Matteo Ricci

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Matteo Ricci
Ricciportrait.jpg
Información personal
Nacimiento 6 de octubre de 1552
Macerata, Estados Pontificios
Fallecimiento 11 de mayo de 1610
Pekín, Imperio Ming
Sepultura Zhalan Cemetery Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Italiano
Religión Catolicismo Ver y modificar los datos en Wikidata
Educación
Educado en Universidad de Roma La Sapienza Ver y modificar los datos en Wikidata
Información profesional
Ocupación Sacerdote y misionero
Información religiosa
Canonización Siervo de Dios Ver y modificar los datos en Wikidata
Festividad 11 de mayo Ver y modificar los datos en Wikidata
Orden religiosa Compañía de Jesús Ver y modificar los datos en Wikidata

Matteo Ricci (en chino: 利瑪竇, Lì Mǎdòu; Macerata, Marcas; 6 de octubre de 1552-Pekín, 11 de mayo de 1610) fue un misionero católico jesuita, matemático y cartógrafo italiano.

La Compañía de Jesús lo destinó a China donde pasó casi treinta años predicando el cristianismo.[1]​ Autor del Kunyu Wanguo Quantu , el primer mapa mundial de China, en 1602. Kunyu Wanguo Quantu (坤輿萬國全圖) significa “Un mapa de la mirada de países del mundo”. Autor de libros de oración, catecismos y ensayos sobre temas tan variados como la aritmética, la isoperimetría, la amistad o la existencia de Dios. Destaca su libro "El palacio de la memoria" sobre una de sus especialidades, la mnemotecnia, el estudio de la memoria. Las técnicas de éste libro anticipaban un concepto central de la ciencia de la computación del siglo XX.

Infancia y personalidad[editar]

Nació en Macerata, en la costa Adriática de los Estados Pontificios (actualmente en Italia), un 6 de octubre de 1552. Macerata es un pueblo situado en el interior de la provincia de igual nombre de la cual es capital, a su vez dentro de la zona de Italia conocida hoy en día como “Marche” o las Marcas. Su familia era adinerada e importante. Sus padres se llamaban Giovanni Battista y Giovanna Angiolelli Ricci. Su padre sabía que si educaba correctamente a sus hijos, su familia podría ascender a la nobleza, así que se preocupó por la educación del pequeño Matteo desde edad muy temprana. Matteo Ricci era con casi toda seguridad el mayor de sus hermanos, nueve varones y cuatro mujeres, algunos de los cuales no llegó a conocer. Fue principalmente criado por su madre y su abuela, la cual recuerda en algunos de sus escritos.

Macerata, Las Marcas, Italia.png

«No nací en Roma, sino en este término medio del mar Adriático. Se llama Marche y está habitada por hombres sobrios y prudentes, más amantes del silencio que las palabras, muy versados en el trabajo. En el centro hay una ciudad llamada Macerata, estirada dentro de paredes de ladrillo rosa y claro, en una colina que domina el mar hacia el este. Aquí nací, aquí viven mi padre, mi madre y mis hermanos ». Respondió Matteo Ricci al gobernador Wang Pan, quien le preguntó de dónde venía.

"Macerata, Macerata", respondió Wang Pan "Debe ser una ciudad noble y afortunada, si puede educar a niños como tú, Li Madou". Y luego agregó: "No entiendo cómo tu padre podría haberte dejado ir en este largo viaje sin retorno". Quizás Wang Pan recordó ese precepto de Confucio en el segundo libro de los Diálogos: "Mientras el padre y la madre estén vivos, no viajen a lugares distantes".

Matteo dudó por un momento y respondió: "Mi padre sufrió mucho por mi partida; pero aprobó el viaje, convencido de que era necesario que los hombres que viven en tierras tan lejanas, respirando bajo la cúpula del mismo cielo, se conozcan y vivan en paz». [2]

Algunos rasgos típicos del carácter de Ricci y su personalidad general, también se pueden encontrar en las personas de las Marcas, en particular de Macerata. Sus interlocutores describen a Ricci como una persona tímida, reservada y silenciosa (" con barba larga y pocas palabras"); de una laboriosidad sin fin y de una resistencia física y mental típica de los agricultores sólidos de las Marcas. Pero al mismo tiempo era astuto y circunspecto, además de estar dotado de una sutil vena de ironía y autoironía. Sin excesos ni esfuerzos, podemos considerar a Ricci como un representante típico del carácter de las Marcas, en particular del sólido y prudente campo de Macerata.

Educación[editar]

Cuando todavía era un niño, su padre le mandó estudiar latín con el padre Niccolò Bencivegni. Un día, apenas cumplidos los siete años, Matteo se entera de que el sacerdote se irá de Macerata a Roma para unirse a una nueva orden religiosa: la Compañía de Jesús. "Justo antes de que nacieras, Matteo", explica Bencivegni sobre el cofundador de la orden, "un misionero cristiano de España llamado Francisco Javier quería mostrar al pueblo de China las virtudes de hacerse cristiano. Pero se enfermó y murió antes de que pudiera intentarlo ”. Tras marcharse su tutor en 1559, Matteo comienza a recibir clases particulares en casa.

En 1561 las autoridades de la ciudad piden la construcción de una escuela jesuita, un centro que se apreciaba entre los mejores para el estudio entre las élites italianas. El padre de Matteo no perdió tiempo en apuntarle. Matteo asistió a clases seis días por semana, siguiendo el estricto temario jesuita que incluía el dominio del latín y el griego, la memorización de extensos poemas y textos de los autores clásicos así como la participación en concursos de memorización donde la mediocridad no estaba permitida. De igual manera, aquellos alumnos que destacaban por su fe y brillantez en temas religiosos eran premiados y reconocidos entre el profesorado. En sus años escolares, Matteo demostró ser muy talentoso y coincidió en sus clases con posteriores compañeros de la comunidad jesuita tales como Girolamo Costa, con quién Matteo estaría en contacto durante sus misiones en Asia. De igual manera, Matteo tuvo como rector de su escuela a Alessandro Valignano, un joven jesuita que le acompañaría como superior en sus misiones por Oriente hasta el día de su muerte.

Estudió allí hasta 1568, cuando terminó sus estudios escolares básicos. Su ambicioso padre, quién era farmacéutico y había trabajado para el gobernador, le envió a La Sapienza, una conocida universidad en Roma, para que estudiara Derecho. Macerata contaba con una universidad, pero el padre de Matteo confiaba en que si iba a Roma, podría convertirse en un próspero abogado. Matteo cursó Derecho en Roma durante dos años e ingresó en 1571, con tan solo 19 años, en la Compañía de Jesús, abandonando así sus estudios en contra de la voluntad de su padre.

Educación como jesuita[editar]

Cuando Ricci se unió a los jesuitas corría el cervantinesco año de 1571, ése en el que la flota cristiana detuvo el asalto de los turcos a Europa en la batalla de Lepanto. Pero el espíritu que movió al joven jesuita no fue el de un cristianismo en estado de asedio, pues actuó con un exquisito respeto por las tradiciones del país que decidió hacer suyo. El 15 de agosto de 1571 entró en la Compañía de Jesús en el Colegio Romano, donde realizó el noviciado, hizo sus primeros votos y realizó estudios filosóficos y teológicos. Se dice que su padre, enfurecido por la decisión de su hijo, fue hasta Roma a obligarlo a retomar sus estudios, cayendo gravemente enfermo en el proceso. Ésta enfermedad fue recibida como una advertencia y Matteo pudo continuar como jesuita.

Allí, en el Colegio Romano, encontró a su antiguo rector, Alessandro Valignano, realizando labor como maestro sustituto de novicios. El encuentro en esa ciudad sería una verdadera metáfora de la futura relación y de las perspectivas no solo de ese noviciado que entonces se iniciaba, sino del acercamiento de ambos a Oriente. Sin embargo, otro gran personaje se cruzó con él durante su estancia en el Colegio Romano. Claudio Acquaviva, posterior general de la Compañía de Jesús, estuvo al cargo de los más de 60 escolásticos que allí residían, Matteo entre ellos.

En 1572 fue destinado a una Universidad de Florencia, en la Toscana, para estudiar humanidades. Valignano, por su parte, fue proclamado Visitador de las colonias portuguesas en agosto de 1573, lo que le ponía al cargo de todas las misiones jesuitas a las Indias. Viajó a Lisboa, donde constantemente salían misiones en los barcos del puerto portugués. Sin embargo, él mismo no pisaría territorio asiático hasta la primavera de 1574. Tras apenas llevar un año en la universidad en Florencia, Matteo se desplaza a la capital italiana para adquirir una mayor preparación humanística y científica en el Colegio Romano. Entre 1573 y 1577 vive en Roma donde se forma en ciencias con el famoso físico jesuita Christophorus Clavius, quién le instruye en las matemáticas, la astronomía y la cosmología.

En 1577 continuó sus estudios en la Universidad de Coímbra en Portugal, donde estudia portugués y refuerza sus conocimientos artísticos y teológicos en tanto que espera a que le concedan permiso para embarcarse en la siguiente misión jesuita a Oriente. Estas misiones se habían hecho habituales desde que Francisco Javier alcanzó Oriente por primera vez, pero Matteo tendría que esperar seis meses hasta que le aceptaran en una debido a su juventud y falta de estudios y experiencia. Una vez su petición es aceptada, fue a Lisboa, que por entonces era la tercera ciudad más grande del mundo, sólo por detrás de Estambul y París. Allí se reencontraría de nuevo con Valignano, su antiguo maestro, quién entonces regresaba de una visita a Europa.

Misión en Asia[editar]

Compañeros de expedición de Matteo Ricci[editar]

El 24 de marzo de 1578 parte de Lisboa una expedición de 14 jesuitas con destino a Goa, colonia portuguesa. Su misión era expandir el conocimiento de las escrituras y la presencia del catolicismo entre la corte y la sociedad china. Entre estos doce religiosos encontramos también a Michele Ruggieri, Rodolfo Acquaviva y Francesco Passio. Francesco, cuya intención inicial era ir de misión a Etiopía, acabó siendo sacerdote en Japón dónde coincidió con Toyotomi Hideyoshi, sucesor de Oda Nobunaga, uno de los personajes más célebres de la historia japonesa. De igual manera, fue embajador en china y Japón. Tuvo varias peleas con Valignano cuando ambos fueron destinados a Japón debido a la manera de acercar la religión a los japoneses. Rodolfo Acquaviva, por su parte, era un italiano de origen noble, relacionado con las familias Gonzaga y Mantua y sobrino del general de la Compañía de Jesús, Claudio Acquaviva. Michele Ruggieri, por su parte, tenía estudios universitarios completos y había trabajado en la corte del rey español Felipe II, lo que hacía de él un culto y preparado jesuita.

La nao en la que iban llegó a Goa el 13 de septiembre, tras un largo y complicado viaje.

Estancia en Goa y primeros conflictos con otros religiosos[editar]

Matteo Ricci realizó estudios teológicos en la ciudad portuguesa de Goa y enseña cartas clásicas a los muchachos de las universidades de Goa y Cochin. Las autoridades jesuitas habían prohibido a los indios que estudiaban para el sacerdocio asistir a los cursos de filosofía y teología para evitar que se "enorgullecieran demasiado de su aprendizaje" y se negaran a trabajar entre los sectores más pobres de la población indígena.

Ricci explicó los motivos de su disenso en varios puntos. Si la razón dada para denegar el acceso a los cursos avanzados era válida, argumentó, entonces también sería válida para los novatos educados en Europa, para quienes todo el programa estaba abierto. Además, como afirmó sin rodeos, no todos los hermanos europeos que habían estudiado filosofía y teología aprovecharon al máximo sus conocimientos.

Un firme defensor del papel de la cultura en el proceso de evangelización. Ricci sostuvo que las restricciones impuestas a los indios tendrían el único efecto de "fomentar la ignorancia en los ministros de la Iglesia en un lugar donde el conocimiento es tan necesario".

Concluyó su súplica con el punto más cercano a su corazón, a saber, que evitar que los lugareños estudien "cartas" para que no se "hinchen" solo conlleva el riesgo de incurrir en odio y obtener conversiones poco sinceras y de corta duración. Estas observaciones francamente expresadas resaltan los principios sobre los cuales Ricci pretendía basar su trabajo misionero. Sus convicciones con respecto a la importancia del conocimiento formado durante sus años en el Colegio Romano ciertamente se fortalecieron en Goa, donde vio por sí mismo cómo los métodos utilizados por los soldados portugueses para conquistar los mercados y la coerción impuesta a la población para convertirse, causaban desconfianza, miedo y odio. El joven jesuita tenía la intención de adoptar un método diferente de proselitismo, uno que seguiría las pautas establecidas por el visitante Alessandro Valignano después de su llegada al Lejano Oriente.

Goa no se parecía en nada a la idea que había recibido en el Colegio Romano. Había que tener en cuenta que Portugal había tomado el puerto masacrando a la práctica totalidad de los nativos y estableciendo allí sus dominios. El puerto era un hervidero de gente de todas las clases sociales, europeos, asiáticos y arábigos, hindúes, musulmanes y cristianos, que convivían en un clima tórrido monzónico en el cual reinaba la desconfianza y la agresividad. Matteo Ricci lidió con ello lo mejor que les fue posible, aunque sus constantes esfuerzos provocaron que cayera enfermo, razón por la cual fue trasladado a la ciudad de Kochi, en el estado indio de Kerala. Allí es finalmente ordenado sacerdote en 1580.

Inmersión cultural[editar]

La única colonia portuguesa en territorio chino antes de la llegada de Matteo Ricci era Macao, una ciudad en la que se habían establecido desde 1550, en convenio con la dinastía Ming. En aquella época, los jesuitas portugueses insistían en nombrar a los creyentes chinos con nombres portugueses y en hacerles vestir y comportarse como portugueses. Tal conducta disgustaba profundamente a Matteo. Sin embargo, desde que Valignano se hizo cargo de los jesuitas en las Indias había estado preparándose para cambiar eso. Se dio cuenta de que los fracasos en introducir la doctrina cristiana en la China continental eran a causa de haber enviado a sacerdotes poco instruidos, que tenían escasos conocimientos de la cultura china. Los pocos sacerdotes que habían logrado llegar a Guangzhou, la provincia más progresista en este aspecto debido a su cercanía con los puertos portugueses, apenas habían estado allí un mes en cada ocasión. En su opinión, para mejorar la presencia de los jesuitas en el país y su éxito en la conversión de la gente del lugar era necesario primero aprender a hablar, leer y escribir el idioma chino. Para ello le escribió al superior de la orden en la India para pedirle que enviase a Macao una persona que estaría a la altura de dicha tarea, un estudioso de Siena, Italia, llamado Bernardino de Ferraris.

Sin embargo, como Ferraris estaba ocupado como el nuevo rector de los jesuitas en Cochin, Michele Ruggieri, quién hasta entonces había pasado varios meses en compañía de Matteo Ricci en Goa, fue enviado a Macao. Valignano dejó Macao para ir a Japón en julio de 1579, dejando instrucciones para Ruggieri, que iba a llegar en cuestión de días con Francesco Passio. Una vez Ruggieri comenzó a estudiar chino y se dio cuenta de la inmensidad de la tarea, le escribió a Valignano, pidiéndole que le envíe a Matteo Ricci a Macao para compartir el trabajo. Desde el principio, el aprendizaje de la nueva lengua pareció a los religiosos una meta inalcanzable, una empresa desesperada y, sobre todo para Ruggieri, al que le daba la impresión de que era una pérdida de tiempo.

En este contexto, su probable incompetencia lingüística tuvo repercusiones a lo largo de su estancia en la tierra de Confucio, que abandonó después de unos años con el fin de poner en marcha la embajada para el emperador de China. Según una misiva el 25 de octubre de 1581, Ruggieri conocía alrededor de 12.000 caracteres de los 80.000 que tenía el idioma chino en aquella época. Finalmente, la solicitud de ayuda fue aceptada y llegó a manos de Matteo el 15 de abril de 1582, aunque Ricci no se reuniría con Ruggieri en Macao hasta el 7 de agosto. El viaje hasta Macao sería muy complicado y Matteo caería enfermo en el trayecto, hasta el punto en que aquellos que lo acompañaban llegaron a temer por su vida. Por suerte, mejoró de su enfermedad y comenzó a estudiar el lenguaje chino con Ruggieri poco después de su llegada.

Un año después, el progreso de Ricci ya era mayor de lo que su amigo Ruggieri había logrado en tres, y ahora podía recordar y escribir una gran cantidad de caracteres: “Tengo una buena cantidad de ellos en mi cabeza y ya puedo escribir lo principal." Es difícil saber cuántos caracteres aprendió Ricci en su primer año de estudio y en el curso posterior de su vida, cuando comenzó a escribir libros en chino. Afirma en su historia de la misión que el chino tiene un total de setenta mil caracteres, pero el conocimiento de diez mil es suficiente para los propósitos cotidianos. Si bien esto es una exageración, el número total sigue siendo muy alto: cuarenta y nueve mil según el diccionario publicado en 1716 durante el reinado del emperador Kangxi. La memoria de Matteo Ricci era sorprendente, pero su curiosidad por la cultura y el estilo de vida chinos era aún mayor. Escribió detalladas cartas sobre la evidente alfabetización de la sociedad china debido a la gran cantidad de libros escritos y manuales de tareas diarias que eran constantemente publicados.

Ricci estudió todos los libros que pudo reunir y sus intérpretes tradujeron algunas partes, esperando impacientemente el día en que pudiera leerlas sin ayuda. Quedó impresionado por la cantidad y calidad de los tratados sobre hierbas medicinales, embellecidos con ilustraciones detalladas, y probablemente consultó algunos de los textos que luego se incluyeron en el trabajo farmacológico más importante de la era Ming, a saber, el Bencao Gangmu o el Compendio de Materia Médica de Li Shizen, publicado en 1596 y que contiene los nombres de 1,892 plantas, 11,000 recetas de curas y 1,100 ilustraciones.

El trabajo también hizo la primera mención de un método de inmunización contra la viruela, más de dos siglos antes de la medicina occidental. Ricci comentó sobre los métodos de la medicina china en sus cartas: "hacen todo delicadamente con hierbas" e informó con admiración que los médicos pudieron tratar los problemas dentales insertando "hierro" en los dientes, con lo que probablemente quiso decir algo similar a empastes o prótesis primitivas.

De igual manera, descubrió al revisar los impresos geográficos chinos, que sus mapas eran claramente deficientes. “No solo eran incompletos en su representación de países en gran parte inexplorados, sino que también contenían información errónea debido a la manipulación sin escrúpulos de datos por parte de españoles y portugueses a fin de aumentar la importancia de los territorios cuyos productos comerciaban.” así que anunció su resolución de corregir las imprecisiones. Se puso a trabajar de inmediato calculando las coordenadas geográficas de Macao y decidiendo hacer lo mismo para cada una de las otras ciudades chinas que visitaría, a fin de poder completar un mapamundi completo para los chinos, preferiblemente en su idioma.

Actividad misionera en China[editar]

Wanguo Quantu, Mapa del mundo elaborado por Giulio Aleni, basado en el precedente de Matteo Ricci en China.

Matteo Ricci continuó la misión jesuita en China de los misioneros que le habían precedido, entró en China, entonces bajo el gobierno de la dinastía Ming, ocultando su intención de propagar una religión extranjera. Se instaló en la ciudad de Zhaoqing, provincia de Cantón, donde se dedicó a un estudio intenso de la lengua china. En Zhaoqing, Ricci elaboró el mapa Kunyu Wanguo Quantu, un mapamundi basado en los conocimientos cartográficos europeos. Este mapa fue la primera obra cartográfica en China que incluía territorios de Europa, África y América.

En 1589 se vio obligado a abandonar Zhaoqing, instalándose en Shaozhou, también en Cantón. Allí enseñó matemáticas a intelectuales chinos, que de esta manera entraron por primera vez en contacto con la tradición matemática europea.

Su actividad misionera comenzó a tener éxito, y su conocimiento de la ciencia europea le dio fama en la zona. Además, Ricci adoptó la forma de vestir china, e intentó una adaptación del cristianismo a la realidad china. Esta actitud fue una fuente de conflicto con la Santa Sede, que veía con reticencia cualquier intento de adaptar los ritos a las costumbres chinas en la evangelización de China, sin embargo, esta reticencia se terminaría 400 años después con el Concilio Vaticano II; Ricci fue por tanto un adelantado a su tiempo.

Ricci fue quien acuñó muchos de los términos cristianos utilizados aún hoy en día por los cristianos chinos, como 上帝 (Shāngdì, "Señor del cielo", para "Dios") y 天 (tiān, "cielo").

En 1595, ansioso por llevar el cristianismo a toda China, Ricci se instaló en Nanchang, provincia de Jiangxi. Aunque había intentado establecerse en la capital Ming, Pekín, no le fue autorizada la entrada, y permaneció primero en Nanchang y después en Nankín hasta 1601, cuando el emperador Wanli, habiendo oído las historias sobre el sabio europeo, le convocó a la corte imperial.

Matteo Ricci vivió en Pekín hasta su muerte en 1610.

Legado[editar]

Matteo Ricci (a la izquierda) y Xu Guangqi (徐光啟) (a la derecha) en la edición china de los Elementos de Euclides (幾何原本).
Miniatura que representa a Matteo Ricci.

Su intensa labor en China supuso el mayor intercambio cultural entre Europa y China hasta aquel momento. Gracias a Ricci, los conocimientos técnicos, matemáticos y cartográficos de Europa entraron en China, y fue él quien fundó las primeras comunidades católicas en el país. Ricci llegó a escribir con fluidez en chino firmando obras sobre religión. También participó, junto al matemático chino Xu Guangqi, en la primera traducción al chino de los Elementos de Euclides.

Los escritos de Ricci sobre China aumentaron el conocimiento sobre este país en Occidente. Durante algún tiempo no estuvo claro en el mundo occidental si la "China" de la que hablaba Ricci era el mismo país que el "Catay" de los relatos de Marco Polo.

Eponimia[editar]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Spence, 2002
  2. Mignini, Filippo (1 Sept. 2009). Matteo Ricci : il chiosco delle fenici (2. edición). Ancona: Il lavoro. ISBN 8876634533. 
  3. «Riccius». Gazetteer of Planetary Nomenclature (en inglés). Flagstaff: USGS Astrogeology Research Program. OCLC 44396779. 

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]