Longino (santo)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Estatua de Longino en la Basílica de San Pedro con la Santa Lanza.

San Longinos o Longino de Cesarea fue, según algunas tradiciones cristianas, el soldado romano que traspasó el costado del cuerpo de Jesús con su lanza; conocida como La Santa Lanza. El individuo no tiene nombre en los evangelios que relatan el hecho, pero suele identificarse con el centurión que, ante la muerte de Jesús, exclamara: “En verdad este era el Hijo de Dios”.[1] La leyenda de Longino se originó en la Baja Antigüedad y el Medioevo, agregando datos sobre su vida, su nacimiento en Lanciano, Italia, conversión al cristianismo y su muerte, hasta llegar a ser considerado un santo por la Iglesia Católica y otras comuniones cristianas.

Orígenes de la leyenda[editar]

El evangelio según Juan menciona que un soldado romano, entre los encargados por Pilato de la crucifixión de Jesús, clavó una lanza en el pecho del ajusticiado con el propósito, quizás, de confirmar su deceso. En efecto, en tanto a los otros dos condenados se les quebró las piernas para asegurar que muriesen, Jesús ya había muerto por lo cual; “uno de los soldados le abrió el costado con una lanza, y al instante salió sangre y agua” (Jn. 19:34 versión Reina Valera 1960) Los evangelios sinópticos no registran este suceso, tampoco los apócrifos más antiguos que se conservan, si bien se menciona a un centurión que comenta el carácter de hijo de Dios del crucificado.

En el escrito apócrifo conocido como Evangelio de Nicodemo, unido a las (también apócrifas) Actas de Pilato, aparece por primera vez el nombre de Longino. La escritora Sabina Baring Gould comenta, a propósito del tema, que “El nombre de Longino no aparece en autores griegos anteriores al Patriarca Germano, en 715”.[2] Es casi seguro que el nombre sea una latinización del griego λόγχη (lonjé), la palabra utilizada por el texto de Juan y apareció por primera vez un manuscrito iluminado de la Crucifixión detrás de un lancero. Dicho manuscrito, una versión siríaca del Evangelio según Juan ilustrada por un tal Rabulas, data del 586 y se conserva en la Biblioteca Laurenciana de Florencia; allí se lee en letras griegas la palabra Longinos escrita tal vez en la misma época en que se realizó la figura.[3]

Versiones posteriores de la leyenda de Longino aseguran que era ciego, y que el contacto con la sangre del Salvador le devolvió la vista. También dicen que ayudó a lavar el cuerpo de Jesús después del descenso de la Cruz.

El destino de Longino no es seguro, pero se lo veneró como mártir, fijando su muerte en la localidad de Gabbala, Capadocia. Su cuerpo pasaba por haber sido hallado en Mantua, Italia, en el año 1303, junto con la Santa Esponja empapada de la sangre de Cristo; se le atribuía, extendiendo su papel en el Gólgota, el haber acercado dicha esponja a los labios sedientos del Redentor. La reliquia favoreció su culto en el siglo XIII enlazándose con los romances del Grial y las tradiciones locales de milagros eucarísticos, constuyéndose una capilla consagrada a San Longino y la Santa Sangre en la iglesia del monasterio bendictino de Santa Andrea, bajo el patronato de los Bonacolsi.[4] [5] En cuanto a las reliquias, fueron divididas a diversos lugares de Europa, Praga entre ellos, y el cuerpo llevado a la iglesia de San Agustín, en el Vaticano. Sin embargo también en Cerdeña se creía poseer el cuerpo del centurión romano que confesara la divinidad de Jesús.

Durante la Edad Media, y en tiempos posteriores, la lanza de Longino fue un objeto de profundo interés, se la relacionó con las leyendas del Santo Grial y se especuló con sus poderes ocultos; algunos la llamaron, por ello, La lanza del Destino.

Veneración[editar]

La Iglesia Católica, la Ortodoxa Oriental y la Armenia veneran a Longino como mártir. En el Martirologio Romano se lee: Día 16 de octubre; En Jerusalén, conmemoración de San Longino, quien es venerado como el soldado que abrió el costado del Señor crucificado con una lanza.[6] No se mencionan ni lugar del martirio, ni fecha. Los armenios lo conmemoran el día 22 de octubre.[7] En la Basílica de San Pedro, Vaticano, se halla una estatua de Longino esculpida por Bernini. En la misma basílica se conserva el fragmento de una punta de hierro que, según se asegura, pertenece a la Santa Lanza.

En la literatura el cine y otros medios[editar]

La figura de Longino ha sido muy atractiva para los medios masivos del siglo XX.

Louis de Wohl, conocido por sus "novelas biográficas" de santos y otras personalidades religiosas, dedica una novela entera, La lanza, a Casio Longino, el legionario que clavó su lanza en el costado de Cristo. La novela habla de su vida antes y después del acontecimiento.

Leonard Wibberley retrata a Longino en El centurión (1966) como un veterano de las campañas en Gran Bretaña que busca la ayuda de Jesús cuando su criado cae enfermo de muerte.

Longino es el protagonista, con el nombre de Casca Longinus, de una serie de novelas de Barry Sadler publicadas a partir de 1979. Casca es el soldado que asestó una lanzada a Jesús y, por ello, fue condenado a vagar eternamente por la Tierra hasta la Parusía. Este trasfondo permite que el personaje, siempre un soldado, viva aventuras a lo largo de la historia.

En la película de Irving Pichel de 1939, El Gran Mandamiento, el actor Albert Dekker protagoniza a un oficial romano que escolta a un recaudador de impuestos de Judea, más tarde se convierte al cristianismo tras haber visto a Jesús en el Gólgota.

George Stevens, en La más grande historia jamás contada (1965) identifica a Longino con el centurión que confiesa la divinidad de Cristo crucificado, el cameo estuvo a cargo de John Wayne.

El séptimo signo es una película de 1988 que incorpora elementos de la leyenda de Longino y de la del judío errante.[8]

En la efímera serie Roar, interpretada por Heath Ledger, Longinus es el nombre de un mago, que es también conocido por ser el romano que hirió a Cristo en la cruz, quien es condenado a vagar por la tierra, incapaz de morir hasta que encuentre la Lanza del Destino, oculta en algún lugar de Irlanda.

En la serie de animé japonés de 1997 Evangelion se hace referencia a la Lanza de Longinus. En la trama la misma es la encargada de traspasar la unidad mecha del Eva 01 pilotada por Shinji Ikari como proceso para la instrumentalización del ser humano, consistente en la sincronización de todas las conciencias humanas.

En la pelicula 'constantine' 2005, se hace mencion a la 'lanza del destino' como arma para matar al diablo(lucifer) alli presente y que solo puede ser destruido si se le clava en el corazon.

Notas[editar]

  1. Mc. 15:36
  2. Baring-Gould, The Lives of the Saints, vol. III (Edinburgh) 1914,sub "March 15: S[aint] Longinus M[artyr]"; Baring-Gould adds, "The Greek Acts pretend to be by S. Hesychius (March 28th), but are an impudent forgery of late date."
  3. See at Kontos; "The name cannot be ascribed to any tradition; its obvious derivation from longchē (λόγχη), spear or lance, shows that it was, like that of St. Veronica, fashioned to suit the event," noted Elizabeth Jameson, The History of Our Lord as Exemplified in Works of Art 1872:160.
  4. La iglesia fue reconstruida como basilica por León Battista Alberti en 1472.
  5. R. Capuzzo, "Note sulla tradizione e sul culto del sangue di Cristo nella Mantova medievale", Storia e arte religiosa a Mantova(Mantua) 1991, anotada por Trevor Dean, The Towns of Italy in the Later Middle Ages, "Civic Religion: selected sources" (2000:80).
  6. Hierosolymae, commemoratio sancti Longini, qui miles colitur latus Domini cruci affixi lancea aperiens" - Martyrologium Romanum (Libreria Editrice Vaticana 2001 ISBN 88-209-7210-7), Die 16 octobris
  7. Calendar of Saints (Armenian Apostolic Church)
  8. Leonard Maltin, 2004 Movie & Video Guide, (New York: New American Library, 2003), 558.

Enlaces[editar]