Cine de Francia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Cartel de los Hermanos Lumière

Francia ha sido un país muy influyente en el desarrollo del cine como medio de comunicación y como arte.

Historia[editar]

Finales del siglo XIX y principios del siglo XX[editar]

A finales del siglo XIX, durante los primeros años del cine, Francia fue pionera en varios aspectos. Los Hermanos Lumière inventaron el cinematógrafo y su proyección de L'Arrivée d'un train en gare de La Ciotat (La llegada de un tren a la estación de La Ciotat) en París en 1895 es considerada por muchos historiadores como el nacimiento oficial del cine. Durante los siguientes años, los directores de cine de todo el mundo comenzaron a experimentar con este nuevo medio. El francés Georges Méliès fue influyente ya que inventó muchas de las técnicas ahora comunes en el lenguaje cinematográfico, e hizo la primera película de ciencia ficción Le Voyage dans la Lune (El viaje a la Luna) en 1902.[1]

Otras personas y organizaciones de este periodo incluyen a Léon Gaumont y Pathé. Alice Guy Blaché fue una de las pioneras del cine. Hizo su primera película en 1896, La Fée aux Choux, y fue jefe de producción en Gaumont (1897-1906), donde hizo en total unas 400 películas. Su carrera continuó en los Estados Unidos. Otros pioneros que trabajaron en Francia y en los Estados Unidos fueron Maurice Tourneur y el actor cómico Max Linder.

Durante el periodo entre la Primera Guerra Mundial y la Segunda Guerra Mundial, Jacques Feyder se convirtió en uno de los fundadores del realismo poético en el cine de Francia.

Empezando en el año 1935, el renombrado dramaturgo y actor Sacha Guitry dirigió su primera película. Hizo más de 30 películas que son vistas como las precursoras de la era "new wave".

En 1937 Jean Renoir, el hijo del famoso pintor Pierre-Auguste Renoir, dirigió lo que muchos ven como su primera obra maestra, La gran ilusión. En 1939 Renoir dirigió La regla del juego (La Règle du Jeu). Varios críticos de cine han citado a esta película como una de las mejores de todos los tiempos.

Les Enfants du paradis de Marcel Carné fue filmada durante la Segunda Guerra Mundial y estrenada en 1945. La película de tres horas de duración fue muy difícil de realizar debido a las condiciones durante la ocupación Nazi. Situada en París en 1828, la película fue votada "Mejor película francesa del siglo" en una votación de 600 críticos y profesionales franceses a finales de los años 1990.

Post-Segunda Guerra Mundial: años 1940-1970[editar]

En la revista crítica Cahiers du cinéma fundada por André Bazin, críticos y amantes del cine discutirían sobre el cine y por qué funcionaba. La teoría del cine moderna nació allí. Además, los críticos de Cahiers como Jean-Luc Godard, François Leront, François Truffaut, Claude Chabrol, etc. decidieron hacer películas, creando lo que es conocido como Nouvelle vague. Algunas de las primeras películas en este nuevo género fueron À bout de souffle (1960) de Godard, protagonizada por Jean-Paul Belmondo y Les Quatre Cent Coups (1959) de Truffaut protagonizada por Jean-Pierre Léaud. Desde 1959 hasta 1979 Truffaut siguió el personaje de Léaud, Antoine Doinel, que se enamora de Christine Darbon (Claude Jade de Topaz de Hitchcock) en Baisers volés, se casa con él en Domicilio conyugal y se separa de su esposa Christine en la última película Post-New-Wave L'amour en fuite.

Años 1980[editar]

Cuando Jean-Jacques Beineix hizo Diva (1981) puso la chispa del comienzo de la oleada de los años 1980 del cine francés. Las películas que siguieron a este despertar incluyen 37°2 le matin (1986) por Beineix, El gran azul (Le Grand bleu, 1988) por Luc Besson y Los amantes de Pont-Neuf (Les Amants du Pont-Neuf, (1991) por Léos Carax.

Audrey Tautou.

Años 1990[editar]

En 1991, Jean-Pierre Jeunet hizo Delicatessen, seguida por la película de 1995 La ciudad de los niños perdidos (La Cité des enfants perdus). Ambas caracterizadas por un estilo fantástico distinto.

A mediados de 1990, Krzysztof Kieślowski lanzó su trilogía Tres colores: Tres colores: Azul, Tres colores: Blanco y Tres colores: Rojo.

La película El odio de 1995, de Mathieu Kassovitz, convirtió a Vincent Cassel en una estrella. Por su parte, El quinto elemento de Luc Besson se convirtió en una película de culto.

Años 2000[editar]

En 2001, tras un breve periodo en Hollywood con la cuarta película de Alien (Alien: Resurrección), Jeunet volvió a Francia con Amélie (Le fabuleux destin d'Amélie Poulain), protagonizada por Audrey Tautou y Mathieu Kassovitz.

Referencias[editar]

  1. Sadoul, G. (1972). Historia general del cine. México:Siglo XIX.

Enlaces externos[editar]