Gran Esfinge de Guiza

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Menfis y su necrópolis - Zonas de las pirámides desde Guiza hasta Dahshur
UNESCO logo.svg Welterbe.svg
Patrimonio de la Humanidad de la Unesco
Great Sphinx of Giza May 2015.JPG
La Gran Esfinge de Guiza, fotografiada en mayo de 2015.
Egypt adm location map.svg
Gran Esfinge de Guiza
País EgiptoFlag of Egypt.svg Egipto
Datos generales
Tipo Cultural
Criterios i, iii, vi
Identificación 86
Región Estados árabes
Inscripción 1979 (III sesión)

La Gran Esfinge de Guiza[1][2]​ es una monumental escultura que se encuentra en la ribera occidental del río Nilo, en la ciudad de Guiza, unos veinte kilómetros al suroeste del centro de El Cairo, en Egipto. Los egiptólogos estiman que fue esculpida c. s. XXVI a. C., formando parte del complejo funerario del rey, durante la dinastía IV de Egipto.

Los lugareños la llamaban Abu el-Hol, «Padre del Terror», corrupción de la expresión copta bel-hit, que se aplica a quien manifiesta su inteligencia en los ojos y que traduce la denominación egipcia hu o ju, que significa «el guardián» o «vigilante».[3]

Origen[editar]

La Gran Esfinge se realizó esculpiendo un montículo de roca caliza situado en la meseta de Guiza. Tiene una altura de unos 20 metros aproximadamente y 73 metros de longitud.[4]​ La cabeza podría representar al faraón Kefrén, teniendo el cuerpo la forma de un león con el rabo o cola recogido por el lado derecho.[4]​ En épocas antiguas estaba pintada en vivos colores: rojo el cuerpo y la cara, y el nemes que cubría la cabeza con rayas amarillas y azules. [5]

Culto[editar]

Se construyó un templo frente a la estatua, datado en el Imperio Antiguo, y otro más al norte, junto a la esfinge, durante el Imperio Nuevo, como lugares de ofrendas a la «imagen viviente». Kefrén erigió un templo en la zona meridional, que está comunicado con su pirámide mediante una larga avenida procesional. Gozó de veneración y culto por los egipcios desde la antigüedad, especialmente durante el Imperio Nuevo.

Fue identificada con el dios extranjero Horum, y con el dios egipcio Horus como Hor-em-Ajet, o Harmajis, «Horus en el horizonte». En lengua árabe la denominaron Abu el-Hol «Padre del Terror». El epíteto dado por los egipcios a las esfinges era shesep-anj, «imagen viviente».[6]

Degradación y violación[editar]

La nummulítica piedra caliza de la zona se compone de capas que ofrecen diferente resistencia a la erosión (sobre todo causada por el viento y la arena arrastrada por el viento), lo que conduce a la degradación desigual que se aprecia en el cuerpo de la Esfinge.[4][7]​ La parte más baja del cuerpo, incluidas las patas, es roca sólida.[8]​ El cuerpo del animal hasta el cuello está formado por capas más blandas que han sufrido una desintegración considerable.[9]​ La capa en la que se esculpió la cabeza es mucho más dura. [9][10]​ Se sabe que existen varios pozos "sin salida" dentro y debajo del cuerpo de la Gran Esfinge, muy probablemente excavados por cazadores de tesoros y ladrones de tumbas.

Nariz perdida[editar]

Perfil de la Esfinge en 2010
La Esfinge vista por Frederic Louis Norden antes de la época de Napoleón (bocetos realizados en 1737, publicados en 1755).

El examen de la cara de la Esfinge muestra que se clavaron largas varillas en la zona de la nariz, una desde el puente y otra debajo del orificio nasal, y luego se utilizaron para arrancar la nariz hacia el sur, lo que hizo que la nariz de un metro de ancho se haya perdido hasta la fecha. [11]Mark Lehner, que realizó un estudio arqueológico, llegó a la conclusión de que se rompió intencionadamente con instrumentos en un momento desconocido entre los siglos III y X d.C.[12]

Los dibujos de la Esfinge realizados por Frederic Louis Norden en 1737 muestran la ausencia de la nariz.[13]​ Existen muchos relatos populares sobre la destrucción de su nariz, que intentan dar una respuesta a dónde fue o qué pasó con ella. Una de ellas la atribuye erróneamente a las balas de cañón disparadas por el ejército de Napoleón Bonaparte. Otros relatos lo atribuyen a la obra de los mamelucos. Desde el siglo X, algunos autores árabes la atribuyen a ataques iconoclastas.[12]

El historiador árabe al-Maqrīzī, que escribe en el siglo XV, atribuye la pérdida de la nariz a Muhammad Sa'im al-Dahr, un sufí musulmán de la khanqah de Sa'id al-Su'ada en 1378, que se encontró con que los campesinos locales hacían ofrendas a la Esfinge con la esperanza de aumentar sus cosechas y, por tanto, desfiguró la Esfinge en un acto de iconoclasia. Según al-Maqrīzī, muchas personas que vivían en la zona creían que el aumento de arena que cubría la meseta de Guiza era una retribución por el acto de desfiguración de al-Dahr.[14][15]​ Ibn Qadi Shuhba menciona su nombre como Muhammad ibn Sadiq ibn al-Muhammad al-Tibrizi al-Masri, que murió en 1384. Le atribuyó la profanación de las esfinges de Qanatir al-Siba construidas por el sultán Baybars, y también dijo que podría haber profanado la Gran Esfinge. Al-Minufi afirmó que la Cruzada de Alejandría de 1365 fue un castigo divino por un jeque sufí de la khanqah de Sa'id que se rompió la nariz.[16]

Barba[editar]

Caliza fragmentos de la barba de la Esfinge en el British Museum, siglo XIV a.C.[17]

Además de la nariz perdida, se cree que se adjuntó una barba faraónica ceremonial, aunque puede haber sido añadida en períodos posteriores a la construcción original. El egiptólogo Vassil Dobrev ha sugerido que si la barba hubiera sido una parte original de la Esfinge, habría dañado la barbilla de la estatua al caer.[18]​ La falta de daños visibles apoya su teoría de que la barba fue un añadido posterior.

Los residuos de pigmento rojo son visibles en zonas de la cara de la Esfinge y también se han encontrado restos de pigmento amarillo y azul en otras partes de la Esfinge, lo que ha llevado a Mark Lehner a sugerir que el monumento "estuvo una vez engalanado con llamativos colores de cómic".[19]​ Sin embargo, como en el caso de muchos monumentos antiguos, los pigmentos y los colores se han deteriorado desde entonces, dando lugar al aspecto amarillo/beige que tiene en la actualidad.

Agujeros y túneles[editar]

Hombre parado dentro del agujero en la parte superior de la cabeza de la Esfinge (1925)

.

Agujero en la cabeza de la Esfinge[editar]

Johann Helffrich visitó la Esfinge durante sus viajes en 1565-66. Describe que un sacerdote entró (sic) en la cabeza de la Esfinge, y cuando habló fue como si la propia Esfinge hablara. [20]

Muchas estelas del Nuevo Reino representan a la Esfinge con una corona. Si de hecho existió, el agujero podría haber sido el punto de anclaje de la misma.[21][22]

Émile Baraize cerró el agujero con una escotilla metálica en 1926.[23][24]

Agujero de Perring[editar]

Perring's Hole detrás del cuello de la Esfinge. Parte del tocado a la derecha

Howard Vyse dirigió a Perring en 1837 para perforar un túnel en la parte posterior de la Esfinge, justo detrás de la cabeza. Las barras de perforación se atascaron a una profundidad de 27 pies (8,2 m), Los intentos de voladura para liberar las barras causaron más daños. El agujero fue limpiado en 1978. Entre los escombros había un fragmento del tocado de nemes de la Esfinge.[25]

Fisura mayor[editar]

Fisura principal que atraviesa la cintura de la Esfinge, antes de las restauraciones modernas de 19.
Acceso a la puerta trampa que da acceso a la fisura mayor, luego de las restauraciones.

Una importante fisura natural en la roca madre atraviesa la cintura de la Esfinge, excavada por primera vez por Auguste Mariette en 1853.

En la parte superior de la espalda mide hasta 2 metros (6,6 pies) de ancho. Baraize, en 1926, selló los lados y la techó con barras de hierro, piedra caliza y cemento, e instaló una trampilla de hierro en la parte superior. Los lados de la fisura podrían haber sido escuadrados artificialmente, sin embargo el fondo es de roca madre irregular, a 1 m por encima del suelo exterior. Una grieta muy estrecha continúa a mayor profundidad.[26]

Pasaje de la grupa[editar]

Perfil del pasaje de la grupa con la parte superior (1+2) y la parte inferior (3+4).
Plano de la parte superior del pasaje de la grupa. Parte inferior etiquetada como "Pozo del subsuelo", parte superior como "Fosa del núcleo".

En 1926 la Esfinge fue limpiada de arena bajo la dirección de Baraize, lo que reveló una apertura a un túnel a nivel del suelo en el lado norte de la grupa. Posteriormente se cerró con un revestimiento de mampostería y casi se olvidó.

Más de cincuenta años después, la existencia del pasaje fue recordada por tres ancianos que habían trabajado durante el desmonte como portadores de cestas. Esto condujo al redescubrimiento y la excavación del pasaje de la grupa, en 1980.

El pasadizo consta de una parte superior y otra inferior, que forman un ángulo de aproximadamente 90 grados entre sí:

  • La parte superior asciende hasta una altura de 4 m sobre la planta baja en dirección noroeste. Discurre entre el revestimiento de mampostería y el cuerpo central de la Esfinge y termina en un nicho de 1 m de ancho y 1,8 m de alto. El techo del nicho consiste en cemento moderno, que probablemente se derramó desde el relleno de la brecha entre la mampostería y el lecho de roca del núcleo, unos 3 m por encima.
  • La parte inferior desciende abruptamente en el lecho de roca hacia el noreste, durante una distancia de aproximadamente 4 m y una profundidad de 5 m. Termina en una fosa sin salida al nivel de las aguas subterráneas. En la entrada tiene una anchura de 1,3 m, estrechándose hasta aproximadamente 1,07 m hacia el final. Entre los fragmentos de arena y piedra, se encontró un trozo de papel de aluminio y la base de una jarra de agua de cerámica moderna. El fondo obstruido contenía relleno moderno. Entre él, más papel de aluminio, cemento moderno y un par de zapatos.

Es posible que todo el pasaje se cortara de arriba abajo, empezando por la parte alta de la grupa, y que el actual punto de acceso a nivel del suelo se hiciera en una fecha posterior.

Vyse anotó en su diario (27 y 28 de febrero de 1837) que estaba "perforando" cerca de la cola, lo que le indica como creador del pasaje, ya que no se ha identificado ningún otro túnel en este lugar. [27]​ Otra interpretación es que el pozo es de origen antiguo, quizás un túnel de exploración o un pozo de tumba inacabado.[28]

Nicho en el flanco norte[editar]

Una fotografía de 1925 muestra a un hombre de pie por debajo del nivel del suelo en un nicho del cuerpo central de la Esfinge. Fue cerrado durante las restauraciones de 1925-6.[29]

Hueco bajo la caja de mampostería del sur[editar]

Otro agujero podría haber estado a nivel del suelo en la gran caja de mampostería del lado sur de la Esfinge.[29]

Espacio detrás de la Estela del Sueño[editar]

El espacio detrás de la Estela del Sueño, entre las patas de la Esfinge, estaba cubierto por una viga de hierro y un techo de cemento, que contaba con una trampilla de hierro.[30][31]

Pozo de la cerradura[editar]

En la cornisa del recinto de la Esfinge, se encuentra un pozo cuadrado frente a la pata trasera norte. Fue despejado durante la excavación en 1978 por Hawass y mide 1,42 por 1,06 m y unos 2 m de profundidad. Lehner interpreta que el pozo es una tumba inacabada y lo denominó "pozo del ojo de la cerradura", porque un recorte en el saliente sobre el pozo tiene la forma de la parte inferior de un ojo de la cerradura, al revés.[32]

Restauraciones[editar]

Se tiene constancia de restauraciones desde la dinastía XVIII, durante el Imperio Nuevo.

Los estratos calizos inferiores se descomponen fácilmente con la humedad del ambiente, pero la arena arrastrada por los vientos del desierto cubrió su cuerpo periódicamente, protegiéndola de la erosión durante siglos.

En 1920 ingenieros franceses repararon una enorme grieta en la parte posterior del cuerpo, sellaron un agujero en la parte superior de la cabeza y colocaron contrafuertes de hormigón alrededor del cuello por temor a que se desprendiera la cabeza.[33]

En el siglo XX se llevaron a cabo trabajos de restauración y consolidación del revestimiento desde el año 1925, con resultados poco satisfactorios por las técnicas y materiales empleados, con posteriores intervenciones en 1980 y 1992.

En el siglo XXI se prosiguió la restauración de los desperfectos originados por la erosión.

Durante un tiempo se dijo que su nariz había sido destruida por un cañonazo del ejército de Napoleón, pero se comprobó que esta historia era falsa tras encontrarse unos dibujos que un explorador hizo de la Esfinge antes de que Napoleón naciera, y en ellos ya aparece sin nariz. Aún se desconoce los motivos de su desaparición.[34]​ La barba se encuentra en el Museo Británico de Londres.[35]

La Gran Esfinge y la pseudoegiptología[editar]

La Gran Esfinge, junto con la Gran Pirámide, han sido temas recurrentes de escritores visionarios desde el siglo XIX. Edgar Cayce, visionario estadounidense, difundió la teoría de una antigua civilización: los atlantes. Para Cayce y sus seguidores, la Gran Esfinge habría sido construida por los atlantes, y creen que bajo la estatua se encuentra la «Sala de los Archivos». Cayce pretendía haber vivido en la Atlántida hace 15 000 años, y tras su destrucción huyó con los Archivos de dicha civilización a Egipto, enterrándolos cerca de la Esfinge.[36]

En 1957, Rhonda James y su hermana viajan a Egipto con el propósito de encontrar la «Sala de los Archivos», obtienen un permiso, y tras excavar dos metros y medio solo encuentran agua (el nivel freático).[37]Mark Lehner, ferviente defensor de Cayce y de su teoría de los atlantes, también intentó encontrarla en 1973. Paulatinamente, fue abandonando dichas opiniones.[38]​ Actualmente, Lehner está considerado la mayor autoridad mundial en la Esfinge y la necrópolis de Guiza.[39]​ Mark Lehner y Zahi Hawass, exsecretario general del Consejo Superior de Antigüedades de Egipto, son los más destacados detractores de dichas creencias. La Fundación Edgar Cayce sigue patrocinando expediciones a Guiza, a escritores y documentales que apoyen sus creencias.[40]

Templo funerario de Micerino, construido junto a su pirámide en Guiza, mostrando evidentes muestras de erosión en la piedra caliza debidas al viento arenoso y la lluvia.
La erosión de la Esfinge

Schwaller de Lubicz observó que la erosión de la Esfinge se podía deber a la acción del agua. John A. West escribe que también se observa en los templos funerarios de los faraones, y si dicha erosión no se debe al viento arenoso, que suele mostrarse asombrosamente similar, la Esfinge podría datarse miles de años atrás, cuando en Egipto había otro clima, indicando «15000 años».[41]

El geólogo Schoch, también apoya dicha idea y la estima entre 5000 y 7000 a. C.

Pero parten de premisas erróneas, pues en la actualidad llueve en todo Egipto, con poca frecuencia, pero torrencialmente.[42]​ El clima semidesértico actual se impuso en el país a fines del Imperio Antiguo de Egipto, hacia el año 2000 a. C. Los estudios geológicos de la erosión efectuados por J. Harrel, K. Gauri, y G. Vandecruys, en 2006, impugnaron la teoría de Schoch y concluyeron que la atribución de la Esfinge a la Dinastía IV es la interpretación más correcta.[43]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. RAE. «Guiza | Diccionario panhispánico de dudas». «Diccionario panhispánico de dudas». Consultado el 4 de abril de 2022. 
  2. RAE. «esfinge | Diccionario panhispánico de dudas». «Diccionario panhispánico de dudas». Consultado el 4 de abril de 2022. 
  3. Enciclopedia Universal Ilustrada Europeo-Americana (Espasa).
  4. a b c «La esfinge de Gizeh». historia.nationalgeographic.com.es. 24 de marzo de 2022. Consultado el 4 de abril de 2022. 
  5. Vásquez Segura, M.L. y co.: Historia de la Cultura. p. 78.
  6. «La gran Esfinge de Gizeh». historia.nationalgeographic.com.es. 19 de noviembre de 2012. Consultado el 4 de abril de 2022. 
  7. com/id/3077390/ns/technology_and_science-science/t/how-old-sphinx/ «¿Cuántos años tiene la Esfinge?». msnbc.com. 11 de febrero de 1999. Consultado el 7 de diciembre de 2016. 
  8. «The Great Sphinx of Giza». Ancient History Encyclopedia. Archivado desde el original el 12 June 2018. Consultado el 7 de diciembre de 2016. 
  9. a b «La Gran Esfinge | Geología de una estatua | Datación de la Esfinge | Ancient Egypt Research Associates». aeraweb.org. Consultado el 8 de diciembre de 2016. 
  10. Zivie-Coche, Christiane (2002). Sphinx: History of a Monument. Cornell University Press. pp. 99-100. ISBN 978-0-8014-3962-9. 
  11. Vyse, Howard (1840). org/details/completepyramids00lehn/page/41 Operaciones llevadas a cabo en las pirámides de Gizeh en 1837 1. Thames & Hudson. p. org/details/completepyramids00lehn/page/41 41}
  12. a b Christiane Zivie-Coche "Sphinx: History of a Monument" p. 16
  13. «F.L. Norden. Viajes por Egipto y Nubia, 1757. Plate 47, Profil de la tête colossale du Sphinx». Brooklyn Museum. Archivado desde el original el 6 de abril de 2016. Consultado el 24 de enero de 2014. 
  14. Joseph E Lowry; Shawkat M Toorawa; Everett K Rowson (2017). Arabic Humanities, Islamic Thought: Ensayos en honor a Everett K. Rowson. Boston Brill. p. 264. ISBN 9789004343245. OCLC 992515269. Consultado el 11 de octubre de 2017. 
  15. Las maravillas de los antiguos:  Arab-Islamic Representations of Ancient Egypt, Mark Fraser Pettigrew, página 201, Universidad de California, Berkeley
  16. Okasha El Daly (12 November 2005). Egyptology: The Missing Millennium : Ancient Egypt in Medieval Arabic Writings. Psychology Press. ISBN 9781844720637. Consultado el 12 November 2021 – via Google Books. 
  17. «British Museum - Fragmento de la barba de la Gran Esfinge». britishmuseum.org. Archivado desde el original el 18 de octubre de 2015. 
  18. Fleming, Nic (14 de diciembre de 2004). «He resuelto el enigma de la Esfinge, dice el francés». The Daily Telegraph. Archivado desde html el original el 11 de enero de 2022. Consultado el 28 de junio de 2005. 
  19. Evan Hadingham (Febrero 2010). smithsonianmag.com/history/uncovering-secrets-of-the-sphinx-5053442/?no-ist=&page=2 «Uncovering Secrets of the Sphinx». Smithsonian Magazine. 
  20. Helffrich, Johann (1579). Kurtzer und warhafftiger Bericht, Von der Reis aus Venedig nach Hierusalem, Von dannen in Aegypten, auff den Berg Sinai, und folgends widerumb gen Venedig (en alemán). p. 195. 
  21. Lehner, 1991, p. 363.
  22. «Accesiones del Archivo del Instituto Griffith en 2009». 
  23. «360° fotografía de la Esfinge». 
  24. Lehner, 1991, p. 187.
  25. Lehner, 1991, pp. 204-205.
  26. Lehner, 1991, pp. 202-203.
  27. {Cite book |página= y |páginas= redundantes (ayuda). ISBN 978-0-500-05084-2. 
  28. Lehner, 1994.
  29. a b Lehner, 1994, p. 215.
  30. Lehner, 1991, p. 298.
  31. {{Cite web|title=360° fotografía de la Esfinge|url=https://www.airpano.com/360photo/egypt-cairo-pyramids/?startscene=1&ath=268.933&atv=59.890&fov=40.00}
  32. Lehner, 1991, pp. 160-163.
  33. «Unearthed - Series Two. Episode 2 - Secret History of the Sphinx». 
  34. Imagen mostrando su restauración en 2006. En eluniverso.com.
  35. «La Gran Esfinge de Guiza». 
  36. Baubal:2001 p. 254. Entrevista a Zahi Hawass.
  37. Baubal:2001 p. 225.
  38. Baubal:2001 p. 230.
  39. Baubal:2001 p. 247.
  40. Baubal:2001 p. 254.
  41. West:2000 pp. 322-328.
  42. Lluvias torrenciales causan 15 muertos en Egipto (31 de diciembre de 2010) [1]
  43. Castillos, Juan José: La Gran Esfinge de Guiza: Mito y realidad.

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]