Partido Socialista (Argentina)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «PS (Argentina)»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Partido Socialista
Logo PS.jpg
Presidente Hermes Binner
Fundación 28 de junio de 1896
(118 años)
Ideología política Socialdemocracia, socialismo democrático
Posición en el espectro Centroizquierda
Miembro de Frente Amplio Progresista
Sede Buenos Aires, Argentina
Organización estudiantil Movimiento Nacional Reformista
Afiliación internacional Internacional Socialista
Afiliación regional COPPPAL
Foro de São Paulo
Membresía 124.934 [1]
Bancas en el Senado de la Nación
1 / 72
Bancas en la Cámara de Diputados de la Nación
8 / 257
Sitio web http://www.partidosocialista.org.ar

El Partido Socialista (PS), es un partido político argentino fundado el 28 de junio de 1896. El PS de la Argentina se enrola en el socialismo democrático e internacionalmente está afiliado a la Internacional Socialista. Hacia el 2009 se ubica como el cuarto partido político de Argentina en cantidad de afiliados.[2]

Entre las personalidades históricas más importantes del partido destacan Alfredo Palacios, el primer diputado socialista de América Latina (1904), Juan B. Justo, primer traductor al español de El Capital de Karl Marx, diputado (1912) y senador (1924), Germán Avé Lallemant, Joaquín Coca, Juan Carlos Coral, Alfredo Bravo, miembro fundador de APDH y CTERA y miembro de la Confederación Socialista Argentina, Guillermo Estévez Boero, iniciador del MNR (1960) y PSP (1972), diputado (1987-2000).

Desde 2012 su presidente es Hermes Binner (ex-gobernador de la provincia de Santa Fe). Entre sus principales figuras se encuentran dirigentes como Rubén Giustiniani (senador por la Provincia de Santa Fe), Roy Cortina (diputado por la Capital Federal), Antonio Bonfatti (gobernador de Santa Fe), Mónica Fein (intendente de la ciudad de Rosario), Miguel Lifschitz (ex-intendente de la misma ciudad), y Miguel Ángel Zamarini (Presidente del Concejo Municipal de Rosario desde 2005).

Integra junto a otros partidos de centroizquierda el Frente Amplio Progresista.

Historia[editar]

Antecedentes[editar]

Finalizando el siglo XIX, en Argentina se desarrollaron distintas instituciones de ideología socialista, propulsadas principalmente por inmigrantes europeos. El primer grupo socialista organizado surgió en Buenos Aires en 1882, 14 años antes de la fecha considerada oficialmente como la de fundación del Partido Socialista. Estuvo a cargo de un grupo de inmigrantes alemanes, entre quienes se destacaban German Ave Lallemant y Augusto Kühn, que se agruparon en un club socialista germano denominado Verein Vorwärts, (Unidos Adelante) -conocido también como Club Vorwärts organizado bajo la inspiración del poderoso Partido Social Demócrata (PSD) alemán, por entonces el más influyente y pujante del movimiento socialista internacional.

Al Vorwärts le siguieron otras dos organizaciones también fundadas por inmigrantes socialistas europeos, (Les Egaux, francesa, en 1891, y al año siguiente Il Fascio dei Lavoratori, italiana). El 14 de diciembre de 1892 se creó la “Agrupación Socialista, Partido Obrero, Sección Buenos Aires”, que el escritor e historiador Víctor García Costa considera como el verdadero punto de partida del Partido Socialista. Esa “Agrupación” comenzó en 1893 la publicación de “El Socialista”.

Posteriormente se organizó el Centro Socialista Universitario, entre cuyos dirigentes estaba José Ingenieros, y en 1895 el Centro Socialista Revolucionario de Barracas.

Los emigrados alemanes, italianos y franceses, junto con algunos simpatizantes argentinos, constituyeron en 1894 el Partido Socialista Obrero Internacional.

En agosto de 1893 el médico Juan B. Justo se acercó a los incipientes grupos socialistas, en un encuentro programado en el Café Francés de la actual calle Esmeralda “para cambiar ideas sobre la formación de una Federación y la creación de un periódico que defienda los intereses de la clase trabajadora”. Otros concurrentes a esa histórica cita, de la que nació nuestro órgano partidario La Vanguardia, fueron el tipógrafo alemán Kuhn, el carpintero catalán Isidro Salomó, el tipógrafo español Esteban Jiménez y el obrero tonelero Víctor Fernández.

Simultáneamente, el Centro Socialista Obrero abrió centros socialistas revolucionarios en Barracas, Balvanera (entre quienes estaba el químico paraguayo Ovidio Rebaudi), Córdoba (en el que participaba Leopoldo Lugones), Tucumán, Quilmes, Tolosa y Bahía Blanca.[cita requerida]

Fundación[editar]

A fines de abril de 1894, tres de los cuatro grupos socialistas más activos, Les Egaux, Fascio dei Lavoratori y la Agrupación Socialista, Les Fulmi et Ago, se reunieron para confederarse y formar el Partido Socialista Obrero Internacional (PSOI).[3] El Club Vorwärts también fue invitado, pero rehusó integrarse argumentando que mientras los inmigrantes no pudieran votar carecía de sentido formar un partido para actuar en la vida política de la Argentina.[3] De todos modos el Club Vorwärts se integró al partido pocos meses después, al igual que el Centro Socialista Universitario.[3]

El nuevo partido estableció un programa -redactado por Esteban Jiménez-, reproduciendo con algunas modificaciones los programas de los partidos socialistas europeos y estadounidense, y que desde ese momento serviría de base sustancial para los programas del socialismo argentino.[3] Básicamente el programa establecía:[3]

  • Legislación directa del pueblo: derecho de iniciativa y referéndum; revocación de mandatos; supresión de la presidencia; supresión del Senado; gobierno por un cuerpo ejecutivo colegiado elegido por la Cámara de diputados; representación de las minorías; naturalización de los extranjeros; justicia gratuita; juicio por jurados; abolición de la pena de muerte; supresión del ejército y armamente del pueblo; separación de la iglesia y el Estado; autonomía municipal.
  • Jornada de trabajo de 8 horas, y de 6 horas para menores entre 14 y 16 años; prohibición del trabajo nocturno, salvo que sea indispensable para el bienestar general; descanso de un día semanal; salario mínimo vital; igual salario para hombres y mujeres; tribunales paritarios; responsabilidad patronal en los accidentes de trabajo; comisiones obreras para inspeccionar talleres; escuelas gratuitas profesionales y secundarias.
  • Educación laica, obligatoria y gratuita hasta los 14 años.
  • Anulación de las privatizaciones; abolición de los impuestos indirectos y establecimiento de los impuestos sobre la renta y la herencia; abolición del presupuesto clerical y confiscación de sus bienes; abolición de la deuda pública.

En 1895, a propuesta del grupo Les Egaux, se aprobó una carta orgánica y se eligió un Comité Central de quince miembros (tres por cada grupo), cuyo primer secretario general fue José Ingenieros.[3] Poco después, el 13 de octubre de ese año, se reunió la primera Convención del partido, que resolvió modificar el nombre por el de Partido Socialista Obrero Argentino (PSOA).

El 8 de marzo de 1896 el PSOA se presentó por primera vez a elecciones en Buenos Aires, con una lista de parlamentarios integrada por Juan B. Justo, Adrián Patroni, Juan Scheafer, Germán Avé Lallemant y Gabriel Abad, obteniendo 138 votos, en una elección escandalosa y abiertamente fraudulenta, como era la característica de un régimen electoral basado en el voto cantado.[4]

El 28 y 29 de junio de 1896 se realizó por primera vez un Congreso, llevado adelante en el Club Vorwärts en Buenos Aires, ubicado en la calle Rincón 1141. Es considerado como el congreso constituyente o fundador del Partido Socialista de Argentina.[5]

El Congreso reunió a los representantes de 19 centros socialistas y 16 asociaciones sindicales:[6]

  • Centros socialistas:
  1. Centro Socialista Obrero
  2. Centro Carlos Marx
  3. Centro Socialista de Barracas
  4. Centro Socialista de Balvanera
  5. Club "Vorwaerts"
  6. Centro Socialista del Pilar
  7. Centro Socialista Universitario
  8. Centro Socialista de San Bernardo
  9. Grupo "Les Egaux"
  10. Centro Socialista de Tolosa
  11. "Fascio dei Lavoratori"
  12. Centro Socialista de Quilmes
  13. Centro Socialista de San Fernando y Tigre
  14. Centro Socialista de San Antonio de Areco
  15. Centro Socialista de Junín
  16. Unión Obrera Socialista de Paraná
  17. Club "Vorwaerts" de Rosario
  18. Centro Socialista de Tucumán
  19. Centro Socialista de Córdoba
  • Agrupaciones sindicales:
  1. Fomento Tipográfico
  2. Sindicato Francés de Artes Gráficas
  3. Sociedad de Talabarteros
  4. Sociedad de Constructores de Carros
  5. Sociedad de Bronceros
  6. Sociedad de Mecánicos
  7. Cooperativa de Tolosa
  8. Sociedad de Vidrieros
  9. Sociedad de Fideeros
  10. Sociedad de Carpinteros
  11. Sociedad de Conductores de Tráfico
  12. Seccional Alemana de Artes Gráficas
  13. Sociedad de Toneleros
  14. Sociedad de Hojalateros
  15. Sociedad de Curtidores
  16. Sociedad Constructores de Carruajes.

El congreso confirmó el nombre de "Partido Socialista Obrero Argentino" (PSOA) -nombre que a principios del siglo XX se simplificaría sólo como "Partido Socialista" (PS)-, y aprobó también la Declaración de Principios, el Programa Mínomo y los Estatutos del partido. La Declaración de Principios venía siendo redactada por Juan B. Justo desde varios años antes y fue consultada incluso con Federico Engels, compañero de Carlos Marx.

El Partido Socialista, representado por sus delegados reunidos en Congreso, afirma:

  • Que la clase trabajadora es oprimida y explotada por la clase capitalista gobernante.
  • Que ésta dueña, como es de los medios de producción, y disponiendo de todas las fuerzas del Estado para defender sus privilegios, se apropia la mayor parte de lo que producen los trabajadores y les deja sólo lo que necesitan para seguir sirviendo en la producción.
  • Que por eso, mientras una minoría de parásitos vive en el lujo y la holgazanería, los que trabajan están siempre en la inseguridad y en la escasez, y muy comúnmente en la miseria.
  • Que en la República Argentina, a pesar de la gran extensión de tierra inexplotada, la apropiación individual de todo el suelo del país ha establecido de lleno las condiciones de la sociedad capitalista.
  • Que estas condiciones están agravadas por la ineptitud y rapacidad de la clase rica, y por la ignorancia del pueblo.
  • Que la clase rica, mientras conserve su libertad de acción, no hará sino explotar cada día más a los trabajadores, en lo que la ayudan la aplicación de las máquinas y la concentración de la riqueza.
  • Que, por consiguiente, o la clase obrera permanece inerte y es cada día más esclavizada, o se levanta para defender desde ya sus intereses inmediatos y preparar su emancipación del yugo capitalista.
  • Que no sólo la existencia material de la clase trabajadora exige que ella entre en acción, sino también los altos principios de derecho y justicia, incompatibles con el actual orden de cosas.
  • Que la libertad económica, base de toda otra libertad, no será alcanzada mientras que los trabajadores no sean dueños de los medios de producción.
  • Que la evolución económica determina la formación de organismos de producción y de cambio cada vez más grandes, en que grandes masas de trabajadores se habitúan a la división del trabajo y la cooperación.
  • Que así, al mismo tiempo que se aleja para los trabajadores toda posibilidad de propiedad privada de sus medios de trabajo, se forman los elementos materiales y las ideas necesarias para substituir al actual régimen capitalista con una sociedad en que la propiedad de los medios de producción sea colectiva o social, en que cada uno sea dueño del producto de su trabajo, y a la anarquía económica y al bajo egoísmo de la actualidad sucedan una organización científica de la producción y una elevada moral social.
  • Que esta revolución, resistida por la clase privilegiada, puede ser llevada a cabo por la fuerza del proletariado organizado.
  • Que mientras la burguesía respete los actuales derechos políticos y los amplíe por medio del sufragio universal, el uso de estos derechos y la organización de resistencia de la clase trabajadora serán los medios de agitación, propaganda y mejoramiento que servirán para preparar esa fuerza.[7]

El último párrafo, referido a la eventualidad de organizar o participar en una revolución generó varios debates internos, siendo suprimido primero y reemplazado después por otro texto que, sin adherir expresamente al uso de la violencia y las armas, daba a entender que las mismas podían resultar aceptables en ciertas condiciones, al utilizar la expresión "sin excluir en el último caso todo otro medio de acción que las circunstancias le aconsejen".[8]

El programa tomó en los sustancial el establecido en 1894, con varias precisiones, como el descanso semanal de 36 horas, la creación del fuero laboral; voto secreto y universal; así como la exclusión de varios de los puntos más radicales, como armar al pueblo, confiscar los bienes de la Iglesia, y abolir la deuda pública, o que requerían una reforma constitucional, como la supresión de la presidencia y el senado y el establecimiento de un sistema parlamentarista.[5]

Primeros años[editar]

El Partido Socialista buscó organizarse como el primer partido moderno de la Argentina, presentándose a sí mismo como la antítesis de lo que denominaba la "política criolla", encarnada en los conservadores y radicales de la UCR. Incluyó por primera vez la cuestión de la justicia social en la política argentina, llevando a la fundación del derecho del trabajo argentino. Impulsó la nacionalización de los inmigrantes con el fin de que adquirieran el derecho a votar.

En esos primeros años el PS actuaría a través del periódico La Vanguardia y de una serie de organizaciones sociales que fue creando como la Sociedad Obrera de Socorros Mutuos, en 1898, la Sociedad Luz, en 1899, y la Cooperativa El Hogar Obrero en 1905.[5]

El PS y sus afiliados otorgaron prioridad a la organización y dirección de los sindicatos, vinculando estrechamente la acción política y sindical. De esta manera socialistas y anarquistas se constituyeron en las dos corrientes mayoritarias del sindicalismo argentino. A principios de siglo XX, las confrontaciones entre socialistas y anarquistas sobre el mejor modo de organizar a los trabajadores, dificultó la actuación unitaria de los sindicatos, y llevó a la aparición de una tercera corriente sindical, desprendida del PS, que adoptó las ideas del sindicalismo revolucionario.

Las ideas políticas sostenidas por el PS se insertaban dentro de la línea de la búsqueda de establecer una sociedad socialista por vía democrática. Ello no impedía que las ideas de Carlos Marx tuvieran gran importancia en el PS, habiendo sido Juan B. Justo el primero en traducir al español su famoso libro maestro, El Capital, en tanto que la Declaración de Principios fue revisada por Federico Engels poco antes de morir.[9]

Entre los socialistas argentinos también fueron importantes las ideas del positivismo, a la que adhirieron claramente líderes como el propio Justo o José Ingenieros. Otros dirigentes, como Alfredo Palacios, el propio José Ingenieros y más adelante Manuel Ugarte y Mario Bravo, introdujeron el pensamiento nacionalista, latinoamericanista y antiimperialista; por su parte Enrique Del Valle Iberlucea, aportó un enfoque internacionalista; mientras que Alicia Moreau de Justo y otras dirigentes socialistas, le imprimieron contenidos feministas. El cooperativismo también fue un pensamiento muy presente en el PS desde su inicio, habiendo desempeñado un papel muy importante en la organización del movimiento cooperativista en la Argentina.

Esta multiplicidad de enfoques y visiones hacia el interior de la organización partidaria dio, ante escenarios coyunturales claves para la vida del país, lugar a importantes controversias internas que, en la mayoría de los casos, terminaron en divisiones o en la separación de grupos significativos de dirigentes y afiliados. En este sentido, varios historiadores del PS argentino atribuyen esta tendencia hacia la fragmentación a la propia carta orgánica partidaria, que durante muchos años, hasta fecha relativamente reciente, prohibía el reconocimiento de tendencias o líneas internas, pese a que siempre existieron.

El Partido Autonomista Nacional (PAN) o roquismo, salvo excepciones,[10] consideró que los socialistas, al igual que los anarquistas y sindicalistas, constituían una amenaza social, y desde principios de siglo XX, llevó adelante una política de represión, muchas veces con resultados fatales. La política represiva tuvo su eje en la Ley Nº 4144 del 23 de noviembre de 1902, propuesta por la Unión Industrial Argentina y proyectada por el senador Miguel Cané, a la que se denominó "Ley de residencia", que permitía expulsar inmigrantes arbitrariamente, sin derecho a juicio. La Ley de Residencia fue completada más tarde con la Ley Nº 7029, denominada "Ley de Defensa Social".

1903-1930: del primer representante al golpe de 1930[editar]

En 1903 el PS obtuvo la elección de su primer representante, y al mismo tiempo el primer socialista de América en obtener un cargo representativo, al ser elegido Agustín Reynes como concejal en el Concejo Deliberante del municipio de San Nicolás, una ciudad mediana ubicada a 200 km de Buenos Aires.

Al año siguiente, en las elecciones del 13 de marzo de 1904, para renovar la Cámara de Diputados de la Nación, se aplicó el sistema electoral uninominal por circunscripciones, en las que fue elegido diputado nacional por La Boca el joven abogado Alfredo Palacios, quien se convirtió en el primer diputado socialista de América.

En el 7.º Congreso de 1906, un grupo de sindicalistas, con el apoyo del secretario general Aquiles S. Lorenzo y entre quienes se encontraban militantes como Gabriela L. de Coni y Julio Arriaga, se separó del partido para dar origen a la corriente sindicalista revolucionaria, que tendría un importante desarrollo en el movimiento obrero argentino hasta 1945. Los sindicalistas revolucionarios cuestionaban la política del partido de formar sindicatos y una central de tendencia socialista (la UGT), sosteniendo que los sindicatos debían ser organizaciones unitarias de los trabajadores de todas las tendencias.[11]

En 1913, después de la aplicación de la Ley Sáenz Peña de voto secreto sancionada del año anterior, el Partido Socialista obtuvo cinco representantes en el Congreso de la Nación: Juan B. Justo, Alfredo Palacios, Mario Bravo, y Nicolás Repetto en la Cámara de Diputados, y Enrique Del Valle Iberlucea en la Cámara de Senadores. En el año 1917 es elegido por primera vez concejal en la ciudad de Mar del Plata el reconocido dirigente Teodoro Bronzini. Años más tarde, en 1919, en la Ciudad de Zárate, el PS obtendría también sus primeros concejales locales con 226 votos, ingresando al Concejo los ediles Heraclio Reyes, José Bravo y Francisco Martelli. Desde esta época el PS mantendría una presencia política en forma continua a lo largo de la historia de la Comuna Zarateña. En 1920 es elegido intendente de la ciudad de Mar del Plata por primera vez Teodoro Bronzini, siendo esta ciudad una de las primeras de América en contar con un gobierno socialista. Luego de una arbitraria intervención, se le restituye el cargo por un fallo judicial ocupandolo hasta 1922. En 1922 es elegido otro socialista Rufino Inda como intendente de Mar del Plata (Partido de General Pueyrredón), cargo que ocupa hasta 1924. Teodoro Bronzini es elegido concejal nuevamente en 1922 y 1926. En 1924 Bronzini es elegido nuevamente intendente de Mar del Plata (General Pueyrredón) hasta 1926. En 1926 ocupa la intendencia marplatense el socialista Juan A. Fava, cargo que ocupa durante ese año siendo reemplazado nuevamente por Rufino Inda hasta 1928. En 1928 el pueblo marplatense elige como intendente nuevamente a Teodoro Bronzini hasta 1929. En 1958 Bronzini otra vez es el intendente marplatense electo por la ciudadanía hasta 1963, siendo luego diputado provincial. En 1963 el socialismo se alza nuevamente con la victoria ocupando la intendencia el dirigente Jorge Raúl Lombardo, cargo que ocupa hasta 1966. Durante ese período, Bronzini es senador provincial. En 1973 pese al triunfo arrollador del justicialismo en todo el país a nivel nacional, en la comuna de Mar del Plata triunfa el socialista Luis Nuncio Fabrizio ocupando el cargo hasta el golpe militar de 1976. Esta fue la última victoria del socialimo en Mar del Plata (General Pueyrredón), cerrando así un ciclo de destacados gobiernos socialistas. En 1932 ya el Partido Socialista Local tenía su propio organismo periodístico: "La Voz del Pueblo", dirigido por el Concejal Israel Marajovsky.

En 1915 el PS expulsó al diputado Alfredo Palacios, debido a que se había batido a duelo, una tradicional costumbre argentina, prohibida por el estatuto interno del PS; Palacios regresaría en octubre de 1930.

Desde que el Partido Socialista se constituyó como agrupación política, sostiene dos programas: el "mínimo" y el "máximo". El primero de ellos es esencialmente reformista, mientras que el segundo expresaba el contenido revolucionario inspirado en Carlos Marx. No obstante, en el seno del partido, se inició un movimiento que se situó a la izquierda de la diligencia, reivindicando los postulados marxistas en contraposición con la conducción que adhería a las teorías de Bernstein (Social Democracia).

Este grupo tenía su base en el Centro de Estudios Carlos Marx, quien desde 1912 se opuso a los reformistas, iniciando una campaña de afirmación revolucionaria. Con ese fin publicó un periódico denominado "Palabra Socialista", desde donde se fustigó a las posiciones revisionistas. La guerra mundial de 1914-1918 contribuyó a profundizar esta división de hondas raíces ideológicas. El grupo más marxista, sostenía que la Guerra Mundial era de carácter interimperlaiista, y tenía como objetivo una redistribución colonial del mundo, mientras que la dirección del partido negaba que el conflicto tuviera características imperialistas, y expresaba sus simpatías por Francia y Gran Bretaña.

Esta lucha interna, que ponía cada vez mayor distancia entre los sectores antagónicos, hizo crisis en el Congreso Extraordinario realizado los días 28 y 29 de abril de 1917 en el Salón Verdí. con el objetivo de definir la posición del partido con respecto a la guerra mundial.

La izquierda marxista levantó la bandera del Internacionalismo proletario y revolucionario, y la lucha contra la guerra, proclamando el pacifismo. Al poco tiempo decidieron formar el Partido Socialista Internacional, entre cuyos primeros miembros se encontraban: Victorio Codovilla, Rodolfo Schmidt, José F. Grosso, Carlos Pascali, José Fernando Penelón, Juan Greco, Juan Ferliní, Rodolfo Ghioldi, Aldo Cantoní, Emilio González Mellén, Augusto Khun, etc. La evolución posterior de esta nueva agrupación desembocó en la formación del Partido Comunista (se ha sostenido reiteradamente que la división socialista de 1917 responde a la influencia de la Revolución Rusa, y a las diferencias en el método para la conquista del poder).

La década de 1920 marcó la consolidación de un sector dentro del partido que propugnaba una convergencia con los conservadores. Este grupo se colocó a la derecha de la conducción socialista, y pese a sostener el mismo programa "mínimo" del partido tradicional, en la práctica sus puntos de vista no se diferenciaban del pensamiento conservador.

Sus inspiradores principales fueron Antonio de Tomaso y Federico Pinedo, quienes produjeron la división en 1927 fundando el Partido Socialista Independiente en 1928. La nueva agrupación atrajo de inmediato el apoyo de la prensa y del antiyrigoyenismo de la Capital Federal, lo que le procuró el triunfo electoral sobre el socialismo tradicional y los radicales. En 1931 integraron la Concordancia, junto a los conservadores y radicales antipersonalistas, que sostuvo la fórmula Agustín P. Justo y Julio A. Roca (h) y se impuso por medio del fraude en las elecciones del 8 de noviembre. Antonio de Tomaso se convirtió en el flamante ministro de Agricultura del presidente Justo. Más adelante, Federico Pinedo, ocupó la cartera de Hacienda. Después de las elecciones de 1931, los socialistas independientes desaparecieron como partido y sus miembros quedaron integrados con el régimen gobernante.

La década infame (1930-1943)[editar]

Durante la década del '30 se destacaron algunos parlamentarios socialistas, que como Alfredo Palacios desarrollaron una acción eficaz en el Congreso de la Nación. Al promediar la década del ’30, el Partido Socialista ganó un considerable número de bancas en el Congreso Nacional, alcanzando en 1932 la máxima representación parlamentaria de su historia: 2 senadores y 43 diputados, que luego fueron 42 en 1935, y 25 en 1937.

Recuperando en el parlamento el papel que las escisiones les habían quitado, entre 1932 y 1943, tiene lugar el segundo gran impulso legislativo dado por el Partido Socialista en materia social. El Partido realiza una importante actividad "fiscalizadora", donde la oposición al régimen se torna más frontal, en particular con la denuncia del fraude, del cercenamiento de las libertades públicas y la investigación de los escándalos de corrupción. Sufre además de manera directa las consecuencias criminales de la década infame, empezando por el asesinato del diputado provincial cordobés José Guevara, perpetrado por matones fascistas en 1933.

Los socialistas lograron además en esos años su mayor influencia en el movimiento sindical. Luego de haber participado en la creación de la CGT en 1930, cinco años después logran el control de la misma al desplazar al sector sindicalista.

La crisis de los años ’30 produce una apertura en las filas partidarias, que se enriquecen con el ingreso de jóvenes formados por experiencias políticas o culturales como la Reforma Universitaria. Se incorporan al Partido Socialista, Carlos Sánchez Viamonte, Deodoro Roca, los hermanos Orgaz, Julio V. González, Alejandro Korn, Ernesto Giudici, entre otros. Además, se produce el reingreso al partido de Alfredo Palacios –quien había renunciado en 1915-, que rápidamente se convierte en senador nacional. A mediados de la década del ’40, el fenómeno peronista lograría capturar la realidad económica y social que emergía de la nueva industrialización, dejando progresivamente al socialismo al margen de las grandes convocatorias de masas y planteando además discrepancias en el interior del partido respecto a las tácticas que debían emplearse frente a los acontecimientos políticos nacionales.

Este movimiento se fue solidificando en Capital Federal, provincia de Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe, Mendoza, Entre Ríos y San Juan. Pero, aunque el nuevo giro hacia la izquierda aglutinó el descontento que existía en las filas socialistas frente al conformismo de la conducción, no logró formar un movimiento homogéneo que respondiera a concepciones bien definidas. No obstante, en el Congreso realizado en Santa Fe en abril de 1934, este sector demostró su combatividad, y aunque no se impuso, logró casi el cuarenta por ciento de los votos a favor de su posición.

Este Congreso determinó una nueva división y la formación del Partido Socialista Obrero, el que comenzó su actuación a principios de la segunda mitad de la década de 1930. Pero la falta de homogeneidad, señalada más arriba, hizo que en la nueva agrupación se presentaran diversidad de criterios. Mientras que en algunas provincias como Mendoza, los socialistas obreros trabajaban en colaboración con los comunistas, en otras adoptaron posiciones resueltamente anticomunistas.

Estas diferencias determinaron que el nuevo partido se disolviera a principios de los años 1940, y sus miembros se integraran a las filas comunistas en algunos casos, y en otros, reingresaran al Partido Socialista.

El peronismo (1943-1955)[editar]

Durante el gobierno peronista (1945-1955) el socialismo sufrió un retroceso histórico. Por un lado una fracción ampliamente mayoritaria del movimiento obrero visualizó en el Movimiento Peronista una herramienta política adecuada para llevar adelante un programa de reforma social, lo que desvinculó al proletariado del programa liberal del Partido Socialista. Por otro lado, el Partido Socialista adoptó desde el principio una clara posición opositora al peronismo, al que encuadraba como fascismo, y formó parte en 1945 junto con los radicales, los comunistas, la democracia progresista y sectores conservadores, de la alianza opositora Unión Democrática, que contaba con el apoyo de las clases medias y altas, de la mayor parte de los intelectuales y del embajador norteamericano en Argentina. Sin embargo, muchos dirigentes sindicales socialistas se sumaron a las filas del peronismo, como Ángel Borlenghi, quien fuera secretario general de la CGT socialista y llegó a ser el segundo hombre en importancia del gobierno peronista ocupando el cargo de Ministro del Interior. Finalmente, la mayoría de los dirigentes sindicales socialistas contrarios al peronismo, fueron desplazados de los sindicatos, debido al creciente surgimiento del peronismo. El 15 de abril de 1953 grupos de manifesttantes peronistas quemaron, con la pasividad policial, el edificio donde funcionaban el Comité Central y el diario La Vanguardia, destruyendo totalmente el mismo y perdiéndose allí valiosos archivos históricos.

Durante los primeros gobiernos peronistas, muchos grupos de izquierda sostuvieron que la base del justicialismo era ampliamente popular, y por lo tanto no se lo podía enfrentar, sino que se debía realizar una apertura hacia él y ubicarse en un apoyo crítico. En esta posición se ubicaron algunos sectores del trotskismo y de la izquierda independiente. Esta misma concepción fue sostenida por un dirigente tradicional del Partido Socialista, Enrique Dickman, quien en 1952, al no poder orientar a la agrupación en esa línea, formó el Partido Socialista de la Revolución Nacional (PSRN) que fue integrado por algunos militantes tradicionales, y recibió apoyo de la izquierda independiente.

División y decadencia (1955-1976)[editar]

El Partido Socialista apoyó orgánicamente la "Revolución Libertadora" (1955-1958), denominación del régimen militar que derrocó al gobierno peronista. A los pocos días del golpe, una declaración oficial del PS señalaba:

«(...) los socialistas argentinos saludan emocionados el gran esfuerzo de liberación de la tiranía que acaba de realizar el pueblo argentino con la ayuda principal y decisiva de la aviación, de la escuadra y del ejército, y confía en que la magna tarea de reordenamiento que espera al gobierno militar, será conducida hasta el fin con la misma decisión, cordura y patriotismo con que ha sido llevada hasta aquí».[12]

Esta postura se expresó en la colaboración efectiva de los más destacados dirigentes socialistas con el gobierno de facto:

«Tal fue el caso de Alfredo Palacios, designado embajador en la República Oriental del Uruguay, de Américo Ghioldi, Alicia Moreau de Justo, Nicolás Repetto y Ramón Muñiz, integrantes de la Junta Consultiva Nacional –un organismo político asesor integrado por representantes de las fuerzas políticas antiperonistas presidido por el vicepresidente de la Nación, almirante Isaac F. Rojas-, y de José L. Romero, nombrado interventor de la Universidad de Buenos Aires».[13]

Esta política produjo un quiebre debido al rechazo de una parte de los dirigentes socialistas, con Alfredo Bravo a la cabeza, opuestos a colaborar con un gobierno de facto.

Desde su fundación, siempre existió en el Partido Socialista un ala izquierda que pretendió ubicarlo más cerca del programa "máximo" que alguna vez se formuló, y también siempre existió una línea más moderada. Esta situación se exteriorizó en 1958, cuando se enfrentaron ambos grupos,: por una parte Alfredo Palacios, José Luis Romero, Ramón A. Muñiz, Pablo Lejarraga, Carlos Sánchez Viamonte, Abel A. Lathendorff, David Tieffenberg, Alicia Moreau de Justo y Emilio Carreira; por la otra, el sector de tendencia socialdemócrata en el que se ubicaron Juan Antonio Solari, Américo Ghioldi, Nicolás Repetto, Jacinto Oddone y Teodoro Bronziní, entre otros.

En 1958 en el Congreso celebrado en Rosario el Partido Socialista se divide en dos fracciones, que disputan para quedarse con el nombre partidario. Inicialmente se identificaban con el nombre del Secretario y luego, obligados por la justicia, adoptan una nueva denominación: la fracción con una orientación más izquierdista que al comienzo se llamó Partido Socialista (Secretaria Muñiz), pasó a ser el Partido Socialista Argentino (PSA), y la otra, con una posición marcadamente antiperonista, identificada como Partido Socialista (Secretaria Solari) adoptó el de Partido Socialista Democrático (PSD).

En la década de 1960 sectores castristas y trotskistas se separaron del PSA; algunos se sumaron al peronismo revolucionario y otros terminaron fundando los primeros partidos trotskistas. Después de las elecciones parciales de 1961, en las que Alfredo L. Palacios fue elegido senador nacional por la Capital Federal, un grupo que evolucionó aún más hacia la izquierda, formó el Partido Socialista de Vanguardia, que luego se denominó Vanguardia Comunista, agrupación que se disgregó posteriormente, pasando algunos de sus miembros a integrar el Partido Comunista, y otros el peronismo de izquierda. En 1960 Alfredo Palacios fue elegido diputado nacional y luego de su muerte en 1965 no volvería haber un parlamentario socialista hasta 1987.

En 1963, un grupo de dirigentes estudiantiles entre los que se encontraban Guillermo Estévez Boero y Marcos Rosa, fundaron el Movimiento Nacional Reformista (MNR), que luego se convertirá en el brazo universitario del socialismo Popular. Esta corriente, no directamente vinculada al tronco histórico de Partido Socialista, expresa en su surgimiento influencias del maoísmo en un contexto de renovación de los cuadros dirigenciales y las estrategias de la izquierda argentina.

En 1971 el MNR llega por primera vez a conducir la FUA, situación que se reiterará en varias oportunidades durante las siguientes décadas. En 1972 el PSA se fusiona con el MAPA dirigido por Guillermo Estévez Boero, y otros grupos socialistas, para fundar el Partido Socialista Popular.

En las elecciones generales de 1973, un grupo de afiliados del socialismo argentino constituyó el Movimiento Socialista de Liberación Nacional, que apoyó al FREJULI. Posteriormente, surgió una nueva división de este último movimiento, el Partido Socialista Unificado, cuya secretaria general ejerció Simón Lazara. El Socialismo Argentino, tuvo que suprimir el aditamento "Argentino" por prohibición de la ley 19.102, y en las elecciones de 1973 se presentó con el nombre de Partido Socialista de los Trabajadores, con la fórmula Juan Carlos Coral-Nora Ciaponi, que obtuvo 73.796 votos; El Partido Socialista Democrático Sostuvo la fórmula Américo Ghioldi-René Balestra que logró 109.068 sufragios.

Nuevamente en Zárate en 1973 el Partido Socialista Democrático reafirmaría su presencia política local volviendo a lograr dos bancas en el Concejo Deliberante: las de Armando Tabocchini y Oberdam Morino.

Después de las elecciones de 1973, un grupo de dirigentes, formó la Confederación Socialista, en la que militó Alicia Moreau de Justo y que tenía como objetivo reunificar a las distintas ramas del socialismo.

Con el advenimiento de la democracia, el único partido heredero del viejo tronco socialista que logró reconstruirse en el orden nacional fue el Partido Socialista Democrático. Las nuevas generaciones de éste, impulsaron un amplio debate interno que culminó en 1985 con la reforma de su carta orgánica, permitiendo institucionalmente la conformación de agrupaciones internas y la representación proporcional en todos los cargos directivos y electivos, lo que permitió que los grupos socialistas dispersos pudieran reincorporarse en el PSD, como fue el caso de la Confederación Socialista que lideraba Alicia Moreau de Justo, y otros grupos del antiguo socialismo argentino.

Las décadas de 1970 y 1980 vieron a un socialismo dividido y débil.

El Proceso de Reorganización Nacional (1976-1983)[editar]

Durante la dictadura de 1976-1983, autoproclamada "Proceso de Reorganización Nacional", el PSP mantuvo una actitud opositora respecto del gobierno de facto. El PSD, por su parte, apoyó activamente a la dictadura, al punto que su dirigente Américo Ghioldi fue embajador en Portugal entre 1976 y 1979.[14] [15]

Por su parte, muchos dirigentes que por distanciamiento o expulsión se encontraban fuera de las estructuras orgánicas de los diferentes socialismos, militaron abiertamente contra del gobierno militar. Este es el caso del maestro Alfredo Bravo que, como uno de los miembros fundadores de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos, tuvo que soportar la persecución, el cautiverio y la tortura durante los años más oscuros de la historia política argentina.

Del alfonsinismo a La Alianza (1983-2001)[editar]

Guillermo Estévez Boero, elegido diputado nacional en 1987.

En 1983 el doctor Aldo Luis Arrighi (PSD) gana las elecciones municipales en la ciudad bonaerense de Zárate y se queda con la intendencia hasta 1995. La gestión de Arrighi logrará grandes cambios que fueron significativos hasta estos tiempos.

En 1987 Guillermo Estévez Boero (PSP) es elegido diputado nacional por Santa Fe, constituyéndose en el primer socialista en volver al Congreso de la Nación después de la muerte de Alfredo Palacios en 1965.

En 1989 el PSP gana la populosa ciudad de Rosario, y la gobernó ininterrumpidamente desde entonces a través de los intendentes Héctor Cavallero (1989-1995), Hermes Binner (1995-2003), Miguel Lifschitz (2003-2011) y Mónica Fein (2011-actualidad).

En 1991 Alfredo Bravo (PSD) es elegido diputado nacional por la ciudad de Buenos Aires encabezando la lista de candidatos de la Unidad Socialista.

En 1994 tanto el Partido Socialista Democrático como el Partido Socialista Popular deciden integrar el Frente País Solidario (FREPASO), junto al Frente Grande de Carlos Chacho Álvarez y el partido PAIS de José Octavio Bordón y Patricia Bullrich. Esta coalición obtuvo en las elecciones presidenciales de 1995 el 29% de los votos, ubicándose como segunda fuerza a nivel nacional.

En 1995 una parte del Partido Socialista Popular, encabezados por el intendente Héctor Cavallero, decidió su alianza con el entonces presidente Carlos Saúl Menem (PJ). A raíz de esa decisión, sectores del PSP liderados por Hermes Binner y Rubén Giustiniani enfrentan en elecciones internas a Cavallero, que tras la derrota decide alejarse y conformar otro partido, denominado "Para el Progreso Social", con el cual mantiene su alianza con el Partido Justicialista, primero con Menem, luego con Duhalde y actualmente con el kirchnerismo.

En 1997 el FREPASO se une a la Unión Cívica Radical conformando la Alianza por el Trabajo, la Justicia y la Educación (ALIANZA), coalición que obtuvo la victoria en las elecciones legislativas de ese año.

Dos años más tarde, la ALIANZA gana las elecciones nacionales en las que Fernando De La Rua se consagra como presidente de la Nación. De esta forma, el socialismo accede por primera vez en su historia a posiciones de gobierno a nivel nacional, pero también, en esta coyuntura, el camino de los socialismos comienzan a bifurcarse nuevamente.

Tras la asunción de De La Rúa, el gobierno de la ALIANZA comenzó a desplegar una serie de medidas de marcado corte conservador, en una continuidad con la política económica y social aplicada durante el menemismo y contradiciendo la plataforma electoral de la propia coalición.

En este marco, los socialistas provenientes del PSD encabezados por Alfredo Bravo comienzan tomar distancia con respecto a las medidas del gobierno, hasta escindirse de la coalición ante la inminencia de la promulgación de una ley de flexibilización laboral finalmente sancionada. Así, el sector de Bravo conforma otro frente, el ARI, junto con sectores provenientes de otras fuerzas, identificados principalmente con el liderazgo de la entonces diputada radical Elisa Carrió. Por su parte, los socialistas provenientes del PSP comienzan su alejamiento del gobierno de De La Rúa a partir de la incorporación de Domingo Cavallo como ministro de Economía, en un contexto de crisis económica, social y política sin precedentes en la historia del país. Ese año, en las elecciones de octubre, el PSD concurrió como ARI y el PSP en distintas expresiones, ya alejados ambos de la convaleciente Alianza y del Frepaso que había avalado el nombramiento de Cavallo.[16]

Reunificación[editar]

Con la vuelta a la democracia, el PSD y el PSP confluyeron en varias de las alianzas de centroizquierda que se sucedieron: con el Partido Intransigente, el Frente Grande, el Frepaso y por último, la Alianza. Estas alianzas acercaron a ambos partidos y, una vez descartado el método aliancista, los llevaron a la fusión, que se verificó en 2002 cuando los dos partidos formaron el actual Partido Socialista.

Ese año, después de 44 años de división, socialistas democráticos y populares, con una conducción encabezada por Alfredo Bravo como presidente y Rubén Giustiniani como secretario general, recrearon un único Partido Socialista en la Argentina, elaborando una nueva declaración de principios y aprobando una carta orgánica nueva.[17]

En la actualidad el Partido Socialista ocupa un lugar relevante en la provincia de Santa Fe, tercer distrito electoral del país, donde gobierna desde 1989 la ciudad de Rosario, en el Gobierno Provincial (Frente Progresista, Cívico y Social) y a nivel nacional cuenta con un bloque de seis diputados y un senador.

Hermes Binner, elegido gobernador de la provincia de Santa Fe 2007-2011.

En la elección presidencial de 2003, el primer acto electoral en el que el PS volvió a presentar un candidato propio a Presidente de la Nación, obtuvo el octavo lugar con 1,12% de los votos, con la fórmula Alfredo Bravo-Rubén Giustiniani. En las elecciones legislativas de 2005 el PS, integrando la alianza con la Unión Cívica Radical, el Partido Comunista, y el PDP, (el Frente Progresista, Cívico y Social) ganó en el distrito de Santa Fe, promoviendo como gobernador a Hermes Binner, ex intendente de Rosario.

En las elecciones provinciales de Santa Fe de 2007, Binner llega a la gobernación como candidato del Frente Progresista, Cívico y Social, incorporando al mismo al ARI, al vencer al oficialista Rafael Bielsa, poniendo fin a 24 años de gobernadores justicialistas en la provincia. De esta manera, Hermes Binner se convirtió en el primer gobernador socialista de la República Argentina. En las elecciones provinciales de 2011, lo sucederá en la Gobernación de Santa Fe, Antonio Bonfatti.

En las elecciones nacionales de octubre de 2007 el Partido Socialista de la Provincia de Entre Ríos, logró por primera vez en su historia en esa provincia un diputado nacional: el ingeniero Lisandro Viale.

Nuevos conflictos[editar]

Desde la asunción de Néstor Kirchner como Presidente de la Nación en 2003, el Partido Socialista mantuvo una posición de independencia respecto del Gobierno (aunque se verificó un acercamiento al concepto de transversalidad por parte de dirigentes santafesinos[18] [19] ), respaldando medidas que consideró positivas (tales como la política de derechos humanos, los cambios en la Corte Suprema, etc.) y cuestionando con alternativas otras medidas por entenderlas regresivas.

A mediados de 2007 Jorge Rivas, integrante de la conducción nacional del PS, asumió como vicejefe de Gabinete de la Nación,[20] lo cual generó controversia en el PS, dado que Rivas aceptó el cargo sin consulta a las autoridades partidarias nacionales (lo cual impone la carta orgánica al tratarse de un cargo nacional). Poco antes, el Comité Nacional había rechazado un ofrecimiento similar que el Gobierno había realizado a otro dirgente socialista, Héctor Polino, quien sometió la decisión al órgano partidario.

El sector interno de Rivas y otros dirigentes de la provincia de Buenos Aires profundizaron su inserción en el Gobierno, no sólo accediendo a más cargos en la estructura nacional y en provincias gobernadas por el PJ, sino además al integrarse a listas electorales del Frente Para la Victoria (FPV) en las elecciones nacionales a realizarse en octubre de ese año.

A raíz de estas controversias, el 28 de setiembre de 2008 el Congreso Nacional del Partido Socialista, en Santa Rosa, La Pampa, resolvió de manera poco clara y sin la presencia de una importante porción de congresales por la Provincia de Bs. As., la intervención del PS sobre esa Federación. En 2009 la Comisión Nacional de Ética del PS resolvió la expulsión de los dirigentes bonaerenses Ariel Basteiro y Oscar R. González.[21] En 2010 se llevó adelante una elección interna a nivel nacional para dirimir las nuevas autoridades partidarias, por un lado se presentó la lista de Rubén Giustianni asociada a Hermes Binner, presentándose en oposición la lista encabezada por Jorge Rivas. El resultado fue alrededor de un 90 % en favor de la lista de Giustianni en tanto su oponente denunció fraudes en algunos distritos como la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, la Provincia de Buenos Aires y la Provincia de Santa Fe.[22]

En setiembre de 2011, un grupo de dirigentes socialistas partidarios de un apoyo al gobierno nacional decidieron formar una nueva corriente política a la que llamaron Unidad Socialista para la Victoria (USpV), reivindicando el programa histórico del socialismo y, simultáneamente, la permanencia en el gobierno nacional y en el Frente para la Victoria. En junio de 2012, esa corriente se agrupó con el partido del ex-intendente socialista de Rosario y ex-aliado del menemismo[cita requerida], Héctor Cavallero Partido del Progreso Social (PPS) para constituir la denominada Confederación Socialista Argentina (CSA), a la que caracterizan como "socialismo argentino, popular y latinoamericano".

Actualidad del PS[editar]

El Partido Socialista ratificó su política de independencia en relación con el gobierno nacional, y mantiene su criterio de respaldar las políticas positivas o reformistas y cuestionar los aspectos regresivos. Así apoyó a iniciativas como la supresión de las AFJP, el matrimonio igualitario, la asignación universal por hijo, la Ley de Medios, etc, aunque en casi todas ellas ha marcado aspectos insuficientes o modificaciones, que no siempre han sido consideradas por el oficialismo. Por otro lado, el socialismo reclama y ha presentado iniciativas parlamentarias en relación a otras cuestiones que considera equívocas o altamente negativas, tales como el sistema impositivo regresivo, la necesidad de transparentar las acciones públicas, el cumplimiento del federalismo, la falta de políticas de vivienda, la necesidad de efectivizar y ampliar derechos sociales, etc.

En 2011 con el socialismo como eje central se formó una alianza con otras fuerzas de centroizquierda denominada Frente Amplio Progresista que llevó como candidato presidencial a Hermes Binner, alcanzando el cuarto lugar en las elecciones primarias y el segundo lugar en las elecciones generales, con porcentajes superiores al 16 %. El FAP ha conseguido en esas elecciones un bloque de más de veinte diputados nacionales, presidido por el socialista Juan Carlos Zabalza, y cinco senadores nacionales.

En 2013 en las elecciones legislativas el PS se presentó en los diferentes distritos en diferentes alianzas, según la realidad de cada provincia. En la provincia de Santa Fe encabezó la lista de Diputados Nacionales Hermes Binner obteniendo 43 % ganando en 18 de las 19 jurisdicciones de la provincia.

Autoridades[editar]

Presidencia: Hermes Binner
Secretaría General: Alfredo Lazzeretti
Secretaría General Adjunta: Verónica Gómez
Secretaría de Asuntos Técnicos: Adrián Peppino
Secretaría de Relaciones Internacionales: Juan Carlos Zabalza
Secretaría de Organización: Alicia Ciciliani
Secretaría de Gobiernos Locales: Mónica Fein
Secretaría Gremial: Luis Ortega
Secretaría de Actas: Sebastián Melchor
Secretaría de Relaciones Institucionales: Lisandro Viale
Secretaría de Juventud: Enrique Estévez
Secretaría de Movimiento Nacional Reformista: Maximiliano Diaz
Secretaría de Cooperativismo: Héctor Polino
Secretaría de Finanzas: Rodolfo Sucar
Secretaría de Prensa: Carlos Roberto
Secretaría de Cultura: Sergio Liberati
Dirección de Escuela de Formación Política: Élida Rasino
Secretaría de Derechos Humanos: Gabriela Troiano
Secretaría de la Mujer: Viviana Foresi
Secretaría de Diversidad Sexual: Raúl Guajardo
Secretaría de Asuntos Legales: Roberto Birri
Director de La Vanguardia: Carlos Gabetta

Representación Legislativa Nacional[editar]

Diputados (8 bancas)

Senadores (1 banca)

Representación Legislativa Provincial (Buenos Aires)[editar]

Diputados (2 bancas)

  • Alfredo Lazzeretti
  • Ricardo Vago

Representación Legislativa Provincial (Entre Ríos)[editar]

Diputados (1 banca)

  • Lisandro Viale

Representación Legislativa Provincial (La Pampa)[editar]

Diputados (1 banca)

Figuras del socialismo argentino[editar]

Entre los más renombrados socialistas de la Argentina figuran:

  • Alicia Moreau de Justo, una de las primeras médicas de la Argentina y por años editora del diario socialista "La Vanguardia", ampliamente respetada por casi todos los socialistas a su muerte, centenaria, en 1986;
  • Juan B. Justo, esposo de la anterior, médico y escritor, diputado y senador nacional por la Capital Federal, además de líder del partido desde su fundación (1896) hasta su muerte (1928);
  • Alfredo Lorenzo Palacios, abogado, primer parlamentario socialista del continente americano (1904), y posteriormente, senador (1961), pensador y destacado polemista, fue rector de la Universidad Nacional de La Plata.
  • José Ingenieros
  • Enrique Del Valle Iberlucea, fue el primer senador socialista de América, derrotando en la Capital Federal a los candidatos radicales y conservadores en 1913.
  • Mario Bravo
  • Nicolás Repetto
  • Manuel Ugarte
  • Teodoro Bronzini, uno de los intendentes más reconocidos en la historia de la ciudad de Mar del Plata, dónde su actividad, tanto pública como privada, se extendió por más de 60 años.
  • Judit López Faget (1917-1989), abogada, primera parlamentaria socialista (mujer) del continente americano (1958) cuando fue elegida diputada provincial de la Provincia de Buenos Aires por la 5° sección electoral; fue varias veces diputada provincial y concejal en Mar del Plata (1973-1976).
  • Ernesto Jaimovich Fundador del Partido Socialista Popular en 1972, presidente de la Federación Universitaria Argentina en 1971, Secretario General del Partido Socialista Popular de la ciudad de Buenos Aires, concejal de la ciudad de Buenos Aires.
  • Alfredo Bravo, fundador del sindicato docente CTERA, luchador por los derechos humanos y respetado legislador en las últimas décadas del siglo XX, fue el primer presidente del Partido Socialista luego de su reunificación y candidato presidencial por el PS en el 2003. Fallece ese mismo año, al poco tiempo de la elección
  • Guillermo Estévez Boero, organizador de la lucha obrero estudiantil contra la privatización de la universidades en 1958 (Laica o Libre); presidente de la Federación Universitaria Argentina en 1959, fundador del MNR en 1960, fundador del Partido Socialista Popular en 1972, con una posición opositora en la dictadura militar de 1976 a 1983, candidato a presidente por el PSP en 1983, miembro del Consejo para Consolidar la Democracia entre 1985-1987, electo como primer diputado nacional socialista en más de 25 años en 1987, desempeñó un rol decisivo en el acuerdo definitivo de límites entre Argentina y Chile, falleció en 2000.
  • Aldo Luis Arrighi, ex-intendente de la ciudad de Zárate, provincia de Buenos Aires. Gobernó la ciudad por doce años consecutivos (1983-1995) y muchos consideran su gestión como la mejor que se haya visto en la ciudad en mucho tiempo.
  • Hermes Binner, actual presidente del partido, médico, ex Secretario de Salud de la Municipalidad de Rosario 1989-1993, concejal 1993-1995, ex intendente de la ciudad de Rosario por dos períodos consecutivos 1995-2003, diputado nacional 2005-2007, ex gobernador de la provincia de Santa Fe 2007-2011, por un frente del PS, la UCR, el ARI, el PDP, y con el apoyo del Comunismo (el Frente Progresista, Cívico y Social); se consagra como el primer gobernador socialista de la Argentina en 2007.
  • Norberto La Porta, maestro normal nacional, histórico dirigente socialista porteño. Fue concejal, secretario de Medio Ambiente de la Ciudad de Buenos Aires, legislador y constituyente porteño. Falleció en 2007
  • Roy Cortina, actual Presidente del Partido Socialista en la Ciudad de Buenos Aires. 1996: Convencional Constituyente de la Ciudad de Buenos Aires; 2000-2003: Elegido legislador porteño por el Partido Socialista y reelegido en 2003; 2006: Elegido Presidente del Partido Socialista de la Ciudad de Buenos Aires; actual Diputado Nacional por el bloque del Partido Socialista en la Ciudad de Buenos Aires.
  • Rubén Giustiniani, ha ocupado diversos cargos municipales en la ciudad de Rosario, fue concejal, diputado nacional, y actualmente, desde 2003, ocupa el cargo de senador nacional por la provincia de Santa Fe (recientemente reelecto).
  • Antonio Bonfatti. Cofundador del Partido Socialista Popular junto a Guillermo Estévez Boero, Hermes Binner y otros dirigentes. Ex Ministro de Gobierno y Reforma del Estado de Santa Fe. Fue intendente de Las Parejas y Diputado Provincial de Santa Fe. Actual Gobernador de Santa Fe,desde el 10 de diciembre del 2011.
  • Ricardo Cuccovillo, diputado nacional por la provincia de Buenos Aires, elegido en 2007 renueva su banca para el período 2011-2015. Actualmente secretario general del partido en la provincia, estuvo afiliado desde 1966 y fue co-fundador del Partido Socialista Popular en 1972, además de integrar a lo largo de los años diversas juntas ejecutivas en capìtal y provincia.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Cámara Nacional Electoral. Poder Judicial de la Nación (1º semestre de 2012). «Afiliados a los partidos de distrito de orden nacional. Distribución porcentual». Estadística de Afiliados. Consultado el 13 de octubre de 2014.
  2. http://www.pjn.gov.ar/02_Central/ViewDoc.Asp?Doc=35799&CI=INDEX100
  3. a b c d e f Oddone, pag. 24-41.
  4. Oddone, pag. 52-56.
  5. a b c Historia del Partido Socialista, Partido Socialista.
  6. Oddone, pags. 59-60.
  7. Declaración de Principios del Partido Socialista de Argentina, Partido Socialista, Página web "José Ingenieros", Instituto Socialista de Estudios Económicos y Políticos
  8. El último punto de la declaración de principios, quedó redactado del siguiente modo, desde 1904: "Acción de clase del Partido Socialista. El Congreso declara que afirma una vez más su carácter de Partido de clase, su tendencia profundamente revolucionaria y su voluntad de llegar a la emancipación absoluta del proletariado empleando todas sus fuerzas para organizarse económica y políticamente para la lucha, sin excluir en el último caso todo otro medio de acción que las circunstancias le aconsejen". ', Partido Socialista, Página web "José Ingenieros", Instituto Socialista de Estudios Económicos y Políticos
  9. Juan B. Justo consideraba a Carlos "Marx, el teórico más grande del socialismo". Justo, Juan. B (1902). "El socialismo", reproducido en Justo, Juan B., La realización del socialismo, Buenos Aires, Editorial La Vanguardia, 1947, p. 175; citado por Nicolás Iñigo Carrera en "Documentos para la historia del Partido Socialista, Dossier: Cien años de lucha socialista", en Razón y Revolución Nº 3, invierno de 1997, reedición electrónica.
  10. Joaquín V. González, exponente destacado del roquismo, visualizó que el socialismo podía encarnar una fuerza de progreso social; su hijo, Julio V. González fue un destacado dirigente socialista.
  11. Godio, Julio (2000). "Ruptura en el socialismo: el sindicalismo revolucionario", en Historia del movimiento obrero argentino 1878-2000, Tomo I, Buenos Aires: Corregidor, pags. 159-164.
  12. Citado en Panella, Claudio (2008), Los socialistas y la Revolución Libertadora. La Vanguardia y los fusilamientos de 1956, Anuario del Instituto de Historia Argentina, Nro. 7
  13. Panella, Claudio (2008), Los socialistas y la Revolución Libertadora. La Vanguardia y los fusilamientos de 1956, Anuario del Instituto de Historia Argentina, Nro. 7
  14. Viana, Juan Manuel (2011). "Pedagogía y Política en el Antiperonismo de Américo Ghioldi", en Intersticios de la política y la cultura latinoamericana: los movimientos sociales, Nro. 1, Sección 2, Córdoba: FFYH-UNC
  15. Sebrelli, Juan José (2011), Crítica de las ideas políticas, Buenos Aires: Sudamericana
  16. «EL PSP deja la bancada del Frente». Pagina12. 01 de noviembre de 2001. Consultado el 19 de septiembre de 2012. 
  17. «Un unico PS desde hoy». Pagina12. 29 de junio de 2002. Consultado el 19 de septiembre de 2012. 
  18. «Una Rosada a la transversal: Ibarra, Juez, Lifschitz y Binner con Kirchner». 30/04/2004. Consultado el 13 de abril de 2014. 
  19. «Las definiciones de los intendentes transversales de cara al 2007». 26/06/2006. Consultado el 13 de abril de 2014. 
  20. http://edant.clarin.com/diario/2007/07/09/um/m-01453893.htm
  21. Pertot, Werner (27 de febrero de 2009). «Tarjeta roja para dos aliados K». Pagina12. 
  22. http://agenciapacourondo.com.ar/secciones/sociedad/604-fraude-en-el-partido-socialista.html

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]