Sector primario

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Empaquetamiento de heno en Estados Unidos. La agricultura fue uno de los primeros integrantes del sector primario.

El sector primario está formado por las actividades económicas relacionadas con la recolección o extracción y transformación de los recursos naturales con poca o ninguna manipulación. Las principales actividades del sector primario son la agricultura, la ganadería, la silvicultura, la apicultura, la acuicultura, la caza, la pesca y la minería. Usualmente, los productos primarios son utilizados como materia prima en las producciones industriales

Los procesos industriales que se limitan a dar un valor añadido a los recursos naturales, que suelen ser considerados parte del sector primario, especialmente si dicho producto es difícil de ser transportado en condiciones normales a grandes distancias. El dominio del sector primario, tanto si se reduce al sector agrario como si se considera la totalidad de los sectores extractivos, suele ser una característica definitoria de la economía de los países subdesarrollados. No obstante, varios países desarrollados también poseen sectores primarios pujantes, a los que se añade producción de mayor valor agregado.

Historia[editar]

Desde el Paleolítico, el ser humano ha aprovechado los recursos de los bosques (maderas, frutos, plantas...). Estas actividades económicas son las más antiguas.

El descubrimiento de la agricultura dio lugar a la Revolución Neolítica. Los primeros pueblos nómadas de cazadores recolectores aprendieron a cultivar la tierra y cambiaron su modo de vida: se hicieron sedentarios y empezaron a producir sus propios alimentos. Paralelamente al descubrimiento de la agricultura, surgió la ganadería. Las personas comenzaron a domesticar y criar determinadas especies animales. Con la ganadería se obtenían alimentos (carne, leche, huevos, grasa y pieles). También utilizaron animales de tiro para las faenas agrícolas y el transporte.

Excepciones[editar]

La minería y otros sectores extractivos,[1]​ a pesar de ser actividades cuya definición corresponde con la obtención de materias primas, no suelen considerarse como parte del sector primario a efectos de la contabilidad nacional,[2]​ y se engloban con el sector energético y otros sectores industriales con los que comparten características (en cuanto por ejemplo a la industria pesada).

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Identificación del sector primario con el sector extracto en Rouco y Martínez, Economía agraria, EDITUM, 1997, ISBN 8476848587, pg. 49.
  2. Véase por ejemplo, Contabilidad nacional de España (INE), donde se desglosa: Agricultura, Ganadería y pesca, Energía, Industria, Construcción, Servicios.