Economía (ciencia económica)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Ciencia económica»)
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Alegoría de la economía, de José Alcoverro, en el Edificio del Banco Hispano Americano de Madrid.
Símbolo que representa la tendencia de crecimiento comúnmente asociado a la economía.
Icono que muestra billetes y monedas con el símbolo monetario de peso popularmente relacionados con la economía.

La economía (del griego οἶκος [oîkos], "casa" y νέμω [némō], "administrar"; administración de la casa) es la ciencia social que estudia las leyes que rigen la producción, distribución y consumo de bienes y servicios, así como los modelos y sistemas económicos en los que se llevan a cabo las diversas actividades económicas humanas.

Para su estudio, la economía generalmente se divide en dos grandes ramos, por un lado la microeconomía que estudia los comportamientos de los agentes económicos individuales y por otro la macroeconomía que estudia los efectos de todas las interacciones entre agentes individuales como un conjunto global.

Desde su origen, el hombre ha buscado formas de satisfacer sus necesidades, lo cual presenta muchos obstáculos pues la fuente de la mayoría de los bienes son recursos no renovables y perecederos. La combinación de estos factores, la disponibilidad o no de los bienes, las necesidades humanas y su naturaleza social dieron en su momento origen a la economía.

La economía nace de las necesidades siempre crecientes del núcleo principal de la sociedad, que es la familia.[1]​ Tal como el origen etimológico del término "economía" indica, en una casa se deben tomar muchas decisiones entre las cuales debe decidirse qué tareas serán realizadas por cada uno de sus miembros y qué recibirán a cambio. Un ejemplo de la administración natural que se da en una casa es el que, prestando su "mano de obra", cocina o lava la ropa y a manera de pago recibe un postre extra en la cena o decide qué se verá en la televisión. En suma, en una familia se deben distribuir los recursos, que son agotables, entre los diferentes miembros según sus habilidades, esfuerzos y deseos. Al igual que una casa, la sociedad enfrenta numerosas decisiones día a día.

Una sociedad debe encontrar la manera de decidir qué trabajos deben realizarse y quién llevará a cabo estas tareas. Se necesitan personas con diferentes profesiones y oficios que trabajen la tierra, otras que confeccionen ropa, otras que diseñen y construyan edificios, etc. Una vez que se han asignado las diversas tareas a los individuos que las llevarán a cabo (así como la tierra, los edificios y las máquinas), deben designarse, de igual modo, los diferentes bienes y servicios que serán producidos y la manera en la que se realizará la asignación de recursos en la sociedad.

La economía no tiene mucha dificultad ya que es una actividad natural del ser humano que deriva en buena medida de su comportamiento gregario, tal como se aprecia en otros animales que exhiben el mismo tipo de conducta como las hormigas o las abejas que entre sus individuos presentan una división de tareas muy específica, lo cual tiene como único fin asegurar la supervivencia de las complejas colonias que forman en sus hormigueros y colmenas respectivamente. Independientemente de si se hace referencia a la economía de una ciudad, de un país o a la del mundo, la economía es simplemente un grupo de personas interactuando cotidianamente entre sí. El comportamiento de una economía refleja el comportamiento de sus individuos.[2]

La economía como tal existe desde que el hombre tuvo que enfrentar la escasez de recursos y el exceso de demanda, así como la justa y eficaz repartición de los mismos.

La economía como ciencia[editar]

La economía como ciencia es relativamente joven: nació en el siglo XVIII con Adam Smith, quien en su libro La riqueza de las naciones (1776), desarrolló el primer modelo de economía de mercado.

La economía es una ciencia social que estudia el comportamiento y las elecciones del hombre entre bienes alternativos, en un contexto de escasez de recursos. Es decir, la economía estudia el comportamiento del hombre ante la escasez de recursos. Por ello se dice que la actividad económica es humana, y la economía una ciencia social.

La escasez se refiere a la insuficiencia de recursos ante las necesidades siempre crecientes del hombre, y para explicarla se tiene que distinguir entre los tipos de bienes disponibles:

  • Bienes libres: Son aquellos que no escasean, es decir, existen en cantidad ilimitada, no son exclusivos ni tampoco rivales; por lo que su consumo no genera algún problema económico.
  • Bienes económicos: Son aquellos que escasean, o que están disponibles en forma limitada, por lo que al mismo tiempo pueden ser excluyentes y rivales. De acuerdo con las leyes de la oferta y la demanda, el mercado los distribuye de manera eficiente.

Al ser una ciencia social, cuyo objeto de estudio es el comportamiento económico del hombre, la economía se transforma al mismo tiempo que evoluciona el ser humano.

El problema de la economía es resolver y asignar correctamente los recursos. Para ello se deben responder las preguntas qué, cómo, cuándo, dónde y para quién producir.

En el ámbito de las ciencias sociales, la economía es la más cercana a las ciencias exactas ya que en ella se utilizan métodos matemáticos y estadísticos y sus resultados pueden ser predecibles.[3]

Entonces, la economía (como ciencia económica) es la ciencia social que estudia:

Por lo tanto, la economía puede definirse como la ciencia que estudia «cómo se organiza una sociedad para producir sus medios de existencia que, distribuidos entre sus miembros y consumidos por ellos, permiten que la sociedad pueda producirlos de nuevo y así sucesivamente, proveyendo con ello, de una forma constantemente renovada, la base material para el conjunto de la reproducción de la sociedad en el tiempo».[4]

Más allá del enfoque en los procesos económicos (extracción, transformación, producción, distribución y consumo) el análisis económico se ha aplicado a negocios, finanzas, cuidado de la salud y gobierno. También se pueden aplicar a disciplinas tan diversas como el crimen,[5]educación,[6]​ la familia, el derecho, la elección pública, la religión,[7]​ instituciones, guerra,[8]​ la ciencia[9]​ y el medio ambiente.[10]​ En el cambio al siglo XXI, el expansivo dominio de la economía en las ciencias sociales se ha descrito como el imperialismo de la economía.[11]

El fin último de la economía es mejorar las condiciones materiales de vida de las personas.[12]

Definiciones[editar]

En la economía hay diferentes puntos de vista, según el enfoque que se adopte. De ellos, destacan sobre todo dos: el enfoque objetivo y el enfoque subjetivo; por lo tanto, sobresalen la definición objetiva y la definición subjetiva, que refieren a dos teorías del valor (objetivo y subjetivo, respectivamente).

Definición objetiva clásica[editar]

Los clásicos no hablaron de economía, sino de economía política. De la misma manera que los mercantilistas trataron de aumentar el fondo de capital productivo de la nación, también con el fin de aumentar la capacidad defensiva de la nación pero, combatiendo las políticas mercantilistas, trataron de lograrlo con un libre intercambio. La riqueza de las naciones (An Inquiry into the Nature and Causes of the Wealth of Nations, en el original en inglés), escrito por Adam Smith, tiene pocos aspectos originales, pero su visión de conjunto ha influido mucho sobre los economistas posteriores. Wealth en esos tiempos significaba un fondo de capital productivo.[13]

Para un programa de crecimiento, Smith propone, en las primeras frases de su obra mayor:

  • Reducir el trabajo improductivo, o sea el trabajo que no vuelve a ser insumo del próximo ciclo productivo, principalmente el consumo de los terratenientes que viven de rentas. Este concepto Smith lo debe a los fisiócratas con quienes estaba en París.
  • Aumentar los mercados para facilitar una mayor división de trabajo. Este concepto incluye especializaciones, mejoras tecnológicas e inventos. La competencia, es decir, la imitación de tecnologías superiores, hace que la división de trabajo baje los precios, aumente los ingresos reales y el poder de compra que a su vez permite profundizar todavía más la división de trabajo. Respecto al trabajo improductivo, esto es, una mercancía o un servicio que no formará parte del próximo ciclo productivo, la división de trabajo no es importante, ya que el precio menor no es un insumo más barato del ciclo productivo que reduce el nivel general de precios.

Definición objetiva marxista[editar]

La definición clásica de la corriente objetiva marxista es de Friedrich Engels, quien señala: «La economía política es la ciencia que estudia las leyes que rigen la producción, la distribución, la circulación y el consumo de los bienes materiales que satisfacen necesidades humanas». Karl Marx a su vez señala que la economía es «la ciencia que estudia las relaciones sociales de producción». También se le llama “la ciencia de la recta administración”, opuesta a la crematística. La corriente objetiva marxista se basa en el materialismo histórico, se refiere al concepto del valor-trabajo, por lo que el valor tiene su origen objetivo en la cantidad de trabajo requerido para la obtención de los bienes. Y es histórico porque concibe el capitalismo como una forma u organización social correspondiente a un determinado momento histórico. Esta definición ha engendrado una corriente de pensamiento económico que hoy día se le conoce como la economía política.

Definición subjetiva o marginalista[editar]

La definición clásica de la orientación subjetiva o marginalista es de Lionel Robbins, quien afirma: «La economía es la ciencia que se encarga del estudio de la satisfacción de las necesidades humanas mediante bienes que, siendo escasos, tienen usos alternativos entre los cuales hay que optar».[14]

Objeto de estudio[editar]

El objeto de la economía es estudiar la distribución de los bienes económicos, considerando los procesos de producción, comercio, distribución y consumo de estos para satisfacer las necesidades del ser humano. En otras palabras, analiza las decisiones relacionadas entre los recursos de los que se dispone (limitados) y las necesidades que cubren (ilimitadas aunque jerarquizadas), de los individuos reconocidos para tomar dichas decisiones. El objeto de la economía es muy amplio, pues abarca el estudio y análisis de los siguientes hechos:[15]

Conceptos económicos básicos[editar]

  • Beneficio: resultado de la diferencia de gastos e ingresos derivados de una actividad económica, si los gastos son mayores se producirán pérdidas.
  • Bien: un bien es todo aquello que satisface una necesidad y tiene un valor.
  • Servicio: es una prestación destinada a satisfacer una necesidad personal o social pero que no consiste en la producción de un objeto.
  • Coste de la vida e inflación: el coste de la vida es la cuantía de los gastos mínimos indispensables para obtener los bienes y servicios básicos; para calcularlo se suma el valor de un conjunto de productos y con este resultado se define el IPC índice de precios de consumo. La subida de los precios de los productos es lo que llamamos inflación.
  • Inversión y especulación: la inversión es la cantidad de dinero que se destina a iniciar un negocio o a mantenerlo y mejorarlo con el objeto de obtener un beneficio. Cuando se obtiene un rápido beneficio de una operación comercial basado solo en el precio de los bienes se habla de especulación.
  • Mercado: conjunto de consumidores que demandan bienes y servicios al conjunto de los productores que los ofrecen.
  • Producción y productividad: llamamos producción a los bienes y servicios generados por una actividad económica. La relación entre lo producido y los medios empleados determina la productividad. Si se obtiene una elevada productividad utilizando pocos medios, se dice que la producción es alta. Cuando se emplean muchos medios pero la productividad es pequeña, la producción es baja.
  • Producto interior bruto (PIB) y PIB per cápita: el PIB es el valor total de los bienes y servicios producidos en un territorio durante todo un año. El PIB refleja la riqueza o renta generada en ese territorio, pero para conocer cuál es la riqueza o renta media de su población, es decir, PIB per cápita, hay que dividir el PIB del territorio considerado entre el número de sus habitantes. Este no considera la depreciación de los equipos, solo su valor inicial o nuevo, cuando se desea conocer el valor total menos la depreciación, se llama "PIN" Producto interno neto.

Objetivos sociales de la economía[editar]

  • Estabilidad económica: La estabilidad de los precios tiene que ver con evitar la inflación o deflación, ya que estas pueden causar desigualdades en la economía.
  • Pleno empleo: El pleno empleo existe cuando se utilizan completamente los recursos que son escasos de una economía (mano de obra).
  • Crecimiento económico sostenido, sin variaciones drásticas.
  • Equidad económica: Las acciones y políticas económicas se evalúan tomando en cuenta lo que las personas consideran correcto e incorrecto, mediante la distribución conveniente de los recursos económicos, lo que va a permitir que estos recursos fueran combinados en la mejor manera posible para suministrar los bienes y servicios necesarios.
  • Eficiencia económica: La eficiencia económica es el estado en el que un sistema económico logra y utiliza recursos escasos de una manera más productiva, generando mayores o mejores resultados en servicios o bienes, que los previstos, sin que se incremente los costos de producción.  
  • Libertad económica: Se refiere a aspectos como la libertad de los consumidores para decidir cómo gastar su dinero o ahorrarlo y la libertad de los trabajadores para cambiar de empleo.
  • Crecimiento económico: Tiene que ver con el aumento en la producción de bienes y servicios a través del tiempo. Se relaciona con el ritmo de aumento de su población y su productividad. El crecimiento económico se mide según los cambios en el nivel del producto interno bruto real (PIB).
  • Seguridad económica: Protege a los consumidores, productores y propietarios de los recursos de los riesgos que hay en la sociedad. Cada sociedad decide que riesgos son los que necesitan protección y si deben pagarlos los individuos, empresarios o gobierno.
  • Distribución satisfactoria de los ingresos: Se refiere a una distribución acorde a las diferencias en la iniciativa, el esfuerzo y la habilidad. El estado sirve de equilibrio en la redistribución de la riqueza mediante su poder de gasto.[16]

Elementos de estudio de la economía[editar]

1- Factores de producción[editar]

  • Tierra

Tierra, en economía, es el concepto que abarca a todos los recursos naturales cuyo suministro está inherentemente fijado (es decir, no cambia respondiendo a las variaciones de sus precios en el mercado).

En ese conjunto se incluyen las tierras propiamente dichas, definidas por su localización geográfica en la superficie terrestre (concepto que excluye las mejoras debidas a las infraestructuras y el capital natural, que puede ser degradado por las acciones humanas -factores biogeográficos, como el suelo, el clima, la hidrología, etc.-), los depósitos minerales del subsuelo, e incluso las localizaciones en órbita geoestacionaria y una parte del espectro electromagnético.

En economía clásica se considera la tierra como uno de los tres factores de producción, siendo los otros el capital y el trabajo; la remuneración derivada de la propiedad o el control de la tierra (o de los recursos naturales en ella incluidos) se suele denominar renta o renta de la tierra.

La tierra, particularmente los yacimientos mineros y los campos o localizaciones geográficas de especial valor para su uso agrícola (tierras de cultivo), ganadero o forestal (el sector primario que identifica principalmente al paisaje rural); ha sido históricamente la causa de todo tipo de conflictos sociales, políticos y bélicos.
  • Trabajo
Alegoría del trabajo, en el monumento al marqués de Larios (Málaga, España).

El trabajo o labor es la actividad que las personas realizan ya sea como deber o actividad dependiente de la profesión, necesidades y deseos de una comunidad más amplia.[17]​ Alternativamente, el trabajo puede verse como la actividad humana que contribuye (junto con otros factores de producción) hacia los bienes y servicios dentro de una economía.[18]

A lo largo de la historia y coexistiendo entre ellas ha habido muchas formas de organización del trabajo y de la producción como, por ejemplo, el trabajo de casa o desde un establecimiento, desde la esclavitud al pequeño taller artesano, pasando por la servidumbre y la aparcería . Pero desde el siglo XIX y la revolución industrial y sin desaparecer otras formas, el trabajo asalariado es la forma dominante. Actualmente aún coexisten el trabajo asalariado , el trabajo autónomo (profesiones liberales, comerciantes y otros), el trabajo informal o irregular (el cual sigue siendo salario pero sin control del fisco), la servidumbre , así como un nivel de desempleo (personas que buscan y no consiguen empleo).[19]

El salario es el valor del trabajo del pago en el mercado de trabajo, determinado en un contrato de trabajo que puede realizarse en forma individual (contrato individual de trabajo) o colectiva (contrato colectivo de trabajo).

El trabajo está esencialmente relacionado con la construcción y el uso de herramientas, y por lo tanto con la técnica y la tecnología, así como con el diseño de los procesos de trabajo y producción (véase: fordismo, taylorismo, toyotismo).

En economía, el trabajo es en general una medida del esfuerzo real. Según la visión de la economía clásica, es uno de los tres factores de producción, junto con la tierra y el capital. Grandes economistas como Adam Smith, David Ricardo, entre otros, concedieron al trabajo un lugar central en sus teorías. Karl Marx y John Maynard Keynes desarrollaron sus teorías económicas alrededor del trabajo y el empleo. Desde la economía marxista se refiere a la fuerza de trabajo y la teoría del valor-trabajo.
  • Capital

En economía, se entiende por capital un componente material de la producción, básicamente constituido por maquinaria, utillaje o instalaciones, que, en combinación con otros factores, como el trabajo, materias primas y los bienes intermedios, permite crear bienes de consumo.[20][21]​ Según Michael Parkin, el capital son las herramientas, los instrumentos, la maquinaria, los edificios y demás construcciones que se utilizan para producir bienes y servicios.

En sentido contable, se concreta en los bienes y derechos (elementos patrimoniales del activo) menos las deudas y obligaciones (pasivo), de todo lo cual es titular el capitalista. Así se dice que se capitaliza o se amplía capital cuando aumenta su activo o disminuye su pasivo o se incorporan nuevas aportaciones de socios o se reduce el endeudamiento con terceros. Cuando el pasivo es superior al activo se resuelve que la unidad económica está en situación de capital negativo (negative equity, en inglés).

El capital debe distinguirse analíticamente de la empresa en sí y de la gerencia, aunque en muchos casos los papeles sociales de capitalista o empresario y gerente se puedan dar simultáneamente en una misma persona, como suele suceder en las unidades productivas más pequeñas.

Igualmente debe diferenciarse el interés que obtiene el prestamista de la ganancia que se obtiene por una exitosa actividad empresarial en el mercado, así como del salario que se recibe por el trabajo.
  • Organización y empresariedad

Las organizaciones son sistemas administrativos creados para lograr metas u objetivos con el apoyo de las propias personas, o con apoyo del talento humano, los recursos disponibles, entre otras. Son entidades sociales ordenadas donde coexisten e interactúan personas con diversos roles, responsabilidades o cargos que buscan alcanzar un objetivo particular.[22]

Las organizaciones son el objeto de estudio de la ciencia de la Administración, a su vez de otras disciplinas tales como la Comunicación, la Sociología, la Economía y la Psicología.

2- Agentes económicos[editar]

  • Sector privado
Panes en una tienda de Génova. La producción de pan es una actividad típicamente realizada por el sector privado.

El sector privado, que se contrapone al sector público, es aquella parte de la economía que busca el lucro en su actividad y que no está controlada por el Estado.[23]​ Por contraste, las empresas que pertenecen al Estado son parte del sector público. Entonces, el sector privado está compuesto por las empresas que no son del estado y por las familias. Las organizaciones privadas sin ánimo de lucro están incluidas en el sector voluntario o tercer sector.

Las formas jurídicas en que se pueden desarrollar las actividades del sector privado son muy variadas[24]​ y van desde el ejercicio individual por una persona de una actividad empresarial hasta las grandes compañías que cotizan en bolsa y son propiedad de miles de accionistas, pasando por otras formas como la sociedad de responsabilidad limitada, la comunidad de bienes, la unión temporal de empresas (UTE), etc. En cada país la legislación recoge unas formas y les asigna unas determinadas características. Aunque 2 países compartan el mismo idioma y sea válida en ellas la misma forma jurídica, puede adoptar denominaciones oficiales diferentes. Asimismo, hay formas jurídicas que existen en unos países y no en otros. Incluso aunque la misma forma jurídica exista en 2 países distintos con la misma denominación, puede tener en ellos tratamiento y obligaciones diferentes.
  • Sector público

El sector público es el conjunto de organismos administrativos mediante los cuales el Estado cumple, o hace cumplir la política o voluntad expresada en las leyes del país.

Esta clasificación incluye dentro del sector público: El poder legislativo, poder ejecutivo, poder judicial y organismos públicos autónomos, instituciones, empresas y personas que realizan alguna actividad económica en nombre del Estado y que se encuentran representadas por el mismo, es decir, que abarca todas aquellas actividades que el Estado (Administración local y central) poseen o controlan.

3- Sectores de producción o actividad[editar]

  • Sector primario
Empaquetamiento de heno en Estados Unidos. La agricultura fue uno de los primeros integrantes del sector primario.

El sector primario está formado por las actividades económicas relacionadas con la recolección o extracción y la transformación de los recursos naturales con poca o ninguna manipulación. Las principales actividades del sector primario son el sector agropecuario (agricultura y ganadería), la silvicultura (explotación forestal), la apicultura, la acuicultura, la pesca, y la caza. Usualmente, los productos primarios son utilizados como materia prima en las producciones industriales.

Los procesos industriales que se limitan a dar un valor añadido a los recursos naturales, que suelen ser considerados parte del sector primario, especialmente si dicho producto es difícil de ser transportado en condiciones normales a grandes distancias.

El dominio del sector primario, tanto si se reduce al sector agrario como si se considera la totalidad de los sectores extractivos, suele ser una característica definitoria de la economía de los países subdesarrollados. No obstante, varios países desarrollados también poseen sectores primarios pujantes, a los que se añade producción de mayor valor agregado.
  • Sector secundario
Cadena de montaje de Ford en Ontario, Canadá. La industria de automoción es una de las más lujosas representantes del sector secundario.
El sector secundario es el sector de la industria que transforma la materia prima, extraída o producida por el sector primario, en productos de consumo,[25]​ o en bienes de equipo. Es decir: mientras que el sector primario se limita a obtener de manera directa los recursos de la naturaleza, el sector secundario ejecuta procedimientos industriales para transformar dichos recursos.
  • Sector terciario
Interior de una tienda de Zara. El comercio minorista es uno de los más cercanos representantes del sector terciario.

El sector servicios o sector terciario es el sector económico que engloba las actividades relacionadas con los servicios no productores o transformadores de bienes materiales. Generan servicios que se ofrecen para satisfacer las necesidades de cualquier población en el mundo.

Incluye subsectores como comercio, comunicaciones, centro de llamadas, finanzas, turismo, hostelería, ocio, cultura, espectáculos, la administración pública y los denominados servicios públicos, los presta el Estado o la iniciativa privada (sanidad, educación, atención a la dependencia), entre otros.

Dirige, organiza y facilita la actividad productiva de los otros sectores (sector primario y sector secundario). Aunque se le considera un sector de la producción, propiamente su papel principal se encuentra en los dos pasos siguientes de la actividad económica: la distribución y el consumo.

El predominio del sector terciario frente a los otros dos en las economías más desarrolladas permite hablar del proceso de terciarización. El Premio del Banco de Suecia en Ciencias Económicas en memoria de Alfred Nobel, Paul Krugman argumenta que la menor productividad del sector servicios y la dificultad para mejorar su productividad es el principal factor del estancamiento de los niveles de vida en muchos países.[26]
  • Sector cuaternario
La investigadora biotecnológica Laufey Hrólfsdóttir. Las empresas biotecnológicas son algunas de las primeras integrantes del sector cuaternario.
El sector cuaternario es una parte de la economía cuya característica es estar basado en el conocimiento y tener servicios imposibles de mecanizar, tales como la generación e intercambio de información, tecnología, consultoría, educación, investigación y desarrollo, planificación financiera entre otros servicios o actividades principalmente intelectuales.[27][28]​ El término se ha utilizado asimismo para describir a los medios de comunicación, la cultura y el gobierno:[29]​ puede ser clave en el desarrollo de una mejor juventud ya que incluye también la educación.

En el sector cuaternario, las empresas invierten para asegurar una mayor expansión, lo que se ve como un medio de generar mayores márgenes o rentabilidad de las inversiones. La investigación se dirige hacia la reducción de costes, aprovechamiento de los mercados, la producción de ideas innovadoras, nuevos métodos de producción y métodos de fabricación, entre otros. Para muchos sectores, como la industria farmacéutica, dicho sector es el de más alto valor añadido, ya que crea futuros productos de la marca de los que se beneficiará en un futuro la empresa.

El sector cuaternario incluye las actividades vinculadas al desarrollo y la investigación de nuevas tecnologías. Estas tecnologías de punta se aplican a todos los sectores de la economía y llevan la delantera en la investigación científico-tecnológica; son, por ejemplo, la microelectrónica, la informática, la robótica, la industria aeroespacial, las telecomunicaciones y la biotecnología. Este sector requiere de importantes inversiones en capital humano para cubrir los sueldos y los honorarios de los empleados, que tienen una alta capacitación..

Ramas en que se puede dividir la economía[editar]

Economía teórica y empírica[editar]

  • La economía teórica busca crear modelos que expliquen los fenómenos económicos (por ejemplo, el equilibrio general).
  • La economía empírica busca la confirmación o refutación de tales modelos mediante experimentación o acceso a fuentes empíricas (por ejemplo, Historia económica). [30]

Microeconomía y macroeconomía[editar]

La economía para su estudio se divide en dos campos: microeconomía y macroeconomía.

  • La microeconomía se refiere al estudio de las elecciones que hacen individuos, empresas y gobiernos, denominados "agentes económicos"; es decir, su comportamiento ante la escasez. La microeconomía explica cómo se determinan variables como los precios de bienes y servicios, el nivel de salarios, el margen de beneficios y las variaciones de las rentas. Los agentes económicos tomarán decisiones intentando obtener la máxima satisfacción o utilidad posible.
  • La macroeconomía se refiere al estudio del funcionamiento de la economía nacional y global. Analiza las variables agregadas, como el monto total de bienes y servicios producidos, el total de los ingresos, el nivel de empleo, de recursos productivos, la balanza de pagos, el tipo de cambio y el comportamiento general de los precios.
  • Recientemente se han añadido los campos de la mesoeconomía y la metaeconomía.[31]​ Sin embargo, no están plenamente consolidados como los dos anteriores.

Economía normativa y economía positiva[editar]

En las ciencias se distingue entre el análisis de lo que es y de lo que debiera ser, la economía distingue entre economía positiva que estudia lo que es (desde un punto de vista objetivo), en esta rama económica las proposiciones pueden demostrarse erróneas según las observaciones reales. Por el contrario la economía normativa estudia lo que debiera ser (desde un punto de vista subjetivo), así este enfoque depende de los juicios de valor de las personas.

Economía ortodoxa y heterodoxa[editar]

Economía política y economía de empresa[editar]

Multidisciplinariedad de la economía[editar]

En la teoría neoclásica se tiene la concepción de lo económico como un sistema cerrado y autónomo en el que los otros subsistemas (político, tecnológico, social, ecológico, ...) entran como restricciones del sistema autónomo. No obstante, aunque ha habido resistencia a la introducción de factores además del mercado en los modelos teóricos, su influencia ha sido inevitable.

Actualmente la economía se vale de distintas disciplinas para aportar una mayor consistencia lógica y empírica a sus proposiciones, así como para aumentar la capacidad de sus predicciones:

  • La historia, con su respectivo campo de historia económica que estudia cómo los seres humanos han gestionado el cumplimiento de sus necesidades a lo largo de esta (mediante los denominados sistemas económicos).[36]​ Dado que en economía no pueden realizarse experimentos,[37]​ es una fuente empírica muy importante.
  • La sociología que aplica marcos de referencia, variables y modelos sociológicos asociados con la distribución, producción, y consumo de bienes y servicios. [38]
  • La Ciencia política que explica las relaciones de poder que intervienen en los procesos económicos.
  • El Derecho como orden jurídico que acota y establece el conjunto de comportamientos económicos permitidos, así como el reconocimiento de los derechos de propiedad, esenciales para la comprensión de la economía moderna.
  • La estadística y las matemáticas para fundamentar ordenada y razonadamente cualquier recolección de datos o crear modelos descriptivos de los sucesos económicos.
  • Las ciencias computacionales aplicadas, que aportan modernas metodologías y potentes herramientas para la simulación computacional de hipótesis, así como para la modelado, gestión y análisis de grandes cantidades de datos económicos. Al respecto, la economía computacional y la economía artificial son un claro ejemplo.
  • Economía y administración. Dichas ciencias están relacionadas debido a que ambas estudian las variables siguientes: demanda, oferta y mercados, costos e ingresos, utilidades, aspectos financieros, entre otros.

Recientemente, investigaciones de disciplinas naturales como la neurociencia (neuroeconomía)[39]​ o la física (econofísica)[40]​ están tratando de aplicar los modelos y descripciones provenientes de tales ciencias para la explicación de los diferentes comportamientos económicos. La economía, es por tanto, un área de estudio tremendamente multidisciplinar que requiere un amplio abanico de conocimientos para su completa comprensión.

Historia[editar]

La riqueza de las naciones se considera el primer libro moderno de economía
La historia del pensamiento económico es la rama de la economía que estudia la historia de los esfuerzos intelectuales por entender y explicar los fenómenos comunes de la naturaleza. Es decir, que es la disciplina que trata el proceso cronológico del nacimiento, desarrollo y cambio de las diferentes ideas y distintas economías en diferentes sociedades, mostrando la contribución del pensamiento económico dominante a la economía moderna.

Los autores clásicos hablaban de Political Economy (Economía Política), no de Economics. Con el paso de los años, el uso del vocablo Economics se hizo cada vez mayor porque los economistas querían constituir una “ciencia auténtica” como la Física (Physics) o las Matemáticas (Mathematics). Nótese el sufijo de estas palabras en inglés.

La razón de remontarnos a estos cambios en las palabras, es porque la Economía al intentar hacer ciencia pura como la Física, tomó nociones de ella: las partículas (agentes económicos), el principio de optimización (maximización de la utilidad y minimización de costos) y la convergencia al equilibrio (cuando las partículas se estabilizan en torno a unos precios).

La metodología de investigación en Economía inicialmente consiste en estudiar el sistema “sin fricciones”, para después incorporarlas.

Críticas[editar]

Críticas generales[editar]

"Ciencia lúgubre" es el apelativo que le fue dado a la economía por el historiador de la era victoriana Thomas Carlyle en el siglo XIX. Se dice que Carlyle le dio este nombre como respuesta a los escritos del reverendo Thomas Maltus, quien predijo que la catástrofe maltusiana en la que se predecía la inanición de gran parte de la humanidad por el crecimiento geométrico de la población frente al aritmético de la comida. A pesar de esto, la frase fue formulada por Carlyle en el contexto de un debate con John Stuart Mill acerca de la esclavitud, en el cual Carlyle argumentó a favor de esta, y Mill en contra.

Algunos economistas, como John Stuart Mill o Léon Walras, mantienen que la producción de riqueza no debe asociarse con su distribución.[41]

En La Riqueza de las Naciones, Adam Smith señaló muchos problemas que son también sujeto de debate. Smith atacó repetidamente los grupos alineados políticamente que querían influir en los gobiernos a su favor. En los días de Smith, estos grupos eran referidos como "facciones políticas", pero ahora son llamados grupos de "intereses especiales", un término que puede englobar a banqueros internacionales, conglomeraciones corporativas, oligopolios, monopolios, organizaciones de comercio y otros grupos.[42]

La economía, como ciencia social, es independiente de la acción política de cualquier gobierno u organización tomadora de decisiones. A pesar de esto, muchos diseñadores de políticas o individuos con una posición alta que pueden influenciar las vidas de otras personas son conocidos por utilizar arbitrariamente una plétora de conceptos económicos y retórica como vehículos para legitimar agendas políticas y sistemas de valores, sin limitar sus observaciones a asuntos relevantes a su responsabilidad.[43]​ La cercana relación de la práctica y teoría económica con la política[44]​ es un foco de contienda que puede ensombrecer o distorsionar los principios menos pretenciosos de la economía, y normalmente se confunden con agendas sociales específicas y sistemas de valores.[45]

No obstante, la economía tiene un rol legítimo a la hora de informar y guiar la política gubernamental. Recordemos que esta proviene del viejo campo de la economía política. Algunos diarios académicos de economía están realizando mayores esfuerzos para conseguir un consenso en los economistas respecto a ciertas políticas con la esperanza de conseguir un ambiente más informado políticamente. Actualmente, existe un bajo grado de aprobación entre los economistas profesionales respecto a muchas políticas públicas. Asuntos de política que se destacaron en una reciente encuesta de los economistas de la AEA incluyen la restricción al comercio, seguridad social para aquellos que acaban desempleados por la competición internacional, la comida genéticamente modificada, reciclaje, seguro de salud (varias cuestiones), mala práctica médica, barreras a entrar la profesión médica, donaciones de órganos, comida insana, deducciones hipotecarias, impuestos sobre ventas de internet, casinos, y objetivos de inflación.[46]

En Steady State Economics (1977), Herman Daly argumenta que existen inconsistencias lógicas entre el énfasis puesto en el crecimiento económico y la disponibilidad limitada de recursos naturales.[47]

Cuestiones como la independencia del banco central, las políticas de este y la retórica en los discursos de sus gobernadores, o las premisas de la política macroeconómica[48]​ monetaria o fiscal del Estado, son focos de are contienda y crítica.[49]

Deirdre McCloskey ha argumentado que muchos estudios empíricos son poco reportados, y ella y Stephen Ziliak argumentan que a pesar de que su crítica ha sido bien recibida, la práctica no ha mejorado.[50]​ Esta última contienda es controversial.[51]

Un estudio de 2002 del Fondo Monetario Internacional obsevó las "predicciones consensuadas" (predicciones de grandes grupos de economistas) que se hicieron antes de 60 recesiones nacionales diferentes en los años 1990: en el 97% de los casos los economistas no fueron capaces de predecir la contracción de un año más tarde. En las raras ocasiones en las que los economistas predijeron las recesiones de forma exitosa, subestimaron significativamente su severidad.[52]

Críticas de los supuestos[editar]

La economía neoclásica se ha criticado bastante debido a que depende de ciertos supuestos irreales, inverificables, o altamente simplificados, que en algunos casos no hacen más que simplificar las pruebas para la conclusión deseada (no la verdadera). Ejemplos de estas asunciones incluyen la información perfecta, La maximización de beneficios y la teoría de la elección racional.[53][54]​ El campo de la economía de la información incluye tanto investigaciones económico matemáticas como de economía conductual, emparentada con los estudios en la psicología del comportamiento.[55]

Sin embargo, economistas prominentes de la corriente principal como Keynes[56]​ y Joskow han observado que gran parte de la economía es conceptual, más que cuantitativa, y difícil de modelizar y formalizar cuantitativamente. En una discusión acerca de la investigación del oligopolio, Paul Joskow señaló en 1975 que en la práctica los estudiantes serios de las economías tienden a usar "modelos informales" basados en factores cualitativos específicos de industrias particulares. Joskow tenía un sentimiento fuerte que el importante trabajo en oligopolios estaba hecho a través de observaciones informales mientras que los modelos formales fueron "sacados a relucirex post". Argumentó que los modelos formas eran poco importantes en el trabajo empírico, y el factor fundamental detrás de la teoría de la empresa, el comportamiento, fue negado.[57]

Philip Mirowski observa que:

Los imperativos del programa de investigación ortodoxo de la ciencia económica dejan poco margen de maniobra y para la originalidad. ... Estos mandatoss ... Apropiados como muchas técnicas matemáticas y expresiones metafóricas de la respetable ciencia contemporánea, principalmente física como sea posible. ... Preservan al máximo posible las nociones del siglo XIX del "orden natural" ... Deniega enérgicamente que la teoría neoclásica imita servilmente a la física. ... Ante todo, previene cualquier programa de investigación rival que le invada ... ridiculizando todo intento externo de apropiarse de modelos de física del siglo XX. ... Toda la teorización es [de esta manera] tomada como rehén del concepto del siglo XIX de energía.[58]

En una serie de estudios revisados en revistas y conferencias, y libros publicados a lo largo de varias décadas, John McMurtry[59]​ ha criticado largamente aquello que denomina "suposiciones sin examinar de la economía, y su consecuente costo para la vida de las personas."[60]

Nassim Nicholas Taleb y Michael Perelman son dos escolares más que han criticado la economía convencional o "mainstream". Taleb se opone a la mayoría de la teorización económica, que desde su punto de vista sufre agudamente del sobreuso de la Teoría Platónica de las Formas, y llama a la cancelación del Premio Nobel de Economía, afirmando que el daño de las teorías económicas puede ser devastador.[61][62]​ Michael Perelman ha aportado una gran cantidad de críticas a la economía neoclásica y sus asunciones en sus libros (y especialmente en sus libros escritos a partir de 2000), además de en artículos y entrevistas.

A pesar de estos problemas, los programas convencionales de graduado en economía se están haciendo más técnicos y matemáticos.[63][64]

Economía para filósofos[editar]

La economía, para Aristóteles, es la ciencia que se ocupa de la manera en que se administran unos recursos o el empleo de los recursos existentes con el fin de satisfacer las necesidades que tienen las personas y los grupos humanos.

Su objeto de estudio es la actividad humana y, por tanto, es una ciencia social. Las ciencias sociales se diferencian de las ciencias puras o naturales en que sus afirmaciones no pueden refutarse o convalidarse mediante un experimento en laboratorio y, por tanto, usan una diferente modalidad del método científico. De aquí su complejidad y alto nivel de incertidumbre, valiéndose de aproximaciones, o al menos definiendo la tendencia en el comportamiento de las variables económicas. Por otra parte, el sujeto de estudio es altamente dinámico, por lo que es arriesgado aventurarse a predecir sus comportamientos con precisión. Por otra parte, las nociones que derivan de lo que “debe ser” la economía son propias de la economía normativa y, como tales, no pueden probarse.

La ciencia económica está siempre justificada por el deseo humano de satisfacer sus propios fines. Este aspecto de la definición propuesta por Robbins es discutible y probablemente es el que menos se ha desarrollado en toda la historia del análisis económico salvo, acaso, por la Escuela Austríaca y especialmente para la producción de otros bienes y servicios. Este concepto de coste, más allá del puro concepto monetario, es propio de los economistas y se conoce como coste de oportunidad. Para asignar los recursos debe existir un criterio que permita comenzar a realizar las pruebas sociales y económicas.

Principales escuelas del pensamiento económico[editar]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Introducción a la economía. GRAUERUSSEK ANA LUISA. PEARSON EDUCACIÓN . México, 2014. p. 6.
  2. Principios de economía. N. Gregory Mankiw. Cengage Learning Editores. Sexta edición, 2012. México. p. 3-4.
  3. Introducción a la economía. GRAUERUSSEK ANA LUISA. PEARSON EDUCACIÓN . México, 2014. p. 7-9.
  4. Arrizabalo, Xabier. «El imperialismo, los límites del capitalismo y la crisis actual como encrucijada histórica». En Economía política de la crisis. Madrid: Editorial Complutense, 2011. Pág. 81.
  5. Friedman, David D. (2002). "Crime," The Concise Encyclopedia of Economics.'.' Retrieved October 21, 2007.
  6. The World Bank (2007). "Economics of Education.". Retrieved October 21, 2007.
  7. Iannaccone, Laurence R. (1998). "Introduction to the Economics of Religion", Journal of Economic Literature, 36(3), pp. 1465-1495. Archivado el 15 de julio de 2011 en Wayback Machine..
  8. Nordhaus, William D. (2002). "The Economic Consequences of a War with Iraq", in War with Iraq: Costs, Consequences, and Alternatives, pp. 51-5. American Academy of Arts and Sciences. Cambridge, Massachusetts. Retrieved October 21, 2007.
  9. Arthur M. Diamond, Jr. (2008). "science, economics of", The New Palgrave Dictionary of Economics, 2nd Edition, Basingstoke and New York: Palgrave Macmillan. Pre-publication cached ccpy.]
  10. «Towards a Green Economy: Pathways to Sustainable Development and Poverty Eradication». United Nations Environment Programme. 2011. ISBN 978-92-807-3143-9. Archivado desde el original el 13 de marzo de 2014. Consultado el 10 de mayo de 2015. 
  11. Lazear, Edward P. (2000|. "Economic Imperialism", Quarterly Journal Economics, 115(1)|, p. 99-146. Cached copy. Pre-publication copy(larger print.)
       • Becker, Gary S. (1976). The Economic Approach to Human Behavior. Links to arrow-page viewable chapter. University of Chicago Press.
  12. By Paul Samuelson : Economics
  13. Cannan menciona: "the older British economist’s ordinary practice of regarding the wealth of a nation as an accumulated fund"; Cannan, E., 1937, Editor’s Introduction, in: Adam Smith, An Inquiry into the Nature and Causes of the Wealth of Nations, Random House; p. lvii.
  14. Robbins, L., & Villegas, D. C. (1944). Ensayo sobre la naturaleza y significación de la ciencia económica. Fondo de Cultura Económica.
  15. Samuelson, Paul; Nordhaus, William (2001). Macroeconomía (15.ª edición). McGraw-Hill. ISBN 8448106482. 
  16. Martínez Torres, Omar Alejandro (2016). Análisis económico. Zapopan, Jalisco: Editorial Astra. p.; 47 - 49
  17. «Definition of WORK». www.merriam-webster.com (en inglés). Consultado el 20 de julio de 2020. 
  18. «Definition of LABOR». www.merriam-webster.com (en inglés). Consultado el 20 de julio de 2020. 
  19. Lopez Puerto, José. «Solicitud de empleo». Consultado el 15 de marzo de 2022. 
  20. Real Academia Española y Asociación de Academias de la Lengua Española. «capital». Diccionario de la lengua española (23.ª edición). Consultado el 24 de febrero de 2019. 
  21. Viktor O. Ledenyov; Dimitri O. Ledenyov (2017). Investment in capital markets. Saarbrucken, Germany: LAP LAMBERT Academic Publishing. ISBN 978-3-330-05708-1. 
  22. Paula Nicole Roldán. «Organización - Qué es, definición y concepto». Economipedia. Consultado el 25 de octubre de 2021. 
  23. Enciclopedia Financiera (ed.). «Sector Privado». 
  24. «Elección de la forma jurídica». 
  25. Pellicer Armiñana, Teresa (2004). El sector de la construcción. Universidad de Valencia. p. 67. 
  26. P. Krugman (1997), "La competitividad: una obsesión preligrosa" en El internacionalismo «moderno», p. 26.
  27. Tor Selstad (1967). «The rise of the quaternary sector. The regional dimension of knowledge-based services in Norway, 1970-1985» (en inglés). informaworld. «... k of industry that involves the intellectual services. That is research, development, and information. » 
  28. «What are some example of jobs in the Quaternary Industry?» (en inglés). Yahoo! Answers. 17 de junio de 2010. Archivado desde el original el 17 de octubre de 2012. Consultado el 30 de marzo de 2013. 
  29. «ICTs, industry and the new teacher model» (en inglés). Asian Correspondent. 17 de junio de 2010. Archivado desde el original el 30 de julio de 2012. Consultado el 30 de marzo de 2013. 
  30. Jonathan Gruber. 14.01SC Principles of Microeconomics, Fall 2011. (Massachusetts Institute of Technology: MIT OpenCourseWare), http://ocw.mit.edu (Accessed 24 Jul, 2015). License: Creative Commons BY-NC-SA
  31. «The new economics: Meso and Meta». World Economic Forum. Consultado el 18 de diciembre de 2019. 
  32. Davis, John B. (1 de enero de 2008). «Heterodox Economics, the Fragmentation of the Mainstream, and Embedded Individual Analysis». Future Directions in Heterodox Economics: 59. Consultado el 27 de julio de 2015. 
  33. Bladen, Vincent Wheeler (1974). From Adam Smith to Maynard Keynes : the heritage of political economy. University of Toronto Press. ISBN 0-8020-2136-0. OCLC 1111242.
  34. Economía de empresa. Michael. R. Baye. 5° edición. McGraw-Hill. España, 2006. p. .3.
  35. Mullainathan, S., & Thaler, R. H. (2000). Behavioral economics (No. w7948). National Bureau of Economic Research.
  36. Comín Comín, F. (2011). Historia económica mundial. De los orígenes a la actualidad, Madrid, Alianza editorial.
  37. Mankiw, N. G. (2012). Principios de economía. Cengage Learning Editores.
  38. Smelser, N. J., & Swedberg, R. (Eds.). (2010). The handbook of economic sociology Archivado el 18 de febrero de 2015 en Wayback Machine.. Princeton University Press.
  39. Camerer, C., Loewenstein, G., & Prelec, D. (2005). «Neuroeconomics: How neuroscience can inform economics.» Journal of Economic Literature, 9-64.
  40. Mantegna, R. N., & Stanley, H. E. (1999). Introduction to econophysics: correlations and complexity in finance. Cambridge University Press.
  41. Routh, Guy (1989). The Origin of Economic Ideas.
  42. See Noam Chomsky (Understanding Power), [1] on Smith's emphasis on class conflict in the Wealth of Nations
  43. Sara Ledwith and Antonella Ciancio, Special Report: Crisis forces "dismal science" to get real Archivado el 26 de abril de 2013 en Wayback Machine., Reuters (July 3, 2012).
  44. Research Paper No. 2006/148 Ethics, Rhetoric and Politics of Post-conflict Reconstruction How Can the Concept of Social ContractHelp Us in Understanding How to Make Peace Work? Sirkku K. Hellsten, pg. 13 Archivado el 31 de diciembre de 2015 en Wayback Machine.
  45. Dan F. Hahn New York University (11 de septiembre de 2001). «Political Communication: Rhetoric, Government, and Citizens, second edition, Dan F. Hahn». Stratapub.com. Consultado el 10 de septiembre de 2010. 
  46. Whaples, Robert. "The Policy Views of American Economic Association Members: The Results of a New Survey". Econ Journal Watch 6(3): 337–348. [2]
  47. Steady-State Economics Archivado el 3 de julio de 2007 en Wayback Machine., por Herman Daly
  48. Johan Scholvinck, Director of the UN Division for Social Policy and Development in New York, Making the Case for the Integration of Social and Economic Policy, The Social Development Review
  49. • Bernd Hayo (Georgetown University & University of Bonn), Do We Really Need Central Bank Independence? A Critical Re- examination, IDEAS at the Department of Economics, College of Liberal Arts and Sciences, University of Connecticut
       • Gabriel Mangano (Centre Walras-Pareto, University of Lausanne BFSH 1, 1015 Lausanne, Switzerland, and London School of Economics), Measuring Central Bank Independence: A Tale of Subjectivity and of Its Consequences, Oxford Economic Papers. 1998; 50: 468–492.
       • Friedrich Heinemann, Does it Pay to Watch Central Bankers' Lips? The Information Content of ECB Wording, IDEAS at the Department of Economics, College of Liberal Arts and Sciences, University of Connecticut
       • Stephen G. Cecchetti, Central Bank Policy Rules: Conceptual Issues and Practical Considerations, IDEAS at the Department of Economics, College of Liberal Arts and Sciences, University of Connecticut
  50. Ziliak, S.T.; McCloskey, D.N. (2004). «Size Matters: The Standard Error of Regressions in the American Economic Review» (PDF). Econ Journal Watch 1 (2): 331-358. Archivado desde el original el 25 de junio de 2008. Consultado el 10 de junio de 2008. 
  51. Sound and Fury: McCloskey and Significance Testing in Economics. Consultado el 10 de junio de 2008. 
  52. Loungani, Prakash. "How Accurate Are Private Sector Forecasts? Cross-Country Evidence from Consensus Forecasts of Output Growth". International Monetary Fund (IMF), diciembre de 2002.
  53. Rappaport, Steven (1996). "Abstraction and Unrealistic Assumptions in Economics", Journal of Economic Methodology, 3(2), pp. 215-236. Abstract, (1998). Models and Reality in Economics. Edward Elgar, p. 6, ch. 6–8.
  54. Friedman, Milton (1953), "The Methodology of Positive Economics", Essays in Positive Economics, University of Chicago Press, pp. 14-15, 22, 31.
       • Boland, Lawrence A. (2008). "assumptions controversy", The New Palgrave Dictionary of Economics, 2nd Edition Online abstract. Accessed May 30, 2008.
  55. Hodgson, G.M (2007). «Evolutionary and Institutional Economics as the New Mainstream». Evolutionary and Institutional Economics Review 4 (1): 7--25. doi:10.14441/eier.4.7. Archivado desde el original el 2 de enero de 2011. Consultado el 2 de octubre de 2010. 
  56. Keynes, J. M. (septiembre de 1924). «Alfred Marshall 1842–1924». The Economic Journal 34 (135): 311-372. JSTOR 2222645. doi:10.2307/2222645. 
  57. Joskow, Paul (mayo de 1975). «Firm Decision-making Policy and Oligopoly Theory». The American Economic Review 65 (2, Papers and Proceedings of the Eighty–seventh Annual Meeting of the American Economic Association): 270-279, Particularly 271. JSTOR 1818864. 
  58. Philip Mirowski, More Heat Than Light: Economics as Social Physics. New York: Cambridge University Press, 1989, pp. 377–8.
  59. Ver lista parcial partial list of publications, including peer-reviewed papers and books, on John McMurtry's Wikipedia page, as well as links to the text of several of his peer-reviewed papers and peer-reviewed secondary references analyzing and discussing his work.
  60. John McMurtry, The Cancer Stage of Capitalism. London, Pluto Books, 1999. The book is a scholarly examination and criticism of economics. The book is available for free download from several sites online, for example here [3]. (In April 2012, the author stated he is working on an updated edition.)
  61. Cox, Adam. "Blame Nobel for crisis, says author of 'Black Swan'", Reuters (2010-09-28).
  62. Taleb, Nassim Nicholas (23 de octubre de 2007). «The pseudo-science hurting markets». 
  63. Johansson D. (2004). «Economics without Entrepreneurship or Institutions: A Vocabulary Analysis of Graduate Textbooks» (PDF). Econ Journal Watch 1 (3): 515-538. Archivado desde el original el 25 de junio de 2008. Consultado el 7 de junio de 2008. 
  64. Sutter, Daniel, and Rex Pjesky (2007). "Where Would Adam Smith Publish Today? The Near Absence of Math-free Research in Top Journals," Econ Journal Watch, 4(2), pp. 230-240. Abstract. Retrieved 2013-04-04.

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]