Economía

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Alegoría de la economía, de José Alcoverro (1902-1905), en Madrid.

La economía (del latín oeconomĭa, y este del griego οἰκονομία[1] [oikonomía], de οἶκος [oikos], «casa», y νόμος [nomos], «ley») es la ciencia social que estudia:

A quien estudia y analiza la economía profesionalmente se le conoce como economista.

Entendiendo lo expresado anteriormente se podría definir la economía como la ciencia que estudia «cómo se organiza una sociedad para producir sus medios de existencia que, distribuidos entre sus miembros y consumidos por ellos, permiten que la sociedad pueda producirlos de nuevo y así sucesivamente, proveyendo con ello, de una forma constantemente renovada, la base material para el conjunto de la reproducción de la sociedad en el tiempo».[2]

Más allá del tradicional enfoque en la producción, distribución y consumo en una economía, el análisis económico se ha aplicado a lo largo de la sociedad, como en negocios, finanzas, cuidado de salud, y gobierno. Los análisis económicos se pueden aplicar a asuntos tan diversos como el crimen,[3] educación,[4] la familia, el derecho, la elección pública, la religión,[5] instituciones, guerra,[6] la ciencia,[7] y el medio ambiente.[8] . En el cambio al siglo XXI, el expansivo dominio de la economía en las ciencias sociales se ha descrito como el imperialismo de la economía.[9]

El fin último de la economía es mejorar las condiciones de la vida de las personas en su vida diaria.[10]

Definiciones de Economía[editar]

Antes de definir la economía como ciencia, es necesario mencionar que en la economía hay diferentes puntos de vista, según el enfoque que se adopte. Sin embargo, destacan dos: el enfoque objetivo y el enfoque subjetivo; por lo tanto, sobresalen la definición objetiva y la definición subjetiva, que refieren a dos teorías del valor (objetivo y subjetivo, respectivamente).

Definición objetiva clásica[editar]

Los clásicos no hablaron de economía, sino de economía política, de la misma manera que los mercantilistas trataron de aumentar el fondo de capital productivo de la nación, también con el fin de aumentar la capacidad defensiva de la nación pero, combatiendo las políticas mercantilistas, trataron de lograrlo con un libre intercambio. La riqueza de las naciones (An Inquiry into the Nature and Causes of the Wealth of Nations, en el original en inglés) tiene pocos aspectos originales, pero su visión de conjunto ha influido mucho sobre los economistas posteriores. Wealth en esos tiempos significaba un fondo de capital productivo.[11]

Para un programa de crecimiento, Smith propone, en las primeras frases de su obra mayor:

  • Reducir el trabajo improductivo, o sea el trabajo que no vuelve a ser insumo del próximo ciclo productivo, principalmente el consumo de los terratenientes que viven de rentas. Este concepto Smith lo debe a los fisiócratas con quienes estaba en París.
  • Aumentar los mercados para facilitar una mayor división de trabajo. Este concepto incluye especializaciones, mejoras tecnológicas e inventos. La competencia, es decir, la imitación de tecnologías superiores, hace que la división de trabajo baje los precios, aumente los ingresos reales y el poder de compra que a su vez permite profundizar todavía más la división de trabajo. Respecto al trabajo improductivo, esto es, una mercancía o un servicio que no formara parte del próximo ciclo productivo, la división de trabajo no es importante, ya que el precio menor no es un insumo más barato del ciclo productivo que reduce el nivel general de precios.

Definición objetiva marxista[editar]

La definición clásica de la corriente objetiva marxista es de Friedrich Engels, quien señala: La economía política es la ciencia que estudia las leyes que rigen la producción, la distribución, la circulación y el consumo de los bienes materiales que satisfacen necesidades humanas. Karl Marx a su vez señala que la economía es la ciencia que estudia las relaciones sociales de producción. También se le llama “la ciencia de la recta administración”, opuesta a la crematística. La corriente objetiva marxista se basa en el materialismo histórico, se refiere al concepto del valor-trabajo, por lo que el valor tiene su origen objetivo en la cantidad de trabajo requerido para la obtención de los bienes. Y es histórico porque concibe el capitalismo como una forma u organización social correspondiente a un determinado momento histórico. Esta definición ha engendrado una corriente de pensamiento económico que hoy día se le conoce como la economía política.

Definición subjetiva o marginalista[editar]

La definición clásica de la orientación subjetiva o marginalista es de Lionel Robbins, quien afirma: La economía es la ciencia que se encarga del estudio de la satisfacción de las necesidades humanas mediante bienes que, siendo escasos, tienen usos alternativos entre los cuales hay que optar.[12]

Definición sistémica[editar]

Desde otro punto de vista la economía puede considerarse un ámbito de comunicación bien definido. Esto significa que la economía es el medio de comunicación en el cual se forman los sistemas económicos. En esta perspectiva los sistemas económicos son sistemas sociales en los cuales las comunicaciones que se reproducen son comunicaciones sobre compensaciones o pagos. Aquellas comunicaciones que tienen sentido económico, se reproducen en los sistemas económicos, aquellas que no tienen sentido, se rechazan. Esta visión sociológica de la economía procura comprender la economía como un aspecto integral de la sociedad.

Distinciones importantes en economía[editar]

Economía teórica y empírica[editar]

  • La economía teórica busca crear modelos que expliquen los fenómenos económicos (por ejemplo, el equilibrio general).
  • La economía empírica busca la confirmación o refutación de tales modelos mediante experimentación (poco frecuente en economía, dado que no se puede experimentar con humanos) o acceso a fuentes empíricas (por ejemplo, Historia económica). [13]

Microeconomía y macroeconomía[editar]

La economía para su estudio se divide en dos campos: microeconomía y macroeconomía.

  • La microeconomía se refiere al estudio de las elecciones que hacen individuos, empresas y gobiernos, denominados "agentes económicos"; es decir, su comportamiento ante la escasez. La microeconomía explica cómo se determinan variables como los precios de bienes y servicios, el nivel de salarios, el margen de beneficios y las variaciones de las rentas. Los agentes económicos tomarán decisiones intentando obtener la máxima satisfacción o utilidad posible.
  • La macroeconomía se refiere al estudio del funcionamiento de la economía nacional y global. Analiza las variables agregadas, como el monto total de bienes y servicios producidos, el total de los ingresos, el nivel de empleo, de recursos productivos, la balanza de pagos, el tipo de cambio y el comportamiento general de los precios.

Economía normativa y economía positiva[editar]

En las ciencias se distingue entre el análisis de lo que es y de lo que debiera ser, la economía distingue entre economía positiva que estudia lo que es, en esta rama económica las proposiciones pueden demostrarse erróneas según las observaciones reales. Por el contrario la economía normativa estudia lo que debiera ser, así este enfoque depende de los juicios de valor de las personas.

Economía ortodoxa y heterodoxa[editar]

Objeto de estudio[editar]

El objeto de la economía es estudiar la distribución de los bienes económicos, considerando los procesos de producción, comercialización, distribución y consumo de éstos para satisfacer las necesidades del ser humano. En otras palabras, analiza las decisiones relacionadas entre los recursos de los que se dispone (limitados) y las necesidades que cubren (ilimitadas aunque jerarquizadas), de los individuos reconocidos para tomar dichas decisiones. El objeto de la economía es muy amplio, pues abarca el estudio y análisis de los siguientes hechos:[15]

Multidisciplinariedad de la economía[editar]

La economía se vale de distintas disciplinas para aportar una mayor consistencia lógica y empírica a sus proposiciones, así como para aumentar la capacidad de sus predicciones:

  • La historia, con su respectivo campo de historia económica que estudia cómo los seres humanos han gestionado el cumplimiento de sus necesidades a lo largo de ésta (mediante los denominados sistemas económicos)[17] . Dado que en economía no pueden realizarse experimentos[18] , es una fuente empírica muy importante.
  • La sociología que aplica marcos de referencia, variables y modelos sociológicos asociados con la distribución, producción, y consumo de bienes y servicios. [19]
  • La política que explica las relaciones que intervienen en los procesos económicos.
  • El Derecho como orden jurídico que acota y establece el conjunto de comportamientos económicos permitidos, así como el reconocimiento de los derechos de propiedad, esenciales para la comprensión de la economía moderna.
  • La estadística y las matemáticas para fundamentar ordenada y razonadamente cualquier recolección de datos o crear modelos descriptivos de los sucesos económicos.

Recientemente, investigaciones de disciplinas naturales como la neurociencia (neuroeconomía)[20] o la física (econofísica)[21] están tratando de aplicar los modelos y descripciones provenientes de tales ciencias para la explicación de los diferentes comportamientos económicos.

La economía, es por tanto, un área de estudio tremendamente multidisciplinar que requiere un amplio abanico de conocimientos para su completa dominación.

Críticas[editar]

Criticas generales[editar]

"La ciencia lúgubre" es un nombre alternativo dado a la economía por el historiador de la era victoriana Thomas Carlyle en el siglo XIX. Se dice que Carlyle le dió este nombre como respuesta a los escritos del reverendo Thomas Maltus, quien predijo que la inanición se daría por el crecimiento geométrico de la población frente al aritmético de la comida. A pesar de esto, la frase fué formulada por Carlyle en el contexto de un debate con John Stuart Mill acerca de la esclavitud, en el cual Carlyle argumentó a favor de ésta, y Mill en contra.

Algunos economistas, como John Stuart Mill o Léon Walras, mantienen que la producción de riqueza no debe asociarse con su distribución.[22]

En La Riqueza de las Naciones, Adam Smith señaló muchos problemas que son también sujeto de debate. Smith atacó repetidamente los grupos alineados políticamente que querían influir en los gobiernos a su favor. En los días de Smith, estos grupos eran referidos como "facciones políticas", pero ahora son llamados grupos de "intereses especiales", un término que puede englobar a banqueros internacionales, conglomeraciones corporativas, oligopolios, monopolios, organizaciones de comercio y otros grupos.[23]

La economía per se, como ciencia social, es independiente de la acción política de cualquier gobierno u organización tomadora de decisiones. A pesar de esto, muchos diseñadores de políticas o individuos con una posición alta que pueden inluenciar las vidas de otras personas son conocidos por utilizar arbitrariamente una plétora de conceptos económicos y retórica como vehículos para legitimar agendas políticas y sistemas de valores, sin limitar sus observaciones a asuntos relevantes a su responsabilidad.[24] La cercana relación de la práctica y teoría económica con la política[25] es un foco de contienda que puede ensombrecer o distorsionar los principios menos pretenciosos de la economía, y normalmente se confunden con agendas sociales específicas y sistemas de valores.[26]

No obstante, la economía tiene un rol legítimo a la hora de informar y guiar la política gubernamental. Recordemos que ésta proviene del viejo campo de la economía política. Algunos diarios académicos de economía están realizando mayores esfuerzos para conseguir un consenso en los economistas respecto a ciertas políticas con la esperanza de conseguir un ambiente más informado políticamente. Actualmente, existe un bajo grado de aprobación entre los economistas profesionales respecto a muchas políticas públicas. Asuntos de política que se destacaron en una reciente encuesta de los economistas de la AEA incluyen la restricción al comercio, seguridad social para aquellos que acaban desempleados por la competición internacional, la comida genéticamente modificada, reciclaje, seguro de salud (varias cuestiones), mala práctica médica, barreras a entrar la profesión médica, donaciones de órganos, comida insana, deducciones hipotecarias, impuestos sobre ventas de internet, casinos, y objetivos de inflación.[27]

En Steady State Economics(1977), Herman Daly argumenta que existen inconsistencias lógicas entre el énfasis puesto en el crecimiento económico y la disponibilidad limitada de recursos naturales.[28]

Cuestiones como la independencia del banco central, las políticas de este y la retórica en en los discursos de sus gobernadores, o las premisas de la política macroeconómica[29] monetaria o fiscal del Estado, son focos de are contienda y crítica.[30]

Deirdre McCloskey ha argumentado que muchos estudios empíricos son poco reportados, y ella y Stephen Ziliak argumentan que a pesar de que su crítica ha sido bien recibida, la práctica no ha mejorado.[31] Esta última contienda es controversial.[32]

Un estudio de 2002 del Fondo Monetario Internacional obsevó las "predicciones consensuadas" (predicciones de grandes grupos de economistas) que se hicieron antes de 60 recesiones nacionales diferentes en los años 90: en el 97% de los casos los economistas no fueron capaces de predecir la contracción de un año más tarde. En las raras ocasiones en las que los economistas predijeron las recesiones de forma exitosa, subestimaron significativamente su severidad.[33]

Críticas de los supuestos[editar]

La economía se ha criticado bastante debido a que depende de ciertos supuestos irreales, inverificables, o altamente simplificados, que en algunos casos no hacen más que simplificar las pruebas para la conclusión deseada (no la verdadera). Ejemplos de estas asunciones incluyen la información perfecta, La maximización de beneficios y la teoría de la elección racional.[34] [35] El campo de la economía de la información incluye tanto investigaciones económico matemáticas como de economía conductual, emparentada con los estudios en la psicología del comportamiento.[36]

Sin embargo, economistas prominentes de la corriente principal como Keynes[37] y Joskow han observado que gran parte de la economía es conceptual, más que cuantitativa, y dificil de modelizar y formalizar cuantitativamente. En una discusión acerca de la investigación del oligopolio, Paul Joskow señaló en 1975 que en la práctica, los estudiantes serios de las economías tienden a usar "modelos informales" basados en factores cualitativos específicos de industrias particulares. Joskow tenía un sentimiento fuerte que el importante trabajo en oligopolios estaba hecho a través de observaciones informales mientras que los modelos formales fueron "sacados a relucirex post". Argumentó que los modelos formas eran poco importantes en el trabajo empírico, y el factor fundamental detrás de la teoría de la empresa, el comportamiento, fué negado.[38]

Philip Mirowski observa que:

Los imperativos del programa de investigación ortodoxo de la ciencia económica dejan poco margen de maniobra y para la originalidad. ... Estos mandatoss ... Apropiados como muchas técnicas matemáticas y expresiones metafóricas de la respetable ciencia contemporánea, principalmente física como sea posible. ... Preservan al máximo posible las nociones del siglo XIX del "orden natural" ... Deniega enérgicamente que la teoría neoclásica imita servilmente a la física. ... Ante todo, previene cualquier programa de investigación rival que le invada ... ridiculizando todo intento externo de apropiarse de modelos de física del siglo XX. ... Toda la teorización es [de esta manera] tomada como rehén del concepto del siglo XIX de energía.[39]

En una serie de estudios revisados a pares de revistas y conferencias, y libros publicados a lo largo de varias décadas, John McMurtry[40] ha criticado largamente aquello que denomina "suposiciones sin examinar de la economía, y su consecuente costo para la vida de las personas."[41]

Nassim Nicholas Taleb y Michael Perelman son dos escolares más que han criticado la economía convencional o "mainstream". Taleb se opone a la mayoría de la teorización económica, que desde su punto de vista sufre agudamente del sobreuso de la Teoría Platónica de las Formas, y llama a la cancelación del Premio Nobel de Economía, afirmando que el daño de las teorías económicas puede ser devastador.[42] [43] Michael Perelman provides extensive criticism of economics and its assumptions in all his books (and especially his books published from 2000 to date), papers and interviews.

A pesar de estos problemas, los programas convencionales de graduado en economía se están haciendo más técnicos y matemáticos.[44] [45]

Economía para filósofos[editar]

La economía, para Aristóteles, es la ciencia que se ocupa de la manera en que se administran unos recursos o el empleo de los recursos existentes con el fin de satisfacer las necesidades que tienen las personas y los grupos humanos.

Su objeto de estudio es la actividad humana y, por tanto, es una ciencia social. Las ciencias sociales se diferencian de las ciencias puras o naturales en que sus afirmaciones no pueden refutarse o convalidarse mediante un experimento en laboratorio y, por tanto, usan una diferente modalidad del método científico. De aquí su complejidad y alto nivel de incertidumbre, valiéndose de aproximaciones, o al menos definiendo la tendencia en el comportamiento de las variables económicas. Por otra parte, el sujeto de estudio es altamente dinámico, por lo que es arriesgado aventurarse a predecir sus comportamientos con precisión. Por otra parte, las nociones que derivan de lo que “debe ser” la economía son propias de la economía normativa y, como tales, no pueden probarse.

La ciencia económica está siempre justificada por el deseo humano de satisfacer sus propios fines. Este aspecto de la definición propuesta por Robbins es discutible y probablemente es el que menos se ha desarrollado en toda la historia del análisis económico salvo, acaso, por la Escuela Austríaca y especialmente para la producción de otros bienes y servicios. Este concepto de coste, más allá del puro concepto monetario, es propio de los economistas y se conoce como coste de oportunidad. Para asignar los recursos debe existir un criterio que permita comenzar a realizar las pruebas sociales y económicas.

Principales escuelas del pensamiento económico[editar]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. «economía», Diccionario de la lengua española (vigésima segunda edición), Real Academia Española, 2014.
  2. Arrizabalo, Xabier. «El imperialismo, los límites del capitalismo y la crisis actual como encrucijada histórica». En Economía política de la crisis. Madrid: Editorial Complutense, 2011. Pág. 81.
  3. Friedman, David D. (2002). "Crime," The Concise Encyclopedia of Economics.'.' Retrieved October 21, 2007.
  4. The World Bank (2007). "Economics of Education.". Retrieved October 21, 2007.
  5. Iannaccone, Laurence R. (1998). "Introduction to the Economics of Religion", Journal of Economic Literature, 36(3), pp. 1465–1495.Uso incorrecto de la plantilla enlace roto (enlace roto disponible en Internet Archive; véase el historial y la última versión)..
  6. Nordhaus, William D. (2002). "The Economic Consequences of a War with Iraq", in War with Iraq: Costs, Consequences, and Alternatives, pp. 51–85. American Academy of Arts and Sciences. Cambridge, Massachusetts. Retrieved October 21, 2007.
  7. Arthur M. Diamond, Jr. (2008). "science, economics of", The New Palgrave Dictionary of Economics, 2nd Edition, Basingstoke and New York: Palgrave Macmillan. Pre-publication cached ccpy.]
  8. «Towards a Green Economy: Pathways to Sustainable Development and Poverty Eradication». United Nations Environment Programme. 2011. ISBN 978-92-807-3143-9. Consultado el 2015-05-10. 
  9. Lazear, Edward P. (2000|. "Economic Imperialism", Quarterly Journal Economics, 115(1)|, p. 99–146. Cached copy. Pre-publication copy(larger print.)
       • Becker, Gary S. (1976). The Economic Approach to Human Behavior. Links to arrow-page viewable chapter. University of Chicago Press.
  10. By Paul Samuelson : Economics
  11. Cannan menciona: "the older British economist’s ordinary practice of regarding the wealth of a nation as an accumulated fund"; Cannan, E., 1937, Editor’s Introduction, in: Adam Smith, An Inquiry into the Nature and Causes of the Wealth of Nations, Random House; p. lvii.
  12. Robbins, L., & Villegas, D. C. (1944). Ensayo sobre la naturaleza y significación de la ciencia económica. Fondo de cultura económica.
  13. Jonathan Gruber. 14.01SC Principles of Microeconomics, Fall 2011. (Massachusetts Institute of Technology: MIT OpenCourseWare), http://ocw.mit.edu (Accessed 24 Jul, 2015). License: Creative Commons BY-NC-SA
  14. Davis, John B. (1-1-2008). «Heterodox Economics, the Fragmentation of the Mainstream, and Embedded Individual Analysis». Future Directions in Heterodox Economics: 59. Consultado el 27-07-2015. 
  15. Samuelson, Paul; Nordhaus, William (2001). Macroeconomía (15.ª edición). McGraw-Hill. ISBN 8448106482. 
  16. Mullainathan, S., & Thaler, R. H. (2000). Behavioral economics (No. w7948). National Bureau of Economic Research.
  17. Comín Comín, F. (2011). Historia económica mundial. De los orígenes a la actualidad, Madrid, Alianza editorial.
  18. Mankiw, N. G. (2012). Principios de economía. Cengage Learning Editores.
  19. Smelser, N. J., & Swedberg, R. (Eds.). (2010). The handbook of economic sociology. Princeton university press.
  20. Camerer, C., Loewenstein, G., & Prelec, D. (2005). Neuroeconomics: How neuroscience can inform economics. Journal of economic Literature, 9-64.
  21. Mantegna, R. N., & Stanley, H. E. (1999). Introduction to econophysics: correlations and complexity in finance. Cambridge university press.
  22. The Origin of Economic Ideas, Guy Routh (1989)
  23. See Noam Chomsky (Understanding Power), [1] on Smith's emphasis on class conflict in the Wealth of Nations
  24. Sara Ledwith and Antonella Ciancio, Special Report: Crisis forces "dismal science" to get real, Reuters (July 3, 2012)
  25. Research Paper No. 2006/148 Ethics, Rhetoric and Politics of Post-conflict Reconstruction How Can the Concept of Social ContractHelp Us in Understanding How to Make Peace Work? Sirkku K. Hellsten, pg. 13Uso incorrecto de la plantilla enlace roto (enlace roto disponible en Internet Archive; véase el historial y la última versión).
  26. Dan F. Hahn New York University (2001-09-11). «Political Communication: Rhetoric, Government, and Citizens, second edition, Dan F. Hahn». Stratapub.com. Consultado el 2010-09-10. 
  27. Whaples, Robert. "The Policy Views of American Economic Association Members: The Results of a New Survey". Econ Journal Watch 6(3): 337–348. [2]
  28. Steady-State Economics, por Herman Daly
  29. Johan Scholvinck, Director of the UN Division for Social Policy and Development in New York, Making the Case for the Integration of Social and Economic Policy, The Social Development Review
  30. • Bernd Hayo (Georgetown University & University of Bonn), Do We Really Need Central Bank Independence? A Critical Re- examination, IDEAS at the Department of Economics, College of Liberal Arts and Sciences, University of Connecticut
       • Gabriel Mangano (Centre Walras-Pareto, University of Lausanne BFSH 1, 1015 Lausanne, Switzerland, and London School of Economics), Measuring Central Bank Independence: A Tale of Subjectivity and of Its Consequences, Oxford Economic Papers. 1998; 50: 468–492.
       • Friedrich Heinemann, Does it Pay to Watch Central Bankers' Lips? The Information Content of ECB Wording, IDEAS at the Department of Economics, College of Liberal Arts and Sciences, University of Connecticut
       • Stephen G. Cecchetti, Central Bank Policy Rules: Conceptual Issues and Practical Considerations, IDEAS at the Department of Economics, College of Liberal Arts and Sciences, University of Connecticut
  31. Ziliak, S.T.; McCloskey, D.N. (2004). «Size Matters: The Standard Error of Regressions in the American Economic Review» (PDF). Econ Journal Watch 1 (2): 331–358. Archivado desde el original el 2008-06-25. Consultado el 2008-06-10. 
  32. Sound and Fury: McCloskey and Significance Testing in Economics. Consultado el 2008-06-10. 
  33. "How Accurate Are Private Sector Forecasts? Cross-Country Evidence from Consensus Forecasts of Output Growth", by Prakash Loungani, International Monetary Fund (IMF), December 2002
  34. Rappaport, Steven (1996). "Abstraction and Unrealistic Assumptions in Economics", Journal of Economic Methodology, 3(2), pp. 215–236. Abstract, (1998). Models and Reality in Economics. Edward Elgar, p. 6, ch. 6–8.
  35. Friedman, Milton (1953), "The Methodology of Positive Economics", Essays in Positive Economics, University of Chicago Press, pp. 14–15, 22, 31.
       • Boland, Lawrence A. (2008). "assumptions controversy", The New Palgrave Dictionary of Economics, 2nd Edition Online abstract. Accessed May 30, 2008.
  36. Hodgson, G.M (2007). «Evolutionary and Institutional Economics as the New Mainstream». Evolutionary and Institutional Economics Review 4 (1): 7–25. doi:10.14441/eier.4.7. Consultado el 2010-10-02. Uso incorrecto de la plantilla enlace roto (enlace roto disponible en Internet Archive; véase el historial y la última versión).
  37. Keynes, J. M. (September 1924). «Alfred Marshall 1842–1924». The Economic Journal 34 (135): 311–372. doi:10.2307/2222645. JSTOR 2222645. 
  38. Joskow, Paul (May 1975). «Firm Decision-making Policy and Oligopoly Theory». The American Economic Review 65 (2, Papers and Proceedings of the Eighty–seventh Annual Meeting of the American Economic Association): 270–279, Particularly 271. JSTOR 1818864. 
  39. Philip Mirowski, More Heat Than Light: Economics as Social Physics. New York: Cambridge University Press, 1989, pp. 377–8.
  40. Ver lista parcial partial list of publications, including peer-reviewed papers and books, on John McMurtry's wikipedia page, as well as links to the text of several of his peer-reviewed papers and peer-reviewed secondary references analyzing and discussing his work.
  41. John McMurtry, The Cancer Stage of Capitalism. London, Pluto Books, 1999. The book is a scholarly examination and criticism of economics. The book is available for free download from several sites online, for example here [3]. (In April 2012, the author stated he is working on an updated edition.)
  42. Cox, Adam. "Blame Nobel for crisis, says author of 'Black Swan'", Reuters (2010-09-28).
  43. Taleb, Nassim Nicholas (October 23, 2007). «The pseudo-science hurting markets». 
  44. Johansson D. (2004). «Economics without Entrepreneurship or Institutions: A Vocabulary Analysis of Graduate Textbooks» (PDF). Econ Journal Watch 1 (3): 515–538. Archivado desde el original el 2008-06-25. Consultado el 2008-06-07. 
  45. Sutter, Daniel, and Rex Pjesky (2007). "Where Would Adam Smith Publish Today? The Near Absence of Math-free Research in Top Journals," Econ Journal Watch, 4(2), pp. 230-240. Abstract. Retrieved 2013-04-04.

Enlaces externos[editar]