • se encuentra bien conectado con los foros regionales y globales.[1]

Algunos Estados pueden ser considerados tanto una superpotencia o potencia mundial como, al mismo tiempo, una potencia regional. Así mismo algunos otros Estados pueden ser considerados tanto una potencia intermedia como también una potencia regional.[4]

Potencia intermedia[editar]

Potencia intermedia se refiere en geopolítica a los Estados que no son superpotencias o hiperpotencias, pero que tienen una gran, reconocida y significativa influencia internacional. No existe una especificación definitoria de cuáles países son potencias intermedias o semiperifericos.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b Martin Beck (27 de marzo de 2009). «The Concept of Regional Power: The Middle East as a Deviant Case?» (PDF). Archivado desde el original el 27 de marzo de 2009. Consultado el 25 de febrero de 2018. 
  2. Buzan, Barry (2004). The United States and the Great Powers. Cambridge, United Kingdom: Polity Press. p. 71. ISBN 0745633757. 
  3. www.essex.ac.uk (enlace roto disponible en Internet Archive; véase el historial, la primera versión y la última).
  4. «Encyclopædia Britannica: Middle power».