Giambattista Vico

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Giambattista Vico
Giovan Battista Vico.jpg
Nombre de nacimiento Giovanni Battista Vico
Nacimiento 23 de junio de 1668
Nápoles, Reino de Nápoles
Defunción 23 de enero de 1744
Nápoles, Reino de Nápoles
Ocupación filósofo, historiador, jurística
Obras notables Principios de ciencia nueva

Giambattista Vico, Giambattista Vigo o Giovanbattista Vico (Nápoles, 23 de junio de 1668 - ibídem, 23 de enero de 1744), fue un abogado y filósofo de la historia napolitano. Notable por su concepto de verdad como resultado del hacer (verum ipsum factum).

Su obra más importante es la Scienza nuova, publicada por vez primera en 1725 y luego de ampliaciones y reestructuraciones, en 1730 y 1744, año de su muerte.

La gran originalidad de su pensamiento ha sido valorada en el siglo XX merced a Benedetto Croce, Isaiah Berlin y a María Zambrano.

Biografía[editar]

A pesar de su origen humilde (era hijo de un librero), estudió la carrera de derecho y fue profesor de retórica durante más de cuarenta años.

Había aspirado a una cátedra de jurisprudencia, más prestigiosa, pero se debió limitar a la docencia de retórica, que suponía estipendios más reducidos y que Vico complementó durante años ofreciendo lecciones privadas.

Contribuyó de manera notable a su formación el rol de preceptor cerca del marqués Rocca, en el castillo de Vatolla in Cilento, papel que desarrolló desde 1689 a 1695 y que le dio acceso a la imponente biblioteca de su huésped en la que se encontraban obras de Agustín de Hipona, Ficino, Pico della Mirandola, incluyendo a Giovanni Botero y Jean Bodin, teóricos del derecho natural, y Tácito.

De su actividad como docente provienen las Seis Oraciones inaugurales, escritas para la apertura de los años académicos que corrieron desde 1699 a 1707.

En su Autobiografía, publicada en 1725, Vico cita como fuente inspiradora de su Scienza nuova, la metafísica emanada de las ideas platónicas, el realismo del historiador Tácito, el método inductivo de Francis Bacon, el jurista Hugo Grocio en lo atinente a las relaciones entre filosofía y filología.

Su propósito manifiesto es poner en relación el mundo ideal con el real, poniendo en línea la filosofía —que se ocupa de la verdad— con la filología —que se ocupa de la certeza como método histórico y documental—, en lo que concierne a la investigación de la génesis ideal del mundo civil.

Se propuso formular los principios del método histórico, basándolos en tres premisas:

  1. Determinados periodos históricos tienen características semejantes entre sí, aunque varíen los detalles.
  2. Establece un orden en los ciclos históricos: Fuerza bruta, fuerza heroica, justicia, originalidad deslumbrante, reflexión destructiva, opulencia, abandono y despilfarro.
  3. La historia no se repite, no son ciclos cerrados, más bien una espiral creciente que crea nuevos elementos.

Sus tesis sobre la distinta evolución de los periodos históricos influyó más adelante en las obras de Montesquieu, Auguste Comte y Karl Marx.

Obra[editar]

Principi d'una scienza nuova intorno alla natura delle nazioni.

Es autor de:

  • Principios de la Filosofía de la Historia.
  • Principi d'una scienza nuova intorno alla natura delle nazioni (1725) (conocida en castellano como Principios de ciencia nueva o «Principios de ciencia nueva. En torno a la naturaleza común de las naciones, en esta tercera edición corregida, aclarada y notablemente por el mismo autor» (nota: la tercera edición es considerada la versión final).
  • De nostri temporis studiorum ratione, Nápoles 1708
  • De antiquissima Italorum sapientia ex linguae Latinae originibus eruenda libri tres, Nápoles 1710
  • Institutiones oratoriae, 1711
  • Prima risposta, 1711 (respuesta a las objeciones de la Liber metaphysicus)
  • Seconda risposta, 1712
  • De rebus gestis Antonii Caraphaei, 1716 (Antonio Caraffa )
  • De universi iuris uno principio et fine uno, Nápoles 1720
  • De constantia iurisprudentis, 1721
  • Principj di una scienza nuova d'intorno alla commune natura delle nazioni, Nápoles 1725
  • Vita di Giambattista Vico scritta da sé medesimo, in: Angelo Calogerà: Raccolta di opuscoli scientifici e filologici I, Venedig 1728, pp. 145-256
  • Cinque libri de' principj di una scienza nuova d'intorno alla commune natura delle nazioni, Nápoles 1730 (2ª versión)
  • Principj di scienza nuova d'intorno alla commune natura delle nazioni, Nápoles 1744 (3ª versión, extendida)

El principio del verum-factum[editar]

El punto de partida de la filosofía de Vico es la cuestión de la verdad, que para Descartes era ofrecida al hombre dentro del ámbito de aquellas ideas claras y distintas que le resultaban «evidentes».

Vico se ha de oponer con firmeza a esta concepción racionalista que, a su manera de ver, se desentiende de la creatividad, que constituye la facultad más propiamente humana. Así, según su célebre afirmación, «Verum et factum reciprocantur seu convertuntur»: esto es, lo verdadero y el hecho se convierten el uno en el otro y coinciden.

Es éste el principio de la filosofía de Vico, el que establece el nexo entre la verdad y la producción, según el cual la única verdad que puede ser conocida radica en los resultados de la acción creadora, de la producción.

Por esto, además, solamente Dios conoce la totalidad del mundo, en cuanto lo crea continuamente; al hombre sólo le esta reservado el puesto más humilde de demiurgo de la historia y artífice de su propio destino, siendo la historia y su vida los únicos objetos posibles de su conocimiento en tanto son productos suyos. Del mismo modo, el otro campo en que puede alcanzar la verdad, es el de la matemática, de la cual, en cierto sentido, también es productor.

Visión de la historia[editar]

Toda su doctrina, todos sus puntos de vista en torno del conocimiento y de la historia, son elaborados en oposición al cartesianismo —como quedó dicho—, y a la concepción de su tiempo que hacía de la física la ciencia paradigmática. Su enfoque según el cual el hombre puede conocer, en propiedad, lo que es producto de su hacer, lo lleva a sostener que la Naturaleza, obra divina, puede ser pensada, pero no «entendida». Sólo Dios, que lo ha hecho todo, puede tener una comprensión total de todo.

Las cosas que el hombre hace son la matemática y la historia, y ambas son el orbe en el que el conocimiento humano puede moverse, en propiedad. La historia —posición muy lejana a su época histórica— es el verdadero ámbito humano.

Hay una historia ideal dispuesta por la providencia, en torno de la cual se mueven las historias particulares. El cauce es entonces divino, y sigue la repetición de tres edades sucesivas: la edad divina, que es teocrática y sacerdotal; la edad heroica, ganada por la arbitrariedad y la violencia; y la edad humana, que es razonable y moderada.

Cada una de estas edades, también consideradas como de la infancia, la juventud y la madurez; poseen una unidad de estilo y una coherente correspondencia en todas las formas de sus manifestaciones, desde las estructuras de gobierno hasta los modos de expresión.

El hecho de que una historia particular recorra las tres etapas, terminando en la edad humana, no significa que se cierre; como lo que hoy se denomina «fin de la historia», o como el apocalipsis de San Juan. La vida humana quiere perdurar y persigue un continuo renacimiento de los pueblos.

Influencia[editar]

Esta actitud doctrinal del filósofo es muy sorprendente en un período en que el pensamiento cartesiano, no era un pensamiento más entre otros. El pensar de Vico es un pensamiento que sólo mucho después fue reconocido. El enfoque de la ciencia física no puede arribar al fondo de lo real. Y en este reconocimiento de la importancia de lo histórico, Vico se anticipa al espíritu del romanticismo.

Pero si bien hay temáticas algo afines entre su doctrina y las de Hegel, Marx, Comte y Spengler, Vico se diferencia de ellos en que no hay un cierre o clausura final de la historia. En Hegel la historia termina en el desarrollo absoluto de la Idea, en su culminación en el estado prusiano, o, dicho gruesamente, en él mismo. En Marx, en la instalación del comunismo, luego de la dictadura del proletariado que instaura el socialismo. En Comte, con la maduración de la humanidad, hasta la llegada al estadio positivo. En Spengler, en la decadencia final de Occidente.

La concepción de Vico presenta mayores semejanzas con las posiciones de Fichte y Schelling, y aún más con la visión circular que es propia de las filosofías orientales, según las cuales en la historia no se verifica un auténtico progreso, sino, por el contrario, un retorno de los ciclos siempre iguales.

Enlaces externos[editar]