La Vanguardia (periódico de Argentina)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «La Vanguardia (Argentina)»)
Saltar a: navegación, búsqueda
La Vanguardia
La Vanguardia - Numero 1.jpg
Portada del primer número, 7 de abril de 1894.
[editar datos en Wikidata ]

La Vanguardia es un periódico argentino fundado por Juan B. Justo en 1894 como un "periódico socialista científico defensor de la clase trabajadora", que en 1896 se convirtió en órgano oficial del Partido Socialista de la Argentina. En abril de 2013 el Partido Socialista comenzó a editarla con frecuencia mensual y distribución comercial en todo el país. Su director es nombrado por el Comité Nacional del Partido Socialista. En junio de 2014 se designó como director por un nuevo período al periodista entrerriano Américo Schvartzman.

Historia[editar]

Los inicios[editar]

La Vanguardia fue fundada por Juan B. Justo, Esteban Jiménez, Augusto Kuhn, Isidro Salomó y Juan Fernández. Salvo el primero, médico argentino, los demás eran obreros e inmigrantes europeos, pioneros del socialismo en la Argentina.

Su fundación surgió de una convocatoria publicada en el diario La Prensa el 2 de agosto de 1893, que invitaba "a los presidentes de todas las secciones obreras a concurrir a la conferencia que se celebrará hoy a las 7.30 PM en el Café Francés, calle Esmeralda 318, para cambiar impresiones sobre la formación de una Federación y la creación de un periódico que defienda los intereses de la clase trabajadora." Firmaba la misiva “La Comisión”. En verdad, la autoría de la prometedora invitación era obra de la Agrupación Socialista y llevaba la firma de uno de los principales animadores del grupo socialista Vorwärts, Augusto Kuhn.

La reunión fracasó en cuanto a convocatoria: los únicos asistentes fueron los miembros de la misma agrupación: el propio Kuhn, Jiménez, Salomó y Fernández, secretario de los toneleros. A último momento, no obstante, ingresó con cierto apuro un quinto personaje que resultaría al cabo fundamental: Juan B. Justo, que contaba entonces 28 años y se presentó con decidido ánimo. Sobre él recaería, finalmente, la organización del periódico.

Ocho meses tardarían los cinco entusiastas socialistas en improvisar el taller de redacción y armado en la misma pieza de inquilinato en que vivía Kuhn, quien además dono 300 pesos de su bolsillo para completar el equipamiento necesario. Justo, por su parte, vendió su automóvil y empeñó su medalla dorada para poder contribuir con el proyecto. El nombre del nuevo periódico se definió sin más tramite: Justo propuso "La Vanguardia", según varios testimonios en honor al fortín ubicado en su querida Tapalqué y al que gustaba visitar montado a caballo junto a su padre. No hubo problemas en adoptarlo para el periódico ya que, más allá de las remembranzas juveniles del director, tenía un significado político coherente para las pretensiones del grupo promotor.

Así, el 7 de abril de 1894 apareció el primer numero de La Vanguardia con el rotulo de “Periódico Socialista Científico, Defensor de la Clase Trabajadora”. El primer editorial, elaborado por Justo, analizaba desde una perspectiva marxista la realidad económica y política de Argentina a la que caracterizaba como capitalista, si no aún plenamente, en vías de su realización completa. Decía de manera contundente: “Venimos a representar en la prensa al proletariado inteligente y sensato. Venimos a promover todas las reformas tendientes a mejorar la situación de la clase trabajadora”. Luego subrayaba sin ambigüedades una orientación ideológica rudimentaria en su falta de precisiones, pero que no obstante marcaba un rumbo definido y un límite ante otras fuerzas políticas que reclamaban la representatividad obrera: “Venimos a difundir las doctrinas económicas creadas por Adam Smith, Ricardo y Marx”. Desde el primer número exhibía una diferencia notable con los grupos revolucionarios para los que las “reformas” no constituían más que un eufemismo de la burguesía liberal y democrática, en el mejor de los casos, o directamente de aquellos que renunciaron al radical cambio de sistema social, por lo que no tardarían en ser considerados traidores del movimiento obrero y la revolución.

Desde ese momento el periódico, de aparición semanal los días sábado, fue un centro de unificación de los núcleos socialistas y obreros que actuaban en Argentina y se lo considera uno de los principales antecedentes organizativos que convergerían en la federación del Partido Socialista Obrero Argentino en 1896.

El diario[editar]

En 1905 comenzó a publicarse diariamente, ocupando nuevamente la dirección Juan B. Justo, la que había abandonado unos años atrás, con motivo de su radicación en la localidad de Junín.

Esto se enmarcaba en el crecimiento general de las organizaciones de la clase obrera. Para inicios del siglo XX el PS ya había conseguido representación parlamentaria en la figura de Alfredo Palacios, primer diputado socialista de América. Además, los socialistas dirigían la Unión General de los Trabajadores (UGT), central sindical que habían fundado en 1903.

En 1910, durante el Centenario, el local de La Vanguardia ubicado en la calle México fue saqueado e incendiado, con evidente complicidad gubernamental.

Cuando el Partido Socialista se fracturó en 1958 el Partido Socialista Argentino retuvo la dirección de La Vanguardia en la figura de Alicia Moreau de Justo, mientras que el Partido Socialista Democrático comenzó a editar el periódico Nuevas Bases dirigido por Américo Ghioldi.

Algunos de los directores de La Vanguardia fueron Juan B. Justo, Nicolás Repetto (1901-1905), Enrique Del Valle Iberlucea (1916-1917), Mario Bravo, Alicia Moreau de Justo, Juan Antonio Solari y Jorge Tula entre otras destacadas figuras.

La Vanguardia en la diáspora del PS[editar]

Durante los años de la "diáspora" del socialismo argentino (1958-2002) hubo diferentes versiones de La Vanguardia, algunas de las cuales incorporaron el adjetivo con el que se diferenciaba la fracción socialista que la editaba: así surgió por ejemplo La Vanguardia Popular, editada por el PS Popular de Guillermo Estévez Boero, con diferentes directores como Gustavo Galland, Mariano Diaz, Carlos Maniero o Alfredo Lazzeretti; mientras que el PS Democrático editaba la suya, bajo la dirección de Héctor A. Bravo y Oscar R. González, entre otros.

Nueva época[editar]

Al reunificarse el Partido Socialista en 2002, La Vanguardia fue reconocida como órgano partidario oficial en su carta orgánica. En 2006 comenzó una nueva etapa del periódico, con 14 ediciones consecutivas, teniendo como directores a Guillermo F. Torremare (hasta 2008) y a Américo Schvartzman (desde 2008 hasta 2011).

En 2011 un grupo de ex dirigentes del PS hoy nucleados en la Confederación Socialista Argentina, comenzaron a editar un periódico homónimo, a través de una sociedad anónima denominada "La Vanguardia Editora". El director del periódico es Guillermo F. Torremare y su editor es Guillermo Wolff. Entre sus columnistas cuenta con Jorge Rivas, Juan Carlos Coral, Alejandro Rofman, y Susana Rinaldi, entre otros. Se edita a color, con 16 páginas y mantiene como caracterización ser un "periódico socialista defensor de la clase trabajadora".

Número 1144 de La Vanguardia (órgano oficial del Partido Socialista), agosto 2011

Por su parte, el Partido Socialista de la Argentina nombró durante 2012, a Carlos Gabetta como director general de La Vanguardia, a Américo Schvartzman como director ejecutivo de la edición en papel y a Mariano Schuster como director ejecutivo de la edición digital. En abril de 2013 comenzó a editarse en papel, con frecuencia mensual, en formato tabloide, a todo color y con 24 páginas. Esta es publicación reconocida por el Partido Socialista como órgano oficial y se presenta como "una voz plural para la izquierda democrática". Los editoriales de la publicación llevan la firma del presidente del PS, Hermes Binner, y colaboran dirigentes socialistas de todo el país, como Rubén Giustiniani, Miguel Lifschitz, Héctor Polino, Lisandro Viale o Silvia Augsburger. La particularidad del períodico es que incluye páginas de información partidaria diferenciadas de las páginas dedicadas al debate de la izquierda democrática. Así, desde su reaparición cuenta con colaboraciones de columnistas como Marcos Novaro, Roberto Gargarella, Julio Sevares, Pablo Marchetti, y otros destacados escritores y ensayistas del pensamiento progresista.

En junio de 2014, el Comité Ejecutivo Nacional del Partido Socialista designó al periodista entrerriano Américo Schvartzman como su director.


Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]