Jean-Léon Gérôme

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Jean-Léon Gérôme
Jean-Léon Gérôme by Nadar.jpg
Jean-Léon Gérôme por Nadar.
Información personal
Nacimiento 11 de mayo de 1824
Vesoul, Francia
Fallecimiento 10 de enero de 1904
París, Francia
Lugar de sepultura Cementerio de Montmartre Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Francesa Ver y modificar los datos en Wikidata
Educación
Alma máter Ver y modificar los datos en Wikidata
Alumno de Ver y modificar los datos en Wikidata
Información profesional
Área pintor y escultor
Género Pintura de historia y pintura religiosa Ver y modificar los datos en Wikidata
Movimientos academicismo, orientalismo
Miembro de Ver y modificar los datos en Wikidata
Distinciones Ver y modificar los datos en Wikidata
[editar datos en Wikidata]
Jean-Léon Gérôme.

Jean-Léon Gérôme (Vesoul, 11 de mayo de 1824-París, 10 de enero de 1904) fue un pintor y escultor francés academicista cuyas obras son, por lo general, de tema histórico, mitológico, orientalismo, retratos y otros temas, con lo que lleva al Academicismo tradicional a un clímax artístico. Es considerado uno de los pintores más importantes de este período académico, y además de ser pintor y escultor, fue también un maestro con una larga lista de estudiantes.

Biografía[editar]

Mercado de esclavos, 1866.

Nació en Vesoul, Alto Saona, Francia. Se fue a París en 1841 para estudiar en la Académie Julian donde trabajó para Paul Delaroche a quien acompañó en su viaje por Italia (1844-1845). A su regreso a Francia exhibió su obra Pelea de gallos con la que ganó una medalla de tercera clase en 1847. Fue su primer premio. En los años venideros su popularidad y prestigio fueron agrandándose, consiguiendo un gran reconocimiento por sus obras.

Se casó con Marie Goupil (1842-1912), hija del marchante de arte internacional Adolphe Goupil, quien expandió su fama al imprimir reproducciones de sus cuadros. La pareja tuvo cuatro hijas y un hijo. Tras su matrimonio Gérôme se mudó a una casa en la calle de Bruselas, cerca del Folies Bergère. Esta gran casa tenía establos y un taller de escultura en la planta baja y un taller de pintura en la planta superior. Era suegro del pintor Aimé Morot.

En 1854 Gérôme hizo un viaje a Turquía y a las orillas del Danubio. En 1857 visitó Egipto. Bastantes de sus obras están inspiradas e impregnadas de lugares y entornos que el artista visitó en sus viajes.

Con su obra César (1859), Gérôme intentó volver a los orígenes de su trabajo, pero el óleo no recibió demasiado interés por parte del público. Cuadros posteriores del pintor, no sólo no le devolvieron su reputación perdida, sino que además consiguieron que parte del público se escandalizara por los temas que el artista seleccionaba para sus obras. Esto le trajo como consecuencia algunos ataques por parte de Paul de Saint-Victor y Maxime Du Camp.

Jean-Léon Gérôme fue elegido miembro del Institut de France en 1865.

Murió en su taller el 10 de enero de 1904. Se encontraba delante de un retrato de Rembrandt y cerca de su propia pintura "La Verdad". A petición propia, se le dio un entierro sencillo, incluso sin flores. Pero la misa de réquiem in memoriam de Gérôme contó con la participación de un ex presidente de la República, los políticos más prominentes, y muchos pintores y escritores. Fue enterrado en el Cementerio de Montmartre de París, frente a la sentida estatua que había hecho de su hijo Jean, que había muerto en 1891.

Obras destacadas[editar]

Mercado de esclavos, 1867.

Pintura[editar]

Algunas de las obras más importantes de Gérôme en el ámbito de la pintura incluyen:

Escultura[editar]

Gérôme también tuvo éxito como escultor. Su primera obra fue una gran estatua de bronce de la celebración de un gladiador con su pie sobre su víctima, que se mostró al público en la Exposición Universal de 1878. Este bronce se basó en el tema principal de su pintura Pollice verso (1872). El mismo año se exhibió una estatua de mármol en el Salón de 1878, sobre la base de sus primeras pinturas Anacreonte, Baco y Cupido (1848).

Entre sus muchas obras destacan Omphale (1887). También su estatua de Enrique de Orleans (duque de Aumale)que se encuentra enfrente del Castillo de Chantilly (1899). Comenzó a experimentar con diferentes componentes, utilizando para sus estatuas de mármol, elementos de color, como bronce y marfil, con incrustaciones de piedras preciosas y pasta. Su Bailarina se exhibió en 1891. Su Bellona (1892), de tamaño natural, hecha de marfil, metal y piedras preciosas, fue exhibida en la Royal Academy de Londres, atrayendo mucho público. Posteriormente, el artista comenzó una interesante serie de los "conquistadores" forjados en oro, plata y gemas, con obras como Bonaparte entrando en El Cairo (1897), Tamerlane (1898) y Federico el Grande (1899).

Consciente de los experimentos contemporáneos de tintado de mármol (por ejemplo, por John Gibson) produjo Bailarín con tres máscaras (Musée des Beaux-Arts de Caen), que combina el movimiento con el color (exhibida en 1902). Su grupo de color de Pigmalión y Galatea basa su inspiración en representarse a sí mismo en varios cuadros como el escultor que podía convertir mármol en carne como en la obra Pigmalión y Galatea (1890) (Metropolitan Museum de Nueva York).

Algunas de sus obras pueden apreciarse en España en el Museo de Art Nouveau y Art Déco de Salamanca.

Influencia[editar]

Napoleón y su Plana de Generales en Egipto, 1867.

En 1853, Gérôme se trasladó a la Boîte à Thé, un grupo de estudios de la calle Notre-Dame-des-Champs, París. Con el tiempo, se convertiría en un lugar de encuentro para otros artistas, escritores y actores. George Sand entretenía en el pequeño teatro del estudio a grandes artistas de su tiempo, como los compositores Héctor Berlioz, Johannes Brahms y Gioachino Rossini; y a los novelistas Téophile Gautier e Iván Turgueniev.

Montó un taller independiente en su casa en la calle de Bruselas entre 1860 y 1862.

Fue nombrado como uno de los tres profesores de la Escuela de Bellas Artes. Empezó con dieciséis estudiantes más, que habían venido de su propio estudio. Su influencia fue extensa y era un invitado habitual de la emperatriz Eugenia de Montijo en la Corte Imperial de Compiègne.

Hizo pública su disconformidad con la "moda decadente" del impresionismo, pero la influencia de este estilo comenzó a crecer y se puso de moda. Así, después de la exposición de Édouard Manet en la Escuela en 1884, finalmente admitió que "no era tan malo como pensaba".

Jean-Léon Gérôme intentó mejorar sus habilidades en la pintura La pelea de gallos (1846), llamada también Jóvenes griegos poniendo unos gallos a pelear, un ejercicio académico que representa a un joven desnudo y una joven semicubierta con dos gallos de pelea y en el fondo, la bahía de Nápoles. Presentó esta pintura al Salón de 1847, donde ganó una medalla de tercera clase. Este trabajo fue visto como el epítome del movimiento neogriego que se había formado fuera del estudio de Gleyre (con Henri-Pierre Picon desde 1824 hasta 1895, y Jean-Louis Hamon), y fue defendido por el influyente crítico francés Théophile Gautier.

Chica árabe con narguile, 1873.

Gérôme abandonó su sueño de ganar el Premio de Roma y se aprovechó de su repentino éxito. Sus pinturas de La Virgen, el Niño Jesús y San Juan (colección privada) y Anacreonte, Baco y Cupido (Musée des Augustins, Toulouse, Francia) tuvo una medalla de segunda clase en 1848. En 1849 se produjeron las pinturas de Miguel Ángel anciano (actualmente en colección particular) y el Retrato de una dama (Musée Ingres, Montauban).

En 1851 decoró un florero, más tarde ofrecido por el emperador Napoleón III de Francia al príncipe Alberto, que ahora forma parte de la Colección Real en el Palacio de St. James's, en Londres. Expuso Baco y el Amor, Borracho, un Interior griego y Recuerdos de Italia, en 1851; Paestum (1852), e Idilio (1853).

En 1852 Gérôme recibió una comisión presidida por Alfred Emilien (conde de Nieuwerkerke), Superintendente de Bellas Artes en la corte de Napoleón III, que le ofreció pintar un gran lienzo histórico, La Edad de Augusto. En este lienzo, en homenaje a Augusto, se debía combinar el nacimiento de Cristo con las naciones conquistadas. Gracias a un pago inicial considerable, pudo viajar en 1853 a Constantinopla, junto con el actor Edmond Got. Este sería el primero de varios viajes a Oriente: en 1854 hizo otro viaje a Turquía y a las orillas del Danubio, donde asistió a un concierto de los reclutas rusos, haciendo música bajo la amenaza del látigo.

En 1854 completó otro encargo importante: la decoración de la Capilla de San Jerónimo en la iglesia de San Severino, en París. Su Última comunión de San Jerónimo para esta capilla refleja la influencia de la escuela de Ingres en sus obras religiosas.

Para la exposición de 1855 contribuyó con sus cuadros Pifferaro, Pastor, Concierto Ruso, y La edad de Augusto y el nacimiento de Cristo. Este último causó cierta confusión, pero en reconocimiento a su factura, el Estado lo adquirió. Sin embargo, una pintura modesta, como el Concierto Ruso (también llamada Recreo en el campo), fue más apreciada que sus grandes lienzos.

En 1856 visitó Egipto por primera vez. Esto anuncia el inicio de muchas pinturas orientalistas que representan la religión árabe, escenas de género y paisajes del norte de África.

La reputación de Gérôme aumentó en gran medida en el Salón de 1857 por una colección de obras de carácter más popular: Duelo después del baile de máscaras (Musée Condé, Chantilly); Los reclutas de Egipto cruzando el desierto; Memnón y Sesostris; y Camellos abrevando, cuyo dibujo fue criticado por Edmond About.

En 1858 ayudó a decorar la casa de París del príncipe Napoleón Joseph Charles Paul Bonaparte al estilo pompeyano. El príncipe había comprado el Interior griego (1850), una representación de un burdel también a la manera pompeyana.

En Caesar (1859) Gérôme intentó regresar a una clase más severa de trabajo, la pintura de temas clásicos, pero la imagen no era del interés del público. Friné ante el Areópago; Candaules Rey; Sócrates y Alcibíades se encuentran en casa de Aspasia (1861) dio lugar a un escándalo debido a los temas seleccionados por el pintor, y atrajo sobre él los ataques amargos de Paul de Saint-Victor y Maxime Du Camp. En el mismo Salón expuso Egipcio segando, y Rembrandt grabando un aguafuerte, dos obras de acabado muy minucioso.

El general Bonaparte en el Cairo, 1863.

El tema de la Muerte de César (1867) se repitió en su lienzo histórico La muerte del mariscal Ney, que se exhibió en el Salón de 1867, a pesar de la presión oficial para retirarla, ya que traía recuerdos dolorosos de las Guerras Napoleónicas al público. Regresó con éxito al Salón en 1874 con su pintura Eminencia gris (Museo de Bellas Artes de Boston). En 1896 pintó La Verdad surgiendo de la oscuridad, un intento de describir "la transparencia de una ilusión". Por lo tanto, acogió con satisfacción el auge de la fotografía como una alternativa a su pintura fotográfica. En 1902 dijo: "Gracias a la fotografía, la Verdad ha salido, por fin, de la oscuridad".

Reconocimientos y honores[editar]

Gérôme fue elegido, en el quinto intento, miembro del Instituto de Francia en 1865. Nombrado Caballero de la Legión de Honor, fue ascendido a oficial en 1867. En 1869 fue elegido miembro honorario de la Academia Real Británica. El rey de Prusia Guillermo I le otorgó la Gran Orden del Águila Roja, de tercera clase. Se había hecho tan famoso, que fue invitado, junto con los artistas franceses más eminentes, a la apertura del Canal de Suez en 1869.

Discípulos[editar]

Algunos de los más destacados fueron:

Galería[editar]

Enlaces externos[editar]