Pedagogía progresista

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Escuela Nueva»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Jean-Jacques Rousseau, considerado uno de los precursores de este movimiento por las ideas pedagógicas expuestas en El Emilio.
Conferencia de la Ligue internationale pour l'éducation nouvelle (LIEN -"Liga internacional para la nueva educación", fundada en Calais en 1921, y que convocó ocho congresos, hasta 1946). De izquierda a derecha, Ovide Decroly, Pierre Bovet, Beatrice Ensor, Edouard Claparède, Paul Geheeb y Adolphe Ferrière. Otros destacados miembros de la liga fueron John Dewey, Jean Piaget y Maria Montessori. -fr:Ligue internationale pour l'éducation nouvelle-
Valentine y Jean Piaget (de pie, a la derecha) durante la conferencia de 1932 del Bureau international d’éducation ("Oficina internacional de educación"), institución fundada en Ginebra en 1925 y hoy parte de la UNESCO.[1] -fr:Bureau international d'éducation-

La pedagogía progresista o educación progresista, bajo muy diversas denominaciones (escuela nueva, escuela activa, nueva educación, educación nueva, etc.),[2] es un movimiento o grupo de movimientos pedagógicos de carácter progresista, críticos con la educación tradicional (a la que acusan de formalismo, de autoritarismo, de fomentar la competitividad y de constituir una mera transmisión de conocimientos mediante la memorización, pasiva para el alumno y ajena a sus intereses -definiendo su modelo con los rasgos opuestos: educación práctica, vital,[3] participativa, democrática, colaborativa, activa, motivadora-)[4] que surgieron a finales del siglo XIX y se desarrollaron en el siglo siguiente, convirtiéndose en dominantes en las denominadas reformas educativas planteadas en el contexto intelectual de la revolución de 1968 (también se utilizan expresiones como pedagogía reformista o educación reformista, denominaciones que no sólo se vinculan a las legislaciones de reforma educativa, sino a los proyectos de reforma social -la propia utilización de la palabra "reforma" implica una connotación progresista, hasta tal punto que las modificaciones educativas con carácter conservador se suelen calificar de "contra-reformas" por los partidarios de la pedagogía progresista-).[5] La educación progresista se plantea el reto simultáneo de ser general (lo que, en la forma de enseñanza obligatoria, se terminó convirtiendo en uno de los pilares del Estado del bienestar, y supone distintos tipos de integración)[6] e individualizada (lo que supone responder a las necesidades específicas de cada alumno).[7]

Concepto[editar]

El concepto genérico de "escuela nueva" tuvo múltiples versiones en instituciones educativas concretas, con orientaciones ideológicas muy dispares, y de denominaciones a veces muy explícitas; como la Institución Libre de Enseñanza de Francisco Giner de los Ríos (de carácter liberal-progresista, identificada intelectualmente con el krausismo), las escuelas del Ave María[8] de Andrés Manjón (de carácter católico[9] ), la Escuela Moderna, "modelo" o "racionalista", de Francisco Ferrer y Guardia (de carácter libertario -pedagogía en el anarquismo-), las escuelas Montessori (Maria Montessori), la Escuela de Summerhill de Alexander Sutherland Neill, etc.

Las innovaciones pedagógicas no eran ninguna novedad. Desde la antigüedad clásica distintos métodos (la mayéutica socrático-platónica -enseñar preguntando-, el peripatetismo de Aristóteles -enseñar paseando-, el docere delectando del Ars Poetica de Horacio -"enseñar deleitando"-,[11] el género speculum princeps -enseñar al príncipe-) se presentaban explícitamente como alternativas al aprendizaje como esfuerzo repetitivo y no creativo (escribas sumerios[12] y egipcios -Per Anj o "casa de la vida"-, kējǔ -examen imperial chino-, el Ars longa, vita brevis de Hipócrates -prevención similar al "la letra, con sangre entra"-,[13] la inacabable tarea de los scriptorium monásticos y los rígidos métodos de la escolástica que anquilosaron la universidad europea desde la Edad Media).

Tras los precedentes teóricos más inmediatos que se establecieron en la Ilustración y el Romanticismo (Rousseau, Pestalozzi, Fröbel, Tolstoi), los planteamientos pedagógicos más influyentes en esta tendencia fueron la pedagogía de la acción de John Dewey (pragmatismo, activismo),[14] las teorías genético-cognitivas de Jean Piaget (desarrollo cognitivo), las genético-dialécticas de Lev Vygotsky, la educación en libertad de Benjamin Spock,[15] la pedagogía del oprimido de Paulo Freire, o el constructivismo de David Ausubel (aprendizaje significativo).

Es consustancial a la pedagogía progresista la tensión entre la teoría y la praxis (los planteamientos abstractos de naturaleza utópica y la "aplicabilidad"), de modo que ninguna de las reformas o experiencias educativas se considera definitiva, sino perpetuamente inacabada o imperfecta desde el punto de vista de quien la propone o emprende, más allá de que sea objeto de crítica desde otros puntos de vista.

A pesar de los primeros esfuerzos de John Dewey y de otros por conformar la escuela según los intereses de una democracia radical, y de los intentos recientes de los teóricos educativos de izquierdas por evidenciar la conexión que existe entre la ideología de la escuela y la lógica del Estado capitalista, el espacio político que ocupa la educación del profesorado en la actualidad sigue desalentando la lucha por dotar de poder al profesor, y normalmente sirve para reproducir las ideologías tecnocráticas y corporativas, características de las sociedades dominantes. De hecho, es razonable afirmar que la formación del profesorado sirve fundamentalmente para crear intelectuales que actúan al servicio de los intereses del Estado, cuya función social es sostener y legitimar el statu quo. (...) Queremos dejar claro que existe una importante diferencia entre la obra de John Dewey, especialmente (1916) Democracy and Education... y el discurso híbrido de una reforma educativa progresista que caracterizó los últimos años de la década de los 60 y la década de los 70 en los Estados Unidos. La reforma educativa progresista guarda poco parecido con la filosofía de la experiencia de Dewey, en el sentido de que Dewey hacía hincapié sobre la relación entre la experiencia del estudiante, la reflexión crítica, y el aprendizaje. Sin embargo, la idea de aplicabilidad que ha caracterizado a los principales partidarios de la educación progresista normalmente gira en torno al concepto de una adquisición sistemática de conocimientos, y favorece acríticamente un concepto antiintelectual de la experiencia del estudiante.[16]

Historia[editar]

Etapa romántica[editar]

Tiene como referentes las ideas filosóficas y pedagógicas de autores como Jean-Jacques Rousseau y la corriente naturalista (que postulaba la necesidad de volver a la naturaleza para preservar al ser humano de una sociedad que lo corrompía), Johann Heinrich Pestalozzi (método intuitivo),[17] Friedrich Fröbel (Kindergarten -"jardines de infancia"-), William Maclure, Johann Friedrich Herbart (solo se aprende aquello que interesa),[18] Wilhelm Wundt y las nuevas ideas surgidas a la luz del darwinismo (Herbert Spencer) y la sociología (Émile Durkheim).

Comenzaron a fundarse las llamadas "escuelas nuevas", es decir, instituciones escolares de vanguardia fundadas y dirigidas por profesionales innovadores. Sin embargo, se considera como precursor del movimiento a un novelista, el ruso León Tolstoi, fundador de una escuela verdaderamente nueva en más de un sentido. En 1859 Tolstoi abrió en su finca de Yásnaia Poliana una escuela para los hijos de sus campesinos basada en el principio mientras menor sea la constricción requerida para que los niños aprendan, mejor será el método. Este "anarquismo pedagógico" de Tolstoi, como se le llamó despectivamente, más que en la confianza en la expansión libre de las potencialidades del alma infantil, se basaba en la desconfianza más absoluta hacia la "pedantería autoritaria" de los adultos: dejen que los niños decidan por sí solos lo que les conviene. Lo saben no menos bien que vosotros.

Etapa de los grandes sistemas[editar]

Tras la sistematización debida al estadounidense John Dewey (profesor de pedagogía en Chicago, Nueva York y Columbia -My Pedagogic Creed, 1897, The School and Society, 1900, The Child and the Curriculum, 1902, Democracy and Education, 1916, Experience and Education, 1938); a partir de la Primera Guerra Mundial (1914), las ideas de la pedagogía progresista y la metodología activa se extendieron sobre todo en Europa. Maestros e intelectuales de distintas orientaciones (liberales, izquierdistas, católicos -Ovide Decroly, María Montessori, Célestin Freinet, las Hermanas Agazzi, Andrés Manjón o Giner de los Ríos-) se plantearon la necesidad de reconsiderar los planteamientos educativos imperantes hasta ese momento, y se proponen revisar los principios que sustentan el acto educativo y las instituciones creadas para ello. Para ello buscaron una nueva educación que fuera activa, que preparara para la vida real y que partiera de los intereses reales que tenía el niño.

La década de los años 1930, caracterizada por el auge de los totalitarismos, supuso una revisión de esta tendencia.

Pedagogos progresistas[editar]

Durante la segunda mitad del siglo XIX, Mariano Carderera y Potó, de orientación católica liberal, inspiró la legislación educativa y dirigió puestos clave de la administración pública de la enseñanza en España, desde donde se esforzó en introducir las innovaciones pedagógicas progresistas que investigó por toda Europa, aunque sin la radicalidad que caracterizó a la Institución Libre de Enseñanza de Francisco Giner de los Ríos, de la que ejerció en cierto modo como contrapeso.[19] En las fechas del Congreso Nacional Pedagógico (1882) ya representaba, con Claudio Moyano, la facción "conservadora" o "normativista" frente a la "progresista" o "institucionista", en la que, además de Giner, estaban Manuel Bartolomé Cossío, Joaquín Costa, Torres Campos, Pedro A. García o Agustín Sardá.[20]

Una vertiente importante de las modificaciones metodológicas de la pedagogía progresista vino a través de distintas ideas surgidas en la enseñanza musical, como el método Dalcroze para el aprendizaje musical de Émile Jaques-Dalcroze.

Véase también[editar]

Pedagogía progresista en literatura, cine, televisión y música[editar]

Numerosas obras literarias y cinematográficas, especialmente de ficción, reflejan el mundo escolar. En algunos casos el tema tratado es la pedagogía progresista, o alguno de sus planteamientos, pero es más habitual que se propongan la crítica, la denuncia o la ridiculización de todo tipo de abusos de la educación tradicional, convertida en un estereotipo de medio hostil que impide el crecimiento personal; y que propongan como modelos alternativos, representándolos como verdaderos héroes, a profesores progresistas y comprometidos y a alumnos que se rebelan contra la represión o la disciplina escolar. Muy a menudo los autores se basan en la recreación de sus propias experiencias personales, bien de una infancia o adolescencia frustrada, o bien de su paso por la docencia.[36]

We don't need no education

We don't need no thought control

No dark sarcasm in the class room

Teachers, leave those kids alone

Hey, teachers! Leave those kids alone!

No necesitamos ninguna educación / No necesitamos ningún control del pensamiento / Ningún oscuro sarcasmo en el aula / Profesores, dejad a esos chicos en paz. / ¡Hey, profesores! ¡Dejad a esos chicos en paz!

Another Brick in the Wall, canción de Pink Floyd del álbum The Wall (1979, se realizó también una película -Pink Floyd The Wall, 1982-).[39]

Notas[editar]

  1. http://www.ibe.unesco.org/es/la-oie-en-breve.html
  2. «Escuela Nueva.». Consultado el consultado el 18 de marzo de 2008.
  3. Manuel García Morente, La periodicidad en el curso de la vida, en Obras Completas, Anthropos Editorial, 1996, ISBN 84-7658-498-9, pg. 208-209:

    La educación puede concebirse según dos distintas finalidades: una (...) formalista y otra (...) vital (...) La educación formalista se propone única, exclusivamente, la realización de los valores. Para ella, la vida del hombre -y del niño- debe plegarse, doblegarse, acomodarse a las formas ideales que la razón diseña. (...) Aspira a hacer hombres justos, buenos ciudadanos, hombres religiosos; pero no por los hombres, sino por la justicia, la ciudadanía y la religión. (...) La educación verdaderamente tal, puesto que es una actividad práctica y vital, se orienta hacia la realidad de las almas jóvenes, no para que luzcan los valores, sino para que por los valores luzca y brille el hombre mismo. (...) El pedagogo debe servir a los intereses del Niño, de cada niño.

  4. Mayra Elena Salas, DEL PROCESO DE ENSEÑANZA APRENDIZAJE TRADICIONAL, AL PROCESO DE ENSEÑANZA APRENDIZAJE PARA LA FORMACIÓN DE COMPETENCIAS, EN LOS ESTUDIANTES DE LA ENSEÑANZA BÁSICA, MEDIA SUPERIOR Y SUPERIOR, en Cuadernos de Educación y Desarrollo, vol. 1, nº 7, septiembre de 2009.
  5. Isabel Celaá, La contra-reforma educativa, El País, 28 de agosto de 2012
  6. a b En cada caso, el tipo de alumno a integrar es diferente: en Estados Unidos, durante la lucha por los derechos civiles, fue la integración de los negros; en España, la de los gitanos; en otros contextos, la de los inmigrantes; genéricamente, la de alumnos designados -según la cambiante terminología considerada menos ofensiva en cada momento en el lenguaje políticamente correcto- como minusválidos, handicapped, discapacitados, "con diferentes capacidades" o "alumnos con necesidades educativas especiales" -ACNEE-.
  7. a b CVC. Educational Research Associates, fuente citada en en:Individualized teaching
  8. Escuelas del Ave María - Año 1906. Cita como fuente a Carmen Sanchidrián, Las escuelas del Ave María, cien años de educación social.
  9. Desde el punto de vista "progresista", la educación católica representada por los colegios religiosos y la inspiración religiosa que se impone al conjunto del sistema educativo en los estados confesionales católicos, se identifica (en una valoración que, obviamente, no es compartida por los afectados) con la educación tradicional, e incluso se la tiene por especialmente represiva: una pedagogía progresista (...) se pronuncia inequívocamente contra todo tipo de educación religiosa (Teódulo García Regidor La polémica sobre la secularización de la enseñanza en España, 1902-1914, Instituto Universitario Domingo Lázaro, Universidad Pontificia de Comillas, ISBN 84-348-1762-4, 1985 pg. 192).

    La secularización de la enseñanza y la construcción de una escuela laica se planteó durante los siglos XIX y XX como una necesidad no sólo para el sistema educativo, sino para la propia construcción nacional en países católicos como Francia, Italia o España (identificada con el modelo de la escuela republicana, la escuela pública francesa creada a partir de las sucesivas revoluciones -Francia en la educación de la España contemporánea (1808-2008), Universidad de Salamanca, ISBN 84-9012-017-X-). El debate sobre la presencia de las instituciones religiosas en la enseñanza llegó a ser violentísimo en España, formando parte de las principales movilizaciones de las fuerzas políticas y sociales identificadas con el anticlericalismo (expulsión de los jesuitas, desamortización, quema de conventos en momentos críticos, sucesivas limitaciones legislativas -Ley del Candado, Constitución de la República Española de 1931-); mientras que las fuerzas políticas y sociales antagónicas se identificaban con el catolicismo tradicional (nacionalcatolicismo).

    Véase Categoría:Educación católica, colegios agustinos (agustinos), colegios franciscanos (franciscanos), colegios dominicos (dominicos), colegios mercedarios (mercedarios), colegios jesuitas y otras instituciones educativas de la Compañía de Jesús, Escuelas Pías (escolapios), colegios de La Salle (Hermanos de las Escuelas Cristianas, Juan Bautista de La Salle), Colegios salesianos (Salesianos, Don Bosco, Sistema Preventivo Salesiano), colegios corazonistas (Hermanos del Sagrado Corazón -corazonistas-), colegios claretianos (claretianos), colegios marianistas (marianistas), colegios maristas (maristas), colegios del Opus y otras instituciones educativas del Opus Dei, Legionarios de Cristo, Congregación para la Educación Católica, etc. Véase en:Catholic school en la Wikipedia en inglés.

    La educación y la evangelización en las misiones es otro aspecto muy importante dentro de la educación católica, y, al igual que en el caso de los misioneros protestantes, han tenido muy diferentes valoraciones desde el punto de vista pedagógico e ideológico, desde las valorativas hasta las fuertemente críticas. Algunas experiencias misioneras, como las reducciones jesuíticas, han sido especialmente valoradas por sus innovaciones educativas (incluyendo la educación musical).

    Cada una de ramas del cristianismo tienen sus propias tradiciones e instituciones educativas, como por ejemplo la escuela dominical. Temas de fuerte enfrentamiento entre determinadas iglesias protestantes y los sistemas educativos progresistas suelen ser la educación sexual y el evolucionismo.

    Véase en:Categoría:Educación cristiana. Véase en:Christian school en la Wikipedia en inglés.

  10. Quién fue don Lucas Aguirre y Juárez
  11. A pesar de lo extendido de esa expresión, en el texto de Horacio lo que se dice en el verso 344 es: Lectorem delectando, pariterque monendo ("Deleitando a la vez que instruyendo al lector"). Texto en proyecto Gutenberg. Traducción en Jesús Cantera, Refranero latino, Akal, 2005, ISBN 84-460-1296-0, pg. 118.
  12. Los consejos de un escriba a su hijo son recogidos en una tableta de arcilla recogida por Samuel Noah Kramer, La historia empieza en Sumer (texto reproducido La historia del estudiante gamberro en un manual escolar: Pilar Benejam, Horizonte, Historia y Geografía 1, Andrés Bello, 1996, ISBN 84-316-3522-3, pg. 44-45.).
  13. CVC
  14. Germán López Noreña, EL PENSAMIENTO PEDAGÓGICO DE JOHN DEWEY Y LA ESCUELA NUEVA, en APUNTES SOBRE LA PEDAGOGÍA CRÍTICA: SU EMERGENCIA, DESARROLLO Y ROL EN LA POSMODERNIDAD
  15. Su obra es una defensa de la educación en libertad ya desde los primeros años (...) "la mejor forma de educación es dejar que el hijo haga lo que en cada momento quiera". Se le ha atribuido la frase, tantas veces repetida en los movimentos de 1968, de "prohibido prohibir", aunque la expresión no se encuentre literalmente en su obra, sí es el eje de su filosofía educativa, y acabaría teniendo una influencia enorme. José Luis Comellas, Historia breve del mundo reciente: (1945-2004), Rialp, 2005, ISBN 84-321-3526-7, pg. 157. La repercusión de la aplicación de las teorías de Spock sobre la anomia y la delincuencia juvenil han sido muy debatidas, con reflexiones sobre el asunto incluso del propio Spock. Prohibido prohibir, artículo de Mario Vargas Llosa, 26 de julio de 2009.
  16. La educación del profesorado como espacio contrapúblico, en Thomas S. Popkewitz Formación del profesorado. Tradición. Teoría. Práctica, Universitat de València, 1990, ISBN 8437006325, pgs 245-246
  17. Rafael Sánchez Cumplido, Manual de pedagógica basado en el conocimiento fisiológico del hombre, 1864, pg. 174-175:

    Pestalozzi basó su método de intuición en esta proposición de Aristóteles, resucitada por Locke y Condillac: Nada hay en la inteligencia que no haya entrado por los sentidos. El P. Girard basó el suyo de educación en esta proposición más cierta sin duda: Toda instrucción debe ser un medio de mejora moral. L'abbe Gaulthier basó el suyo de recreación en esta otra igualmente sabia y verdadera: El mejor método de enseñar es el que hace amable la enseñanza. Y Jacolot por último, basó el suyo de generalización y analogía universal, en este sublime principio tan incuestionable como cuestionado, desgraciadamente: Todo se halla en todo.

  18. Julián de Zubiría, De la escuela nueva al constructivismo: Un análisis crítico, Magisterio, 2003, ISBN 958-20-0620-X, pg. 96.
  19. GEA
  20. Julo Mateos, La construcción del código pedagógico del entorno. Genealogía de un saber escolar (tesis doctoral, 2007), citado en Sociogénesis de la Didáctica de las Ciencias Sociales. Tradición discursiva y campo profesional (1900-1970), Juan Mainer Baqué (tesis doctoral, 2007), pg. 23.
  21. GER
  22. Patricia Campelo, La transición borró los nombres de las mayores defensoras de la educación pública - Una vida de película llevó a las hermanas Úriz, pioneras de la escuela moderna en España, a luchar contra el fascismo en la II Guerra Mundial, denunciar ante Naciones Unidas las condiciones de las presas en cárceles de Franco y a promover el Día Mundial del niño, aún vigente, entre otros episodios silenciados en la España democrática, Público, 27 de junio de 2014.
  23. Ficha en la OEI; Los orígenes de la LOGSE
  24. Ficha en Ediciones Morata; Buenastareas.com
  25. Ficha en la Universidad de Málaga
  26. Peter McLaren, REVOLUTIONARY PEDAGOGY IN POST-REVOLUTIONARY TIMES: RETHINKING THE POLITICAL ECONOMY OF CRITICAL EDUCATION, en Educational Theory, vol 48, nº 4, pgs. 431–462, diciembre de 1998
  27. Xóchitl de la Peña, http://www.psicopedagogia.com/motivacion-aula
  28. Generalitat valenciana madrid.org
  29. Sobre la desescolarización y sus teóricos, en Pensamiento pedagógico radical.
  30. Les Bell, Howard Stevenson, Education Policy: Process, Themes And Impact, Taylor & Francis, 2006. Fuente citada en en:Education policy
  31. Economics of Education Review, fuente citada en en:Education economics
  32. Boyd, W., & Rawson, W. (1965). The Story of the New Education. London: Heinemann. Fuente citada en en:Social pedagogy#New Education Movement
  33. Röhrs, Hermann (1970). Kurt Hahn. London: Routledge & Kegan Paul. ISBN 0-7100-6885-9. Fuente citada en en:Kurt Hahn
  34. ficus.pntic.mec.es madrid.org
  35. http://www.unidadcivicaporlarepublica.es/index.php/laicismo/critica-a-la-religion/342-a-m-d-g-novela-de-ramon-perez-de-ayala-cumple-cien-anos-con-nueva-actualidad
  36. http://elpais.com/diario/2003/11/22/cultura/1069455608_850215.html
  37. http://www.youtube.com/watch?v=fvPpAPIIZyo

Enlaces externos[editar]