Falco peregrinus

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Commons-emblem-notice.svg
 
Halcón peregrino
PeregrineFalcon.jpg
Estado de conservación
Preocupación menor (LC)
Preocupación menor (UICN 3.1)[1]
Clasificación científica
Reino: Animalia
Filo: Chordata
Clase: Aves
Orden: Falconiformes
Familia: Falconidae
Género: Falco
Especie: F. peregrinus
Tunstall, 1771
Distribución
     Estival     Residente     Invernante     Sólo de paso
     Estival     Residente     Invernante     Sólo de paso
Subespecies
17-19 (ver texto)
Sinonimia

Falco atriceps Hume, 1869
Falco kreyenborgi Kleinschmidt, 1929
Falco pelegrinoides madens Ripley & Watson, 1963
Rhynchodon peregrinus (Tunstall, 1771)

El halcón peregrino[2] (Falco peregrinus) es una especie de ave falconiforme de la familia Falconidae de distribución cosmopolita. Es un halcón grande, del tamaño de un cuervo, con la espalda de color gris azulado y la parte inferior blanquecina con manchas oscuras; la cabeza es negra y cuenta con una amplia y característica bigotera también de color negro. Puede volar a una velocidad de crucero de 100 km/h, pero cuando caza efectuando un ataque en picado puede alcanzar más de 300 km/h, lo que lo convierte en el animal más rápido del mundo.[3] [4] Como en otras aves de presa, la hembra es de mucho mayor tamaño que el macho.[5] [6] Diversas autoridades reconocen 17–19 subespecies, que varían de aspecto y hábitat; hay desacuerdo sobre si el halcón tagarote (Falco pelegrinoides) es una subespecie o una especie distinta.

La distribución geográfica de sus áreas de cría abarca desde la tundra ártica hasta el sur de América del Sur. Se le puede encontrar casi en todas partes de la Tierra, excepto en regiones polares extremas, montañas muy elevadas y en la mayor parte de las selvas tropicales; la única área terrestre extensa sin hielo en la cual está completamente ausente es Nueva Zelanda, lo que la convierte en el ave de presa más extendida del mundo.[7] Tanto el nombre científico como el nombre en español de esta especie significan «halcón viajero», a causa de los hábitos migratorios de muchas poblaciones del norte.

Aunque su dieta consiste casi exclusivamente en aves de tamaño medio, caza de vez en cuando pequeños mamíferos, pequeños reptiles e incluso insectos. Alcanza la madurez sexual en un año y se empareja de por vida. Anida en pequeñas oquedades en el suelo sin aportar ningún material, normalmente en bordes de acantilados o, en los últimos tiempos, en estructuras elevadas construidas por humanos.[8] El halcón peregrino se convirtió en una especie en peligro en muchas áreas debido al uso de pesticidas, sobre todo DDT. Desde la prohibición del DDT a principios de los años 1970, las poblaciones se recuperaron, apoyadas por la protección a gran escala de sus lugares de anidamiento y liberación de ejemplares en la naturaleza.[9]

Descripción[editar]

Su longitud corporal varía entre 34 y 58 cm, y su envergadura es de entre 80 y 120 cm.[5] [10] Los machos y las hembras tienen un plumaje y marcas similares, pero, como en otras aves de presa, muestra un marcado dimorfismo sexual en su tamaño, con la hembra un 30% mayor que el macho.[11] Los machos pesan entre 440 y 750 g, mientras que las hembras, notablemente mayores, pesan entre 910 y 1.500 g; para las variaciones de peso entre las distintas especies, ver la siguiente sección del artículo.

La espalda y las largas y puntiagudas alas de los adultos varían generalmente de un negro azulado a un gris pizarra con barras oscuras indistintas (ver «Subespecies» más adelante); los extremos del ala son negros.[10] El vientre y la zona interna de las alas varían de color blanco a oxidado y con finas barras limpias de color marrón oscuro o negro.[12] La cola, coloreada como la espalda pero con barras limpias y finas, es larga, estrecha y redondeada al final con la punta negra y una banda blanca en su extremo. La parte superior de la cabeza, junto con su amplia bigotera a lo largo de las mejillas, es negra, contrastando de forma notoria con los lados pálidos del cuello y la garganta blanca.[13] La cera es amarilla, como las patas y el pico, y las garras son negras.[14] El pico superior es serrado cerca de la punta, una adaptación que permite a los halcones matar a sus presas cortándoles la columna vertebral en el cuello.[15] [5] [6] Los jóvenes presentan una coloración más parda y con la parte inferior con rayas, más que barras, y tienen la cera de color azulado pálido.[5] [6] [13]

Taxonomía y sistemática[editar]

Ejemplar de halcón peregrino volando.

Esta especie fue descrita por primera vez por Marmaduke Tunstall en su Ornithologia Britannica de 1771 bajo su actual nomenclatura binominal.[16] El nombre científico Falco peregrinus, significa «halcón viajero» o «halcón nómada» en latín.[17] [18] En efecto, el nombre común de la especie se refiere a sus hábitos migratorios en la mayor parte de idiomas europeos.[19] El término latino para halcón, falco, está relacionado con falx, que en latín significa hoz, en referencia a la silueta de las alas largas y puntiagudas del halcón en vuelo.[3]

El halcón peregrino pertenece a un género cuya ascendencia incluye el subgénero Hierofalco[20] y el halcón mexicano (F. mexicanus). Este linaje probablemente divergió de otros halcones hacia el final del Mioceno Superior o el Mioceno Temprano, hace aproximadamente 8-5 millones de años. Como el grupo peregrino-hierohalcón incluye tanto a especies del viejo continente como de América del Norte, es probable que el linaje provenga de Eurasia occidental o África. Su relación con otros halcones no está clara; la cuestión es complicada por la extensa hibridación que confunde los análisis de secuencia de ADN mitocondrial.

En la actualidad se cruza regularmente en cautividad con otras especies como el halcón borni (F. biarmicus) para producir un ave híbrida que goza de cierta popularidad en cetrería al combinar la habilidad para cazar del peregrino con la fortaleza del borni, o con el gerifalte para producir aves grandes, de sorprendentes colores.

Subespecies[editar]

Distribución geográfica de las áreas de cría de las distintas subespecies.

Se han descrito numerosas subespecies del halcón peregrino, aunque científicos y organismos de investigación difieren en cuantas son válidas. Algunas en ocasiones se toman como especies diferentes, y otras como simples razas. Normalmente se aceptan entre 16 y 19 especies.[21] En este artículo se describen las 19 aceptadas en el Handbook of the Birds of the World.[5] [6] [22] [23]

La subespecie Falco peregrinus peregrinus, descrita por Tunstall en 1771, se reproduce en la mayor parte de la Eurasia templada entre la tundra del norte y los Pirineos, región del Mediterráneo y el cinturón alpino en el sur.[24] Es principalmente no migratorio en Europa, pero migratorio en Escandinavia y Asia. Los machos pesan 580–750 g, mientras que las hembras pesan 925–1.300 g.[6] Incluye también a las subespecies propuestas brevirostris, germanicus, rhenanus y riphaeus.

Falco peregrinus calidus, descrito por Latham en 1790, denominado anteriormente leucogenys, incluye caeruleiceps. Se reproduce en la tundra ártica de Eurasia, desde el óblast de Múrmansk hasta aproximadamente los ríos Yana e Indigirka, en Siberia. Es totalmente migratorio y viaja al sur en invierno hasta el África subsahariana. Es más pálido que peregrinus, sobre todo en la corona. Los machos pesan 588–740 g y las hembras 925–1.333 g.[6]

Falco peregrinus japonensis, descrito por Gmelin en 1788, incluye kleinschmidti y pleskei, y parece que harterti es una subespecie intermedia con calidus, aunque algunas fuentes la consideran sinónimo de japonensis,[25] y otras una subespecie válida e independiente.[26] Se encuentra desde el nordeste de Siberia a Kamchatka (aunque posiblemente sea sustituido allí por pealei en la costa) y Japón. Las poblaciones del norte son migratorias, mientras que las de Japón son residentes. Es similar al peregrinus, pero los jóvenes son aún más oscuros que los anatum.

Subespecie australiana F. p. macropus.

Falco peregrinus macropus, descrito por Swainson en 1837, es conocido como el halcón peregrino australiano. Se encuentra en todas las regiones de Australia excepto el suroeste. No es migratorio. Es similar a brookei en apariencia, pero es ligeramente más pequeño y la región de los oídos es completamente negra. Los pies son proporcionalmente grandes.[12]

Falco peregrinus submelanogenys, descrito por Mathews en 1912, es el halcón peregrino australiano del suroeste. Se puede encontrar en el suroeste de Australia y no es migratorio.

Falco peregrinus peregrinator, descrito por Sundevall en 1837, es conocido como el halcón peregrino indio, shaheen negro o shaheen indio. Se le conocía a veces como Falco atriceps o Falco shaheen. Su rango geográfico incluye Asia meridional desde Pakistán a través de la India hasta Sri Lanka y el sudeste de China; en Pakistán es el símbolo militar de la Fuerza Aérea de Pakistán. No es migratorio. Su cuerpo es pequeño y oscuro, con la parte ventral barrada con un color más claro. En Sri Lanka esta especie se encuentra en las colinas más altas mientras que el migratorio calidus se ve más a menudo a lo largo de la costa.[27] Una población estimada de 40 parejas reproductoras se registró en Sri Lanka en 1996.[28]

Falco peregrinus anatum, descrito por Bonaparte en 1838,[24] es conocido como halcón peregrino americano; su nombre científico significa «halcón peregrino pato». En algunos momentos, fue en parte incluido en leucogenys. Actualmente se encuentra principalmente en las Rocosas. Fue una subespecie común en toda Norteamérica entre la tundra y el norte de México, donde actualmente se están desarrollando esfuerzos de reintroducción para intentar restaurar su población.[24] Parece que la mayor parte de divagantes que alcanzan Europa occidental pertenecen al más septentrional y fuertemente migratorio tundrius, considerado una especie distinta sólo desde 1968. Es similar a peregrinus, pero es ligeramente más pequeño; los adultos son algo más pálidos y menos decorados en la parte ventral, pero los jóvenes son más oscuros y más decorados en el pecho. Los machos pesan 500–570 g, mientras que las hembras pesan 900–960 g.[29] [5]

Falco peregrinus cassini, descrito por Sharpe en 1873, es conocido como halcón peregrino austral. Incluye kreyenborgi, el halcón pálido,[30] un leucismo polimorfo que se da en Sudamérica meridional, considerada durante mucho tiempo una especie distinta.[31] Su rango geográfico incluye Sudamérica, de Ecuador pasando por Bolivia, norte de Argentina y Chile a Tierra del Fuego e Islas Malvinas.[12] No es migratorio. Es similar al peregrinus, pero ligeramente más pequeño y con la región de los oídos negra. La variante kreyenborgi es de color gris en la parte superior, tiene pocas barras en el pecho y presenta un diseño de la cabeza como el halcón sacre (F. cherrug), pero la región de los oídos es blanca.[31]

Halcón cautivo de la subespecie pealei.

Falco peregrinus pealei, descrito por Ridgway en 1873, también se le conoce como halcón de Peale, e incluye rudolfi.[32] Se le encuentra en la región noroeste de Norteamérica, zona norte del Puget Sound a lo largo de la costa de la Columbia Británica (incluidas las islas de la Reina Carlota), a lo largo del golfo de Alaska y las islas Aleutianas hasta la costa este del mar de Bering en Rusia.[32] Es posible encontrarlo en las islas Kuriles y también en las costas de la península de Kamchatka. No es migratorio. Es la subespecie de mayor tamaño y se asemeja al grande y más oscuro tundrius y al también grande y de barrado muy abundante anatum. Su pico es muy ancho.[33] Los jóvenes a veces tienen coronas pálidas.

Falco peregrinus tundrius, descrito por C. M. White en 1968, fue durante un tiempo incluido en leucogenys. Se puede observar desde la tundra ártica de Norteamérica a Groenlandia. Emigra para invernar a América Central y América del Sur.[33] La mayor parte de los divagantes que alcanzan Europa occidental pertenecen a esta subespecie, que con anterioridad se unió con anatum. Es el equivalente de calidus en el Nuevo Mundo. Su tamaño es menor y de color más claro que anatum; la mayoría tiene la frente y la región de los oídos blanca, pero la corona y la bigotera son muy oscuros, a diferencia de calidus.[33] Los ejemplares jóvenes son más marrones y menos grises que calidus y más pálidos, a veces casi arenosos, que anatum.

Falco peregrinus madens, descrito por Ripley y Watson en 1963, tiene un poco corriente dicromatismo sexual. Si el halcón tagarote (ver más adelante) se considera una especie distinta, a veces se le sitúa con él. En otras ocasiones se considera una especie independiente (F. madens).[34] Se puede encontrar en las islas de Cabo Verde y no es migratorio;[12] se encuentra en peligro de extinción, con tan sólo seis u ocho parejas que sobreviven.[5] Los machos tienen una capa marrón rojiza en la coronilla, nuca, orejas y espalda; por la parte inferior son notoriamente marrón rosado. Las hembras son de un color marrón intenso por todo el cuerpo, especialmente en la coronilla y en la nuca.[12]

Falco peregrinus minor descrito por primera vez por Bonaparte en 1850. Fue con anterioridad incluido en perconfusus.[23] Se encuentra distribuido de forma dispersa por la mayor parte del África subsahariana y extendido en África del Sur. A veces llega hasta el norte a lo largo de la costa atlántica hasta Marruecos. No es migratorio. Es de tamaño pequeño y color oscuro.

Falco peregrinus radama, descrito por Hartlaub en 1861, se encuentra en Madagascar y Comores. No es migratorio.[12]

Falco peregrinus brookei, descrito por Sharpe en 1873, conocido como el halcón peregrino mediterráneo o el halcón maltés.[35] Incluye caucasicus y la mayor parte de especímenes de la raza propuesta punicus, aunque otros puedan ser pelegrinoides, tagarotes (ver también más adelante) o quizás los escasos híbridos entre estos dos que podrían darse alrededor de Argelia. Se ven desde la península Ibérica, alrededor del Mediterráneo, excepto en regiones áridas, hasta el Cáucaso. No son migratorios. Es más pequeño que la subespecie propuesta y la parte ventral por lo general tiene un tono oxidado.[12] Los machos pesan aproximadamente 445 g, mientras que las hembras pesan hasta 920 g.[6]

Falco peregrinus ernesti, descrito por Sharpe en 1894, se encuentra desde Indonesia a Filipinas y el sur de Papúa Nueva Guinea y el archipiélago Bismarck. Su separación geográfica de nesiotes está pendiente de confirmación. No es migratorio. Difiere de la especie propuesta por su color muy oscuro, estar densamente barrado en el pecho y por la cubierta de los oídos negra.

Falco peregrinus furuitii, descrito por Momiyama en 1927, se le encuentra en los archipiélagos Izu y Ogasawara. No es migratorio. Es muy escaso y puede que solo sobreviva en una isla.[5] Es una forma oscura, semejante a pealei en el color pero más oscura, especialmente en la cola.[12]

Falco peregrinus nesiotes descrito por Mayr en 1941,[36] se le encuentra en Fiyi y probablemente también en Vanuatu y Nueva Caledonia. No es migratorio.[37]

Falco peregrinus pelegrinoides, primeramente descrito por Temminck en 1829, se encuentra en las islas Canarias por el norte de África y Oriente Próximo hasta Mesopotamia. Es muy similar a brookei, pero marcadamente más pálido en la espalda, con el cuello color óxido y un cuero brillante con la parte ventral poco barrada. Es de menor tamaño que la subespecie propuesta; las hembras pesan en torno a los 610 g.[6]

Pintura de John Gould de la subespecie babylonicus.

Falco peregrinus babylonicus, descrito por Sclater en 1861, se encuentra en el este de Irán a lo largo del Hindu Kush y Tian Shan hasta la cordillera Altai. Es más pálido que pelegrinoides y algo similar al pequeño y pálido halcón borni. Es más pequeño que el halcón peregrino; los machos pesan 330–400 g, mientras que las hembras pesan 513–765 g.[6]

Estas dos últimas subespecies a menudo se agrupan como una especie diferente, el halcón tagarote (Falco pelegrinoides).[6] Hay una distancia genética del 0,6-0,7% en el complejo peregrino-tagarote.[38] Estas aves habitan regiones áridas de las islas Canarias a lo largo del borde del Sáhara por el Oriente Medio hasta Asia Central y Mongolia. Tienen un remiendo de cuello rojo, pero por otra parte se diferencian de aspecto del propuesto peregrino simplemente según la regla de Gloger.[39] El tagarote tiene un modo peculiar de volar, batiendo sólo la parte externa de sus alas como hacen a veces los petreles; esto también ocurre con el peregrino, pero en menor medida y de forma menos pronunciada.[6] Los huesos de la pelvis y el hombro del tagarote son fuertes en comparación con los del peregrino y sus patas son más pequeñas.[23] No tienen ninguna barrera de reproducción postcigótica,[40] (es decir, biológicamente se pueden reproducir con éxito con los peregrinus) pero se reproducen en diferentes épocas del año que su vecina subespecie de halcón peregrino.[6] [23] [38] [41] [42] [43] [44]

Ecología y comportamiento[editar]

Silueta durante un vuelo normal (izquierda) y al comienzo de un picado.
Morfología del ala.

Vive principalmente a lo largo de cadenas montañosas, valles fluviales, líneas costeras y, cada vez más, en ciudades.[12] En regiones de inviernos suaves habitualmente se convierte en un residente permanente y algunos individuos, principalmente machos adultos, permanecerán en el territorio de cría. Las poblaciones que se reproducen en climas árticos emigran grandes distancias hacia el sur durante el invierno.[45] Se le cita a menudo como el animal más veloz del planeta cuando realiza sus vuelos en picado para cazar, lo que implica elevarse a una gran altura y luego lanzarse hacia abajo a velocidades que habitualmente alcanzan más de 300 km/h,[4] y golpear un ala de su presa para no dañarse en el impacto.[3] Un estudio sobre la física del vuelo de un hipotético «halcón ideal» fijó un límite de velocidad teórico de 400 km/h para el vuelo de baja altitud y de 625 km/h para el vuelo de gran altitud.[46] En 2005 se registró a un halcón efectuando un vuelo en picado a una velocidad máxima de 389 km/h.[47]

Su esperanza de vida en la naturaleza es de hasta 15,5 años.[6] El índice de mortalidad en su primer año de vida está entre el 59 y el 70%, disminuyendo a un 25-32% en los adultos.[6] Aparte de amenazas antropogénicas como la colisión contra objetos construidos por los humanos, el halcón peregrino puede ser cazado por grandes águilas o grandes búhos.[29] Es el huésped de una gran variedad de parásitos y patógenos. Es un vector para poxvirus, virus de la enfermedad de Newcastle, herpesvirus de los falcónidos 1 (y posiblemente otros herpesvirus) y algunas micosis e infecciones bacterianas. Los endoparásitos incluyen el Plasmodium relictum (por lo general no causa la malaria en el halcón peregrino), tremátodos Strigeidae, Serratospiculum amaculata (nemátodo) y tenias. Ectoparásitos conocidos de estas aves son los piojos malófagos,[48] Ceratophyllus garei (una pulga) y moscas Hippoboscidae (Icosta nigra, Ornithoctona erythrocephala).[49]

Alimentación[editar]

Ejemplar inmaduro de halcón peregrino utilizando un barco del USFWS para dar cuenta de una presa.

El halcón peregrino se alimenta casi exclusivamente de aves de tamaño medio, como patos, gaviotas, pájaros cantores y palomas.[14] Aparte de murciélagos cazados por la noche,[50] este halcón raramente caza pequeños mamíferos, pero captura de vez en cuando a ratas, liebres, ratones y ardillas; las poblaciones costeras de la subespecie pealei se alimentan casi exclusivamente de aves marinas.[13] En el manglar brasileño de Cubatão, un halcón invernante de la subespecie tundrius fue observado cazando con éxito a un joven ibis escarlata.[51] Insectos y reptiles son sólo una pequeña parte de su dieta, que varía en gran medida según la disponibilidad de presas.[14] En áreas urbanas, su principal presa es la paloma bravía, seguida de otras aves comunes en las ciudades, como el estornino pinto y el vencejo común.[50]

Caza al amanecer y al anochecer, cuando la presa es más activa, pero en las ciudades también por la noche, en particular durante períodos de migración es cuando la caza nocturna se vuelve más frecuente. Algunas especies migratorias nocturnas cazadas por los halcones peregrinos incluyen especies tan diversas como el cuclillo piquigualdo, el zampullín cuellinegro, el rascón de Virginia y la codorniz común.[50] Para la caza requiere de espacios abiertos, por lo que a menudo lo hace sobre lagos, pantanos, valles, campos y tundra. Busca las presas desde una posición estática elevada o desde el aire.[52] Una vez localizada la presa, comienza su ataque en picado, doblando hacia atrás la cola y las alas y con las patas pegadas al cuerpo.[13] La presión atmosférica a los más de 300 km/h de velocidad que alcanza, podría dañar los pulmones del ave, pero unos pequeños tubérculos óseos en las fosas nasales del halcón redirigen las ondas de choque del aire que entra en las fosas (como las tomas de aire y conos de entrada de los motores a reacción), permitiendo al ave respirar más fácilmente mientras realiza el picado reduciendo el cambio de presión atmosférica.[53] Para proteger sus ojos, los halcones usan sus membranas nictitantes («terceros párpados») para limpiar las lágrimas y proteger los ojos manteniendo la visión. La presa es golpeada y capturada en el aire; golpea su presa con la garra apretada, atontándola o matándola y luego da la vuelta para capturarla en el aire.[52] En el caso de que la presa fuera demasiado pesada para él, la deja caer a tierra. Despluma la presa antes de comérsela.[53]

Reproducción[editar]

Nido cerca de Montbéliard, Francia.

Es sexualmente maduro al final de su primer año de vida, pero en poblaciones sanas se reproducen después de alcanzar los dos o tres años de edad. Se emparejan de por vida y vuelven al mismo nido cada año. El vuelo de cortejo incluye una mezcla de acrobacias aéreas, espirales precisas y vuelos siguiendo la figura de un ocho.[10] [54] El macho le pasa a la hembra una presa capturada mientras están todavía en el aire y, para poder hacerlo, la hembra literalmente vuela «al revés» para recibir la comida de las garras del macho. El halcón peregrino es territorial durante la temporada de cría; las parejas que están anidando se sitúan por lo general a más de un kilómetro de distancia entre ellas y a menudo mucho más lejos, incluso en zonas con gran cantidad de parejas.[55] La distancia entre nidos asegura el suministro de comida suficiente para los padres y sus crías. Dentro de un territorio de cría, una pareja puede tener varios lugares de anidada; el número de nidos por pareja puede variar de uno o dos hasta siete en un período de dieciséis años. La pareja defiende el lugar escogido para anidar luchando contra otros peregrinos y a menudo contra águilas o cuervos.[55]

Anidan en pequeñas repisas u oquedades en el suelo, normalmente en bordes de acantilados o, como es habitual en la actualidad en muchos lugares, en altos edificios o puentes. Los nidos en los acantilados están generalmente situados bajo un saliente, en repisas con vegetación, preferiblemente orientados al Sur.[13] En algunas regiones, como en algunos lugares de Australia y en la costa oeste de la Norteamérica septentrional, los huecos en árboles grandes se utilizan para anidar. Antes de la desaparición de la mayor parte de peregrinos europeos, había una considerable población de estos halcones en Europa Central y Occidental que utilizaban los nidos en desuso de otras grandes aves.[14] La hembra elige un lugar de anidada, donde excava un hueco poco profundo en terreno suelto, arena, grava o vegetación muerta para poner los huevos. No se añade ningún tipo de material para la construcción del nido.[10] En áreas remotas y tranquilas, como el Ártico, las pendientes escalonadas y hasta las rocas bajas y los montículos llegan a utilizarse como lugares de anidada. Las estructuras construidas por los humanos usadas para reproducirse se parecen en gran medida a las repisas de acantilado naturales que el halcón peregrino prefiere para la ubicación de sus nidos.[5] [55]


Las puestas son generalmente de tres o cuatro huevos (el rango está entre 1 y 6).[56] Los huevos son, dependiendo de la especie, de color blanco a rojizo amarillento con marcas rojas o marrones.[56] Son incubados durante unos 29 a 33 días, principalmente por la hembra.[13] El macho también ayuda con la incubación de los huevos a lo largo del día, pero por la noche sólo la hembra lo hace. La fecha de puesta varía según el lugar, pero generalmente se realiza de febrero a marzo en el Hemisferio Norte y de julio a agosto en el Hemisferio Sur (la subespecie australiana macropus puede reproducirse incluso en noviembre y las poblaciones ecuatoriales pueden anidar en cualquier momento entre junio y diciembre). Aunque las parejas sólo crían una vez al año, la hembra generalmente realiza otra puesta si los huevos se pierden al principio de la temporada de cría, excepto en las zonas árticas, debido a su corto verano. Teniendo en cuenta la posibilidad de algunos huevos estériles y las pérdidas naturales de polluelos, el número medio de crías que podemos ver en los nidos es de 2,5 y el número medio que empluma es aproximadamente 1,5.[53] [29] [5]

Tras la eclosión de los huevos, los polluelos están cubiertos de un plumón blanco cremoso y tienen las patas desproporcionadamente grandes.[55] Durante los primeros 8 a 12 días la hembra cubre los pollos permanentemente.[54] El macho se encarga de traerles la comida a la hembra y las crías, pero los polluelos son alimentados por la hembra, que se queda en el nido a su cuidado.[53] El territorio de caza de los padres puede extenderse en un radio de 19 a 24 km en torno al nido.[57] Los polluelos empluman 42 a 46 días después de la eclosión y dependen de sus padres aproximadamente dos meses.[6]

Relación con los humanos[editar]

El halcón peregrino es una de las aves más usadas en cetrería.

El halcón peregrino se convirtió en una especie en peligro de extinción debido al uso de pesticidas, sobre todo DDT, durante los años 1950, los años 1960 y los años 1970.[58] La biomagnificación del pesticida causó el aumento de los organoclorados en los tejidos internos de los halcones, reduciendo la cantidad de calcio presente en la cáscara de sus huevos. Con cáscaras más delgadas, menos huevos sobrevivían a la incubación.[52] [59] Como consecuencia de ello esta especie llegó a extinguirse en varias lugares del mundo, como en el este de los Estados Unidos y Bélgica.[6] Los huevos y las crías son a menudo objetivo de comerciantes del mercado negro y coleccionistas de huevos poco escrupulosos,[60] por lo que las asociaciones en defensa de la naturaleza recomiendan no hacer público las posiciones de lugares de anidada sin protección.[61]

El halcón peregrino se usa en la cetrería desde hace más de 3.000 años, cuando iniciaron su utilización los nómadas en Asia Central.[55] Por su capacidad de lanzarse en picado a altas velocidades, era muy solicitado y usado a menudo por halconeros con experiencia.[11] Durante la Segunda Guerra Mundial fueron utilizados para interceptar a palomas mensajeras.[62] Se utilizan también en algunas ocasiones para espantar aves en aeropuertos y así reducir el riesgo de impactos de éstas contra los aviones, mejorando la seguridad del tráfico aéreo.[63] También se le utiliza en la actualidad como un sistema alternativo de control biológico en la agricultura, erradicando o disminuyendo el número de otras especies de aves que dañan los cultivos.[64] [65]

Esfuerzos para su recuperación y situación actual[editar]

En países como EE. UU., Canadá, Alemania y Polonia, los equipos de recuperación del halcón peregrino de los Servicios de Vida Silvestre crían ejemplares de esta especie en cautiverio.[66] Los polluelos se alimentan generalmente a través de un conducto o con una marioneta que imita a la cabeza de un halcón adulto, para que no puedan ver a los criadores y así evitar su impronta con los humanos.[45] Cuando ya tienen la edad adecuada, se abre su jaula de cría, permitiendo al ave entrenar sus alas y, cuando es lo suficientemente fuerte, se reduce su alimentación para obligar al animal a que aprenda a cazar por si mismo.[67] Para liberar a un halcón educado en cautividad, el ave se coloca en una jaula especial en lo alto de una torre o en una repisa de un acantilado durante unos días, permitiéndole así aclimatarse a su futuro ambiente.[67] Los esfuerzos de recuperación a nivel mundial han tenido un éxito notable.[66] La restricción en el uso del DDT permitió que las aves liberadas pudieran reproducirse con cierto éxito.[45] [68]

Muchos halcones peregrinos se han instalado en grandes ciudades y anidan en catedrales, repisas de ventanas de los rascacielos y torres de puentes colgantes. Por ejemplo, en Virginia, los funcionarios estatales que trabajan con estudiantes del Centro de Conservación Biológica de The College of William and Mary en Williamsburg establecieron con éxito ponederos en lo alto de los puentes George P. Coleman Memorial Bridge en el río York, Benjamin Harrison Memorial Bridge y Varina-Enon Bridge en el río James y en otras posiciones similares.[69] El Departamento de Conservación Ambiental del Estado de Nueva York hizo público que había 67 parejas en el estado durante 2008.[70] En el Reino Unido hubo una recuperación de su población desde su caída en los años 1960, en gran medida gracias al trabajo de protección y conservación dirigido por la Royal Society for the Protection of Birds y ahora se reproducen en muchas áreas montañosas y costeras, sobre todo en el Oeste y el Norte y anida en algunas áreas urbanas, aprovechando la abundancia de palomas en las ciudades para alimentarse.[71] En 1999 que se inició en Barcelona el "Proyecto de reintroducción del halcón peregrino (Falco peregrinus brookei) en Barcelona", promovido por el ayuntamiento de esta localidad, con la intención de recuperar su presencia en la ciudad tras su desaparición en 1973.[72]

Notas y referencias[editar]

  1. BirdLife International (2013). «Falco peregrinus». Lista Roja de especies amenazadas de la UICN 2013.2. Consultado el 1 de junio de 2014.
  2. Bernis,F.; De Juana, E.; Del Hoyo, J.; Fernández-Cruz, M.; Ferrer, X.; Sáez-Royuela, R. y Sargatal, J. (1994). «Nombres en castellano de las aves del mundo recomendados por la Sociedad Española de Ornitología (Segunda parte: Falconiformes y Galliformes)». Ardeola 41 (2):  pp. 183-191. http://www.ardeola.org/files/Ardeola_41(2)_183-191.pdf. Consultado el 14 de abril de 2009. 
  3. a b c «American Peregrine Falcon (Falco peregrinus anatum)» (en inglés). U.S. Fish and Wildlife Service (April 2001). Consultado el 23 de agosto de 2010.
  4. a b «Peregrine falcon» (en inglés). Science & Nature. BBC. Consultado el 23 de agosto de 2010.
  5. a b c d e f g h i j White, C.M. et al (1994). «Family Falconidae». En del Hoyo, J., Elliot, A. y Sargatal, J. Handbook of Birds of the World: New World Vultures to Guineafowl 2. Barcelona: Lynx Edicions. pp. 216–275, láminas 24–28. ISBN 84-87334-15-6. 
  6. a b c d e f g h i j k l m n ñ o Snow, D.W. et al (1998). The complete birds of the western Palaearctic on CD-ROM (en inglés). Oxford University Press. ISBN 0192685791. 
  7. Ferguson-Lees, J. y Christie, D. A. (2001). Raptors of the World (en inglés). Londres: Christopher Helm. ISBN 0-7136-8026-1. 
  8. Cade, T.J. et al (1996). «Raptors in Human Landscapes». En D. M. Bird, D.E. Varland y J. J. Negro. Peregrine Falcons in Urban North America (en inglés) (Londres: Academic Press). pp. 3–13. ISBN 012100130X. 
  9. Cade, T.J. et al (1988). Peregrine Falcon Populations – Their management and recovery (en inglés). Boise, Idaho: The Peregrine Fund. ISBN 0-9619839-0-6. 
  10. a b c d Dewey, T. y Potter, M (2002). «Falco peregrinus» (en inglés). Animal Diversity Web. Consultado el 22 de mayo de 2009.
  11. a b Scholz, F. (1993). Birds of Prey (en inglés). Stackpole Books. ISBN 0811702421. 
  12. a b c d e f g h i Ferguson-Lees, J. y Christie, D. (2001). Raptors of the World (en inglés). Houghton Mifflin Field Guides. ISBN 0618127623. 
  13. a b c d e f Terres, J. K. (1991). The Audubon Society Encyclopedia of North American Birds (en inglés). Wings Books, Nueva York. ISBN 0517032880. 
  14. a b c d Beckstead, D. (2001)
  15. «All about the Peregrine falcon» (en inglés). U.S. Fish and Wildlife Service (1999). Consultado el 27 de marzo de 2009.
  16. Tunstall, Marmaduke (1771). J. Dixwell, ed. Ornithologia Britannica: seu Avium omnium Britannicarum tam terrrestrium, quam aquaticarum catalogus, sermone Latino, Anglico et Gallico redditus: cui subjuctur appendix avec alennigenas, in Angliam raro advenientes, complectens (en latín). Londres. 
  17. «Halcón Peregrino». Guía de Aves. Cornell Lab of Ornithology. Consultado el 28 de marzo de 2009.
  18. The Raptor Center (2004). «Peregrine Falcon» (en inglés). University of Minnesota. Consultado el 27 de marzo de 2009.
  19. Por ejemplo: francés faucon pèlerin, alemán Wander falke, italiano falco pellegrino, inglés Peregrine falcon, polaco sokół wędrowny, eslovaco sokol sťahovavý, sueco pilgrimsfalk.
  20. Helbig et al. (1994), Wink et al. (1998).
  21. Zoonomen. «Birds of the World -- current valid scientific avian names.» (en inglés). Consultado el 13 de abril de 2009.
  22. Josep del Hoyo, Andrew Elliott, Jordi Sargatal et al (1994). Handbook of the Birds of the World (en inglés). Lynx Edicions. ISBN 8487334156. 
  23. a b c d Vaurie (1961)
  24. a b c American Ornithologists' Union (1910):p.164
  25. ITIS. «Falco peregrinus japonensis» (en inglés). Consultado el 17 de abril de 2009.
  26. Zoological Museum Amsterdam. Bird Collection. «Falco peregrinus haterti» (en inglés). Consultado el 17 de abril de 2009.
  27. Döttlinger & Nicholls (2005)
  28. Döttlinger,Hermann; Hoffmann,Thilo W (1999). «Status of the Black Shaheen or Indian Peregrine Falcon (Falco peregrinus peregrinator) in Sri Lanka» (en inglés). Journal of the Bombay Natural History Society 96 (2):  pp. 239-243. 
  29. a b c Michigan Department of Natural Resources (2007)
  30. También llamado «halcón de Kleinschmidt», pero podría referirse igualmente a F. p. kleinschmidti que es un sinónimo de japonensis.
  31. a b Ellis, D. H. y Garat, C. P. (1983). «The Pallid Falcon Falco kreyenborgi is a color phase of the Austral Peregrine Falcon (Falco peregrinus cassini)» (en inglés, PDF). Auk 100 (2):  pp. págs. 269–271. http://elibrary.unm.edu/sora/Auk/v100n02/p0269-p0271.pdf. Consultado el 29 de marzo de 2009. 
  32. a b American Ornithologists' Union (1910):p.165
  33. a b c Proctor, N. & Lynch, P. (1993):p.13
  34. Avibase. «Falco madens» (en inglés). Consultado el 17 de abril de 2009.
  35. Carlos V impuso como tributo a los Caballeros Hospitalarios la entrega anual de un halcón maltés a cambio de la cesión de la soberanía de la isla de Malta. Este hecho histórico fue el origen del nombre de la famosa novela de Dashiell Hammett.
  36. Mayr (1941)
  37. Peters, J. L.; Mayr, E. & Cottrell, W. (1979):p.423
  38. a b Wink et al. (2000)
  39. Döttlinger (2002)
  40. Blondel (1999)
  41. Helbig et al. (1994)
  42. Wink et al. (1998)
  43. Wink & Sauer-Gürth (2000)
  44. Wink et al. (2004)
  45. a b c «Peregrine Falcon» (en inglés). Endangered Species. Nature's Guardian. Consultado el 3 de abril de 2009.
  46. Tucker (1998)
  47. Harpole, Tom (1 de marzo de 2005). «Falling with the Falcon» (en inglés). Smithsonian Air & Space magazine. Consultado el 3 de abril de 2009.
  48. Colpocephalum falconii, descrito a partir de especímenes encontrados en el halcón peregrino, Colpocephalum subzerafae, Colpocephalum zerafae y Nosopon lucidum (todos Menoponidae), Degeeriella rufa (Philopteridae), Laemobothrion tinnunculi (Laemobothriidae). Todos son conocidos también en otras especies Falco.(Dewey & Potter 2002, Dagleish 2003)
  49. Raidal et al. (1999), Raidal & Jaensch (2000), Dewey & Potter (2002), Dalgleish (2003)
  50. a b c Drewitt, E.J.A. y Dixon, N. (febrero 2008). «Diet and prey selection of urban-dwelling Peregrine Falcons in southwest England» (en inglés). British Birds 101:  pp. págs. 58–67. 
  51. Fábio Olmos y Robson Silva e Silva (2003). Guará: Ambiente , Fauna e Flora dos Manguezais de Santos-Cubatão, Brasil (en portugués). São Paulo: Empresa das Artes. p. 111. ISBN 85-89-138-06-2. 
  52. a b c Ehrlich, P., Dobkin, D. y Wheye, D. (1992). Birds in Jeopardy: The Imperiled and Extinct Birds of the United States (en inglés). Standford University Press. ISBN 0804719810. 
  53. a b c d Wisconsin Department of Natural Resources (2003)
  54. a b «Halcón peregrino» (en español) (PDF). Learn More about Raptors. Hawk Mountain Sanctuary. Consultado el 6 de abril de 2009.
  55. a b c d e Blood, D. y Banasch, U. (2001). «Bird Fact Sheets: Peregrine Falcon» (en inglés). Hinterland Who's Who. Consultado el 5 de abril de 2009.
  56. a b Peterson, R. T (1976):p.171
  57. Towry (1987)
  58. T. J. Cade, J. H. Enderson, C. G. Thelander y C. M. White (Eds): Peregrine Falcon Populations – Their management and recovery. The Peregrine Fund, Boise, Idaho, 1988. ISBN 0-9619839-0-6
  59. Brown (1976)
  60. El comercio con halcones peregrinos capturados en la naturaleza, junto con sus huevos y sus crías es ilegal en muchos países. A los cetreros se les aconseja que exijan una documentación válida incluso cuando compren legalmente ejemplares de esta especie.
  61. American Birding Association (2005). «Code of Birding Ethics» (en inglés). American Birding Association, Inc.. Consultado el 8 de abril de 2009.
  62. Enderson, James; Katona, Robert (ilustrador) (2005). Peregrine Falcon: Stories of the Blue Meanie (en inglés). University of Texas Press. p. 175. ISBN 0292706243. 
  63. Kuzir, S. y Muzini, J. (1999). «Birds and air traffic safety on Zagreb airport (Croatia)» (en inglés). The Environmentalist 18 (4):  pp. págs. 231–237. doi:10.1023/A:1006541304592. 
  64. Pablo Adreani (12 de marzo de 2005). «El halcón, un espantapájaros». Clarin.com. Consultado el 10 de abril de 2009.
  65. «Innovador método para controlar plagas». Revista ImpactoAmbiental (9 de febrero de 2009). Consultado el 10 de abril de 2009.
  66. a b Cassidy, J. y editores de la revista (2005). «Book of North American Birds» (en inglés). Reader's Digest:  pp. pág. 34. ISBN 0895773511. http://books.google.com/books?id=eKU-5_7lfXMC&dq. Consultado el 9 de abril de 2009. 
  67. a b Aitken, G. (2004). A New Approach to Conservation (en inglés). Ashgate Publishing. p. 126. ISBN 0754632830. Consultado el 9 de abril de 2009. 
  68. «¡Abajo y... arriba! Variaciones poblacionales del halcón en el mundo». El halcón en Barcelona. Consultado el 9 de abril de 2009.
  69. «Falcon Populations» (en inglés). Center for Conservation Biology (2006). Consultado el 9 de abril de 2009.
  70. Navarro, Mireya (12 de febrero de 2009) (en inglés). Record Number of Peregrine Falcons in New York State. The New York Times. http://www.nytimes.com/2009/02/13/nyregion/13falcon.html. Consultado el 9 de abril de 2009. 
  71. «Peregrine Falcon: Threats» (en inglés). The Royal Society for the Protection of Birds (14 de junio de 2008). Consultado el 9 de abril de 2009.
  72. «El proyecto». El halcón en Barcelona. Consultado el 10 de abril de 2009.

Bibliografía[editar]

Excepto mención en contrario, toda la bibliografía es en inglés.

  • American Ornithologists' Union (1910): Check-list of North American Birds (Third Edition) American Ornithologists' Union.
  • Blondel, J. & Aronson, J. (1999): Biology and Wildlife of the Mediterranean Region: 136. Oxford University Press. ISBN 0-19-850035-1.
  • Beckstead, D. (2001) American Peregrine Falcon National Park Service. Versión del 9 de marzo de 2001. Consultado el 27 de marzo de 2009.
  • Brown, L. (1976): Birds of Prey: Their biology and ecology: 226. Hamlyn. ISBN 0-600-31306-9.
  • BirdLife International: Falco peregrinus. IUCN 2008. 2008 IUCN Red List of Threatened Species. <www.iucnredlist.org>. Consultado el 25 de marzo de 2009.
  • Brodkorb, P. (1964): Catalogue of Fossil Birds: Part 2 (Anseriformes through Galliformes). Bulletin of the Florida State Museum 8(3): 195–335. Texto completo en formato PDF o JPEG.
  • Couve, E. & Vidal, C. (2003): Birds of Patagonia, Tierra Del Fuego & Antarctic Peninsula. Editorial Fantástico Sur Birding Ltda. ISBN 956-8007-04-0.
  • Dalgleish, R. C. (ed.) (2003): Birds and their associated Chewing Lice: Falconidae - Falcons, Caracaras. Versión del 30 de agosto de 2003. Consultado el 25 de marzo de 2009.
  • Dewey, T. & Potter, M. (2002). Animal Diversity Web: Falco peregrinus. Consultado el 12 de agosto de 2007.
  • Döttlinger, H. (2002): The Black Shaheen Falcon. Books on Demand. ISBN 3-8311-3626-2.[1]
  • Döttlinger, H. & M. Nicholls (2005): Distribution and population trends of the 'black shaheen' Peregrine Falcon Falco peregrinus peregrinator and the eastern Peregrine Falcon F. p. calidus in Sri Lanka. Forktail 21: 133–138 Texto completo en formato PDF.
  • Griffiths, C. S. (1999): Phylogeny of the Falconidae inferred from molecular and morphological data. Revista Auk 116(1): 116–130. Texto completo en formato PDF
  • Griffiths, C. S.; Barrowclough, G. F.; Groth, Jeff G. & Mertz, Lisa (2004): Phylogeny of the Falconidae (Aves): a comparison of the efficacy of morphological, mitochondrial, and nuclear data. Molecular Phylogenetics and Evolution 32(1): 101–109. doi 10.1016/j.ympev.2003.11.019. (sumario HTML)
  • Groombridge, J. J.; Jones, C. G.; Bayes, M. K.; van Zyl, A.J.; Carrillo, J.; Nichols, R. A. & Bruford, M. W. (2002): A molecular phylogeny of African kestrels with reference to divergence across the Indian Ocean. Molecular Phylogenetics and Evolution 25(2): 267–277. doi 10.1016/S1055-7903(02)00254-3. (sumario HTML)
  • Helbig, A.J.; Seibold, I.; Bednarek, W.; Brüning, H.; Gaucher, P.; Ristow, D.; Scharlau, W.; Schmidl, D. & Wink, M. (1994): Phylogenetic relationships among falcon species (genus Falco) according to DNA sequence variation of the cytochrome b gene. In: Meyburg, B.-U. & Chancellor, R.D. (eds.): Raptor conservation today: 593–599. Texto completo en formato PDF.
  • Mayr, E. (1941):Birds collected during the Whitney South Sea Expedition. 45, Notes on New Guinea birds. 8. American Museum novitates 1133. Texto completo en formato PDF.
  • Michigan Department of Natural Resources (2007): Peregrine Falcon (Falco peregrinus). Consultado el 25 de marzo de 2009.
  • Mlíkovský, J. (2002): Cenozoic Birds of the World, Part 1: Europe. Ninox Press, Prague. ISBN 80-901105-3-8. Texto completo en formato PDF.
  • Nittinger, F.; Haring, E.; Pinsker, W.; Wink, M. & Gamauf, A. (2005): Out of Africa? Phylogenetic relationships between Falco biarmicus and other hierofalcons (Aves Falconidae). Journal of Zoological Systematics and Evolutionary Research 43(4): 321–331. doi 10.1111/j.1439-0469.2005.00326.x Texto completo en formato PDF.
  • Peters, J. L.; Mayr, E. & Cottrell, W. (1979): Check-list of Birds of the World. Museum of Comparative Zoology.
  • Peterson, R. T (1976): A Field Guide to the Birds of Texas: And Adjacent States. Houghton Mifflin Field Guides. ISBN 0-395-92138-4.
  • Proctor, N. & Lynch, P. (1993): Manual of Ornithology: Avian Structure & Function. Yale University Press. ISBN 0-300-07619-3.
  • Raidal, S. & Jaensch, S. (2000): Central nervous disease and blindness in Nankeen kestrels (Falco cenchroides) due to a novel Leucocytozoon-like infection. Avian Patholog 29(1): 51–56. doi 10.1080/03079450094289. Texto completo en formato PDF.
  • Raidal, S.; Jaensch, S. & Ende, J. (1999): Preliminary Report of a Parasitic Infection of the Brain and Eyes of a Peregrine Falcon Falco peregrinus and Nankeen Kestrels Falco cenchroides in Western Australia. Revista Emu 99(4): 291–292. doi 10.1071/MU99034A.
  • State of Queensland Environmental Protection Agency (2007): State of Queensland Environmental Protection Agency/Queensland Parks and Wildlife Service. Peregrine falcon. Consultado el 25 de marzo de 2009.
  • Tchernov, E. (1968): Peregrine Falcon and Purple Gallinule of late Pleistocene Age in the Sudanese Aswan Reservoir Area. Revista Auk 85(1): 133. Texto completo en formato PDF.
  • Towry, R. K. (1987): Wildlife habitat requirements. Páginas 73-210 en R. L. Hoover & D. L. Wills (editors) Managing Forested Lands for Wildlife. Colorado Division of Wildlife, Denver, Colorado, USA.
  • Tucker, V. A. (1998): Gliding flight: speed and acceleration of ideal falcons during diving and pull out. Journal of Experimental Biology 201(3): 403–414. Texto completo en formato PDF.
  • Vaurie, C. (1961): Systematic notes on Palearctic birds. No. 44, Falconidae, the genus Falco. (Part 1, Falco peregrinus and Falco pelegrinoides). American Museum Novitates 2035: 1–19. Texto completo.
  • Wink, M. & Sauer-Gürth, H. (2000): Advances in the molecular systematics of African raptors. In: Chancellor, R.D. & Meyburg, B.-U. (eds): Raptors at Risk: 135–147. WWGBP/Hancock House, Berlin/Blaine. Texto completo en formato PDF.
  • Wink, M.; Seibold, I.; Lotfikhah, F. & Bednarek, W. (1998): Molecular systematics of holarctic raptors (Order Falconiformes). In: Chancellor, R.D., Meyburg, B.-U. & Ferrero, J.J. (eds.): Holarctic Birds of Prey: 29–48. Adenex & WWGBP. Texto completo en formato PDF.
  • Wink, M.; Döttlinger, H.; Nicholls, M. K. & Sauer-Gürth, H. (2000): Phylogenetic relationships between Black Shaheen (Falco peregrinus peregrinator), Red-naped Shaheen (F. pelegrinoides babylonicus) and Peregrines (F. peregrinus). In: Chancellor, R.D. & Meyburg, B.-U. (eds): Raptors at Risk: 853–857. WWGBP/Hancock House, Berlin/Blaine. Texto completo en formato PDF.
  • Wink, M.; Sauer-Gürth, H.; Ellis, D. & Kenward, R. (2004): Phylogenetic relationships in the Hierofalco complex (Saker-, Gyr-, Lanner-, Laggar Falcon). In: Chancellor, R.D. & Meyburg, B.-U. (eds.): Raptors Worldwide: 499–504. WWGBP, Berlin. Texto completo en formato PDF.
  • Wisconsin Department of Natural Resources (2003): Peregrine Falcon (Falco peregrinus). Versión del 17 de enero de 2003. Consultado el 25 de marzo de 2009.

Enlaces externos[editar]