Liga Patriótica Argentina

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Liga Patriótica Argentina
Operacional 1920[1] -presente[2]
Liderado por Flag of Argentina.svg Argentina
Ideología Ultraderecha, Nacionalismo
[editar datos en Wikidata ]
Miembros de la Liga Patriótica recorren las calles de Buenos Aires junto a la policía durante la Semana Trágica.

La Liga Patriótica Argentina fue un grupo de ultraderecha creado a partir de las huelgas de fines de 1918 y principio de 1919. La Liga Incluía tanto organizaciones paramilitares, como círculos sociales formales; actuando como grupos de choque, hostigando mediante el "matonaje" y acciones criminales, a residentes extranjeros, organizaciones sindicales y grupos de trabajadores en huelga.

Semana Trágica[editar]

El 7 de enero de 1919 los empleados de los Talleres Metalúrgicos Vasena de la ciudad de Buenos Aires entraron en huelga pidiendo mejores condiciones laborales.

La huelga llevó a que la empresa contratara obreros rompehuelgas para intentar seguir funcionando. El disturbio entre los obreros en huelga y los rompehuelgas terminó con la intervención de la policía, que disparó con armas largas contra la multitud. La Liga no tardó en unirse a la policía apenas comenzados los enfrentamientos.

Sus comienzos[editar]

Hechos ocurridos durante la Semana Trágica.

El primer nombre que tuvo la organización fue el de Comisión pro defensores del orden.[3] Las primeras reuniones de la asociación se llevaron a cabo en la Confitería Paris, y días más tarde se trasladaron al edificio del Centro Naval, en la intersección de las calles Florida y Córdoba, en la ciudad de Buenos Aires.[1]

En el Centro Naval, el 10 de enero, los por entonces contraalmirantes Manuel Domecq García y Eduardo O'Connor repartieron armas automáticas al grupo de jóvenes. Pero fue recién el 19 de enero, una vez concluida la huelga que dejó un saldo de 700 muertos y 4.000 heridos, que la Liga Patriótica Argentina se constituyó oficialmente, bajo el lema "Patria y Orden". Domecq García ocupó la presidencia en forma provisional hasta el 18 de abril de 1919, cuando fue electo Manuel Carlés como presidente y Pedro Cristophensen como vice.[1] [2]

Los fines de la Liga eran;

"Estimular, sobre todo, el sentimiento de argentinidad tendiendo a vigorizar la libre personalidad de la Nación, cooperando con las autoridades en el mantenimiento del orden público y en la defensa de los habitantes, garantizando la tranquilidad de los hogares, únicamente cuando movimientos de carácter anárquico perturben la paz de la República. Inspirar en el pueblo el amor por el ejército y la marina. Los miembros de la Liga se comprometen, bajo su fe y honor de argentinos, a cooperar por todos los medios a su alcance, e impedir: 1° La exposición pública de teorías subversivas contrarias al respeto debido a nuestra patria, a nuestra bandera y a nuestras instituciones. 2° Las conferencias publicas y en locales cerrados no permitidos sobre temas anarquistas y marxistas que entrañen un peligro para nuestra nacionalidad. Se obligan igualmente a usar de todos los medios lícitos para evitar que se usen en las manifestaciones públicas la bandera roja y todo símbolo que constituya un emblema hostil a nuestra fe, tradición y dignidad de argentinos".[4]

Además buscaba luchar "Contra los indiferentes, los anormales, los envidiosos y haraganes; contra los inmorales, los agitadores sin oficio y los energúmenos sin ideas. Contra toda esa runfla sin Dios, Patria, ni Ley, la Liga Patriótica Argentina levanta su lábaro de Patria y Orden... No pertenecen a la Liga los cobardes y los tristes".[5]

Integrantes[editar]

Manuel Domecq García, presidente provisional de la Liga en 1919.

Entre los integrantes más ilustres de la Liga se encuentran nombres como los de: Joaquín S. Anchorena, Dardo Rocha, el general Luis Dellepiane, Estanislao Zeballos, Luis Agote, Francisco P. Moreno, monseñor Miguel D´Andrea, Ángel Gallardo, Jorge Mitre, Carlos Tornquist, Miguel Martínez de Hoz, Julio A. Roca (hijo), Leopoldo Melo, Manuel María de Iriondo, Felix Bunge, el general Eduardo Munilla, Carlos M. Noel, Vicente Gallo, Ezequiel Pedro Paz, José A. Cortejarena, Celedonio Pereda, Saturnino Unzué, Antonio Lanusse y Pastor S. Obligado.[1] [6]

Estos afirmaban que "la civilización nacional engendró la Liga Patriótica Argentina, que nació para reunir a todos los hombres sanos y enérgicos con el fin de colaborar con la autoridad para mantener el orden y vigorizar los sentimientos esenciales del alma nacional, que por lo eterno funda la patria".[7]

Actividad pos Semana Trágica[editar]

El fin de la semana trágica no terminó con el accionar de la Liga que continuó reuniéndose asiduamente. Apenas 15 días después de la formación oficial de la Liga, ésta ya contaba con 9.800 miembros, 4.500 reclutados por los delegados vecinales —parroquias de San Juan Evangelista, Santa Lucía, Villa Devoto, San Carlos Sur y Villa Urquiza— y 5.300 adheridos directamente en la Secretaría General.[2]

La Patagonia Rebelde[editar]

Héctor Benigno Varela, homenajeado por la Liga una vez finalizada la huelga.

Cuando en noviembre de 1920 se desató la huelga general de peones rurales en la provincia de Santa Cruz, hecho popularmente conocido como la Patagonia Rebelde, la Liga se alistó para frenar el paro.

El 22 de febrero de 1921 se firma un acuerdo entre peones y la patronal que da fin a la primera de las huelgas.

Las tropas dirigidas por Héctor Benigno Varela retornan a Buenos Aires en mayo de ese año, pero lejos de cumplirse el convenio, la patronal comienza una serie de represalias contra los participantes de las huelgas con refuerzos parapoliciales integrados por miembros de la Liga.

De acuerdo con ese propósito, el 10 de julio de 1921, se reunieron en el Hotel Argentino de Río Gallegos un grupo considerable de personalidades de la ciudad, con el objeto de llevar a la práctica la represión. Luego de un corto debate, se resolvió constituir una brigada local de la Liga.[2]

La Liga tuvo una actuación destacada en el conflicto que finalizó en enero de 1922, con un saldo de 1.500 trabajadores muertos.

El 7 de enero arribó el vapor "Asturiano" a Río Gallegos, con Manuel Carlés a bordo para rendir homenaje y condecorar a Varela y sus hombres.

Golpe de estado de 1930[editar]

En julio de 1923, la Liga patrocinó, en el teatro Coliseo de la ciudad de Buenos Aires, junto al Círculo Tradición Argentina, las cuatro conferencias donde Leopoldo Lugones expuso las nueve bases: "Italia acaba de enseñarnos, bajo la heroica reacción fascista encabezada por el admirable Mussolini, cuál debe ser el camino a seguir..."

En diciembre de 1924, el mismo Lugones, estando en Lima, en la conmemoración del centenario de la batalla de Ayacucho, manifestó: "Yo quiero arriesgar algo que cuesta mucho decir en estos tiempos de paradoja libertaria y de fracasada, bien que audaz, ideología: ha sonado otra vez, para bien del mundo, la hora de la espada".[5]

La crisis económica mundial de 1929 tuvo graves consecuencias en la Argentina. El desempleo y otros problemas provocaron gran malestar social y político que desembocó, en septiembre de 1930, en el primer golpe de estado de la historia argentina.

El golpe que derrocó a Hipólito Yrigoyen fue ejecutado por militares pero contó con la adhesión de políticos opositores -como conservadores y radicales antipersonalistas-, de algunos sectores del pueblo, de la Liga Patriótica Argentina, etc.

En la mañana del 6 de septiembre, José Félix Uriburu partió del Colegio Militar al frente de un grupo de cadetes y de un batallón de artillería, intimando la entrega del gobierno. El presidente Yrigoyen renunció ante las autoridades militares de la ciudad de La Plata y luego fue detenido y enviado a la isla Martín García.

Según testimonios de la época;

La Liga Republicana convocaba a la oposición frontal, el llamado Klan Radical trató de neutralizar a los opositores con la violencia, y ésta llamó al combate callejero a la Liga Patriótica Argentina. La violencia ganó la calle, los incidentes menudearon y el ambiente de crisis económica, política y social se tornó, para muchos, insoportable. Los radicales llegaron, incluso, a hacer fraude electoral, utilizaron al ejército para las intervenciones federales y aparecieron contradiciendo ideales y banderas que habían difundido o agitado para fundar en esos signos una nueva legitimidad. Esa legitimidad nunca había superado cierta innata precariedad. El propio yrigoyenismo contribuyó a herirla de muerte. Oficialismo y oposición fueron cómplices, a su manera, de la agonía de la Argentina de los partidos.[8] [9]

El "ocaso" de la Liga[editar]

Los hechos ocurridos durante la década infame hicieron que las actividades que la Liga llevaba a cabo ya no fueran "necesarias".

La llegada del peronismo a mediados de la década de 1940 hizo que el conservadurismo perdiera el terreno que habían ganado en la década del 20.

En 1969, 50 años después de que la Liga viera la luz, ésta contaba con apenas 560 miembros. En ese entonces, su presidente, Jorge Kern declaraba de que la Liga era "una institución desvinculada de toda bandería política". Asegurando que la Liga mantenía una inalterada admiración por su fundador, Manuel Carlés, quien era "un inolvidable patriota".[5]

Después de casi un siglo desde su formación y, aunque parezca desaparecida, la Liga sigue con vida. En las Notas sociales del diario La Nación del jueves 1 de diciembre de 2005 se publicó el siguiente anuncio:

La Liga Patriótica Argentina, con el fin de reunir fondos para sus obras, ha organizado un encuentro que se realizará pasado mañana, a las 18.30, en el Quincho 1806, en los Cuarteles de Palermo del histórico Regimiento Patricios. El teniente coronel (R) doctor Ernesto D. Fernández Maguer ofrecerá una breve disertación sobre "Pasado, presente y proyectos de la Liga Patriótica Argentina". Al finalizar se servirá un vino de honor. Informes por el 4702-0056.[2]

Referencias[editar]

  1. a b c d [Felipe] Comprueba el valor del |enlaceautor= (ayuda) (Octubre de 2006). «La dignidad rebelde. El movimiento obrero durante las presidencias radicales.». Los mitos de la historia argentina 3 (1° Edición edición). Grupo Editorial Planeta. pp. 75 a 80. ISBN 978-950-49-1544-7. 
  2. a b c d e «La liga patriótica argentina» (en español). Consultado el 23 de febrero de 2010.
  3. Diario La Nación, 16 de enero de 1920. "En el local de la Asociación del Trabajo se reunió ayer la Junta Directiva de la Comisión pro defensores del orden, que preside el contraalmirante Domecq García, adoptándose diversas resoluciones de importancia".
  4. Diario La Nación, 16 de enero de 1919
  5. a b c «Abril 18, 1919: Fundación de la Liga Patriótica». Revista Primera Plana. 29 de abril de 1969. http://www.magicasruinas.com.ar/revistero/argentina/fundacion-liga-patriotica.htm. 
  6. Mirta Moscatelli (Docente-Investigadora de la carrera de Comunicación Social). «La Liga Patriótica Argentina. Una propuesta nacionalista frente a la conflictividad social de la década de 1920» (en español) págs. 3. Consultado el 23 de febrero de 2010.
  7. Primer Congreso de Liga Patriótica Argentina. 1920. Pag. 37. http://rephip.unr.edu.ar/bitstream/handle/2133/741/La%20liga%20patriotica%20argentina_A1a.pdf?sequence=1. 
  8. Delgado, Jaime. Hispanoamérica en el siglo XX. 
  9. Jorge H. Sarmiento García (4 de septiembre de 2006). «EL 6 DE SEPTIEMBRE DE 1930» (en español). Consultado el 27 de febrero de 2010.