Les Choristes

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Les Choristes
Título Los chicos del coro (España)
Ficha técnica
Dirección
Dirección artística Pierre Ferrari
Producción Arthur Cohn
Jacques Perrin
Gérard Jugnot
Guion Christophe Barratier
Philippe Lopes-Curval
Música Bruno Coulais
Fotografía Carlo Varini
Dominique Gentil
Montaje Yves Deschamps Yves Deschamps
Vestuario Leonel Martinez
Narrador Paula Barria
Protagonistas Gérard Jugnot
Jean-Baptiste Maunier
François Berléand
Jacques Perrin
Maxence Perrin
Ver todos los créditos (IMDb)
Datos y cifras
País(es) Francia
Año 2004
Género Drama
Musical
Duración 96 minutos
Idioma(s) Francés
Compañías
Productora Galatée Films
Pathé Renn Productions
France 2 Cinéma
Novo Arturo Films
Distribución Alta Films
Ficha en IMDb
Ficha en FilmAffinity

Les Choristes (en España, Los chicos del coro) es una película francesa del 2004 de los géneros de drama y musical dirigida por Christophe Barratier. Con guion de Barratier y Philippe Lopes-Curval, está basada en otra película, de 1945: La Cage aux rossignols (La jaula de los ruiseñores), con guion adaptado por Noël-Noël y René Wheeler a partir de una historia de Wheeler y Georges Chaperot y dirigida por Jean Dréville.

Argumento[editar]

La película Les Choristes comienza con un hombre dirigiendo una orquesta. Antes del concierto, se le informa de que su madre ha muerto. Después de la actuación, regresa a casa para el funeral. Al poco tiempo, un viejo amigo llamado Pépinot llega a su puerta con un diario. Es el diario de su maestro, Mathieu, y lo leen juntos, y así comienzan a recordar (siendo ellos ya muy maduros): En Francia, en 1949, Clément Mathieu, quien en sus propias palabras ha fracasado en todo lo demás, llega a las puertas de Fond de l'Etang (El fondo del estanque), un internado para niños "difíciles". En la puerta ve a un niño pequeño, Pépinot, que está a la espera del sábado, que es cuando se supone que sus padres vienen a por él. Los padres de Pépinot murieron en la Segunda Guerra Mundial, pero Pépinot no lo acepta y sigue pensando que sus padres van a volver el sábado. En su primera semana en la escuela, Mathieu descubre que los chicos son castigados sin piedad por el director Rachin. Mathieu intenta utilizar el humor y la amabilidad para ganárselos. Cuando una trampa fijada por uno de los chicos, un alborotador llamado Le Querrec, lastima al anciano cuidador de la escuela, Maxence, Mathieu oculta la identidad del chico ante el director, instando al mismo tiempo al niño a cuidar al anciano durante su recuperación.

Una noche, al descubrir a los chicos cantando canciones groseras sobre él a sus espaldas, Mathieu - que es músico y compositor - tiene una idea: les enseñará a cantar y formará un coro. Cuando agrupa a los chicos en soprano, contralto, etc, uno de ellos, Morhange, se niega a cantar. Pero un día lo sorprende cantando y descubre así que Morhange tiene una maravillosa voz. Mathieu le otorga partes solistas y le promete no acusarlo ante el director con la condición de que se comporte como es debido. Un día, la madre de Morhange, Violette, llega a la escuela. Mathieu debe explicarle que Morhange no puede ser visitado porque se le ha encerrado como castigo por haber escrito notas groseras sobre el director, pero la madre atribulada del niño le da lástima, y en su lugar le dice que Morhange está en el dentista.

Mientras tanto, un alumno "perverso" y cruel llamado Mondain llega a la escuela y comienza a causar problemas: intima y extorsiona a otros chicos, fuma en clase y se rebela constantemente. Después de robar un reloj, es encerrado durante qunice días como castigo. Mathieu se da cuenta de que la escuela está tomando un giro positivo: El coro mejora considerablemente con Morhange como solista principal, los niños son más felices, los profesores menos rígidos, e incluso Rachin comienza a relajarse, a jugar al fútbol con los chicos y aprende a hacer volar aviones de papel. Mondain es finalmente liberado de su confinamiento y rápidamente se escapa de la escuela. Al mismo tiempo, todo el dinero de la escuela desaparece. Mondain intenta estrangular a Rachin por castigarlo, y Rachin lo entrega a la policía a pesar de no estar seguro de que él fue quien robara el dinero; al mismo tiempo, se oye a los niños cantando canciones vulgares sobre él. Furioso, Rachin prohíbe que el grupo vuelva a cantar, pero el coro sigue practicando por las noches. Pronto se descubre que otro niño, Corbin, había robado el dinero de cuya falta había sido acusado Mondain. A pesar de esto, Rachin se niega a aceptar a Mondain nuevamente en la escuela. Mathieu está molesto por esta injusticia; además, Mondain había sido su único barítono.

Mathieu sigue cumpliendo con la madre de Morhange, para compartir sus planes para ayudar a su hijo a ganar una beca para estudiar en el Conservatorio Superior de Música de Lyon. Su atracción por la madre es obvia para el público, pero no para ella. Un día ella alegremente le informa que le ha traído buena suerte, ya que ha conocido un ingeniero con quien espera casarse. Mathieu está abatido, pero expresa una felicidad forzada cuando ella se va en el coche del ingeniero. Más tarde, Rachin se entera de que la presidenta de la escuela (la condesa) había descubierto la existencia del coro porque Maxence le había enviado una carta. Cuando la condesa pregunta de quién fue la idea, Rachin dice que fue su propia idea y no la idea de Mathieu. Se organiza una actuación del coro ante la condesa y otros invitados, y Morhange encanta al público con su solo. Rachin reniega cuando la condesa parece feliz, pues el coro es un éxito. Rachin va a aceptar un premio de la Junta para "rescatar" a los chicos y reformarlos. Mientras tanto Mathieu y Maxence, conserje de la escuela, toman a los niños y los llevan al bosque para disfrutar del sol. Mientras están fuera, regresa Mondain y prende fuego a la escuela con un cigarrillo. Mathieu es despedido por romper las reglas, a pesar de que salvó la vida de los chicos y Maxence es suspendido.

Mathieu es despedido, y los chicos - que tienen prohibido despedirse de él - se encierran en su habitación, cantan y le escriben mensajes en aviones de papel que tiran por la ventana. Conmovido por la despedida, Mathieu abandona el lugar. Sigue la narración con los chicos ya adultos recordando: El director termina de leer el diario y relata lo que sucedió después. Morhange ganó su beca para el conservatorio, y el director, Rachin, fue despedido por su disciplina brutal. Mathieu - cuenta Pépinot - continuó dando clases de música en silencio durante el resto de su vida. En la escena final, Mathieu está esperando su autobús después de ser despedido. Al subir al autobús mira hacia atrás y ve a Pépinot corriendo tras él: Pépinot insiste en irse con él. En un principio Mathieu lo rechaza y le dice que eso no está permitido, se sube al autobús y éste parte... Pero el autobús se detiene, Mathieu desciende de él y lo aborda luego nuevamente, esta vez con Pépinot. Mathieu culmina la narración diciendo que Pépinot consiguió cumplir su sueño: irse un sábado.

Temática[editar]

Los chicos del coro es una película de gran belleza y de dulces intenciones, que ofrece al espectador una lección de vida humana: el valor de la caridad y la compasión frente a la dura disciplina de la ley. Asimismo muestra cómo un acto aparentemente insignificante puede transformar la vida de tantos, pasando de tratar a los niños, de delincuentes sin remedio alguno a personas.

El lema principal del film es que «la musique peut changer les gens» (la música puede cambiar a las personas). Aun así parece casi imposible que un maestro recién llegado pueda cambiar poco a poco la forma de vida de sus estudiantes, inspirándoles y dándoles la esperanza que les faltaba. Al principio, como ya sabemos, algunos de los chicos adoptan conductas de rechazo, y son castigados severamente, se ve claramente que no saben cual es el verdadero valor del perdón y de verse perdonados. Por eso, cuando el nuevo supervisor, Clément Mathieu, se vuelca en el propósito de crear un coro como símbolo de unión entre todos ellos, los chicos empiezan a sentirse alentados, confiados, y sobre todo reconocidos.

De ahí que otro de los temas más importantes sea el valor del éxito. ¿Cuál es el precio que hay que pagar por él? Al final de la película, Rachin, el director del internado, le replica a Mathieu diciéndole: "Eres un músico fracasado." Lo que el incrédulo director no podrá imaginar es que, este “músico fracasado” será quien en sus esfuerzos por acercarse a los niños, se entregue a la tarea de familiarizarlos con la magia del canto, transformando sus vidas para siempre.

Historia de producción[editar]

La mayoría de los actores mencionados a continuación son conocidos por su participación en este filme.

Los chicos del coro es el primer largometraje dirigido por el francés Christophe Barratier, y está rodada en el Château de Ravel (Castillo de Ravel) en la capital francesa de Puy-de-Dôme.

"Esto es lo que más me gusta del cine, y lo que tienen en común mis películas preferidas: ¿cómo puede contribuir un individuo a mejorar el mundo? Sé que el cine no puede cambiar las cosas, pero puede despertar las ganas de intentarlo. Me gusta salir de ver una película con ganas de identificarme con el personaje principal". Barratier.

La película fue un gran éxito de taquilla, contó con un presupuesto de 5.500.000€ y acabó recaudando en todo el mundo 71.087.325€

Reparto[editar]

Guion[editar]

Se inspira en la infancia del director, en su interés por contar una historia sobre música y en su recuerdo de la película de 1945 La Cage aux rossignols (La jaula de los ruiseñores), dirigida por Jean Dréville.[1]

El director estaba buscando algún tema para un largometraje referido a su infancia entre los cuatro y los ocho años y relacionado con la música debido a sus conocimientos. Fue la combinación de estos dos temas la que hizo que el director de Los chicos del Coro se interesara por la película y, en consecuencia, comprara los derechos de autor. De este modo quiso hacer un homenaje a ésta. Según palabras de Christophe Barratier:

[...] el tema de la infancia es el más universal. Proyectarse en el pasado permite escapar de las contingencias de la actualidad para concentrarse en lo más universal: el sentimiento de injusticia y de abandono en un niño cuyos padres están ausentes o han desaparecido, y la rebelión o la inhibición que genera. Con independencia del origen social de los niños que he elegido para la película, desde el momento en que se vistieron con la ropa de la época ya no fueron nada más que niños con los mismos miedos, los mismos deseos y las mismas penas.

Aun así, ésta primera y la que él produjo son muy diferentes entre sí. Los chicos del coro es parte autobiográfica y parte ficción. Dice esto Barratier:

Tuve una infancia herida: mis padres se divorciaron cuando yo era pequeño. Además, ambos eran actores y apenas los veía, así que me crió mi abuela. Muchas veces me encontraba contándome historias a mí mismo. En cierta manera, ya escribía películas. Conservo cierta nostalgia, no del pasado, sino de la infancia. Cuando hago este tipo de películas, tengo la sensación de convertirme en un niño.

Música[editar]

La música también fue galardonada y reconocida con gran éxito en todo el mundo. No obstante, los niños que aparecen en el film no son los mismos que interpretan las canciones en la realidad, excepto Jean-Baptiste Maunier, el chico solista de la película; el resto pertenece al coro Les Petits Chanteurs de Saint Marc.

Los pequeños Cantores de San Marcos surgieron en 1984, cuando Nicolas Porte, estudiante de arquitectura, canto y piano, resultó elegido para crear unos coros durante pocos meses. Dos años después la coral fue constituida de forma permanente.

Años más tarde, el director de la película “Les Choristes” (Los Chicos del Coro), Christophe Barratier, realizó un casting para elegir la banda sonora de su película. En este casting se reunieron casi todas las corales y escolanías de Francia, resultando ganadora la promovida y dirigida por Nicolas Porte.

Desde entonces, el éxito les ha conducido a vender más de 50.000 copias del disco de la filmografía en España y a tener la agenda cubierta durante los años siguientes con conciertos por todo el mundo.

Actualmente, el coro está compuesto por 75-80 niños con edades comprendidas entre los 10 y 15 años, habiendo estado acompañados en todo momento por 35 músicos de la orquesta Lamoureux (una de las orquestas más antiguas de Francia).

Premios y candidaturas[editar]

Premios[editar]

Candidaturas[editar]

Fecha Premio Categoría Candidatos / Receptor(es) Resultado
Febrero de 2005 Premios Óscar[2] Mejor película extranjera Candidata
Mejor canción original (por Vois sur ton chemin) Bruno Coulais (música)
Christophe Barratier (letra)
Candidata
Febrero de 2005 Premios BAFTA[3] Mejor película de habla no inglesa Arthur Cohn
Nicolas Mauvernay
Jacques Perrin
Christophe Barratier
Candidata
Mejor guion adaptado Christopher Barratier
Philippe Lopes-Curval
Candidata
Premio Anthony Asquith a la mejor música Bruno Coulais Candidata
Febrero de 2005 Premios César[4] Mejor película Christophe Barratier Candidata
Mejor ópera prima Christophe Barratier Candidata
Mejor director Christophe Barratier Candidato
Mejor actor Gérard Jugnot Candidato
Mejor actor secundario Francois Berléand Candidato
Mejor música Bruno Coulais Ganadora
Mejor sonido Daniel Sobrino
Nicolas Cantin
Nicolas Naegelen
Ganadora
Mejor decorado François Chauvaud Candidato

Referencias[editar]

  1. «Los chicos del coro» (en español). Zinema. Consultado el 20 de diciembre de 2010.
  2. «Nominees & Winners for the 77th Academy Awards» (en inglés). The Academy of Motion Picture Arts and Sciences. Consultado el 20 de diciembre de 2010.
  3. «Film Nominations 2004» (en inglés). BAFTA Awards. Consultado el 20 de diciembre de 2010.
  4. «30éme Cérémonie des Césars» (en francés). César du Cinéma. Consultado el 20 de diciembre de 2010.

Enlaces externos[editar]

Caresses sur l'océan
Porte l'oiseau si léger
Revenant des terres enneigées
Air éphémère de l'hiver
Au loin ton écho s'éloigne
Châteaux en Espagne
Vire au vent tournoie déploie tes ailes
Dans l'aube grise du levant
Trouve un chemin vers l'arc-en-ciel!
Se découvrira le printemps!


Caresses sur l'océan
Pose l'oiseau si léger
Sur la pierre d'une île immergée
Air éphémère de l'hiver
Enfin ton souffle s'éloigne
Loin dans le montagne
Vire au vent tournoie déploie tes ailes
Dans l'aube grise du levant
Trouve un chemin vers l'arc-en-ciel!
Se découvrira le printemps!


Calme sur l'océan.