Falconiformes

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Commons-emblem-notice.svg
 
Falconiformes
Peregrine Falcon head shot.jpg
Halcón peregrino
Clasificación científica
Reino: Animalia
Filo: Chordata
Clase: Aves
Orden: Falconiformes
Sharpe, 1874
Familias
Sinonimia

Accipitriformes

Los Falconiformes son un orden[1] de aves neognatas que agrupa 309 especies[1] de aves de presa conocidas como rapaces diurnas. Las rapaces nocturnas se incluyen en otro orden, los Strigiformes ya que se supone que las similitudes entre rapaces diurnas y nocturnas es consecuencia de convergencia evolutiva y no de que ambas compartan un antepasado común. Se conocen fósiles del Eoceno Medio. Habitan prácticamente en todo el mundo excepto la Antártida y Polinesia oriental.[2]

Taxonomía[editar]

Las rapaces diurnas se clasifican tradicionalmente en cinco familias en un único orden, Falconiformes:[1]

No obstante, la taxonomía de las rapaces es difícil y existen varias clasificaciones. Algunas no admiten el orden Falconiformes y las familia mencionadas se incluyen en el orden Ciconiiformes.[3]

Otras clasificaciones dividen el orden en dos; la familia Falconidae permanece en el orden Falconiformes, y el resto (Accipitridae, Cathartidae, Pandionidae y Sagittariidae) se sitúan en el orden Accipitriformes.[4]

La American Ornithologists' Union deja Falconidae y Accipitridae en Falconiformes, pero coloca los buitres del Nuevo Mundo (familia Cathartidae) con las cigüeñas en el orden Ciconiiformes.[5]

Características[editar]

Quebrantahuesos planeando.
Halcón peregrino devorando una presa.

Las aves falconiformes tienen un cuerpo fuerte y compacto, miembros robustos y cabeza voluminosa, más o menos redondeada, con un pico fuerte y cortante en forma de garfio; en la base del mismo y rodeando las aberturas nasales, existe un engrosamiento carnoso característico, llamado cera por su aspecto, que suele ser del mismo color que las patas. En los halcones el pico presenta un diente característico en la mandíbula superior que se corresponde con una entalladura en la inferior. Las patas son relativamente cortas (excepto en el serpentario, por su modo de vida) y poseen garras especializadas para agarrar con fuerza a sus presas; los dedos son largos y fuertes y están armados de uñas agudas y sólidas. Los buitres, debido a que se alimentan de cadáveres, tienen las uñas romas y carecen de fuerza y habilidad prensil.[2]

El plumaje es recio, compacto y elástico; las cobertoras, en general poco abundantes, poseen abundates mechones de plumón en la base; poseen las 10 rémiges primarias y 13 ó 16 secundarias, y generalmente 12 ó 14 timoneras, número que se mantiene muy constante. En muchas especies las plumas cubren el tarso e incluso los dedos. El colorido es poco llamativo, críptico, con predominio de los grises, ocres y azulados, formando barreados que disimilan al ave tanto cuando vuela como cuando está posada al acecho. La muda ocurre generalmente una vez al año; es un fenómeno de vital importancia para las aves de presa ya que su capacidad de vuelo y su supervivencia depende del estado de su plumaje. Las aves falconiformes poseen una extraordinaria agudeza visual; un halcón sacre es capaz de ver una avutarda en movimiento a 10 kilómetros de distancia. La retina tiene dos fóveas, una central y otra lateral, dotando al ojo de una sensibilidad superior a la de los mamíferos.[2]

La estructura de las alas depende del sistema de vuelo y de caza; así, las especies que lo hacen en la espesura tienen alas cortas, anchas y redondeadas, para poder realizar rápidos cambios de sentido; los cazadores de espacios abiertos, como los halcones, se impulsan con alas estrechas y puntiagudas; las rapaces planeadoras, como las águilas y los buitres tienen alas anchas,largas y rectangulares con rémiges separadas en sus puntas, como los dedos de una mano.

Historia natural[editar]

Las falconiformes son aves característicamente carnívoras y suelen cazar de día o en el crepúsculo, o bien alimentarse de carroña, como los buitres. Los halcones matan a sus presas de un picotazo, fracturándoles las vértebras cervicales, mientras que el resto suelen matarlas por estrangulación, empleando para ello sus fuertes garras y no utilizan el pico hasta que la víctima deja de moverse. Son aves poco gregarias que, en general, no suelen formar bandadas.[2]

Casi todas las especies crían durante los primeros meses de la primavera; la monogamia suele ser lo más corriente, colaborando ambos sexos en la construcción del nido; los halcones, no obstante, realizan la puesta sobre la roca o la tierra desnuda, sin ningún tipo de preparación previa. El apareamiento va precedido de paradas nupciales aéreas en las que los machos emiten penetrantes gritos y expulsan de su territorio a cualquier competidor. Las especies más pequeñas ponen cuatro o cinco huevos, y las de mayor tamaño solo uno o dos. Los polluelos nacen muy poco desarrollados y cubiertos de un denso plumón blanco o grisáceo; crecen deprisa y comienzan pronto a emplumar. El macho suele cazar y aporta alimentos a su compañera e hijos; esta despedaza las presas y las reparte entre las crías. Tras abandonar el nido los jóvenes son alimentados y protegidos por sus padres durante algún tiempo, que también los adiestran para la caza.[2]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b c Clements, J. F. 2007. The Clements Checklist of Birds of the World, 6th Edition. Cornell University Press. Downloadable from Cornell Lab of Ornithology
  2. a b c d e Rodríguez de la Fuente, F. 1977. Fauna, vol. 11. Sistemática. Ed. Salvat, Pamplona, 299 pp. ISBN 84-7137-402-1
  3. Zoonomen. «Birds of the World -- current valid scientific avian names.» (en inglés). Consultado el 24 de Septiembre de 2009.
  4. Congreso Ornitológico Internacional (30-03-2011). «IOC World Bird List version 2.8» (en inglés). WorldBirdNames.org. Consultado el 18 de abril de 2011.
  5. American Ornithologists's Union

Enlaces externos[editar]