Regiones polares

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Ubicación de las regiones polares de la Tierra.
Permafrost del Hemisferio Norte (en color violeta).
Cambios en la extensión del hielo a lo largo del año.

Las regiones polares son las áreas de un planeta o cualquier astro que rodean los polos geográficos. En la Tierra, el Polo Norte y el Polo Sur son los centros de estas regiones, que están dominadas por capas de hielo, descansando respectivamente en el océano Glacial Ártico y el continente antártico. Las banquisas polares está actualmente en disminución, posiblemente como resultado del calentamiento global antrópico Norte, o la región que comprende desde el Polo Norte hasta la línea arbolada.

La región polar antártica se delimita geográficamente, al sur del Círculo Polar Antártico pero suele tomarse a partir de los 58 grados de latitud sur (para incluir la Península Antártica o Tierra de Palmer), o para considerar el continente completo de la Antártica. El Tratado Antártico de 1959 utiliza el paralelo de 58º de longitud sur para considerar la región polar antártica.

Se incluyen aquí dos áreas del planeta donde imperan unas condiciones extremas, siendo las bajas temperaturas,la escasez de precipitaciones y las grandes variaciones del día entre las distintas épocas del año, tres de los rasgos más característicos. Esto hace que la vida esté representada casi exclusivamente por las formas animales y que el mar sea un elemento imprescindible para la supervivencia de estos últimos.

Dos son las regiones polares, pero reúnen unas características y un origen completamente distintos. En el hemisferio norte, el Ártico es una masa de hielo flotante que se mantiene gracias a las bajas temperaturas, mientras que en el hemisferio austral, la Antártida es un continente, hoy helado pero que en el pasado albergó una rica flora y una fauna abundante.

El Ártico no posee ningún representante botánico y en cuanto a la fauna cuenta con diversas especies que de modo más o menos esporádico acuden allí desde las cercanas masas continentales euroasiática y norteamericana. Así, el zorro ártico es uno de los principales predadores visitantes, mientras que el oso blanco se ha adaptado ya a residir de modo más continuado. Abundan las focas y las aves marinas, y las aguas circundantes se caracterizan por su riqueza en plancton y especies piscícolas, lo que atrae a numerosos cetáceos.

La Antártida, es una enorme superficie de hielo de la que solo emérgen algunas cumbres de más de 4000 metros de altura y que sólo cuenta con unas pequeñas áreas despejadas, los llamados desiertos antárticos, en los que la sequedad es tan extrema que no llega a formarse hielo. La flora cuenta con unas pocas especies de líquenes y algas que crecen en las zonas costeras, que se deshielan durante el breve período estival.

La fauna cuenta con focas, elefantes marinos, leopardos marinos y numerosas aves, a los que hay que añadir los cetáceos en las aguas circundantes.


Poblamiento humano[editar]

Hay pocos asentamientos humanos en la región polar norte de la Tierra. Los países que tienen reclamaciones en las regiones árticas son: los Estados Unidos (Alaska), Canadá, Dinamarca (Groenlandia), Noruega, y Rusia. La gente que habita estas regiones suelen compartir más características en común que con las personas del país al que administrativamente pertenecen. No obstante, la región polar norte es diversa tanto en establecimientos humanos como en culturas.

La región polar sur tiene población humana permanente, salvo el poblado de Villa Las Estrellas, en el Territorio Chileno Antártico, y la Base Esperanza en la Antártida Argentina. La Planta de McMurdo es la estación científica más grande de la Antártica, administrada por Estados Unidos. Otras bases notables incluyen la Base Palmer y la Base Amundsen-Scott (Estados Unidos), la Base Marambio (Argentina), la Base Profesor Julio Escudero y la Base General Bernardo O'Higgins (Chile), la Base Scott (Nueva Zelanda), la Base Vostok (Rusia), la Base Machu Picchu (Perú).

Aunque no hay culturas humanas aborígenes, existe en la Antártica un complejo ecosistema, especialmente en las zonas costeras. La surgencia litoral proviene abundantes nutriciones que ayudan a los krills, especie de crustáceo marino muy pequeño, el cual a su vez es el alimento de una compleja cadena de seres vivos desde pingüinos a ballenas azules.

Vegetación y fauna[editar]

En comparación con la flora que vive en las tierras de la Antártida, la vegetación de la zona polar ártica es notablemente rica y variada. Durante los meses de verano crecen en la tundra musgos, líquenes y matorrales. Este tipo de paisaje cubre, aunque de manera discontinua, la franja septentrional de Europa, Asia y América, mientras que en los lugares resguardados de los fuertes vientos polares en especial en los valles, crecen los bosques, formados sobre todo por sauces y abedules.

Hay extensas zonas del interior de Groenlandia que están cubiertas por desiertos polares, con un clima extremadamente seco y frío, donde la vegetación apenas existe o se reduce a algunas pocas especies.

Para sobrevivir en la tundra, sobre todo durante los meses de invierno, la fauna ha tenido que adaptarse a las condiciones climatológicas, como es el caso del zorro y la liebre árticos, el oso polar y algunas clases de aves, por ejemplo la perdiz. Otras especies menos dotadas para soportar las frías temperaturas, como los ratones, construyen túneles bajo el suelo para protegerse frente al rigor de las mismas.

Durante la época estival aparecen en la tundra mosquitos y otros insectos, así como mamíferos procedentes de la taiga, como la ardilla, el reno, el lobo o el alce. También se observa la migración de muchas aves, por ejemplo patos, ocas o verderones. En lo referente a la fauna marina, ésta es considerablemente abundante debido a la proliferación de plancton y está compuesta sobre todo por pescados, moluscos y grandes mamíferos, como ocelotes, focas y ballenas.

Hidrografía[editar]

Los principales ríos que desembocan en el océano Glacial Ártico son el Volga, el Dvina, el Pechora, el Ob, el Yeniséi y el Colima, en la vertiente europea; y el Mackenzie y el Bock en Canadá.

División geopolítica de la región polar ártica[editar]

La región polar ártica puede dividirse en tres grandes bloques: el europeo, que incluye las tierras de Noruega y Rusia; el asiático, al que pertenece el extremo oriental de Rusia y el americano, con las tierras danesas y canadienses.

Las tierras polares europeas, muy ricas en recursos minerales y especialmente carbón, se dividen en:

  • Tierras polares noruegas. Comprenden las Islas de Jan Mayen y Svalvard, la Tierra del Nordeste, la Isla de Edge, la isla de Barents, Prins Karls Forland, Kong Karls Land, Hopen, isla de Kvit y la isla de los Osos.
  • Tierras polares rusas. Tierra de Francisco José y Nueva Zembla.

Las tierras polares asiáticas comprenden las regiones del norte del continente, propiedad de la Federación rusa:

  • Tierras del Norte (Severnaja Zemlja). Están compuestas por cuatro grandes islas y numerosos islotes, con una extensión global total de 37,560 km²: isla de Bolchevique, isla de la Revolución de Octubre, isla de Komsomol, isla de Pionero e isla de islotes de pequeña Tajmyr y Schmidt.
  • Isla de la Soledad, Usakov y Wiese.
  • Islas de Nueva Siberia. Compuestas por nueve islas, la mayor de las cuáles es Kotelny.
  • Islas de Long. Bennet, Jeannete, Henriette, Wilkicki y Zohov.
  • Islas de Wrangel y Herald

Tierras polares americanas. Comprenden las islas danesas de Groenlandia y los archipiélagos canadienses situados entre Canadá oeste y Groenlandia sudeste, compuestos, entre otras islas, por las de la Reina Isabel (Ellesmere, Devon, Parry, Melville, Borden, Amund Ringnes, etc.), Somerset, Prícipe de Gales, Baffin, Banks y Victoria.


Economía[editar]

Los estados que poseen territorios incluidos en ésta región, E.E.U.U., Canadá, Rusia y los países escandinavos, han desarrollado una importante explotación de los grandes recursos económicos de la zona. Han adquirido una importancia significativa los campos petrolíferos de Alaska y de la región de Mackenzie, así como las explotaciones carboníferas del estuario de Kolima, de hierro en Canadá o de oro en Siberia. Otro de los recursos económicos de la región son la pesca de las especies autóctonas (como la ballena o el bacalao) y el comercio de pieles, por ejemplo las de zorro o visón.

Regiones polares en otros astros[editar]

Otros planetas y satélites naturales del sistema solar también poseen sus propias regiones polares. La Luna terrestre no contiene depósitos sustanciales de hielo en los profundos cráteres de sus regiones polares, las cuales nunca reciben directamente la luz solar. Marte, al igual que la Tierra, posee capas de hielo. En Urano, por otro lado, la inclinación extrema del eje del planeta lleva a los polos alternadamente apuntando casi directamente al Sol.

Véase también[editar]


Enlaces externos[editar]

Galería[editar]