Fidias

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Fidias
1868 Lawrence Alma-Tadema - Phidias Showing the Frieze of the Parthenon to his Friends.jpg
Fidias mostrando el friso del Partenón a sus amigos (1868) Representación artística de Fidias hecha por el pintor neerlandés Sir Lawrence Alma-Tadema.
Información personal
Nacimiento Hacia 490 a. C. (Tanto la fecha de nacimiento como de muerte suelen ser muy contradictorias para la historia moderna)
Atenas
Fallecimiento Hacia 431 a. C.
Olimpia
Nacionalidad Antigua Grecia
Educación
Alumno de
Información profesional
Área Escultura
Obras notables
[editar datos en Wikidata]

Fidias[1] (Atenas, hacia 490 a. C.Olimpia, h. 431 a. C.) fue el más famoso de los escultores de la Antigua Grecia, además de pintor y arquitecto.

Fidias, que se encuadra en la etapa conocida como «primer clasicismo griego», diseñó las estatuas de la diosa Atenea en la Acrópolis de Atenas (Atenea Partenos, dentro del Partenón, y Atenea Promacos), y la estatua de Zeus en Olimpia.

Las obras atenienses fueron aparentemente encargo de Pericles en 447 a. C. Es posible que Pericles usase el dinero de la Liga de Delos para pagarle, si bien esto no es seguro.

Se conocen pocos detalles de la vida de Fidias. Se sabe que nació en Atenas poco después de la batalla de Maratón. Se tienen diversos relatos sobre su formación. Hegias de Atenas, Agéladas de Argos, y el pintor de Tasos Polignoto, han sido todos ellos considerados maestros suyos. A favor de Agéladas puede decirse que la influencia de las muchas escuelas dorias puede ciertamente encontrarse en parte de su obra. Aprendió la técnica del bronce en la escuela de Argos con Agéladas, a la vez que Mirón y Policleto. Al parecer, su actividad artística empieza en 464 a. C.. De su vida se sabe poco más aparte de sus obras. Pausanias, sin embargo, menciona a dos de sus estudiantes, que también fueron sus eromenoi. Uno es Agorácrito quien es también conocido por su escultura de Némesis en Ramnunte.[n. 1] Otro amado, incluso más estrechamente relacionado con el escultor, es Pantarces, un joven eleo y ganador del combate de lucha juvenil en las 86as Olimpíadas en 436 a. C. Pausanias informa de una tradición según la cual el chico fue el modelo para una de las figuras esculpidas en el trono del Zeus Olímpico. Otra tradición, narrada por Clemente de Alejandría, presenta a Fidias tallando «Kalos Pantarkes» («Pantarkes es guapo») en el dedo corazón del dios.

Algunas de sus obras sobreviven presuntamente a través de copias romanas, y de fragmentos originales atribuidos a él, o son en base conjeturales. De la misma manera, su muerte es centro de controversia y no se saben las causas que la pudieron haber provocado. A pesar de la casi total ausencia de datos concretos sobre su vida, Fidias es considerado uno de los fundadores y uno de los mejores exponentes del Alto clasicismo en la escultura, y reconocido unánimemente como uno de los escultores más importantes de Occidente.[2]

Biografía[editar]

Su situación es complicada cuando se sabe que las mayores fuentes de datos para la reconstrucción de su existencia, Plinio, Plutarco y Pausanias, hicieron sus informes varios siglos después de su muerte. Plinio dijo que él era el hijo de un cierto Cármides. Según un comentarista de Aristófanes, se había graduado como pintor, pero luego habría sido enseñado en la escultura de Agéladas, Escuela de Argos, y, según Dión Crisóstomo, también por Hegias ateniense.[3]

En cuanto en su relación con la construcción del Acrópolis, la crítica moderna tiende a considerar su situación como supervisor artístico de los edificios de la Acrópolis, y más concretamente del Partenón, lo que implicaría la autoridad sobre todos los arquitectos y artesanos que participan en los proyectos y responsables de la ejecución de las obras de decoración, que representa de todos modos una enorme carga de trabajo. Con seguridad, sin embargo, sólo se conoce de prueba documental que había sido contratado para crear otra gigantesca estatua de Atenea, que se instalará en el Partenón.[4] [5] [6] El Partenón fue restaurado entre 447 y 432 antes de Cristo, sobre los cimientos de un templo anterior sin terminar, posiblemente, el Templo de Zeus en Olimpia inspiración, entonces el más grande de los santuarios Panhelénicos. El Partenón representa la cúspide del programa de construcción de Pericles, y parece claro que uno de los objetivos de las reformas fue traer Atenas para una posición de dominación cultural y política entre los griegos. Ambos templos comparten algunas características comunes en la elección de los temas y la disposición general de los grupos escultóricos, pero el Athens muestran una evolución en su estilo, ya claramente clásico, mientras que el Olympia todavía sigue los cánones del estilo severo, que son la mayoría ejemplo arquitectónico importante.

Otras obras atribuidas a Fidias en su segunda fase - a pesar de las citas nunca es absolutamente seguro y las fuentes antiguas son a menudo engañosas - eran un bronce de Apolo Parnopios de la Acrópolis; Afrodita Urania uno para cerámica; una estatua de la Madre de los Dioses a Metroo cerca cerámica representados en un trono con el apoyo de los leones y un platillo que en la mano; Afrodita visto por Plinio en Roma; se Asclepio en Epidauro para el oro y marfil; a Amazon heridos porque el templo de Artemisa en Éfeso, realizado en un concurso que participó Policleto, Fradmon eCrésilas; un bronce de Atenea; De mármol de Afrodita; un retrato de Pericles; uno pronaos Hermes a Tebas; dos estatuas vestida y desnuda no identificado, citado por Plinio como en Roma y la famosa Atenea Lemnia, que fue muy apreciado por los griegos y los romanos críticos como Pausanias y Luciano, doblaje que la morphé por su belleza.[7] El Lemnia fue reconstruida en los tiempos modernos por Adolf Furtwängler de una cabeza conservada en Bolonia y se muestra el torso en Dresde. Esta reconstrucción ha sido generalmente aceptada, pero sigue siendo una conjetura. Gran parte de la fama universal de Fidias derivado de la creación de Zeus Olímpico estatua (Zeus Olympeios),[8] instalado en el templo de Zeus en Olimpia, completado alrededor de 430 aC, y considerada una de las siete maravillas antiguas. Las antiguas descripciones dicen que la estatua fue diseñada en una posición sentada, pero sus dimensiones exactas no fueron transmitidas a la posteridad. La tradición dice que era tan grande que debería elevarse a traer a lo largo del techo del templo; se estima hoy que poseía cerca de 12 m. Se recubre con oro y marfil y parte coloreada. Llevaba una corona de laurel en la cabeza y la mano derecha lleva una imagen agradable y coronado con una rama en sus manos. Con su mano izquierda sostenía un cetro hecho de varios metales, en cuyo extremo había un águila. Y en su vestidura de oro que habían sido pintadas varias fotos de animales y flores, especialmente lirios. El trono estaba cubierto con incrustaciones de oro, marfil, ébano y piedras preciosas, con relieves tallados y las imágenes pintadas. Pausanias informó que cuando Fidias terminó el trabajo oró a Zeus pidiéndole una señal si se quisiera, y en ese momento un rayo o una luz penetró en la apertura del techo del templo y se registra una marca en el suelo, que estaba cubierto con un florero de bronce.

Los últimos años de la vida de Fidias están envueltos en el misterio. A la caída de su protector, Pericles, el escultor fue acusado de malversación del oro destinado a la estatua de Atenea, y pese a demostrar su inocencia, fue condenado a cárcel, por haber incluido su retrato y el de Pericles en el escudo de la diosa Atenea. Fidias logró escapar de la condena exiliándose de la Polis en el 410 a. C. Tras esconderse unos días en casa de unos protectores suyos en Corintia, Fidias se vio obligado a embarcar-se debido a la fuerte presión que recibían sus protectores. El escultor tomó rumbo a la Península Ibérica siguiendo una ruta comercial y acabó desembarcando a la localidad de Masricart, actualmente anexada al pueblo de La Canonja, en la provincia de Tarragona .En su corta estancia en Masricart, Fidias recibió protección de los señores Ponç de Castellví, que controlaban un relevante puerto comercial. Fidas se exilió en Masricart durante los últimos años de su vida antes de volver a Olimpia, donde falleció.[9] En el año 1983, se descubrió en el archivo diocesano de Tarragona un conjunto de documentos que se encontraban, en su origen, en el archivo histórico de Masricart. Tales documentos fueron objeto de estudio por la catedrática Emma Liaño Martínez en 1999, quien finalmente dio al mismo Fidias la autoría de los manuscritos. Estos consistían en un conjunto de dibujos y planos (en planta y alzado) de lo que según confirma el estudio, debía ser la futura vivienda de los señores Ponç de Castellví. La obra no se pudo ejecutar al momento debido a la marcha de Fidias a Olimpia, pero los documentos se conservaron y llegados al siglo XIII, cuando se propuso construir nuevamente una vivienda para los señores Ponç de Castellví, los arquitectos encargados se basaron en el proyecto antiguo de Fidias. Por este motivo, el qua ahora se conoce como “Castell de Masricart” se distingue del resto de construcciones medievales por tener una planta distribuida a modo de templo griego anfipróstilo, la proporción de la fachada principal e incluso se sabe que en el patio de la vivienda se ubicaba un elemento parecido a un aras sacrificial.[10]

Contexto y estilo[editar]

Artículos principales: Estilo severo y Escultura griega clásica.

Artículos principales: Policleto y Mirón.

Reproducción de un tetradracma ateniense con la imagen de la Diosa Atena —protectora de la ciudad— al frente y un búho —símbolo de la sabiduría— al reverso (circa 490 a. C.).

Fidias vivió en el llamado Siglo de Pericles, un periodo de intensa actividad política, militar y cultural en Atenas. La democracia se consolidó como una forma de gobierno racional, liberal y equilibrada, esencialmente humanista y completamente opuesta al totalitarismo encarnado por los persas, que se encontraban en guerra con los griegos (Guerras Médicas), desde mediados del siglo VI a. C., hasta la victoria de los griegos en 479 a. C., en la Batalla de Platea. Con la ascensión al poder de Pericles en 460 a. C., el enfoque cambió, y se selló una paz duradera con los persas con el fin de concentrar sus fuerzas para combatir la rivalidad de Esparta, a expensas de sus aliados en la Liga de Delos.[11] Tales eventos dieron lugar a una reorientación en el programa de edificaciones civil y conmemorativos en la ciudad griega, debido a que los persas saquearon y destruyeron monumentos y templos en 480 a. C. (un año antes de que terminaran las Guerras Médicas). De inicio, los edificios fueron dejados deliberadamente en ruinas, como si su hubiera tratado de una invasión de parte de los bárbaros, pero la paz con los antiguos enemigos permitió una revisión de la política, y parecía natural que la ciudad fuese restaurada, especialmente sus santuarios en la Acrópolis, como la forma de expresión de su posición política dominante y como una señal de gratitud de Atenea, la diosa tutelar de la Ática. Para administrar ese impulso constructivo Fidias fue contratado como el Supervisor General de las Obras.[12]

Fidias se encontró con la escultura griega cuando esta atravesaba rápidos y profundos cambios, y él fue uno de los principales motores para dicho proceso. Los antecedentes de este cambio provenían de la escultura arcaica, que tenía estilo formalista y riguroso privilegiando convenciones generalistas y abstractas. Estos convenios se mantuvieron inalterables por al menos doscientos años, a causa de la jerarquización estática de la sociedad y se mantuvo más allá de la representación de las peculiaridades anatómicas naturalistas. Con los arcaicos se comenzó a relacionar la belleza física con la virtud moral (Kalokagathia), y en la tipología de Kurós, la parte más importante de esa fase, el orgullo aristocrático y la confianza en sí mismo al igual que el coraje guerrero y el espíritu en grupo, se encontraban en un auge expresivo. Alrededor del siglo V a. C., el rigor arcaico comenzó a disolverse debido a causas aún desconocidas, naciendo entonces el denominado Estilo severo o pre-clásico, en vista de la decadencia de la sociedad oligárquica y aristocrática que habían servido como justificación, al igual que el florecimiento del sistema democrático, donde los propósitos colectivos coincidían aferradamente a los individuales. El Estilo severo dio lugar a un nuevo énfasis en el individuo, colocándolo en el centro del universo (algo parecido al antropocentrismo y al humanismo), realizando representaciones del cuerpo humano para disolver las abstracciones formales arcaicas y dando origen a un estilo más cercano a la naturaleza. A mediados del siglo V a. C. Mirón, Policleto y Fidias entraron en escena reformulando definitiva y completamente el canon de las proporciones arcaicas y fundando el Clasicismo escultórico, retratando el cuerpo de una manera más naturalista, pero buscando en el una reflexión colectiva de los valores morales.[13] [14] Su obra más destacable fue la Atenea Partenos, obra criselefantina de la diosa griega ateniense. Lacares (general griego) en el 296 a. C. retiró las láminas de oro para pagar a las tropas.

Fuentes[editar]

Notas[editar]

  1. «En el templo hay imágenes de bronce de Atenea Itonia y Zeus; el artista fue Agorácrito, alumno y amado de Fidias. (...technê de Agorakritou, mathêtou te kai erômenou Pheidiou.)» Cita encontrada en el texto de Pausanias, Descripción de Grecia IX.34.1

Referencias[editar]

  1. En griego antiguo, Φειδίας / Pheidias.
  2. Phidias. Encyclopædia Britannica Online. 19 May. 2009
  3. Knight, Charles (1833). Elgin and Phigaleian Marbles. Londres: The British Museum. p. 116. 
  4. Harrison, Evelyn (1998). Perikles and his circle. Routledge. p. 109. 
  5. Jeffrey, Hurwit (1999). The Athenian Acropolis: History, Mythology, and Archaeology from the Neolithic Era to the Present. CUP Archive. p. 169. 
  6. Hurwit, Jeffrey (2005). The Parthenon and the Temple of Zeus at Oplympia. University of Texas Press. pp. 135–136. 
  7. Jenkins, Ian (2007). The Parthenon sculptures. Harvard University Press. p. 21. 
  8. Jenkins, Ian (2007). The Parthenon sculptures. Harvard University Press. p. 35. 
  9. Harrison, Evelyn (1999). Pheidias. Cambridge University Press. p. 120. 
  10. Liaño Martínez, Emma (1983). Inventario artístico de Tarragona y su provincia. Ministerio de Cultura Publicaciones. p. 106. 
  11. Castriota, David. Myth, Ethos, and Actuality: Official Art in Fifth-Century B.C. Athens. University of Wisconsin Press, 1992. pp. 134-135
  12. Castriota, David. pp. 134-137
  13. Pollitt, Jerome (1972). Art and experience in classical Greece. Cambridge University Press, 1972. pp. 96-97
  14. Hemingway, Colette & Hemingway, Seán. The Art of Classical Greece (ca. 480–323 B.C.). In Heilbrunn Timeline of Art History. New York: The Metropolitan Museum of Art, January 2008

Bibliografía[editar]

  • Acevedo, Carlos Alvear. Introducción a la historia del arte. Editorial Limusa, 2004
  • Agard, Walter Raymond. The Greek Tradition in Sculpture. Ayer Publishing, 1979
  • Argullol, Rafael. Tres miradas sobre el arte. Icaria Editorial, 1985
  • British Museum, The. Elgin and Phigaleian Marbles. The British Museum. London: Charles Knight, 1833
  • Castriota, David. Myth, Ethos, and Actuality: Official Art in Fifth-Century B.C. Athens. University of Wisconsin Press, 1992
  • Cleghorn, George. Ancient and Modern Art, Historical and Critical. Edinburgh and London: William Blackwood and Sons, 1848
  • Correa, Antonio Bonet. Bernini y el arte barroco en España. In Grell, Chantal & Stanić, Milovan. Le Bernin et l'Europe: du baroque triomphant à l'âge romantique. Presses Paris Sorbonne, 2002
  • Cuevas, Cristóbal. Teoría del lenguaje poético en las "Anotaciones" de Herrera. In Grupo de Investigación P.A.S.O (org). Las "anotaciones" de Fernando de Herrera: doce estudios. Universidad de Sevilla, 1997
  • De Cesare, Monica. Le statue in immagine: studi sulle raffigurazioni di statue nella pittura vascolare greca. L'Erma di Bretschneider, 1997
  • Emison, Patricia A. Creating the "divine" artist. Brill, 2004
  • Ferrazzi, Jacopo. Torquato Tasso: studi biografici-critici-bibliografici. Ayer Publishing, 1880
  • Hemingway, Colette & Hemingway, Seán. The Art of Classical Greece (ca. 480–323 B.C.). In Heilbrunn Timeline of Art History. New York: The Metropolitan Museum of Art, January 2008
  • Howland, Richard. The Destiny of the Parthenon Marbles. British Committee for the Restitution of the Parthenon Marbles / Society for the Preservation of Greek Heritage. Washingthon DC, 1999
  • Hurwit, Jeffrey (2005). The Parthenon and the Temple of Zeus at Oplympia. In Barringer, Judith M. & Hurwit, Jeffrey M. Periklean Athens and its legacy: problems and perspectives. University of Texas Press, 2005
  • Hurwit, Jeffrey (1999). The Athenian Acropolis: history, mythology, and archaeology from the Neolithic era to the present. CUP Archive, 1999
  • Jenkins, Ian. The Parthenon sculptures. Harvard University Press, 2007
  • Lorenzi, Rossella. Elgin Marbles Dispute takes New Twist. British Committee for the Restitution of the Parthenon Marbles. 3 december 2004
  • Lundgreen, Birte. A Methodological Enquiry: The Great Bronze Athena by Pheidias. The Journal of Hellenic Studies, nº 117, 1997.
  • Neils, Jenifer (2005 A). Introduction: A Classical Icon. In Neils, Jenifer. Parthenon: from antiquity to the present. Cambridge University Press, 2005
  • Neils, Jenifer (2005 B). "With noblest images on all sides": The Ionic Frieze on the Parthenon. In Neils, Jenifer. Parthenon: from antiquity to the present. Cambridge University Press, 2005
  • Palagia, Olga. The pediments of the Parthenon. Brill, 1998
  • Papakonstantinou, E. et alii. The Surface Conservation Project of the Acropolis Monuments: Studies and Interventions. XXI International CIPA Symposium, 01-06 October 2007, Athens
  • Paris, Pedro. La escultura antigua. Madrid: La España Editorial, 1886
  • Pausânias. The Description of Greece. London: Richard Priestley, 1824. Vol. III
  • Plínio. The Natural History. London: Henry Bohn, 1857
  • Podlecki, Anthony J. Perikles and his circle. Routledge, 1998
  • Pollitt, Jerome (1990). The art of ancient Greece. Cambridge University Press, 1990
  • Pollitt, Jerome (1972). Art and experience in classical Greece. Cambridge University Press, 1972
  • Price. Martin J. The Statue of Zeus at Olympia. In Clayton, Peter A. & Price, Martin. The seven wonders of the ancient world. Routledge, 1989
  • Robinson, Edward. Catalogue of Works of Art Exhibited on the First Floor: Sculpture and Antiquities. Boston: Museum of Fine Arts, sd.
  • Schwab, Katherine. Celebrations of Victory: The Metopes of the Parthenon. In Neils, Jenifer. The Parthenon: from antiquity to the present. Cambridge University Press, 2005
  • Smith, William. Dictionary of Greek and Roman biography and mythology. Boston: Little, Brown & Co., 1850
  • Spengler, Oswald. The decline of the West. Oxford University Press US, 1918/1923 - 1991
  • Steiner, Deborah. Images in mind: Statues in Archaic and Classical Greek Literature and Thought'. Princeton University Press, 2001
  • Tritle, Lawrence A. The Peloponnesian War. Greenwood Publishing Group, 2004
  • Van Fraassen, Bas. Scientific Representation. Oxford University Press, 2008
  • Vasari, Giorgio. Opere. CCLXXI. BiblioBazaar, LLC. Reedição de 2008
  • Waldstein, Charles. Essays on the Art of Pheidias. Kessinger Publishing, 1885-2005
  • Whitley, James. The archaeology of ancient Greece. Cambridge University Press, 2001

Enlaces externos[editar]