Canon occidental

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
El Parnaso representado por Rafael Sanzio en la Stanza della Segnatura del Vaticano (Roma, 1509). El dios Apolo se rodea de su corte de nueve musas, número que se repite en la selección de nueve poetas antiguos y nueve poetas modernos. Parte de un programa iconográfico que desarrolla un completo canon, el fresco se concibió como una alegoría de las Artes. En las tres restantes paredes se representaron las alegorías de la Filosofía (La Escuela de Atenas —sabios antiguos y modernos—), la Teología (La disputa del Sacramento —doctores de la Iglesia—) y la Jurisprudencia o el Derecho (Las virtudes cardinales).
Apoteosis de Homero, de Ingres (París, 1827). El poeta, coronado por la fama, aparece rodeado de literatos y artistas de todas las épocas. El cuadro, encargado para el museo de Carlos X (nombre que recibían en ese momento las colecciones del Louvre), está planteado como una réplica u homenaje al fresco de Rafael, que de hecho aparece representado.[1]
Friso del pedestal del Albert Memorial, llamado del Parnaso (Londres, 1876). De arriba a abajo: lado sur (39 músicos y poetas), lado este (40 pintores), lado norte (45 arquitectos) y lado oeste (44 escultores).[2]
Entrada oeste de la Biblioteca Nacional (Madrid, 1892). La institución, refundada en 1836 a partir de la Biblioteca Real del Palacio Real de Madrid y de los fondos eclesiásticos procedentes de la desamortización, se convirtió en uno de los más importantes centros de conservación del patrimonio bibliográfico del mundo, además de servir de soporte a investigaciones en todos los ámbitos. Ocupa buena parte del edificio destinado a Biblioteca y Museos Nacionales (de los que sólo el Arqueológico ha tenido continuidad en el lugar). El programa escultórico de exhibición orgullosa de las glorias de las letras españolas escogido para la escalinata de la fachada es un ejemplo muy significativo de construcción de la historia nacional, y no discrimina la producción literaria científica de la puramente estética.[3]
Great Books of the Western World (Grandes libros del mundo occidental, 1952, Encyclopædia Britannica Inc., a partir de la iniciativa de la Universidad de ChicagoRobert Hutchins y Mortimer Adler—) es un intento de presentar el canon occidental en una colección de 54 volúmenes.[4]

Canon occidental es el corpus de obras de arte y literarias que han formado la denominada alta cultura en la civilización occidental. Ya sea por su calidad, su originalidad, o por ciertos rasgos formales y temáticos, dichas obras han trascendido en la historia, arte y cultura occidentales, sin perder vigencia ni quedar obsoletos. Usualmente se identifica con las obras clásicas, consideradas como seminales (obra seminal).[5] Restringido a la literatura se denomina canon literario.[6]

El corpus de obras que forma el canon occidental incluye tanto obras literarias como artísticas de cualquiera de las denominadas bellas artes (término que incluye a su vez a la poesía,[7] la danza[8] y la música[9] junto a las denominadas artes mayorespintura,[10] escultura[11] y arquitectura—,[12] con exclusión de las llamadas artes menores). En las obras literarias no sólo incluye la literatura artística o de ficción en todos sus géneros (poesía, teatro, novela —o épica, dramática y lírica—), sino los ensayos o tratados de cualquier disciplina (religión, filosofía, cienciassociales, naturales o formales—) que se consideren de importancia trascendental.

Los dos pilares del canon literario occidental, que han suministrado la mayoría de sus tópicos culturales, son fundamentalmente los poemas homéricos y la Biblia,[13] sobre los que se apoyan los demás autores: un abundante número de clásicos grecolatinos (Hesiodo, Safo, Anacreonte, Píndaro, Esopo, Platón, Aristóteles, Esquilo, Sófocles, Eurípides, Aristófanes, Herodoto, Tucídides, Hipócrates, Euclides, Arquímedes, Plauto, Terencio, Cicerón, César, Catulo, Virgilio, Horacio, Ovidio, Tito Livio, Estrabón, Plinio, Séneca, Marcial, Tácito, Plutarco, Apuleyo, Ptolomeo, Galeno),[14] algunos de entre los principales teólogos y místicos cristianos (Agustín, Aquino, Kempis),[15] una selecta tríada de italianos bajomedievales (Dante, Petrarca y Boccaccio)[16] y un grupo más heterogéneo y discutible de autores del renacimiento, el barroco y la ilustración (italianos, franceses, españoles, portugueses, neerlandeses —flamencos y holandeses—, ingleses, alemanes, suizos, polacos, suecos, etc. —muchos de ellos no tuvieron una nacionalidad marcada, o tuvieron varias—, escribiendo unos en latín, otros en lenguas vernáculas, muchos en ambas: Maquiavelo, Castiglione, Ariosto, Tasso, Vasari, Calvino, Ronsard, Rabelais, Montaigne, Rojas, Vives, Las Casas, Vitoria, Loyola, Teresa de Jesús, Juan de la Cruz, Camoens, Erasmo, Vesalio, Moro, Lutero, Melanchton, Agrícola, Paracelso, Copérnico —siglo XVI—, Campanella, Galileo, Molière, Corneille, Racine, La Fontaine, Descartes, Pascal, Bayle, Bossuet, Cervantes, Lope, Quevedo, Góngora, Calderón, Gracián, Arminio, Jansenio, Grocio, Spinoza, Huygens, Shakespeare, Bacon, Hobbes, Bunyan, Milton, Newton, Locke, Kepler, Leibniz —siglo XVII—, Vico, Goldoni, Beccaria, Montesquieu, Voltaire, Diderot, D'Alambert, Beaumarchais, Buffon, Lagrange, Lavoisier, Laplace, Berkeley, Hume, Pope, Swift, Defoe, Burke, Gibbon, Smith, Malthus, Winckelmann, Kant, Lessing, Goethe, Schiller, Rousseau, Euler, Linneo —siglo XVIII—),[17] mientras que para los siglos XIX y XX el consenso es mucho más difícil, dada la extraordinaria abundancia de producción literaria que se incorpora a la tradición occidental, ya no limitada a Europa occidental, sino extendida a la oriental (especialmente a los autores rusos)[18] y a todos los continentes extraeuropeos (coincidiendo con los procesos históricos expansivos de la Edad Contemporánea, como la revolución industrial, el imperialismo y la globalización); y sobre todo a causa de la cercanía, que hace inevitablemente polémica cualquier selección.[19]

El corpus de grandes obras de la cultura occidental no puede considerarse como una lista cerrada; incluso el núcleo europeo original de lo que se viene llamando mundo occidental comprende múltiples tradiciones culturales en diferentes idiomas, de manera que cualquier selección o antología suele estar influida por la propia capacidad de los que la elaboran para juzgar la valía o relevancia de cada obra u autor. Así, las listas con pretensiones canónicas realizadas por intelectuales del mundo anglosajón, o las listas de lecturas universitarias de sus prestigiosas universidades, el número de obras de autores de su lengua supera en mucho al de cualquier otra; y lo mismo podría decirse de las instituciones de la cultura francesa, alemana, italiana, rusa o española. Cada cultura nacional genera su propio canon nacional, además de producir una versión diferente del canon occidental.[20]

El hecho de que no se incluyan dentro del canon occidental las obras de otras civilizaciones, por mucha importancia que hayan podido tener (orientaleschina, japonesa—, africanas, americanas precolombinas), no deja de ser problemático; especialmente para los casos de aquellas que han influido de forma determinante en la civilización occidental, como la árabe (el Corán, Las mil y una noches y los autores de la edad de oro islámicaAvicena, Averroes, Ibn Jaldún—) y la india (los Vedas, el Mahábharata, el Ramaiana, el Pancha-tantra). Eso hace que algunas prestigiosas selecciones, como la de Harold Bloom, incluyan parte de ellas, junto a obras de las civilizaciones del Próximo Oriente Antiguo (Gilgamesh, Libro de los muertos) y las altomedievales en lengua vernácula (Beowulf, Chanson de Roland, Cantar de mio Cid o el ciclo artúrico).[21]

Desde una postura relativista (relativismo cultural), se niega la universalidad de cualquier canon cultural, dado que depende del criterio de quien lo establece (sea un individuo o un grupo humano), contaminado por su época, su contexto ideológico y todo tipo de circunstancias, personales o sociales, reales o imaginarias, que susciten la creación de una identidad (racial, religiosa,[22] de clase, sexual,[23] etc.); de modo que el corpus del canon varíe en función de ellas. Desde una postura identificada con el perennialismo educativo (filosofía perenne), por el contrario, las creaciones humanas más sublimes deben tener validez universal.[24]

Canon literario anglosajón[editar]

Uno de los intentos más notables fue el programa de los Great Books of the Western World. Desarrollado en el tercio medio del siglo XX, surgió en torno al currículo de la Universidad de Chicago, cuyo presidente, Robert Hutchins, en colaboración con Mortimer Adler, desarrollaron un programa que ofrecía listas de lectura, libros y estrategias organizacionales para clubes de lectura propuestos al público en general.[25]

Un ejemplo temprano, los Harvard Classics (1909), fueron iniciativa de Charles W. Eliot, presidente de la Universidad de Harvard, que coincidía con la tesis de Thomas Carlyle: The greatest university of all is a collection of books («La mayor universidad de todas es una colección de libros»).

Iniciativas académicas y editoriales[editar]

Debate multiculturalista en los Estados Unidos[editar]

Ha habido un constante e intenso debate político acerca de la naturaleza y el estatus del canon al menos desde los años 60. En Estados Unidos, y en particular por la corriente denominada multiculturalismo, se ha atacado un compendio de libros escrito por dead white males («varones blancos [europeos] muertos»),[26] que no representan el punto de vista de muchos otros en las sociedades contemporáneas alrededor del mundo. Por ejemplo, el canon excluye con frecuencia la literatura producida por mujeres, esclavos, homosexuales y disidentes políticos y la que tiene más interés humano y social que meramente estético y se ve frecuentemente forjado por intereses económicos y culturales que excluyen a las minorías. Otros, notablemente Allan Bloom,[27] lo han discutido enérgicamente. Autores como Harold Bloom (profesor de humanidades de la Universidad de Yale que no tiene relación familiar con el anterior) se han pronunciado a su vez a favor del canon, que en general permanece como una idea fuertemente institucionalizada, si bien sus implicaciones se siguen debatiendo intensamente.

Sus defensores mantienen que sus detractores minimizan el significado cultural del canon conforme a intereses básicamente políticos, y que la medida de calidad representada por su corpus de obras del canon es más de naturaleza estética que política; con lo que cualquier objeción hecha al canon desde tal perspectiva es, en definitiva, irrelevante.

Canon literario francés[editar]

Los volúmenes más editados de la Pléiade: Saint Exupery, Proust —en tres volúmenes—, Albert Camus, Verlaine, Malraux, Pascal y Tolstoi.

Canon literario español[editar]

Para la cultura española, especialmente para la literatura en castellano, se han realizado recopilaciones y corpus semejantes a los elaborados por las instituciones culturales anglosajonas. El canon literario español se fue formando desde el siglo XIX hasta el primer tercio del siglo XX por medio de los programas de enseñanza media y de la obra de críticos como Pedro Estala, Antonio Gil y Zárate, Marcelino Menéndez Pelayo, Ramón Menéndez Pidal o Juan Bautista Bergua. Desde finales del siglo XX ha sido notable la aportación de las últimas generaciones de la crítica filológica, representada por Fernando Lázaro Carreter, José Manuel Blecua Perdices, Francisco Rico o José Carlos Mainer.

Bibliografía[editar]

Notas[editar]

  1. Ficha de la obra en el Louvre, fuente citada en en:The Apotheosis of Homer (Ingres). Los personajes representados son Molière, Dante, Miguel de Cervantes, Jean Racine, William Shakespeare, Voltaire, Séneca, Virgilio, Esopo, Píndaro, Hesíodo, Platón, Sócrates, Pericles, Fidias, Miguel Ángel, Alejandro Magno, Luis Vaz de Camões, Fenelón, Longino, Nicolas Boileau-Despréaux, Pierre Corneille, Poussin, Mozart, Horacio, Rafael Sanzio, Safo, Apeles, Licurgo, Eurípides, Menandro, Sófocles, Esquilo, Heródoto, Orfeo.
  2. National Archives, fuente citada en en:Frieze of Parnassus.
  3. Incluye, en lugar destacado, a dos lumbreras medievales: San Isidoro y Alfonso X el sabio; más atrás, junto a Miguel de Cervantes y Lope de Vega, a los humanistas Antonio de Nebrija y Luis Vives; y medallones con bustos del Padre Mariana, Arias Montano, Diego Hurtado de Mendoza, Nicolás Antonio y Antonio Agustín junto a los de fray Luis de León, Francisco de Quevedo, Calderón de la Barca, Garcilaso de la Vega, Santa Teresa de Jesús y Tirso de Molina. El programa iconográfico del frontón es igualmente significativo, en este caso de otra clave intelectual de la época: la idea de progreso de España a través de las ciencias y las artes. Se reprensentan el Genio, el Estudio, la Paz, la Guerra, la Elocuencia, la Poesía, la Música, la Arquitectura, la Pintura, la Escultura, la Filología, la Industria, el Comercio, la Agricultura, la Filosofía, la Jurisprudencia, la Historia, La Astronomía, la Etnografía, la Geografía, la Química, la Medicina y las Matemáticas.Historia y edificio. Web oficial de la Biblioteca Nacional.
  4. A Syntopical Approach to the Great Books, fuente citada en [:en:Great Books of the Western World].
  5. Seminal work, en el Wikcionario en inglés.
  6. La práctica totalidad de la producción escrita de la cultura griega hasta el siglo V a. C. lo era en poesía, y la parte que no lo era se calificaba de logografía (literalmente 'escrito como se habla').
  7. Uso bibliográfico de los términos «canon de la danza» y «canon del ballet», expresiones mucho más frecuentes en inglés, o en la red.
  8. Uso bibliográfico del término «canon musical». No debe confundirse con la forma musical denominada canon. La imposibilidad de conocer la música de la Antigüedad restringió el conocimiento de la música del pasado al canto gregoriano y otras tradiciones corales, hasta el desarrollo de la notación musical. Los compositores que alcanzaron la consideración de imprescindibles en el repertorio musical comienzan a partir del barroco (Bach, Vivaldi, Purcell, Haendel) y el clasicismo (Haydn, Mozart, Beethoven).
  9. Uso bibliográfico de la expresión «canon pictórico». La pintura griega, muy ponderada en las fuentes literarias clásicas, no pudo significar más que un ideal inasible para el arte de la Edad Moderna. La canonización de la pintura comenzó con Vasari (que pondera maestros italianos desde el siglo XIII —Cimabue—), se extendió con Karel van Mander a los maestros nórdicos —esencialmente flamencos y alemanes—, y tratadistas posteriores la extendieron a la pintura española, francesa y, ya en el siglo XVIII, a la inglesaen:Art of the United Kingdom—. Una selección reciente de obras pictóricas indispensables es Christiane Stuckembrock y Barbara Töpper, 1000 obras maestras de la pintura europea del siglo XIII al XIX, 2000, Könemann, ISBN 3-8290-2282-4.
  10. La expresión «canon escultórico» se usa más habitualmente para referirse a la proporción anatómica (especialmente al caso de Policleto). La selección de un corpus canónico del arte escultórico occidental incluiría a los más conspicuos ejemplos egipcios (la Gran Esfinge de Guiza, los Colosos de Memnón, las piezas de prestigio más reciente como el Busto de Nefertiti o El escriba sentado), las dos tríadas de clásicos griegos (la del siglo V a. C. —Fidias, Mirón y Policleto— y la del siglo IV a. C. —Praxíteles, Scopas y Lisipo—), ejemplos helenísticos (el Laocoonte y sus hijos, el Altar de Pérgamo, el Gálata moribundo, la Victoria de Samotracia, el Torso del Belvedere, la Venus de Milo) y romanos (el Augusto de Prima Porta, el Ara Pacis, los relieves del Arco de Tito, la Columna Trajana, Antínoo, la disposición del conjunto escultórico de la Villa Adriana, la estatua ecuestre de Marco Aurelio). En la época medieval, de entre los anónimos maestros de los pórticos románicos se han perpetuado nombres como el del Maestro Mateo; del gótico italiano, los Pisano; y ya en la Edad Moderna Donatello, Miguel Ángel, Bernini, Gregorio Fernández, Puget, Canova o Thorvaldsen. El siglo XIX francés va de Rude a Rodin; mientras que en el siglo XX pueden citarse los nombres de Gargallo o Henry Moore.
  11. La expresión «canon arquitectónico» se usa más habitualmente para referirse a la proporción entre las distintas partes de un edificio. La selección de un corpus canónico del arte arquitectónico occidental se viene haciendo desde la misma Antigüedad con la lista de Siete maravillas del mundo —todas arquitectónicas, excepto el Coloso de Rodas y la Estatua de Zeus en Olimpia—. Edificios religiosos cristianos como las catedrales medievales y San Pedro de Roma, y palacios como El Escorial y Versalles, adquirieron un enorme prestigio en sus propias épocas, prolongado hasta hoy.
  12. Alberto Blecua y Xavier Tubau Signos viejos y nuevos: estudios de historia literaria, Critica, 2006, ISBN 84-8432-735-3.
  13. La confección de un corpus canónico comenzó en la propia antigüedad, con enumeraciones mnemotécnicas: los siete sabios de Grecia, los nueve poetas líricos —o mélicos—, los tres poetas trágicos, los dos poetas épicos.

    En la lista canónica propuesta por Harold Bloom (Part I. The teocratic Age) se recogen 16 griegos antiguos, 7 griegos helenísticos —extrañamente, incluye a Esopo— y 15 romanos.

    La justificación de una lista como la propuesta aquí puede verse en textos como La Europa clásica, donde se cita, entre otras fuentes secundarias, a Jacques Le Goff.

  14. Andrés Álvarez Cabanas, Iconografía de San Agustín, en Religión y Cultura, Real Monasterio de El Escorial, 1931, pg. 285:

    Dejando a un lado la Imitación de Cristo de Tomás de Kempis, sus Confesiones [las de San Agustín] deslumbran como otra joya maravillosa. Todo el mundo lo sabe, el Águila de los Doctores con San Pablo y Santo Tomás de Aquino forma la trinidad sublime de la Teología.

    Las literaturas patrística, monástica (La primera literatura monástica —web ortodoxa— Literatura monástica latina de los primeros siglos —web católica—) y escolástica son muy abundantes, y en ellas destacan figuras que muy bien pueden incorporarse a cualquier repertorio canónico (Orosio, Atanasio, Boecio, Casiodoro, Isidoro, Beda, Alcuino, Escoto Erígena, Erico de Auxerre, Anselmo de Canterbury, Pedro Abelardo, Francisco de Asís, Domingo de Guzmán, Buenaventura, Alberto Magno, Rogerio Bacon, Lulio, Occam, Duns Escoto), así como los autores de la calificada como herética (Nestorio, Pelagio, Arrio, Valdo, Dulcino, Wyclif, Huss). La propia Iglesia católica, además de sus propias canonizaciones de carácter espiritual, hace una selección canónica, con criterio intelectual, de los autores cristianos que considera Doctores de la Iglesia.

  15. La cita conjunta de los tres, como una persona hipostática se remonta al menos al humanista Leonardo Bruni (citado por Ezequiel Martínez Estrada, Panorama de las literaturas, Ed. Pedagógica, 1966, pg. 130).
  16. En esta ordenación, los autores aparecen en número equilibrado por siglos, géneros y naciones. Se justifica por su aparición en la práctica totalidad de los programas educativos o antologías. Véase, por ejemplo esta cronología universal. La selección de Bloom para este periodo cronológico, titulada The aristocratic Age, que se limita a la literatura de ficción, cuenta con 18 italianos, 2 portugueses, 11 españoles, 73 británicos, 27 franceses, 5 alemanes y 1 neerlandés (Erasmo ).
  17. La limitación a autores anteriores al siglo XIX hace que en la lista precedente no aparezcan nombres rusos, cosa imposible para los siglos siguientes. En cualquier caso, el canon literario ruso nació con vocación universalista. Fedor Dostoievski, Discurso en el primer centenario de Pushkin, 8 de junio de 1880:

    Sólo Pushkin, de todos los poetas mundiales tiene la capacidad de convertirse en representante de otra nación... relean su Don Juan y, si no fuera por la firma de Pushkin, nunca hubieran dicho ustedes que no se trata de la obra de un español... Sí, la predestinación de los rusos es, sin la menor duda, europea y universal. Ser todo un ruso... significa... ser hermano de todos los hombres, un hombre universal... la superación de la nostalgia europea es posible en el alma rusa

    Este discurso, leído ante la Socidad de Amantes de las Letras Rusas, se ha calificado de punto de inflexión en la formación de un canon literario ruso [y]... lo que debía ser una literatura nacional. Así Turgenev se enfrentó... a Katkov. Tolstoi declinó su presencia con una carta pública en la que denunciaba la inmoralidad de una literatura alejada del pueblo (Ángeles Huerta González, La Europa periférica: Rusia y España ante el fenómeno de la modernidad, Universidad de Santiago de Compostela, 2004, ISBN 84-9750-366-X, p. 64. Véase en:Mikhail Katkov.

  18. No existe un índice de impacto de los textos literarios similar a los utilizados para las publicaciones científicas. Sí hay ránkings de traducciones (Index Translationum) y de ventas o best sellers (Anexo:Libros más vendidos). La lista de Bloom para el siglo XIX se titula The democratic Age (6 italianos, 4 españoles, 63 británicos, 15 alemanes, 14 rusos y 31 estadounidenses); para el siglo XX se titula The caotic Age (21 italianos, 13 de España —que lista separados de 6 de Cataluña y de 18 de Latinoamérica—, 6 portugueses, 53 franceses, 82 de Gran Bretaña e Irlanda —separados de los 6 de las Indias Occidentales, 12 de África —todos ellos anglófonos, menos uno—, 3 de India en inglés, 8 canadienses, 11 australianos y neozelandeses, y 162 estadounidenses—, 29 alemanes, 18 rusos, 8 de Escandinavia, 3 servocroatas, 5 checos, 6 polacos, 3 húngaros, 6 griegos modernos, 12 yidish, 14 hebreos y 4 árabes). Los premios Nobel de literatura, concedidos anualmente, son también un canon literario para el siglo XX, construido por la selección de autores vivos en el momento de su concesión.
  19. Part I. The teocratic Age (la cronología de los cantares de gesta escritos, cuyas fuentes se inician en la oralidad altomedieval, es más bien de la Baja Edad Media, donde terminan por dar origen a los romances y la literatura caballeresca; en las listas de Bloom el Beowulf y el Mío Cid aparecen en la primera parte —junto a las obras antiguas y medievales—, mientras que el Roldán y Le Morte d'Arthur figuran en la segunda —junto a las obras de la Edad Moderna—).
  20. De la reforma protestante y la contrarreforma católica brotaron ríos de tinta, creando un factor de identificación de primer orden que generó no sólo polémicas intelectuales, sino las más cruentas guerras de religión (y que para el caso de la cultura española se solapó con la oposición cristiano viejo/cristiano nuevo de origen medieval, y su tratamiento por la inquisición).

    La crisis de la conciencia europea de finales del siglo XVII pasó a matizar ese factor, en beneficio de una convivencia religiosa más tolerante y el avance del librepensamiento en el siglo XVIII. La descristianización y el anticlericalismo surgidos a partir de la Revolución francesa suscitaron la reacción y el fundamentalismo religioso, que se centró a partir de mediados del siglo XIX en polémicas intelectuales y educativas en torno al evolucionismo, así como en la respuesta al desafío del ateísmo militante (no limitado a intelectuales radicales, sino extendido al movimiento obrero).

    La visibilidad de intelectuales y artistas de origen judío (en la lista sólo aparece Spinoza, aunque las contribuciones de judíos y criptojudíos a la cultura europea fueron muy importantes desde la Edad Media —escuela de traductores de Toledo, Maimónides—) se hizo notabilísima en la cultura europea a partir de la Edad Contemporánea: Marx, Freud, Einstein, Proust, Kafka, Wittgenstein, Benjamin, Canetti, Ernst, Kandinsky, Mahler, Schoemberg, Stravinsky, Oistrach, Menuhin, Rostropovich (es una selección de Juan Goytisolo, Intelectuales y judíos, El País, 22/12/2001.

  21. Numerosos estudios señalan el carácter específico del canon literario francés, que excluye casi por completo la producción literaria femenina (Nieves Ibeas y María Ángeles Millán, La conjura del olvido: escritura y feminismo, Icaria Editorial, 1997, ISBN 84-7426-332-8. En la lista del canon occidental presentada en este artículo sólo figuran dos mujeres anteriores al siglo XIX: Safo de Lesbos y Teresa de Jesús, de las que sólo la primera aparece en la lista de Bloom (que recoge muy pocas hasta el siglo XVIII: Sor Juana Inés de la Cruz, Christine de Pisan, Fanny Burney, Marguerite de Navarre y Madame de La Fayette, mientras que no recoge a otras importantes mujeres de letras de esos periodos, como Mary Montagu o Hildegard von Bingen). De incluir autores del siglo XIX o XX, incluso una lista breve debería recoger a Mary Shelley, las hermanas Bronte, Fernán Caballero, Rosalía de Castro, Emilia Pardo Bazán, Virginia Woolf, Marie Curie, Anna Frank, Anais Nin, Marguerite Yourcenar o Simone de Beauvoir.
  22. Fuentes citadas en en:Educational perennialism.
  23. * Healy, Anna (February/March 2002). «Giving Readers a Voice: Book Discussion Groups». Book Links (American Library Association) 11 (4). http://www.ala.org/ala/aboutala/offices/publishing/booklinks/resources/bookdiscussion.cfm. Consultado el 2009–03–27.  Fuente citada en en:Book discussion club.
  24. Columbus As A Dead White European Male: The Ideological Underpinnings of the Controversy Over 1492, en The World and I, The Washington Times, diciembre de 1991. Fuente citada en en:Dead white males.
  25. The Closing of the American Mind, 1987 (El cierre de la mente americana).
  26. La Pléiade.
  27. Edición electrónica
  28. Antonio Marco García, Propósitos filológicos de la colección «Clásicos Castellanos» de la editorial La Lectura (1910–1935), AIH, Actas, 1989.
  29. Nueda recopiló las sinopsis de sus lecturas en 1940. En la sexta edición se añadieron las aportaciones de Espina, extendidas al ámbito hispanoamericano. Biografía de Luis Nueda. Gabriel García Márquez lo llama providencial (La literatura sin dolor, El País 08/12/1982):

    Siempre he creído que un buen curso de literatura no debe ser más que una guía de los buenos libros que se deben leer. Cada época no tiene tantos libros esenciales como dicen los maestros que se complacen en aterrorizar a sus alumnos, y de todos ellos se puede hablar en una tarde, siempre que no se tenga un compromiso ineludible para una boda. Leer estos libros esenciales con placer y con juicio es ya un asunto distinto para muchas tardes de la vida, pero si los alumnos tienen la suerte de poder hacerlo terminarán por saber tanto de literatura como el más sabio de sus maestros. El paso siguiente es algo más temible: la especialización. 'Y' un paso más adelante es lo más detestable que puede hacer en este mundo: la erudición. Pero si lo que desean los alumnos es lucirse en las visitas, no tienen que pasar por ninguno de esos tres purgatorios, sino comprar los dos tomos de una obra providencial que se llama Mil libros. La escribieron Luis Nueda y don Antonio Espina, allá por 1940, y allí están resumidos por orden alfabético más de un millar de libros básicos de la literatura universal, con su argumento y su interpretación, y con noticias impresionantes de sus autores y su época. Son muchos más libros, desde luego, de los que harían falta para el curso de una tarde, pero tienen sobre éstos la ventaja de que no hay que leerlos. Ni tampoco hay que avergonzarse: yo tengo estos dos tomos salvadores en la mesa donde escribo, los tengo desde hace muchos años, y me han sacado de graves apuros en el paraíso de los intelectuales, y por tenerlos y conocerlos puedo asegurar que también los tienen y los usan muchos de los pontífices de las fiestas sociales y las columnas de periódicos.

    Por fortuna, los libros de la vida no son tantos. Hace poco, la revista Pluma, de Bogotá, le preguntó a un grupo de escritores cuáles habían sido los libros más significativos para ellos. Sólo decían [sic, por debían] citarse cinco, sin incluir a los de lectura obvia, como La Biblia, la Odisea o El Quijote. Mi lista final fue ésta: Las mil y una noches; Edipo rey, de Sófocles; Moby Dick, de Melville; Roresta de la lírica española, que es una antología de don José María Blecua [sic, debería decir Floresta... de José Manuel Blecua Perdices] que se lee como una novela policiaca, y un Diccionario de la lengua castellana que no sea, desde luego, el de la Real Academia. La lista es discutible, por supuesto, como todas las listas, y ofrece tema para hablar muchas horas, pero mis razones son simples y sinceras: si sólo hubiera leído esos cinco libros —además de los obvios, desde luego—, con ellos me habría bastado para escribir lo que he escrito. Es decir, es una lista de carácter profesional.

    La elaboración de antologías, diccionarios y estudios críticos que establecen ránkings de obras literarias imprescindibles es muy extensa, y no se restringe a las obras clásicas, sino que se extiende a las de mayor actualidad. Una obra reciente es Historia de la literatura española. Derrota y restitución de la modernidad: 1939–2010 (véase De la posguerra a la generación X y Memoria histórica para la literatura, reseñas en El País):

    ¿Pueden resumirse 70 años de literatura española en 12 nombres señeros? Tras un par de soplidos y una apasionante suma y resta verbal entre ambos, Jordi Gracia y Domingo Ródenas lo hacen: Juan Ramón Jiménez, Luis Cernuda, Miguel Delibes, Carmen Martín Gaite, Carlos Barral, Rafael Sánchez Ferlosio, Juan Benet, Jaime Gil de Biedma, Fernando Savater, José Ángel Valente, Javier Marías y Javier Cercas.

  30. Patrocinada por La Caixa con 700.000 euros para los próximos cuatro años, publicada por Galaxia Gutenberg / Círculo de Lectores -que tira 4.000 ejemplares- y dirigida por Francisco Rico, la colección prevé publicar 111 títulos (Los textos inmortales arrastran una mala salud de hierro. Las colecciones de clásicos viven un momento de esplendor filológico y cautela económica - Algunas editoriales usan la Red para mantener vivos sus fondos, El País, 14/06/2011.