El Mundo (Argentina)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Ejemplar del Diario El Mundo de Editorial Haynes, del 19-10-1952.

El Mundo fue un diario matutino argentino editado en la Ciudad de Buenos Aires por la Editorial Haynes que circuló entre el 14 de mayo de 1928 y mediados de 1967, cuando intentó transformarse en vespertino, aunque no tuvo mayor acogida por parte de los lectores. Fue el primer diario tabloide de la Argentina.

Historia[editar]

Editorial Haynes era además la fundadora de la emisora Radio El Mundo, en 1935, en Maipú 555, pleno centro de la Ciudad de Buenos Aires y las revistas que editaba (El Hogar, Mundo Argentino, Mundo Infantil, Mundo Agrario y Mundo Deportivo, entre otras) abarcaban la totalidad de la sociedad argentina.

Fue un verdadero emporio periodìstico del cual salieron figuras como Bernardo Neustadt, quien según su autobiografía ingresó al diario a los 14 años, Ulises Barrera, Ricardo Arias, Víctor Sueiro, Jacobo Timerman, Horacio Verbitsky y muchos más. En el periódico escribieron plumas del nivel de los escritores Conrado Nalé Roxlo, Roberto Ledesma, Amado Villar y Roberto Arlt, quien publicó allí sus conocidas Aguafuertes con las cuales el diario llegó a vender medio millón de ejemplares; la última de ellas se publicó el 27 de julio de 1942, un día después de su muerte.

Al asumir el gobierno Juan Domingo Perón en 1946 El Mundo era un diario adepto aunque no formara parte de la cadena que el Estado en forma directa o a través de testaferros iba formando. Raúl Alejandro Apold, el Subsecretario de Prensa y Difusión, había trabajado en el diario en la década de 1930.

El gobierno del general Perón expropió la Editorial Haynes que había quedado a manos del yerno del extinto Haynes, Harry Well Smith (quien al decir del encargado de negocios de la embajada británica durante la huelga de periodistas y gráficos de 1948, era "un adoquín con dinero").

A partir de ese momento El Mundo como todas las publicaciones de Haynes, hicieron prédica oficialista, con el agravante de que quien no poseyera el carnet de afiliación al Partido Peronista era despedido sin miramientos. Al producirse el golpe de estado de 1955 el diario fue intervenido. Por ese entonces la crítica de cine del periódico estaba a cargo de Calki, quien trajo en la materia un estilo nuevo distanciado de los intereses de las distribuidoras. En 1957 sacó un suplemento humorístico llamado Tía Vicenta y en 1960 Juan Carlos Colombres "Landrú" dibujaba cada día un chiste en la tapa del diario.

Cambio de dueños[editar]

José Ber Gelbard convocó a Jacobo Timerman a partir de mayo de 1960, a la dirección de una renovada versión del viejo diario El Mundo, que había sido comprado por un grupo de empresarios vinculados al Partido Comunista. Cuando lo convocó, junto a Moisés Jacoby y a Oscar García Rey, Gelbard les dijo que el grupo Minera Aluminé, cuya propiedad compartía con Samuel Sivak y con Marcos Bedzrodnik, estaba por comprar el diario. El negocio se haría si ellos aceptaban la conducción colectiva. El ofrecimiento demostraba que Timerman resultaba confiable para el PC”.

Graciela Mochkofsky[1]

En 1965 la empresa que editaba El Mundo pidió su concurso de acreedores. El 28 de junio de 1966 un golpe de estado derroca al gobierno en medio de una campaña peridística adversa frente a la cual, según Isidoro Gilbert, El Mundo era el único diario que lo defendía. El 23 de julio de 1966 el gobierno de Juan Carlos Onganía clausuró Tía Vicenta que en ese entonces aparecía como suplemento dominical del diario y que había caricaturizado en su tapa al presidente como una morsa, y el 22 de diciembre de 1967 sus mil trabajadores -administrativos, maestranza, gráficos y periodistas- reciben su telegrama de despido cuando venían sin cobrar tres quincenas. La desaparición del diario abre un espacio que Clarín aprovecha incrementando su tirada.

Compra por el PRT[editar]

A comienzos de 1973 el nombre del diario fue comprado por el Partido Revolucionario de los Trabajadores y Luis Cerrutti Costa y Manuel Gaggero fueron nombrados director y subdirector respectiamente. Una semana después del Asalto al Comando de Sanidad del Ejército el diario fue clausurado por una semana.[2] y en marzo de 1974 fue clausurado en forma definitiva por el gobierno de Perón.

Una crítica a Arlt[editar]

En Megáfono, Nº 9 (1931), revista dirigida por Sigfrido Radaselli, Edwin Rubens, Victor Max Wullich, hay un comentario sobre "Los lanzallamas", de Robert Arlt, firmado por Lisandro Alonso:

"Curiosa es la posición que dentro del mundillo literario que ocupa Roberto Arlt nos permitimos hablar así porque no somos señores enfáticos , sino simples lectores que hemos adquirido su libro en una esquina un poco de voluntad propia y otro poco acaso por inercia. Sus apresuradas notas diarias en El Mundo le han dado una popularidad de la cual él se jacta pero que por sí misma no tienen nada envidiable, sin duda. De allí ese prejuicio con que cortamos el año pasado los primeros pliegos de "Los siete locos" creyendo encontrar una serie andina de "aguas fuertes porteñas" donde solo había un libro desconcertante, muy superior a ellas, con todos sus infinitos defectos, muy superior a ellas, porque servía para revelar en Arlt algo que las notas no deja de ver nunca".[3]

Enlaces externos[editar]

Referencias[editar]

  • Ulanovsky, Carlos (1997). Paren las rotativas (en español) (1° edición). Espasa.Calpe Argentina S.A. Buenos Aires. ISBN 950-852-126-0. 

Notas[editar]

  1. Timerman. El periodista que quiso ser parte del poder (1923-1999). Bs. As., Editorial Sudamericana, noviembre de 2003. ISBN 950-07-2420-0
  2. Carnovale, Vera: Los combatientes, 1° ed. pág.118. Editorial Siglo XXI Buenos Aires 2011 ISBN 978-987-629-174-3
  3. Reproducido por Página/12.