Francisco Giner de los Ríos

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Francisco Giner de los Ríos
Francisco Giner de los Ríos (1881).jpg
Francisco Giner de los Ríos en 1881
Nombre Francisco de Borja Juan de Dios María de la Concepción
Nacimiento 10 de octubre de 1839
Ronda, España
Fallecimiento 18 de febrero de 1915 (75 años)
Madrid, España
Nacionalidad español
Ocupación pedagogo, filósofo
Conocido por Institución Libre de Enseñanza.
Firma
Giner de los Ríos firma 1891.jpg

Francisco Giner de los Ríos (Ronda, Málaga, 10 de octubre de 1839Madrid, 17 de febrero de 1915) fue un pedagogo, filósofo y ensayista español. Discípulo de Julián Sanz del Río, creador y director de la Institución Libre de Enseñanza (ILE), impulsó también proyectos complementarios como el Museo Pedagógico Nacional (1882-1941), la Junta para Ampliación de Estudios (1907-1938), la Residencia de Estudiantes (1910-1939), las Misiones Pedagógicas (1931-1937) o las Colonias Escolares.[1] En su planteamiento de la universidad ideal, Francisco Giner propuso que, como tal institución, fuera "no sólo una corporación de estudiantes y sabios, sino una potencia ética de la vida".[2]

Tras la guerra civil española, la obra de Giner en general, y la ILE en particular, fueron condenadas por el régimen de Franco dentro del proceso de depuración del magisterio español.[nota 1] [3]

"No comprendo por qué odian de esa manera a las Misiones. Las Misiones no hacen más que educar. Y a España la salvación ha de venirle por la educación."

Manuel Bartolomé Cossío. (Publicado en el diario Heraldo de Madrid del 3 de septiembre de 1935, a raíz del fallecimiento de Cossío en la madrugada del día anterior).

Parte de las enseñanzas y el legado de Francisco Giner de los Ríos se recuperaron a partir de 1982.[4]

Biografía[editar]

Francisco Giner de los Ríos en 1856, a los 17 años.

Periodo de formación[editar]

Francisco Giner de los Ríos nació en el otoño de 1839 en la localidad malagueña de Ronda.[nota 2] Hijo primogénito de Bernarda de los Ríos Rosas, hermana del político Antonio de los Ríos Rosas,[nota 3] y de Francisco Giner de la Fuente, funcionario de Hacienda. En marzo del mismo año en que nació Giner se inauguraron las Escuelas Normales para maestros, y en enero de 1840 nació Gumersindo de Azcárate.[5]

En 1848 es alumno de Segunda Enseñanza en el Colegio de Santo Tomás, de Cádiz, continuándola en el Instituto de Alicante en 1851, donde obtiene el Bachiller en Filosofía una año después. Se traslada entonces a Barcelona, estudiando preparatoria de Jurisprudencia en la Universidad de la Ciudad Condal y cayendo en la órbita de admiradores de la personalidad del filósofo Francisco Javier Llorens y Barba. En 1853 Giner se trasladó a Granada, en cuya Universidad llegaría a sacar la licenciatura de Derecho y el bachillerato de Filosofía y Letras. Pero lo más importante quizá del periodo granadino de Giner fue su lectura de los manuales que sobre el krausismo se habían traducido recientemente.

En 1856, con 17 años, se instaló provisionalmente en Madrid, en la casa que sus padres alquilaron en el número 60 de la calle Mayor. Pronto volvió a Granada, donde tuvo como compañeros de carrera a Nicolás Salmerón, a Juan Facundo Riaño y Montero y a José Fernández Jiménez. De ese periodo son sus colaboraciones en la "Revista Meridional"; también hace 'vida de sociedad' y pinta. Un viaje a Sevilla le permite descubrir el Curso de Derecho Natural de Heinrich Ahrens, traducido por Navarro Zamorano.

Francisco Giner de los Ríos en 1863

A partir de 1863, de nuevo en Madrid, Giner alternó su trabajo como agregado diplomático en el Ministerio del Estado, con su tarea en la Universidad Central, donde entró en contacto e hizo amistad con Julián Sanz del Río, introductor en España del ideario krausista. En ese mismo entorno universitario conocería a Fernando de Castro y Gumersindo de Azcárate y, en 1865, se doctoró en Derecho. También frecuentó el Ateneo y el "Círculo filosófico" de la calle de Cañizares. El 9 de octubre de 1865 muere su madre, Bernarda de los Ríos.[6] Meses después, ya en 1866, Giner publicó su primer libro: Estudios literarios, y ganó por oposición la cátedra de Filosofía del Derecho y Derecho Internacional, en la Universidad de Madrid, de la que tomó posesión al año siguiente.

En ese año de 1867, un Decreto con fecha de 22 de enero, del ministro de Fomento, Manuel Orovio Echagüe desató el cisma en la Universidad. Como resultado, en 1868 Sanz del Río, de Castro y Salmerón fueron separados de sus cátedras; Giner se solidarizó con ellos y quedó suspenso en mayo de ese año. El oportuno cambio político producido por la Revolución de Septiembre repuso a los catedráticos separados y suspensos, decisión que el nuevo ministro de Fomento, Manuel Ruiz Zorrilla confirmó, quedando rubricada por el decreto de "libertad de enseñanza".

Durante el curso 1874-1875, en el ínterin de la batalla universitaria, Joaquín Costa presentó a Giner a un jóven Cossío, que llegaría a ser su 'lugarteniente' y luego sucesor. En ese periodo y en colaboración con Alfredo Calderón, se publican Prolegómenos del derecho. Principios de derecho natural y la traducción del Compendio de Estética, de Krause.

Con Cánovas del Castillo como Presidente del Consejo de Ministros, fue repuesto Orovio al frente del Fomento. Un nuevo decreto atentando contra la libertad de cátedra desencadenó de nuevo las consiguientes protestas de los sectores liberales de la enseñanza. La reacción inmediata fue la detención y confinamiento, entre otros muchos, de los profesores Azcárate, González de Linares, los hermanos Calderón y Giner, que en la madrugada del 1 de abril de 1875 fue trasladado a Cádiz y recluido en la prisión militar del Castillo de Santa Catalina. Su delicado estado de salud hizo que fuera trasladado al día siguiente al Hospital.[nota 4] [7] En esa primavera, los profesores confinados engendraron la posibilidad de una Universidad libre. Giner conoció al meteorólogo Augusto Arcimís, al geólogo José Macpherson y Hemas y a Alejandro Sanmartín, entre otros intelectuales que luego se comprometieron con la Institución Libre de Enseñanza. A finales del verano de ese año, levantado el confinamiento, Giner perfiló el proyecto con los González de Linares en su casa de Cabuérniga, y con Riaño en Toledo. Ese año de 1875 aparecieron Estudios jurídicos y políticos y la traducción de los Principios de Derecho natural, de Roeder.

El 21 de octubre de 1876, siete días antes de que se iniciase el primer curso de la ILE, Giner conoció en Bilbao a María Machado.[nota 5]

Anuncio de la Junta Directiva de la ILE para el curso 1889-1890.

Nacimiento de la ILE[editar]

El 29 de octubre de 1876 Giner asistió a la apertura del primer curso de la Institución Libre de Enseñanza, con el único título y cargo de profesor. Durante los siguientes años viajó mucho y publicó algunos ensayos en forma de libro y en revistas especializadas, dirigió el Boletín de la ILE y desplegó una incansable cruzada de captación de colaboradores y futuros institucionistas esenciales como sería el caso de Cossío.

Periodo de realización[editar]

En mayo de 1880 Giner fue nombrado rector de la Institución, Continuando además como director del BILE (Boletín de la Institución Libre de Enseñanza).

Tras la dimisión de Cánovas el 8 de febrero de 1881 y la formación del primer gobierno liberal de la Restauración, Giner y los demás catedráticos fueron restituidos en sus cátedras por Real Orden del nuevo Ministro de Fomento, José Luis Albareda. Con el apoyo ahora del aparato gubernamental, la Institución Libre de Enseñanza afianzó su estructura como modelo de calidad y adquirió renombre nacional y proyección internacional.

La excursión a Lisboa[editar]

El verano de 1883, Giner, Cossío (alumno, hijo adoptivo, soldado, amigo, confidente y espejo), y un grupo de alumnos y profesores —estos últimos participando en etapas—, partieron de Madrid el 14 de julio con la intención de llegar a Lisboa tras un largo periplo; objetivo que consiguieron a primeros del mes de octubre de aquél año. La excursión recorrió la Sierra del Guadarrama, parte de la costa Cántabra, Asturias y León, Picos de Europa, encontrándose en La Coruña el 10 de septiembre. Calificada pomo "memorable excursión" en los anales de la Academia de la Historia, tuvo entre los participantes adultos a personajes como Julián Besteiro, José Garay, Gerónimo Vida, Raimundo Martínez Vaca, Jorge Arellano, Darío Cordero, Alejandro y Eduardo Chao o Pedro Blanco López.[8] Entre 1884 y 1885 el maestro tuvo que someterse a una delicada intervención quirúrgica.

Con otro modelo de viaje, en 1884, Giner y Cossío asistieron al Congreso Pedagógico Internacional de Londres, y dos años después recorrieron juntos Francia, los Países Bajos e Inglaterra, acompañados por varios alumnos de la ILE. Ese año de 1886, el maestro publicó Estudios sobre educación, al que siguieron en los años siguientes otros manuales pedagógicos de su obra esencial: Educación y enseñanza (1889), Estudios sobre artes industriales (1892), Resumen de Filosofía del Derecho (1889), con Alfredo Calderón Estudios y fragmentos sobre la teoría de la persona social (1899). En 1887, el estado mayor de la ILE se reunió en Villablino con el industrial y filántropo Francisco Fernández-Blanco y Sierra-Pambley, para la puesta en marcha de la Fundación Sierra-Pambley, creada junto con la Escuela de Enseñanza Mercantil y Agrícola.[9]

En 1890, muere en Lisboa su padre, Francisco Giner de la Fuente, a los ochenta años de edad.[10]

El maestro Giner falleció el 18 de febrero de 1915 en la casa del paseo del Obelisco. Tras su muerte, se creó la Fundación que lleva su nombre, el 14 de junio de 1916.[11]

El universo de la ILE[editar]

Toda la filosofía y el esfuerzo de Francisco Giner de los Ríos se vieron compensadas por los proyectos que, emanando de la Institución compusieron su universo pedagógico, científico y humanista:

Dirigidos, coordinados o en estrecha colaboración con la JAEIC (Junta para la Ampliación de Estudios e Investigaciones Científicas), se crearon las siguientes instituciones:
Otros proyectos materializados por la ILE:
  • las Misiones Pedagógicas, impulsadas por Cossío entre 1932 y 1936;
  • las Colonias Escolares, modelo de los futuros campamentos escolares de verano.
  • También pueden mencionarse como proyectos paralelos, instituciones como la Fundación Sierra-Pambley, concebida en Villablino (León) en 1887.

Profesorado, alumnos y colaboradores[editar]

Aunque la nómina de profesores, alumnos y colaboradores en algún momento relacionados con la ILE sería interminable, hay que recordar, a título orientativo, los nombres de Leopoldo Alas «Clarín», Manuel Azaña, Gumersindo de Azcárate, Manuel Bartolomé Cossío, Aureliano de Beruete, Julián Besteiro, Bosch Gimpera, Alejandro Casona, Joaquín Costa, Manuel de Falla, Federico García Lorca, María Goyri, Juan Ramón Jiménez, Antonio Machado, María Moliner, Severo Ochoa, Eugenio d'Ors, José Ortega y Gasset, Alfonso Reyes Ochoa, Fernando de los Ríos, Pedro Salinas, Luis Simarro, Miguel de Unamuno, María Zambrano.

Iconografía[editar]

Manuel Bartolomé Cossío, mano derecha de Giner y su continuador en el sueño de la Institución Libre de Enseñanza, dejó este boceto de su maestro y compañero:[nota 6]

"A su espíritu en perpetua vibración, acompañaba un cuerpo pequeño y también en movimiento perpetuo, coronado de una nobilísima cabeza grande, con cara algo alargada, ojos castaños, de una extraña mezcla, según los momentos, entre bondadosos y agresivos; barba en punta, espesa y dura, que fue blanca desde los cuarenta años, y hasta entonces negra como el pelo, que perdió muy joven. En conjunto, en color y en estructura, si se descuenta la energía de sus rasgos, recordaba a los santos de Ribera".[13]

Manuel B. Cossío

Son innumerables los retratos literarios que han quedado de Francisco Giner de los Ríos, tan innumerables como —en su inmensa mayoría— desproporcionados. Todos los que le conocieron y trabajaron con él cayeron bajo el influjo de la coherencia de su obra y se rindieron ante el indudable poder de su personalidad de líder.[14] Y sin embargo es muy escasa la iconografía visual del profesor. Apenas un par de retratos al óleo; el uno, pintado en Alicante hacia 1852 por el sevillano Manuel Ojeda y Silés, muestra a un Giner niño. El otro, fue obra de Sorolla en 1908.

También escasas son las fotografías de Giner, pues según Jiménez-Landi, el maestro "aborrecía que le hiciesen retratos". La instantánea suya más conocida quizá sea la que le hizo (para adjuntarla en el carné de un billete kilométrico) su discípulo Valentín Sama, hijo de Joaquín Sama.[15] No obstante, de entre los retratos literarios sobresale por su profundidad psicológica el que le hizo su alumno Antonio Machado:

"Era don Francisco Giner un hombre incapaz de mentir e incapaz de callar la verdad; pero su espíritu fino, delicado, no podía adoptar la forma tosca y violenta de la franqueza catalana, derivaba necesariamente hacia la ironía, una ironía desconcertante y cáustica, con la cual no pretendía nunca herir o denigrar a su prójimo, sino mejorarle. Como todos los grandes andaluces, era don Francisco la viva antítesis del andaluz de pandereta, del andaluz mueble, jactancioso, hiperbolizante y amigo de lo que brilla y de lo que truena. Carecía de vanidades, pero no de orgullo; convencido de ser, desdeñaba el aparentar. Era sencillo, austero hasta la santidad, amigo de las proporciones justas y de las medidas cabales. Era un místico, pero no contemplativo ni extático, sino laborioso y activo. Tenía el alma fundadora de Teresa de Ávila y de Iñigo de Loyola; pero él se adueñaba de los espíritus por la libertad y por el amor. Toda la España viva, joven y fecunda acabó por agruparse en torno al imán invisible de aquél alma tan fuerte y tan pura".[16]

Antonio Machado

Objetivo y método[editar]

Continuando la fórmula ecléctica del krausismo español (o a la española), generado por Sanz del Río en el último tercio del siglo XIX y los primeros años del XX, Giner ejerció un influjo profundo y especial en sus "discípulos".[17] Está bastante generalizada la opinión de que su esfuerzo y su método contribuyeron a la renovación de la vida intelectual española.[nota 7] También parece claro que el objetivo vital de Giner de los Ríos fue "regenerar el país a través de las conciencias, la revolución de las conciencias. Quería crear hombres íntegros, cultos y capaces, en base a la idea de que los cambios los producen los hombres y las ideas, no las rebeliones ni las guerras".[18]

En cuanto al método pedagógico, en su trazado elemental definido por el propio Giner como el método intuitivo, aparece como un cóctel de la filosofía socrática y la práctica franciscana,[19] en las que el maestro influye en sus alumnos "no por su autoridad, sino por su conocimiento y su amor". En el método institucionista, la relación entre los alumnos y el profesor era íntima, cercana, familiar, para así poder influir mejor en su conciencia. En la práctica, cada alumno tenía un cuaderno (y no un libro académico) con el que trabajaba. Los exámenes memorísticos no existían. Las excursiones eran frecuentes, a museos de todo tipo, a fábricas, al campo, etc.[20]

Obras[editar]

En la edición de las obras completas de Espasa-Calpe de 1933, las obras de Giner de los Ríos se agrupan así:[21]

  1. Principios de Derecho natural (1875).
  2. La Universidad española.
  3. Estudios de Literatura y Arte (1876).
  4. Lecciones sumarias de Psicología (1874).
  5. Estudios jurídicos y políticos (1875).
  6. Estudios filosóficos y religiosos (1876).
  7. Estudios sobre educación (1886).
  8. La persona social. Estudios y fragmentos I (1899).
  9. La persona social. Estudios y fragmentos II (1899).
  10. Pedagogía universitaria (1905).
  11. Filosofía y Sociología: Estudios de exposición y de crítica (1904).
  12. Educación y enseñanza (1889).
  13. Resumen de Filosofía del Derecho I (1898).
  14. Resumen de Filosofía del Derecho II (1898).
  15. Estudios sobre Artes industriales y cartas literarias.
  16. Ensayos menores sobre educación y enseñanza I.
  17. Ensayos menores sobre educación y enseñanza II.
  18. Ensayos menores sobre educación y enseñanza III.
  19. Informes del Comisario de Educación de los Estados Unidos.
  20. Arqueología artística de la Península.
  21. Notas a la Enciclopedia jurídica de Ahrens, de Gumersindo de Azcárate y Francisco Giner.[22]

Las obras más difundidas de Giner son quizá: la Antología Pedagógica (edición de F. J. Laporta, Madrid, Santillana, 1977; 2ª ed. 1988) y los Ensayos (edición de Juan López-Morillas, Madrid, Alianza, 1969).

Una de las más completas antologías de Giner puede encontrarse en Obras selectas (edición de Isabel Pérez-Villanueva Tovar, Madrid, Espasa Calpe, 2004). Asimismo, hay antologías más ligeras, como: El arte y las letras, y otros ensayos (edición de Ignacio Sotelo, Sevilla, Fundación José Manuel Lara, 2007).

Entre los textos menos conocidos pero muy entroncados con el desarrollo de la obra de Giner cabe mencionar el Compendio de Estética, Sevilla, 1874; ampliado con la "Teoría de la Música" en edición definitiva, Madrid, 1883 (edición de P. Aullón de Haro, en Madrid, Verbum, 1995, 2ª ed. ampliada 2009).

Referencias[editar]

  1. Giner de los Ríos, Francisco (1973). Juan López-Morillas, ed. Ensayos. Madrid: Alianza. pp. 7–17. ISBN 8420611875. 
  2. Artículo de Julio Ruiz Berrio, página 10, citando a Giner, II-121 Consultado en abril de 2014
  3. Origen, ideas e historia de la Institución Libre de Enseñanza, tesis de Fernando Martín-Sánchez Juliá en 1940. Consultado en abril de 2014
  4. "La Institución Libre de Enseñanza. Un paseo sentimental (I)" Consultado en abril de 2014
  5. Jiménez-Landi, Antonio (1987). La Institución Libre de Enseñanza 1873(2 tomos: Periodo Parauniversitario). Taurus. pp. 769–796. ISBN 97884306-3994-9 |isbn= incorrecto (ayuda). 
  6. Antonio Jiménez-Landi, "La Institución Libre de Enseñanza", p. 779
  7. Antonio Jiménez-Landi, "La Institución Libre de Enseñanza", p. 789
  8. Francisco Garrido, "Francisco Giner de los Ríos", p. 90
  9. Portal de la Fundación Sierra-Pambley Consultado en abril de 2014
  10. José María Marco. Giner de los Ríos. Poder, Estética y Pedagogía: Las raíces de la izquierda española (2012); capítulo 3; ISBN 9788415599012 Consultado en abril de 2014
  11. Cronología de Giner en la Fundación FGL (ILE) Consultado en abril de 2014
  12. Junta para Ampliación de Estudios Consultado en abril de 2014
  13. Antonio Jiménez-Landi, "La Institución Libre de Enseñanza", p. 41
  14. Juan López Morillas, "Ensayos de Giner de los Ríos", p. 16
  15. Antonio Jiménez-Landi, "La Institución Libre de Enseñanza", p. 40
  16. CSIC: Museo Virtual
  17. Pedro F. Álvarez Lázaro y José Manuel Vázquez-Romero, Krause, Giner y la institución libre de enseñanza: nuevos estudios; número 21 de Colección del Instituto de Investigación sobre Liberalismo, Krausismo y Masonería. Editorial: Universidad Pontifica Comillas, 2005. Consultado en abril de 2014
  18. Pensadores de ayer para problemas de hoy: Teóricos de las Ciencias Sociales, coordinado por Manuel Esteban Albert y Juan Sáez Carreras; Editorial UOC, 2014; ISBN 9788490640630 Capítulo III del Estudio de Antonio Viñao sobre el método de Giner de los Ríos. Universidad de Murcia. Consultado en abril de 2014
  19. Estudio de Ruiz Berrio, página 5
  20. Jiménez-Landi, Antonio (1987). La Institución Libre de Enseñanza 1873(2 tomos: Periodo Parauniversitario). Taurus. p. 693. ISBN 97884306-3994-9 |isbn= incorrecto (ayuda). 
  21. Giner de los Ríos, Francisco (1933). Obras completas. Madrid: Espasa-Calpe. 
  22. http://leyderecho.org/notas-a-la-enciclopedia-juridica-de-enrique-ahrens/ Notas a la Enciclopedia jurídica de Enrique Ahrens

Notas[editar]

  1. Tras la guerra civil, la ILE fue declarada ilegal y todos sus bienes incautados, en virtud de un Decreto de 17 de mayo de 1940, «por sus notorias actuaciones contrarias a los ideales del Nuevo Estado». Para más detalles de la cruzada: Una poderosa fuerza secreta. La Institución Libre de Enseñanza. Editorial Española. San Sebastián. Obra conjunta, publicada en 1940, en la que bajo la dirección de Fernando Martín-Sanchez Juliá se intentó demostrar la "diabólica conjura" entre la Institución Libre de Enseñanza y la masonería.
  2. Nombre completo de bautismo: Francisco de Borja Juan de Dios María de la Concepción. Tuvo dos hermanos, José Luis (nacido en 1843 y muerto en Nerja en 1876) y Hermenegildo, nacido en Cádiz en 1847 y fallecido en Granada en 1923.)
  3. Según Antonio Jiménez-Landi, la madre de Giner fue una mujer tan religiosa como inteligente, y de una cultura poco común entre las mujeres de su época.
  4. Una vez curado, Giner solicitó al Gobernador civil de Cádiz ser encerrado de nuevo en Santa Catalina; pero aquél se limitó a recluirle en prisión atenuada en el número 2 de la Plaza de las Flores.
  5. María Machado y Ugarte, la mujer que pudo convertirse en esposa de Giner de los Ríos, nacida en Begoña en 1848 y fallecida en 1922, de familia oriunda de Cádiz. Nueve años más joven que el profesor —ella tenía 28 años y él 37 al conocerse— fue durante cinco años, amiga y prometida de Giner. Como indica su apellido, estaba emparentada con los Machado de Sevilla, y conoció a Giner a través de Juana Lund, prima suya que estaba siendo cortejada por Augusto González Linares. La relación fue, en lo esencial, epistolar; se han conservado 163 cartas (las de ella, pues las de Giner se han perdido), la última fechada el 18 de diciembre de 1880. Julián de Zulueta relataba uno de los momentos tensos de la relación, cuando habiendo ido Giner a pedir la mano de María y ante el interés del padre de la novia por conocer los detalles de la dote, Giner le contestó: "Mire usted, yo he venido aquí a hablar de boda, no de dinero." Sólo ha quedado el testimonio de María para discernir las causas de la separación: "...No es un principio de egoísmo el que me retiene al lado de mis padres, sino la reflexión que con mi poca salud no llenaría quizá bien los grandes deberes de mi nueva vida, mientras lo que ahora tengo los hago fácilmente hasta donde alcanzan mis fuerzas..." (recogido por Jiménez-Landi, página 642)
  6. Publicado en la revista España, el 26 de febrero de 1915 (una semana después de la muerte de Giner), resulta tan curioso como evidente que este retrato literario-pictórico evoque los rostros de El Greco, siendo Cossío, como fue, el gran descubridor del pintor griego afincado en la ciudad de Toledo y a pesar de que el pintor que se menciona sea Ribera.
  7. Un estudio de 2002 sobre la personalidad de Giner y su posterior proyección en la política española, re-publicado en 2012 en formato digital y escrito por José María Marco, profesor en la Universidad Pontificia Comillas de Madrid, lejos de sumarse a la larga lista de alabanzas en torno a la figura y obra de Giner, llega sin embargo a conclusiones muy similares a las de Fernando Martín-Sanchez Juliá.

Bibliografía sobre Giner[editar]

  • Abellán, José Luis. «Francisco Giner de los Ríos: su ideario filosófico y pedagógico», en Historia crítica del pensamiento español, tomo V, La crisis contemporánea. Madrid: Espasa-Calpe, 1989, pp. 156–165.
  • Altamira, Rafael. Giner de los Ríos, educador. Valencia: Prometeo, Sociedad Editorial, 1915.
  • Botrel, Jean-François. «'Clarín' y Giner: El 'eterno discípulo' y el 'maestro', en 1892», en Ínsula: Revista de Letras y Ciencias Humanas 659 (Nov 2001), pp. 12-13.
  • Ferrer Canales, José. «Hostos y Giner», en Asomante 21.4 (1965), pp. 7–28
  • Jiménez-Landi, Antonio. «Don Francisco Giner de los Ríos y la Institución Libre de Enseñanza», en Revista Hispánica Moderna 25.1-2 (Jan-Apr 1959), pp. 1-52.
Esos días. Aguilar, 1965. ISBN 978-84-032-9004-4
La Institución Libre de Enseñanza y su ambiente. Universidad Complutense, 1996. ISBN 84-89365-57-1
La Institución Libre de Enseñanza (2 tomos: Periodo Parauniversitario). Editorial Taurus, 1987. ISBN 84-306-3994-9
Breve historia de la Institución Libre de Enseñanza (1896-1939). Tébar, 2010. ISBN 978-84-7360-350-8
  • Landa, Rubén. Sobre Don Francisco Giner. México: Cuadernos Americanos, 1966.
  • Lipp, Solomon. Francisco Giner de los Ríos. A Spanish Socrates. Waterloo, Ontario: Wilfrid Laurier University Press, 1985.
  • López-Morillas, Juan. «Las ideas literarias de Francisco Giner de los Ríos», en Revista de Occidente 12 (1966), pp. 32–57.
  • López-Morillas, Juan. Hacia el 98, literatura, sociedad, ideología. Barcelona: Ediciones Ariel, 1972, pp. 183-221.
  • Marco, José María, Francisco Giner de los Ríos. Pedagogía y poder. Barcelona: Península, 2002. ISBN 978-84-8307-474-9 / en BibliotecaOnline: ISBN: 978-84-15599-01-2 EAN: 9788415599012
  • Menéndez Pelayo, Marcelino. Historia de los heterodoxos españoles. 3 vols. México: Editorial Porrúa, 1982–1983.
  • Trend, J.B. The Origins of Modern Spain. New York: The Macmillan Company, 1934.
  • Ward, Thomas. «Literatura y sociedad española en Larra, Giner y Alas», en La teoría literaria: el romanticismo, el krausismo y el modernismo ante la 'globalización' industrial. University, MS: Romance Monogrphs, Nº 61, 2004, pp. 15-52.

Epónimo de centros educativos[editar]

Varios centros de enseñanza llevan el nombre de Giner:

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]