Julieta Lanteri

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Julia Magdalena Ángela «Julieta» Lanteri
JULIETA LANTERI 1873-1932.jpg
La autora, ca. 1905

Datos personales
Nacimiento 22 de marzo de 1873
Bandera de Italia Briga Marittima, Italia
Fallecimiento 23 de febrero de 1932, 58 años
Bandera de Argentina Buenos Aires, Argentina
Partido Partido Socialista Argentino, Partido Feminista Nacional
Padres Matea Guidi y Antonio Lanteri
Cónyuge Alberto Renshaw
Hijos dos hijos (María del Carmen y Juan Bautista)
Profesión Doctora en Medicina y Cirugía, Política
Ocupación Médico y farmacólogo
Alma máter Universidad Nacional de Buenos Aires
Tratamiento Dra en medicina
Religión atea
Residencia Buenos Aires, La Plata, Olivos y Quilmes

Fundadora o cofundadora:

  • Asociación Universitaria Argentina,
  • Liga Pro Derechos de la Mujer,
  • Liga contra la trata de personas
[editar datos en Wikidata]

Julia Magdalena Ángela Lanteri (atto di nascita Giulia Maddalena Angela Lanteri) (Briga Marittima, Italia, 22 de marzo de 1873[1] - Buenos Aires, 23 de febrero de 1932) conocida como Julieta Lanteri, fue una médica, política y feminista ítalo-argentina.

Datos biográficos[editar]

Llegó a la Argentina desde Italia, junto a su familia, cuando contaba con 6 años de edad. Su familia después de varias residencias logró afincarse en La Plata.[2] En 1886, Lanteri ingresó al Colegio Nacional que la habilitaba para ingresar a la Universidad. En 1891 optó por estudiar medicina, una profesión vedada a las mujeres pero pudo acceder por un permiso especial del decano, Dr. Leopoldo Montes de Oca. Se convirtió en la quinta médica recibida en Argentina y, junto con la primera egresada en esa casa de estudios la Dra. Cecilia Grierson, fundó la Asociación Universitaria Argentina. En esos años, se perfeccionó en el Hospital Ramos Mejía.[3]

Trayectoria[editar]

Trabajó por una década en la Asistencia Pública de Buenos Aires y en el Hospital de Emergencias y Dispensario.[4] En 1906 integró el Centro Feminista del Congreso Internacional del Libre Pensamiento que se hizo en Buenos Aires y con otras feministas como Raquel Camaña, Elvira Rawson de Dellepiane, Petrona Eyle, Sara Justo, Cecilia Grierson y Adelia Di Carlo, reclamaban por los derechos cívicos femeninos en Argentina.

Organizó para mayo de 1910, junto a otras mujeres, el Congreso Femenino Internacional que tuvo como sede a Buenos Aires. Se presentaron trabajos de mujeres de todo el mundo referidas a temáticas de género como derechos civiles y políticos, divorcio, educación, cultura, economía, etc. Fue el primer evento de este tipo que mostró al mundo, y de manera concreta, la organización feminista y las propuestas para modificar las situaciones de inferioridad que vivían las mujeres argentinas y del mundo entero.

Cuando en 1911 la Municipalidad de Buenos Aires convocó a los vecinos para que actualizaran sus datos en los padrones, en vistas a las elecciones municipales de legisladores, llamó a que lo hicieran los ciudadanos mayores, residentes en la ciudad, que tuvieran un comercio o industria o ejercieran una profesión liberal y pagasen impuestos. La incansable Lanteri, advirtió que nada se decía sobre el sexo. Entonces se inscribió en la Parroquia San Juan Evangelista de La Boca, que era la que le correspondía por su domicilio y cuando llegó el 26 de noviembre de ese año, día de las elecciones, votó en el atrio de esa iglesia.

El Dr. Adolfo Saldías, presidente de mesa, la saludó y se congratuló

“por ser el firmante del documento del primer sufragio de una mujer en el país y en Sudamérica”.

La Dra. Lanteri se dirigió a La Nación y a La Prensa, por entonces los medios escritos más leídos y contó el hecho. Al día siguiente apareció en los diarios la novedad.

Poco tiempo después, el Concejo Deliberante porteño sancionó una ordenanza donde especificaba claramente que estaba prohibido el voto de las mujeres porque el empadronamiento se basaba en el registro de empadronamiento del servicio militar. Al enterarse de eso, Julieta Lanteri se presentó ante registros militares de Capital Federal, solicitando ser enrolada y acudió directamente al Ministro de Guerra y Marina.

En el año 1919, se postula a una banca en el Congreso como diputada, convirtiéndose así en la primera mujer candidata en la Argentina. Al no ser legalizada para ingresar al parlamento organizó y encabezó en Plaza Flores el primer simulacro de votación callejera. Este meeting congregó más de dos mil personas, y llamó la atención de las feministas en el mundo. A principios de 1920, el Senador Dr. Juan B. Justo la incluyó en su lista del Partido Socialista Argentino junto a Alicia Moreau de Justo.

La incansable Lanteri siguió adelante, fundó el Partido Feminista Nacional por el que se postuló a legisladora en varias oportunidades. En 1924, año en que triunfó el Dr. Alfredo Palacios, Julieta lo siguió en cantidad de votos obtenidos. No fue poca cosa, y a partir de allí comenzó a ganarse aún más enemigos.

Los principios de su partido se incorporaron a partidos nacionales en San Juan y Mendoza. Previó golpes totalitarios en Sudamérica, disertando en la Universidad Nacional de La Plata y se entrevistó con el Dr. Marcelo T. de Alvear para comentarle alternativas antiautoritarias. Bregó por derechos y mejoras laborales femeninas e infantiles.

Vivió en Buenos Aires, La Plata, Olivos y Quilmes, lugares donde cultivó la amistad con Alfonsina Storni, Alfredo Palacios, José Ingenieros, entre muchas personalidades sobresalientes. La que fue su última vivienda se conserva en la localidad de Berazategui. Actualmente funciona allí una panadería. El Museo Histórico y Natural conserva algunos pocos objetos de este rico personaje.

El 23 de febrero de 1932, la Dra. Lanteri caminaba por la Diagonal Norte, en pleno microcentro de Buenos Aires, cuando un automovilista la golpeó. El conductor huyó, y después de dos días en el hospital, la notable médica y activista murió a los 58 años;[2] donde 1.000 personas acompañaron su funeral.[4]

El incidente mortal, rotulado como accidente por la policía, fue cuestionada en su momento por la cronista y escritora Adelia Di Carlo, en El Mundo. La noticia se publicó varios días con los detalles del siniestro, incluyendo el hecho de que el informe policial había tachado el nombre y vehículo del conductor; y que el hombre, David Klapenbach, era miembro del grupo paramilitar de extrema derecha: la Liga Patriótica Argentina; y que el mismo Klapenbach había cometido numerosos asesinatos. La casa de Di Carlo fue saqueada por personal de civil de la Policía de la Capital Federal tras la publicación de estos datos.[2] Ese asesinato "accidente de un vehículo marcha atrás", que la golpeó mortalmente, terminó con su lucha, pero no con su memoria. Ocurre tal siniestro, en años de abolición de derechos sociales y políticos, durante la presidencia "de facto" del general golpista José Félix Uriburu.[5]

Honores[editar]

Dos libros biográficos, de las periodistas de investigación Araceli Bellota, y Ana María De Mena:

  • Julieta Lanteri: La pasión de una mujer
  • Palomita Blanca, respectivamente, en 2001.[2] [4]

En 2000, la Municipalidad de Buenos Aires convocó a varias ONG para elegir las mujeres más destacadas de todo el siglo XX, fue una de las dieciocho elegidas.

Desde 2010, el Museo Histórico de Berazategui en el mes de la mujer, realiza la entrega de la "Distinción Dra. Julieta Lanteri" a mujeres destacadas de la comunidad de Berazategui, a modo de homenaje de quien fuera vecina de dicha ciudad entre los años 1920 y 1932, año en que muere.

Filatelia[editar]

  • Un sello del Estado Argentino, la conmemora

Véase[editar]

Bibliografía[editar]

Referencias[editar]

  1. «Lanteri e Pastorelli in Argentina». 
  2. a b c d «Julieta Lanteri». El Argentino. 
  3. Argentines of To-day. New York: The Hispanic Society of America. 1920. 
  4. a b c «Julieta Lanteri (1873-1932)». University of North Carolina. 
  5. http://www.portalplanetasedna.com.ar/lanteri.htm
  6. «Calles de Puerto Madero». Luis Cortese. 

Enlaces externos[editar]